Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|Lunes, agosto 29, 2016
  • Siguenos!

Evangelios

Evangelios
Quiero la cabeza de Juan El Bautista
29 de Agosto
Por Buenanueva
En aquel tiempo, Herodes había mandado prender a Juan y lo había metido en la cárcel, encadenado. El motivo era que Herodes se había casado con Herodías, mujer de su hermano Filipo, y Juan le decía que no le era lícito tener la mujer de su hermano. Herodías aborrecia a Juan y quería quitarlo de en medio; no acababa de conseguirlo, porque Herodes respetaba a Juan, sabiendo que era un hombre honrado y santo, y lo defendía. Cuando lo escuchaba, quedaba desconcertado, y lo escuchaba con gusto. La ocasión llegó cuando Herodes, por su cumpleaños, dio un banquete a sus magnates, a sus oficiales y a la gente principal de Galilea. La hija de Herodías entró y danzó, gustando mucho a Herodes y a los convidados. El rey le dijo a la joven: -«Pídeme lo que quieras, que te lo doy». Y le juró: -«Te daré lo que me pidas, aunque sea la mitad de mi reino». Ella salió a preguntarle a su madre: -«¿Qué le pido?» La madre le contestó: -«La cabeza de Juan, el Bautista». Entró ella en seguida, a toda prisa, se acercó al rey y le pidió: -«Quiero que ahora mismo me des en una bandeja la cabeza de Juan, el Bautista». El rey se puso muy triste; pero, por el juramento y los convidados, no quiso desairarla. En seguida ... Full article
Primeros y últimos
28 de Agosto
Por Pedro Barrado
Vosotros, en cambio, no os dejéis llamar rabbí, porque uno solo es vuestro maestro y todos vosotros sois hermanos. Y no llaméis padre vuestro a nadie en la tierra, porque uno solo es vuestro Padre, el del cielo. No os dejéis llamar maestros, porque uno solo es vuestro maestro, el Mesías. El primero entre vosotros será vuestro servidor. El que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido. (Mt 23,8-12) El capítulo 23 del evangelio de Mateo –tristemente famoso por las consecuencias que ha tenido en la historia– comienza con Jesús dirigiéndose «a la gente y a sus discípulos» (23,1). Esta gente y estos discípulos son los «vosotros» a los que se les dice lo que se afirma en el pasaje de hoy, que fundamentalmente está compuesto por dos partes: una recomendación a «no dejarse llamar» (dos veces) o «no llamar» determinadas cosas (títulos) y otra a servir (con una especie de conclusión). Los títulos que se mencionan en la primera parte son rabbí, padre y maestro. El primero es una fórmula de cortesía que se empleaba para reconocer la autoridad de alguien. Procede de un término hebreo, rab, que significa literalmente «grande», «numeroso», «mucho»; en su forma rabbí se podría traducir aproximadamente como «maestro mío». El segundo, «padre» –aparte de la denominación del progenitor–, es el título que cualquier discípulo daba ...
Cristianos al servicio de la sociedad
27 de Agosto
Por Jesús Sánchez
«En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos esta parábola: “Un hombre, al irse de viaje, llamó a sus empleados y los dejó encargados de sus bienes: a uno le dejó cinco talentos de plata, a otro dos, a otro uno, a cada cual según su capacidad; luego se marchó. El que recibió cinco talentos fue en seguida a negociar con ellos y ganó otros cinco. El que recibió dos hizo lo mismo y ganó otros dos. En cambio, el que recibió uno hizo un hoyo en la tierra y escondió el dinero de su señor. Al cabo de mucho tiempo volvió el señor de aquellos empleados y se puso a ajustar las cuentas con ellos. Se acercó el que había recibido cinco talentos y le presentó otros cinco, diciendo: ‘Señor, cinco talentos me dejaste; mira, he ganado otros cinco’. Su señor le dijo: ‘Muy bien. Eres un empleado fiel y cumplidor; como has sido fiel en lo poco, te daré un cargo importante; pasa al banquete de tu señor’. Se acercó luego el que había recibido dos talentos y dijo: ‘Señor, dos talentos me dejaste; mira, he ganado otros dos’. Su señor le dijo: ‘Muy bien. Eres un empleado fiel y cumplidor; como has sido fiel en lo poco, te daré un cargo importante; pasa al banquete de tu señor’. Finalmente, se acercó ...
Prepara las lámparas
26 de Agosto
Por Gloria Mº Tomás
En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos esta parábola: «El Reino de los cielos se parecerá a diez doncellas que tomaron sus lámparas y salieron a esperar al esposo. Cinco de ellas eran necias y cinco eran sensatas. Las necias, al tomar las lámparas, se dejaron el aceite; en cambio, las sensatas se llevaron alcuzas de aceite con las lámparas. El esposo tardaba, les entró sueño a todas y se durmieron. A medianoche se oyó una voz: “¡Que llega el esposo, salid a recibirlo!” Entonces se despertaron todas aquellas doncellas y se pusieron a preparar sus lámparas. Y las necias dijeron a las sensatas: “Dadnos un poco de vuestro aceite, que se nos apagan las lámparas.” Pero las sensatas contestaron: “Por si acaso no hay bastante para vosotras y nosotras, mejor es que vayáis a la tienda y os lo compréis.” Mientras iban a comprarlo llegó el esposo, y las que estaban preparadas entraron con él al banquete de bodas y se cerró la puerta. Más tarde llegaron también las otras doncellas, diciendo: “Señor, señor, ábrenos.” Pero él respondió: “Os lo aseguro: no os conozco.” Por tanto, velad, porque no sabéis el día ni la hora.» (Mateo 25,1-13) La lectura de este pasaje del Evangelio nos deja desencanto; la mitad de las vírgenes, que habían emprendido bien su camino, fueron flojas, inconstantes, y ...
