Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|jueves, octubre 18, 2018
  • Siguenos!

Evangelios

Evangelios
“El obrero merece su salario”

18 de Octubre
Por Rafael Luis Alcázar

En aquel tiempo, designó el Señor otros setenta y dos y los mandó por delante, de dos en dos, a todos los pueblos y lugares adonde pensaba ir él. Y les decía: «La mies es abundante y los obreros pocos; rogad, pues, al dueño de la mies que mande obreros a su mies. ¡Poneos en camino! Mirad que os mando como corderos en medio de lobos. No llevéis talega, ni alforja, ni sandalias; y no os detengáis a saludar a nadie por el camino. Cuando entréis en una casa, decid primero: “Paz a esta casa.” Y si allí hay gente de paz, descansará sobre ellos vuestra paz; si no, volverá a vosotros. Quedaos en la misma casa, comed y bebed de lo que tengan, porque el obrero merece su salario. No andéis cambiando de casa. Si entráis en un pueblo y os reciben bien, comed lo que os pongan, curad a los enfermos que haya, y decid: “Está cerca de vosotros el reino de Dios” (San Lucas 10, 1-9). COMENTARIO ¿Soy obrero tuyo Señor, o…trabajo siempre para mí? Por mi bautismo he sido enviado a dar gratis lo que gratis se me ha entregado. Sigue creciendo cada día en mí la semilla que plantó en mí tu Iglesia. Esa semilla que mis padres regaron y cuidaron y que tan lentamente ha ido germinando con … Full article

VERDAD, FRENTE A HIPOCRESÍA

17 de Octubre
Por Juanjo Calles

<<Pero, ¡ay de vosotros, los fariseos, que pagáis el diezmo de la menta, de la ruda y de toda hortaliza, y dejáis a un lado la justicia y el amor a Dios! Esto es lo que había que practicar, aunque sin omitir aquello. ¡Ay de vosotros, los fariseos, que amáis el primer asiento en las sinagogas y que se os salude en las plazas! ¡Ay de vosotros, pues sois como los sepulcros que no se ven, sobre los que andan los hombres sin saberlo!» Uno de los legistas le respondió: «¡Maestro, diciendo estas cosas también nos injurias a nosotros!» Pero él dijo: «¡Ay también de vosotros, los legistas, que imponéis a los hombres cargas intolerables, y vosotros no las tocáis ni con uno de vuestros dedos!>> (San Lucas. 11, 42-46). COMENTARIO El Evangelio de este día, continuación del de ayer, nos presenta a Jesús desenmascarando la hipocresía del fariseo que le había invitado a comer. Contra ellos, los fariseos y los escribas, encontramos las palabras más duras salidas de los labios de Jesús. A los escribas, según el evangelista Marcos, “les encanta pasearse con amplios ropajes y que les hagan reverencias en las plaza, buscan los asientos de honor en las sinagogas y los primeros puestos en los banquete; y devoran los bienes de las viudas con pretexto de largos rezos”, en fin, todo …

¡Necios!

16 de Octubre
Por Jerónimo Barrio

En aquel tiempo, cuando Jesús terminó de hablar, un fariseo lo invitó a comer a su casa. Él entró y se puso a la mesa.  Como el fariseo se sorprendió al ver que no se lavaba las manos antes de comer, el Señor le dijo: «Vosotros, los fariseos, limpiáis por fuera la copa y el plato, mientras por dentro rebosáis de robos y maldades. ¡Necios! El que hizo lo de fuera, ¿no hizo también lo de dentro? Dad limosna de lo de dentro, y lo tendréis limpio todo» (San Lucas 11, 37-41). COMENTARIO Un fariseo, un hombre religioso, queda fascinado por las palabras de Jesús y le ruega que venga a su casa. Le invita a sentarse a su mesa y compartir su intimidad. Pero tras ese gesto inicial, sin duda bueno y honesto, cuando este hombre ve que Jesús no cumple con una costumbre religiosa de su secta, la de lavarse las manos antes de comer, se sorprende y probablemente de forma más o menos notoria le hace un cierto reproche. Jesús, sin ningún respeto humano,  le dedica un discurso muy poco agradable, si tenemos en cuenta que era un invitado en casa ajena. Pero Jesús es el Señor, dueño de todo, del tiempo, de las palabras y de los corazones. Dice lo que tiene que decir y cuando lo tiene que decir. …

¡DOCTORES TIENE LA IGLESIA!

15 de Octubre
Por Pablo Morata

En aquel tiempo, exclamó Jesús: «Te doy gracias, Padre, Señor de cielo y tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos y se las has revelado a la gente sencilla. Sí, Padre, así te ha parecido mejor. Todo me lo ha entregado mi Padre, y nadie conoce al Hijo más que el Padre, y nadie conoce al Padre sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar. Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré. Cargad con mi yugo y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y encontraréis vuestro descanso. Porque mi yugo es llevadero y mi carga ligera» (San Mateo 11, 25-30). COMENTARIO Celebramos hoy a Santa Teresa de Jesús, nombrada “doctora de la Iglesia” por el papa Pablo VI en 1970. Doctor, doctor; lo que se dice doctor no suele ser algo fácil de conseguir o, al menos, no debe serlo. Exige (o debe exigir) capacidad, esfuerzo y originalidad. Teresa, abulense de familia hidalga (blasón Cepeda y Ahumada); como ella misma señala en el Libro de la Vida, ya desde su “alta cuna” estaba destinada a triunfar; amiga de engalanarse y “enemiguísima de ser monja”. Pero como los caminos de Dios son inescrutables, y ya desde niña (se escapó de casa) apuntaba maneras de espíritu …

