Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|lunes, abril 23, 2018
  • Siguenos!

Ángel Moreno, de Buenafuente

Entradas de Ángel Moreno, de Buenafuente
15 abril, 2018(0)

(Act 3, 13-15; Sal 4; 1Jn 2, 1-5ª; Lc 24, 35-48) Sorprende que los diferentes relatos de Pascua, en los distintos evangelios, estén construidos sobre preguntas directas del Resucitado a los discípulos. Con ello cabe descubrir que Jesús no se impone, sino que deja a los suyos hacer un proceso que la misma pregunta posibilita al tener que contestarla. Cuando uno responde a una cuestión, quizá descubre en la misma contestación algo que guardaba dentro y que no había formulado, y al pronunciar el pensamiento, se hace consciente de aquello que guardaba en su interior y quizá no había percibido. Jesús sale al paso de los dos discípulos de Emaús y en vez de sobresaltarlos con la evidencia de su aparición, entabla un diálogo con ellos. Ante la pregunta «¿Qué conversación es esa que traéis mientras vais de camino?», les da la oportunidad de relatar su experiencia de pertenencia al Nazareno. Los discípulos conversaban acerca de los acontecimientos recientes. Jesús, al ver cómo le devuelven la respuesta hecha a su vez pregunta: «¿Eres tú el único forastero en Jerusalén que no sabes lo que ha pasado allí estos días?»,  les dice: «¿Qué?» Ese “¿qué?”, los impulsa a contar lo … Full article

1 abril, 2018(0)

Esta noche santa, los cristianos renovamos nuestras promesas bautismales, y en muchas partes del mundo, los catecúmenos son incorporados a la familia de los hijos de Dios. Demos gracias por el don de la fe, por haber tenido la noticia de Jesucristo, y por haber sido plantados junto a la corriente del manantial, que brota del costado abierto del Salvador. Es noche de alegría, de fiesta, pero también de compromiso, de hacernos conscientes de lo que significa creer, tener fe, ser en nuestra sociedad signos de Cristo muerto y resucitado. No nos cansamos de repetir la definición de cristiano, que el papa Benedicto nos dejó: “No se comienza a ser cristiano por una decisión ética o una gran idea, sino por el encuentro con un acontecimiento, con una Persona, que da un nuevo horizonte a la vida y, con ello, una orientación decisiva” (Deus caritas est 1). Un cristiano es aquel a quien le ha acontecido por gracia el encuentro con Jesús, y ha creído en Él. Y por ello sabe y cree que la vida no termina en la muerte, sino que esta es puerta de la gloria, porque Jesucristo ha muerto y ha resucitado. Y por ello …

18 marzo, 2018(0)

(Jr 31, 31-34; Sal 50; Hbr 5, 7-9; Jn 12, 20-33) Comentario Con frecuencia, las Sagradas Escrituras invocan la promesa del Señor, verdadera alianza, por la que en razón del juramento que hizo a los patriarcas Abraham, Isaac y Jacob; y a David, el rey que permaneció fiel a Dios, continúa el ofrecimiento divino que propone siempre la misericordia y el perdón, a pesar de la infidelidad del pueblo, y de la nuestra. Si la palabra dada por Dios desde antiguo hizo cantar a Zacarías: “Por la entrañable misericordia de nuestro Dios nos visitará el sol que nace lo alto”, cuánto mayor será la esperanza que nos debe suscitar la alianza sellada por medio de su Hijo, para perdón de los pecados. Además, la alianza ya no quedará a expensas de que otros nos la recuerden, sino que cada uno sentirá dentro de su interior la voz que acredita la promesa divina. Desde la moción íntima cabe, en todo caso, suplicar como el salmista: “Oh Dios, crea en mí un corazón puro, renuévame por dentro con espíritu firme; no me arrojes lejos de tu rostro, no me quites tu santo espíritu”. El valedor de la promesa es Jesús, a …

11 marzo, 2018(0)

(2Cro 36, 14-16. 19-23; Efesios 2, 4-10; Jn 3, 14-21) Comentario A medida que avanzamos en la travesía cuaresmal, se nos invita con mayor insistencia a reavivar la conciencia de pertenencia al Señor. San Pablo afirma: “Somos, pues, obra suya. Dios nos ha creado en Cristo Jesús, para que nos dediquemos a las buenas obras que él determinó que practicásemos”. En la primera lectura, el rey Ciro convoca a los israelitas deportados en Babilonia para que se decidan a reconstruir el templo de Jerusalén. “Quien de entre vosotros pertenezca a su pueblo, ¡sea su Dios con él y suba!” Cuando el creyente se aparta del Señor o le privan de poderlo invocar, al final cabe que sienta el dolor del exilio, del alejamiento obligado o culpable, y surja el lamento del salmista: “Que se me pegue la lengua al paladar si no me acuerdo de ti, si no pongo a Jerusalén en la cumbre de mis alegrías”. Quizá no hemos llegado a la experiencia de no poder celebrar la fe, porque se nos prohíba el culto público, como acontece en tantos otros lugares donde los cristianos viven clandestinos. Sorprende la fuerza que manifiestan quienes soportan la represión y hasta …

4 marzo, 2018(0)

(Ex 20, 1-17; Sal 18; 1Co 1, 22-25; Jn 2, 13-25) Comentario Hoy se nos recuerdan los mandamientos de la Ley de Dios. Contienen la sabiduría divina, revelada para que alcancemos en este mundo la mayor felicidad, aunque puedan parecer prohibiciones y preceptos que impiden satisfacer las apetencias naturales. A la larga no es más feliz el codicioso que quien escoge la pobreza; no alcanza mayor plenitud el poderoso que el humilde; ni siente más paz el que se da la licencia que le proponen los instintos más bajos, que quien guarda las buenas costumbres. El salmista asegura: “La ley del Señor es perfecta y es descanso del alma. Los mandatos del Señor son rectos y alegran el corazón; la norma del Señor es límpida y da luz a los ojos”. Con el tiempo el creyente va tomando conciencia del descanso, de la paz y de la luz que se experimenta al vivir según la voluntad divina. San Pablo llega a proclamar que el Crucificado es fuerza de Dios y sabiduría de Dios. Y lo débil de Dios es más fuerte que los hombres. El Evangelio denuncia el comportamiento de quienes hacen negocio con la piedad popular, de los …

25 febrero, 2018(0)

(Gn 22, 1-2. 9-13. 15-18; Sal 115; Rom 8, 31b-34; Mc 9, 2-10) Comentario Hace unos días reflexionábamos sobre la alianza de Dios con Noé; decíamos que en ella se había revelado un Dios de paz, que colgó su arco de guerrero en el cielo y prometió que no iba a matar ya al hombre. Hoy la Liturgia de la Palabra nos ofrece un texto dramático y a la vez sobrecogedor. Abraham, que llega a la tierra de los cananeos, ve que los habitantes der aquel país ofrecen sacrificios humanos para aplacar a sus dioses. En ese ambiente religioso pagano, él siente que también deberá ofrecer a su propio hijo a Dios. Y cuando se dispone a sacrificarlo, la voz del cielo lo detiene y oye una de las expresiones más transformadoras en el culto a Dios: “¡Abrahán, Abrahán!” Él contestó: “Aquí me tienes.” El ángel le ordenó: «No alargues la mano contra tu hijo ni le hagas nada”. Desde este momento, no solo Dios no matará al hombre, sino que tampoco se complace en los sacrificios humanos como oblación religiosa. San Ireneo afirma: “La gloria de Dios es que el hombre viva. Y la vida es visión de …

18 febrero, 2018(0)

(Gn 9, 8-15; Sal 24; 1 Pe 3, 18-22; Mc 1, 12-15) Comentario Las lecturas de hoy nos enmarcan en la cuarentena. El período del diluvio y la estancia de Jesús en el desierto concuerdan en el tiempo. Esta concurrencia evoca la duración de una generación. Y se toma como referencia para el tiempo cuaresmal, que ha comenzado el miércoles. Tanto con Noé como con Jesús, en ambos casos, las escenas terminan de manera positiva. Al final del diluvio, Dios hace un pacto con Noé y como señal, cuelga su arco de guerrero para asegurar que Él no volverá a matar al hombre. En el segundo, Jesús supera la tentación, los ángeles le sirven y se nos muestra la victoria del nuevo Adán. Es muy significativo el texto del Génesis. Su sentido profético se comprende al contemplar a Jesús levantado en alto. Si en la primera alianza Dios promete que no matará al hombre y cuelga su arco de guerrero como señal de paz, en la Alianza Nueva, Jesús es levantado en alto y redime a todos los humanos. A esto se refiere San Pablo cuando dice: “Cristo murió por los pecados una vez para siempre: el inocente por …

4 febrero, 2018(0)

Job 7, 1-4. 6-7; Salmo 146; 1 Corintios 9, 16-19. 22-23; Marcos 1, 29-39 Comentario Estamos en invierno, cuando los días son más cortos y la noche domina; en la oscuridad, cabe que sintamos el vértigo de la tristeza, del cansancio y hasta desesperanza, como exclama Job: “Mi herencia son meses baldíos, me asignan noches de fatiga; al acostarme pienso: ¿cuándo me levantaré?” El salmista alivia la posible crisis cuando asegura que el Señor “sana los corazones destrozados, venda sus heridas”. En los momentos recios, es de gran ayuda encontrar unos parámetros que nos saquen de nosotros mismos y nos sirvan de apoyo para atravesar cada jornada con esperanza. Hoy el Evangelio nos expone de manera concentrada un programa posible si nos fijamos en el de Jesús. El evangelista ubica al Nazareno a lo largo del día, en cuatro espacios diferentes: la sinagoga, la casa de Simón Pedro, la puerta de la casa y el descampado. Los cuatro lugares corresponden a relaciones y actividades distintas, pero viéndolos con mirada global, explicitan las dimensiones esenciales de la persona, como es la trascendencia, la alteridad amiga y laboral, y la interioridad. De que se sepan llevar a cabo diferentes relaciones depende …

27 enero, 2018(0)

(Dt 18, 15-20; Sal 94; 1 Cor 7, 32-35; Mc 1, 21-28) Comentario Por los textos que la Iglesia ha seleccionado para la Liturgia de la Palabra de este domingo, comprobamos que los pasajes del Antiguo Testamento contienen un sentido profético, que se descubre y realiza en Jesús. Si Moisés anuncia de parte de Dios: “Un profeta, de entre los tuyos, de entre tus hermanos, como yo, te suscitará el Señor, tu Dios. A él lo escucharéis”, el Evangelio alude al asombro de los habitantes de Cafarnaúm al escuchar la sabiduría del Hijo del carpintero, de Jesús de Nazaret: “Se quedaron asombrados de su doctrina, porque no enseñaba como los escribas, sino con autoridad”. Jesús es el profeta. Él es quien nos habla de parte de Dios. A Él es a quien debemos escuchar. De su Palabra hecha vida depende nuestra mayor alegría y la plenitud posible. Jesús tiene poder para liberarnos de nuestros demonios, y nos deja experimentar la gracia de ser hijos de Dios. Ante estos textos, la invitación nos la dicta el salmista, y es lo que nos corresponde a nosotros: “Ojalá escuchéis hoy la voz del Señor: «No endurezcáis vuestro corazón».” El apóstol, sin ánimo …

21 enero, 2018(0)

(Jonás 3, 1-5. 10; Sal 24; 1 Co 7, 29-31; Mc 1, 14-20) Comentario En el contexto de las lecturas que hoy se proclaman, sobresale la llamada a la conversión. Tanto Jonás, como Jesús invitan al cambio de vida y la razón la desvelan todos los textos. El profeta proclama: “¡Dentro de cuarenta días Nínive será destruida!” El apóstol afirma: “El momento es apremiante”. Jesús anuncia: “Está cerca el reino de Dios: convertíos y creed en el Evangelio”. “Porque la representación de este mundo se termina”. Por esta concurrencia se descubre la importancia que tienen las grandes preguntas existenciales: ¿De dónde venimos? ¿A dónde vamos? ¿Para qué estamos en este mundo? ¿Qué sentido tiene la vida? ¿Qué hay después de la muerte? Todo ser humano, más pronto o más tarde se enfrenta con las grandes cuestiones, y tomar un modo de vida u otro depende de la respuesta que se dé; puede escogerse el modo de quien sabe que nos espera la eternidad, o el de quien agacha la cabeza y prefiere ignorarlo. Es principio de sabiduría tener presentes las grandes preguntas, para no caminar inconscientes, ensimismados, atrapados por un modo de vida intrascendente. De aquí la súplica del …

15 enero, 2018(0)

Maestro ¿dónde vives? (1Sam 3, 3b-10. 19; Sal 39, 2.4ab.7.8-9.10; 1 Co 6, 13c-15a. 17-20; Jn 1, 35-42) En los días anteriores, hemos tenido como lecturas los mismos pasajes del libro de Samuel. No obstante, la Palabra siempre guarda alguna novedad, bien porque al releerla y meditarla observamos matices nuevos, bien porque nuestra atención es más consciente. Hoy descubrimos cómo para reconocer la llamada de Dios hace falta un proceso de discernimiento. En el caso de Samuel, el sacerdote no cayó en la cuenta de que era Dios quien llamaba al pequeño hasta la tercera vez. Los discípulos de Juan emprendieron el camino detrás de Jesús para averiguar quién era Él en verdad, y el Maestro les dejó ir con Él para que vieran. Es después de ver cuando  acontece el seguimiento. Así le pasó al ciego de Jericó, que cuando Jesús le devolvió la vista, se dispuso a seguirlo de cerca. Una referencia esencial para descubrir si uno sigue su propio deseo o la llamada del Señor se encuentra en el grado de obediencia y de expropiación que supone el seguimiento de esa llamada. El salmista pone en nuestros labios la oración más adecuada: “Aquí estoy, Señor, para …

8 enero, 2018(0)

Las celebraciones recientes de la Navidad y Año Nuevo, nos ha regalado las claves para vivir cada día la belleza de lo doméstico y cotidiano. Te ofrezco, para este tiempo nuevo, unos auxilios con los que te podrás ayudar en el camino. Con los apoyos de la luz de la fe y de la Palabra afrontamos este tiempo, el más largo del año. La cotidianidad, la vida laboral, la convivencia humana, las circunstancias adversas, los acontecimientos sociales pueden producir cansancio, desánimo, violencia, rupturas. Equipamiento para la andadura El auxilio de la misericordia y del perdón sacramental es un recurso amoroso, que permite comenzar de nuevo cada día, sin el peso de la mala memoria. La Eucaristía es el pan del desierto, el alimento de los hijos de Dios. La Eucaristía es necesidad para los cristianos, quien pueda participar en ella cada día tiene un don especial. Nunca, y hoy menos, se puede vivir la fe en solitario. Cada uno debe buscar la forma de compartir la fe. Los espacios comunitarios ayudan para mantener la fidelidad. Recordar lo vivido en los momentos de luz ha sido sabiduría de los que han acertado en el camino. Saber esperar es una consigna …

7 enero, 2018(0)

