Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|martes, agosto 14, 2018
  • Siguenos!

Evangelios

Evangelios
¿TÚ TAMBIÉN QUIERES SER IMPORTANTE?

14 de Agosto
Por Ángel Pérez Martín

En aquel momento, se acercaron los discípulos a Jesús y le preguntaron: «¿Quién es el más importante en el reino de los cielos?» Él llamó a un niño, lo puso en medio y dijo: «Os aseguro que, si no volvéis a ser como niños, no entraréis en el reino de los cielos. Por tanto, el que se haga pequeño como este niño, ése es el más grande en el reino de los cielos. El que acoge a un niño como éste en mi nombre me acoge a mí. Cuidado con despreciar a uno de estos pequeños, porque os digo que sus ángeles están viendo siempre en el cielo el rostro de mi Padre celestial. ¿Qué os parece? Suponed que un hombre tiene cien ovejas: si una se le pierde, ¿no deja las noventa y nueve en el monte y va en busca de la perdida? y si la encuentra, os aseguro que se alegra más por ella que por las noventa y nueve que no se habían extraviado. Lo mismo vuestro Padre del cielo: no quiere que se pierda ni uno de estos pequeños» (San Mateo 18, 1-5.10.12-14). COMENTARIO El comienzo de la lectura, en este día en el que la Iglesia hace presente el paso al Padre de nuestro querido hermano Maximiliano María Kolbe, nos sumerge en el centro del problema profundo del … Full article

Evitando el escándalo

13 de Agosto
Por Antonio Pavía

En aquel tiempo, mientras Jesús y los discípulos recorrían juntos Galilea, les dijo Jesús: «Al Hijo del hombre lo van a entregar en manos de los hombres, lo matarán, pero resucitará al tercer día.» Ellos se pusieron muy tristes. Cuando llegaron a Cafarnaún, los que cobraban el impuesto de las dos dracmas se acercaron a Pedro y le preguntaron: «¿Vuestro Maestro no paga las dos dracmas?» Contestó: «Sí.» Cuando llegó a casa, Jesús se adelantó a preguntarle: «¿Qué te parece, Simón? Los reyes del mundo, ¿a quién le cobran impuestos y tasas, a sus hijos o a los extraños?» Contestó: «A los extraños.» Jesús le dijo: «Entonces, los hijos están exentos. Sin embargo, para no escandalizarlos, ve al lago, echa el anzuelo, coge el primer pez que pique, ábrele la boca y encontrarás una moneda de plata. Cógela y págales por mí y por ti» (San Mateo 17, 22-27). COMENTARIO Existía en Israel la obligación más o menos formal de colaborar con un tributo anual con el fin de sufragar las necesidades del Templo. Los cobradores se acercan a Jesús y le interpelan para que decida públicamente si va o no a cumplir con esta norma que, repito, era más o menos oficial. Jesús, como bien dice a Pedro, se reserva lo que pueda pensar acerca de la conveniencia o no de esta especie …

¿Dónde quiero comer?

12 de Agosto
Por Valentin De Prado

En aquel tiempo, criticaban los judíos a Jesús porque había dicho «yo soy el pan bajado del cielo», y decían: –¿No es éste Jesús, el hijo de José? ¿No conocemos a su padre y a su madre?, ¿cómo dice ahora que ha bajado del cielo? Jesús tomó la palabra y les dijo: No critiquéis. Nadie puede venir a mí, si no lo trae el Padre que me ha enviado. Y yo lo resucitaré el último día. Está escrito en los profetas: «Serán todos discípulos de Dios». Todo el que escucha lo que dice el Padre y aprende, viene a mí. No es que nadie haya visto al Padre, a no ser el que viene de Dios: ése ha visto al Padre. Os lo aseguro: el que cree tiene vida eterna. Yo soy el pan de la vida. Vuestros padres comieron en el desierto el maná y murieron: éste es el pan que baja del cielo, para que el hombre coma de él y no muera. Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo: el que coma de este pan vivirá para siempre. Y el pan que yo daré es mi carne, para la vida del mundo (San Juan 6, 41-52). COMENTARIO Hoy, el Evangelio se presenta un poco como la continuación del domingo pasado pero empezando por el desconcierto en el que los …

EL LUNÁTICO

11 de Agosto
Por Manuel Requena

Cuando volvieron a donde estaba la gente, se acercó a Jesús un hombre que, de rodillas, le dijo: «Señor, ten compasión de mi hijo que es lunático y sufre mucho: muchas veces se cae en el fuego o en el agua. Se lo he traído a tus discípulos y no han sido capaces de curarlo». Jesús tomó la palabra y dijo: «¡Generación incrédula y perversa! ¿Hasta cuándo estaré con vosotros, hasta cuándo tendré que soportaros? Traédmelo». Jesús increpó al demonio y salió; en aquel momento se curó el niño. Los discípulos se acercaron a Jesús y le preguntaron aparte: «¿Y por qué no pudimos echarlo nosotros?». Les contestó: «Por vuestra poca fe. En verdad os digo que, si tuvierais fe como un grano de mostaza, le diríais a aquel monte: “Trasládate desde ahí hasta aquí”, y se trasladaría. Nada os sería imposible» (San Mateo 17, 14-20). COMENTARIO !Pobre y gran padre el de aquel niño enfermo epiléptico convulsivo, “lunático”! (“Seleniásetai”, dice el griego). Mirando  desde lo humano, era mucho el sufrimiento que llevaba dentro por aquel hijo al que amaba. En su timidez de pobre se atrevió su amor a ponerse de rodillas ante Jesús, frente a toda la gente que allí estaba: discípulos, fariseos y demás enemigos y amigos incluso de Jesús. Pero tomó fuerza de la misma gente sencilla que como él, …