Donde está tu tesoro, ahí está tu corazón

14 de Octubre
Por Ángel Pérez

En aquel tiempo, cuando salía Jesús al camino, se le acercó uno corriendo, se arrodilló y le preguntó: «Maestro bueno, ¿qué haré para heredar la vida eterna?» Jesús le contestó: «¿Por qué me llamas bueno? No hay nadie bueno más que Dios. Ya sabes los mandamientos: no matarás, no cometerás adulterio, no robarás, no darás falso testimonio, no estafarás, honra a tu padre y a tu madre.» Él replicó: «Maestro, todo eso lo he cumplido desde pequeño.» Jesús se le quedó mirando con cariño y le dijo: «Una cosa te falta: anda, vende lo que tienes, dale el dinero a los pobres, así tendrás un tesoro en el cielo, y luego sígueme.» A estas palabras, él frunció el ceño y se marchó pesaroso, porque era muy rico. Jesús, mirando alrededor, dijo a sus discípulos: «¡Qué difícil les va a ser a los ricos entrar en el reino de Dios!» Los discípulos se extrañaron de estas palabras. Jesús añadió: «Hijos, ¡qué difícil les es entrar en el reino de Dios a los que ponen su confianza en el dinero! Más fácil le es a un camello pasar por el ojo de una aguja, que a un rico entrar en el reino de Dios.» Ellos se espantaron y comentaban: «Entonces, ¿quién puede salvarse?» Jesús se les quedó mirando. y les dijo: «Es imposible para los hombres, …

La gran bienaventuranza

13 de Octubre
Por Antonio Pavía

En aquel tiempo, mientras Jesús hablaba a las gentes, una mujer de entre el gentío levantó la voz, diciendo: «Dichoso el vientre que te llevó y los pechos que te criaron.» Pero él repuso: «Mejor, dichosos los que escuchan la palabra de Dios y la cumplen» (San Lucas 11, 27-28). COMENTARIO Bienaventurados los que escuchan la Palabra de Dios y la guardan, nos dice Jesús en el Evangelio. Sí, hay que guardar la Palabra de Dios que escuchamos al margen de que la entendamos o no. Tengamos en cuenta que la Palabra tiene su propio crecimiento dentro de ti, y es así como se hará entendible paulatinamente a tu razón. Es, a propósito de la Palabra guardada celosamente en el corazón defendiéndola de los asaltos de la incredulidad y el escepticismo a la que se ve sometida por parte de Satanás, que Jesús dirá en otra ocasión “el hombre bueno del buen tesoro de su corazón saca lo bueno” (Lucas 6,45).  

Es posible escuchar

12 de Octubre
Por Valentin De Prado

En aquel tiempo, mientras Jesús hablaba a la gente, una mujer de entre el gentío levantó la voz, diciendo: «Dichoso el vientre que te llevó y los pechos que te criaron.» Pero él repuso: «Mejor, dichosos los que escuchan la palabra de Dios y la cumplen» (San Lucas 11, 27-28). COMENTARIO El evangelio de hoy es bien breve, pero encierra un significado importante en el conjunto del evangelio de Lucas. Nos da la clave para entender lo que Lucas enseña respecto de María, la Madre de Jesús, en el así llamado Evangelio de la Infancia. En este episodio evangélico que nos refiere Lucas vemos como una mujer, movida por la admiración ante los prodigios que realizaba Jesús, gritó esa expresión espontanea con la que quería ensalzar a la que, supuestamente, es lo más sagrado para un hombre, su madre. Jesús responde con una expresión sencilla, pero de mayor calado, haciendo el mayor elogio de su madre y dándonos a la vez la llave  para entender estos dos capítulos del evangelio de hoy “bienaventurados los que escuchan la palabra de Dios, la asumen y la ponen en práctica”. Se podría decir que se añade una nueva bienaventuranza, la de la Palabra, que constituye al mismo tiempo un nuevo piropo a María, esta vez por parte de su Hijo. Porque Ella fue la primera que escuchó …

TENER UN AMIGO

11 de Octubre
Por Manuel Requena

Y les dijo: «Suponed que alguno de vosotros tiene un amigo, y viene durante la medianoche y le dice: “Amigo, préstame tres panes, pues uno de mis amigos ha venido de viaje y no tengo nada que ofrecerle”; y, desde dentro, aquel le responde: “No me molestes; la puerta ya está cerrada; mis niños y yo estamos acostados; no puedo levantarme para dártelos”; os digo que, si no se levanta y se los da por ser amigo suyo, al menos por su importunidad se levantará y le dará cuanto necesite. Pues yo os digo a vosotros: Pedid y se os dará, buscad y hallaréis, llamad y se os abrirá; porque todo el que pide recibe, y el que busca halla, y al que llama se le abre. ¿Qué padre entre vosotros, si su hijo le pide un pez, le dará una serpiente en lugar del pez? ¿O si le pide un huevo, le dará un escorpión? Si vosotros, pues, que sois malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¿cuánto más el Padre del cielo dará el Espíritu Santo a los que se lo piden?» (San Lucas 11, 5-13). COMENTARIO Dos formas de estar el hombre ante el Reino de Dios nos presenta Lucas. Una con las puertas cerradas y durmiendo en su cama, tan a gusto, ”con sus niños dentro”, y otra, la …