Piedra que guarda virtud al cantero Pluma que espera del poeta el verso Pan en las manos del padre en la mesa, Agua que espera la sed del sediento Vibra armonía la cuerda en los dedos Tabla, cual lienzo, sostiene el icono, Queda extasiado de amor el que reza. Cantan las voces en coros al cielo. Ama la madre al niño en su pecho. Rostro que espera la vuelta del hijo. Tiempo pasado en vela en invierno, Por ver si la lluvia rompe en tempero. Ofrenda creyente los pies en sendero, Manos alzadas orantes por todos, Diestra tendida sin decir el nombre. Horas de escucha los ojos atentos. Sube a lo alto la ofrenda de incienso En la ternura con el ser enfermo. Brota en el campo el trigo sembrado Ya no hay vacío en el tiempo desierto. El Todopoderoso, hombre se ha hecho, Ha dejado su Luz en el pesebre. A la materia llena de energía, Y ha remecido de esplendor el heno. ¡Es verdad que el mundo fue hecho bueno! La luz se apodera en noche cerrada, Todo es estrella que guía al portal, ¡Canta Epifanías el universo! 6 de enero, 2018

4 enero, 2018(0)

Pensamientos ante el belén Por el misterio de la Navidad, conocemos que el mundo no está abandonado a su suerte, todo responde a una Providencia. Por el Misterio de la Navidad, descubrimos la dignidad de todo ser humano, al extremo de sabernos imagen divina. Por el Misterio de la Navidad, se nos revela el amor que Dios nos tiene, según palabras de Jesús. Por el Misterio de la Navidad, todo adquiere sentido trascendente. Por el Misterio de la Navidad, cada uno podemos convertirnos en lugar histórico del acontecimiento, Dios quiere nacer en el interior de cada persona y convertirnos en casa suya. Por el Misterio de la Navidad, al hacerse Dios Niño menesteroso, se evidencia que toda ofrenda oculta, todo gesto secreto, humilde, pobre, amoroso recuperan valor insospechado. Por el Misterio de la Navidad, el silencio, la soledad, la noche, la intimidad, la sencillez, la sobriedad, la pobreza se convierten en el espacio querido por Dios para hacerse hombre. Por el Misterio de la Navidad, no hay ofrenda pequeña, ni gesto perdido, ni donación inútil, por discretos, anónimos, humildes que sean. Por el Misterio de la Navidad, nada de lo que exprese el corazón por amor es anónimo ante …

2 enero, 2018(0)

Solemos tener conciencia de privilegio cuando por una razón o por otra somos testigos de algo muy extraordinario, como puede ser ver un paisaje exótico, asistir a un concierto único, encontrarse con una persona importante, poder viajar a lugares de gran significación histórica, participar en algún encuentro decisivo para la vida personal o social… Desde esa perspectiva, he sentido el privilegio especial, el poder pasar la tarde y la Nochebuena en soledad, silencio, adoración, quietud, sosiego, sin sentir nostalgia, ni ansiedad por desear otras circunstancias. Encuentro que es privilegio pasar la Nochebuena en un recinto rural, donde el cielo deja ver las estrellas, y aunque el frío es recio, es mayor el calor que se siente en el interior, ante el acontecimiento que celebramos de Dios hecho Hombre. Decir Nochebuena para muchos es reunión familiar, desplazamientos, preparativos de agasajos, de regalos, de cena, en algunos casos por imperativo social. Sin duda que es un privilegio no sentir nostalgia de la luces de colores, de las rondas callejeras, de las relaciones sociales, de las ofertas del mercado… Esta quietud no es por huida o comodidad, sino por la misión de acompañar a una comunidad contemplativa, que celebra noche de vigilia, …

1 enero, 2018(0)

El Señor habló a Moisés: «Di a Aarón y a sus hijos, esta es la fórmula con la que bendeciréis a los hijos de Israel: “El Señor te bendiga y te proteja, ilumine su rostro sobre ti y te conceda su favor. El Señor te muestre su rostro y te conceda la paz” (Núm 6, 22-26). Bendecir a Dios Tobías: «Bendito seas, Dios misericordioso, | y bendito sea tu nombre por siempre; | que tus obras te bendigan por los siglos. (Tb 3, 11) «Bendito sea su gran nombre; | benditos todos sus santos ángeles. | Que su gran nombre nos proteja. (Tb 11, 24) Job: «Desnudo salí del vientre de mi madre y desnudo volveré a él. El Señor me lo dio, el Señor me lo quitó; bendito sea el nombre del Señor». (Job 1, 21) El salmista: “Bendito sea Dios, que no rechazó mi súplica | ni me retiró su favor” (67, 20). Bendito sea el Señor, Dios de Israel, | el único que hace maravillas; bendito por siempre su nombre glorioso; | que su gloria llene la tierra. |¡Amén, amén! (73, 18-19) Daniel: «Bendito eres, Señor, Dios de nuestros padres: | a ti gloria y alabanza …

25 diciembre, 2017(0)

Durante el tiempo de Adviento, y haciéndome eco de las profecías mesiánicas, en las se prefigura la venida del Señor con imágenes del desierto convertido en vergel, donde abundan los cedros, las acacias, los mirtos, los arrayanes, los olivos, los cipreses, los olmos, los enebros y los alerces (cf Is 41, 19), he ido presentando los diferentes árboles que aparecen en las Sagradas Escrituras como materia prima para la construcción del templo y para extraer los aromas preciosos con los que rendir culto al único Dios. Pienso que ha sido un acompañamiento un tanto original, aunque en la cultura cristiana se adornan la casa y las iglesias cada vez más con especies vegetales en el tiempo de Adviento, costumbre que culmina sobre todo con la introducción del árbol Navidad. Creía que ya era suficiente mi ofrecimiento. Además, pienso que en los días festivos se vive más ajeno a los medios de comunicación, y por tanto no parece necesario seguir con el envío de más consideraciones. Y cada vez que decidía cortar mis envíos, se me presentaba como una especie de llamada a continuar ofreciendo durante la Navidad nuevas imágenes, y sentía que bien podrían ser como eco de la …

25 diciembre, 2017(0)

Por el misterio de la Navidad, conocemos que el mundo no está abandonado a su suerte, todo responde a una Providencia. Por el Misterio de la Navidad, descubrimos la dignidad de todo ser humano, al extremo de sabernos imagen divina. Por el Misterio de la Navidad, se nos revela el amor que Dios nos tiene, según palabras de Jesús. Por el Misterio de la Navidad, todo adquiere sentido trascendente. Por el Misterio de la Navidad, cada uno podemos convertirnos en lugar histórico del acontecimiento, Dios quiere nacer en el interior de cada persona y convertirnos en casa suya. Por el Misterio de la Navidad, al hacerse Dios Niño menesteroso, se evidencia que toda ofrenda oculta, todo gesto secreto, humilde, pobre, amoroso recuperan valor insospechado. Por el Misterio de la Navidad, el silencio, la soledad, la noche, la intimidad, la sencillez, la sobriedad, la pobreza se convierten en el espacio querido por Dios para hacerse hombre. Por el Misterio de la Navidad, no hay ofrenda pequeña, ni gesto perdido, ni donación inútil, por discretos, anónimos, humildes que sean. Por el Misterio de la Navidad, nada de lo que exprese el corazón por amor es anónimo ante Dios. Quien llama por …

23 diciembre, 2017(0)

III Sábado de Adviento Monición El cielo se dispone a entregarnos el mejor don. La Virgen está a punto de dar a luz al Emmanuel. Por este motivo, los cristianos nos movemos a dar lo mejor de nosotros mismos. Los deseos de paz, de felicidad, de salud se esparcen por todos los medios. Es momento, sobre todo, de disponernos nosotros mismos para ser ofrenda agradable a Dios, por estar reconciliados con Él y con quienes convivimos, por ser instrumentos de paz y concordia. A Dios le agrada un corazón humilde, más que los sacrificios y las ofrendas costosas. “Un corazón sencillo Él no desprecia”. Texto bíblico “Y presentarán al Señor la ofrenda como es debido. Entonces agradará al Señor la ofrenda de Judá y de Jerusalén, como en los días pasados, como en los años antiguos.” Texto místico “Mi alma se ha empleado,/ y todo mi caudal, en su servicio;/ ya no guardo ganado,/ ni ya tengo otro oficio,/ que ya sólo en amar es mi ejercicio” (San Juan de la Cruz, Cántico Espiritual 28). Texto pontificio El patriarca Bartolomé “nos propuso pasar del consumo al sacrificio, de la avidez a la generosidad, del desperdicio a la capacidad de …

22 diciembre, 2017(0)

III Viernes de Adviento Monición Éstos son días en los que se acopian viandas para las fiestas. Los dulces aparecen en los postres, se brinda con buenos caldos y con ello se manifiesta la alegría familiar, que los cristianos sabemos que se funda en el nacimiento del Hijo de Dios en Belén. Sorprende que quien va a decir de sí mismo: “Yo soy el pan de vida”, nazca en el lugar que significa: “Casa del pan”. Y nazca de la Nazarena, la mujer artesana, arca y artesa de la flor de harina y de la hogaza sin levadura. El pan y el vino se convierten en sacramento, y al verlos ofrecidos por Ana, la madre de Samuel en la ofrenda de su hijo al Templo, contemplamos a María dándonos el fruto bendito de su vientre. Texto bíblico “Cuando Ana hubo destetado a Samuel, subió con él al templo del Señor, de Siló, llevando un novillo de tres años, una fanega de harina y un odre de vino.” Texto místico “En la interior bodega/ de mi Amado bebí, y cuando salía/ por toda aquesta vega,/ ya cosa no sabía;/ y el ganado perdí que antes seguía./ Allí me dio su …

21 diciembre, 2017(0)

III Jueves de Adviento Monición El tiempo pasa y se acerca la Nochebuena. La inmediatez del acontecimiento se describe poéticamente con imágenes bellísimas del bosque frondoso y de los campos florecidos. Las profecías envueltas en figuras vegetales pasan a la relación enamorada, y el encuentro de Dios con nosotros se representa como la relación de amado con amada, entre aromas y flores. La viña, el olivo y la higuera, dejan paso a las flores de la vega, al arrullo de la tórtola, al cántico del poema. Texto bíblico “¡Levántate, amada mía, hermosa mía, ven a mí! Porque ha pasado el invierno, las lluvias han cesado y se han ido, brotan flores en la vega, llega el tiempo de la poda, el arrullo de la tórtola se deja oír en los campos; apuntan los frutos en la higuera, la viña en flor difunde perfume. ¡Levántate, amada mía, hermosa mía, ven a mí!” Texto místico “De flores y esmeraldas,/ en las frescas mañanas escogidas,/ haremos las guirnaldas/ en tu amor florecidas/ y en un cabello mío entretejidas” (San Juan de la Cruz, Cántico Espiritual 30). Texto pontificio De ese modo, las criaturas de este mundo ya no se nos presentan como …

20 diciembre, 2017(0)

III Miércoles de Adviento Monición Nos acercamos al día santo de la Navidad. Las escenas evangélicas nos ofrecen los relatos, transmitidos, como dice Benedicto XVI, por la tradición familiar. Pocas escenas como la de la anunciación del Ángel a María corresponde a esa tradición. La Iglesia cree y canta diariamente, al alba, al mediodía y al atardecer el misterio de la concepción del Verbo de Dios en el seno de María sin concurso de varón. Los monjes han tomado la imagen de la zarza ardiente de Moisés, arbusto que arde y no se consume, como símbolo de la maternidad virgen de María. Parece extraño que invoquemos la zarza en el contexto del Adviento, y sin embargo, se puede contemplar como la paradoja del Creador, que envía a su Hijo para redimir el desierto y convertirlo en vergel, para que los abrojos y espinas se conviertan en redención. Texto bíblico “El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el Santo que va a nacer se llamará Hijo de Dios.” Texto místico “¡Ay, quién podrá sanarme!/ Acaba de entregarte ya de vero;/ no quieras enviarme de hoy más ya mensajero,/ que …

18 diciembre, 2017(0)

III Martes de Adviento Monición El tiempo de Adviento es propicio para disponernos interiormente a la fiesta de Navidad. Es buen momento de reconciliación y de practicar la generosidad. Suele ser costumbre en muchos pueblos el aguinaldo, y en algunos países los niños van de casa en casa y recogen grandes sumas de dinero para obras sociales. En el mundo judío, y también entre los cristianos, antes de las fiestas se suele invitar al ayuno, a cierta austeridad como preparación y llamada a ser conscientes. Estos preceptos se pueden interpretar como legalismo ascético, pero es bueno hacer higiene alimenticia. El texto que hoy se proclama describe lo que exige el ángel del Señor a la que será la madre del primer juez de Israel. En la simbología judía, la higuera representa la fidelidad a cuanto prescribe la ley. Texto bíblico “Ten cuidado de no beber vino ni licor, ni comer nada impuro, porque concebirás y darás a luz un hijo”. Texto místico “Buscando mis amores,/ iré por esos montes y riberas;/ ni cogeré las flores,/ni temeré las fieras,/ y pasaré los fuertes y fronteras” (San Juan de la Cruz, Cántico Espiritual). Texto pontificio “Espero también que en nuestros seminarios …

17 diciembre, 2017(0)

III Domingo de Adviento Monición Dentro de las imágenes utilizadas por los profetas para anunciar los tiempos mesiánicos, no solo se halla la enumeración de diferentes especies de árboles que vuelven a poblar el desierto que ha originado el pecado y lo convierten en el espacio frondoso del Edén, sino que también aparecen las flores y los aromas extraídos de las resinas de los árboles. Al igual que el Creador dispone el jardín primero para colocar en medio al hombre y a la mujer, así imaginan las Escrituras que sucederá también cuando venga el Mesías. Pero será el mismo Salvador quien restaure la Creación. Si miramos a los Evangelios, al inicio de su vida pública Jesús aparece tentado en el desierto, como lo fueron los primeros padres. Pero si la desobediencia volvió el Paraíso en desierto, la obediencia convirtió el desierto en huerto, y el huerto, en jardín. Y en la mañana de Pascua Jesucristo ofrecerá a su Padre la nueva creación. Texto bíblico “Como el suelo echa sus brotes, como un jardín hace brotar sus semillas, así el Señor hará brotar la justicia y los himnos ante todos los pueblos”. Textos místico Quedéme y olvidéme,/ el rostro recliné …

15 diciembre, 2017(0)

II Viernes de Adviento Monición Me ha ayudado mucho la explicación del papa Francisco acerca de la justicia y la misericordia. Entre nosotros a veces las vemos incompatibles, porque si somos misericordiosos, parece que faltamos a la justicia, y si aplicamos la ley, quizá sentimos que nos falta misericordia. Los salmos y los textos sagrados nos revelan que Dios es justo y misericordioso, que si su ira dura un instante, su bondad, de por vida. Y que Él puede hace compatible la justicia y la misericordia. Me ha ayudado a comprender que justicia significa confianza y que el hombre justo confía y se parece al árbol plantado junto a la corriente, que no teme la sequía porque lo riega la corriente que mana del santuario Texto bíblico “Será como un árbol plantado al borde de la acequia:/ da fruto en su sazón y no se marchitan sus hojas;/ y cuanto emprende tiene buen fin. Texto místico “La blanca palomica/ Al arca con el ramo se ha tornado,/ Y ya la tortolica/ Al socio deseado/ En las riberas verdes ha hallado” (Cántico Espiritual, 34). Texto pontificio “El agua potable y limpia representa una cuestión de primera importancia, porque es indispensable …

14 diciembre, 2017(0)