El infierno existe
25 de Agosto
Por Francisco Jiménez Ambel
Dijo Jesús a sus discípulos: “Estad en vela, porque no sabési qué día vendrá vuestro Señor. Comprended que si supiera el dueño de casa a qué hora de la noche viene el ladrón, estaría en vela y no dejaría abrir un boquete en su casa. Por eso, estad tambien vosotros preparados, porque a la hora que menos penséis viene el Hijo del Hombre. ¿Dónde hay un criado fiel y cuidadoso, a quien el amo encarga de dar a la servidumbre la comida a sus horas? Pues, dichoso ese criado, si el amo, al llegar, lo encuentra portándose así. Os aseguro que le confiará la administración de todos sus bienes. Pero si el criado es un canalla y, pensando que su amo tardará, empieza a pegar a sus compañeros, y a comer y a beber con los borrachos, el día y la hora que menos se lo espera, llegará el amo y lo hará pedazos, mandándolo a donde se manda a los hipócritas. Allí será el llanto y el rechinar de dientes”.(Mateo 24, 42-51) Cualquiera lo puede contradecir. Seguro que hay muchos interesados en negar la existencia del infierno o, siquiera y con mejor precisión, que en este pasaje no aparece la voz prohibida: “infierno”. Efectivamente, en esta página de San Mateo no se cita al infierno con ese nombre, pero si aparece señalado un ...
¿De Nazaret puede salir algo bueno?
24 de Agosto
Por Buenanueva
En aquel tiempo, Felipe encuentra a Natanael y le dice: -«Aquel de quien escribieron Moisés en la Ley y los profetas, lo hemos encontrado: Jesús, hijo de José, de Nazaret». Natanael le replicó: -«¿De Nazaret puede salir algo bueno?». Felipe le contestó: -«Ven y verás». Vio Jesús que se acercaba Natanael y dijo de él: -«Ahí tenéis a un israelita de verdad, en quien no hay engaño». Natanael le contesta: -«¿De qué me conoces?». Jesús le responde: -«Antes de que Felipe te llamara, cuando estabas debajo de la higuera, te vi». Natanael respondió: -«Rabí, tú eres el Hijo de Dios, tú eres el Rey de Israel». Jesús le contestó: -« ¿Por haberte dicho que te vi debajo de la higuera, crees? Has ver cosas mayores». Y le añadió: -«Yo os aseguro: veréis el cielo abierto y a los ángeles de Dios subir y bajar sobre el Hijo del hombre». Juan 1, 45-51
¡Guías ciegos!
23 de Agosto
Por Fernando Zufía
En aquel tiempo, habló Jesús diciendo: -«¡Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas, que pagáis el diezmo de la menta, del anís y del comino, y descuidáis lo más grave de la ley: la justicia, la misericordia y la fidelidad! Esto es lo que habría que practicar, aunque sin descuidar aquello. ¡Guías ciegos, que filtráis el mosquito y os tragáis el camello! ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas, que limpiáis por fuera la copa y el plato, mientras por dentro estáis rebosando de robo y desenfreno! ¡Fariseo ciego!, limpia primero la copa por dentro, y así quedará limpia también por fuera». Mateo 23, 23-26 Hay todo un tratado contra la hipocresía y vacuidad de los escribas y fariseos, luego es muy importante fijarse en las siete maldiciones, que menciona después de decir que en la cátedra de Moisés se han sentado los escribas y fariseos.e indica que hagamos lo que ellos dicen pero no lo que ellos hagan. Tantas veces halagamos a Dios con la boca y nuestro corazón está lejos, cuando no empecatados y damos lecciones, corregimos la vida del otro y nuestro yo no deja que nadie entre. Los escribas y fariseos están muy cerca de nuestra manera de vivir, somos muchas veces ateos prácticos, que incluso hacemos las oraciones, asistimos a los sacramentos con asiduidad, hablamos en tertulias mucho de Dios, ...