“Una vez que estaba Jesús orando en cierto lugar, cuando terminó, uno de sus discípulos le dijo: “Señor, enséñanos a orar, como Juan enseñó a sus discípulos”. Él les dijo: “Cuando oréis decir: “Padre, santificado sea tu nombre, venga tu reino, danos cada día nuestro pan cotidiano, perdónanos nuestros pecados, porque también nosotros perdonamos a todo el que nos debe, y no nos dejes caer en la tentación” (San Lucas 11, 1-4). COMENTARIO Uno de sus discípulos le dijo: “Señor enséñanos a orar como Juan enseñó a sus discípulos”. Y aquí hay alguien mucho más que Juan, está Jesucristo, el Hijo de Dios vivo. Él mismo nos ha enseñado a orar, de un modo nuevo, revolucionario y atrevido al decir a Dios: Padre. ¿Quién soy yo para llamar a Dios: Padre? ¿Para llamar a Dios: Abba, Papá? Pues sólo si somos discípulos obedientes a  Nuestro Señor Jesucristo podemos llamar a Dios: Padre. San Francisco de Asís, fiel discípulo de Jesucristo, tras su conversión, dijo desnudo a su padre de la tierra, ante el obispo y todo el pueblo: “En adelante sólo diré, Padre Nuestro que estás en los cielos, no padre Bernardone, pues le devuelvo dinero y vestidos”. Y desnudo siguió a Cristo desnudo. Jesucristo no dio a sus discípulos un curso de meditación, como hacen los gurús de las religiones orientales, ni les …

Sentada junto a los pies del Señor

9 de Octubre
Por Olga Alonso Pelegrín

En aquel tiempo, entró Jesús en una aldea, y una mujer llamada Marta lo recibió en su casa. Esta tenía una hermana llamada María, que, sentada junto a los pies del Señor, escuchaba su palabra. Marta, en cambio, andaba muy afanada con los muchos servicios; hasta que, acercándose dijo: «Señor, ¿no te importa que mi hermana me haya dejado sola para servir? Dile que me eche una mano». Respondiendo, le dijo el Señor: «Marta, Marta, andas inquieta y preocupada con muchas cosas; sólo una es necesaria. María, pues, ha escogido la parte mejor, y no le será quitada» (San Lucas 10,38-42). COMENTARIO El Evangelio de hoy nos da la oportunidad de reflexionar en clave evangélica sobre el significado de “servir a Dios”. Los seres humanos tendemos a medir nuestra entrega a Dios en las mismas claves que valoramos nuestra entrega a los temas del mundo. Aspectos como eficacia, resultados…, creemos que son importantes cuando desplegamos nuestras obras cristianas. Estamos acostumbrados a pensar que, si lo que hacemos en nombre de Dios tiene resultado, entonces ha merecido la pena; si el tiempo que dedicamos a los demás, da fruto inmediato, entonces podremos sentirnos satisfechos de que ha sido eficaz nuestra entrega. De nuevo, el Evangelio como Palabra de nuestro Dios, nos enseña, como si fuéramos niños a dar un paso atrás y corregir lo que, humanamente, surge de …

El amor genuino

8 de Octubre
Por Juanjo Guerrero

En aquel tiempo, se presentó un maestro de la Ley y le preguntó a Jesús para ponerlo a prueba: «Maestro, ¿qué tengo que hacer para heredar la vida eterna?» Él le dijo: «¿Qué está escrito en la Ley? ¿Qué lees en ella?» Él contestó: «Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón y con toda tu alma y con todas tus fuerzas y con todo tu ser. Y al prójimo como a ti mismo.» Él le dijo: «Bien dicho. Haz esto y tendrás la vida.» Pero el maestro de la Ley, queriendo justificarse, preguntó a Jesús: «¿Y quién es mi prójimo?» Jesús dijo: «Un hombre bajaba de Jerusalén a Jericó, cayó en manos de unos bandidos, que lo desnudaron, lo molieron a palos y se marcharon, dejándolo medio muerto. Por casualidad, un sacerdote bajaba por aquel camino y, al verlo, dio un rodeo y pasó de largo. Y lo mismo hizo un levita que llegó a aquel sitio: al verlo dio un rodeo y pasó de largo. Pero un samaritano que iba de viaje, llegó a donde estaba él y, al verlo, le dio lástima, se le acercó, le vendó las heridas, echándoles aceite y vino, y, montándolo en su propia cabalgadura, lo llevó a una posada y lo cuidó. Al día siguiente, sacó dos denarios y, dándoselos al posadero, le dijo: “Cuida …

