Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|Martes, Marzo 28, 2017
  • Siguenos!

Ángel Moreno, de Buenafuente

Entradas de Ángel Moreno, de Buenafuente
27 Marzo, 2017(0)

Dentro de la Cuaresma, si la Pascua viene un poco tardía, se celebra la gran fiesta de la Encarnación del Señor, comienzo de los Misterios que conmemoramos en los días santos del Triduo Pascual. Durante muchos siglos, incluso dentro de la Iglesia católica, hubo luchas y enfrentamientos sobre si era lícito representar a Jesucristo en imagen. Unos lo negaban, los iconoclastas, porque decían que no se podía materializar la divinidad de Cristo. Otros en cambio, los iconodulos, se mostraban a favor de la representación icónica de los misterios sagrados, basándose en el hecho de la Encarnación. Si Dios se ha querido hacer hombre en su Hijo y ha nacido de mujer, tomando nuestra naturaleza, la materia adquiere un valor sacramental del Misterio del Verbo Encarnado, como dice san Máximo el Confesor. Por la opción de Dios de hacerse hombre, lo humano se diviniza. Representar lo divino no es intento de poseerlo ni de abarcarlo, sino que remite al prototipo, que es a quien se desea venerar. En Cuaresma, y especialmente en los días de la Semana Santa, muchas comunidades veneran imágenes que representan distintas escenas de la Pasión del Señor, y los padecimientos de su santísima Madre. Como en … Full article

27 Marzo, 2017(0)

La presencia del aceite es muy rica en la Biblia, y su significado se puede considerar desde sus diferentes utilidades. El aceite es curativo, perfuma, unge, consagra, alimenta y sirve para iluminar. El Domingo de Ramos se evoca la entrada de Jesús en Jerusalén desde el Monte de los Olivos. El olivo es signo de paz y de bendición,  recuerda el lugar donde Jesús se retiraba a orar. Junto al huerto de olivos estaba la almazara, el molino de aceite. El Hosanna es el cántico en honor del que viene en el nombre del Señor y con él se recibe al Ungido, al Mesías, al Cristo, a Aquel que es esperado como Rey y Señor. Históricamente, la entrada triunfal se  escolta con ramos de olivo, árbol de cuyo fruto se obtiene el precioso líquido que sirve para fortalecer y para ungir. El aceite sostendrá las lámparas encendidas de las vírgenes sensatas, y será el ungüento que el buen samaritano empleará para curar las heridas del que yace lastimado al borde del camino. El aceite es la base de los perfumes. A Jesús le unge la mujer pecadora antes de padecer, y las santas mujeres también lo harán a la …

24 Marzo, 2017(0)

La alianza tiene las características de un pacto en el que se conciertan las estipulaciones y se elevan a rango de contrato vinculante. En la Biblia se describe la relación de Dios con su pueblo en clave de alianza, y en un principio las estipulaciones con las que se determina la vinculación entre ellos, tienen el estilo de los pactos hititas, prebíblicos, como cuando un rey gana la batalla y a la hora de someter a los nuevos súbditos les ofrece elevar a rango de ley las mutuas relaciones. Si el pueblo vencido cumple lo pactado, el rey lo protegerá, pero si no lo hace, puede ser sometido violentamente, e incluso aniquilado. Aunque la alianza bíblica tiene semejanza con el pacto pagano, Dios sin embargo siempre da la posibilidad de renovar y de restaurar la quiebra del contrato. Este es el caso que denuncia el profeta Jeremías: ‘Escuchad mi voz. Yo seré vuestro Dios y vosotros seréis mi pueblo. Seguid el camino que os señalo, y todo os irá bien’. Pero el pueblo se obstinó en su mal camino y desobedeció. Cabría sospechar, ante la infidelidad y prevaricación de Israel, que Dios abandona a los suyos y que los …

23 Marzo, 2017(0)

Siempre nos surgen resistencias cuando alguien nos manda algo, incluso si los mandamientos son divinos, pero quizá es por falta de comprensión de la sabiduría que contienen y de la plenitud que aportan. Dice Moisés: “Mirad: yo os enseño los mandatos y decretos, como me mandó el Señor, mi Dios, para que los cumpláis en la tierra donde vais a entrar para tomar posesión de ella. Observadlos y cumplidlos, pues esa es vuestra sabiduría y vuestra inteligencia a los ojos de los pueblos, los cuales, cuando tengan noticia de todos estos mandatos, dirán: “Ciertamente es un pueblo sabio e inteligente esta gran nación” (Dt 4, 5-6). Sin embargo, la cultura actual nos presenta un nuevo becerro de oro al que dar culto, que es el individualismo, la realización personal, lo que llama Francisco la autorrreferencialidad. Leo: “El lugar ocupado anteriormente por la Ley pasó a ocuparlo otro ídolo: la subjetividad humana” (J. A García). La voz de Dios en el Sinaí revela el camino más expedito para la humanización de la sociedad, mientras que el egocentrismo destruye. El ser personal se realiza por la relación con el tú – “Solo un tú es capaz de descubrir verdaderamente quién soy …

21 Marzo, 2017(0)

Nuestra interpretación natural de lo que significa sacrificio nos lleva a los padecimientos dolorosos, a las ofrendas penitenciales, a la abstinencia de lo que nos gusta, a ofrendas que nos cuestan. Sin quitar el valor que puedan tener las acciones generosas, el texto sagrado nos abre a una dimensión más amplia de sacrificio cuando dice: “Acepta nuestro corazón contrito y nuestro espíritu humilde, como un holocausto de carneros y toros o una multitud de corderos cebados. Que este sea hoy nuestro sacrificio, y que sea agradable en tu presencia: porque los que en ti confían no quedan defraudados” (Dn 3, 39-40). Es posible que nos planteemos los sacrificios como ofrenda para obtener algún beneficio, que hagamos nuestras promesas en cierto trato con Dios, si nos concede lo que le pedimos o para que nos conceda aquello que creemos que necesitamos. Y si no sucede aquello por lo que nos esforzamos y sacrificamos entramos en frustración, en desesperanza, y hasta en crisis de fe. El salmista llega a reconocer en su oración: “Los sacrificios no te satisfacen: si te ofreciera un holocausto, no lo querrías. El sacrificio agradable a Dios es un espíritu quebrantado; un corazón quebrantado y humillado, tú, …

20 Marzo, 2017(0)

En el camino cuaresmal destaca la presencia del hombre justo, de quien se fio de Dios y dio crédito a su Palabra y a su promesa. San José, el esposo de María, se nos muestra como el mejor ejemplo si deseamos avanzar hacia la Pascua. Dice el autor de la Carta a los Hebreos que Noé, Abraham, Sara, Jacob…, obtuvieron por su fe la bendición divina. Ninguno estuvo en circunstancias similares a las que vivió el esposo de la joven María de Nazaret. Cristiano es aquel que da fe a la Palabra de Dios, se fía de Él, como dice san Pablo refiriéndose a Cristo: “Esta es la razón por la que padezco tales cosas, pero no me avergüenzo, porque sé de quién me he fiado” (2Tm 1, 12). De esta actitud depende la posibilidad de superar las circunstancias adversas que parecen contradecir la bondad de Dios y su presencia solidaria. Dice el Libro Santo: “Hijo, si te acercas a servir al Señor, prepárate para la prueba. Endereza tu corazón, mantente firme y no te angusties en tiempo de adversidad. Pégate a Él y no te separes, para que al final seas enaltecido” (Ecco 2, 1-3). Nos estamos preparando …

19 Marzo, 2017(0)

Una de las razones del Tiempo de Cuaresma es que sirva para la gran preparación para la Pascua, fecha en la que los catecúmenos recibirán el bautismo, y todos los cristianos renovaremos las promesa bautismales. En la travesía cuaresmal, tiempo con resonancias de la cuarentena de años que tardó el pueblo de Israel en llegar desde Egipto, tierra de esclavitud, al país de la promesa, se nos acompañará con textos bíblicos que hacen explícita referencia al agua como evocación profética del sacramento de iniciación cristiana. Ya al inicio, se bendecirá la ceniza con agua, lo que nos recuerda nuestro propio origen: estamos hechos del polvo del suelo amasado por las manos artesanas del Creador, como vasos de barro en manos del Alfarero divino. El paso del Mar Rojo, la roca del desierto, golpeada por Moisés y convertida en manantial, el paso del Río Jordán, la fuente de Eliseo, el oasis de Jericó, la piscina Probática, la piscina de Siloé o el pozo de Jacob en Samaría son figuras que profetizan el agua bautismal, de la que nacemos como hijos de Dios. Ángel Moreno.

18 Marzo, 2017(0)

Los que estudian las Escrituras nos hacen comprender mejor el significado de algunos pasajes que contienen imágenes y concurrencias muy ricas y profundas. Por ejemplo, los tres evangelios sinópticos y san Pablo narran la última cena; en cambio, en el mismo marco del Cenáculo, san Juan describe el lavatorio de los pies. Este contraste, sin embargo, es complementario, de tal manera que la institución de la Eucaristía hay que comprenderla desde los relatos de la fracción del pan y desde el gesto humilde del Maestro de ponerse a los pies de los discípulos como siervo, pero también con el mayor gesto de amor. Una clave para comprender el significado de la Eucaristía es rastrear las escenas en las que el texto describe alguna cena, comida o banquete, como es el caso de la parábola del “hijo pródigo”, en la que el padre ofrece un banquete porque ha recobrado al hijo perdido. Los que nos ayudan a fijarnos en los detalles más significativos, nos hacen observar que siendo preceptivo en el protocolo judío lavarse antes de comer, y en este caso el lavatorio del jueves santo puede significar también purificación, en la parábola en cambio no se dice nada de …

17 Marzo, 2017(0)

Si hay un personaje del Antiguo Testamento que representa proféticamente a Jesús es José, el hijo amado de Jacob. El gran relato de la vida de José, que fue despojado de su túnica, vendido por sus hermanos por 30 monedas, exiliado de su patria, esclavo y encarcelado, tiene una analogía con la vida de Jesús, también vendido por treinta monedas, despojado de sus vestidos y de su túnica, encarcelado… Encontramos entre José y Jesús otra semejanza sorprendente. Nos narra el libro del Génesis que una vez deportado José a Egipto y vendido como esclavo, fue consultado por Faraón sobre un sueño que había tenido, y que gracias a la interpretación que le dio, se acopiaron en graneros grandes cosechas de trigo, que se convirtieron en despensa para los días del hambre, escasez que alcanzó no solo al imperio de Faraón, sino también a Canaán, donde vivía Jacob con sus hijos. El hambre hizo que los hijos de Jacob acudieran a pedir trigo a Egipto, y fue José quien se convirtió en anfitrión de su familia, sin mostrarles ningún rencor. Este final del relato nos revela cómo circunstancias dolorosas que contempladas en sí mismas desconciertan, se convierten en mediación necesaria …

16 Marzo, 2017(0)

El tiempo de Cuaresma y la imagen del desierto guardan una estrecha relación, especialmente si recordamos la cuarentena que pasó Jesús en el desierto. La imagen del desierto trae a la mente la maldición primera, cuando Dios expulsó a Adán y a Eva del jardín del Edén y tuvieron que habitar en tierra esteparia de espinos y abrojos. El desierto, sobre todo, nos evoca la travesía del Pueblo de Dios durante cuarenta años, desde la tierra de esclavitud a la tierra de la promesa. En un primer impacto, el término “desierto” puede traer la resonancia de la maldición, como dice el profeta: “Maldito quien confía en el hombre, y busca el apoyo de las criaturas, apartando su corazón del Señor. Será como cardo en la estepa, que nunca recibe la lluvia; habitará en un árido desierto, tierra salobre e inhóspita” (Jer 17, 5-6). Pero si se permanece en el ámbito de la soledad y del silencio del desierto, cabe también una experiencia posterior: “«Por eso, yo la persuado, la llevo al desierto, le hablo al corazón, le entrego allí mismo sus viñedos, y hago del valle de Acor una puerta de esperanza. Allí responderá como en los días de …

15 Marzo, 2017(0)

Jesús dice a sus discípulos “Vamos a Jerusalén”, con palabras remecidas de sentimiento. Con ellas, el Maestro les está indicando el momento más recio de su vida, por los acontecimientos ya próximos de su Pasión. En varios momentos, mientras instruía a los suyos, les iba adelantando lo que tendría que sufrir, y que el discípulo no podría ser más que su Maestro. Es sorprendente el contraste entre lo que propone Jesús a los suyos y lo que ellos proyectan sobre su Maestro, precisamente cuando se dirigen a Jerusalén. Mientras que el Nazareno sabe que va a morir a manos de las autoridades del pueblo, los apóstoles especulan sobre los primeros puestos en un hipotético gobierno. No se puede decir que el Evangelio engañe a la hora de proponer la llamada al discipulado. El que quiera ser discípulo mío, dice Jesús, que se niegue a sí mismo, que tome su cruz y me siga. Sin embargo, no se nos llama a un suicidio, sino a la paradoja divina, de Aquel que siendo Dios, se ha hecho hombre, de quien sintiendo sed, se convierte en manantial; de quien despojado, reviste a todos con la mayor dignidad. El que se fíe de …

14 Marzo, 2017(0)

Toda la Cuaresma apunta a la Noche de Pascua, cuando se bautizan los catecúmenos y todos los bautizados renovamos de manera solemne las promesas bautismales. En el transcurso de la cuarentena, en varios momentos, las lecturas bíblicas evocan de manera simbólica el bautismo. Siempre que aparece alguna escena con referencias al agua y a la purificación se puede interpretar desde la perspectiva bautismal. El profeta Isaías inicia sus llamadas a la conversión justamente con la referencia a la necesidad de lavarse como gesto purificador: “Lavaos, purificaos, apartad de mi vista | vuestras malas acciones. | Dejad de hacer el mal”. El salmo penitencial por excelencia cita expresamente el rito de la purificación: “Misericordia, Dios mío, por tu bondad, | por tu inmensa compasión borra mi culpa; lava del todo mi delito, | limpia mi pecado” (Sal 50). Juan Bautista predicaba un bautismo de penitencia a la manera de los ritos purificadores de los profetas. Por el bautismo de Jesús las aguas quedan purificadas, y ahora quienes recibimos la gracia sacramental, no solo quedamos limpios de culpa, sino que además nos convertimos en hijos de Dios. En el rito bautismal, sobre todo cuando se hace por inmersión, como en la …