“Jesús dijo a sus discípulos: “En verdad, en verdad os digo: si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda infecundo; pero si muere, da mucho fruto. El que se ama a sí mismo se pierde, y el que se aborrece a sí mismo en este mundo se guardará para la vida eterna. El que quiera servirme, que me siga, y donde esté yo, allí también estará mi servidor; a quien me sirve, el Padre le honrará” (San Juan 12, 24-26). COMENTARIO Escandalosas palabras de Jesús: “El que se ama a sí mismo se pierde”. ¿Cómo es esto? ¿Pero si todo el mundo está organizado sobre el egoísmo, el amor a uno mismo por encima de todo? ¿Qué escándalo es este? Jesús, la Verdad, el Camino y la Vida nos dice: “el que se aborrece a sí mismo en este mundo se guardará para la vida eterna”.  Esta es la única Verdad que ha venido a mostrarnos el Hijo Único de Dios, Jesucristo, al hacerse hombre. Este es el único Camino para ir al Padre. Esta es la única Vida: aborrecerse a sí mismo en este mundo para la vida eterna. Sólo el que se aborrezca así mismo en este mundo, entrará en el cielo. Porque el que siga esta Palabra de Dios encarnada, Jesucristo, estará con Él, allí donde está Él, …

Esperad su llegada

09 de Agosto
Por Olga Alonso Pelegrín

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos esta parábola: “Se parecerá el reino de los cielos a diez doncellas que tomaron sus lámparas y salieron a esperar al esposo. Cinco de ellas eran necias y cinco eran sensatas. Las necias, al tomar las lámparas, se dejaron el aceite con las lámparas. El esposo tardaba, les entró sueño a todas y se durmieron. A medianoche se oyó una voz: -¡Que llega el esposo, salid a recibidlo!- Entonces se despertaron todas aquellas doncellas y se pusieron a preparar sus lámparas. Y las necias dijeron a las sensatas: “Dadnos un poco de vuestro aceite, que se nos apagan las lámparas”. Pero las sensatas contestaron: “Por si acaso no hay bastante para vosotras y nosotras, mejor es que vayáis a la tienda y os compréis”. Mientras iban a comprarlo, llegó el esposo, y las que estaban preparadas entraron con él al banquete, y se cerró la puerta. Más tarde llegaron también las otras doncellas, diciendo: “Señor, señor, ábrenos”. Pero él respondió: “Os lo aseguro: no os conozco”. Por tanto, velad, porque no sabéis el día ni la hora” (San Mateo 25, 1-13). COMENTARIO Hoy el Evangelio nos habla de uno de los rasgos más importantes que Jesús recomienda a todo cristiano, velar, estar atento. Decía Jesús, “velad para no caer en la tentación”. No solo decía, sino …

Pedir con fe y humildad

08 de Agosto
Por Juanjo Guerrero

Jesús se marchó y se retiró a la región de Tiro y Sidón. Entonces una mujer cananea, saliendo de uno de aquellos lugares, se puso a gritarle: “Ten compasión de mí, Señor, Hijo de David. Mi hija tiene un demonio muy malo”. Él no le respondió nada. Entonces los discípulos se le acercaron a decirle: “Atiéndela, que viene detrás gritando”. Él les contestó: “No está bien tomar el pan de los hijos y echárselo a los perros”. Pero ella repuso: “Tienes razón, Señor; pero también los perritos se comen las migajas que caen de la mesa de los amos”. Jesús le respondió: “Mujer, qué grande es tu fe, que se cumpla lo que deseas”. En aquel momento quedó curada su hija (San Mateo 15, 21-28). COMENTARIO En este episodio, Jesucristo nos enseña que, aunque parece desentenderse de nuestras peticiones al no atenderlas inmediatamente, hemos de insistir sin cejar en ello. Esto es así, ya que Él sabe cuándo y cómo conviene que seamos atendidos y porque la perseverancia fortalece nuestra fe. También es de  notar que los discípulos intercedan por la cananea, pues todos hemos de interesarnos por los problemas de los demás, ya que somos hijos de un mismo Padre, a pesar de las diferencias que existan entre unos y otros. Esa aparente indiferencia o dureza con que Jesús se justifica para no …

¡QUÉ POCA FE!