II Jueves de Adviento Monición Estamos cruzando el ecuador del tiempo de Adviento. La Palabra nos ofrece el paisaje más fascinante con toda clase de árboles en medio del desierto, transformado en oasis. Las imágenes contrapuestas del desierto y del lugar frondoso se emplean para señalar el cambio entre el tiempo de espera de la llegada del Mesías y el de su visita. Entre las distintas manifestaciones religiosas en este tiempo de preparación de la Navidad encontramos la llamada corona de Adviento, hecha con ramas de abeto, de pino, de laurel… En Alemania los presbiterios de las iglesias se pueblan de árboles de hoja perenne, representando la visión del profeta del desierto convertido en vergel. Texto bíblico “Yo, el Señor, les responderé; yo, el Dios de Israel, no los abandonaré. Alumbraré ríos en cumbres peladas; en medio de las vaguadas, manantiales; transformaré el desierto en estanque y el yermo en fuentes de agua; pondré en el desierto cedros, y acacias, y mirtos, y olivos; plantaré en la estepa cipreses, y olmos y alerces, juntos. Para que vean y conozcan, reflexionen y aprendan de una vez, que la mano del Señor lo ha hecho, que el Santo de Israel lo …

13 diciembre, 2017(0)

II Miércoles de Adviento Monición A poco que uno conozca las especies vegetales que pueblan el bosque, descubre la variedad de árboles y la armonía que ofrecen con su policromía, flora y fronda. Donde habito puedo contemplar el requejo, la sabina, el enebro, el pino, la encina, el roble, el marojo, el nogal, el abeto, el cedro, la tuya, el aligustre… ¡Cómo acompaña la contemplación de la naturaleza! No solo por su variedad y vegetación, sino por la certeza de que todo existe en razón de un proyecto de amor, de Aquel que hizo todo hermoso y bueno. Al acercarnos a la Navidad, los belenistas suele tomar de la naturaleza el musgo, la arena, el boj… para representar el paisaje bucólico del lugar donde nació Jesús, Palabra hecha carne, por Quien y para Quien se hizo todo. Texto bíblico “¿A quién podéis compararme, que me asemeje?”, dice el Santo. Alzad los ojos a lo alto y mirad: ¿quién creó aquello? El que cuenta y despliega su ejército y a cada uno lo llama por su nombre; tan grande es su poder, tan robusta su fuerza, que no falta ninguno”. Texto místico “He entrado en mi jardín, | hermana mía, …

12 diciembre, 2017(0)

II Martes de Adviento Monición Cuando se levanta el viento y mece las copas de los árboles, y si llega con fuerza cimbrea las ramas, cabe escuchar el aplauso de la naturaleza a su Creador. El bosque, aun sin la fuerza de la tormenta, en medio del silencio sumerge en una densidad de sentimientos profundos, y sorprendentemente, se escucha la elocuencia de los árboles. El poeta hace que canten y bendigan a su Creador todas las especies que repueblan los montes, y llega a sentir la embriaguez de los perfumes que exhalan, al tiempo que respira. Y todo ello se convierte en anuncio de la Palabra que habita la Creación y que tomará carne con el nacimiento del Hijo de Dios. Textos bíblico “Alégrese el cielo, goce la tierra,/retumbe el mar y cuanto lo llena;/ vitoreen los campos y cuanto hay en ellos,/aclamen los árboles del bosque,/ delante del Señor, que ya llega,/ ya llega a regir la tierra:/ regirá el orbe con justicia/ y los pueblos con fidelidad” (Sal 95). Texto místico “Gocémonos, Amado,/ y vámonos a ver en tu hermosura/ al monte y al collado,/ do mana el agua pura;/entremos más adentro en la espesura” (San Juan …

11 diciembre, 2017(0)

II Lunes de Adviento Introducción La esperanza se sostiene con la belleza y con las buenas formas. Los detalles en las relaciones humanas suavizan la convivencia. Cuando una casa mantiene el orden, la limpieza y el calor de hogar se hace acogedora. Las lecturas de este tiempo nos invitan a entrar en el recinto sagrado, en la comunión eclesial, en el santuario. No solo en el templo material, sino sobre todo dentro de nosotros mismos. Si la creación es revestida de tanta belleza, ¿qué es el hombre para que Dios se enamore de él y se haga uno de nosotros? Texto bíblico “Tiene la gloria del Líbano, la belleza del Carmelo y del Sarión. Ellos verán la gloria del Señor, la belleza de nuestro Dios” (Is 35, 2). Texto místico “Cuando tú me mirabas,/ su gracia en mí tus ojos imprimían:/ por eso me adamabas,/ y en eso merecían/ los míos adorar lo que en ti vían. No quieras despreciarme,/ que, si color moreno en mí hallaste,/ ya bien puedes mirarme/ después que me miraste,/ que gracia y hermosura en mí dejaste” (san Juan de la Cruz, Cántico Espiritual 32-33). Texto pontificio El Señor podía invitar a otros a …

10 diciembre, 2017(0)

II Domingo de Adviento Introducción Las estampas bucólicas, los paisajes remecidos de abundancia, el anuncio de noticias entrañables, se aúnan para augurar el tiempo de la visita de nuestro Dios. En la naturaleza creada hay árboles que reflejan el diálogo entre el cielo y la tierra, porque ascienden verticales y representan la aspiración de la humanidad por alcanzar la luz, la libertad y la justicia. Los árboles esbeltos tocan el cielo y nos elevan la mirada. En ellos cabe sentir el movimiento espiritual trascendente, el beso del cielo con la tierra. textos bíblico “La fidelidad brota de la tierra y la justicia mira desde el cielo. El Señor nos dará la lluvia, y nuestra tierra dará su fruto”. (Sal 84) Texto místico “Tras de un amoroso lance,/ y no de esperanza falto,/ volé tan alto, tan alto,/ que le di a la caza alcance” (San Juan de la Cruz, Poesías 6). Texto pontificio « Percibir a cada criatura cantando el himno de su existencia es vivir gozosamente en el amor de Dios y en la esperanza » (Conferencia de los Obispos Católicos de Japón, en Francisco, LS 85). El ciprés Crecí como cedro del Líbano, | como ciprés de …

9 diciembre, 2017(0)

I Sábado de Adviento Introducción Los primeros padres, por su desobediencia, fueron expulsados a una tierra baldía, de zarzas y abrojos, con la penosidad de comer el pan con el sudor de la frente y con el esfuerzo del trabajo. Las promesas mesiánicas rezuman abundancia no solo para el bienestar de las personas, sino que toda la creación se armoniza, y recupera la belleza, la fecundidad y feracidad primeras. Los árboles frondosos y las mieses maduras, los prados abundantes y los campos sembrados, se convierten en el paisaje que aventura bendición. Texto bíblico “Te dará lluvia para la semilla que siembras en el campo, y el grano de la cosecha del campo será rico y sustancioso; aquel día, tus ganados pastarán en anchas praderas; los bueyes y asnos que trabajan en el campo comerán forraje fermentado, aventado con bieldo y horquilla. En todo monte elevado, en toda colina alta, habrá ríos y cauces de agua el día de la gran matanza, cuando caigan las torres” (Is 30, 23ss). Texto místico “Mil gracias derramando,/ Pasó por estos sotos con presura,/ Y yéndolos mirando,/Con sola su figura/ Vestidos los dejó de su hermosura” (san Juan de la Cruz, Cántico Espiritual 5). …

8 diciembre, 2017(0)

A la Inmaculada Concepción No me duele reconocerte diferente. No me extraña que Dios te colmara de hermosura. No imagino que pudieras ser de otra manera, Tú, que fuiste escogida como entrañas divinas. ¿Por qué tendremos que pensar por nuestra cuenta? ¿Por qué no imaginarte en la mente del Creador? Si el que hizo todo, todo lo hizo bello, ¿Por qué dudar de que a ti te hiciera sin pecado? Parece que no es lógico si no eres como nosotros. Parece que es extraño tu ser inmaculado. Como si de nuestra esencia fuera no serlo, Como si no pudiera Dios hacerte colmada de hermosura. Virgen nazarena, mujer, esposa y madre. Virgen nazarena, humilde, discreta, oyente. La Palabra se ha hecho casa en tu seno. Dios se ha enamorado de tu inocencia. Tú te has convertido en nuestro estandarte. Gracias a ti la humanidad recupera la esperanza. Tú eres el puerto franco en nuestras zozobras. Tú eres la puerta de todas las profecías. Hoy me dejo mirar por tu semblante, Y me uno a quienes cantan tu misterio. Quiero ser del coro que enaltece tu historia Por gratitud sincera, y también interesada. Virgen Inmaculada, jardín de Dios. Virgen Inmaculada, artesa …

7 diciembre, 2017(0)

I Jueves de Adviento Introducción Las profecías mesiánicas se describen con imágenes de banquetes, de abundancia de bienes, como reconquista del paraíso, y como en la primera creación, será regalo de Dios, que se compadece de su pueblo. La Navidad tiene la correspondencia con un tiempo rico en sabores, en postres, cenas, mesas familiares, que debieran evocar la magnanimidad de Dios, quien nos deja saborear los dones de la tierra. Este tiempo es propicio para la generosidad solidaria. Crece la sensibilidad en favor de los que tienen menos. A la mesa de la creación están invitados todos. Texto bíblico Confiad siempre en el Señor, porque el Señor es la Roca perpetua (Is 26, 1-6). Texto místico Y luego a las subidas/ Cavernas de las piedras nos iremos,/ Que están bien escondidas,/ Y allí nos entraremos,/ Y el mosto de granadas gustaremos (San Juan de la Cruz, Cántico Espiritual 37). Texto pontificio “El amor, lleno de pequeños gestos de cuidado mutuo, es también civil y político, y se manifiesta en todas las acciones que procuran construir un mundo mejor. El amor a la sociedad y el compromiso por el bien común son una forma excelente de la caridad, que no …

6 diciembre, 2017(0)

I Miércoles de Adviento Introducción La mirada en silencio a la naturaleza extasía y deja sentir la presencia del que lo habita todo, lo penetra todo, lo invade todo. Quien se atreve a adentrarse en la espesura de los bosques advierte el abrazo sobrecogedor que le penetra el alma. Es tiempo de abismarse, de recibir el anuncio que nos ofrece de manera permanente la creación buena y bella, y descubrir que la bondad permanece entre nosotros, al contemplar el comportamiento armónico de las distintas especies. ¡Cómo ayuda a comprender la comunión en la diversidad la policromía del bosque en otoño! El bosque es hospitalario, siempre es posible encontrar alivio al hambre y a la sed cuando se conocen las especies comestibles. Texto bíblico Aquel día, el Señor de los ejércitos preparará para todos los pueblos, en este monte, un festín de manjares suculentos, un festín de vinos de solera; manjares enjundiosos, vinos generosos (Is 25, 6). Texto místico “En la interior bodega/ De mi Amado bebí, y cuando salía/ Por toda aquesta vega,/ Ya cosa no sabía,/ Y el ganado perdí que antes seguía” (San Juan de la Cruz, Cántico Espiritual 26). Texto pontificio “… sabemos que se desperdicia …

6 diciembre, 2017(0)

I Miércoles de Adviento Introducción La mirada en silencio a la naturaleza extasía y deja sentir la presencia del que lo habita todo, lo penetra todo, lo invade todo. Quien se atreve a adentrarse en la espesura de los bosques advierte el abrazo sobrecogedor que le penetra el alma. Es tiempo de abismarse, de recibir el anuncio que nos ofrece de manera permanente la creación buena y bella, y descubrir que la bondad permanece entre nosotros, al contemplar el comportamiento armónico de las distintas especies. ¡Cómo ayuda a comprender la comunión en la diversidad la policromía del bosque en otoño! El bosque es hospitalario, siempre es posible encontrar alivio al hambre y a la sed cuando se conocen las especies comestibles. Texto bíblico Aquel día, el Señor de los ejércitos preparará para todos los pueblos, en este monte, un festín de manjares suculentos, un festín de vinos de solera; manjares enjundiosos, vinos generosos (Is 25, 6). Texto místico “En la interior bodega/ De mi Amado bebí, y cuando salía/ Por toda aquesta vega,/ Ya cosa no sabía,/ Y el ganado perdí que antes seguía” (San Juan de la Cruz, Cántico Espiritual 26). Texto pontificio “… sabemos que se desperdicia …

5 diciembre, 2017(0)

I Martes de Adviento Introducción Entre las imágenes proféticas, que aluden a los tiempos mesiánicos se presenta el árbol genealógico, el tronco de Jesé, del que desciende la casa de David, y de esta casa nacerá el Mesías. La presencia del árbol atraviesa la Biblia, desde el que plantó el Creador en el Paraíso, al árbol de la Cruz. Los místicos, que ven la realidad con los ojos de Dios y la escuchan con el oído del corazón, cuando tocan la madera sienten la vibración de la Historia de Salvación, llevada a término sobre el árbol levantado en el Calvario. Texto bíblico “Aquel día, brotará un renuevo del tronco de Jesé, y de su raíz florecerá un vástago” (Is 11, 1). Textos místico “Debajo del manzano/ Allí conmigo fuiste desposada,/ Allí te di la mano,/Y fuiste reparada/ Donde tu madre fuera violada” (San Juan de la Cruz, Cántico Espiritual 23). Textos pontificio Hay un secreto sutil en cada uno de los movimientos y sonidos de este mundo. Los iniciados llegan a captar lo que dicen el viento que sopla, los árboles que se doblan, el agua que corre, las moscas que zumban, las puertas que crujen, el canto de …

4 diciembre, 2017(0)

Comenzamos una tanda de Meditaciones para el Adviento. I Lunes de Adviento A Introducción Las profecías mesiánicas se colman de imágenes intuitivas para indicar que el desierto se transformará en fresquedal y el yermo en pradera. Por esta visión, en el altar de Buenafuente, cada día, las monjas ofrecen una pequeña rama de planta de hoja perenne para adelantar lo que supone la Navidad como recreación nueva y buena. El adviento nos invita a observar que hasta lo más humilde es elevado a creatura que contiene la virtualidad de la gloria de Dios. San Máximo el Confesor llega a afirmar: “Dios hecho materia, para que la materia se divinice”. Hoy contemplamos la acacia, árbol duro, que se encuentra en los desiertos; de su madera se construyó el Arca de la Alianza. A su vez, María es considerada como nueva Arca de la Alianza porque lleva en su seno al Salvador, y bien se le puede cantar el salmo: “A acacia huelen tus vestidos”. Texto bíblico “Al final de los días estará firme el monte de la casa del Señor, en la cima de los montes, encumbrado sobre las montañas. De las espadas forjarán arados, de las lanzas, podaderas” (Is …

25 noviembre, 2017(0)

XXXIV Domingo del Tiempo Ordinario “A” (Ez 34, 11-12.15-17; Sal 22; 1Cor 15, 20-26.28; Mt 25, 31-46) Cristo Rey: Pastor de nuestras almas Texto evangélico “Cuando venga en su gloria el Hijo del Hombre y todos los ángeles con él, se sentará en el trono de su gloria. Como un pastor separa las ovejas de las cabras, pondrá las ovejas a su derecha y las cabras a su izquierda.” Texto profético Yo mismo en persona buscare a mis ovejas siguiendo su rastro. Buscaré las ovejas perdidas, haré volver las descarriadas, vendaré a las heridas, curaré a las enfermas; a las gordas y fuertes las guardaré y las apacentaré debidamente. Textos sálmico El Señor es mi pastor, nada me falta: en verdes praderas me hace recostar. Texto patrístico “Ciertamente que, si existen buenas ovejas, habrá también buenos pastores, pues de entre las buenas ovejas salen los buenos pastores. Pero hay que decir que todos los buenos pastores son, en realidad, como miembros del único pastor y forman una sola cosa con él. Cuando ellos apacientan, es Cristo quien apacienta” (San Agustín). Texto místico Mi alma se ha empleado,/y todo mi caudal en su servicio;/ya no guardo ganado,/ ni ya tengo …