13 Marzo, 2017(0)

La santidad, la perfección y la misericordia forman un tríptico que revela la identidad de Dios, que hace salir el sol para juntos e injustos, tríptico que es también llamada para cumplir los mandatos del Señor, quien nos ha dado ejemplo de saber amar y perdonar a sus propios enemigos. Desde nuestra naturaleza nos parece cosa imposible tener sentimientos positivos hacia quien nos agravia o nos hace daño y se muestra enemigo. Y, sin embargo, el texto sagrado nos invita a amar a nuestros enemigos y orar por los que nos persiguen. El amor, lo mismo que el perdón, nacen de saberse amado y perdonado. De lo contario, se instalará en nosotros la sensación permanente de perdedores. Pero en fe, el que perdona gana porque se libera del peso del resentimiento y siembra la semilla de la esperanza de saberse un día también perdonado. El perdón necesita expresarse y ser celebrado para que quede como hito histórico en la biografía personal. De ahí en tantos momentos la necesidad de la mediación sacramental por la que se recibe la gracia de la misericordia. Así se evita que se sumerja en el subjetivismo autojustificativo. Encontramos una de las pruebas de la …

13 Marzo, 2017(0)

No es indiferente que la Iglesia escoja para el segundo domingo de Cuaresma el relato de la Transfiguración de Jesús. Con ello intenta aplicar la misma  pedagogía que tuvo el Maestro con sus discípulos más íntimos, cuando se los llevó a un monte alto y su rostro resplandecía de luz, y sus vestidos tomaban el color de la gloria, blancos como ningún batanero los podía dejar, El misterio de la Encarnación nos hace capaces de contemplar la belleza que contiene la materia, toda realidad, hasta incluso la Cruz, como gesto supremo de amor. El monte de la Transfiguración es la escuela donde se aprende a ver con los ojos de Dios toda la historia. Jesús, en diálogo con Moisés y Elías, que simbolizan la ley y los profetas, envuelto en luz habla, de su próxima muerte, y anticipa a los apóstoles amigos el resplandor de la gloria, para que superen el dolor que les producirá el sufrimiento de la Pasión. La belleza no consiste solo en expresar canónicamente la realidad a través de formas áureas, con la perfección estética de la medida y de la proporción. En muchos casos la belleza está sumergida en la hondura de la materia, …

10 Marzo, 2017(0)

Al inicio de la Cuaresma, en el momento de recibir la imposición de la ceniza, el sacerdote pronuncia, una invitación: “Conviértete y cree en el Evangelio”. La conversión suele referirse a quienes de pronto, por gracia, vuelven a la Iglesia, se encuentran con el Señor, sienten dolor por su vida pasada y cambian de manera notable. A lo largo de la historia han sido muchos los santos y los creyentes que nos han narrado su momento de inflexión, en el que datan un antes y un después en su relación con Dios, y en su seguimiento de Jesús. San Pablo, San Agustín, San Francisco de Asís, San Ignacio de Loyola, San Carlos de Foucauld, André Frossard, Paul Claudel, Jean Marie Lustiger, Santa Teresa Benedicta… Son ejemplos históricos que nos demuestran la fuerza de la gracia y la opción radical de la fidelidad. Sin embargo, la conversión también nos concierne a quienes hemos sido educados desde niños en la fe católica, y no hemos tenido un episodio tan contundente, sino que hemos avanzado en el conocimiento del Evangelio de manera progresiva. Para los que somos cristianos viejos, como diría Santa Teresa de Jesús, la conversión significa en muchos casos no …

9 Marzo, 2017(0)

El término soledad despierta múltiples resonancias, en general unidas a situaciones dolorosas, existenciales, como es el caso de la reina Ester, cuando angustiada se dirige a Dios en su oración: “Señor mío, rey nuestro, Tú eres el único. Defiéndeme, que estoy sola y no tengo más defensor que Tú. A nosotros sálvanos con tu mano y defiéndeme a mí, que estoy sola, y no tengo a nadie fuera de ti, Señor”. La experiencia de la soledad dramática es una de las pruebas más recias de la vida. El mismo Jesús la vivió en Getsemaní, cuando lleno de angustia y de tristeza, clamó a su Padre: “Abbá, si es posible que pase de mí este cáliz, pero que no se haga mi voluntad, sino la tuya”. Sin embargo, al principio de la Creación, se nos dice que Dios creó al hombre solo: “El Señor Dios tomó al hombre y lo colocó en el jardín de Edén, para que lo guardara y lo cultivara”. Y al ver que estaba entristecido, se dijo: “No es bueno que el hombre esté solo”. No creo que el Señor hiciera al ser humano sin  advertir que la soledad le sería insoportable. Por el contrario, en …

9 Marzo, 2017(0)

Quizá no nos despierte excesiva atención la referencia bíblica al vestido, y sin embargo, es una imagen que recorre la Biblia con significados muy ricos y en situaciones a veces muy dramáticas. Al hilo del relato de la predicación de Jonás a los ninivitas y de la reacción del rey de despojarse de su manto real como expresión pública de penitencia y de conversión, cabe evocar el sentido que tienen en las Sagradas Escrituras el manto, el vestido, la túnica y el traje de fiesta, de gala o de bodas. Ya al principio de la Creación, aparece Dios haciendo unas túnicas para cubrir la desnudez de Adán y de Eva, compadeciéndose de ellos que, avergonzados, se habían escondido de la presencia divina. Despojarse de los vestidos de gala es muy diferente de ser revestidos con el traje de fiesta.  Permanecer echado en el camino sobre el manto como única propiedad del pobre, que le defiende del frío, evoca una situación bien distinta al gesto de los hijos de Noé, cuando toman un manto para cubrir la desnudez vergonzante en la que aparece su padre, tendido en el suelo de su tienda, borracho. Todas estas escenas entrelazadas adelantan el significado …

7 Marzo, 2017(0)

Hoy el profeta nos describe la virtud de la Palabra con la imagen de la lluvia. Al igual que en el tempero, cuando la lluvia suave cala y penetra la tierra al caer lentamente, así acontece cuando se presta oído a las Sagradas Escrituras y se sabe leer la realidad desde la Biblia, trascendiendo el significado de los acontecimientos e interpretándolos como historia providente. En este tiempo, la Iglesia nos ofrece de manera especial una selección de textos bíblicos, que nos  propone cada día en la Liturgia de la Palabra para que los meditemos y sintamos el acompañamiento de la voz del Señor, que al hilo de la lectura creyente, cabe escuchar como moción consoladora o como llamada a la conversión. La Palabra es como espada de doble filo, que penetra hasta el tuétano. En ella se nos revela la voluntad divina, no como algo estereotipado como repetición del ayer, sino como expresión actual, porque la Palabra es viva, eficaz, realiza lo que dice, tiene la virtud de fecundar el corazón,  hacerlo revivir y conmoverlo. Ha habido muchos santos que lo han sido como fruto de la eficacia de la Palabra escuchada y cumplida. El mismo Jesús nos enseña …

6 Marzo, 2017(0)

Aún duran los efectos del Año Santo Jubilar de la Misericordia que nos ofreció el papa Francisco como expresión de su magnanimidad y en coherencia con su discurso sobre el perdón divino, que se ofrece a todo aquel que se deja perdonar. Guardo en la memoria la expresión franciscana: “Nos cansamos nosotros antes de pedir perdón que Dios de perdonar”. La misericordia tiene dimensiones entrañables, y el tiempo de Cuaresma es propicio para celebrar el perdón que brinda la Iglesia; es también ocasión propicia para devolver amor por los bienes recibidos, entre ellos el de sabernos amados por Dios. Te pido que contemples el logo del Año de la Misericordia para comprender mejor hasta dónde llega la revelación de la identidad divina, del Padre misericordioso, manifestado en su Hijo Jesús, el ungido para dar la buena noticia a los pobres y a todos los que sufren. En el logo reconocemos la figura de Cristo, que se echa a los hombros, como pastor bueno, la humanidad de Adán, rescatada gracias a las llagas luminosas del Resucitado. El cuerpo del hombre aparece a manera de gran estola, vestimenta regia y sacerdotal, con la que se reviste el Señor. En esta actitud …

5 Marzo, 2017(0)

En todos los ciclos litúrgicos, los domingos del Tiempo de Cuaresma se abren con en el relato de las tentaciones de Jesús, cuando el Espíritu lo condujo al desierto, según el texto evangélico, “para ser tentado”. La imagen de Jesús en el desierto durante cuarenta días es significativa no solo por la duración concreta de la cuarentena, sino porque indica la extensión de la prueba durante todo el curso de la historia. San Pedro nos advierte: “Sed sobrios, velad. Vuestro adversario, el diablo, como león rugiente, ronda buscando a quien devorar. Resistidle, firmes en la fe” (1Pe 5, 8). El Maestro nos enseña a pedir: “No nos dejes caer en la tentación”, que es distinto a no tenerla o sufrirla. La prueba siempre es buena para consolidar la determinación de seguir a Jesús y para objetivar la pertenencia creyente. Dicen que una amistad se acrisola por las crisis que se superan. La tentación es un tiempo del Espíritu, un tiempo precioso que debes interpretar como prueba de crecimiento. Un tiempo único que te da ocasión de ofrenda. Una concreción histórica de la salvación en tu vida. Es la hora de abrirte a la gracia y de acoger cada día …

4 Marzo, 2017(0)

  El ayuno y la oración tienen su mejor complemento en la limosna. La triple recomendación cuaresmal se objetiva cuando afecta al bolsillo. “Os digo una cosa: si el jubileo no llega a los bolsillos, no es un verdadero jubileo. ¿Lo entendéis? ¡Y esto está en la Biblia! No lo inventa este Papa: está en la Biblia”. Estas palabras se las oí directamente a Francisco en la audiencia del 10 de febrero de 2016, cuando fuimos convocados los Misioneros de la Misericordia, para recibir el envío. La limosna existe en todas las religiones como solidaridad con quienes tienen menos. “Da limosna de cuanto posees; no seas tacaño. No apartes tu rostro ante el pobre y Dios no lo apartará de ti. Da limosna en la medida que puedas; si tienes poco, no te avergüences de dar poco. Así acumularás un tesoro para el día de la necesidad. La limosna preserva de la muerte y libra de caer en las tinieblas. Dar limosna es una ofrenda agradable para cuantos la hacen delante del Altísimo” (Tb 4, 7-13). El justo, según el salmista: “Reparte limosna a los pobres; su caridad dura por siempre” (Sal 112). El Evangelio recomienda la discreción. Cuando …

4 Marzo, 2017(0)

La Cuaresma se identifica mentalmente con el tiempo ascético, tiempo de ayuno y abstinencia. En los Monasterios, estas privaciones se guardan especialmente los miércoles y los viernes, además de que toda la Cuaresma se vive en régimen de austeridad. Sorprende que el ayuno sea una práctica habitual en muchas religiones, y últimamente haya entrado aún más en nuestra sociedad al conocerse lo que es el Ramadán para los musulmanes, el mes en el que no se puede comer durante el día. Suele recomendarse el ayuno por higiene mental, para conseguir la serenidad biológica, evitar  el sobrepeso del cuerpo, como terapia  reguladora de algunas dolencias, para dominio de la voluntad, adiestramiento de las facultades mentales o ejercicio de obediencia y de ascesis. En la Biblia, en varios relatos de súplica, aparece el acompañamiento de la oración con el ayuno: “David suplicó a Dios por el niño; hizo David un ayuno riguroso y entrando en casa pasaba la noche acostado en tierra” (1Sam 12, 10). Las llamadas a penitencia y a conversión, también se caracterizan por el ayuno, así sucede en Nínive: “Los ninivitas creyeron en Dios: ordenaron un ayuno y se vistieron de sayal desde el mayor al menor” (Jon …

3 Marzo, 2017(0)

La Cuaresma se identifica mentalmente con el tiempo ascético, tiempo de ayuno y abstinencia. En los Monasterios, estas privaciones se guardan especialmente los miércoles y los viernes, además de que toda la Cuaresma se vive en régimen de austeridad. Sorprende que el ayuno sea una práctica habitual en muchas religiones, y últimamente haya entrado aún más en nuestra sociedad al conocerse lo que es el Ramadán para los musulmanes, el mes en el que no se puede comer durante el día. Suele recomendarse el ayuno por higiene mental, para conseguir la serenidad biológica, evitar  el sobrepeso del cuerpo, como terapia  reguladora de algunas dolencias, para dominio de la voluntad, adiestramiento de las facultades mentales o ejercicio de obediencia y de ascesis. En la Biblia, en varios relatos de súplica, aparece el acompañamiento de la oración con el ayuno: “David suplicó a Dios por el niño; hizo David un ayuno riguroso y entrando en casa pasaba la noche acostado en tierra” (1Sam 12, 10). Las llamadas a penitencia y a conversión, también se caracterizan por el ayuno, así sucede en Nínive: “Los ninivitas creyeron en Dios: ordenaron un ayuno y se vistieron de sayal desde el mayor al menor” (Jon …

2 Marzo, 2017(0)

Este tiempo es propicio para atender a  tres llamadas de la Palabra: ayunar, compartir los bienes y orar, que responden al mandamiento de amar a Dios con todo el corazón, con toda la mente y con todas las fuerzas. Y ante las tentaciones del afán de poder, de los deseos de tener y de placer, se nos recomiendan los antídotos de orar, dar limosna, y ayunar. La oración es la fuente de toda la vida espiritual cristiana. Caben diversos ejercicios espirituales que ayuden a disponerse para orar, pero que pueden quedarse en la puerta del encuentro teologal y trascendente que caracteriza la oración, si no se da el paso de la relación. La oración cristiana es la apertura a la relación con el Tú divino, revelado en Jesucristo, es tratar de muchas maneras con Él. La Palabra de Dios, la presencia real en la Eucaristía, la acogida de la Providencia en los acontecimientos, la hospitalidad en el nombre del Señor, la relación interior con quien nos habita son posibles expresiones orantes. La oración puede ser mental o vocal, ninguna desmerece con tal que se haga, según señala Santa Teresa, con consideración. La meditación de las Sagradas Escrituras, la estancia …

1 Marzo, 2017(0)

  La Iglesia, como rito de apertura del Tiempo Cuaresmal, invita a los fieles a la ceremonia de la imposición de la ceniza, a la vez que los llama a la conversión y al encuentro consigo mismos con el símbolo existencial que evocan las palabras: “Recuerda de que eres polvo”. Aunque también hay otra fórmula, quizá más pedagógica y positiva: “Convertíos y creed en el Evangelio”. Sea una referencia existencial o una llamada a la fe en Jesucristo, en toda la tradición de los maestros espirituales, e incluso en las preguntas más fundantes, siempre aparece la cuestión: ¿Para qué he nacido? ¿Qué sentido tiene mi vida? ¿Qué va a ser de mí? ¿De dónde vengo? ¿A dónde voy? La ceniza nos lleva al origen bíblico del ser humano, a la tierra, que Francisco de Asís llama hermana – madre tierra. El relato de la creación del Génesis describe el momento en que el Creador tomó arcilla, sopló sobre ella el aliento de vida y formó al ser humano. De una u otra manera, los maestros espirituales suelen considerar las llamadas postrimerías, entre las que aparece la dura realidad de la muerte y de nuestra desintegración, y no lo hacen …