07 de Agosto
Por Tomás Cremades

Después que la gente se hubo saciado, enseguida Jesús apremió a sus discípulos a que subieran a la barca y se adelantaran a la otra orilla, mientras él despedía a la gente. Y, después de despedir a la gente, subió al monte a solas a orar. Llegada la noche, estaba allí solo. Mientras tanto, la barca iba ya muy lejos de tierra, sacudida por las olas, porque el viento era contrario. A la cuarta vela de la noche se les acercó Jesús, andando sobre el mar. Los discípulos, viéndole andar sobre el agua, se asustaron y gritaron de miedo, diciendo que era un fantasma. Jesús le dijo enseguida: “¡ánimo, soy Yo, no tengáis miedo!”. Pedro le contestó: “Señor, si eres tú, mándame ir hacia ti sobre el agua”. Él le dijo: “Ven”. Pedro bajó de la barca y echó a andar sobre el agua, acercándose a Jesús; pero al sentir la fuerza del viento, le entró miedo, empezó a hundirse, y gritó: “¡Señor, sálvame!” enseguida Jesús extendió la mano, lo agarró y le dijo: “¡Qué poca fe! ¿Por qué has dudado?”. En cuanto subieron a la barca, amainó el viento. Los de la barca se postraron ante él, diciendo:” Realmente eres Hijo de Dios”. Terminada la travesía, llegaron a tierra de Genesaret. Y los hombres de aquel lugar, apenas lo reconocieron, pregonaron la noticia …

Fortalece nuestra fe

06 de Agosto
Por Ernesto Julía Díaz

Jesús se llevó a Pedro, a Santiago y a Juan, subió con ellos solos a una montaña alta, y se transfiguró delante de ellos. Sus vestidos se volvieron de un blanco deslumbrador… Se le aparecieron Elías y Moisés conversando con Jesús. Entonces Pedro tomó la palabra y dijo a Jesús: “ Maestro, ¡Qué bien se está aquí! Vamos a hacer tres chozas, una para ti, otra para Moisés y otra para Elías. Estaban asustados y no sabía lo que decía. Se formó una nube que los cubrió y salió una voz de la nube: “Éste es mi Hijo amado, escuchadlo”. De pronto, al mirar alrededor, no vieron a nadie más que a Jesús… Cuando bajaban de la montaña, Jesús les mandó: “No contéis a nadie lo que habéis visto hasta que el Hijo del Hombre resucite de entre los muertos” (San Marcos 9, 2-10). COMENTARIO “Jesús tomó consigo  a Pedro, a Santiago y a Juan, subió aparte con ellos solos a un monte alto y se transfiguró delante de ellos”. Unas semanas antes, Pedro había confesado su fe en Cristo, el Mesías, el Hijo de Dios; y pocos días después, cuando el Señor les anuncia que el Mesías tenía que padecer, que sufrir, que morir a manos del Sanedrín y de los jefes de los judíos, Pedro, y con él todos los apóstoles, rechazan …

Ni cansas ni te cansas

5 de Agosto
Por Ramón Dominguez

En aquel tiempo, cuando la gente vio que ni Jesús ni sus discípulos estaban allí, se embarcaron y fueron a Cafarnaún en busca de Jesús. Al encontrarlo en la otra orilla del lago, le preguntaron: –Maestro, ¿cuándo has venido aquí? Jesús les contestó: Os lo aseguro: me buscáis no porque habéis visto signos, sino porque comisteis pan hasta saciaros. Trabajad no por el alimento que perece, sino por el alimento que perdura, dando vida eterna, el que os dará el Hijo del Hombre; pues a éste lo ha sellado el Padre, Dios. Ellos le preguntaron: ¿Cómo podremos ocuparnos en los trabajos que Dios quiere? Respondió Jesús: Este es el trabajo que Dios quiere: que creáis en el que él ha enviado. Ellos le replicaron: ¿Y qué signo vemos que haces tú, para que creamos en ti? Nuestros padres comieron el maná en el desierto, como está escrito: «Les dio a comer pan del cielo». Jesús les replicó: Os aseguro que no fue Moisés quien os dio pan del cielo, sino que es mi Padre quien os da el verdadero pan del cielo. Porque el pan de Dios es el que baja del cielo y da vida al mundo. Entonces le dijeron: Señor, danos siempre de ese pan. Jesús les contestó: Yo soy el pan de vida. El que viene a mí no pasará hambre, y el que cree en mí no pasará …

HERODES Y JUAN

4 de Agosto
Por Antonio Segoviano

En aquel tiempo oyó el virrey Herodes lo que se contaba de Jesús, y dijo a sus ayudantes: «Ese es Juan Bautista que ha resucitado de entre los muertos, y por eso los Poderes actúan en él.»  Es que Herodes había mandado prender a Juan y lo había metido en la cárcel encadenado por motivo de Herodías, mujer de su hermano Felipe, porque Juan le decía que no le estaba permitido vivir con ella. Quería mandarlo matar, pero tuvo miedo de la gente, que lo tenía por profeta. El día del cumpleaños de Herodes, la hija de Herodías danzó delante de todos, y le gustó tanto a Herodes, que juró darle lo que pidiera. Ella, instigada por su madre, le dijo: «Dame ahora mismo en una bandeja la cabeza de Juan Bautista.»  El rey lo sintió; pero, por el juramento y los invitados, ordenó que se la dieran; y mandó decapitar a Juan en la cárcel. Trajeron la cabeza en una bandeja, se la entregaron a la joven, y ella se la llevó a su madre. Sus discípulos recogieron el cadáver, lo enterraron y fueron a contárselo a Jesús (San Mateo 14, 1-12). COMENTARIO Encontramos hoy en el evangelio dos personajes antagónicos: Herodes, tetrarca de Galilea, hijo de Herodes el Grande, y Juan el Bautista, el último y mayor de los profetas. Son antagónicos …