EL DIVORCIO, MODA INFERNAL

7 de Octubre
Por Tomás Cremades

Acercándose unos fariseos, le preguntaron a Jesús, para ponerlo a prueba: “¿Le es lícito a un hombre repudiar a su mujer? Él les replicó: “¿Qué os ha mandado Moisés?” Contestaron: “Moisés permitió escribir el acta de divorcio y repudiarla” Jesús les dijo: “Por la dureza de vuestro corazón dejó escrito Moisés este precepto. Pero al principio de la creación, Dios los creó hombre y mujer. Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre, se unirá a su mujer, y serán los dos una sola carne. De modo que ya no son dos, sino una sola carne. Lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre”. En casa, los discípulos volvieron a preguntarle sobre lo mismo. Él les dijo: “Si uno repudia a su mujer y se casa con otra, comete adulterio contra la primera. Y si ella repudia a su marido, y se casa con otro, comete adulterio”. Acercaban a Jesús los niños para que los tocara, pero los discípulos les regañaban. Al verlo, Jesús se enfadó y les dijo: “Dejad que los niños se acerquen a Mí, no se lo impidáis; porque de los que son como ellos es el Reino de los Cielos. En verdad, en verdad os digo, que el que no acepte el Reino de Dios como un niño, no entrará en él”. Y …

Los discípulos vuelven contentos

6 de Octubre
Por Ernesto Julía Díaz

En aquel tiempo, los setenta y dos volvieron muy contentos y dijeron a Jesús: «Señor, hasta los demonios se nos someten en tu nombre.» Él les contestó: «Veía a Satanás caer del cielo como un rayo. Mirad: os he dado potestad para pisotear serpientes y escorpiones y todo el ejército del enemigo. Y no os hará daño alguno. Sin embargo, no estéis alegres porque se os someten los espíritus; estad alegres porque vuestros nombres están inscritos en el cielo.» En aquel momento, lleno de la alegría del Espíritu Santo, exclamó: «Te doy gracias, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y a los entendidos, y las has revelado a la gente sencilla. Sí, Padre, porque así te ha parecido bien. Todo me lo ha entregado mi Padre, y nadie conoce quién es el Hijo, sino el Padre; ni quién es el Padre, sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiere revelar.» Y volviéndose a sus discípulos, les dijo aparte: «¡Dichosos los ojos que ven lo que vosotros veis! Porque os digo que muchos profetas y reyes desearon ver lo que veis vosotros, y no lo vieron; y oír lo que oís, y no lo oyeron» (San Lucas 10, 17-24). COMENTARIO “Los setenta y dos volvieron con alegría diciendo: “Señor, hasta los …

Buscad y encontraréis

5 de Octubre
Por Ramon Dominguez

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: -«Pedid y se os dará, buscad y encontraréis, llamad y se os abrirá; porque quien pide recibe, quien busca encuentra y al que llama se le abre. Si a alguno de vosotros le pide su hijo pan, ¿le va a dar una piedra?; y si le pide pescado, ¿le dará una serpiente? Pues si vosotros, que sois malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¡cuánto más vuestro Padre del cielo dará cosas buenas a los que le piden!» (San Mateo 7, 7-11). COMENTARIO En el contexto de las Témporas de acción de gracias, hoy el evangelio nos habla de la eficacia de la oración. La sagrada escritura está repleta de recomendaciones para asegurarnos que Dios, como padre amoroso, escucha siempre a los que le piden con confianza. Ya el Deuteronomio nos recuerda que Dios escucha se deja siempre encontrar de aquellos que le buscan con todo su corazón y con toda su alma. Y el Evangelio no se cansa de repetirnos esta misma afirmación. Si dos o más se ponen de acuerdo para pedir algo al Padre, lo obtendrán. Sin embargo, ?cuántas veces nos quejamos de que pedimos y no recibimos? Santiago nos advierte que lo que ocurre es que pedimos mal. Los evangelistas nos ponen en el camino correcto: es necesario pedir en nombre …

LOS MENSAJEROS DEL REINO

4 de Octubre
Por Antonio Segoviano

En aquel tiempo, designó el Señor otros setenta y dos y los mandó por delante, de dos en dos, a todos los pueblos y lugares adonde pensaba ir él. Y les decía: -«La mies es abundante y los obreros pocos; rogad, pues, al dueño de la mies que mande obreros a su mies. ¡Poneos en camino! Mirad que os mando como corderos en medio de lobos. No llevéis talega, ni alforja, ni sandalias; y no os detengáis a saludar a nadie por el camino. Cuando entréis en una casa, decid primero: “Paz a esta casa”. Y si allí hay gente de paz, descansará sobre ellos vuestra paz; si no, volverá a vosotros. Quedaos en la misma casa, comed y bebed de lo que tengan, porque el obrero merece su salario. No andéis cambiando de casa. Si entráis en un pueblo y os reciben bien, comed lo que os pongan, curad a los enfermos que haya, y decid: “Está cerca de vosotros el reino de Dios.” Cuando entréis en un pueblo y no os reciban, salid a la plaza y decid: “Hasta el polvo de vuestro pueblo, que se nos ha pegado a los pies, nos lo sacudimos sobre vosotros. De todos modos, sabed que está cerca el reino de Dios.” Os digo que aquel día será más llevadero para Sodoma que para ese pueblo …