Hipócritas, necios y ciegos
22 de Agosto
Por Manuel Requena
En aquel tiempo habló Jesús diciendo: «¡Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas, que cerráis a los hombres el reino de los cielos! Ni entráis vosotros, ni dejáis entrar a los que quieren. ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas, que viajáis por tierra y mar para ganar un prosélito, y cuando lo conseguís, lo hacéis digno de la gehenna el doble que vosotros! ¡Ay de vosotros, guías ciegos, que decís: “Jurar por el templo no obliga, jurar por el oro del templo sí obliga”! ¡Necios y ciegos! ¿Qué es más, el oro o el templo que consagra el oro? O también: “Jurar por el altar no obliga, jurar por la ofrenda que está en el altar sí obliga”. ¡Ciegos! ¿Qué es más, la ofrenda o el altar que consagra la ofrenda? Quien jura por el altar, jura por él y por cuanto hay sobre él; quien jura por el templo, jura por él y por quien habita en él; y quien jura por el cielo, jura por el trono de Dios y también por el que está sentado en él. ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas, que pagáis el diezmo de la menta, del anís y del comino, y descuidáis lo más grave de la ley: la justicia, la misericordia y la fidelidad. Esto es lo que habría que practicar, aunque sin descuidar aquello. (Mt 23 13-22) Bien leído, ...
Entrada angosta a la gran sala
21 de Agosto
Por César Allende
En aquel tiempo, Jesús, pasaba por ciudades y aldeas enseñando y se encaminaba hacia Jerusalén. Uno le preguntó: – «Señor, ¿son pocos los que se salven?». Él les dijo: «Esforzaos en entrar por la puerta estrecha, pues os digo que muchos intentarán entrar y no podrán. Cuando el amo de la casa se levante y cierre la puerta, os quedaréis fuera y llamaréis a la puerta, diciendo: “Señor, ábrenos”; pero él os dirá: “No sé quiénes sois”. Entonces comenzaréis a decir. “Hemos comido y bebido contigo, y tú has enseñado en nuestras plazas”. Pero él os dirá: “No sé de dónde sois. Alejaos de mí todos los que obráis la iniquidad.” Allí será el llanto y el rechinar de dientes, cuando veáis a Abrahán, a lsaac y a Jacob y a todos los profetas en el reino de Dios, pero vosotros os veáis arrojados fuera. Y vendrán de oriente y occidente, del norte y del sur, y se sentarán a la mesa en el reino de Dios. Mirad: hay últimos que serán primeros, y primeros que serán últimos». Lucas 13, 22-30 Ha de ser bien grande el Palacio, la casa del Amo, del v. 25, para albergar una sala en la que puedan celebrar un espléndido banquete cuantos se alleguen de Oriente y Occidente. En realidad se corresponden en grandeza y esplendor el Amo, la casa y la Sala. La voluntad ...
En aquel tiempo, habló Jesús a la gente y a sus discípulos, diciendo: «En la cátedra de Moisés se han sentado los escribas y los fariseos: haced y cumplid todo lo que os digan; pero no hagáis lo que ellos hacen, porque ellos dicen, pero no hacen. Lían fardos pesados y se los cargan a la gente en los hombros, pero ellos no están dispuestos a mover un dedo para empujar. Todo lo que hacen es para que los vea la gente: alargan las filacterias y agrandan las orlas del manto; les gustan los primeros puestos en los banquetes y los asientos de honor en las sinagogas; que les hagan reverencias en las plazas y que la gente los llame “rabbí”. Vosotros, en cambio, no os dejéis llamar “rabbí”, porque uno solo es vuestro maestro y todos vosotros sois hermanos. Y no llaméis padre vuestro a nadie en la tierra, porque uno solo es vuestro Padre, el del cielo. No os dejéis llamar maestros, porque uno solo es vuestro maestro, el Mesías. El primero entre vosotros será vuestro servidor. El que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido». Mateo 23, 1-12 El comentario del Evangelio del día 20 de cada mes, lo tenía asignado hasta el mes pasado, nuestro hermano y amigo Jesús Esteban, quien hace unas semanas ha pasado a ...
El mandamiento principal
19 de Agosto
Por Ángel Moreno
“Los fariseos, al oír que había hecho callar a los saduceos, se reunieron en un lugar y uno de ellos, un doctor de la ley, le preguntó para ponerlo a prueba: «Maestro, ¿cuál es el mandamiento principal de la ley?». Él le dijo: «“Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente”. Este mandamiento es el principal y primero. El segundo es semejante a él: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo”. En estos dos mandamientos se sostienen toda la Ley y los Profetas». Mateo 22, 34-40 Hoy se nos ofrece el núcleo del Evangelio, revelación que desde antiguo se le hizo a Moisés y fue corroborada por Jesús, aunque el Maestro de Nazaret equipara al prójimo con Dios, pues exige el mismo amor total hacia el Señor y hacia el prójimo. En el libro del Deuteronomio encontramos la formulación del mandamiento principal: “Amarás, pues, al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas”. Y Jesús añade “Amarás a tu prójimo como a ti mismo”. Del precepto principal se deriva toda la espiritualidad cristiana. Solo Dios es Dios. El corazón, la mente y las fuerzas tienen una correspondencia con los compromisos evangélicos de la castidad, la obediencia y la pobreza. Amar a Dios con un corazón indiviso, acogiendo ...
¿Solos o en compañía?