28 Febrero, 2017(0)

  Otros años, durante la Cuaresma os he enviado un breve comentario sobre las lecturas que nos propone la Iglesia cada día en la Liturgia. Por diversos medios se puede contar con este apoyo. Existen muchas publicaciones que acompañan de manera muy asequible el deseo de meditar la Palabra de Dios. En Adviento, compartí lo que llamé “Ventanas de Adviento”, en recuerdo de la tradición alemana. Y este año, mi ofrecimiento va a tener la variante de enviaros pequeñas reflexiones sobre las palabras más significativas que aparecen en las celebraciones cuaresmales, o que contienen especial evocación del Misterio Pascual. Podría ir desgranando, según las lecturas del día, los términos más relacionados, pero por seguir un orden alfabético, os comentaré en ese orden el sentido de algunos términos, con referencia más concreta a la Cuaresma y a la Pascua. No es un diccionario exhaustivo, ni pretendo agotar el significado de cada una de las palabras; más bien serán pinceladas evocadoras, con el fin de despertar la atención y llamar a la contemplación de la realidad, a veces la más doméstica, con los ojos iluminados por la fe, que en definitiva, es el deseo que nos manifiesta la Iglesia en este …

La voluntad de Dios

Por Ángel Moreno
13 Febrero, 2017(0)

VI Domingo del Tiempo Ordinario. (Eclesiástico 15, 16-21; Sal 118; 1 Corintios 2, 6-10; Mateo 5, 17-37) Es sabiduría conocer la voluntad divina, y el autor sagrado afirma que “es prudencia cumplir la voluntad de Dios”. Quizá interpretamos estas enseñanzas en orden a actuaciones concretas, a mandamientos que debemos cumplir, y sin duda, una dimensión de la enseñanza conlleva el cumplimiento positivo de lo que sabemos es bueno. Hay otra dimensión de la voluntad divina: el abrazo que debemos dar a lo que acontece, más allá de que lo hayamos deseado o procurado. Los hechos nos traen también resonancias del querer de Dios. El salmista canta: “Dichosos los que caminan en la voluntad del Señor”- Puede parecer exagerada la afirmación de que en todo debemos ver la mano de Dios, y de que en todos los acontecimientos, leídos desde la fe, cabe encontrar manifestaciones de su voluntad. San Pablo nos ofrece una explicación del principio de ver en todo la huella divina: “Hablamos, entre los perfectos, una sabiduría que no es de este mundo”. Jesús, quien defiende que el sábado es para el hombre y no el hombre para el sábado, no propone sin embargo que cada uno haga …

5 Febrero, 2017(0)

V Domingo del Tiempo Ordinario “A” Hoy se nos propone la figura del justo que se apiada y presta, y la de aquel que con corazón magnánimo comparte sus bienes y da pan a los hambrientos y vestido al desnudo. Sin duda que la misericordia se demuestra con hechos concretos y no con ideologías o discursos especulativos. Aunque el árbol se conoce por sus frutos, el árbol mismo también es importante. Precisamente al justo se lo compara con el árbol plantado junto a la acequia, al borde del agua. Esta permanencia del árbol junto al manantial posibilita que no se seque, ni que pierda su lozanía y verdor. Por bueno que sea es el esqueje de árbol frutal que se plante, si no se cuida, difícilmente va a tener posibilidad de ofrecer frutos. Este argumento lo aplicamos a las palabras que Jesús dirige a los suyos, cuando de manera axiomática les dice: “Sois sal, sois luz”. Quienes hemos sido bautizados, hemos recibido la identidad de ser luz, de ser justos, ser como árbol bueno. Debemos cuidar este don debemos, porque si no sazonamos ni iluminamos, hemos perdido o pervertido la identidad, nos hemos apartado del manantial, del fuego que …

31 Enero, 2017(0)

IV Domingo del Tiempo Ordinario (Sofonías 2, 3; 3, 12-13; Sal 145; 1Corintios 1, 26-31; Mateo 5, 1-12a) Este domingo pasado se nos ha ofrecido como mensaje evangélico uno de los textos más emblemáticos, el discurso de Jesús, que pronunció en el monte, a la manera mosaica, dando a conocer el nuevo código. Es en una composición un tanto paralela a la promulgación de los mandamientos. No obstante las proposiciones de felicidad que hace Jesús, la manera de comprender mejor sus palabras es si las interpretamos como la revelación de su propia identidad. Porque si leemos las bienaventuranzas como títulos de bendición, al margen de la vida de Jesús, se hacen totalmente violentas y extrañas. ¿Quién se atreve a decirle al que sufre que está siendo bendecido? Solo cuando contemplamos que Aquel que tuvo hambre y se dio en comida – “Tomad y comed” -, que quien tuvo sed se dio a Sí mismo como bebida – “Tomad y bebed” – , que el despojado de todo fue quien nos revistió con su túnica, y el que lloró nos ofreció consuelo…, solo entonces nos podemos sentir ungidos con la posibilidad de asociarnos a la entrega del Maestro y gozar …

22 Enero, 2017(0)

III Domingo del Tiempo Ordinario (Isaías 8, 23b-9, 3; Sal 26; 1 Corintios 1, 10-13. 17; Mateo 4, 12-23) Estamos en los primeros domingos del Tiempo Ordinario, tenemos ante nosotros el año apenas estrenado, y la Palabra de Dios nos propone el pasaje evangélico de la llamada de los primeros discípulos, y su actitud inmediata de seguir a Jesús, dejando redes, casa, familia… Puede parecer una escena irreal, porque es difícil comprender que de una forma tan inmediata alguien pueda decidir una opción totalmente radical. Debemos interpretar que el texto evangélico compendia el relato. Seguro que los pescadores de Galilea ya habrían tenido noticias de Jesús de Nazaret, y que la opción de seguirlo no es posible sin sentir históricamente la llamada. De una u otra manera, en el discernimiento vocacional para las distintas formas de vida cristiana, debe haberse registrado un sentimiento de llamada, con la concurrencia de circunstancias objetivadoras que ayuden a comprender la opción de vida como una obediencia y no como una decisión inventada. Solo cuando se ha registrado el paso del Señor por nuestras vidas cabe arriesgarse en el seguimiento evangélico, porque de lo contrario, sería difícil superar una posible crisis vocacional si no …

9 Enero, 2017(0)

Con motivo de un viaje a Colonia para dar un retiro espiritual a las religiosas del Amor de Dios, he querido acercarme a la iglesia evangélica de Martín Lutero, con motivo de celebrarse este año el 500 aniversario de la Reforma. Es un espacio diáfano, sin adorno alguno, salvo un hermoso órgano. Pero me sorprendió el gran lienzo que colgaba en el ábside, que lo cubría enteramente, dedicado a los mártires y víctimas de las guerras. Los colores cárdenos, rojos, violáceos, oscuros difuminados sobre todo el campo pictórico dejaban intuir el cuerpo de Cristo en la Cruz. El autor griego Cristos Costuras, como si quisiera recoger tanta sangre derramada, ha plasmado en un inmenso campo matices que, si se detiene la mirada, se llega a sentir el sobrecogimiento. Como en un contraste de motivos, me invitaron a acercarme a visitar varias iglesias románicas para recorrer la ruta de los belenes de Colonia, que denominan el octavo sacramento. Escenas domésticas, costumbristas, históricas, se elevaban a paisajes navideños. Se podía contemplar desde un belén clásico con la representación del Misterio del Nacimiento hasta otros que se hacían eco del drama de los refugiados, o de la vida ciudadana. Me impresionó el …

8 Enero, 2017(0)

Leemos en la Biblia que “el hombre justo es como el árbol plantado junto a la corriente, no se marchitan sus hojas y cuanto emprende tiene buen fin” (Jr 17, 8). Al contemplar a Jesús metido en el río Jordán, he unido las imágenes. Solía aplicar la figura del árbol junto a la acequia a los que tenemos por justos, y nadie más justo que Jesucristo. San Pedro así lo llama en el discurso de Pentecostés: “Vosotros renegasteis del Santo y del Justo” (Act 3, 14). Si el árbol plantado junto a la corriente da buen fruto, ningún árbol ha estado más próximo al manantial que brota del lado derecho del santuario, según el profeta Ezequiel, que el árbol de la Cruz, regado por el borbotón de agua que salta hasta la vida eterna, manantial de gracia, que nace del costado de Jesucristo. Si los frutos de los árboles que crecen a laLeemos en la Biblia que “el hombre justo es como el árbol plantado junto a la corriente, no se marchitan sus hojas y cuanto emprende tiene buen fin” (Jr 17, 8). Al contemplar a Jesús metido en el río Jordán, he unido las imágenes. Solía aplicar la …

8 Enero, 2017(0)

Son muchos los que discuten si hubo o no estrella que condujera a los Magos a Belén, y más bien se inclinan a pensar que es un género literario para atraer la atención sobre lo que realmente sucedió, que unos personajes extranjeros, venidos de muy lejos, y guiados, según ellos, por una luz, se presentaron en Belén para adorar al Hijo de Maria, a quien reconocieron como Mesías, Hijo de Dios, el que tenía que venir al mundo, el Salvador, y le ofrecieron oro, incienso y mirra. Independientemente del trasfondo histórico y del contenido revelador del pasaje evangélico, es evidente que aquello que para algunos era un fenómeno astronómico, para otros fue manifestación de la noticia más esperada, el nacimiento del Mesías.  Cada día nos encontramos en las mismas circunstancias que los Reyes Magos, porque cada día acontecen signos, señales, estrellas, luces que para unos son casualidad, fenomenología antropológica o cósmica, pero a otros les conceden ver en cada realidad una noticia trascendente, y viven en medio de los mismos acontecimientos que los demás, pero con la certeza de saberse acompañados por la presencia invisible del que ha prometido estar y venir con nosotros hasta el fin del mundo. …

4 Enero, 2017(0)

Es costumbre social y de buena educación desearnos la mayor ventura al inicio de un nuevo año. Aunque parezcan palabras estereotipadas y fórmulas un tanto manidas, quién no pronuncia ante los amigos y ante cualquier persona conocida: “¡Feliz Año Nuevo!” En la mirada al horizonte del   tiempo venidero, cabe adelantar posibles nuevas que nos ofrezcan los meses futuros. En este sentido se buscan efemérides, aniversarios, razones que acompañen los mejores anhelos. En este sentido, no es indiferente que comencemos el año con la mirada puesta en la Virgen María, la Madre de Dios, en el centenario de sus apariciones a los tres pastorcillos en Fátima. Pero me atrevo a hacer una exégesis esperanzadora por la numeración del Año Nuevo, desde el significado simbólico de los números en la Biblia. Si analizamos dígito a dígito el 2017, encontramos el 2, el 1 y el 7. Todos estos números contienen, además de un valor cuantitativo, un significado sagrado. El número dos significa el tú, el hombre, el otro, la alteridad, la relación esencial de toda persona, e incluso la Encarnación de Dios, su Hijo hecho hombre, las dos naturalezas, y desde este significado nuestra posible plenitud al poder relacionarnos con el …

3 Enero, 2017(0)

Señora, Santa María: El día que te invocamos como Madre de Dios, al igual que lo han hecho los cristianos desde el siglo III, recuerdo unas palabras que me decía mi madre: “Madre solo hay una”. “Para una madre no sirven razones”. Desde esta memoria de las enseñanzas entrañables, acudo ante tu presencia para felicitarte y felicitarme, por saberte mi madre. Si la mujer que nos da a luz a este mundo es con toda razón nuestra madre, tú, la que trajiste al mundo al mismo Hijo de Dios, te has convertido en madre de todos los hijos de los hombres, de todos los que hemos sido hechos por Dios a imagen del Primogénito, de tu Hijo amado. Gracias a tu maternidad divina, y según el encargo que recibiste de tu Hijo cuando estabas con Él junto a la Cruz, te puedo llamar con toda razón madre. Así te invoca el pueblo cristiano: “¡Dios te salve, reina y madre de misericordia!” Si eres la Madre de Dios, a la vez que madre de todos, es porque en ti nos encontramos con el Hijo de Dios hecho hombre en tus entrañas, hecho hermano nuestro, gracias a que Tú lo diste …

31 Diciembre, 2016(0)

“Pensemos solamente, a modo de ejemplo, en la obra de misericordia corporal de vestir al desnudo (cf. Mt 25,36.38.43.44). Ella nos transporta a los orígenes, al jardín del Edén, cuando Adán y Eva se dieron cuenta de que estaban desnudos y, sintiendo que el Señor se acercaba, les dio vergüenza y se escondieron (cf. Gn 3,7-8). Sabemos que el Señor los castigó; sin embargo, él «hizo túnicas de piel para Adán y su mujer, y los vistió» (Gn 3,21). La vergüenza quedó superada y la dignidad fue restablecida. Miremos fijamente también a Jesús en el Gólgota. El Hijo de Dios está desnudo en la cruz; su túnica ha sido echada a suerte por los soldados y está en sus manos (cf. Jn 19,23-24); él ya no tiene nada. En la cruz se revela de manera extrema la solidaridad de Jesús con todos los que han perdido la dignidad porque no cuentan con lo necesario.” (Francisco, MetM 19). En algunos lugares de Italia es costumbre echar al fuego lo viejo, e incluso tirarlo por el balcón para que lo recoja el camión de la basura. Al terminar el año, además de lo adecuado de hacer un balance, es momento propicio …

31 Diciembre, 2016(0)

“Nazaret es la escuela donde empieza a entenderse la vida de Jesús, es la escuela donde se inicia el conocimiento de su Evangelio. Se nos ofrece además una lección de vida familiar. Que Nazaret nos enseñe el significado de la familia, su comunión de amor, su sencilla y austera belleza, su carácter sagrado e inviolable, lo dulce e irreemplazable que es su pedagogía y lo fundamental e incomparable que es su función en el plano social” (Pablo VI, 5 de enero 1964). A la luz de la Sagrada Familia de Nazaret, vemos las posibilidades que ofrece vivir en familia, a la manera de Jesús, María y José. La familia es el icono de la vida de Dios, relación de amor permanente interpersonal. La familia es el espacio donde cada persona es valorada por ella misma, por lo que es, y no solo por lo que hace. La familia es la casa a la que se puede volver siempre, sin miedo al reproche, a pesar de los éxodos y las emancipaciones. En la familia se experimenta la gratuidad del amor y la generosidad permanente que superan la ley de la reciprocidad. En la familia siempre hay tiempo para una conversación …

Portal de Navidad: La Octava

Por Ángel Moreno
29 Diciembre, 2016(0)