EXIGENCIAS DE AMOR

3 de Octubre
Por Francisco Lerdo de Tejada

En aquel tiempo, mientras iban de camino Jesús y sus discípulos, le dijo uno: «Te seguiré adonde vayas.» Jesús le respondió: «Las zorras tienen madriguera, y los pájaros nido, pero el Hijo del hombre no tiene donde reclinar la cabeza.» A otro le dijo: «Sígueme.» Él respondió: «Déjame primero ir a enterrar a mi padre.» Le contestó: «Deja que los muertos entierren a sus muertos; tú vete a anunciar el reino de Dios.» Otro le dijo: «Te seguiré, Señor. Pero déjame primero despedirme de mi familia.» Jesús le contestó: «El que echa mano al arado y sigue mirando atrás no vale para el reino de Dios» (San Lucas 9, 57-62). COMENTARIO Las exigencias de Jesucristo son verdaderas, no hay que confundirse. No se trata de una escuela de campeonato o de púgiles de primera magnitud. Se trata de las exigencias del mismo amor, los niveles elevados de la Caridad. No es nuestro Cristianismo una escuela de moral, ni una cátedra de conocimientos sino ante todo un encuentro vivo con una persona viva: Cristo. No por mucho repetirlo deja de ser menos verdadero. Si llenamos de moralinas los corazones de los jóvenes o de ideas brillantes sus pensamientos y no favorecemos el encuentro relacional con el Señor, todo queda en nada o menos que nada. No se les apetece a ellos teorías ni cambios de conducta a golpe de verdades …

Estoy tardando en ser sencillo

2 de Octubre
Por Miguel Iborra Viciana

En aquel momento se acercaron los discípulos a Jesús y le preguntaron: « ¿Quién es el mayor en el Reino de los Cielos?» Él llamó a un niño, le puso en medio de ellos y dijo: «En verdad os digo que, si no os convertís y hacéis como niños, no entraréis en el Reino de los Cielos. Por tanto, el que se haga pequeño como este niño, ese es el más grande en el reino de los Cielos. El que acoge un niño como este en mi nombre me acoge a mí. Cuidado con despreciar a uno de estos pequeños, porque os digo que sus ángeles están viendo siempre el rostro de mi Padre Celestial (San Mateo 18, 1, 5, 10). COMENTARIO Los niños en tiempos de Jesús tenían una valoración social distinta a la que tienen hoy. Eran un grupo muy importante de personas desamparadas que no tenían ninguna capacidad de decisión o influencia en los mayores. Jesús coloca la indigencia de un niño frente al deseo de prestigio e influencia que revela la pregunta de sus discípulos. El gesto de Jesús nos revela dos enseñanzas: La primera Invita a los discípulos a hacerse semejantes a los niños, que equivale a despojarse de sus deseos de dominio y poder. La segunda es una invitación a toda la comunidad para una acogida sincera a …

El más pequeño, es el mayor

1 de Octubre
Por Jesús Bayarri

Se suscitó una discusión entre ellos sobre quién de ellos sería el mayor. Conociendo Jesús lo que pensaban en su corazón, tomó a un niño, le puso a su lado, y les dijo: «El que reciba a este niño en mi nombre, a mí me recibe; y el que me reciba a mí, recibe a Aquel que me ha enviado; pues el más pequeño de entre vosotros, ése es mayor.» Tomando Juan la palabra, dijo: «Maestro, hemos visto a uno que expulsaba demonios en tu nombre y tratamos de impedírselo, porque no viene con nosotros.» Pero Jesús le dijo: «No se lo impidáis, pues el que no está contra vosotros está por vosotros» (San Lucas 9, 46-50). COMENTARIO Que Dios haya escogido el camino del sufrimiento, del servicio y de la humildad para manifestarse a nosotros, es debido a que su grandeza, su poder y su gloria, no son ajenos ni pueden separarse de su amor misericordioso. Tan grande como su poder para crear el mundo es su misericordia para redimirlo. El amor no mira a nadie por encima del hombro ni se ensalza a sí mismo, sino que se complace en servir, anonadándose a sí mismo como ha hecho Cristo. Buscar la propia gloria pone de manifiesto la propia pequeñez y vaciedad. Si él que es grande se abaja, cuanto más nosotros que …

Aprende a admirar a los otros

30 de Septiembre
Por Gloria María Tomás

En aquel tiempo, dijo Juan a Jesús: –Maestro, hemos visto a uno que echaba demonios en tu nombre, y se lo hemos querido impedir, porque no es de los nuestros. Jesús respondió: –No se lo impidáis, porque uno que hace milagros en mi nombre no puede luego hablar mal de mí. El que no está contra nosotros está a favor nuestro. El que os dé a beber un vaso de agua, porque seguís al Mesías, os aseguro que no se quedará sin recompensa. El que escandalice a uno de estos pequeñuelos que creen, más le valdría que le encajasen en el cuello una piedra de molino y lo echasen al mar. Si tu mano te hace caer, córtatela: más te vale entrar manco en la vida que ir con las dos manos al abismo, al fuego que no se apaga. Y si tu pie te hace caer, córtatelo: más te vale entrar cojo en la vida que ser echado con los dos pies al abismo. Y si tu ojo te hace caer, sácatelo: más te vale entrar tuerto en el Reino de Dios que ser echado al abismo con los dos ojos, donde el gusano no muere y el fuego no se apaga (San Marcos 9, 38-43.47-48). COMENTARIO Pensaba al comentar este pasaje cuanto nos ayuda saber que la Iglesia es sacramento universal de …