12 noviembre, 2017(0)

  (Sab 6,12-16; Sal 62; 1Tes 4, 13-18; Mt 25, 1-13) Textos evangélico “A medianoche se oyó una voz: «¡Que llega el esposo, salid a recibirlo!»” Textos sapiencial Radiante e inmarcesible es la sabiduría; fácilmente la ven los que la aman y la encuentran los que la buscan. Quien temprano la busca no se fatigará, pues a su puerta la hallará sentada. Texto sálmico Oh Dios, tú eres mi Dios, por ti madrugo, mi alma está sedienta de ti; mi carne tiene ansia de ti, como tierra reseca, agotada, sin agua. Texto patrístico ¡Cuán dichosos son los criados a quienes el Señor, al llegar, los encuentra en vela! Feliz aquella vigilia en la cual se espera al mismo Dios y Creador del universo, que todo lo llena y todo lo supera. ¡Ojalá se dignara el Señor despertarme del sueño de mi desidia, a mí, que, aun siendo vil, soy su siervo! (San Columbano) Texto místico “En la noche dichosa,/ en secreto, que nadie me veía,/ ni yo miraba cosa,/ sin otra luz ni guía/ sino la que en el corazón ardía.  Aquésta me guiaba/ más cierta que la luz del mediodía, /adonde me esperaba/ quien yo bien me sabía,/en …

22 octubre, 2017(0)

  (Is 45, 1.4-6; Sal 95; 1Tes 1, 1-5; Mt 22, 15-21) Texto profético “Yo soy el Señor y no hay otro; fuera de mí no hay dios. Te pongo la insignia, aunque no me conoces, para que sepan de Oriente a Occidente que no hay otro fuera de mí. Yo soy el Señor y no hay otro.” Texto sálmico “Los dioses de los gentiles son apariencia, mientras que el Señor ha hecho el cielo.” Texto Evangélico “Pagadle al César lo que es del César, y a Dios lo que es de Dios.” Texto patrístico “Al solo Dios invisible, Padre de la verdad, que nos ha enviado al Salvador y Autor de nuestra incorruptibilidad por el cual nos ha dado también a conocer la verdad y la vida celestial, a él sea la gloria por los siglos de los siglos Amén” (Texto anónimo del siglo II). Texto místico Tú eres santo, Señor Dios único, que haces maravillas. Tú eres fuerte, tú eres grande, tú eres Altísimo. Tú eres Rey omnipotente. Tú eres Padre santo, Rey del cielo y de la tierra. Tú eres Trino y Uno, Señor Dios de los dioses. Tú eres el Bien, todo el Bien, el …

15 octubre, 2017(0)

(Is 25, 6-10ª; Sal 22; Flp 4, 12-14. 19-20; Mt 22, 1-14) Texto profético “Preparará el Señor de los Ejércitos para todos los pueblos, en este monte, un festín de manjares suculentos, un festín de vinos de solera; manjares enjundiosos, vinos generosos.” Texto sálmico “Preparas una mesa ante mí, enfrente de mis enemigos; me unges la cabeza con perfume, y mi copa rebosa.” Texto apostólico “Mi Dios proveerá a todas vuestras necesidades con magnificencia”. Texto evangélico “Los criados salieron a los caminos y reunieron a todos los que encontraron, malos y buenos. La sala del banquete se llenó de comensales.” Texto patrístico Acerquémonos y saciémonos. ¿Quiénes se acercaron sino los mendigos, los débiles, los cojos y los ciegos? No vinieron los ricos sanos, quienes creían que andaban bien y que tenían la vista  despierta,  es  decir,  los  que  presumían  mucho  de  sí  y,  por  lo  mismo, casos   más   desesperados   cuanto   más   soberbios.   Vengan,   pues,   los mendigos,  ya  que  invita  el  que  siendo  rico  se  hizo  pobre  por  nosotros,  para que  los  mendigos  nos  enriqueciéramos  con  su  pobreza.  Vengan  los  débiles,  porque  no  necesitan  del  médico  los  sanos,  sino  los  enfermos.  Vengan  los  cojos  diciéndole:  ‘Endereza  mis  pasos  conforme  a …

8 octubre, 2017(0)

  (Is 5, 1-7; Sal 79; Flp 4, 6-9; Mt 21, 33-43) Texto evangélico “Llegado el tiempo de la vendimia, envió sus criados a los labradores para percibir los frutos que le correspondían.” Texto profético “Mi amigo tenía una viña en fértil collado. La entrecavó, la descantó y plantó buenas cepas; construyó en medio una atalaya y cavó un lagar. Y esperó que diese uvas, pero dio agrazones.” Texto sálmico “Sacaste, Señor, una vid de Egipto, expulsaste a los gentiles, y la trasplantaste. Extendió sus sarmientos hasta el mar y sus brotes hasta el Gran Río.” Texto patrístico “Efectivamente, la Iglesia es como una vid que crece y se difunde por doquier; mientras que las ovejas descarriadas son como sarmientos inútiles, cortados a causa de su esterilidad por la hoz del labrador, no para destruir la vid, sino para purificarla. Los sarmientos aquellos, allí donde fueron podados, allí se quedan. La vid, en cambio, sigue creciendo por todas partes, sin ignorar ni uno solo de los sarmientos que permanecen en ella, de los que junto a ella quedaron podados” (San Agustín). Texto místico “Levántate, amada mía, | hermosa mía, y vente». Paloma mía, en las oquedades de la roca, …

1 octubre, 2017(0)

(Ez 18, 25-28; Sal 24; Flp 2, 1-11; Mt 21, 28-32) Texto evangélico “Os aseguro que los publicanos y las prostitutas os llevan la delantera en el camino del Reino de Dios”. Texto profético “Cuando el malvado se convierte de la maldad que hizo, y practica el derecho y la justicia, él mismo salva su vida. Si recapacita y se convierte de los delitos cometidos, ciertamente vivirá y no morirá.” Texto del salterio “El Señor es bueno y es recto y enseña el camino a los pecadores; hace caminar a los humildes con rectitud, enseña su camino a los humildes”. Texto patrístico El séptimo grado de humildad consiste en que uno no sólo diga con la lengua que es el inferior y el más vil de todos, sino que también lo crea con el más profundo sentimiento del corazón, humillándose y diciendo con el Profeta: “Soy un gusano y no un hombre, oprobio de los hombres y desecho de la plebe. He sido ensalzado y luego humillado y confundido”. Y también: “Es bueno para mí que me hayas humillado, para que aprenda tus mandamientos” (SAN BENITO, Regla 51). Texto místico “¡Siempre la humildad delante, para entender que no han …

24 septiembre, 2017(0)

(Is 55, 6-9; Sal 144; Flp 1, 20c-24.27ª; Mt 20, 1-16) Texto Evangélico “Id también vosotros a mi viña.” Texto profético “Buscad al Señor mientras se le encuentra, invocadlo mientras está cerca.” Texto sálmico “Cerca está el Señor de los que lo invocan, de los que lo invocan sinceramente.” Texto patrístico “En lo que pecaba yo entonces era en buscar en mí mismo y en las demás criaturas, no en Él, los deleites, grandezas y verdades, por lo que caía luego en dolores, confusiones y errores” (San Agustín). Señor, si no estás aquí, ¿dónde te buscaré estando ausente? Si estás por doquier, ¿cómo no descubro tu presencia? Cierto es que habitas en una claridad inaccesible, pero ¿dónde se halla esa inaccesible claridad? ¿Quién me conducirá hasta allí para verte en ella? Y luego, ¿con qué señales, bajo qué rasgos te buscaré? Nunca jamás te vi, Señor, Dios mío; no conozco tu rostro… Enséñame a buscarte y muéstrate a quien te busca, porque no puedo ir en tu busca a menos que Tú me enseñes, y no puedo encontrarte si Tú no te manifiestas. Deseando te buscaré, te desearé buscando, amando te hallaré, y encontrándote te amaré (San Anselmo). Texto …

19 septiembre, 2017(0)

“Los ojos orgullosos serán humillados, será doblegada la arrogancia humana; solo el Señor será exaltado. Será doblegado el orgullo del mortal,  será humillada la arrogancia humana;  solo el Señor será exaltado en aquel día” (Is 2, 11.17). “A este Jesús lo resucitó Dios, de lo cual todos nosotros somos testigos. Exaltado, pues, por la diestra de Dios y habiendo recibido del Padre la promesa del Espíritu Santo, lo ha derramado” (Act 2, 32-33). “El Dios de nuestros padres resucitó a Jesús, a quien vosotros matasteis, colgándolo de un madero.  Dios lo ha exaltado con su diestra, haciéndolo jefe y salvador, para otorgar a Israel la conversión y el perdón de los pecados” (Act 5, 30-31). Signados con la Cruz Lo primero que hacen el sacerdote, padres y padrinos, en la ceremonia del bautismo, es signar al bautizando con la Cruz, y desde ese momento la persona queda marcada con la señal del Cristo, como pertenencia suya, miembro del rebaño del Buen Pastor.    Ungidos con la Cruz En el bautismo y en la confirmación: En los sacramentos del Bautismo, Confirmación, Ministerio Ordenado y Unción de enfermos, somos ungidos con el óleo santo y con el crisma sagrado, por los que …

16 septiembre, 2017(0)

Tradicionalmente se contemplan siete motivos por los que la Virgen María sufrió especialmente. Algunos de ellos fundados en los Evangelios, otros como creación de la piedad popular. Al meditar en los motivos que más le pudieron hacer sufrir a la Madre de Jesús, he ampliado hasta diez los momentos o circunstancias en los que la Nazarena se vio especialmente asociada a los dolores de su Hijo. Primer dolor: Contemplo lo que pudo suponer en la joven María el quedarse en estado, sin concurso de varón, al imaginar las dudas de su esposo san José. “María, su madre, estaba desposada con José y, antes de vivir juntos, resultó que ella esperaba un hijo por obra del Espíritu Santo. José, su esposo, como era justo y no quería difamarla, decidió repudiarla en privado” (Mt 1, 18-19). Segundo dolor Este dolor, según la piedad popular sería el primero, con motivo de la profecía del anciano Simeón: Simeón los bendijo y dijo a María, su madre: «Este ha sido puesto para que muchos en Israel caigan y se levanten; y será como un signo de contradicción —y a ti misma una espada te traspasará el alma—» (Lc 2, 34-35). Tercer dolor El dolor …

10 septiembre, 2017(0)

XXIII Domingo del Tiempo Ordinario Ez 33,7-9; Sal 94; Rom 13, 8-10; Mt 18, 15-20   Texto evangélico “Si tu hermano peca, repréndelo a solas entre los dos. Si te hace caso, has salvado a tu hermano.” Texto profético “Si tú pones en guardia al malvado para que cambie de conducta y no cambia de conducta, él morirá por su culpa, pero tú has salvado la vida”. Texto apostólico “Ninguna corrección resulta agradable en el momento, sino que duele; pero luego produce fruto apacible de justicia a los ejercitados en ella” (Hbr 12, 11). Texto patrístico “Pero, ¿cómo podríamos corregir a nuestros hermanos nosotros, que descuidamos incluso nuestra propia vida? Entregados a las cosas de este mundo, nos vamos volviendo tanto más insensibles a las realidades del espíritu, cuanto mayor empeño ponemos en interesarnos por las cosas visibles” (San Gregorio Magno). Texto místico “Lo que Jesús censura no son los trabajos de Marta. A trabajos como ésos se sometió humildemente su divina Madre durante toda su vida, pues tenía que preparar la comida de la Sagrada Familia. Lo único que Jesús quisiera corregir es la inquietud de su ardiente anfitriona.” (Santa Teresa del Niño Jesús, Historia de un Alma, …

20 agosto, 2017(0)

XX Domingo del T.O. “A” Liturgia de la Palabra (Is 56, 1.6-7; Sal 66; Rom 11, 13-15.29-32; Mt 15,21-28) Texto Evangélico “Entonces una mujer cananea, saliendo de uno de aquellos lugares, se puso a gritarle: –Ten compasión de mí, Señor, Hijo de David. Mi hija tiene un demonio muy malo” (Mt 15, 21-22). Texto Profético “Mi casa es casa de oración y así la llamarán todos los pueblos (Is 56, 7). Texto apostólico “Dios nos encerró a todos en desobediencia para tener misericordia de todos”. (Rom 11, 32). Texto sálmico “Oh Dios, que te alaben los pueblos, que todos los pueblos te alaben. Que Dios nos bendiga; que le teman hasta los confines del orbe” (Sal 66). Texto patrístico “Él es el verdadero pacífico que unió en su persona el pueblo de los creyentes que provenían de la circuncisión, y el pueblo de los creyentes que provenían de la gentilidad incircuncisa; de ambos pueblos hizo una sola Iglesia, de la que es piedra angular, y por esto es el verdadero pacífico” (San Agustín). Texto conciliar “Por ser Cristo luz de las gentes, este sagrado Concilio, reunido bajo la inspiración del Espíritu Santo, desea vehementemente iluminar a todos los hombres …

30 julio, 2017(0)

XVII Domingo del Tiempo Ordinario “A” “Al Señor le agradó que Salomón hubiera pedido aquello y Dios le dijo: te doy un corazón sabio e inteligente como no lo ha habido antes ni lo habrá después de ti” (1Re 3, 12). La voluntad de Dios “Hijo mío, conserva mis palabras, guarda como tesoro mis mandatos; conserva mis mandatos y vivirás, mi enseñanza como la niña de tus ojos. Átalos a tus dedos, grábalos en tu corazón” (Pro 7, 1-2). La amistad “Un amigo fiel es un refugio seguro, y quien lo encuentra ha encontrado un tesoro. Un amigo fiel no tiene precio y su valor es incalculable” (Ecco 6, 1-15). El reino de Dios “El Reino de los Cielos se parece a un tesoro escondido en el campo: el que lo encuentra, lo vuelve a esconder, y, lleno de alegría, va a vender todo lo que tiene y compra el campo” (Mt 13, 44). “Haceos tesoros en el cielo, donde no hay polilla ni carcoma que los roen, ni ladrones que abren boquetes y roban. Porque donde está tu tesoro, allí estará tu corazón. No podéis servir a Dios y al dinero. Buscad sobre todo el reino de Dios …

23 julio, 2017(0)