Dejémonos sorprende por Dios

3 de Agosto
Por Francisco Lerdo de Tejada

En aquel tiempo fue Jesús a su ciudad y se puso a enseñar en la sinagoga. La gente decía admirada: «¿De dónde saca éste esa sabiduría y esos milagros? ¿No es el hijo del carpintero? ¿No es su madre María, y sus hermanos, Santiago, José, Simón y Judas? ¿No viven aquí todas sus hermanas? Entonces, ¿de dónde saca todo eso?» Y aquello les resultaba escandaloso. Jesús les dijo: «Sólo en su tierra y en su casa desprecian a un profeta.» Y no hizo allí muchos milagros, porque les faltaba fe (San Mateo 13, 54-58). COMENTARIO Estamos en verano tiempo de vivir sorpresas y de dejarse sorprender. El ser humano necesita descansar para poder seguir entregándose más y mejor a Dios y a aquellos que le rodean. Vacaciones para vivir más con los nuestros y con el Señor. Y en pleno verano La Iglesia nos pone este Evangelio para meditar. La sinagoga de Nazaret es el escenario de este suceso de la vida del Señor. El Señor está entre los suyos, entre aquellos que le conocen “de toda la vida” como solemos decir. También nosotros ahora, en este tiempo, nos encontramos más de cerca con los nuestros: el esposo, la esposa, los hijos, los abuelos… pues la vida diaria de hoy en día nos priva muchas veces con su vorágine de actividad la presencia de …

Nuestros tesoros serían abundantes

2 de Agosto
Por Miguel Iborra Viciana

El Reino de los Cielos se parece también a una red que se echa al mar y recoge toda clase de peces. Cuando está llena, los pescadores la sacan a la orilla y, sentándose, recogen lo bueno en canastas y tiran lo que no sirve. Así sucederá al fin del mundo: vendrán los ángeles y separarán a los malos de entre los justos, para arrojarlos en el horno ardiente. Allí habrá llanto y rechinar de dientes.  ¿Comprendieron todo esto?”. “Sí”, le respondieron. Entonces agregó: “Todo escriba convertido en discípulo del Reino de los Cielos se parece a un dueño de casa que saca de sus reservas lo nuevo y lo viejo”. Cuando Jesús terminó estas parábolas se alejó de allí (San Mateo 13, 47-53). COMENTARIO Jesús habla en parábolas, para ayudar, en el lenguaje de sus seguidores, a que sus palabras cobren vida. Muchos de sus discípulos eran pescadores que se pasaban la vida arrojando sus redes para capturar los peces. Así ellos podían entender el método de separar “lo bueno de lo malo”. La tarea de la iglesia es la misión, representado a través de la pesca, a cargo de la responsabilidad de los discípulos pero la tarea de clasificación, imagen de la separación del mal del bien, se encomienda a los ángeles. Contra toda tendencia  sueña con una comunidad creyente de separados y puros, Jesús anuncia que …

El tesoro y la perla

1 de Agosto
Por Jesús Bayarri

«El Reino de los Cielos es semejante a un tesoro escondido en un campo que, al encontrarlo un hombre, vuelve a esconderlo y, por la alegría que le da, va, vende todo lo que tiene y compra el campo aquel. «También es semejante el Reino de los Cielos a un mercader que anda buscando perlas finas, y que, al encontrar una perla de gran valor, va, vende todo lo que tiene y la compra (San Mateo 13, 44-46). COMENTARIO Para descubrir el valor del Reino: tesoro o perla, hace falta sabiduría; discernimiento entre lo que se nos ofrece y lo que podemos ofrecer para conseguirlo. Se nos ofrece oro y eternidad, a cambio de un poco de tiempo y polvo de la tierra. Cualquier precio sería, no obstante, insignificante para adquirir el Reino. Lo que se nos propone es, por tanto, la compra del campo que lo contiene, porque el valor del Reino es infinito para quien lo descubre. A cambio, se nos pide, solamente en prenda, como garantía o como aval, apenas lo que poseemos en bienes, tiempo o dedicación, o dicho de otra forma la propia vida, que debe ponerse a su servicio sin límite alguno, hasta el punto de negársela a sí mismo según nos sea solicitado. Ya lo decía la Escritura desde antiguo: “Amarás al Señor, tu Dios, con todo …