Los Ángeles

29 de Septiembre
Por Francisco Jiménez Ambel

Vio Jesús que se acercaba Natanael y dijo de él: “Ahí tenéis a un israelita de verdad, en quien no hay engaño”. Natanael le contesta: “¿De qué me conoces?”. Jesús le responde: “Antes de que Felipe te llamara, cuando estaba debajo de la higuera, te vi”. Natanael respondió: “Rabí, tu eres el hijo de Dios, tu eres el Rey de Israel”. Jesús le contestó: “Por haberte dicho que te vi debajo de la Higuera, crees? Has de ver cosas mayores”. Y le añadió: “En verdad, en verdad os digo; veréis el cielo abierto y a los ángeles de Dios subir y bajar sobre el Hijo del Hombre” (San Juan 1 47-51). COMENTARIO “La existencia de seres espirituales, no corporales, que la Sagrada Escritura llama habitualmente ángeles, es una verdad de fe. El testimonio de la Escritura es tan claro como la unanimidad de la tradición”. Esto declara el nº 328 del Catecismo de la Iglesia Católica. Los mensajeros de Dios existen y refuerzan, no disipan, la creencia en Dios. Lo asegura el propio Jesús, en este pasaje; veréis a los ángeles subir y bajar sobre Él. Obviamente este tráfico angélico recuerda la “escala de Jacob”, su propia cruz, en la que unirá la tierra con el cielo, escalera con la que abrirá el cielo, que permanecía cerrado a los hombres. Natanael hace una profesión …

EL MESÍAS DE DIOS

28 de Septiembre
Por Horacio Vázquez

“Una vez Jesús estaba orando solo, lo acompañaban sus discípulos y les preguntó: “¿Quién dice la gente que soy yo?” Ellos contestaron: “Unos que Juan el Bautista, otros que Elías, otros dicen que ha resucitado uno de los antiguos profetas”. Él les preguntó: “Y vosotros, ¿quién decís que soy yo? Pedro tomó la palabra y dijo: “El Mesías de Dios”. Él les prohibió terminantemente decírselo a nadie, porque decía: “El Hijo del hombre tiene que padecer mucho, ser desechado por los ancianos, sumos sacerdotes y escribas, ser ejecutado y resucitar al tercer día” (San Lucas 9, 18-22). COMENTARIO Esta secuencia evangélica de Lucas está llena de contrastes. Los doce regresaban felices de su primera misión apostólica proclamando el reino de Dios, y Jesús los toma con él y se retiran a solas a algún lugar de los alrededores de Betsaida, la patria de Pedro y Andrés. Jesús quiere estar con ellos y escuchar de sus labios las sensaciones de aquel viaje, aclarar sus dudas, y reafirmarlos en la santidad de su misión, pero la gente los sigue, y Jesús acoge a toda aquella muchedumbre hambrienta de su verdad y su palabra, les habla del reino, los cura de sus enfermedades, y luego, con los cinco panes y dos peces que tenían sus discípulos en las alforjas, les da de comer a todos, más de …

Conocer a Jesús

27 de Septiembre
Por Javier Leceta

En aquel tiempo, el virrey Herodes se enteró de lo que pasaba y no sabía a qué atenerse, porque unos decían que Juan había resucitado, otros que había aparecido Elías, y otros que había vuelto a la vida uno de los antiguos profetas. Herodes se decía: «A Juan lo mandé decapitar yo. ¿Quién es éste de quien oigo semejantes cosas?» Y tenla ganas de ver a Jesús (San Lucas 9, 7-9). COMENTARIO Yo creo que si hoy hiciésemos una encuesta sobre el conocimiento que tiene la gente de Dios, la respuesta dependería de la edad de cada uno. Porque los que están jubilados o cerca de la jubilación sí que han oído hablar de Dios; para muchos incluso es importante. Los que les siguen en edad han oído hablar de Dios pero a la mayoría no les interesa. Muchos de los jóvenes ni siquiera han oído hablar de Dios ni de Jesucristo, porque hemos echado a Dios de la sociedad, de la educación e incluso de la cultura. El hombre de hoy no se plantea la salvación, solo que la sociedad funcione. Pero en los tiempos de este evangelio los judíos estaban esperando un salvador y se preguntaban si Jesucristo sería el Mesías o un profeta que venía de parte de Dios. Tanto hablaban de él que hasta Herodes tenía ganas de conocerlo. Pero …

CURANDO ALMAS Y CUERPOS

26 de Septiembre
Por Manuel Requena

Habiendo convocado Jesús a los Doce, les dio poder y autoridad sobre toda clase de demonios y para curar enfermedades. Luego los envió a proclamar el reino de Dios y a curar a los enfermos, diciéndoles: «No llevéis nada para el camino: ni bastón ni alforja, ni pan ni dinero; tampoco tengáis dos túnicas cada uno. Quedaos en la casa donde entréis, hasta que os vayáis de aquel sitio. Y si algunos no os reciben, al salir de aquel pueblo sacudíos el polvo de vuestros pies, como testimonio contra ellos». Se pusieron en camino y fueron de aldea en aldea, anunciando la Buena Noticia y curando en todas partes (San Lucas 9, 1-6). COMENTARIO No suele Lucas repetir expresiones en la proclamación de su mensaje, porque era un buen escritor, probablemente el más culto del griego neotestamentario. A Juan en cambio le encanta repetir una y otra vez la misma expresión, como una espiral hacia la luz. Por eso llama más la atención la insistencia de Lucas hoy en el mandato de «curar a los enfermos». Hasta tres veces lo repite en los seis versículos. Y no es solo porque él fuera médico, «el médico querido» le dice Pablo (Col, 4,14), sino porque proclama que el Evangelio es la salud total del hombre. Quizás por eso él mismo dejó el bisturí y cogió la pluma, …