18 de Agosto
Por Alfredo Esteban Corral
Tomando Jesús de nuevo la palabra les habló en parábolas, diciendo: ≪El Reino de los Cielos es semejante a un rey que celebró el banquete de bodas de su hijo. Envió sus siervos a llamar a los invitados a la boda, pero no quisieron venir. Envió todavía otros siervos, con este encargo: Decid a los invitados: “Mirad, mi banquete está preparado, se han matado ya mis novillos y animales cebados, y todo está a punto; venid a la boda”. Pero ellos, sin hacer caso, se fueron el uno a su campo, el otro a su negocio; y los demás agarraron a los siervos, los escarnecieron y los mataron. Se airó el rey y, enviando sus tropas, dio muerte a aquellos homicidas y prendió fuego a su ciudad. Entonces dice a sus siervos: “La boda está preparada, pero los invitados no eran dignos. Id, pues, a los cruces de los caminos y, a cuantos encontréis, invitadlos a la boda”. Los siervos salieron a los caminos, reunieron a todos los que encontraron, malos y buenos, y la sala de bodas se llenó de comensales. Entró el rey a ver a los comensales, y al notar que había allí uno que no tenía traje de bodas, le dice: “Amigo, ¿cómo has entrado aquí sin traje de boda?” Él se quedó callado. Entonces el rey dijo a los ...
¿Vas a tener tú envidia porque soy bueno?
17 de Agosto
Por Mª Nieves Díez Taboada
Dijo Jesús a sus discípulos esta parábola: “El reino de los cielos se parece a un propietario que, al amanecer, salió a contratar jornaleros para su viña. Después de ajustarse con ellos en un denario por jornada, los mandó a la viña. Salió otra vez a media mañana, vio a otros que estaban en la plaza sin trabajo y les dijo: “Id también vosotros a mi viña y os pagaré lo debido”. Ellos fueron. Salió de nuevo hacia mediodía y a media tatrde e hizo lo mismo. Salió al caer la tarde y encontró a otros parados y les dijo: “¿Cómo es que estáis aquí el día entero sin trabajar? Le respondieron: “Nadie nos ha contratado”. Él les dijo: “Id también vosotros a mi viña”. Cuando oscureció, el dueño de la viña dijo al capataz:” Llama a los jornaleros y págales el jornal empezando por los últimos y terminando por los primeros”. Vinieron los del atardecer y recibieron un denario cada uno. Cuando llegaron los primeros, pensaban que recibirían más, pero ellos también recibieron un denario cada uno. Entonces se pusieron a protestar contra el amo: “ Estos últimos han trabajado sólo una hora, y los has tratado igual que a nosotros, que hemos aguantado el peso del día y el bochorno”. Él replicó a uno de ellos: “ “Amigo, no te hago ninguna ...
Ligeros de equipaje
16 de Agosto
Por Hermenegildo Sevilla
En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: -«En verdad os digo que difícilmente entrará un rico en el reino de los cielos. Lo repito: más fácil le es a un camello pasar por el ojo de una aguja, que a un rico entrar en el reino de los cielos». Al oírlo, los discípulos dijeron espantados: -«Entonces, ¿quién puede salvarse?». Jesús se les quedó mirando y les dijo: -«Es imposible para los hombres, pero Dios lo puede todo». Entonces dijo Pedro a Jesús: -«Ya ves, nosotros lo hemos dejado todo y te hemos seguido; ¿qué nos va a tocar? ». Jesús les dijo: -«En verdad os digo: cuando llegue la renovación, y el Hijo del hombre se siente en el trono de su gloria, también vosotros, los que me habéis seguido, os sentaréis en doce tronos para juzgar a las doce tribus de Israel. Todo el que por mí deja casa, hermanos o hermanas, padre o madre, mujer, hijos o tierras, recibirá cien veces más, y heredará la vida eterna. Pero muchos primeros serán últimos y muchos últimos serán primeros». Mateo 19, 23-30 El Evangelio de hoy está precedido por el episodio del joven rico, que queriendo ser perfecto ante el Señor, se marcha entristecido al descubrir que no podía dejarlo todo por Él. Jesús nos confirma en este día, que para ser de los suyos ...
Proclama mi alma la grandeza del Señor
15 de Agosto
Por José Cañizares
“En aquellos días, María se puso en camino y fue aprisa a la montaña, a un pueblo de Judá; entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel. En cuanto Isabel oyó el saludo de María, saltó la criatura en su vientre. Se llenó Isabel del Espíritu Santo y dijo a voz en grito: -«¡ Bendita tú entre las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre! ¿Quién soy yo para que me visite la madre de mi Señor? En cuanto tu saludo llegó a mis oídos, la criatura saltó de alegría en mi vientre. Dichosa tú, que has creído, porque lo que te ha dicho el Señor se cumplirá». María dijo: -«Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador; porque ha mirado la humillación de su esclava. Desde ahora me felicitarán todas las generaciones, porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí: su nombre es santo, y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación. Él hace proezas con su brazo: dispersa a los soberbios de corazón, derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes, a los hambrientos los colma de bienes y a los ricos los despide vacíos. Auxilia a Israel, su siervo, acordándose de la misericordia – como lo había prometido a nuestros padres – en favor de ...