  MANDAMIENTO PRINCIPAL El Señor es nuestro Dios, el Señor es uno solo.  Amarás, pues, al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas (Dt 6, 4-5). PRINCIPIO DE SABIDURÍA “No hay más Dios que tú, que cuidas de todo, para demostrar que no juzgas injustamente” (Sb 12, 13). ORACIÓN DEL SALMISTA “Grande eres tú y haces maravillas, tú eres el único Dios” (Sal 85). APOTEGMA EVANGÉLICO “Entonces los justos brillarán como el sol en el Reino de su Padre. El que tenga oídos, que oiga” (Mt 13, 43). TEXTO PATRÍSTICO “Enmudezcan, pues, aquí las deudas contraídas por la humana naturaleza, pues ya perecieron en Adán, y reine por siempre esta gracia de Dios, que ya reina por medio de Jesucristo, Señor nuestro, único Hijo de Dios y único Señor” (San Agustín). TEXTO MÍSTICO “Nada te turbe, nada te espante, quien a Dios tiene nada le falta, solo Dios basta” (Santa Teresa). CONFESIÓN “Creo en un solo Dios, Padre todopoderoso…” CONSIDERACIÓN Los que han creído en Dios nos manifiestan la mayor sabiduría, la de cruzar esta vida con la mayor libertad interior, por no perecer en ningún deísmo, no permanecer sujeto …

2 julio, 2017(0)

  En tiempo de los patriarcas «Señor mío, si te he caído en gracia, ea, no pases de largo cerca de tu servidor. Ea, que traigan un poco de agua y lavaos los pies y recostaos bajo este árbol, que yo iré a traer un bocado de pan, y repondréis fuerzas». Dijeron ellos: «Hazlo como has dicho» (Gen 18, 3-5). En tiempo de los profetas -Me consta que ese hombre de Dios es un santo; con frecuencia pasa por nuestra casa. Vamos a prepararle una habitación pequeña, cerrada, en el piso superior; le ponemos allí una cama, una mesa, una silla y un candil y así cuando venga a visitarnos se quedará aquí (1Re 4,14-15). En el salterio Dichoso el que se apiada y presta (Sal 112, 6) Evangelio “El que dé a beber, aunque no sea más que un vaso de agua fresca a uno de estos pobrecillos, sólo porque es mi discípulo, no perderá su paga, os lo aseguro” (Mt, 10,42). Primeros cristianos “Todos los creyentes vivían unidos y tenían todo en común; vendían sus posesiones y sus bienes y repartían el precio entre todos, según la necesidad de cada uno” (Act 2, 44-45). Los Padres ¿De …

18 junio, 2017(0)

Jesucristo, creo que estás realmente presente bajo el velo de las especies del pan y del vino consagrados. Con tu ocultamiento, me permites permanecer delante de ti sin rubor a pesar de mi pobreza. Cuando acudo a estar contigo, me pregunto si debo mantener algún discurso, y prefiero permanecer en silencio, sabiendo que Tú me miras y que te agrada mi opción de perseverar ante ti. Aunque no sé si esto es un argumento cómodo. Sé que en otros muchos momentos actúo de manera emancipada o distraída, y me exijo a mí mismo que al menos el tiempo de estancia en adoración frente a tu presencia sacramental sea un tiempo gratuito, conscientemente ofrecido, como respuesta a la paciencia que tienes conmigo cuando me disperso. Si en el tiempo de adoración, no percibo sentimientos consoladores, me digo a mí mismo que así es más pura mi estancia, porque no la mantengo por la consolación que siento. Estoy convencido de la gran ganancia que obtengo cuando te ofrezco el obsequio de estar en adoración solo por ti. Creo, y no me equivoco, que nunca te gano en generosidad, y si aparentemente puede parecer que mi tiempo de adoración es gratuito, pasados …

15 junio, 2017(0)

Profecía eucarística “Entonces Melquisedec, rey de Salem, sacerdote del Dios altísimo, sacó pan y vino, y le bendijo diciendo: «Bendito sea Abrán por el Dios altísimo, creador de cielo y tierra” (Gn 14, 18-20). Providencia divina “Los hijos de Israel comieron maná durante cuarenta años hasta que llegaron a tierra habitada; comieron maná hasta atravesar la frontera de la tierra de Canaán” (Ex 16, 35). Personalización humana «En verdad, en verdad os digo: no fue Moisés quien os dio pan del cielo, sino que es mi Padre el que os da el verdadero pan del cielo. Porque el pan de Dios es el que baja del cielo y da vida al mundo». Entonces le dijeron: «Señor, danos siempre de este pan». Jesús les contestó: «Yo soy el pan de vida. El que viene a mí no tendrá hambre” (Jn 6,31-35). Institución de la Eucaristía “El Señor Jesús, en la noche en que iba a ser entregado, tomó pan y, pronunciando la Acción de Gracias, lo partió y dijo: «Esto es mi cuerpo, que se entrega por vosotros. Haced esto en memoria mía». Lo mismo hizo con el cáliz, después de cenar, diciendo: «Este cáliz es la nueva alianza en …

12 junio, 2017(0)

          Entrevista realizada por Vida Nueva, sobre la Vida           Contemplativa, al P. Angel Moreno.   1.- ¿Qué aporta hoy la vida contemplativa a un mundo marcado por la prisa, la inmediatez y lo efímero? Una forma distinta de vivir, dando prioridad al ser más que al hacer. Una opción de libertad, por lo que significa su opción de vida un tanto contracultural. Una llamada de atención a quienes consumen primeras noticias, al vivir en la novedad de lo permanente. 2.- ¿Es actual la vocación contemplativa? Frente a una cierta crisis en la vida contemplativa “clásica”, asistimos al florecimiento de nuevas comunidades que arrastran a numerosas jóvenes. ¿A qué se debe esto? La vida contemplativa está en el ser mismo de la persona, pertenece al misterio antropológico, a la individualidad sagrada, a la vocación personal, que aparece ya al comienzo de la Creación, cuando Dios puso al hombre en medio de jardín; cuando pidió a Moisés que subiera él solo al Monte Sinaí; cuando el profeta Elías se retiró el solo al monte Horeb, y paso el huracán, el terremoto, el incendio, y solo cuando sintió una brisa suave escuchó la voz de Dios. El ser humano busca, y los …

4 junio, 2017(0)

“El espíritu del Señor ha hablado por mí, su palabra ha llenado mi lengua. El Dios de Israel habló, la Roca de Israel me dijo: “El que gobierna al hombre justamente, el que gobierna con temor de Dios, es como luz mañanera, cuando sale el sol, una mañana sin nubes, cuando brilla por la lluvia la hierba de la tierra”. (2 Sam 23, 2-4) Vivir en la presencia divina “Buscó a Dios mientras vivió Zacarías, que lo había educado en el temor de Dios. Mientras buscó al Señor, Dios lo hizo prosperar” (2 Cr 26, 5). Actuar con honradez y limpieza de corazón “Actuaréis con temor del Señor, con honradez e integridad” (2 Cr 19, 9). Reconocimiento del único Dios “Todos los pueblos de la tierra se convertirán al verdadero temor de Dios; abandonarán a los ídolos que los condujeron al error y alabarán rectamente al Dios de los siglos” (Tb 14, 6). Establecidos en Dios “El temor del Señor es puro y eternamente estable” (Sal 18, 10) Conscientes de nuestra debilidad “Teniendo, pues, estas promesas, queridos, purifiquémonos de toda impureza de la carne o del espíritu, para ir completando nuestra santificación en el temor de Dios Dadnos cabida …

4 junio, 2017(0)

Observa cómo narran las Escrituras la creación del universo: “La tiniebla cubría la superficie del abismo, mientras el espíritu de Dios se cernía sobre la faz de las aguas” (Gn 1, 2). Y cómo el ser humano se convirtió en ser vivo: “Entonces el Señor Dios modeló al hombre del polvo del suelo e insufló en su nariz aliento de vida; y el hombre se convirtió en ser vivo” (Gn 2, 7). En ambos textos interviene el Espíritu de Dios, su hálito divino. Si la obra primera comenzó por la acción del Espíritu, Dios realizó la obra suprema por gracia del mismo Espíritu: “No temas, María, porque has encontrado gracia ante Dios. Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el Santo que va a nacer será llamado Hijo de Dios” (Lc 1, 30-35). Y Jesucristo consumó el proyecto de la Redención, entregando su espíritu: “Jesús, cuando tomó el vinagre, dijo: «Está cumplido». E, inclinando la cabeza, entregó el espíritu” (Jn 19, 30). María, la madre de Jesús, lo fue por gracia del …

1 junio, 2017(0)

Don de Consejo: Súplica del don “Busca el consejo de los sensatos; no desprecies los buenos consejos. Alaba al Señor Dios en todo tiempo, ruégale que oriente tu conducta” (Tb 4, 18-19). Frutos del don “Dichoso el hombre que no sigue el consejo de los impíos, ni entra por la senda de los pecadores, ni se sienta en la reunión de los cínicos; sino que su gozo es la ley del Señor, y medita su ley día y noche. Será como un árbol plantado al borde de la acequia: da fruto en su sazón y no se marchitan sus hojas; y cuanto emprende tiene buen fin” (Sal 1, 1-3). Recomendación “Escucha, hijo mío, los consejos de tu padre, no rechaces la instrucción de tu madre: pues serán diadema en tu cabeza, como una gargantilla en tu cuello. Hijo mío, no te dejes seducir, no accedas a gente sin escrúpulos” (Pro 1, 8-10). Consecuencia de seguir el consejo “Hijo mío, si aceptas mis palabras, si quieres conservar mis consejos, comprenderás lo que es temer al Señor |y alcanzarás el conocimiento de Dios” (Pro 1, 1.5). El mayor tesoro “Anillo de oro y collar de oro fino, |un sabio consejo a …

30 mayo, 2017(0)

“Concedió a los humanos días contados, y les dio autoridad sobre cuanto hay en la tierra. Les concedió participar de la inteligencia, y como séptima, la palabra intérprete de sus operaciones. Los llenó de ciencia y entendimiento” (Ecco 17, 2-6). Promesa mesiánica “Brotará un renuevo del tronco de Jesé, y de su raíz florecerá un vástago. Sobre él se posará el espíritu del Señor: espíritu de sabiduría y entendimiento, espíritu de consejo y fortaleza, espíritu de ciencia y temor del Señor. Lo inspirará el temor del Señor” (Is 11, 1-3). Don profético “Quien presuma, presuma de esto: de tener entendimiento y conocerme, de saber que yo soy el Señor” (Jr 9, 23). Mandamiento Principal «Muy bien, Maestro, sin duda tienes razón cuando dices que el Señor es uno solo y no hay otro fuera de él; y que amarlo con todo el corazón, con todo el entendimiento y con todo el ser, y amar al prójimo como a uno mismo vale más que todos los holocaustos y sacrificios» (Mc 12, 32-33). Signo Pascual “Les abrió el entendimiento para comprender las Escrituras” (Lc 24, 45). Intercesión “Por eso también nosotros, desde que nos enteramos, no dejamos de orar por vosotros …

30 mayo, 2017(0)

Súplica de Salomón “Por haberme pedido esto y no una vida larga o riquezas para ti, por no haberme pedido la vida de tus enemigos sino inteligencia para atender a la justicia, yo obraré según tu palabra: te concedo, pues, un corazón sabio e inteligente, como no ha habido antes de ti ni surgirá otro igual después de ti” (1Re 3, 11-12). Súplica del pecador “Mira, en la culpa nací, pecador me concibió mi madre. Te gusta un corazón sincero, y en mi interior me inculcas sabiduría” (Sal 50, 7-8). Promesa “Hijo mío, si aceptas mis palabras, si quieres conservar mis consejos, si prestas oído a la sabiduría y abres tu mente a la prudencia; si haces venir a la inteligencia y llamas junto a ti a la prudencia; si la procuras igual que el dinero y la buscas lo mismo que un tesoro, comprenderás lo que es temer al Señor y alcanzarás el conocimiento de Dios. Porque el Señor concede sabiduría, de su boca brotan saber e inteligencia” (Pro 2, 1-6). Jesús de Nazaret “Cuando cumplieron todo lo que prescribía la ley del Señor, se volvieron a Galilea, a su ciudad de Nazaret. El niño, por su parte, …

22 mayo, 2017(0)

Durante los días en los que estamos siendo acompañados por el paso de la imagen peregrina de la Virgen de Fátima, me he venido preguntando insistentemente ¿por qué se ha dejado ver Nuestra Señora a los pastorcitos ella sola, sin llevar al Niño Jesús en los brazos? Y me he sorprendido mucho más cuando he recordado el icono de la Virgen de Guadalupe, quien se mostró al indio Juan Diego, la visión que tuvo santa Catalina Labouré en la Rue du Bac, en París, las apariciones de la Virgen en Lourdes a la pequeña Bernadette, las que ocurrieron en la Salette, y últimamente en Medjugorje. En todos los casos, los videntes testimonian que Nuestra Señora se les muestra sin el Niño Jesús. Me he seguido preguntando: ¿Por qué se muestra así la Madre de Jesús, si la causa por la que es la Llena de Gracia, la Inmaculada, la Asunta al Cielo, la Coronada de gloria es su maternidad divina? ¡Y siempre se nos dice a Jesús por María! En el deseo de comprender la razón de estas visiones, he recurrido al texto del Apocalipsis, en el que se nos dice: “Un gran signo apareció en el cielo: una …

21 mayo, 2017(0)

  Texto profético “Si claman al Señor contra el opresor, él les enviará un salvador y defensor que los libere” (Is 19, 20). Texto evangélico “Yo le pediré al Padre que os dé otro Defensor que esté siempre con vosotros, el Espíritu de la verdad. El mundo no puede recibirlo porque no lo ve ni lo conoce; vosotros, en cambio, lo conocéis porque vive con vosotros y está con vosotros” (Jn 14, 16-18). Texto patrístico “Por esto el Señor prometió que nos enviaría aquel Defensor que nos haría capaces de Dios” (San Ireneo). Texto místico “Estaba un día, víspera del Espíritu Santo, después de misa. Fuime a una parte bien apartada, adonde yo rezaba muchas veces, y comencé a leer en un Cartujano esta fiesta. Y leyendo las señales que han de tener los que comienzan y aprovechan y los perfectos, para entender está con ellos el Espíritu Santo, leídos estos tres estados, parecióme, por la bondad de Dios, que no dejaba de estar conmigo, a lo que yo podía entender” (Santa Teresa, Vida 38, 9). Consideración Somos habitados por el Espíritu de Dios, regalo del Resucitado, que nos defiende de nosotros mismos y nos sugiere la dirección del …

14 mayo, 2017(0)

TEXTO PROFÉTICO “Moisés exclamó: «¡Muéstrame tu gloria!» Y él le respondió: «Yo haré pasar ante ti toda mi bondad y pronunciaré ante ti el nombre del Señor, pues yo me compadezco de quien quiero y concedo mi favor a quien quiero». Y añadió: «Pero mi rostro no lo puedes ver, porque no puede verlo nadie y quedar con vida». (Ex 33, 18-23) TEXTO EVANGÉLICO -“Señor, muéstranos al Padre y nos basta. Jesús le replica: -Hace tanto que estoy con vosotros, ¿y no me conoces, Felipe? Quien me ha visto a mí ha visto al Padre. ¿Cómo dices tú: «Muéstranos al Padre?» ¿No crees que yo estoy en el Padre y el Padre en mí?” (Jn 14, 8-9) TEXTO PATRÍSTICO “Yo soy vuestro perdón, soy la Pascua de salvación, soy el cordero degollado por vosotros, soy vuestra agua lustral, vuestra vida, vuestra resurrección, vuestra luz, vuestra salvación y vuestro rey. Puedo llevaros hasta la cumbre de los cielos, os resucitaré, os mostraré al Padre celestial, os haré resucitar con el poder de mi diestra” (S. Melitón de Sardes) TEXTO MÍSTICO “Vi a la Humanidad sacratísima con más excesiva gloria que jamás la había visto. Representóseme por una noticia admirable y …