La salvación de la cizaña

31 de Julio
Por Juan Sánchez Sánchez

En aquel tiempo, Jesús dejó a la gente y se fue a casa. Los discípulos se acercaron a decirle: «Acláranos la parábola de la cizaña en el campo.» Él les contestó: «El que siembra la buena semilla es el Hijo del Hombre; el campo es el mundo; la buena semilla son los ciudadanos del Reino; la cizaña son los partidarios del Maligno; el enemigo que la siembra es el diablo; la cosecha es el fin del tiempo, y los segadores los ángeles. Lo mismo que se arranca la cizaña y se quema: así será el fin del tiempo: el Hijo del Hombre enviará a sus ángeles y arrancarán de su Reino a todos los corruptores y malvados y los arrojarán al horno encendido; allí será el llanto y el rechinar de dientes. Entonces los justos brillarán como el sol en el Reino de su Padre. El que tenga oídos, que oiga» (San Mateo 13, 36-43). COMENTARIO San Mateo dedica el capítulo 13 de su evangelio a explicar por qué Jesús enseña mediante parábolas. Habla de las parábolas del sembrador, del trigo y la cizaña, del grano de mostaza, de la levadura, del tesoro escondido en el campo, de  la perla de gran valor y de la red echada en el mar, finalizando con la dificultad que encuentra Jesús para que le escuchen, porque nadie …

Anunciaré lo secreto

30 de Julio
Por Buenanueva

En aquel tiempo, Jesús propuso esta otra parábola a la gente: -«El reino de los cielos se parece a un grano de mostaza que uno siembra en su huerta; aunque es la más pequeña de las semillas, cuando crece es más alta que las hortalizas; se hace un arbusto más alto que las hortalizas, y vienen los pájaros a anidar en sus ramas.» Les dijo otra parábola: -«El reino de los cielos se parece a la levadura; una mujer la amasa con tres medidas de harina, y basta para que todo fermente.» Jesús expuso todo esto a la gente en parábolas y sin parábolas no les exponía nada. Así se cumplió el oráculo del profeta: «Abriré mi boca diciendo parábolas, anunciaré lo secreto desde la fundación del mundo» (San Mateo 13, 31-35). COMENTARIO Al leer este pasaje, con el ánimo de imitar a Jesús, podemos percibir en lo íntimo del corazón una cierta nostalgia por el hecho de no haber vivido físicamente en ese siglo primero, por no haber visto con nuestros ojos a Jesús, por no haber escuchado con nuestros oídos la cadencia de sus palabras, por no haber rozado, al menos, con nuestras manos su túnica, por no…. Y podríamos continuar buscando y encontrando tantos “noes” acerca de esa cercanía física con Jesus, perfecto Dios, perfecto Hombre. Todo lo que nos sugiere …

De profeta a rey

29 de Julio
Por Francisco Jiménez Ambel

En aquel tiempo, Jesús se marchó a la otra parte del lago de Galilea (o de Tiberíades). Lo seguía mucha gente, porque habían visto los signos que hacía con los enfermos. Subió Jesús entonces a la montaña y se sentó allí con sus discípulos. Estaba cerca la Pascua, la fiesta de los judíos. Jesús entonces levantó los ojos, y al ver que acudía mucha gente dijo a Felipe: –¿Con qué compraremos panes para que coman éstos ? (lo decía para tantearlo, pues bien sabía él lo que iba a hacer). Felipe le contestó: –Doscientos denarios de pan no bastan para que a cada uno le toque un pedazo. Uno de sus discípulos, Andrés, el hermano de Simón Pedro le dijo: –Aquí hay un muchacho que tiene cinco panes de cebada y un par de peces, pero, ¿qué es eso para tantos? Jesus dijo: –Decid a la gente que se siente en el suelo. Había mucha hierba en aquel sitio. Se sentaron: sólo los hombres eran unos cinco mil. Jesús tomó los panes, dijo la acción de gracias y los repartió a los que estaban sentados; lo mismo todo lo que quisieron del pescado. Cuando se saciaron, dijo a sus discípulos: –Recoged los pedazos que han sobrado; que nada se desperdicie. Los recogieron y llenaron doce canastas con los pedazos de los cinco panes de …

LA PACIENCIA DE DIOS

28 de Julio
Por Horacio Vázquez

“Jesús propuso otra parábola al gentío: “El reino de los cielos se parece a un hombre que sembró buena semilla en su campo; pero mientras los hombres dormían, un enemigo fue y sembró cizaña en medio del trigo y se marchó. Cuando empezaba a verdear y se formaba la espiga, apareció también la cizaña. Entonces fueron los criados a decirle al amo: “Señor, ¿no sembraste buena semilla en tu campo? ¿De dónde sale la cizaña? Él les dijo: “Un enemigo lo ha hecho. Los criados le preguntaron: “¿quieres que vayamos a arrancarla?” Pero él les respondió: “No, que al recoger la cizaña podéis arrancar también el trigo. Dejadlos crecer juntos hasta la siega, y cuando llegue la siega diré a los segadores: arrancad primero la cizaña y atarla en gavillas para quemarla, y el trigo almacenadlo en mi granero” (San Mateo 13,24-30). COMENTARIO Tenemos la interpretación auténtica de esta parábola en Mateo 13, 36-43, pues los discípulos, después de que la gente se retirara a sus casas, interpelaron a su maestro para que se la explicara. Y parece oportuno antes de hacerlo que nos aproximemos de nuevo al enunciado de la parábola tal como nos la presenta Jesús, pues dice: “El reino de los cielos se parece a un hombre que sembró buena semilla en su campo”. Y se me antoja, que esta expresión …

Escucha y entiende

27 de Julio
Por Buenanueva

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Vosotros oíd lo que significa la parábola del sembrador: Si uno escucha la palabra del reino sin entenderla, viene el Maligno y roba lo sembrado en su corazón. Esto significa lo sembrado al borde del camino. Lo sembrado en terreno pedregoso significa el que la escucha y la acepta en seguida con alegría; pero no tiene raíces, es inconstante, y, en cuanto viene una dificultad o persecución por la palabra, sucumbe. Lo sembrado entre zarzas significa el que escucha la palabra; pero los afanes de la vida y la seducción de las riquezas la ahogan y se queda estéril. Lo sembrado en tierra buena significa el que escucha la palabra y la entiende; ése dará fruto y producirá ciento o sesenta o treinta por uno.» (San Mateo 13, 18-23).