La Palabra hace hermanos del Señor

25 de Septiembre
Por César Allende

En aquel tiempo, vinieron a ver a Jesús su madre y sus hermano, pero con el gentío no lograban llegar hasta él. Entonces lo avisaron: «Tu madre y tus hermanos están fuera y quieren verte.» Él les contestó: «Mi madre y mis hermanos son éstos: los que escuchan la palabra de Dios y la ponen por obra» (San Lucas 8, 19-21). COMENTARIO El Reino de los Cielos es, ciertamente, del todo peculiar. Y entre sus peculiaridades el Evangelio de hoy señala una que nos obliga a pensar en la relación que el Señor tiene con nosotros y nosotros con él. A tenor de lo que nos dice San Lucas esta relación es mucho más profunda que la existente entre los miembros de una misma sociedad o comunidad política, cultural, etc. La imagen que el mismo Jesús escoge para explicarla es la de los lazos familiares más fuertes, lo de menos es que dicha imagen venga dada por la situación en la que Jesús lo expone. La ciudadanía del Reino deriva de la Palabra acogida y cumplida, y extiende sus efectos hasta la fraternidad (y maternidad) con el Señor. Las consecuencias que esto tiene para la vida personal de cada creyente y para la convivencia intraeclesial y hasta social y política son extraordinarias. El Evangelio de hoy es una fuerte exhortación a meditar en estas …

Somos luz del mundo

24 de Septiembre
Por Francisco Javier Sánchez

En aquel tiempo, dijo Jesús a la gente: «Nadie enciende un candil y lo tapa con una vasija o lo mete debajo de la cama; lo pone en el candelero para que los que entran tengan luz. Nada hay oculto que no llegue a descubrirse, nada secreto que no llegue a saberse o a hacerse público. A ver si me escucháis bien: al que tiene se le dará, al que no tiene se le quitará hasta lo que cree tener» (San Lucas 8,16-18). COMENTARIO Una vez más, buenos días hermanos en Cristo. En el Evangelio de hoy, el Señor Jesucristo nos invita a poner la luz en al candelero para que todos puedan verla. En otro pasaje nos dice que somos luz del mundo. Pero tenemos que tener muy claro que ninguno de nosotros tiene luz propia. Debemos ser un reflejo de la luz del Señor Jesucristo, como la luna refleja la luz del sol. Y el candelero es la Cruz al cual no podemos subir con nuestras fuerzas. Necesitamos la ayuda del Señor. Una persona en sufrimiento, si lo ofrece en silencio al Señor, puede estar iluminando muchísimas almas. El Señor nos pone los deberes para hoy y para nuestras vidas, reflejar, desde la Cruz, su Luz Salvadora. Un abrazo en Cristo. El Señor nos bendiga, nos guarde todo mal y nos lleve …

Los últimos serán los primeros

23 de Septiembre
Por Ángel Moreno

En aquel tiempo, Jesús y sus discípulos se marcharon de la montaña y atravesaron Galilea; no quería que nadie se entera se, porque iba instruyendo a sus discípulos. Les decía: «El Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los hombres, y lo matarán; y, después de muerto, a los tres días resucitará.» Pero no entendían aquello, y les daba miedo preguntarle. Llegaron a Cafarnaún, y, una vez en casa, les preguntó: «¿De qué discutíais por el camino?» Ellos no contestaron, pues por el camino habían discutido quién era el más importante. Jesús se sentó, llamó a los Doce y les dijo: «Quien quiera ser el primero, que sea el último de todos y el servidor de todos.» Y, acercando a un niño, lo puso en medio de ellos, lo abrazó y les dijo: «El que acoge a un niño como éste en mi nombre me acoge a mí; y el que me acoge a mí no me acoge a mí, sino al que me ha enviado» (San Marcos 9, 30-37). COMENTARIO Durante el mes de septiembre, muchas comunidades celebran fiestas en honor de Cristo, como eco del día de la Exaltación de la Cruz. En Jerusalén, el día 13 de septiembre se celebra la dedicación de los templos edificados por Santa Elena en honor del Calvario, del Santo Sepulcro, y de …