11 mayo, 2017(0)

Texto profético: “Voy a congregar a todo Jacob, a reunir al resto de Israel. Los juntaré como ovejas en el aprisco, como rebaño en medio del prado” (Mq 2, 12). Texto evangélico “Yo soy la puerta: quien entre por mí sé salvará y podrá entrar y salir, y encontrará pastos” (Jn 10, 9). Texto patrístico “Yo soy el buen Pastor, que conozco a mis ovejas, es decir, que las amo, y las mías me conocen. Habla, pues, como si quisiera dar a entender a las claras: «los que aman vienen tras de mí». Pues el que no ama la verdad es que no la ha conocido todavía” (San Gregorio Magno). Texto místico Un pastorcico solo está penado, ajeno de placer y de contento, y en su pastora puesto el pensamiento, y el pecho del amor muy lastimado. No llora por haberle amor llagado, que no le pena verse así afligido, aunque en el corazón está herido; mas llora por pensar que está olvidado. Que sólo de pensar que está olvidado de su bella pastora, con gran pena se deja maltratar en tierra ajena, y el pecho del amor muy lastimado. (San Juan de la Cruz) Consideración Si el Señor, …

5 mayo, 2017(0)

5 DE MAYO, MARTES DE LA V SEMANA DE PASCUA (Act 14, 19-28¸ Sal 144; Jn 14, 27-31a) -«La paz os dejo, mi paz os doy; no os la doy yo como la da el mundo. Que no tiemble vuestro corazón ni se acobarde. Me habéis oído decir: “Me voy y vuelvo a vuestro lado.” (Jn 14, 27-28) ¡Cómo nos serena el saludo del Resucitado! La paz que nos ofrece Jesucristo es interior, profunda, estable, coincidente con el bien hacer, y compañera de la voluntad divina, fruto de la fe en quien es el dador de la paz suprema, la que no está a merced de circunstancias pasajeras, ni de las fluctuaciones emocionales. La paz de la Pascua es reconciliación, fruto del perdón divino, consecuencia de quien desea comenzar de nuevo y de dar crédito a las Escrituras, que afirman la verdad de Cristo resucitado entre nosotros. La paz del Resucitado está acompañada de su presencia real, sin disimular las heridas, ni evitar la pregunta sobre su persona: “Soy yo, no temáis”. La paz se pierde con el temor, con el miedo, por el recelo de que sobrevenga algún acontecimiento aciago, contrario al deseo. La paz se pierde por …

30 abril, 2017(0)

  Texto profético “Tobías salió a buscar un guía que conociera el camino de Media y lo acompañara. Nada más salir, se encontró con el ángel Rafael. Pero no sabía que era un ángel de Dios” (Tb 5, 4). texto Evangélico “Aquel mismo día, dos de ellos iban caminando a una aldea llamada Emaús, distante de Jerusalén unos sesenta estadios; iban conversando entre ellos de todo lo que había sucedido. Mientras conversaban y discutían, Jesús en persona se acercó y se puso a caminar con ellos. Pero sus ojos no eran capaces de reconocerlo” (Lc 24,13-15). Texto patrístico Durante estos días, el Señor se juntó, como uno más, a los dos discípulos que iban de camino y los reprendió por su resistencia a creer, a ellos, que estaban temerosos y turbados, para disipar en nosotros toda tiniebla de duda. Sus corazones, por él iluminados, recibieron la llamada de la fe y se convirtieron de tibios en ardientes, al abrirles el Señor el sentido de las Escrituras. En la fracción del pan, cuando estaban sentados con él a la mesa, se abrieron también sus ojos, con lo cual tuvieron la dicha inmensa de poder contemplar su naturaleza glorificada (San León …

24 abril, 2017(0)

Jesús resucitado: En los días de tu Pasión, se nos invitaba a asumir el papel de alguno de los personajes que figuraban en los relatos evangélicos. Cabía proyectarse en el Cirineo, en la Verónica, en Nicodemo, en José de Arimatea, en las mujeres que acompañaban a tu Madre… Aunque la personalización más real era la de sabernos causa de tus sufrimientos por culpa de nuestros pecados, negaciones y egoísmos… En tiempo de Pascua, la Liturgia nos ofrece las escenas en las que te ibas encontrando con tus discípulos, y ellos te iban reconociendo resucitado, aunque algunos se resistieron. ¡Cómo me gustaría ser uno de aquellos tuyos que corrieron temprano al sepulcro y fueron testigos de primera hora de tu resurrección! Las mujeres, Pedro, el discípulo amado tuvieron la primera noticia de que tu sepultura estaba vacía. Pero debo reconocer que estoy más cerca de los discípulos de Emaús, pues a menudo se apodera de mí el pensamiento negativo, la hipótesis fatal, y me asalta la tristeza, la duda, el cansancio en la espera, mientras se suceden acontecimientos que juzgo adversos. Me duele reconocerlo, pero también me siento proyectado en Tomás, quien por ser uno de los más aguerridos de …

23 abril, 2017(0)

Texto profético: “Él fue traspasado por nuestras rebeliones, triturado por nuestros crímenes. Nuestro castigo saludable cayó sobre él, sus cicatrices nos curaron” (Is 53, 5). Texto evangélico: “Uno de los soldados, con la lanza, le traspasó el costado, y al punto salió sangre y agua” (Jn 19, 34). “Dijo a Tomás: «Trae tu dedo, aquí tienes mis manos; trae tu mano y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente». Contestó Tomás: «¡Señor mío y Dios mío!». (Jn 20, 27-28). Texto patrístico: “Este madero, en el que el Señor, cual valiente luchador en el combate, fue herido en sus divinas manos, pies y costados, curó las huellas del pecado y las heridas que el pernicioso dragón había infligido a nuestra naturaleza” (San Teodoro Estudita). Texto místico: Aparecióme como otras veces y comenzóme a mostrar la llaga de la mano izquierda, y con la otra sacaba un clavo grande que en ella tenía metido. Parecíame que a vuelta del clavo sacaba la carne. Veíase bien el gran dolor, que me lastimaba mucho, y díjome que quien aquello había pasado por mí, que no dudase sino que mejor haría lo que le pidiese” (Vida 39). “Entonces representóseme por visión …

15 abril, 2017(0)

Texto profético “Así dice el Señor Dios: He aquí que yo abro vuestras tumbas; os haré salir de vuestras tumbas, pueblo mío, y os llevaré de nuevo al suelo de Israel. Sabréis que yo soy el Señor cuando abra vuestras tumbas y os haga salir de vuestras tumbas, pueblo mío. Infundiré mi espíritu en vosotros y viviréis; os estableceré en vuestro suelo, y sabréis que yo, el Señor, lo digo y lo haga, oráculo del Señor» (Ez 37, 12-14)- Texto evangélico “Salieron Pedro y el otro discípulo. Corrían los dos juntos, pero el otro discípulo corrió por delante más rápido que Pedro, y llegó primero al sepulcro. Se inclinó y vio las vendas en el suelo; pero no entró. Llega también Simón Pedro siguiéndole, entra en el sepulcro y ve las vendas en el suelo, y el sudario que cubrió su cabeza, no junto a las vendas, sino plegado en un lugar aparte. Entonces entró también el otro discípulo, el que había llegado el primero al sepulcro; vio y creyó, pues hasta entonces no habían comprendido que según la Escritura Jesús debía resucitar de entre los muertos” (Jn 20, 3-9). Texto patrístico “El Señor, siendo Dios, se revistió de …

14 abril, 2017(0)

Texto profético “Tu trono es de Dios para siempre jamás; un cetro de equidad, el cetro de tu reino; tú amas la justicia y odias la impiedad. Por eso Dios, tu Dios, te ha ungido con óleo de alegría más que a tus compañeros; mirra y áloe y casia son todos tus vestidos. Desde palacios de marfil laúdes te recrean. Hijas de reyes hay entre tus preferidas; a tu diestra una reina, con el oro de Ofir” (Sal 45). Texto evangélico Fue también Nicodemo – aquel que anteriormente  había ido a verle de noche – con una mezcla de mirra y áloe de unas cien libras. Tomaron el cuerpo de Jesús y lo envolvieron en vendas con los aromas, conforme a la costumbre judía de sepultar. En el lugar donde había sido crucificado había un huerto, y en el huerto un sepulcro nuevo, en el que nadie todavía  había sido depositado. Allí, pues, porque era el día de la Preparación de los judíos y el sepulcro estaba cerca, pusieron a Jesús. (Jn 19, 39-42). Texto patrísitico “¿Qué es lo que hoy sucede? Un gran silencio envuelve la tierra; un gran silencio porque el Rey duerme. La tierra tembló sobrecogida, …

13 abril, 2017(0)

  Texto profético “Ester se refugió en el Señor, presa de mortal angustia. Despojándose de sus magníficos  vestidos, se vistió de angustia y duelo. En vez de exquisitos perfumes, echó sobre su cabeza ceniza y suciedad, humilló su cuerpo hasta el extremo, encubrió, con sus desordenados cabellos la gozosa belleza de su cuerpo, y suplicó al Señor, Dios de Israel, diciendo: (*Ester 4:17-l) «Mi Señor y Dios nuestro, tú eres único. Ven en mi socorro, que estoy sola y no tengo socorro sino en ti, y mi vida está en peligro” (*Ester 4:17-m). Texto evangélico Cuando le vieron, quedaron sorprendidos, y su madre le dijo: «Hijo, ¿por qué nos has hecho esto? (Lc 2, 49). Junto a la cruz de Jesús estaban su madre y la hermana de su madre, María, mujer de Clopás, y María Magdalena. Jesús, viendo a su madre y junto a ella al discípulo a quien amaba, dice a su madre: «Mujer, ahí tienes a tu hijo». Luego dice al discípulo: «Ahí tienes a tu madre». Y desde aquella hora el discípulo la acogió en su casa. (Jn 19, 25-27). Texto patrístico “Éste es el que se encarnó en la Virgen, colgado del madero, sepultado …

13 abril, 2017(0)

Texto profético “Mi alma está colmada de desdichas, y mi vida está al borde del abismo; ya me cuentan con los que bajan a la fosa, soy como un hombre acabado: relegado entre los muertos, como los cadáveres que yacen en la tumba. Me has echado en lo profundo de la fosa, en las tinieblas del fondo” (Sal 89). Texto evangélico “Era ya cerca de la hora sexta cuando, al eclipsarse el sol, hubo oscuridad sobre toda la tierra hasta la hora nona. El velo del Santuario se rasgó por medio y Jesús, dando un fuerte grito, dijo: «Padre, en tus manos pongo mi espíritu» y, dicho esto, expiró” (Lucas 23, 44-46). Texto patrístico “Dormí en la cruz, y la lanza atravesó mi costado, por ti, que en el paraíso dormiste, y de tu costado diste origen a Eva. Mi costado ha curado el dolor del tuyo. Mi sueño te saca del sueño del abismo. Mi lanza eliminó aquella espada que te amenazaba en el paraíso”. (Autor anónimo) Texto místico “Mirad que importa esto mucho más que yo os sabré encarecer. Poned los ojos en el Crucificado y haráseos todo poco.” (Santa Teresa de Jesús, Moradas VII, 4, 8) …

11 abril, 2017(0)

  Texto profético «¿Y esas heridas que hay entre tus manos?», responderá: «Las he recibido en casa de mis amigos». (Is 13, 6) Texto evangélico Era la hora tercia cuando le crucificaron. Y los que pasaban por allí le insultaban, meneando la cabeza y diciendo: «¡Eh, tú!, que destruyes el Santuario y lo levantas en tres días, ¡sálvate a ti mismo bajando de la cruz!» Igualmente los sumos sacerdotes se burlaban entre ellos junto con los escribas diciendo: «A otros salvó y a sí mismo no puede salvarse. ¡El Cristo, el Rey de Israel!, que baje ahora de la cruz, para que lo veamos y creamos» (Mc 15, 25-32). Texto patrístico “… nosotros estábamos representados allí. Pues lo que de él colgó en la cruz era lo que había recibido de nosotros. Si no, ¿cómo es posible que, en un momento dado, Dios Padre aleje de sí y abandone a su único Hijo, que efectivamente no es sino un solo Dios con él? Y no obstante, al clavar nuestra debilidad en la cruz, donde, como dice el Apóstol, nuestro hombre viejo ha sido crucificado con él, exclamó con la voz de aquel mismo hombre nuestro: Dios mío, Dios mío; …

10 abril, 2017(0)

Texto profético “Cuando llegó José al lugar donde estaban sus hermanos, lo sujetaron, le quitaron la túnica, la túnica con mangas que llevaba puesta. Entonces tomaron la túnica de José, degollaron un cabrito y empaparon la túnica en la sangre. Luego enviaron la túnica con mangas a su padre con este recado: «Esto hemos encontrado, mira a ver si es la túnica de tu hijo o no». Él la reconoció y exclamó: «Es la túnica de mi hijo; una bestia lo ha devorado. Sin duda, José ha sido despedazado». (Gén 37, 23.31-33). Texto evangélico “Los soldados, cuando crucificaron a Jesús, cogieron su ropa, haciendo cuatro partes, una para cada soldado, y apartaron la túnica. Era una túnica sin costura, tejida toda de una pieza de arriba abajo. Y se dijeron: «No la rasguemos, sino echémosla a suerte, a ver a quién le toca». Así se cumplió la Escritura: «Se repartieron mis ropas y echaron a suerte mi túnica» (Jn 19,23-24). Texto patrístico “Así es como nosotros deberíamos prosternarnos a los pies de Cristo, no poniendo bajo sus pies nuestras túnicas o unas ramas inertes, que muy pronto perderían su verdor, su fruto y su aspecto agradable, sino revistiéndonos de …

9 abril, 2017(0)

  Texto profético “En ti, Señor, espero, | y tú me escucharás, Señor, Dios mío; esto pido: que no se alegren por mi causa; | que, cuando resbale mi pie, | no canten triunfo. Porque yo estoy a punto de caer, | y mi pena no se aparta de mí” (Sal 38, 16-18). Texto evangélico “Entonces lo llevó a Jerusalén y lo puso en el alero del templo y le dijo: «Si eres Hijo de Dios, tírate de aquí abajo, porque está escrito: “Ha dado órdenes a sus ángeles acerca de ti, para que te cuiden”, y también: “Te sostendrán en sus manos, para que tu pie no tropiece contra ninguna piedra”». Respondiendo Jesús, le dijo: «Está escrito: “No tentarás al Señor, tu Dios”» (Lc 4, 9-12). Texto patrístico “Nos acaban de leer que Jesucristo nuestro Señor se dejó tentar por el demonio. ¡Nada menos que Cristo tentado por el demonio! Pero en Cristo estabas siendo tentado tú, porque Cristo tenía de ti la carne, y de él procedía para ti la salvación; de ti procedía la muerte para él, y de él para ti la vida; de ti para él los ultrajes, y de él para ti los …

8 abril, 2017(0)