CERCANÍA

26 de Julio
Por Manuel Requena

Se le acercaron los discípulos y le preguntaron: «¿Por qué les hablas en parábolas?». Él les contestó: «A vosotros se os han dado a conocer los secretos del reino de los cielos y a ellos no. Porque al que tiene se le dará y tendrá de sobra, y al que no tiene, se le quitará hasta lo que tiene. Por eso les hablo en parábolas, porque miran sin ver y escuchan sin oír ni entender. Así se cumple en ellos la profecía de Isaías: “Oiréis con los oídos sin entender; mirareis con los ojos sin ver; porque está embotado el corazón de este pueblo, son duros de oído, han cerrado los ojos; para no ver con los ojos, ni oír con los oídos, ni entender con el corazón, ni convertirse para que yo los cure”. Pero bienaventurados vuestros ojos porque ven y vuestros oídos porque oyen. En verdad os digo que muchos profetas y justos desearon ver lo que veis y no lo vieron, y oír lo que oís y no lo oyeron (San Mateo 13, 10-17). COMENTARIO La llave del Evangelio abre la puerta de la Sabiduría que conoce y “sabe”, —porque saborea—, el camino de Dios. A veces, como amor humano que es, basta una frase con entonación especial, una mirada, un tacto, que se convierte en la imagen clásica de un flechazo …

A cada uno su lugar

25 de Julio
Por César Allende

En aquel tiempo, se acercó a Jesús la madre de los Zebedeos con sus hijos y se postró para hacerle una petición. Él le preguntó: «¿Qué deseas?» Ella contestó: «Ordena que estos dos hijos míos se sienten en tu reino, uno a tu derecha y el otro a tu izquierda.» Pero Jesús replicó: «No sabéis lo que pedís. ¿Sois capaces de beber el cáliz que yo he de beber?» Contestaron: «Lo somos.» Él les dijo: «Mi cáliz lo beberéis; pero el puesto a mi derecha o a mi izquierda no me toca a mí concederlo, es para aquellos para quienes lo tiene reservado mi Padre.» Los otros diez, que lo habían oído, se indignaron contra los dos hermanos. Pero Jesús, reuniéndolos, les dijo: «Sabéis que los jefes de los pueblos los tiranizan y que los grandes los oprimen. No será así entre vosotros: el que quiera ser grande entre vosotros, que sea vuestro servidor, y el que quiera ser primero entre vosotros, que sea vuestro esclavo. Igual que el Hijo del hombre no ha venido para que le sirvan, sino para servir y dar su vida en rescate por muchos» (San Mateo 20,20-28). COMENTARIO A la pregunta – petición de la madre de Santiago responde Jesús con una revelación magnifica para nosotros, todos los que aguardamos la plena manifestación del Reino: el puesto a …

Sed humildes

24 de Julio
Por Francisco Javier Sánchez

En aquel tiempo, estaba Jesús hablando a la gente, cuando su madre y sus hermanos se presentaron fuera, tratando de hablar con él. Uno se lo avisó: «Oye, tu madre y tus hermanos están fuera y quieren hablar contigo.» Pero él contestó al que le avisaba: «¿Quién es mí madre y quiénes son mis hermanos?» Y, señalando con la mano a los discípulos, dijo: «Éstos son mi madre y mis hermanos. El que cumple la voluntad de mi Padre del cielo, ése es mi hermano, y mi hermana, y mi madre» (San Mateo 12,46-50). COMENTARIO Buenos días hermanos en Cristo. En el Evangelio de hoy vemos de nuevo al Señor Jesucristo trabajando por el Reino de los Cielos. Su madre y sus “hermanos” quieren verle y así se lo hacen saber. Pero el Señor Jesucristo no sale a ver a su madre. Sigue cumpliendo su misión y nos dice que su madre y sus hermanos son los que cumplen la voluntad de Dios (también en verano, también en vacaciones, no lo olvidemos). La reacción de la Virgen Santísima no es en absoluto soberbia sino todo lo contrario. No irrumpe delante de su hijo exigiendo atención. Humildemente acepta la decisión de su hijo, seguir trabajando por el Reino de los Cielos. Ya será atendida en otro momento. En este Evangelio tenemos dos pistas para este …