En música se alude a la octava, para referirse a la nota más alta, y en Liturgia celebramos en Navidad y en Pascua de Resurrección, durante ocho días, el misterio del nacimiento de Jesús, de su muerte y resurrección, verdades cumbre de la revelación. A manera de una nota sostenida que alcanza el tono más alto y la vibración más emocionante, celebremos la octava de Navidad. En la resonancia de la octava, el día 26 de diciembre, la Iglesia celebra el martirio del primer mártir, San Esteban, y con ello nos ofrece el núcleo de la fe cristiana, el Misterio Pascual, el nacimiento, pasión, muerte y resurrección del Señor. Los villancicos, que cantamos al Niño de Belén, hacen referencia a los dos misterios. La letra de uno de ellos dice: “Dime Niño, ¿de quién eres, y si te llamas Jesús? Soy amor en el pesebre y sufrimiento en la cruz”. Otro villancico, muy popular, canta: “Campana sobre campana, y sobre campana tres, en una cruz a esta hora el Niño va a padecer”. En la Eucaristía acontece el misterio de la muerte y resurrección del Señor. El altar se cubre con los lienzos de la pasión, la sabanilla; y …

28 Diciembre, 2016(0)

San Ignacio, en los Ejercicios Espirituales, invita a poner los cinco sentidos al contemplar el nacimiento de Jesús: “1º punto. El primer punto es ver las personas con la vista de la imaginación, meditando y contemplando en particular sus circunstancias, y sacando algún provecho de la vista. (122) 2º punto. El 2º: oír con el oído lo que hablan o pueden hablar, y refiriendo en sí mismo, sacar dello algún provecho (123) 3º punto. El 3º: oler y gustar con el olfato y con el gusto la infinita suavidad y dulzura de la divinidad del ánima y de sus virtudes y de todo… (124) 4º punto. El quarto: tocar con el tacto, sí como abrazar y besar los lugares donde tales personas pisan y se asientan, siempre procurando de sacar provecho de ello (125).” Para atender a la recomendación ignaciana, he salido a los caminos y me he encontrado con los pastores a la hora en que sestean las ovejas; y me vino a la memoria el verso del Cantar de los Cantares: “Dime, amado mío, dónde pastoreas, | dónde sesteas al mediodía, | para que no sea como una errante, | tras los rebaños de tus compañeros”. Y …

27 Diciembre, 2016(0)

Si te parece que hoy amanece igual que ayer, a pesar de ser Navidad, sin embargo por este día sabemos que el alba es figura de la Luz del cielo, del Sol que nace de lo alto, Jesucristo. Si al mirar a tu entorno compruebas que todo sigue igual que ayer, sin embargo, por este día hemos conocido que todo obedece a una Providencia divina, y cada momento revela una Historia de Salvación. Si te encuentras por diversas causas con la experiencia de soledad, te puedo asegurar, aunque no lo sientas, que Dios se ha hecho Emmanuel, y nos acompaña durante toda la travesía de la existencia. Si al mirar los rostros de los que te rodean no percibes diferencia alguna del semblante que mostraban ayer, sin embargo en cada uno de ellos se esconde, y se revela a la vez, el rostro de quien se ha hecho uno de nosotros, el Hijo de Dios, nacido de Santa María. Si vives en un lugar pequeño, despoblado, entre personas mayores, en medio de la naturaleza, en una de las aldeas rurales, te aseguro que puedes gustar los sabores del belén viviente, las circunstancias más reales que envolvieron el nacimiento de …

Portal de Navidad

Por Ángel Moreno
27 Diciembre, 2016(0)

Atrévete, entra en el portal, en lo más íntimo de ti. Dicen que el ser humano busca, desde que nace, la cueva del engendramiento. Ahí en las entrañas presta el oído del alma, y escucha la voz limpia que te dicta tu propia identidad. Deja que nazca en ti la ternura, la bondad, la paz, no importa que se te arrasen los ojos de emoción. Dicen que la mirada emocionada es la más limpia y brillante, y los ojos más bonitos los que acaban de llorar. Gusta el rayo de luz que te anticipa la mayor noticia, envuelta en cánticos indescriptibles, pero que se alcanza a distinguir a modo de estribillo: “Tú eres hijo de Dios, Él te quiere”. Quien te hizo tomó por modelo al Primogénito, el Hijo de María, la Nazarena, nacido en Belén, el mismo Hijo de Dios. No te engaño, ni uso palabras artificiales. Lo que te digo lo puedes comprobar en lo más profundo de ti mismo, ahí donde se te conmueven las entrañas, y sin saber por qué, muchas veces sientes compasión con los que sufren, generosidad para con los más necesitados, hasta dolor por los que están tristes y padecen desgracias, y …

22 Diciembre, 2016(0)

En todo contrato de transacción de bienes suele estipularse, antes de cerrarlo definitivamente, el adelanto de una señal. Si el contrato se firma, la señal se descuenta; si no se llega a cerrar el contrato, la señal se pierde. Leemos en Adviento que Dios, por su cuenta, nos da una señal como anticipo del cumplimiento de sus alianzas, y adelanta la promesa del nacimiento del Emmanuel, a quien nos lo dará a luz una virgen. Si en una hipótesis Dios no cumpliera su promesa, perdería la señal, y nos debería entregar lo comprometido. Y si Dios responde a su Alianza, lo comprometido es que Él nos acompañe siempre. Estamos a punto de celebrar la Navidad, se llega al día del parto, Dios cumple su palabra. No hay duda, el Emmanuel será nuestro valedor, quien venga a nuestro lado siempre en el camino de la existencia. Ya no estaremos nunca solos. La Virgen nos dará a su Hijo, y gozaremos de la promesa divina desbordada, porque no solo nos entrega la señal a cuenta, sino que nos regala toda la Alianza. Una nueva y eterna Alianza de amor, a costa incluso de la vida de su propio Hijo.

21 Diciembre, 2016(0)

Déjame hoy irrumpir en alabanzas ante el anuncio de que está ya cerca el Señor. Déjame permanecer atento, por si llega  el que espero, y llama a mi puerta quedamente. No deseo incurrir en distracciones, si se oyen ya los cánticos al alba. Si hasta ahora he permanecido atento, no me distraigas con más noticias, cuando deseo celebrar el encuentro con mi Dios. Mira que está por llegar de un momento a otro el mismo Hijo del Eterno. Quiero quedar silencioso muy adentro, porque sé que no se hace por fuera el hallazgo del amor verdadero. Quiero sentir de verdad el nacimiento del anunciado por reyes y profetas, por el mismo cielo desde antiguo. Sé que el amor es más intenso en la espera que en el encuentro. Pues mientras llega, nada se consume, y cuando se tiene entre las manos, asalta el temor  de perderlo, y asoma al mismo tiempo la nostalgia, la sombra de su huída. Hoy quiero esperar el acontecimiento de quien es el Amor imperecedero, Aquel que no produce nostalgias a su paso y llena el corazón de sentimiento. Hoy quiero, enamorado, entonar por dentro la canción, por si llega el que más amo. Que …

17 Diciembre, 2016(0)

Un secreto para avanzar sin errar es acudir a quien puede orientarnos en el camino espiritual porque conoce el discernimiento de espíritus, y sabe distinguir lo que proviene de nuestra naturaleza y lo que proviene de Dios. Si se desea avanzar hacia la cumbre del Monte del Señor, es más necesario que nunca el discernimiento. El relativismo moral, la autorreferencialidad y el subjetivismo pueden orientar hacia metas falsas. Dios se ha comprometido a ser nuestro mejor compañero, pero Él mismo se ha valido de los profetas para dirigir a su pueblo. No te defiendas de los buenos, como lo hicieron los contemporáneos de Jesús, tildándolo de endemoniado para librarse de sus enseñanzas. Ni sigas el consejo de los que justifican su conducta errada. ¿Te sientes autosuficiente en tu camino espiritual? ¿Contrastas tu conciencia con alguien que te pueda ayudar? En Adviento, la Iglesia nos ofrece el testimonio de quienes nos conducen hacia Belén, lugar del nacimiento de Jesús. Pero hace falta que en ti surja el deseo de encontrarlo.               Ángel Moreno.

16 Diciembre, 2016(0)

Dios Creador, Alfarero divino, si al hacer al hombre te entretuviste como artesano y plasmaste en nuestro barro el destello de tu semblante; si enamorado de la obra salida de tus dos manos, como diría san Ireneo, nos infundiste el soplo de tu Espíritu; si no tuviste a menos pasear y conversar, cada tarde, con nuestros primeros padres, cuando te detuviste para crear a la criatura escogida, la que llegaría a ser la Madre de tu Hijo Unigénito, la bendita entre todas las mujeres, ¿qué don imprimiste en ella? Si al ser humano, hombre y mujer, lo creaste como obra cumbre de tu proyecto amoroso, a María, la Virgen Nazarena, la llenada de gracia, tu amada, a quien preservaste de toda mancha de pecado ¿cuándo la diseñaste? ¿Acaso fue en tu mente la primera criatura, la que en verdad reflejaba la belleza y hermosura del más bello de los hombres? ¿Acaso en tu corazón fue María, la mujer, la que contemplaste como obra maestra? Si el ser humano es imagen tuya, y María es Madre del Primogénito de todos los hombres, ¿fue ella en tu mente el diseño perfecto, que quisiste después plasmar en todos? ¿Se podrá aplicar a …

13 Diciembre, 2016(0)

Nuestra sociedad se caracteriza por la prisa, el activismo, la productividad, el afán de novedad, por el deseo de nuevas noticias y de últimos productos. Lo efímero, el consumismo, lo desechable, el deseo de la sensación inmediata se imponen, y se sufre ansiedad, estrés, agotamiento, fatiga, desencanto, escepticismo, desesperanza… Jesús sale hoy a nuestro encuentro y nos invita al sosiego, al descanso. Nos ofrece alivio en nuestra fatiga, agua para nuestra sed; cobijo y sombra o luz y calor en los momentos de intemperie. Él asume nuestra necesidad y se convierte en respuesta ante nuestras indigencias. El Adviento es tiempo de espera confiada; de andadura orientada; de pasos ciertos; de alegría contenida; de esperanza fundada; de deseos positivos; de acogida de las promesas. Date un pequeño respiro, como invita San Anselmo: “¡Ea, hombrecillo!, deja por un momento tus ocupaciones habituales, y entra dentro de ti. Arroja tus preocupaciones…” Jesús nos dice: “Venid a mí los que estáis cansado y agobiados, que yo os aliviaré, y encontraréis vuestro descanso”.

12 Diciembre, 2016(0)

A veces me parece que la exhortación del profeta puede sonar a sentimiento blando, procedente de un buenismo compasivo, sin realismo. Y, sin embargo, siento la llamada al ministerio de la escucha, del acompañamiento entrañable, del que el papa Francisco me ha hecho mensajero, al prolongarme como Misionero de la Misericordia. Dice el Papa: “La misericordia tiene también el rostro de la consolación” (MetM 13). A pesar de la posible sospecha de incurrir en un exceso de compasión magnánima, sé que no caigo en falta de realismo si te digo: “Dios te quiere mucho”. Sé que no empleo un discurso engañoso si te aseguro: “Tienes un Dios que te ama”. Y sé que no es arenga evasiva de los problemas si te comunico y te anuncio que Dios te busca para declararte su amor. Como el padre a quien se le ha marchado el hijo y otea cada día su posible retorno desde el dintel de la puerta; como la mujer a quien se le ha perdido la moneda, por lo que arriesga su estabilidad matrimonial; como el pastor que deja el ganado, para ir en busca de la oveja perdida, así te busca tu Redentor, de manera compasiva, …

11 Diciembre, 2016(0)

El desierto se nos representa como tierra yerma, sin agua, estéril, donde acampa la desolación, la desesperanza, la tentación, la sed, y surge el vértigo de la soledad, y hasta el mal deseo de aniquilarse. Pero el desierto también significa luz, intimidad, anchura, horizonte dilatado, relación teologal, experiencia mística, teofanía, providencia, encuentro enamorado con quien se revela a través de su Palabra en medio del silencio de la noche, y se deja escuchar en las latitudes de la soledad. En el tiempo de Adviento, la imagen del desierto trae a la memoria la andadura que realizó el pueblo escogido desde la esclavitud a la tierra de la promesa, durante cuarenta años; y también la estancia de Jesús durante cuarenta días, número que significa la duración de la travesía, toda la vida. Si el desierto es el espacio de la peregrinación humana de generación en generación, también es verdad que allí el Dios revelado se manifiesta compañero, cercano, providente a lo largo del éxodo. Es código revelado que cuando todo parece destinado a la destrucción, al vacío, al sinsentido, cuando se llega al límite de las fuerzas, a la sed extrema, aparece la intervención divina, que se compadece de aquellos …

10 Diciembre, 2016(0)

Quizá la razón del adorno de un abeto o de un pino con luces y espumillón, que poco a poco se impone en el tiempo de Adviento y Navidad, sea el deseo de producir un clima festivo y hogareño, cálido, sin un sentido explícito religioso. Algunos enfrentan esta costumbre con la del belén, representación del portal o del pesebre, que también se llama “nacimiento.” Si la tradición más moderna del árbol de Navidad puede parecernos que obedece a un motivo social y cultural un tanto ajeno al acontecimiento cristiano de la Navidad, sin embargo, el árbol en la Biblia está estrechamente relacionado con la venida del Hijo de Dios al mundo. Desde el árbol del Paraíso, y las distintas alusiones a cuanto se hace con la madera – el arca de Noé, el arca de la Alianza, la vara de Moisés – hasta la cita explícita de los árboles – la encina de Mambré, el tronco de Jesé -, todo apunta al árbol genealógico del que nació Jesús, y al árbol de la Cruz en el que murió. Desde la resonancias bíblicas, el árbol florecido e iluminado trae a la memoria el vástago de Jesé, el tocón del que …

8 Diciembre, 2016(0)

Acabamos de clausurar las celebraciones del Año Santo Jubilar de la Misericordia. El Adviento nos invita, de nuevo, a la acogida del mayor signo de misericordia divina. “Por la entrañable misericordia de nuestro Dios nos visitará el Sol que nace de lo alto”. “Dios se apiada a la voz del gemido de la humanidad”. Jesús se compadece de la multitud. De manera permanente nos acompaña el Misericordioso, de generación en generación. El Precursor lleva nombre de misericordia. Jesús es la revelación máxima de las entrañas de Dios Padre. “El Hijo, que está metido en el seno del Padre” es quien nos ha dado a conocer el amor de Dios. Acoge a Quien se presenta como samaritano: “El Señor venda la herida de su pueblo y cura la llaga de su golpe”. Sin duda que el Adviento es tiempo propicio para cantar las misericordias del Señor. .