El lenguaje del Amor
14 de Agosto
Por Rafael Alcázar
«He venido a arrojar un fuego sobre la tierra y ¡cuánto desearía que ya estuviera encendido!. Con un bautismo tengo que ser bautizado y ¡qué angustiado estoy hasta que se cumpla!. ¿Creéis que estoy aquí para dar paz a la tierra? No, os lo aseguro, sino división. Porque desde ahora habrá cinco en una casa y estarán divididos; tres contra dos, y dos contra tres; estarán divididos el padre contra el hijo y el hijo contra el padre; la madre contra la hija y la hija contra la madre; la suegra contra la nuera y la nuera contra la suegra.» (Lucas 12, 49-53) El lenguaje del amor como cualquier idioma tiene un vocabulario y unas expresiones que hay que conocer. Nuestro propio idioma ha necesitado de un tiempo de aprendizaje en nuestras vidas hasta convertirse en nuestra forma de expresión. Hemos pasado de la inconsciencia de sentirnos cuidados, alimentados y protegidos para tras poco a poco ir dándonos cuenta de quién y de que manera hemos sido ayudados a crecer y a formarnos como personas. Hemos aprendido un lenguaje para comunicarnos y aunque tantas veces hemos sido ingratos con quienes nos lo han enseñado, al cabo del tiempo sin darnos cuenta este lenguaje se ha convertido en nuestro medio esencial de comunicación. El lenguaje del amor auténtico, que los que lo hemos experimentado sabemos ...
No queréis venir a Mi
13 de Agosto
Por Antonio Pavía
  En aquel tiempo, le presentaron unos niños a Jesús para que les impusiera las manos y orase, pero los discípulos los regañaban. Jesús dijo: -«Dejadlos, no impidáis a los niños acercarse a mí; de los que son como ellos es el reino de los cielos». Les impuso las manos y se marchó de allí. (Mt 19,13-15) Dejad que los niños vengan a mí, dice Jesús a sus discípulos en este Evangelio. En realidad ellos son los únicos que encuentran la puerta para acercarse a Jesús a lo largo de su vida. Existe el peligro real -no nos cabe la menor duda de ello- de atiborrarnos de actos y más actos y prácticas de piedad y, sin embargo, no movernos ni un paso hacia Jesús y su Evangelio. Lo mismo podemos decir si es que vivimos inmersos en programas formativos, cursos, simposios, etc. Digo esto porque a todos nos puede pasar igual que a aquellos fariseos y doctores de la ley de los que Jesús dijo: “Vosotros investigáis las Escrituras, ya que creéis tener en ellas vida eterna; ellas son las que dan testimonio de mí, y vosotros no queréis venir a mí para tener vida”. 
Las cosas de Dios
12 de Agosto
Por Jerónimo Barrio
  En aquel tiempo, se acercaron a Jesús unos fariseos y le preguntaron, para ponerlo a prueba: -«¿Es lícito a uno despedir a su mujer por cualquier motivo?». El les respondió: «¿No habéis leído que el Creador, en el principio, los creó hombre y mujer, y dijo: “Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán los dos una sola carne”? De modo que ya no son dos, sino una sola carne. Pues lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre». Ellos insistieron: « ¿Y por qué mandó Moisés darle acta de divorcio y repudiarla? ». Él les contestó: «Por la dureza de vuestro corazón os permitió Moisés repudiar a vuestras mujeres; pero, al principio, no era así. Pero yo os digo que, si uno repudia a su mujer – no hablo de unión ilegítima – y se casa con otra, comete adulterio». Los discípulos le replicaron: «Si esa es la situación del hombre con la mujer, no trae cuenta casarse». Pero él les dijo: -«No todos entienden esto, solo los que han recibido ese don. Hay eunucos que salieron así del vientre de su madre, a otros los hicieron los hombres, y hay quienes se hacen eunucos ellos mismos por el reino de los cielos. El que pueda entender, ...
Amor que desborda toda justicia
11 de Agosto
Por Hijas del Amor Misericordioso
En aquel tiempo, acercándose Pedro a Jesús le preguntó: -«Señor, si mi hermano me ofende, ¿cuántas veces le tengo que perdonarlo? ¿Hasta siete veces?» Jesús le contesta: -«No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete. Por esto, se parece el reino de los cielos a un rey que quiso ajustar las cuentas con sus empleados. Al empezar a ajustarlas, le presentaron uno que debía diez mil talentos. Como no tenía con qué pagar, el señor mandó que lo vendieran a él con su mujer y sus hijos y todas sus posesiones, y que pagara así. El empleado, arrojándose a sus pies, le suplicaba diciendo: “Ten paciencia conmigo, y te lo pagaré todo.” Se compadeció el señor de aquel criado y lo dejó marchar, perdonándole la deuda. Pero, al salir, el criado aquel encontró a uno de sus compañeros que le debía cien denarios y, agarrándolo, lo estrangulaba, diciendo: “Págame lo que me debes.” El compañero, arrojándose a sus pies, le rogaba, diciendo: “Ten paciencia conmigo, y te lo pagaré.” Pero él se negó y fue y lo metió en la cárcel hasta que pagara lo que debía. Sus compañeros, al ver lo ocurrido, quedaron consternados y fueron a contarle a su señor todo lo sucedido. Entonces el señor lo llamó y le dijo: “¡Siervo malvado! Toda aquella deuda te la perdoné ...