  Textos profético: “A los que queden en Sión y al resto en Jerusalén | los llamarán santos: todos los que en Jerusalén están inscritos para la vida. Cuando el Señor haya lavado la impureza de las hijas de Sión | y purificado la sangre derramada en Jerusalén” (Is 4, 3-4). Texto evangélico: Jesús se volvió hacia ellas y les dijo: «Hijas de Jerusalén, no lloréis por mí, llorad por vosotras y por vuestros hijos, porque mirad que vienen días en los que dirán: “Bienaventuradas las estériles y los vientres que no han dado a luz y los pechos que no han criado” (Lc 23, 28-29). Textos patrístico “Nosotros hemos de tomar parte en esta fiesta ritual de la Pascua en un sentido evangélico, y no literal, de manera perfecta, no imperfecta; no de forma temporal, sino eterna. Tomemos como nuestra capital, no la Jerusalén terrena, sino la ciudad celeste; no aquella que ahora pisan los ejércitos, sino la que resuena con las alabanzas de los ángeles” (San Gregorio Nacianceno). Texto místico “¿Por qué hemos de querer tantos bienes y deleites y gloria para sin fin, todos a costa del buen Jesús? ¿No lloraremos siquiera con las hijas de …

7 abril, 2017(0)

  Texto profético: “Con las dos manos sobre la cabeza del macho cabrío vivo, confesará sobre él las iniquidades y delitos de los hijos de Israel, todos sus pecados; se los echará encima de la cabeza al macho cabrío, y después, con el hombre designado para ello, lo mandará al desierto” (Lv 16, 21). Texto evangélico: “Entonces, Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto para ser tentado por el diablo. Y después de hacer ayuno de cuarenta días y cuarenta noches, al fin sintió hambre” (Mateo 4,1-2). Texto patrístico “«Dios mío, te invoco desde todos los confines de la tierra». Pero, ¿por qué ha invocado así? Porque tenía el corazón abatido. Con ello da a entender que el Señor se halla presente en todos los pueblos y en los hombres del orbe entero, con gran gloria, ciertamente, pero también rodeado de graves tentaciones. Pues nuestra vida en medio de esta peregrinación no puede estar sin tentaciones, ya que nuestro progreso se realiza precisamente a través de la tentación, y nadie se conoce a sí mismo si no es tentado, ni puede ser coronado si no ha vencido, ni vencer si no ha combatido, ni combatir si carece de …

7 abril, 2017(0)

  Texto Profético: “Moisés exclamó: «Muéstrame tu gloria». Y él le respondió: «Yo haré pasar ante ti toda mi bondad y pronunciaré ante ti el nombre del Señor, pues yo me compadezco de quien quiero y concedo mi favor a quien quiero». Y añadió: «Pero mi rostro no lo puedes ver, porque no puede verlo nadie y quedar con vida». (Ex 33, 18-20). Texto Evangélico Seis días más tarde, Jesús tomó consigo a Pedro, a Santiago y a su hermano Juan, y subió con ellos aparte a un monte alto. Se transfiguró delante de ellos, y su rostro resplandecía como el sol, y sus vestidos se volvieron blancos como la luz” (Mt 17, 1-2). Texto patrístico: “El Señor puso de manifiesto su gloria ante los testigos que había elegido e hizo resplandecer de tal manera aquel cuerpo suyo semejante al de todos los hombres, que su rostro se volvió semejante a la claridad del sol y sus vestiduras aparecieron blancas como la nieve. En aquella transfiguración se trataba sobre todo de alejar de los corazones de los discípulos el escándalo de la cruz, y evitar así que la humillación de la pasión voluntaria conturbara la fe de aquellos a …

4 abril, 2017(0)

Texto profético: “Mi alma llora de tristeza, consuélame con tus promesas” (sal 118, 28). texto Evangélico Simeón los bendijo y dijo a María, su madre: «Este ha sido puesto para que muchos en Israel caigan y se levanten; y será como un signo de contradicción 35 —y a ti misma una espada te traspasará el alma—, para que se pongan de manifiesto los pensamientos de muchos corazones». (Lc 2, 34-35) Textos patrístico: “Éste es el cordero que enmudecía y que fue inmolado; el mismo que nació de María, la hermosa cordera” (Melitón de Sardes). Texto místico: “No pienses, cuando ves a mi Madre que me tiene en los brazos, que gozaba de aquellos contentos sin grave tormento. Desde que le dijo Simeón aquellas palabras, la dio mi Padre clara luz para que viese lo que Yo había de padecer.” (Santa Teresa de Jesús, Relaciones 36, 1). Consideración: Jesús, ¿por qué permites tanto dolor para quien tanto te quiere? ¿Por qué alcanza la Cruz a tu madre, si a tus discípulos les has permitido evitar la prueba? “Por la entrañable misericordia de nuestro Dios, nos visita el sol que nace de lo alto”. “Para decir una palabra de aliento al …

3 abril, 2017(0)

  Texto profético “Mi alma está pegada al polvo: reanímame con tus palabras” (Sal 118, 25). Texto evangélico “Y adelantándose un poco, cayó rostro en tierra, y suplicaba así: «Padre, si es posible pase de mí esta copa, pero que no se haga como yo quiero, sino como quieres Tú».” (Mateo 26,39) Texto patrístico “Nuestro Dios y Salvador realizó su plan de salvar el hombre levantándolo de su caída y haciendo que pasara del estado de alejamiento, al que le había llevado su desobediencia, al estado de familiaridad con Dios. Éste fue el motivo de la venida de Cristo en la carne, de sus ejemplos de vida evangélica, de sus sufrimientos, de su cruz, de su sepultura y de su resurrección: que el hombre, una vez salvado, recobrara, por la imitación de Cristo, su antigua condición de hijo adoptivo” (San Basilio Magno). Texto místico “Veía que, aunque era Dios, que era hombre, que no se espanta de las flaquezas de los hombres, que entiende nuestra miserable compostura, sujeta a muchas caídas por el primer pecado que Él había venido a reparar.” (Santa Teresa de Jesús, Vida 37, 5). Consideración Jesús, si eres poderoso, si todo se ha hecho por …

2 abril, 2017(0)

  Texto profético: “Abrahán tomó la leña para el holocausto, se la cargó a su hijo Isaac” (Gén 22, 6). Texto Evangélico: Tomaron a Jesús, 17 y, cargando él mismo con la cruz, salió al sitio llamado «de la Calavera» (que en hebreo se dice Gólgota) (Jn 19, 16-17). Texto patrístico: “Estemos dispuestos a todo por causa del Verbo; imitemos su Pasión con nuestros padecimientos, honremos su sangre con nuestra sangre, subamos decididamente a su cruz” (San Gregorio Nanciaceno). texto místico: “Pues tornando a lo que decía, gran fundamento es (…) el comenzar con determinación de llevar camino de cruz desde el principio y no los desear, pues el mismo Señor mostró ese camino de perfección diciendo: Toma tu cruz y sígueme” (Santa Teresa de Jesús, Vida 15, 13). Consideración: Jesús, ¿por qué tienes que cargar con la Cruz? ¿No hay otra forma menos dolorosa para demostrarnos el amor que nos tienes? “Nadie tiene amor más grande que el que da su vida por sus amigos. Vosotros sois mis amigos”. “El quiera ser discípulo mío que tome su cruz y me siga”. Y comprendo que en vez de pronunciarnos un discurso compasivo, ante nuestro dolor te haces Tú mismo …

1 abril, 2017(0)

Las imágenes con las que he acompañado las estaciones del Via Crucis proceden de la abadía de Brauwailer, en Alemania. Texto profético: “Oía la acusación de la gente: «“Pavor-en-torno”, delatadlo, vamos a delatarlo».” (Jr 20, 10) Texto evangélico: Al ver Pilato que todo era inútil y que, al contrario, se estaba formando un tumulto, tomó agua y se lavó las manos ante la gente, diciendo: «Soy inocente de esta sangre. ¡Allá vosotros!». Todo el pueblo contestó: «¡Caiga su sangre sobre nosotros y sobre nuestros hijos!». Entonces les soltó a Barrabás; y a Jesús después de azotarlo, lo entregó para que lo crucificaran. (Mt 27, 24-25) Texto patrístico “… Aquel que era el más bello de los hombres, entregó su atractivo rostro a las afrentas de los impíos, y sometió sus ojos, cuya mirada rige todas las cosas, a ser velados por los inicuos; aquella paciencia con la que presentó su espalda a la flagelación, y su cabeza, temible para los principados y potestades, a la aspereza de las espinas; aquella paciencia con la que se sometió a los oprobios y malos tratos; con la que, en fin, admitió pacientemente la cruz” (Beato Elredo) Texto místico: “No me ha venido …

31 marzo, 2017(0)

Cada viernes de Cuaresma, la Iglesia nos invita de manera especial a contemplar los padecimientos de Jesús durante los días de su Pasión. La Liturgia de este día nos ofrece las imágenes proféticas de los sufrimientos del justo, acechado por aquellos a los que incomoda su vida honesta. Si el término “pasión” se utiliza para referirnos a los acontecimientos dolorosos que vivió Jesús en los últimos días de su vida terrena, asociados a esos mismos momentos terribles, se pueden contemplar también, no sin estremecimiento, los martirios que siguen padeciendo tantos cristianos en razón de su fe. Más allá de la valoración artística y técnica, más allá del juicio moral favorable o adverso, que algunos han declarado acerca de los protagonistas de la película “Silencio”, sobrecoge la radicalidad y el testimonio de fe de las comunidades cristianas contemporáneas a los primeros mártires de Japón. Pero sabemos que la persecución no solo aconteció en tiempos lejanos; en nuestros días llegan noticias permanentes de deportaciones, encarcelamientos, vejaciones, y hasta martirios por profesar la fe cristiana. Hay, además, otras formas más sutiles de infligir persecución, padecimientos, torturas, desde la segregación y discriminación laboral, en las relaciones sociales, con los vetos ideológicos, por razón …

30 marzo, 2017(0)

La presencia del aceite es muy rica en la Biblia, y su significado se puede considerar desde sus diferentes utilidades. El aceite es curativo, perfuma, unge, consagra, alimenta y sirve para iluminar. El Domingo de Ramos se evoca la entrada de Jesús en Jerusalén desde el Monte de los Olivos. El olivo es signo de paz y de bendición,  recuerda el lugar donde Jesús se retiraba a orar. Junto al huerto de olivos estaba la almazara, el molino de aceite. El Hosanna es el cántico en honor del que viene en el nombre del Señor y con él se recibe al Ungido, al Mesías, al Cristo, a Aquel que es esperado como Rey y Señor. Históricamente, la entrada triunfal se  escolta con ramos de olivo, árbol de cuyo fruto se obtiene el precioso líquido que sirve para fortalecer y para ungir. El aceite sostendrá las lámparas encendidas de las vírgenes sensatas, y será el ungüento que el buen samaritano empleará para curar las heridas del que yace lastimado al borde del camino. El aceite es la base de los perfumes. A Jesús le unge la mujer pecadora antes de padecer, y las santas mujeres también lo harán a la …

30 marzo, 2017(0)

Antes de abordar la figura de esta asombrosa mujer, amiga hasta los recovecos más íntimos y profundos de nuestra alma, es conveniente tener en cuenta las denuncias proféticas de la que Israel es objeto en épocas de su historia en las que su relación con la Palabra de Dios ha alcanzado un punto tal de relativismo y conformismo legal, que da lugar a una mediocridad rayana en el escepticismo. Como paradigma de estas denuncias recogemos ésta de Jeremías. El profeta sufre en su propia carne la insensatez a la que han llegado los israelitas en su relación con Dios. Todo ha quedado reducido a un culto exterior y formalista. Ante tal situación, Jeremías les recuerda que lo realmente importante en su relación con Dios, y tal y como Él mismo les anunció, es que escuchen su voz, su Palabra: “Escuchad mi voz y yo seré vuestro Dios y vosotros seréis mi pueblo, y seguiréis todo camino que yo os mandare, para que os vaya bien” (Jr 7,23). Escuchadme, prestad atención a mis palabras, ellas son vuestra vida, vuestra prosperidad; ellas os mantendrán bajo mi amparo, yo cuidaré de vosotros… Israel no hizo caso, no quiso obedecer. Se centró en …

28 marzo, 2017(0)

Si hay una imagen relacionada con la Pascua del Señor, solemnidad para la que nos prepara el Tiempo de Cuaresma, es la luz. En la noche santa, el fuego, el cirio encendido, las velas prendidas en las manos de los fieles abren la Gran Liturgia de la Pascua. A lo largo de los días cuaresmales, en varios momentos se nos ofrecen lecturas relacionadas con la luz, especialmente cuando Jesús se encuentra con algún ciego y lo cura. Para quien padece falta de visión, ver significa luz, y a la vez, en el Evangelio, luz significa ver con fe. La curación de invidentes es que vean como Dios ve, con ojos iluminados por la fe, y la fe es al mismo tiempo la condición para ver. La luz, la visión y la fe se aúnan y se relacionan entre sí. Es importante descubrir que ver no solo significa la percepción física de la realidad con los ojos corporales, sino que también cabe aplicar la misma percepción cuando se comprende el mensaje, pues hay quien tiene ojos y no ve, oídos y no oye. Cuando se tienen los ojos abiertos y no se percibe la realidad sobrenatural que encierra la historia …

28 marzo, 2017(0)

  Las lecturas de este día nos sitúan en dos escenarios relacionados con el agua. Tanto el manantial que brota del lado derecho del santuario, como la piscina de Betesda, junto al Tempo de Jerusalén, son dos referencia explicitas a la novedad de vida. La corriente que nace del templo y a su paso va regando tierras con las aguas del santuario hace brotar a sus orillas árboles frondosos, que no temen la sequía, y permanecen verdes, lozanos, símbolo de vida aun en tiempo de estío. Con esta imagen se profetiza el auténtico manantial del templo más santo, el costado de Cristo. De él sale sangre y agua, el regalo de la Iglesia, los sacramentos que dan vida. Y de manera especial la da el bautismo, por el que renacemos y nos incorporamos a la corriente de gracia, que nos santifica y nos permite permanecer siempre como profecía de la vida nueva, que no acaba, la que nos regala el Resucitado. Precisamente en la piscina Probática, lugar donde lavaban los corderos para el sacrificio ritual, se encuentra un hombre tendido durante toda su vida, 38 años, sin poderse ponerse en pie, signo de dignidad, sino que permanece echado en …

28 marzo, 2017(0)

Dentro de la Cuaresma, si la Pascua viene un poco tardía, se celebra la gran fiesta de la Encarnación del Señor, comienzo de los Misterios que conmemoramos en los días santos del Triduo Pascual. Durante muchos siglos, incluso dentro de la Iglesia católica, hubo luchas y enfrentamientos sobre si era lícito representar a Jesucristo en imagen. Unos lo negaban, los iconoclastas, porque decían que no se podía materializar la divinidad de Cristo. Otros en cambio, los iconodulos, se mostraban a favor de la representación icónica de los misterios sagrados, basándose en el hecho de la Encarnación. Si Dios se ha querido hacer hombre en su Hijo y ha nacido de mujer, tomando nuestra naturaleza, la materia adquiere un valor sacramental del Misterio del Verbo Encarnado, como dice san Máximo el Confesor. Por la opción de Dios de hacerse hombre, lo humano se diviniza. Representar lo divino no es intento de poseerlo ni de abarcarlo, sino que remite al prototipo, que es a quien se desea venerar. En Cuaresma, y especialmente en los días de la Semana Santa, muchas comunidades veneran imágenes que representan distintas escenas de la Pasión del Señor, y los padecimientos de su santísima Madre. Como en …