7 Diciembre, 2016(0)

Si hay un símbolo que va tomando protagonismo en el Adviento es la luz. La llamada corona de Adviento, los adornos navideños, el árbol de Navidad engalanado con luces de colores, marcan el tiempo de la espera de la Nochebuena.  La verdadera Luz es el Señor, y participar en ella es regalo, don, signo como el que describe el Evangelio con la curación de los ciegos.  Ojos iluminados son los de quien da fe a las profecías y ve a pesar de la oscuridad.  Una condición para ser testigo de las promesas cumplidas es saber esperar como canta el salmo: Espera en el Señor, sé valiente. Espera en el Señor que volverás a alabarlo. Enciende una lámpara en tu casa, que te haga llamada y te evoque a Aquel que es la Luz. Si no puedes, aviva la fe y permanece atento, porque viene el Señor y no tardará.                  Ángel Moreno

Puerta abierta

Por Ángel Moreno
5 Diciembre, 2016(0)

Ventana de Adviento: Puerta abierta. “Abrid las puertas para que entre un pueblo justo”. A la casa se entra por la puerta, por ella entra el amigo. El asaltador la rompe, o accede de manera violenta. Jesús se presenta como puerta. La puerta abierta es signo de confianza y de acogida, valores que hoy se posponen a veces por miedo a quien pueda venir con malas intenciones. Sin embargo, una actitud esperanzadora es la de quien aguarda a que llame la persona amada, en nuestro caso, el Señor. Él es a la vez puerta y amigo. “Estoy a la puerta y llamo, si alguien me abre, entraré y cenaremos juntos”. Este texto nos invita a superar el miedo, el encerramiento, el autosecuestro del corazón. “Abridme las puertas del triunfo, y entraré para dar gracias al Señor”. El Adviento es tiempo de apertura, de confianza, de salir de toda endogamia y egocentrismo, al menos de abrir la puerta al Señor, que viene como Buena Noticia. ¿Cómo te encuentras, bloqueado, miedoso, refractario? O ¿atento, sensible, abierto, acogedor?

2 Diciembre, 2016(0)

  Ventana de Adviento: Galilea El 30 de noviembre pasado celebramos la fiesta de san Andrés, hermano de Simón Pedro, motivo para acercarnos, al atardecer, al Lago de Galilea, cuando los pescadores se disponen a faenar, a la hora de la brisa, como cuando el Creador bajó al jardín y llamó a Adán: “¿Dónde estás?” Tengo fresca la visión del horizonte del mar de Galilea, pues acabo de regresar de la tierra de Jesús, y la fuerza del viento, que esta vez nos impidió hacer la travesía. Aún percibo la humedad cálida, abrazo hecho experiencia del paso del Señor por la vida de cada discípulo. Hoy, en este Adviento, resuena al igual que entonces, la voz del Maestro que llama: “Sígueme”. “Vente conmigo”, ocasión propicia para responder como aquellos pescadores. Es tiempo de andadura, de dejar los aparejos para ascender ligeros, libres, a celebrar la fiesta restauradora de nuestra humanidad. ¡Atrévete a seguir al Nazareno! Te aseguro que no quedarás defraudado. Él nos recomendó: “Volved a Galilea, allí me veréis”.                       Ángel Moreno.

30 Noviembre, 2016(0)

El camino de Adviento se nos presenta como el ascenso al Monte del Señor, a la casa del Dios de Jacob, al Santuario, al Monte Sión, a la ciudad santa de Jerusalén, términos que describen el espacio donde encontrarnos con Aquel que viene a ser nuestra luz, nuestra paz, consuelo, esperanza, misericordia, la relación más plena y la respuesta entrañable a nuestra necesidad. “¡Subamos al Monte del Señor!” “¡Qué alegría, cuando me dijeron: Vamos a la casa del Señor!” El Adviento es camino de esperanza, por el que se asciende, de la mano de la Palabra, a la altura hermosa, donde se nos ofrece la misericordia, el Pan Santo, el horizonte de sentido. ¡Anímate a emprender el camino! Ángel Moreno

26 Noviembre, 2016(0)

He tenido ocasión privilegiada de permanecer dentro del Santo Sepulcro por un tiempo largo y solo, momento en el que he puesto sobre la losa recién levantada todas las intenciones que cada uno de vosotros me hacéis llegar y por quienes puedan necesitar el consuelo de la gracia y de la misericordia. Todo está en obras, y es la primera vez en treinta años, que llevo viniendo a Jerusalén, que he podio contemplar el recinto interior de la Anástasis limpio de todo adorno. Cuando uno siente la gracia de permanecer en un lugar así, con tanta serenidad, da tiempo a acordarse mejor de cuantos desearíais tener una experiencia semejante, y aunque Santa Teresa se decía así misma que qué más le daba, si tenía a Jesús tan vivo en el Santísimo Sacramento, sin embargo San Ignacio empeñó todo lo que llevaba por ver las últimas huellas de Jesús sobre el Monte de la Ascensión. Hemos comenzado la jornada a las 5,30 de la mañana, las 4,30 en España, meditando las estaciones del Via Crucis por la Via Dolorosa, y recorrido los lugares del Monte de los Olivos, para terminar el día en la Iglesia del Santo Sepulcro, hasta ver …

20 Noviembre, 2016(0)

(2Sam 5, 1-3; Sal 121; Col 1, 12-20; Lc 23, 35-43) Todo se ha cumplido, todo ha llegado a su plenitud, se ha realizado el proyecto de Dios. Su Hijo, Jesucristo, ha llevado a término la voluntad de su Padre y le ha devuelto la creación redimida, y a los seres humanos convertidos en su propia carne, al haberse encarnado Él mismo. Por este motivo, cabe aplicar la expresión bíblica: “Hueso tuyo y carne tuya somos”. Hemos sido hechos hijos de Dios, pertenecemos al Señor, somos de su bandera, su triunfo es el nuestro, nos gloriamos de tener por Rey y Señor a Jesucristo. Las profecías que se aplicaban al rey David se ven realizadas en Jesús: “El Señor te ha prometido: “Tú serás el pastor de mi pueblo Israel, tú serás el jefe de Israel.””. Y Jesús va a decir de Sí mismo: “Yo soy el Buen Pastor”. Pastor y Rey; Profeta y Señor; Maestro y Mesías. “Había encima un letrero en escritura griega, latina y hebrea: «Éste es el rey de los judíos”. Con san Pablo entonamos el himno de alabanza: “Damos gracias a Dios Padre, que nos ha hecho capaces de compartir la herencia del pueblo …

18 Noviembre, 2016(0)

  Salida de Nuestro Padre Jesús del Gran Poder   Es el 3 de noviembre, dan las siete de la tarde, sopla el vientecillo sobre los árboles de la plaza de San Lorenzo en Sevilla y de pronto se abren de par en par las puertas de la basílica del Señor del Gran Poder. Aparece la Cruz de guía en el dintel del templo y cunde la expectación de cientos de fieles que aguardan impacientes la salida del Señor. Centenares de hermanos que han velado la espera contemplando el rostro de Nuestro padre Jesús, trazan un río de luz que precede al paso, que aparece lentamente en el umbral de las puertas, instante en el que se apodera de la multitud el sobrecogimiento. Una ráfaga de silencio estremece el alma, e irrumpe a tocar el campanillo, al tiempo que avanzan los costaleros hasta la parroquia de San Lorenzo, donde el Señor se vuelve hacia la puerta como para saludar y decirle a su Madre Santísima, la Virgen de la Soledad, que comienza un camino extraordinario que le llevará a la catedral para derramar allí abundantemente la gracia de la misericordia. Las campanas de San Lorenzo se unen a la …

15 Noviembre, 2016(0)

Clausura de la Puerta Santa del Templo Jubilar del Año de la Misericordia, del Monasterio de Buenafuente del Sistal Este es el día que hemos clausurado la Puerta Santa de la Misericordia, del templo jubilar del Monasterio de Buenafuente del Sistal, con la presencia de numerosos amigos y de fieles de las parroquias vecinas, momento en el que hemos dado gracias a Dios por su misericordia. Nos sorprendemos con la luz de la Luna Llena, que cruza el espacio nítido del Sistal, y nos deja sentir que la noche ya no es oscura,sino clara, albricias de la Pascua eterna, y experiencia del acompañamiento permanente del Creador, de quien hizo el cielo y la tierra, el sol y de la luna. Hoy podemos invitarnos, como los tres jóvenes de Babilonia, a bendecir al Señor porlas estrellas del cielo, y por la hermana luna de blanca luz menor, que diría San Francisco de Asís. Ángel Moreno.

13 Noviembre, 2016(0)

XXXIII Domingo del Tiempo Ordinario (Mlq 3, 19-20a; Sal 97; 2Tes 3, 7-12; Lc 21, 5-19) Estamos terminando el Año Litúrgico El próximo domingo celebramos la solemnidad de Cristo Rey y el final del Año Jubilar de la Misericordia, año de gracia y de experiencia de la bondad entrañable de Dios. En este contexto, la Liturgia de la Palabra nos presenta algunos textos que ayudan a resolver y a encontrar el significado de cuestiones existenciales que nos asaltan en algún momento de la vida, como es la pregunta por el sentido de la existencia, descubrir para qué hemos nacido, comprender por qué el mal en el mundo, por qué la muerte, creer que hay algo después de la muerte… El papa Benedicto, en el libro de Peter Seewald, “Benedicto XVI, últimas conversaciones”, ante la pregunta: “¿Ha habido en su vida alguna de tales “noches oscuras”?, responde: “Digamos que no de las totalmente oscuras, pero sí he experimentado la perplejidad de qué pensar de Dios, la pregunta de por qué existe tanto mal, etc., de cómo puede conciliarse eso con su omnipotencia, con su bondad. Eso me asalta una y otra vez, según la situación”. La Palabra de Dios nos …

7 Noviembre, 2016(0)

XXXII Domingo del Tiempo Ordinario (2Mac 7, 1-2. 9-14; Sal 16; 2Tes 2, 16-3,5; Lc 20, 27-38)   Hemos celebrado esta misma semana la Conmemoración de los Fieles de Difuntos y quizá hemos acudido a honrar el lugar donde reposan nuestros seres queridos. En este contexto, es oportuna y providente la enseñanza que nos ofrece la Liturgia de la Palabra de este domingo. En una de mis parroquias, el día de la fiesta patronal, uno de los vecinos expresaba con gracejo ante quien no viene ordinariamente a la iglesia, “Ya ve, hoy ha venido hasta el chino”. Y la persona aludida me confesaba: “Qué feliz era mi madre porque creía en esto, pero yo tengo otras ideas”. El profesor Miguel García Baró afirmaba en una de sus conferencias: “La cultura actual es nihilista porque no cree en ningún absoluto”, y también: “El cristiano es el testigo de la esperanza absoluta”. Hoy la Palabra nos ofrece la razón de la esperanza: “Que Jesucristo, nuestro Señor, y Dios, nuestro Padre, que nos ha amado tanto y nos ha regalado un consuelo permanente y una gran esperanza, os consuele internamente”. Es muy distinto caminar de cara al vacío, que hacerlo poniendo los …

1 Noviembre, 2016(0)

Ejemplo La santidad no es algo obsoleto, de tiempos antiguos. Cada vez tenemos más ejemplos de personas a las que hemos conocido en vida y que nos han dejado un testimonio emblemático de santidad. La Madre Teresa de Calcuta, los papas san Juan XXIII, el beato Pablo VI, san Juan Pablo II, el P. Pío de Pietrelchina… Y tantos mártires que han dado su vida por razón de la fe. Ayuda mirar la vida de los mejores. Anima sentir la cercanía de quienes nos han sido contemporáneos y han sabido cruzar la historia con amor. Supone un incentivo la memoria de los gestos y palabras que nos dejaron como mejor herencia quienes han sido proclamados santos. Pero también hay muchos creyentes anónimos que engrosan el ingente número de los santos. Esta fiesta quiere rendir homenaje a todos los que han sobresalido por su caridad, por su fe y por su esperanza, en una forma de vida cristiana: en el ministerio ordenado o como laicos, consagrados o padres de familia. ¡Tantos de los nuestros que nos han precedido en la fe! Intercesores Mientras caminamos por este valle terreno, necesitamos el acompañamiento de quienes viven junto a Dios. Ellos son nuestros …

30 Octubre, 2016(0)

A la hora de tratar con Dios, nos suele traicionar el concepto que tenemos del poder, y al invocarlo como Todopoderoso, interpretamos su poder a la manera humana y le convertimos en un gran mandatario, como son los de nuestro mundo, que emplean su posición incluso para entablar contiendas y guerras. Hoy el texto bíblico nos define la peculiaridad del poder divino, que se aparta esencialmente de nuestra posible proyección: “Señor, te compadeces de todos, porque todo lo puedes”. Dios puede tanto, que hasta le es posible hacerse pequeño, débil, menesteroso, entrañable, y en vez de reaccionar como nosotros cuando nos ofenden, Él lo hace con misericordia. Una oración litúrgica del siglo VIII reza: “Oh Dios que revelas tu omnipotencia sobre todo en la misericordia y en el perdón”. Hay un principio teológico que nos debería dar siempre esperanza: Nada existe sin que Dios lo quiera. Dice el texto del libro de la Sabiduría: “¿Cómo subsistirían las cosas, si tú no lo hubieses querido?” Cada uno de nosotros ha llegado a ser historia por el amor que Dios nos tiene. Nuestra existencia es la prueba de su voluntad amorosa. Y si acaso sentimos que nos corrige, lo hace para …

26 Octubre, 2016(0)

El día 16 de octubre de 1969 llegué por primera vez a Buenafuente, al haber sido nombrado capellán del Monasterio y párroco de Villar de Cobeta y de Huertahernando. Al cumplirse 47 años de mi estancia en el Sistal, deseo elevar mi acción de gracias a Dios, y a todos los que con vuestra amistad y oración hacéis posible el ejercicio gozoso del ministerio recibido. Como sabéis durante los días 7-12 de octubre he acompañado la peregrinación diocesana a Roma, presidida por nuestro Obispo, D. Atilano, y guiada por nuestro Vicario General, D. Agustín Bugeda, experto vaticanista y gran conocedor de la histórica ciudad. Son muchas las vivencias que se tienen, cuando se acude a los lugares santos, y sobre todo al compartir con creyentes de todo el mundo la misma fe, en comunión con el Papa, a quien pude estrechar su mano, según testifica el reportaje del Observatore Romano. En la tarde del 8 de octubre asistíamos a la vigilia de oración en honor la Virgen y Madre de la Misericordia, dentro de los actos especiales del Año Jubilar de la Misericordia. En esos momentos en los que de manera muy sencilla y entrañable eran introducidas procesionalmente las …