El grano de trigo ha de morir
10 de agosto
Por Ángel Pérez
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «En verdad, en verdad os digo si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda infecundo; pero si muere, da mucho fruto. El que se ama a sí mismo se pierde, y el que se aborrece a sí mismo en este mundo se guardará para la vida eterna. El que quiera servirme, que me siga, y donde esté yo, allí también estará mi servidor; a quien me sirva, el Padre lo honrará.» Juan (12,24-26): En este pequeño evangelio pero intenso el Señor nos da el porqué de nuestra infecundidad. Tantas veces decimos que no cambiamos, que estamos en el mismo lugar que donde empezamos. Esto a veces es un engaño del enemigo pero en muchas ocasiones es verdad. El Génesis con su historia de Adán y Eva no es un cuentecito para justificar el comienzo de los tiempos. Nos muestra el punto débil del hombre que el enemigo sabe tocar para romper nuestra relación con Dios y con la historia de salvación que quiere hacer con cada uno de nosotros: “La soberbia”. El querer ser dios; yo soy el que decido qué sexo es el que me apetece, cómo tiene que ser mi vida; ´Dios no existe; yo soy el que manda en mi existencia. La soberbia nos hace estériles, nos incapacita para amar ...
El amor de Cristo no conoce fronteras
9 de Agosto
Por Juanjo Calles
En aquel momento, se acercaron los discípulos a Jesús y le preguntaron: -«¿Quién es el mayor en el reino de los cielos?». Él llamó a un niño, lo puso en medio y dijo: -«En verdad os digo que, si no os convertís y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos. Por tanto, el que se haga pequeño como este niño, ese es el más grande en el reino de los cielos. El que acoge a un niño como este en mi nombre me acoge a mí. Cuidado con despreciar a uno de estos pequeños, porque os digo que sus ángeles están viendo siempre en los cielos el rostro de mi Padre celestial. ¿Qué os parece? Suponed que un hombre tiene cien ovejas: si una se le pierde, ¿no deja las noventa y nueve en el monte y va en busca de la perdida? Y si la encuentra, en verdad os digo que se alegra más por ella que por las noventa y nueve que no se habían extraviado. Igualmente, no es voluntad de vuestro Padre que está en el cielo que se pierda ni uno de estos pequeños».(Mt 10, 28-3) La liturgia de la Iglesia Católica celebra hoy la Fiesta de Santa Teresa Benedicta de la Cruz, Patrona de Europa que ofreció su vida, como la de tantos millones ...
Libres están los hijos
8 de Agosto
Por Valentín de Prado
En aquel tiempo, mientras Jesús y los discípulos recorrían juntos Galilea, les dijo: -«Al Hijo del hombre será entregado en manos de los hombres, lo matarán, pero resucitará al tercer día». Ellos se pusieron muy tristes. Cuando llegaron a Cafarnaún, los que cobraban el impuesto de las dos dracmas se acercaron a Pedro y le preguntaron: -«¿Vuestro Maestro no paga las dos dracmas?». Contestó: -«Si». Cuando llegó a casa, Jesús se adelantó a preguntarle: -«¿Qué te parece, Simón? Los reyes del mundo, ¿a quién le cobran impuestos y tasas, a sus hijos o a los extraños?». Contestó: -«A los extraños». Jesús le dijo: -«Entonces, los hijos están exentos. Sin embargo, para no darles mal ejemplo, ve al mar, echa el anzuelo, coge el primer pez que pique, ábrele la boca y encontrarás una moneda de plata. Cógela y págales por mí y por ti». Mateo 17, 22-27    •.    Los cinco versículos del evangelio de hoy hablan de dos asuntos bien diferentes el uno del otro: en  el primero Jesús hace el segundo anuncio de la pasión, muerte y resurrección y en el otro es la conversación de Jesús con Pedro sobre el pago de los impuestos y de las tasas al templo  . El anuncio provoca tristeza. Parece que empiezan a comprender que la cruz forma parte del camino. La proximidad de la ...
La belleza salvará el mundo
7 de Agosto
Por Juan Ignacio Echegaray
  En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «No temas, pequeño rebaño, porque vuestro Padre ha tenido a bien daros el reino. Vended vuestros bienes y dad limosna; haceos bolsas que no se estropeen, y un tesoro inagotable en el cielo, adonde no se acercan los ladrones ni roe la polilla. Porque donde está vuestro tesoro allí estará también vuestro corazón. Tened ceñida vuestra cintura y encendidas las lámparas. Vosotros estad como los hombres que aguardan a que su señor vuelva de la boda, para abrirle apenas venga y llame. Bienaventurados aquellos criados a quienes el señor, al llegar, los encuentre en vela; en verdad os digo que se ceñirá, los hará sentar a la mesa y, acercándose, les irá sirviendo. Y, si llega a la segunda vigilia o a la tercera y los encuentra así, bienaventurados ellos. Comprended que si supiera el dueño de casa a qué hora viene el ladrón, velaría y no le dejaría abrir un boquete en casa. Lo mismo vosotros, estad preparados, porque a la hora que menos penséis viene el Hijo del hombre». Pedro le dijo: – «Señor, ¿dices esta parábola por nosotros o por todos?». El Señor le respondió: – «¿Quién es el administrador fiel y prudente a quien el señor pondrá al frente de su servidumbre para que les reparta la ración de alimento a ...
