Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|Domingo, Agosto 20, 2017
  • Siguenos!

Evangelios

Evangelios
Cuánto vale un lugar en el cielo

21 de Agosto
Por César Allende

  En aquel tiempo, se acercó uno a Jesús y le preguntó: «Maestro, ¿qué tengo que hacer de bueno para obtener la vida eterna? » Jesús le contestó: « ¿Por qué me preguntas qué es bueno? Uno solo es Bueno. Mira, si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos». Él le preguntó: «¿Cuáles?». Jesús le contestó: «No matarás, no cometerás adulterio, no robarás, no darás falso testimonio, honra a tu padre y a tu madre, y ama a tu prójimo como a ti mismo».El joven le dijo: «Todo eso lo he cumplido. ¿Qué me falta?». Jesús le contestó: -«Si quieres ser perfecto, anda, vende tus bienes, da el dinero a los pobres –así tendrás un tesoro en el cielo- y luego ven y sígueme». Al oír esto, el joven se fue triste, porque era muy rico. (Mateo 19, 16-22) La vida del hombre en la tierra, dice el libro de Job, es una milicia y su día a día vale lo que vale un jornal (Job 7,1). El soldado milita por su “salario”, como el obrero por su jornal. Nadie hace nada gratis, por nada. La pregunta del joven a Jesús (Mt.19,20) ante todo revela esto mismo: que es joven. Si estuviera ya curtido por los aires recios de los años, al sol y a la sombra, su pregunta quizá no fuera “qué … Full article

Mujer, qué grande es tu fe

20 de Agosto
Por Javier Sánchez

En aquel tiempo, Jesús salió y se retiró a la región de Tiro y Sidón. Entonces una mujer cananea, saliendo de uno de aquellos lugares, se puso a gritarle: «Ten compasión de mi, Señor, Hijo de David. Mi hija tiene un demonio muy malo». Él no le respondió nada. Entonces los discípulos se le acercaron a decirle: «Atiéndela, que viene detrás gritando». Él les contestó: «Sólo he sido enviado a las ovejas descarriadas de Israel». Ella se acercó y se postró ante él diciendo: «Señor, ayúdame». Él le contestó: «No está bien tomar el pan de los hijos y echárselo a los perritos». Pero ella repuso: «Tienes razón, Señor; pero también los perritos se comen las migajas que caen de la mesa de los amos». Jesús le respondió: «Mujer, qué grande es tu fe: que se cumpla lo que deseas». En aquel momento quedó curada su hija. (Mateo 15, 21-28) Buenos días hermanos en Cristo. La clave del Evangelio de hoy está en la Fe. Una mujer cananea, ajena al pueblo judío pide ayuda al Señor Jesucristo. En un primer momento el Señor se niega. El sólo ha sido enviado a las ovejas descarriadas de Israel. Pero aquella mujer no se desanima, insiste. Incluso ante una respuesta del Señor que podría parecer dura y despectiva, ella responde con fe y humildad. Esa gran fe …

La máxima bendición

19 de Agosto
Por Ángel Moreno

En aquel tiempo, le presentaron unos niños a Jesús para que les impusiera las manos y orase, pero los discípulos los regañaban. Jesús dijo: «Dejadlos, no impidáis a los niños acercarse a mí; de los que son como ellos es el reino de los cielos». Les impuso las manos y se marchó de allí. (Mt 19, 13-15) El gesto de la imposición de manos en la Biblia es máxima bendición, por él se transmite la fuerza del Espíritu Santo. Jesús al imponer sus manos sobre las cabezas de los más pequeños los eleva a la dignidad máxima, y además proclama: “De los que son como ellos es el Reino de los cielos”. Los discípulos de Jesús intentaban apartar a los niños del Maestro, pero Él los persuadía para que los dejaran acercarse. Como en tantas otras escenas, el Evangelio es paradójico. La sociedad dominante no siempre considera la dignidad de los niños, por el contrario, en algunos países son un problema grave “los niños de la calle”; y aún más terrible los “niños de la guerra”. La explotación de la infancia, y la orfandad en la que viven muchos niños debiera ser siempre una urgencia para las administraciones públicas. Ante el texto evangélico quedan también interpeladas las familias. Hoy es un síndrome colectivo los hijos de padres separados, que no podemos imaginar aún la …