23 Octubre, 2016(0)

XXX Domingo del Tiempo Ordinario (Eclo 35, 12-14. 16-18; Sal 33; 2Tm 4, 6-8; Lc 18, 9-14) Las lecturas de este domingo coinciden con las disposiciones previas que se nos recomiendan para orar bien. Todos los textos aluden a la actitud humilde necesaria para ser escuchados por Dios. La primera lectura afirma: “El Señor escucha las súplicas del oprimido”, a lo que responde el salmo: “Si el afligido invoca al Señor, él lo escucha”. San Pablo da testimonio de su propia experiencia y asegura: “El Señor me ayudó, y seguirá librándome de todo mal”. En el Evangelio se nos ofrece una de las parábolas más significativas a la hora de acercarnos a orar. Jesús asegura que aquel que se presentó seguro de sí mismo, justificado por el cumplimiento de la ley, no fue escuchado, y quien se arrojó al suelo, humillado por la conciencia de su pecado, y suplicó la misericordia del Señor, salió justificado. Estamos llegando al término del Año Jubilar de la Misericordia, y es condición esencial, para obtener el perdón, el reconocimiento de la propia debilidad y el movimiento, al menos de deseo, de pedir perdón. Puede que asalte el sentimiento de vergüenza, pero según el …

16 Octubre, 2016(0)

XXIX Domingo del Tiempo Ordinario (Éx 17, 8-13; Sal 120; 2Tim 3, 14 – 4,2; Lc 18, 1-8) El papa Francisco ha dirigido a las monjas de clausura un documento en el que cita precisamente el texto del libro del Éxodo que hoy se proclama, para avalar el sentido de la vida de oración y la fuerza intercesora que tiene quien se dedica de por vida a rogar por los demás. Conocemos como texto ejemplar la descripción de la victoria que consigue el pueblo de Dios, como efecto de la oración de Moisés con sus brazos levantados en alto, suplicantes. En el Evangelio, Jesús pone un ejemplo que le compromete, pues compara la justicia del juez inicuo con la justicia divina, y emplea este argumento tan contundente: “Fijaos en lo que dice el juez injusto; pues Dios, ¿no hará justicia a sus elegidos que le gritan día y noche?; ¿o les dará largas? Os digo que les hará justicia sin tardar”. ¡Cómo se agradece en momentos de necesidad que alguien te asegure que reza por ti! Y ¡cómo se acude a la intercesión de los santos, de la Virgen María, del Señor, en circunstancias dolorosas, de apuro, enfermedad o …

9 Octubre, 2016(0)

Peregrinación a Roma en el día dedicado a Nuestra Señora, en el Año Jubilar de la Misericordia, 8 y 9 de octubre, 2016 Es difícil expresar la emoción que se siente cuando, sin previo aviso, te embarga la presencia de María, al sentir el cariño maternal de la Virgen, y percibir como el mundo entero está bajo su manto entrañable y materno. Al participar de la Vigilia de Oración en honor de la Virgen y ver desfilar a tantas naciones con diferentes imágenes y advocaciones de Nuestra Señora, pude palpar el amor que inspira la Madre de Jesús en todos los pueblos. No es explicable, ni lógico, el sentimiento íntimo por el que se llega a percibir de manera personal que Ella, la Virgen Madre, te conoce, te quiere, intercede por ti, ha comprometido su palabra de ser compañera de camino. En la misa del domingo, presidida por el papa Francisco, escuchábamos atentamente sus palabras, cómo hay que ser agradecidos, a la manera del leproso samaritano, pero sobre todo como lo fue María con el canto del Magnificat. Entono mi acción de gracias al Señor, porque me ha dejado sentir la seguridad de que estoy en manos de su Madre, y …

18 Septiembre, 2016(0)

(47 aniversario de mi ordenación sacerdotal) Invocación Este año de gracia, Señor, en el que nos has querido abrir de manera especial la puerta de la misericordia, me acerco a tu imagen para contemplar hasta dónde ha llegado tu amor por nosotros, en el ofrecimiento del perdón. Leo en los Evangelios las palabras que dirigiste a tus discípulos: “Nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos”. Pero Tú no solo te entregaste en manos de los que te crucificaron por los tuyos, sino que lo hiciste por todos los hombres, y como expresión de la verdad de tu ofrecimiento, dijiste al ladrón arrepentido: “Hoy estarás conmigo en el paraíso”, y en una súplica suprema a tu Padre rogaste por los mismos que te crucificaban: “Perdónalos porque no saben lo que hacen”. Nadie queda fuera de tu misericordia, y sin embargo, hay veces que me resisto a presentarte mi pobreza, o porque la legitimo con el argumento de que soy humano, o porque me parece que ya no tengo remedio. Y Tú permaneces, de la manera más discreta, entregando tu espíritu, para que como leve susurro me mueva a la confianza, y me acerque humilde a …

11 Septiembre, 2016(0)

XXIV Domingo del Tiempo Ordinario (Ex 32, 7-11.13-14; Sal 50; 1Tim1, 12-17; Lc 15, 1-32) Este domingo tenemos los impresionantes ejemplos de las tres parábolas lucanas en las que Jesús se presenta como revelación de la misericordia divina. Las imágenes del “Buen Pastor”, de “la mujer que busca la dracma perdida” y “del padre de los dos hijos” constituyen el tríptico del autorretrato de Jesús, rostro de la mis ericordia del Padre. La primera lectura de la liturgia de la Palabra refiere la súplica de Moisés a Dios, por la que obtiene el perdón para su pueblo, porque la ira de Dios “dura un instante, su bondad de por vida. “Y el Señor se arrepintió de la amenaza que había pronunciado contra su pueblo”. El salmista pone en nuestro labios la oración más adecuada, para cuando tenemos necesidad del perdón divino: “Misericordia, Dios mío, por tu bondad, por tu inmensa compasión borra mi culpa; lava del todo mi delito, limpia mi pecado”. San Pablo da testimonio de cómo él, siendo pecador, recibió de Jesús el abrazo del perdón: “Dios tuvo compasión de mí, porque yo no era creyente y no sabía lo que hacia. El Señor derrochó su gracia en …

4 Septiembre, 2016(0)

XXIII Domingo del Tiempo Ordinario (Sb 9, 13-18; Sal 89; Flm 9b-10.12-17; Lc 14, 25-33) Al inicio del mes de septiembre, muchas personas deben reiniciar las tareas y, después de un periodo de vacaciones, tienen que enfrentarse con la cotidianidad. Es un momento difícil, en el que cabe sentir la tentación de la apatía y de la inercia, y hasta cierto escepticismo, porque, como dice el libro de la Sabiduría, “el cuerpo mortal es lastre del alma, y la tienda terrestre abruma la mente que medita”. Pues, al haber vivido un tiempo en el que quizá se ha procurado el bienestar corporal, al volver a enfrentarse con las tareas diarias, se percibe un choque de sentimientos que hay que saber discernir y gestionar. En estas circunstancias, las lecturas de este domingo son oportunas, porque tratan de adquirir el conocimiento necesario de la voluntad de Dios: “¿Qué hombre conoce el designio de Dios? ¿Quién comprende lo que Dios quiere?” (Sb). Y dentro del don de conocimiento, una súplica acertada nos la dicta el salmista: “Enséñanos a calcular nuestros años, para que adquiramos un corazón sensato” (Sal 89). En las lecturas diarias de la Misa de la última semana de agosto, …

14 Agosto, 2016(0)

  Invocación Sube, Señora, donde está tu Hijo. Asciende tú, la gloriosa, Santa María, pero si tu Hijo, estando en la cruz,  nos dejó su túnica, la que tú le hiciste, no te olvides de quienes seguimos peregrinos en este valle, tantas veces oscuro, y cúbrenos con tu manto. Tú, la Madre de Misericordia diste de mamar al mismo Hijo de Dios. Tú fuiste la artesa del Pan Santo, y en Belén te hiciste la mejor panadera. No dejes de ser, como en Caná, la mujer que consiguió de su Hijo el don supremo del banquete sagrado, el Pan de vida, y el cáliz de bendición, y así seremos alimentados y saciados de misericordia. Tu Hijo Jesús pasó haciendo el bien, y fuiste tú quien logró que nos dejara abastecidos del buen vino, don gratuito de amistad, de amor de pertenencia. Tú eres en verdad Mujer Eucarística. Sigue intercediendo para que no nos falte nunca el don de quienes prolongan en la Iglesia al banquete donde gustar la máxima misericordia de Jesucristo, que en la última cena se nos dio en comida y en bebida. Tú conociste el relato del profeta Elías, en el que se nos cuenta que …

14 Agosto, 2016(0)

XX Domingo del Tiempo Ordinario (Jer 38, 4-6. 8-10; Sal 39; Hbr 12, 1-4; Lc 12, 49-53) Nos puede pasar como en los tiempos antiguos, que embebidos en una cultura del bienestar como absoluto, rechacemos toda voz discordante, y sentenciemos como ingrata e injusta la denuncia posible, que proclama valores y verdades contraculturales, como le pasó, de alguna forma, al profeta Jeremías. “En aquellos días, los príncipes dijeron al rey: -«Muera ese Jeremías, porque está desmoralizando a los soldados que quedan en la ciudad y a todo el pueblo, con semejantes discursos. Ese hombre no busca el bien del pueblo, sino su desgracia.» (Jer). Y, no obstante, a la corriente embriagante, que convierte el tiempo de vacaciones en un paréntesis, en el que cabe todo, el Autor Sagrado vienen en nuestra ayuda, y la Iglesia se hace portavoz, sin ánimo de aguar la fiesta, de la verdad que supera el tiempo, y que en definitiva libera, consuela, da esperanza. Jesucristo es siempre el referente autentificador, como señala el autor de la Carta a los Hebreos: “Recordad al que soportó la oposición de los pecadores, y no os canséis ni perdáis el ánimo” (Hbr). Porque podríamos interpretar la invitación al …

7 Agosto, 2016(0)

XIX Domingo del Tiempo Ordinario (Sab 18,6-9; Sal 32; Hbr 11, 1-2.8-19; Lc 12, 32-48) En plenas vacaciones, cuando la naturaleza invita a desconectar de todo y a quedar como sustraídos de la realidad, en un presentismo placentero. La Palabra de este domingo se convierte en aviso, a semejanza de lo que sucede en las playas, cuando hondea la bandera que indica el posible riesgo, que se corre si se entra en el mar. El libro de la Sabiduría enseña a vivir con los ojos puestos en el horizonte de lo que se espera. Gracias a las promesas reveladas por Dios, y llevadas a cabo por Jesús, podemos vivir esperanzados. “La noche de la liberación se les anunció de antemano a nuestros padres, para que tuvieran ánimo, al conocer con certeza la promesa de que se fiaban” (Sb). No vivimos una historia sin proyecto, sino que cada día debemos afianzarnos en el plan divino, que se nos brinda como mejor forma de vida. El horizonte, según vivamos el presente, se puede interpretar esperanzador, como lo canta el salmo: “Nosotros aguardamos al Señor: él es nuestro auxilio y escudo; que tu misericordia, Señor, venga sobre nosotros, como lo esperamos de …

1 Agosto, 2016(0)

XVII Domingo del Tiempo Ordinario (Gén 18,20-32; Sal 137; Col 2, 12-14; Lc 11, 1-13) En el marco del Año de la Misericordia, este domingo podemos meditar de manera especial, desde las lecturas que se proclaman, acerca de la obra espiritual de orar por los vivos y por los difuntos.  El texto del Génesis, en el que se presenta a Abraham en un diálogo un tanto mercantil con Dios para obtener el perdón para las ciudades de Sodoma y Gomorra, nos revela que Dios escucha la súplica del patriarca y que está abierto a conceder el perdón para todos, si encuentra, al menos, diez justos. “Abrahán continuó: -«Que no se enfade mi Señor si hablo una vez más. ¿Y si se encuentran diez?»  Contestó el Señor: -«En atención a los diez, no la destruiré».”   El Evangelio nos ofrece la enseñanza de Jesús sobre la oración, y para demostrar la receptividad divina hacia nuestras súplicas, pone de ejemplo nuestro comportamiento ante la necesidad de aquellos que más queremos, como sucede con un padre respecto a su hijo pequeño. Y el argumento es contundente: “Si vosotros, pues, que sois malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro …

24 Julio, 2016(0)

XVII Domingo del Tiempo Ordinario (Gén 18,20-32; Sal 137; Col 2, 12-14; Lc 11, 1-13) En el marco del Año de la Misericordia, este domingo podemos meditar de manera especial, desde las lecturas que se proclaman, acerca de la obra espiritual de orar por los vivos y por los difuntos. El texto del Génesis, en el que se presenta a Abraham en un diálogo un tanto mercantil con Dios para obtener el perdón para las ciudades de Sodoma y Gomorra, nos revela que Dios escucha la súplica del patriarca y que está abierto a conceder el perdón para todos, si encuentra, al menos, diez justos. “Abrahán continuó: -«Que no se enfade mi Señor si hablo una vez más. ¿Y si se encuentran diez?» Contestó el Señor: -«En atención a los diez, no la destruiré».” El Evangelio nos ofrece la enseñanza de Jesús sobre la oración, y para demostrar la receptividad divina hacia nuestras súplicas, pone de ejemplo nuestro comportamiento ante la necesidad de aquellos que más queremos, como sucede con un padre respecto a su hijo pequeño. Y el argumento es contundente: “Si vosotros, pues, que sois malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre …

11 Julio, 2016(0)

XV Domingo del Tiempo Ordinario (Dt 30, 10-14; Sal 18; Col 1, 15-20; Lc 10, 25-37) Todos buscamos la felicidad, es un impulso innato. Los científicos señalan que el mundo se mueve por alcanzar la sociedad del bienestar, y fija esta meta en la obtención de algunos bienes, y en la posesión de aquello que se proyecta en el imaginario colectivo como meta, aunque se trate de algo efímero. Se detecta que se buscan bienes, nivel de vida, de consumo, al margen de los valores intrínsecos, y esto lleva a una permanente ansiedad. Hoy la Sagrada Escritura nos revela la fuente de la mayor felicidad, que es el descubrimiento de la voluntad divina, aquello que Él nos ha revelado como ley natural y como preceptos positivos. Nos dice la primera lectura: “Escucha la voz del Señor, tu Dios, guardando sus preceptos y mandatos, lo que está escrito en el código de esta ley; conviértete al Señor, tu Dios, con todo el corazón y con toda el alma”. Podríamos excusarnos por no saber lo que quiere el Señor. Sin embargo, dice el texto sagrado: “El mandamiento está muy cerca de ti: en tu corazón y en tu boca. Cúmplelo” (Dt). …

3 Julio, 2016(0)

XIV Domingo del Tiempo Ordinario (Isaías 66, 10-14c; Sal 65; Gálatas 6, 14-18; Lucas 10, 1-12.17-20) Cuando deseo compartir la lectura creyente de los textos bíblicos que propone la Iglesia en la Liturgia de cada domingo, miro primero de forma global todas las lecturas, para descubrir el posible mensaje central que se nos ofrece como acompañamiento espiritual semanal. Si se tiene en cuenta que durante cada ciclo –“A”, “B”, “C”- se proclama un Evangelio sinóptico, del que se hace una lectura continuada, se comprende que las concordancias de las otras lecturas hay que buscarlas precisamente a partir del texto evangélico. Esta semana, san Lucas nos dice cómo deben ir los discípulos a la misión que se les confía, y cuál debe ser el saludo: “Cuando entréis en una casa, decid primero: “Paz a esta casa.” Y si allí hay gente de paz, descansará sobre ellos vuestra paz” (Lc). Precisamente es la referencia a la paz el elemento transversal que encontramos en las demás lecturas- Con el canto del aleluya, que precede al Evangelio, se dice: “Que la paz de Cristo actúe de árbitro en vuestro corazón” (Col). Un momento antes, San Pablo manifiesta un deseo concorde: “La paz y …