¡Qué bien se está en tu Voluntad, Señor!
6 de Agosto
Por Francisco Javier Alba
  “Jesús se llevó a Pedro, a Juan y a Santiago y subió a lo alto de la montaña, para orar. Y mientras oraba, el aspecto de su rostro cambió, sus vestidos brillaban de blancos. De repente, dos hombres conversaban con él: eran Moisés y Elías, que, apareciendo con gloria, hablaban de su muerte que iba a consumar en Jerusalén. Pedro y sus compañeros se caían de sueño; y, espabilándose, vieron su gloria y a los dos hombres que estaban con él. Mientras estos alejaban, dijo Pedro a Jesús: “Maestro, qué bien se está aquí. Haremos tres tiendas: una para ti, otra para Moisés y otra para Elías”. No sabía lo que decía. Todavía estaba hablando, cuando llegó una nube que los cubrió. Se asustaron al entrar en la nube. Una voz desde la nube decía: “Este es mi Hijo, el escogido, escuchadle”. Cuando sonó la voz, se encontró Jesús solo. Ellos guardaron silencio y, por el momento no contaron a nadie nada de lo que habían visto”. Lucas 9, 28b-36 Jesús lleva a Pedro, a Juan y a Santiago. Jesús los sube a lo alto, para orar, y se manifiesta a ellos, en la transfiguración; para los que tenía una historia personal distinta: para Pedro –tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia-; para Juan –hijo, ahí tienes a tu madre-; para ...
Cristo no quita nada, lo da todo
5 de Agosto
Por Pablo Morata
           En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: -«Si alguno quiere venir en pos de mí, que se niegue a sí mismo, tome su cruz y me siga. Porque quien quiera salvar su vida, la perderá; pero el que la pierda por mí, la encontrará. ¿Pues de qué le servirá a un hombre ganar el mundo entero, si pierde su alma? ¿O qué podrá dar para recobrarla? Porque el Hijo del hombre vendrá, con la gloria de su Padre, entre sus ángeles, y entonces pagará a cada uno según su conducta. En verdad os digo que algunos de los aquí presentes no gustarán la muerte hasta que vean al Hijo del hombre en su reino». (Mt. 16, 24-28)             Cuando las cámaras de televisión de todo el mundo tienen sus objetivos apuntando la llama que propone como meta de la vida el lema “citius, altius, fortius”, (Más rápido, más alto, más fuerte) y plantea como modelo de hombre al que quiere subir a lo más alto del pódium; la liturgia de hoy, de forma menos mediática, cambiando la antorcha olímpica por la luz de una pequeña candela, anuncia la “Buena Noticia”, no de un nuevo record o una medalla de oro, sino del triunfo de un “fracasado” que ha cambiado el laurel por una corona de espinas y el pedestal de la celebridad ...
El camino de la vida
4 de agosto
Por Juan josé Guerrero
En aquel tiempo, al llegar a la región de Cesarea de Filipo, Jesús preguntó a sus discípulos: “¿Quién dice la gente que es el Hijo del Hombre?”. Ellos contestaron: “Unos que Juan Bautista, otros que Elías, otros que Jeremías o uno de los profetas”. Él les preguntó: “Y vosotros ¿Quién decís que soy yo? Simón Pedro tomó la palabra y dijo: “Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo”. Jesús le respondió: “¡Dichoso tú, Simón, hijo de Jonás!, porque eso no te lo ha revelado nadie de carne y hueso, sino mi Padre, que está en el cielo. Ahora te digo yo: Tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y el poder del infierno no la derrotará. Te daré las llaves del Reino de los cielos; lo que ates en la tierra quedará atado en el cielo, y lo que desates en la tierra quedará desatado en el cielo”. Y les mandó a los discípulos que no dijesen a nadie que él era el Mesías. Desde entonces empezó Jesús a explicar a sus discípulos que tenía que ir a Jerusalén y padecer allí mucho por parte de los ancianos, sumos sacerdotes y escribas, y que tenía que ser ejecutado y resucitar al tercer día. Pedro se lo llevó aparte y se puso a increparlo: “¡No lo permita Dios, Señor! Eso ...