Permaneced en mí

23 de Julio
Por Ángel Moreno

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: – Yo soy la verdadera vida, y mi Padre es el labrador. A todo sarmiento mío que no da fruto lo arranca, y a todo el que da fruto lo poda, para que dé más fruto. Vosotros ya estáis limpios por las palabras que os he hablado; permaneced en mí, y yo en vosotros. Como el sarmiento no puede dar fruto por sí, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí. Yo soy la vid, vosotros los sarmientos; el que permanece en mí y yo en él, ése da fruto abundante; porque sin mí no podéis hacer nada. Al que no permanece en mí lo tiran fuera, como el sarmiento, y se seca; luego lo recogen y los echan al fuego y arden. Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid los que deseáis, y se realizará. Con esto recibe gloria mi Padre, con que deis fruto abundante; así seréis discípulos míos (San Juan 15,1-8). COMENTARIO Salta a la vista le repetición del verbo permanecer en un texto relativamente breve, y además citado por siete veces. Al autor sagrado no le faltan recursos lingüísticos. La reiteración del mismo verbo resalta de manera significativa la llamada, que hace Jesús a sus discípulos, a estar unidos a Él. El …

El mejor alimento

22 de Julio
Por Alfredo Esteban

Los apósteles volvieron a reunirse con Jesús, y le contaron todo lo que habían hecho y enseñado. Él les dijo: “Venid vosotros a solas a un lugar desierto a descansar un poco”. Porque eran tantos los que iban y venían, que no encontraban tiempo ni para comer. Se fueron en barca a solas a un lugar desierto. Muchos los vieron marcharse y los reconocieron; entonces de todas las aldeas fueron corriendo por tierra a aquel sitio y se les adelantaron. Al desembarcar, Jesús vio una multitud y se compadeció de ella, porque andaban como ovejas que no tienen pastor; y se puso a enseñarles muchas cosas (San Marcos 6,30-34). COMENTARIO La buena noticia de hoy nos pone delante el mejor alimento, Jesús después de escuchar a los apóstoles les invita a retirarse a un lugar tranquilo para descansar un poco, porque estaban cansados, se fueron a solas en la barca y se encontraron en la otra orilla con la multitud que les había tomado la delantera. Cambio de planes, queremos descansar y nos encontramos con los que necesitan de nuestra ayuda. Jesús se pone a enseñarles muchas cosas, este es el primer alimento, la Palabra nos alimenta, nos enseña, nos corrige, nos comunica, nos permite compartir lo bello y lo bueno. La presencia de Jesús es otro alimento, no estamos solos, por mucho que …

Anunciará el derecho a las naciones

21 de Julio
Por Mª Nieves Díez Taboada

En aquel tiempo, los fariseos planearon el modo de acabar con Jesús. Pero Jesús se enteró, se marchó de allí, y muchos le siguieron. Él los curó a todos, mandándoles que no lo descubrieran. Así se cumplió lo que dijo el profeta Isaías: «Mirad a mi siervo, mi elegido, mi amado, mi predilecto. Sobre él he puesto mi espíritu para que anuncie el derecho a las naciones. No porfiará, no gritará, no voceará por las calles. La caña cascada no la quebrará, el pábilo vacilante no lo apagará, hasta implantar el derecho; en su nombre esperarán las naciones» (San Mateo 12, 14-21). COMENTARIO El evangelio de Mateo nos cuenta, unos versículos antes, que Jesús estaba en la sinagoga en sábado, había un hombre con una mano paralizada y los escribas y fariseos imaginando lo que, como otras veces iba a hacer, le preguntaron para pillarle, si era lícito curar en sábado. Él les hace ver que cualquiera de ellos si tienen una oveja y cae en un hoyo la sacarán: “y un hombre vale más que una oveja”. Manda al hombre lisiado extender la mano, y le cura. Esto enciende en ellos una enorme rabia. Y por ello es aquí cuando, a la salida, se confabulan para  matarlo.  El primer punto para reflexionar es la dureza del que no cree ni ante un hecho maravilloso, …

SE TRATA DE AMAR

20 de Julio
Por Hermenegildo Sevilla

Un sábado de aquéllos, Jesús atravesaba un sembrado; los discípulos, que tenían hambre, empezaron a arrancar espigas y a comérselas. Los fariseos, al verlo, le dijeron: «Mira, tus discípulos están haciendo una cosa que no está permitida en sábado.» Les replicó: «¿No habéis leído lo que hizo David, cuando él y sus hombres sintieron hambre? Entró en la casa de Dios y comieron de los panes presentados, cosa que no les estaba permitida ni a él ni a sus compañeros, sino sólo a los sacerdotes. ¿Y no habéis leído en la Ley que los sacerdotes pueden violar el sábado en el templo sin incurrir en culpa? Pues os digo que aquí hay uno que es más que el templo. Si comprendierais lo que significa “quiero misericordia y no sacrificio”, no condenaríais a los que no tienen culpa. Porque el Hijo del hombre es señor del sábado» (San Mateo 12,1-8). COMENTARIO Antes de cualquier comentario acerca del Evangelio de hoy, es conveniente considerar que el motivo del descanso semanal, en el que se amparan los fariseos, para atacar a Jesús, es muy profundo. El reposo en las tareas cotidianas significa, por un lado, no idolatrar al trabajo (algo muy actual, por cierto) y, por otro, no abusar de los demás, sometiéndoles a fatigas sin descanso. En la práctica, esto suponía la prohibición de realizar o …

¿Podemos caminar sin fatiga?

19 de Julio
Por Tomás González aa.