26 Junio, 2016(0)

XIII Domingo del Tiempo Ordinario Domingo XIII del Tiempo Ordinario. (1Re 19, 16b. 19-21; Sal 15; Gál 5, 1. 13-18; Lc 9, 51-62) Hoy es fácil encontrar el hilo conductor en las lecturas que nos propone la Liturgia. Se trata, sin duda, de la personalización de la llamada al seguimiento evangélico. En la primera lectura, vemos que Elías elige a Eliseo, según le indica Dios: “El Señor dijo a Elías: -«Unge profeta sucesor tuyo a Eliseo, hijo de Safat, de Prado Bailén.» Entonces Eliseo, dejando los bueyes, corrió tras Elías y le pidió: -«Déjame decir adiós a mis padres; luego vuelvo y te sigo.» Elías le dijo: -«Ve y vuelve; ¿quién te lo impide?» (1Re). Observamos una diferencia importante entre la tolerancia de Elías, que deja ir a Eliseo a despedirse de su padre, y la radicalidad de Jesús, que contesta con palabras al parecer incomprensibles al que le pide permiso para ir a enterrar a su padre: -«Sígueme.» É1 respondió: -«Déjame primero ir a enterrar a mi padre.» Le contestó: -«Deja que los muertos entierren a sus muertos; tú vete a anunciar el reino de Dios.» (Lc) Este contraste, sin duda, no es para afirmar que Jesús es …

5 Junio, 2016(0)

Canto a la Misericordia divina La misericordia no es la puerta falsa por la que pasar para evadirse del peso de la conciencia, sino el abrazo entrañable que libera de la sombra más oscura en el alma. La misericordia no es un mensaje blando, para atraer a los alejados, sino la esencia del Dios revelado, de la que disfrutan los que dan fe a la Palabra y sienten que creen en Alguien que les ama. La misericordia no es la palabra moderna, que a modo de eslogan se repite como propaganda de una nueva marca, sino la identidad de Quien desde el principio lo creó todo bueno y por amor, mantiene todas las cosas con el mismo amor y espera siempre pacientemente a que lo reconozcamos. La misericordia tiene lenguaje entrañable, paternal y maternal a la vez; amigo e íntimo, de perdón y de celebración. Gracias a la misericordia, todos nos podemos sentir invitados a vestir el traje de fiesta y a sentarnos en el banquete de bodas. Posibilidad que se nos brinda especialmente en el sacramento del perdón y de la Eucaristía. La misericordia es el modo con el que Dios desea mostrarse, y para ello toma tanto …

29 Mayo, 2016(0)

La Iglesia, con amor entrañable, ha colocado en los domingos siguientes a la Pascua de Pentecostés, celebraciones especiales, en honor de la Santísima Trinidad, y del Cuerpo y de la Sangre de Cristo, además de la invocación al Sagrado Corazón de Jesús, Sacratísima Humanidad, que diría Santa Teresa de Jesús. Creo que el calendario litúrgico introduce estas celebraciones como pedagogía de acompañamiento, para que afrontemos el largo camino del Tiempo Ordinario con las provisiones necesarias. El ángel del Señor, cuando se acercó al profeta Elías, que estaba tendido en el suelo, desanimado y sin ganas de vivir, lo despertó y le mostró pan y agua, para que lo comiera, tomara fuerzas, y siguiera por el largo camino del desierto. La Iglesia nos ofrece, como el ángel del Señor, la provisión de los sacramentos, el agua regeneradora del perdón y de la misericordia, y el pan de la Palabra y de la Eucaristía, provisiones que fortalecen y posibilitan avanzar por el camino de la existencia. La presencia real de Cristo en el Sacramento de la Eucaristía es la concreción más sobrecogedora de la promesa de Jesús a los suyos, cuando les aseguró: “Yo estaré con vosotros, todos los días, hasta la consumación del mundo”. El tabernáculo, presente en las iglesias, señalado con lámpara encendida, como …

22 Mayo, 2016(0)

Al hilo de las últimas lecturas litúrgicas del Tiempo Pascual, he ido guardando en la memoria las declaraciones de Jesús a sus discípulos, y cómo les aseguraba que Él no hacía nada por su cuenta, ni tampoco hablaba por su cuenta, sino que hacía lo que le había visto hacer a su Padre, y hablaba de lo que había oído a su Padre: “El Hijo no puede hacer nada por su cuenta sino lo que viere hacer al Padre. Lo que hace este, eso mismo hace también el Hijo” (Jn 5, 19). Y más adelante, el evangelista San Juan reitera la comunicación del Maestro: “Yo no vengo por mi cuenta, sino que el Verdadero es el que me envía” (Jn 7, 28). Jesús hace y dice en relación estrecha con su Padre: «Cuando levantéis en alto al Hijo del hombre, sabréis que “Yo soy”, y que no hago nada por mi cuenta, sino que hablo como el Padre me ha enseñado. El que me envió está conmigo, no me ha dejado solo; porque yo hago siempre lo que le agrada». (Jn 8, 28-29). Y en este contexto, cuando Jesús adelanta la noticia de la efusión del Espíritu Santo, y la misión a la que será enviado, se descubre que ni Jesús ni el …

18 Mayo, 2016(0)

Espíritu Santo, ven, hazme reconocer tu acción en mí, como en la primera creación, por la que el Hacedor de todo, al final de cada jornada, vio que todo era bueno. Recrea en mi alma la bondad, la verdad y la belleza, por las que yo siempre pueda sentir el cimiento de mi estabilidad personal, al saber y reconocer la huella de tu acción. ¡Ven, Espíritu Santo, y recrea en mí tu proyecto! Espíritu Santo, ven, muéstrame, como lo hiciste en tiempos de Noé, la señal de paz, de vida, de habitabilidad, que me haga confiar y entregarme. Que no me encierre dentro de mí de manera ensimismada y egoísta, sino que salga a compartir la tarea y colabore contigo en la obra inmensa de hacer este mundo mejor, una casa habitable, en convivencia y en paz. ¡Ven, Espíritu Santo, y visítame con tu paz, signo de que cumplo la voluntad de Dios! Espíritu Santo, ven, y, como lo hiciste en tiempos de Moisés, descendiendo sobre la tienda del encuentro, santuario de tu presencia, desciende sobre mí, cúbreme, habítame, abrázame, sumérgeme, que respire tu vida en mí, que te encuentre dentro de mí, que camine bajo tu luz o bajo tu sombra, pero siempre llevando en mi conciencia que soy persona habitada, y considere a quienes miro …

12 Mayo, 2016(0)

En los relatos de la Ascensión de Jesús a los cielos, destaca el mensaje que recibieron los discípulos una vez que perdieron de vista el rostro de Cristo Resucitado: -«Galileos, ¿qué hacéis ahí plantados mirando al cielo? El mismo Jesús que os ha dejado para subir al cielo volverá como le habéis visto marcharse.» Cuando se sufre una separación de un ser querido, por ejemplo de un amigo íntimo, el corazón se siente bloqueado; es comprensible que los amigos de Jesús acusaran el impacto de la separación. Actualmente se ofrece el acompañamiento del duelo y se descubre la importancia de saber estar junto a quienes padecen el despojo de algún familiar, sobre todo si es de manera inesperada o dramática. Sin embargo, las palabras de los mensajeros no parece que sean muy complacientes, sino que por el contrario, inducen a los apóstoles a no quedarse en la nostalgia, ni paralizados, sino a reemprender un camino nuevo, de testigos y profetas. Así dice san Pablo: “Que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de la gloria, os dé espíritu de sabiduría y revelación para conocerlo. Ilumine los ojos de vuestro corazón, para que comprendáis cual es la esperanza a la que os llama”. Los cristianos estamos llamados a vivir sin evasión espiritualista, sino como personas que aguardan el retorno …

9 Mayo, 2016(0)

Iniciamos la semana del Cenáculo, junto a María, la Madre de Jesús, en oración, invocando la venida del Espíritu Santo.                                                             ¡Ven, Amigo del alma! Espíritu Santo, que me habitas en lo más profundo de mí mismo, y según la expresión de San Agustín, vives en lo más íntimo de mi propia intimidad: Tú eres Aquel que lo penetra todo y lo conoce todo. El salmista reza: “Señor, tú me sondeas y me conoces. Me conoces cuando me siento o me levanto, de lejos penetras mis pensamientos; distingues mi camino y mi descanso, |todas mis sendas te son familiares” (Sal 138). Si es así, ¡cómo voy a huir de tu mirada y escapar de tu presencia! ¡Cómo ocultarte nada de mi alma, si Tú, sin que yo te lo diga, ya lo sabes y lo conoces todo! Además, eres el Tú necesario con quien pronunciar las sombras, y los deseos más ocultos, con quien gustar la moción consoladora y los sentimientos más nobles. Tú eres el Amigo del alma, el …

2 Mayo, 2016(0)

Esta noche, del 30 de abril, en muchos pueblos se canta a la Virgen, como a la primera joven del pueblo. Os envío la letra del romance que acabamos de entonar en Huertahernando, en las vísperas del mes de Mayo. 1. Sea el Padre Eterno por siempre mi guía, el Divino Verbo y la Virgen María. 2. Como nuestros padres desobedecieron quedamos nosotros ahora prisioneros. 3. Para redimirnos envió al Mesías y tomó por madre a la Virgen María. 4. En ciudad hermosa que fue Nazaret, vino a saludarla el ángel Gabriel. “Ave gratia plena et Dominus tecum”; de gracia sois llena por el Padre Eterno. 6. Al oír la Virgen esta profecía que el ángel le daba, le causó alegría. 7. “Dime, Ángel de Dios, ¿cómo ha de ser eso? De ser siempre virgen tengo voto hecho”. 8. Abriré mis labios con toda alegría para bendeciros, ¡oh dulce María! 9. A los querubines expresiones faltan para bendeciros, Virgen sacrosanta. 10. Para retrataros, Virgen admirable, humilde os suplico: tu favor me ampare. 11. De marfil madeja es vuestro cabello, si el hombre lo implora, manifiesta el cielo. 12. Flor de ricos dones es vuestra cabeza, único portento de la …

1 Mayo, 2016(0)

Estamos llegando al final de la cuarentena pascual, y las palabras de Jesús en el Evangelio suenan a despedida, pero a la vez nos ofrecen una clave que es transfiguradora en todo tiempo. “Si me amarais, os alegraríais de que vaya al Padre, porque el Padre es más que yo. Os lo he dicho ahora, antes de que suceda, para que cuando suceda, sigáis creyendo” (Jn 14, 28-29). En principio parece que el despojo de la visión de la persona de Jesús es motivo de tristeza, pero si creemos que el Resucitado permanece entre nosotros, su marcha nos posibilita una relación más inmediata que si se apareciera visiblemente. Es la presencia que nos promete en la Iglesia, en la Palabra, en la Eucaristía, en la asamblea reunida en su nombre, en el prójimo, y hasta en los mismos acontecimientos. La nueva Jerusalén ha comenzado, y la visión del Apocalipsis tiene su mejor concreción en la Iglesia. Ella es la esposa, la revestida como una novia, la nueva Jerusalén: “El ángel me transportó en éxtasis a un monte altísimo, y me enseñó la ciudad santa, Jerusalén, que bajaba del cielo, enviada por Dios, trayendo la gloria de Dios” (Ap 21, …

10 Abril, 2016(0)

Debo confesar que, al celebrar el encuentro de Pascua en Buenafuente, junto a casi 250 amigos que se habían desplazado desde los lugares más remotos hasta el Sistal para vivir los días santos junto a la Comunidad Cisterciense, días intensísimos de trabajo y de sentimientos, se me presentaba muy costosa la peregrinación diocesana de Sigüenza-Guadalajara, que he estado acompañando durante la octava de Pascua. Y sin embargo, cómo no agradecer de nuevo haber tener el privilegio de estar en los días pascuales junto al Lago de Galilea. Este año me resuena de manera especial la indicación de Jesús resucitado a las mujeres: “Decid a mis hermanos que vayan a Galilea, que allí me verán”, a la vez que, tan recientemente, mis ojos se han quedado reflejados en las aguas de Tiberiades. El clima, la humedad, el horizonte, la flora, la brisa, la bóveda celeste, la ribera del mar en Galilea muestran el escenario donde tuvo lugar el acontecimiento más restaurador de aquellos pescadores desalentados. Y llega hasta nosotros el eco evangélico de esas escenas luminosas, cuando leemos estos días los pasajes que sucedieron lugar en Tiberiades. Volver a Galilea no es solo hacerlo a un lugar geográfico, más o …

3 Abril, 2016(0)

En la Biblia no son indiferentes las citas numéricas, y al igual que hemos vivido la referencia “a los tres días”, “al tercer día”, cifra que contiene un significado pascual de muerte y resurrección; al igual que nos resuena todavía la expresión “el primer día de la semana”, que coincide con nuestro domingo, para señalar el día de la resurrección de Cristo; el octavo día, no solo significa la reiteración del ciclo semanal, sino el día más pleno, En la noche de Pascua se proclamaba el relato de la creación, y en él se iban desgranando los siete días en los que Dios hizo su obra magnífica, por la que exultó satisfecho, al ver que todo había sido hecho bueno, ¡muy bueno! Los que nos ayudan a comprender las Escrituras, nos enseñan que el día de la resurrección es el octavo día, el día definitivo, con el que Dios ha consumado no solo la creación, sino también la redención, por lo que todo vuelve a ser bueno y amado. Celebrar el octavo día es celebrar el último día, el día que no acabará hasta que se consume la tierra, mientras dure la representación de este mundo. En este día, …

27 Marzo, 2016(0)

En los iconos, se representa a Jesucristo resucitado de pie, erguido, y en algunos casos extendiendo la mano derecha para dársela a Adán, y sacarlo del fondo del Seol. En otros casos, se le pinta con el gesto de alargar las dos manos, con la derecha levanta a Adán, y con la izquierda a Eva. La imagen de Jesús de pie y con proporciones áureas, bien con la media del 7 o con la del 9, representa la verdad de Aquel que ha vencido a la muerte y ha salido triunfante del sepulcro. La figura del hombre de pie simboliza dignidad, en cambio la que yace en el suelo expresa postración, muerte. Es muy distinto el simbolismo de una persona levantada, que el de alguien que permanece sentado, caído en el suelo, tumbado o echado al borde del sendero. En los evangelios, en varias ocasiones se puede apreciar la  circunstancia adversa en la que se encuentra una persona según se describa su postura. El ciego de Jericó está sobre su manto al borde del camino, el paralitico de la piscina probática yace sobre su camilla, el tullido de la puerta del templo no se puede levantar… En la noche de Pascua se nos invita a ponernos en pie, a caminar. La resonancia de la salida de Egipto, de la esclavitud, implica …