27 marzo, 2017(0)

Dentro de la Cuaresma, si la Pascua viene un poco tardía, se celebra la gran fiesta de la Encarnación del Señor, comienzo de los Misterios que conmemoramos en los días santos del Triduo Pascual. Durante muchos siglos, incluso dentro de la Iglesia católica, hubo luchas y enfrentamientos sobre si era lícito representar a Jesucristo en imagen. Unos lo negaban, los iconoclastas, porque decían que no se podía materializar la divinidad de Cristo. Otros en cambio, los iconodulos, se mostraban a favor de la representación icónica de los misterios sagrados, basándose en el hecho de la Encarnación. Si Dios se ha querido hacer hombre en su Hijo y ha nacido de mujer, tomando nuestra naturaleza, la materia adquiere un valor sacramental del Misterio del Verbo Encarnado, como dice san Máximo el Confesor. Por la opción de Dios de hacerse hombre, lo humano se diviniza. Representar lo divino no es intento de poseerlo ni de abarcarlo, sino que remite al prototipo, que es a quien se desea venerar. En Cuaresma, y especialmente en los días de la Semana Santa, muchas comunidades veneran imágenes que representan distintas escenas de la Pasión del Señor, y los padecimientos de su santísima Madre. Como en …

27 marzo, 2017(0)

La presencia del aceite es muy rica en la Biblia, y su significado se puede considerar desde sus diferentes utilidades. El aceite es curativo, perfuma, unge, consagra, alimenta y sirve para iluminar. El Domingo de Ramos se evoca la entrada de Jesús en Jerusalén desde el Monte de los Olivos. El olivo es signo de paz y de bendición,  recuerda el lugar donde Jesús se retiraba a orar. Junto al huerto de olivos estaba la almazara, el molino de aceite. El Hosanna es el cántico en honor del que viene en el nombre del Señor y con él se recibe al Ungido, al Mesías, al Cristo, a Aquel que es esperado como Rey y Señor. Históricamente, la entrada triunfal se  escolta con ramos de olivo, árbol de cuyo fruto se obtiene el precioso líquido que sirve para fortalecer y para ungir. El aceite sostendrá las lámparas encendidas de las vírgenes sensatas, y será el ungüento que el buen samaritano empleará para curar las heridas del que yace lastimado al borde del camino. El aceite es la base de los perfumes. A Jesús le unge la mujer pecadora antes de padecer, y las santas mujeres también lo harán a la …

24 marzo, 2017(0)

La alianza tiene las características de un pacto en el que se conciertan las estipulaciones y se elevan a rango de contrato vinculante. En la Biblia se describe la relación de Dios con su pueblo en clave de alianza, y en un principio las estipulaciones con las que se determina la vinculación entre ellos, tienen el estilo de los pactos hititas, prebíblicos, como cuando un rey gana la batalla y a la hora de someter a los nuevos súbditos les ofrece elevar a rango de ley las mutuas relaciones. Si el pueblo vencido cumple lo pactado, el rey lo protegerá, pero si no lo hace, puede ser sometido violentamente, e incluso aniquilado. Aunque la alianza bíblica tiene semejanza con el pacto pagano, Dios sin embargo siempre da la posibilidad de renovar y de restaurar la quiebra del contrato. Este es el caso que denuncia el profeta Jeremías: ‘Escuchad mi voz. Yo seré vuestro Dios y vosotros seréis mi pueblo. Seguid el camino que os señalo, y todo os irá bien’. Pero el pueblo se obstinó en su mal camino y desobedeció. Cabría sospechar, ante la infidelidad y prevaricación de Israel, que Dios abandona a los suyos y que los …

23 marzo, 2017(0)

Siempre nos surgen resistencias cuando alguien nos manda algo, incluso si los mandamientos son divinos, pero quizá es por falta de comprensión de la sabiduría que contienen y de la plenitud que aportan. Dice Moisés: “Mirad: yo os enseño los mandatos y decretos, como me mandó el Señor, mi Dios, para que los cumpláis en la tierra donde vais a entrar para tomar posesión de ella. Observadlos y cumplidlos, pues esa es vuestra sabiduría y vuestra inteligencia a los ojos de los pueblos, los cuales, cuando tengan noticia de todos estos mandatos, dirán: “Ciertamente es un pueblo sabio e inteligente esta gran nación” (Dt 4, 5-6). Sin embargo, la cultura actual nos presenta un nuevo becerro de oro al que dar culto, que es el individualismo, la realización personal, lo que llama Francisco la autorrreferencialidad. Leo: “El lugar ocupado anteriormente por la Ley pasó a ocuparlo otro ídolo: la subjetividad humana” (J. A García). La voz de Dios en el Sinaí revela el camino más expedito para la humanización de la sociedad, mientras que el egocentrismo destruye. El ser personal se realiza por la relación con el tú – “Solo un tú es capaz de descubrir verdaderamente quién soy …

21 marzo, 2017(0)

Nuestra interpretación natural de lo que significa sacrificio nos lleva a los padecimientos dolorosos, a las ofrendas penitenciales, a la abstinencia de lo que nos gusta, a ofrendas que nos cuestan. Sin quitar el valor que puedan tener las acciones generosas, el texto sagrado nos abre a una dimensión más amplia de sacrificio cuando dice: “Acepta nuestro corazón contrito y nuestro espíritu humilde, como un holocausto de carneros y toros o una multitud de corderos cebados. Que este sea hoy nuestro sacrificio, y que sea agradable en tu presencia: porque los que en ti confían no quedan defraudados” (Dn 3, 39-40). Es posible que nos planteemos los sacrificios como ofrenda para obtener algún beneficio, que hagamos nuestras promesas en cierto trato con Dios, si nos concede lo que le pedimos o para que nos conceda aquello que creemos que necesitamos. Y si no sucede aquello por lo que nos esforzamos y sacrificamos entramos en frustración, en desesperanza, y hasta en crisis de fe. El salmista llega a reconocer en su oración: “Los sacrificios no te satisfacen: si te ofreciera un holocausto, no lo querrías. El sacrificio agradable a Dios es un espíritu quebrantado; un corazón quebrantado y humillado, tú, …

20 marzo, 2017(0)

En el camino cuaresmal destaca la presencia del hombre justo, de quien se fio de Dios y dio crédito a su Palabra y a su promesa. San José, el esposo de María, se nos muestra como el mejor ejemplo si deseamos avanzar hacia la Pascua. Dice el autor de la Carta a los Hebreos que Noé, Abraham, Sara, Jacob…, obtuvieron por su fe la bendición divina. Ninguno estuvo en circunstancias similares a las que vivió el esposo de la joven María de Nazaret. Cristiano es aquel que da fe a la Palabra de Dios, se fía de Él, como dice san Pablo refiriéndose a Cristo: “Esta es la razón por la que padezco tales cosas, pero no me avergüenzo, porque sé de quién me he fiado” (2Tm 1, 12). De esta actitud depende la posibilidad de superar las circunstancias adversas que parecen contradecir la bondad de Dios y su presencia solidaria. Dice el Libro Santo: “Hijo, si te acercas a servir al Señor, prepárate para la prueba. Endereza tu corazón, mantente firme y no te angusties en tiempo de adversidad. Pégate a Él y no te separes, para que al final seas enaltecido” (Ecco 2, 1-3). Nos estamos preparando …

19 marzo, 2017(0)

Una de las razones del Tiempo de Cuaresma es que sirva para la gran preparación para la Pascua, fecha en la que los catecúmenos recibirán el bautismo, y todos los cristianos renovaremos las promesa bautismales. En la travesía cuaresmal, tiempo con resonancias de la cuarentena de años que tardó el pueblo de Israel en llegar desde Egipto, tierra de esclavitud, al país de la promesa, se nos acompañará con textos bíblicos que hacen explícita referencia al agua como evocación profética del sacramento de iniciación cristiana. Ya al inicio, se bendecirá la ceniza con agua, lo que nos recuerda nuestro propio origen: estamos hechos del polvo del suelo amasado por las manos artesanas del Creador, como vasos de barro en manos del Alfarero divino. El paso del Mar Rojo, la roca del desierto, golpeada por Moisés y convertida en manantial, el paso del Río Jordán, la fuente de Eliseo, el oasis de Jericó, la piscina Probática, la piscina de Siloé o el pozo de Jacob en Samaría son figuras que profetizan el agua bautismal, de la que nacemos como hijos de Dios. Ángel Moreno.

18 marzo, 2017(0)

Los que estudian las Escrituras nos hacen comprender mejor el significado de algunos pasajes que contienen imágenes y concurrencias muy ricas y profundas. Por ejemplo, los tres evangelios sinópticos y san Pablo narran la última cena; en cambio, en el mismo marco del Cenáculo, san Juan describe el lavatorio de los pies. Este contraste, sin embargo, es complementario, de tal manera que la institución de la Eucaristía hay que comprenderla desde los relatos de la fracción del pan y desde el gesto humilde del Maestro de ponerse a los pies de los discípulos como siervo, pero también con el mayor gesto de amor. Una clave para comprender el significado de la Eucaristía es rastrear las escenas en las que el texto describe alguna cena, comida o banquete, como es el caso de la parábola del “hijo pródigo”, en la que el padre ofrece un banquete porque ha recobrado al hijo perdido. Los que nos ayudan a fijarnos en los detalles más significativos, nos hacen observar que siendo preceptivo en el protocolo judío lavarse antes de comer, y en este caso el lavatorio del jueves santo puede significar también purificación, en la parábola en cambio no se dice nada de …

17 marzo, 2017(0)

Si hay un personaje del Antiguo Testamento que representa proféticamente a Jesús es José, el hijo amado de Jacob. El gran relato de la vida de José, que fue despojado de su túnica, vendido por sus hermanos por 30 monedas, exiliado de su patria, esclavo y encarcelado, tiene una analogía con la vida de Jesús, también vendido por treinta monedas, despojado de sus vestidos y de su túnica, encarcelado… Encontramos entre José y Jesús otra semejanza sorprendente. Nos narra el libro del Génesis que una vez deportado José a Egipto y vendido como esclavo, fue consultado por Faraón sobre un sueño que había tenido, y que gracias a la interpretación que le dio, se acopiaron en graneros grandes cosechas de trigo, que se convirtieron en despensa para los días del hambre, escasez que alcanzó no solo al imperio de Faraón, sino también a Canaán, donde vivía Jacob con sus hijos. El hambre hizo que los hijos de Jacob acudieran a pedir trigo a Egipto, y fue José quien se convirtió en anfitrión de su familia, sin mostrarles ningún rencor. Este final del relato nos revela cómo circunstancias dolorosas que contempladas en sí mismas desconciertan, se convierten en mediación necesaria …

16 marzo, 2017(0)

El tiempo de Cuaresma y la imagen del desierto guardan una estrecha relación, especialmente si recordamos la cuarentena que pasó Jesús en el desierto. La imagen del desierto trae a la mente la maldición primera, cuando Dios expulsó a Adán y a Eva del jardín del Edén y tuvieron que habitar en tierra esteparia de espinos y abrojos. El desierto, sobre todo, nos evoca la travesía del Pueblo de Dios durante cuarenta años, desde la tierra de esclavitud a la tierra de la promesa. En un primer impacto, el término “desierto” puede traer la resonancia de la maldición, como dice el profeta: “Maldito quien confía en el hombre, y busca el apoyo de las criaturas, apartando su corazón del Señor. Será como cardo en la estepa, que nunca recibe la lluvia; habitará en un árido desierto, tierra salobre e inhóspita” (Jer 17, 5-6). Pero si se permanece en el ámbito de la soledad y del silencio del desierto, cabe también una experiencia posterior: “«Por eso, yo la persuado, la llevo al desierto, le hablo al corazón, le entrego allí mismo sus viñedos, y hago del valle de Acor una puerta de esperanza. Allí responderá como en los días de …

15 marzo, 2017(0)

Jesús dice a sus discípulos “Vamos a Jerusalén”, con palabras remecidas de sentimiento. Con ellas, el Maestro les está indicando el momento más recio de su vida, por los acontecimientos ya próximos de su Pasión. En varios momentos, mientras instruía a los suyos, les iba adelantando lo que tendría que sufrir, y que el discípulo no podría ser más que su Maestro. Es sorprendente el contraste entre lo que propone Jesús a los suyos y lo que ellos proyectan sobre su Maestro, precisamente cuando se dirigen a Jerusalén. Mientras que el Nazareno sabe que va a morir a manos de las autoridades del pueblo, los apóstoles especulan sobre los primeros puestos en un hipotético gobierno. No se puede decir que el Evangelio engañe a la hora de proponer la llamada al discipulado. El que quiera ser discípulo mío, dice Jesús, que se niegue a sí mismo, que tome su cruz y me siga. Sin embargo, no se nos llama a un suicidio, sino a la paradoja divina, de Aquel que siendo Dios, se ha hecho hombre, de quien sintiendo sed, se convierte en manantial; de quien despojado, reviste a todos con la mayor dignidad. El que se fíe de …

14 marzo, 2017(0)

Toda la Cuaresma apunta a la Noche de Pascua, cuando se bautizan los catecúmenos y todos los bautizados renovamos de manera solemne las promesas bautismales. En el transcurso de la cuarentena, en varios momentos, las lecturas bíblicas evocan de manera simbólica el bautismo. Siempre que aparece alguna escena con referencias al agua y a la purificación se puede interpretar desde la perspectiva bautismal. El profeta Isaías inicia sus llamadas a la conversión justamente con la referencia a la necesidad de lavarse como gesto purificador: “Lavaos, purificaos, apartad de mi vista | vuestras malas acciones. | Dejad de hacer el mal”. El salmo penitencial por excelencia cita expresamente el rito de la purificación: “Misericordia, Dios mío, por tu bondad, | por tu inmensa compasión borra mi culpa; lava del todo mi delito, | limpia mi pecado” (Sal 50). Juan Bautista predicaba un bautismo de penitencia a la manera de los ritos purificadores de los profetas. Por el bautismo de Jesús las aguas quedan purificadas, y ahora quienes recibimos la gracia sacramental, no solo quedamos limpios de culpa, sino que además nos convertimos en hijos de Dios. En el rito bautismal, sobre todo cuando se hace por inmersión, como en la …

13 marzo, 2017(0)

La santidad, la perfección y la misericordia forman un tríptico que revela la identidad de Dios, que hace salir el sol para juntos e injustos, tríptico que es también llamada para cumplir los mandatos del Señor, quien nos ha dado ejemplo de saber amar y perdonar a sus propios enemigos. Desde nuestra naturaleza nos parece cosa imposible tener sentimientos positivos hacia quien nos agravia o nos hace daño y se muestra enemigo. Y, sin embargo, el texto sagrado nos invita a amar a nuestros enemigos y orar por los que nos persiguen. El amor, lo mismo que el perdón, nacen de saberse amado y perdonado. De lo contario, se instalará en nosotros la sensación permanente de perdedores. Pero en fe, el que perdona gana porque se libera del peso del resentimiento y siembra la semilla de la esperanza de saberse un día también perdonado. El perdón necesita expresarse y ser celebrado para que quede como hito histórico en la biografía personal. De ahí en tantos momentos la necesidad de la mediación sacramental por la que se recibe la gracia de la misericordia. Así se evita que se sumerja en el subjetivismo autojustificativo. Encontramos una de las pruebas de la …