La fuerza de la fe
3 de Agosto
Por Tomás Cremades
Saliendo de allí, Jesús se marchó y se retiró al país de Tiro y Sidón. Entonces una mujer cananea, saliendo de uno de aquellos lugares, se puso a gritarle: “Ten compasión de mí, Señor, Hijo de David. Mi hija tiene un demonio muy malo”. Él no le respondió nada. Entonces los discípulos se le acercaron a decirle: “Atiéndela, que viene detrás gritando”. Él les contestó:” Sólo me han enviado a las ovejas descarriadas de Israel”. Ella los alcanzó y se postró ante Él, y le pidió:” Señor, socórreme”. Él le contestó:” No está bien echar a los perros el pan de los hijos”. Pero ella repuso: “Tienes razón, Señor; pero también los perros se comen las migajas que caen de la mesa de los amos”. Jesús le respondió: “Mujer, qué grande es tu fe; que se cumpla lo que deseas”. En aquel momento quedó curada su hija. (Mt 15,21-28) Hermosísimo Evangelio, como hermosa es la Palabra del Señor. El texto se desarrolla en una región, Tiro y Sidón, en lo que podríamos ahora llamar Siria y Fenicia. Es una zona no judía, por lo tanto, infiel a la Palabra de Dios. De hecho, en el lenguaje vulgar del pueblo de Israel, se les llamaba “perros” a los gentiles. En la Ley judía no se permitía a un judío entrar en contacto con un gentil, ...
¡Es un fantasma!
2 de Agosto
Por Ernesto Juliá
Después que la gente se hubo saciado, enseguida Jesús apremió a sus discípulos a que subieran a la barca y se le adelantaran a la otra orilla, mientras él despedía a la gente. Y después de despedir a la gente, subió al monte a solas para orar. Llegada la noche, estaba allí solo. Mientras tanto, la barca iba ya muy lejos de tierra, sacudida por las olas, porque el viento era contrario. A la cuarta vela de la noche se les acercó Jesús andando sobre el mar. Los discípulos, viéndole andar sobre el agua, se asustaron y gritaron de miedo, pensando que era un fantasma. Jesús les dijo enseguida: -«¡ Ánimo, soy yo, no tengáis miedo! ». Pedro le contestó: -«Señor, si eres tú, mándame ir hacia ti sobre el agua». Él le dijo: -«Ven». Pedro bajó de la barca y echó a andar sobre el agua, acercándose a Jesús; pero, al sentir la fuerza del viento, le entró miedo, empezó a hundirse y gritó: -«Señor, sálvame». Enseguida Jesús extendió la mano, lo agarró y le dijo: -«¡Hombre de poca fe! ¿Por qué has dudado?». En cuanto subieron a la barca amainó el viento. Los de la barca se postraron ante él, diciendo: -«Realmente eres Hijo de Dios». Terminada la travesía, llegaron a tierra en Genesaret. Y los hombres de aquel lugar apenas lo ...
Dadles vosotros de comer
1 de Agosto
Por Buenanueva
En aquel tiempo, al enterarse Jesús de la muerte de Juan el Bautista, se marchó de allí en barca, a solas, a un lugar desierto. Cuando la gente lo supo, lo siguió por tierra desde los poblados. Al desembarcar vio Jesús una multitud, se compadeció de ella y curó a los enfermos. Como se hizo tarde, se acercaron los discípulos a decirle: -«Estamos en despoblado y es muy tarde, despide a la multitud para que vayan a las aldeas y se compren de comer». Jesús les replicó: -«No hace falta que vayan, dadles vosotros de comer.» Ellos le replicaron: -«Si aquí no tenemos más que cinco panes y dos peces». Les dijo: -«Traédmelos». Mandó a la gente que se recostara en la hierba y, tomando los cinco panes y los dos peces, alzando la mirada al cielo, pronunció la bendición, partió los panes y se los dio a los discípulos; los discípulos se los dieron a la gente. Comieron todos y se saciaron y recogieron doce cestos llenos de sobras. Comieron unos cinco mil hombres, sin contar mujeres y niños. (Mateo 14, 13-21)
Los bienes que aseguran la vida
31 de Julio
Por Antonio Segoviano
Dijo uno del público a Jesús: “Maestro, dile a mi hermano que reparta conmigo la herencia.” El le contestó: “Hombre, ¿quién me ha nombrado juez o árbitro entre vosotros?” Y dijo a la gente: “Mirad: guardaos de toda clase de codicia. Pues, aunque uno ande sobrado, la vida no depende de sus bienes.” Y les propuso una parábola: “Un hombre rico tuvo una gran cosecha. Y empezó a echar cálculos: ¿Qué haré? No tengo donde almacenar la cosecha? Y se dijo: Haré lo siguiente: derribaré los graneros y construiré otros más grandes, y almacenaré allí todo el grano y el resto de mi cosecha.Y entonces me diré a mí mismo: Hombre, tienes bienes acumulados para muchos años: túmbate, come, bebe, y date la buena vida.”   Pero Dios le dijo: ” Necio, esta noche te van a exigir la vida. Lo que has acumulado ¿de quién será?” Así será el que amasa riquezas para sí y no es rico ante Dios. (Lc.12, 13-21)  La respuesta de Jesús al hermano reivindicativo es sorprendente; le rompe los esquemas y le descoloca. También nos descoloca a nosotros. Y, generalmente, con Jesús ocurre así. A aquel que acusa a su hermano de haberle escamoteado su parte de herencia, Jesús le habla, no de un reparto equitativo como sería de esperar, sino de evitar toda codicia, sea o no ...