26 Marzo, 2016(0)

Si has llegado al límite de tus fuerzas, si te acosan las circunstancias negativas si te cercan noticias adversas, si tu mente te anticipa un resultado fatal, si crees que no hay remedio, si te asalta la tentación de la desesperanza, si cuanto sucede se opone a tu deseo, En esa encrucijada, te recomiendo:   Mira a Jesucristo en Getsemaní, observa los movimientos del Maestro. Fíjate que en su angustia se puso a orar. Descubre el secreto de la fuerza de Jesús, su relación. No te duermas para evadirte del problema. No huyas ante la adversidad. Contempla la reacción de quien sabemos que triunfó de la muerte. Observa la escena Jesús, en su angustia, acudió a su Padre. En medio de la noche recurrió a los suyos, pero no le acompañaron. En el silencio podemos escuchar las palabras más auténticas que pronunció: “Abbá, que no se haga lo que yo quiero, sino lo que Tú quieres”, palabras que anticipan las que pronunció en la Cruz: “Padre, a tus manos encomiendo mi espíritu”. Jesús se levanta, no hace violencia. Jesús se fía de su Padre. Jesús se entrega al misterio de la voluntad divina Jesús intercede por sus amigos. Propuesta …

25 Marzo, 2016(0)

Esta noche, Señor, me asalta toda la vergüenza al contemplarme en tus discípulos, pues no creo ser mejor que aquellos a los que Tú tuviste por amigos y reaccionaron de forma tan torpe. La traición de Judas, el sueño de tus íntimos, la negación de Pedro, el abandono de todos reflejan tantas de mis torpezas. Pero no quiero añadirte más sufrimiento por creer que no tengo derecho a tu mirada ni a tu misericordia. Sé que lo que más te ofende es la desconfianza, y lo que más te hiere es la falta de humildad. Quizá aquí se podría traer a la memoria tu queja: «Hace tanto que estoy con vosotros, ¿y no me conoces, Felipe?” (Jn 14, 9). Sé que te duele que dé cabida a la duda sobre tu perdón y que llevemos cuentas del mal, y sobre todo que pensemos que no tenemos remedio. Cuando Pedro te dijo que ya era mucho perdonar siete veces a otro, Tú superaste todo cálculo, y nos dejaste la sentencia más generosa: “No te digo siete, sino setenta veces siete”. Esta noche comprendo una diferencia esencial en el comportamiento de los tuyos. Si tengo ante mí al traidor y a …

19 Marzo, 2016(0)

A todos los que lleváis el nombre de San José, y a quienes lo tenéis por patrono y protector: ¡Felicidades! El evangelista San Mateo, a la hora de ofrecer la genealogía de Jesús, sigue en general la línea biológica de padre a hijo, y señala que Jacob engendró a José; pero cuando termina la enumeración de las generaciones, no dice que José engendró a Jesús, llamado Cristo, sino que quiebra la línea sucesoria y afirma: “Jacob engendró a José, el esposo de María, de la cual nació Jesús, llamado Cristo”. Con esta expresión se afirma que el origen biológico de Jesús no es José, y es una prueba indirecta de la virginidad de María, prueba que se confirma al subir José y María al Templo cuando Jesús tiene 12 años, pues según la ley de Moisés, los niños que tienen padre y madre, suben a los 13. Esta diferencia vuelve a ser argumento para señalar que José no es padre de Jesús, y sí el esposo de María, su Madre. No obstante, más allá de la ley natural y biológica de la paternidad de José sobre Jesús, que queda patente en la descripción del Evangelio, sobre todo cuando dice: …

18 Marzo, 2016(0)

María, la Madre de Jesús, ella es la mujer fuerte que nos ayuda en todas las situaciones límite a saber esperar “Pues la oración se presenta ante Dios como venerable intermediaria, ensancha el alma y tranquiliza su afectividad. Y me estoy refiriendo a la oración de verdad, no a las simples palabras. La oración es un deseo de Dios, una inefable piedad, no otorgada por los hombres, sino concedida por la gracia divina, de la que también dice el Apóstol: Nosotros no sabemos pedir lo que nos conviene, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos inefables” (San Juan Crisóstomo).   Los peregrinos que llegan a Roma, si desean pasar por la Puerta Santa, deben recorrer la “via sacra” en clima de oración, hasta alcanzar la basílica vaticana, momento de sentir la fuerza de la comunión de los santos, la oración de la Iglesia. Al entrar, lo primero que se encuentran es la mirada de la Piedad. Texto litúrgico: “Me cercaban olas mortales, torrentes destructores me aterraban, me envolvían las redes del abismo, me alcanzaban los lazos de la muerte. En el peligro invoqué al Señor, grité a mi Dios: desde su templo, él escuchó mi voz, y mi grito llegó a sus oídos” (Sal 17). Palabras del Papa: “La oración no es una buena …

17 Marzo, 2016(0)

Dentro de ocho días, celebraremos la Cena del Señor “Repitamos cada día aquella sagrada exclamación que los niños cantaban, mientras agitamos los ramos espirituales del alma: Bendito el que viene, como rey, en nombre del Señor” (San Andrés de Creta). La imagen representa el diálogo entre Santa Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz, por el que se hacen testigos mutuos de las gracias místicas. Texto bíblico: -“Si yo doy testimonio de mí mismo, mi testimonio no es válido. Hay otro que da testimonio de mí, y sé que es válido el testimonio que da de mí” (Jn 5, 31). El Papa, al ofrecer el Año de la Misericordia, dice en la bula: “Hay momentos en los que de un modo mucho más intenso estamos llamados a tener la mirada fija en la misericordia para poder ser también nosotros mismos signo eficaz del obrar del Padre. Es por esto que he anunciado un Jubileo Extraordinario de la Misericordia como tiempo propicio para la Iglesia, para que haga más fuerte y eficaz el testimonio de los creyentes.” Pensamiento: Nuestra fe se acredita por el testimonio que demos de las obras de misericordia. En la medida que podamos acreditar que en …

16 Marzo, 2016(0)

Décima cuarta Estación: Jesús es colocado en el sepulcro       “Cuando sea levantado en alto, atraeré a todos hacia mí”     “Despierte, por tanto, y manténgase vigilante nuestra fe; comprenda que aquél al que poco antes contemplábamos en la condición divina, aceptó la condición de esclavo, asemejado en todo a los hombres, e identificado en su manera de ser a los humanos, humillado, y hecho obediente hasta la muerte; pensemos que incluso quiso hacer suyas aquellas palabras del salmo, que pronunció colgado de la cruz: “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado? “ (San Agustín) Siempre sorprende el título que se le da a la imagen de Nuestro Padre Jesús del Gran Poder, cuando representa a Jesús bajo el peso de la Cruz. Con ella se nos revela que el poder de Dios se manifiesta en la obediencia de Jesús a su Padre. Texto bíblico: “Yo no puedo hacer nada por mí mismo; según le oigo, juzgo, y mi juicio es justo, porque no busco mi voluntad, sino la voluntad del que me envió” (Jn 5, 30). Francisco, dirigiéndose a los misioneros, dice: Serán misioneros de la misericordia porque serán los artífices ante todos …

15 Marzo, 2016(0)

“El verdadero venerador de la pasión del Señor tiene que contemplar de tal manera, con la mirada del corazón, a Jesús crucificado, que reconozca en él su propia carne” (San León Magno). Hoy, el Crucificado cataliza la mirada. Él se convierte en la imagen que nos ofrece la salvación: “Sus heridas nos han curado”. Texto Bíblico: “Entonces el pueblo acudió a Moisés, diciendo: -«Hemos pecado hablando contra el Señor y contra ti; reza al Señor para que aparte de nosotros las serpientes.» Moisés rezó al Señor por el pueblo, y el Señor le respondió: -«Haz una serpiente venenosa y colócala en un estandarte: los mordidos de serpientes quedarán sanos al mirarla” (Núm 21, 8) Francisco aconseja: “En una civilización paradójicamente herida de anonimato y, a la vez obsesionada por los detalles de la vida de los demás, impudorosamente enferma de curiosidad malsana, la Iglesia necesita la mirada cercana para contemplar, conmoverse y detenerse ante el otro cuantas veces sea necesario. En este mundo los ministros ordenados y los demás agentes pastorales pueden hacer presente la fragancia de la presencia cercana de Jesús y su mirada personal” (EG 169). Pensamiento: El gesto y la mirada entrañables curan, sanan, devuelven confianza, …

13 Marzo, 2016(0)

Decimotercera Estación: Jesús es bajado de la Cruz y puesto en brazos de su Madre.   ¡Dios te salve, María! Vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos! “Cuando hacemos oración, que el Padre reconozca las palabras de su propio Hijo; el mismo que habita dentro del corazón sea el que resuena en la voz, y cuando le tengamos como abogado por nuestros pecados ante el Padre, al pedir por nuestros delitos, como pecadores que somos, empleemos las mismas palabras de nuestro defensor. Pues, si dice que hará lo que pidamos al Padre en su nombre, ¿cuánto más eficaz no será nuestra oración en el nombre de Cristo, si la hacemos, además, con sus propias palabras?” (San Cipriano) Estamos en la semana llamada de Pasión y nuestros ojos se fijan en Jesucristo. Él es la revelación máxima del amor de Dios, y su muerte en la cruz es la firma del amor más grande. Pero el secreto de la entrega de Cristo es el amor que siente de su Padre. Texto bíblico: “… porque no estoy yo solo, sino que estoy con el que me ha enviado, el Padre; y en vuestra ley está escrito que el testimonio de dos …

11 Marzo, 2016(0)

                            Undécima estación: Jesús es clavado en la Cruz.     Son muchos los que cada día sufren el mazazo del dolor injusto     Nuestro Señor Jesucristo no nos mandó que le siguiésemos porque necesitara de nuestro servicio, sino para salvarnos a nosotros. Porque seguir al Salvador equivale a participar de la salvación; y seguir a la luz es lo mismo que quedar iluminado. (San Ireneo) Es viernes, y la mirada de la Liturgia se dirige hacia Cristo Salvador, que da su vida por salvarnos. Texto bíblico: “El Señor está cerca de los atribulados, salva a los abatidos. Aunque el justo sufra muchos males, de todos lo librará el Señor. Él cuida de todos sus huesos, y ni uno solo se quebrará. El Señor redime a sus siervos, no será castigado quien se acoge a él” (Sal 33). El papa comienza su exhortación Evangelii Gaudium, diciendo: “Quienes se dejan salvar por Él son liberados del pecado, de la tristeza, del vacío interior, del aislamiento. Con Jesucristo siempre nace y renace la alegría. Pensamiento: El Evangelio dice que no hay mayor alegría en el cielo que …

10 Marzo, 2016(0)

Décima Estación: Jesús es despojado de sus vestiduras.     Sión decía: “Me ha abandonado el Señor, mi dueño me ha olvidado.” ¿Es que puede una madre olvidarse de su criatura, no conmoverse por el hijo de sus entrañas? Pues, aunque ella se olvide, yo no te olvidaré.» (Is 49, 14-15)         “Recorramos todas las generaciones y aprenderemos cómo el Señor, de generación en generación, concedió un tiempo de penitencia a los que deseaban convertirse a él. Jonás anunció a los ninivitas la destrucción de su ciudad, y ellos, arrepentidos de sus pecados, pidieron perdón a Dios y, a fuerza de súplicas, alcanzaron la indulgencia, a pesar de no ser del pueblo elegido” (San Clemente Romano). La imagen del ciprés en el claustro monástico es imagen de la oración continua, que se eleva en los monasterios a favor de toda la humanidad. Texto bíblico: “Entonces Moisés suplicó al Señor, su Dios: -«¿Por qué, Señor, se va a encender tu ira contra tu pueblo, que tú sacaste de Egipto, con gran poder y mano robusta? Aleja el incendio de tu ira, arrepiéntete de la amenaza contra tu pueblo. Acuérdate de tus siervos, Abrahán, Isaac e Israel, a …

9 Marzo, 2016(0)

IX Estación, Jesús cae por tercera vez.     “Levántate, toma  tu camilla y echa a andar”     “La oración es la luz del alma, el verdadero conocimiento de Dios, la mediadora entre Dios y los hombres. Hace que el alma se eleve hasta el cielo, que abrace a Dios con inefables abrazos apeteciendo, igual que el niño que llora y llama a su madre, la divina leche: expone sus propios deseos y recibe dones mejores que toda la naturaleza visible” (San Juan Crisóstomo”. El icono de la Madre de Dios nos muestra la ternura de María con su Hijo, y en ella se nos muestra el amor que Dios nos tiene, como un padre que siente ternura por sus hijos, como una madre que da de mamar a su pequeño. Texto bíblico: Sión decía: “Me ha abandonado el Señor, mi dueño me ha olvidado.” ¿Es que puede una madre olvidarse de su criatura, no conmoverse por el hijo de sus entrañas? Pues, aunque ella se olvide, yo no te olvidaré.» (Isa 49, 15) Francisco nos deja ver su sensibilidad, cunado escribe: “Pienso en la fe firme de esas madres al pie del lecho del hijo enfermo que …

8 Marzo, 2016(0)

 Octava estación, Jesús consuela a las hijas de Jerusalén   “Mirad: yo voy a crear un cielo nuevo y una tierra nueva: de lo pasado no habrá recuerdo ni vendrá pensamiento, sino que habrá gozo y alegría perpetua por lo que voy a crear” (Is 65, 17).     “A ti te mando: despierta tú que duermes, pues no te creé para que permanezcas cautivo en el abismo; levántate de entre los muertos, pues yo soy la vida de los muertos. Levántate, obra de mis manos; levántate, imagen mía, creado a mi semejanza. Levántate, salgamos de aquí, porque tú en mí, y yo en ti, formamos una sola e indivisible persona” (Homilía del Gran Sábado, Anónimo). Tomo la imagen del invierno, tiempo de letargo, para simbolizar la posible actitud del alma, que ante la dificultad, sufre la tentación del inmovilismo. Texto bíblico: -«¿Quieres quedar sano?» El enfermo le contestó: -«Señor, no tengo a nadie que me meta en la piscina cuando se remueve el agua; para cuando llego yo, otro se me ha adelantado.» Jesús le dice: -«Levántate, toma tu camilla y echa a andar.» Y al momento el hombre quedó sano, tomó su camilla y echó a andar. …