La importancia del matrimonio

18 de Agosto
Por Alberto Esteban

  En aquel tiempo, se acercaron a Jesús unos fariseos y le preguntaron, para ponerlo a prueba: «¿Es lícito a un hombre repudiar a su mujer por cualquier motivo?». Él les respondió: « ¿No habéis leído que el Creador, en el principio, los creó hombre y mujer, y dijo: “Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán los dos una sola carne”? De modo que ya no son dos, sino una sola carne. Pues lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre.» Ellos insistieron: « ¿Y por qué mandó Moisés darle acta de divorcio y repudiarla? ». Él les contestó: «Por la dureza de vuestro corazón os permitió Moisés repudiar a vuestras mujeres; pero, al principio, no era así. Pero yo os digo que, si uno repudia a su mujer – no hablo de unión ilegítima – y se casa con otra, comete adulterio». Los discípulos le replicaron: «Si esa es la situación del hombre con la mujer, no trae cuenta casarse». Pero él les dijo: «No todos entienden esto, solo los que han recibido ese don. Hay eunucos que salieron así del vientre de su madre, a otros los hicieron los hombres, y hay quienes se hacen eunucos ellos mismos por el reino de los cielos. El que …

Ten paciencia conmigo

17 de Agosto
Por Mª Nieves Díez

En aquel tiempo, se adelantó Pedro y preguntó a Jesús: «Señor, si mi hermano me ofende, ¿cuántas veces tengo que perdonarle? ¿Hasta siete veces?» Jesús le contesta: «No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete. Y a propósito de esto, el reino de los cielos se parece a un rey que quiso ajustar las cuentas con sus empleados. Al empezar a ajustarlas, le presentaron uno que debía diez mil talentos. Como no tenía con qué pagar, el señor mandó que lo vendieran a él con su mujer y sus hijos y todas sus posesiones, y que pagara así. El empleado, arrojándose a sus pies, le suplicaba diciendo: “Ten paciencia conmigo, y te lo pagaré todo.” El señor tuvo lástima de aquel empleado y lo dejó marchar, perdonándole la deuda. Pero, al salir, el empleado aquel encontró a uno de sus compañeros que le debía cien denarios y, agarrándolo, lo estrangulaba, diciendo: “Págame lo que me debes.” El compañero, arrojándose a sus pies, le rogaba, diciendo: “Ten paciencia conmigo, y te lo pagaré.” Pero él se negó y fue y lo metió en la cárcel hasta que pagara lo que debía. Sus compañeros, al ver lo ocurrido, quedaron consternados y fueron a contarle a su señor todo lo sucedido. Entonces el señor lo llamó y le dijo: “¡Siervo malvado! Toda aquella deuda …

El amor en comunidad

16 de Agosto
Por Hermenegildo Sevilla

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Si tu hermano peca contra ti, repréndelo estando los dos a solas. Si te hace caso, has salvado a tu hermano. Si no te hace caso, llama a otro o a otros dos, para que todo el asunto quede confirmado por boca de dos o tres testigos. Si no les hace caso, díselo a la comunidad, y si no hace caso ni siquiera a la comunidad, considéralo como un pagano o un publicano. En verdad os digo que todo lo que atéis en la tierra quedará atado en el cielo, y todo lo que desatéis en la tierra quedará desatado en los cielos. Os digo, además, que si dos de vosotros se ponen de acuerdo en la tierra para pedir algo, se lo dará mi Padre que está en los cielo. Porque donde dos o tres están reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos». (Mateo 18, 15-20) La Palabra de Dios, en este día de hoy, parece dirigirse especialmente a sus fieles, a todos aquellos que intentan seguir los pasos de Jesucristo. Comienza el evangelio de San Mateo con las palabras de Jesús: “Si tu hermano peca….”. Este “tu hermano” parece dirigirse en primer término a las primeras comunidades cristianas, en las que todos eran hermanos en la fe, pero que también …