La buena tierra

22 de Septiembre
Por Alfredo Esteban

Habiéndose reunido una gran muchedumbre y gente que salía de toda la ciudad, dijo en parábola: “Salió el sembrador a sembrar su semilla. Al sembrarla, algo cayó al borde del camino, lo pisaron, y los pájaros del cielo se lo comieron. Otra parte cayó en terreno pedregoso, y, después de brotar, se secó por falta de humedad. Otra parte cayó entre abrojos, y los abrojos, creciendo al mismo tiempo, la ahogaron. Y otra parte cayó en tierra buena, y después de brotar, dio fruto al ciento por uno. Dicho esto, exclamó: El que tenga oídos para oír, que oiga”. Entonces le preguntaron los discípulos qué significaba esa parábola. Él dijo: “A vosotros se os ha otorgado conocer los misterios del reino de Dios; pero a los demás, en parábolas, para que viendo no vean y oyendo no entiendan. El sentido de la parábola es este: la semilla es la palabra de Dios. Los del borde del camino son los que escuchan, pero luego viene el diablo y se lleva la palabra de sus corazones, para que no crean y se salven. Los del terreno pedregoso son los que, al oír, reciben la palabra con alegría, pero no tienen raíz; son los que por algún tiempo creen pero en el momento de la prueba fallan. Lo que cayó entre abrojos son los que han oído, …

Se levantó y lo siguió

21 de Septiembre
Por Mª Nieves Díez Taboada

En aquel tiempo, vio Jesús al pasar a un hombre llamado Mateo, sentado al mostrador de los impuestos, y le dijo: «Sígueme». Él se levantó y lo siguió. Y, estando en la mesa en casa de Mateo, muchos publicanos y pecadores, que habían acudido, se sentaron con Jesús y sus discípulos. Los fariseos, al verlo, preguntaron a los discípulos: «¿Cómo es que vuestro maestro come con publicanos y pecadores?» Jesús lo oyó y dijo: «No tienen necesidad de médico los sanos, sino los enfermos. Andad, aprended lo que significa “misericordia quiero y no sacrificios”: que no he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores» (San Mateo 9,9-13). COMENTARIO Es el mismo Mateo quien nos describe este momento crucial en su vida. Y nos ofrece dos puntos importantes para meditar: La llamada; y la misericordia como misión de Jesús. Mateo estaba sentado ante  la mesa de recaudación de  impuestos del imperio romano. Era un hombre culto para aquel tiempo, sabía escribir y tenía soltura con las matemáticas. Pero los recaudadores estaban  mal vistos por trabajar para el invasor, y además, con fama  de quedarse ilicitamente con un pellizco para su bolsillo. Jesús pasaba  lo mira y le dice:” Sígueme”” Mateo escribe escuetamente: “Él se levantó y lo siguió”. Me hubiera gustado que el evangelista nos dijera qué sintió al oír la voz …

PERDONAR SIN LÍMITES

20 de Septiembre
Por Hermenegildo Sevilla

En aquel tiempo, un fariseo rogaba a Jesús que fuera a comer con él. Jesús, entrando en casa del fariseo, se recostó a la mesa. Y una mujer de la ciudad, una pecadora, al enterarse de que estaba comiendo en casa del fariseo, vino con un frasco de perfume y, colocándose detrás junto a sus pies, llorando, se puso a regarle los pies con sus lágrimas, se los enjugaba con sus cabellos, los cubría de besos y se los ungía con el perfume.  Al ver esto, el fariseo que lo había invitado se dijo: «Si éste fuera profeta, sabría quién es esta mujer que lo está tocando y lo que es: una pecadora.»  Jesús tomó la palabra y le dijo: «Simón, tengo algo que decirte.»  Él respondió: «Dímelo, maestro.»  Jesús le dijo: «Un prestamista tenía dos deudores; uno le debía quinientos denarios y el otro cincuenta. Como no tenían con qué pagar, los perdonó a los dos. ¿Cuál de los dos lo amará más?»  Simón contestó: «Supongo que aquel a quien le perdonó más.»  Jesús le dijo: «Has juzgado rectamente.»  Y, volviéndose a la mujer, dijo a Simón: «¿Ves a esta mujer? Cuando yo entré en tu casa, no me pusiste agua para los pies; ella, en cambio, me ha lavado los pies con sus lágrimas y me los ha enjugado con su pelo. …

Dios no pide tanto

19 de Septiembre
Por Tomás Gonzalez aa

¿”Con quién, pues, compararé a los hombres de esta generación? Y, ¿a quién se parecen? Se parecen a los chiquillos que están sentados en la plaza y se gritan uno a otros diciendo: “Os hemos tocado la flauta, y no habéis bailado, os hemos entonado endechas, y no habéis llorado”.Porque vino Juan el Bautista, que no comía pan ni bebía vino, y decís: Demonio tiene.”Ha venido el Hijo del Hombre que come y bebe, y decís: “Ahí tenéis a un comilón y un borracho, amigos de publicanos y pecadores”. Y la Sabiduría se ha acreditado por todos su hijos” (San Lucas 5, 31-35). COMENTARIO Jesús acaba de hablar de Juan el Bautista. Ha hecho el elogio generoso de su Precursor, al tiempo que advierte que el tiempo nuevo que Él inaugura ofrece una posibilidad inédita, superior  a todos los tiempos de los profetas. ¿Y qué está viendo? Que la gente se admira, aplaude los milagros, se goza con su doctrina, pero no se convierte, no cambia, no se entrega con gozo al Reino que comienza con Jesús, el Enviado del Padre. De ahí la comparación que se le ocurre sobre la marcha. La semejanza que emplea seguramente era conocida entonces. Todos los oyentes habían jugado el juego siendo muchachos. Los niños disfrutan imitando lo que ven hacer a los adultos. ¿Quién no ha intentado alguna vez …