En aquel tiempo, exclamó Jesús: «Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré. Cargad con mi yugo y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y encontraréis vuestro descanso. Porque mi yugo es llevadero y mi carga ligera» (San Mateo 11,28-30). COMENTARIO “Venid a mí todos los que estáis cansado y agobiados que yo os aliviaré”. Palabras misteriosas estas que pronuncia Jesús. Como dice san Agustín: “Si yo no puedo estar sino en ti, ¿de dónde puedo ir a ti? ¿De dónde me llamas para que vaya a ti?”  Agustín parte del hecho de que Dios está en mí. Pero ha de reconocer que él no estaba en Dios porque no estaba en sí mismo sino fuera. “Estaba fuera de mí y lejos de ti” Por eso necesita escuchar la llamada: Venid a mí, los cansados y agobiados. ¿Qué es lo que cansa? Caminar lejos del Señor. ¿Cómo puede ser eso? Caminar lejos del Señor es buscar la felicidad lejos de su voluntad. No cansan tanto las ocupaciones, las fatigas de la vida, como realizarlas lejos de la voluntad del Señor. Dios nos creó para amar y ser amados, o mejor dicho, para ser amados y amar en respuesta. Nuestra energía se gasta, se dispersa cuando buscamos la felicidad en hacer nuestra voluntad, lo que …

¡AY… DE MI!

18 de Julio
Por Rafael Luis Álcazar

En aquel tiempo, se puso Jesús a recriminar a las ciudades donde había hecho casi todos sus milagros, porque no se habían convertido: “¡Ay de ti, Corozaín, ay de ti, Betsaida!” Si en Tiro y en Sidón se hubieran hecho los milagros que en vosotras, hace tiempo que se habrían convertido, cubiertas de sayal y ceniza. Os digo que el día del juicio les será más llevadero a Tiro y a Sidón que a vosotras. Y tú, Cafarnaún, ¿piensas escalar el cielo? Bajarás al infierno. Porque si en Sodoma se hubieran hecho los milagros que en ti, habría durado hasta hoy. Os digo que el día del juicio le será más llevadero a Sodoma que a ti (San Mateo 11,20-24). COMENTARIO ¡Ay de mi Señor! Si no se te reconocer en mi camino. Porque yo bien se Señor, que tú hablas continuamente en todos los acontecimientos que me rodean. En los que entiendo y en los que no comprendo, en los que disfruto y en los que me son adversos. Toda mi vida es un auténtico milagro… ¡Tanto me has regalado!… Mi mayor alegría ha sido conocerte, reconocerte en mi camino, saber que tú eres, que tú estás y que tú vas delante para que no me pierda. Por eso si después de tantos milagros como he visto que has hecho conmigo y con …

¡AY DE TI, SI NO TE CONVIERTES!

17 de Julio
Por Juanjo Calles

Entonces se puso a maldecir a las ciudades en las que se habían realizado la mayoría de sus milagros, porque no se habían convertido: «¡Ay de ti, Corazín! ¡Ay de ti, Betsaida! Porque si en Tiro y en Sidón se hubieran hecho los milagros que se han hecho en vosotras, tiempo ha que en sayal y ceniza se habrían convertido. Por eso os digo que el día del Juicio habrá menos rigor para Tiro y Sidón que para vosotras. Y tú, Cafarnaún, ¿hasta el cielo te vas a encumbrar? ¡Hasta el Hades te hundirás! Porque si en Sodoma se hubieran hecho los milagros que se han hecho en ti, aún subsistiría el día de hoy. Por eso os digo que el día del Juicio habrá menos rigor para la tierra de Sodoma que para ti» (San Mateo 11,20-24). COMENTARIO Todos somos capaces de hacer el bien y hacer el mal. No hemos nacido como personas malvadas. Todo el mundo tiene en sí algo bueno. Unos esconden el bien, otros no le hacen caso, pero la bondad está en todos. Dios nos ha creado para amar y para ser amados. Dios nos envía una especie de test para escoger uno u otro camino. La negligencia en el amar nos puede conducir a decir «sí» a la maldad sin darnos cuenta hasta dónde nos puede llevar. …

La verdad no se negocia

16 de Julio
Por Jeronimo Barrio

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus apóstoles: «No penséis que he venido a la tierra a sembrar paz; no he venido a sembrar paz, sino espadas. He venido a enemistar al hombre con su padre, a la hija con su madre, a la nuera con su suegra; los enemigos de cada uno serán los de su propia casa. El que quiere a su padre o a su madre más que a mí no es digno de mí; el que quiere a su hijo o a su hija más que a mí no es digno de mí; y el que no coge su cruz y me sigue no es digno de mí. El que encuentre su vida la perderá, y el que pierda su vida por mí la encontrará. El que os recibe a vosotros me recibe a mí, y el que me recibe recibe al que me ha enviado; el que recibe a un profeta porque es profeta tendrá paga de profeta; y el que recibe a un justo porque es justo tendrá paga de justo. El que dé a beber, aunque no sea más que un vaso de agua fresca, a uno de estos pobrecillos, sólo porque es mi discípulo, no perderá su paga, os lo aseguro.» Cuando Jesús acabó de dar instrucciones a sus doce discípulos, partió de allí para enseñar …