Celebramos la esperanza

15 de Agosto
Por José Cañizares

En aquellos días, María se puso en camino y fue aprisa a la montaña, a un pueblo de Judá; entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel. En cuanto Isabel oyó el saludo de María, saltó la criatura en su vientre. Se llenó Isabel del Espíritu Santo y dijo a voz en grito: «¡Bendita tú entre las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre! ¿Quién soy yo para que me visite la madre de mi Señor? En cuanto tu saludo llegó a mis oídos, la criatura saltó de alegría en mi vientre. Dichosa tú, que has creído, porque lo que te ha dicho el Señor se cumplirá.» María dijo: «Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador; porque ha mirado la humillación de su esclava. Desde ahora me felicitarán todas las generaciones, porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí: su nombre es santo, y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación. Él hace proezas con su brazo: dispersa a los soberbios de corazón, derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes, a los hambrientos los colma de bienes y a los ricos los despide vacíos. Auxilia a Israel, su siervo, acordándose de la misericordia –como lo había prometido a nuestros padres– en favor de Abrahán y su …

Los hijos están exentos

14 de Agosto
Por Buenanueva

  En aquel tiempo, mientras Jesús y los discípulos recorrían juntos Galilea, les dijo: «El Hijo del hombre será entregado en manos de los hombres, lo matarán, pero resucitará al tercer día». Ellos se pusieron muy tristes. Cuando llegaron a Cafarnaún, los que cobraban el impuesto de las dos dracmas se acercaron a Pedro y le preguntaron: «¿Vuestro Maestro no paga las dos dracmas?». Contestó: «Si». Cuando llegó a casa, Jesús se adelantó a preguntarle: «¿Qué te parece, Simón? Los reyes del mundo, ¿a quién le cobran impuestos y tasas, a sus hijos o a los extraños?». Contestó: «A los extraños». Jesús le dijo: «Entonces, los hijos están exentos. Sin embargo, para no darles mal ejemplo, ve al mar, echa el anzuelo, coge el primer pez que pique, ábrele la boca y encontrarás una moneda de plata. Cógela y págales por mí y por ti».

Señor, mándame ir hacia ti

13 de Agosto
Por Buenanueva

  Después de que la gente se hubo saciado, Jesús apremió a sus discípulos a que subieran a la barca y se le adelantaran a la otra orilla, mientras él despedía a la gente. Y, después de despedir a la gente, subió al monte a solas para orar. Llegada la noche, estaba allí solo. Mientras tanto, la barca iba ya muy lejos de tierra, sacudida por las olas, porque el viento era contrario. A la cuarta vela de la noche se les acercó Jesús andando sobre el agua. Los discípulos, viéndole andar sobre el agua, se asustaron y gritaron de miedo, diciendo que era un fantasma. Jesús les dijo en seguida: «¡Ánimo, soy yo, no tengáis miedo!». Pedro le contestó: «Señor, si eres tú, mándame ir a ti andando sobre el agua». Él le dijo: «Ven». Pedro bajó de la barca y echó a andar sobre el agua acercándose a Jesús; pero, al sentir la fuerza del viento, le entró miedo, empezó a hundirse y gritó: «Señor, sálvame». Enseguida Jesús extendió la mano, lo agarró y le dijo: «¡Hombre de poca fe! ¿Por qué has dudado?». En cuanto subieron a la barca, amainó el viento. Los de la barca se postraron ante él, diciendo: «Realmente eres Hijo de Dios». (Mateo 14, 22-33)

¿Por qué no pudimos echarlo nosotros?

12 de Agosto
Por Jerónimo Barrio

En aquel tiempo, se acercó a Jesús un hombre que, de rodillas, le dijo: «Señor, ten compasión de mi hijo que es lunático y sufre mucho: muchas veces se cae en el fuego o en el agua. Se lo he traído a tus discípulos, y no han sido capaces de curarlo». Jesús tomó la palabra y dijo: «¡Generación incrédula y perversa! ¿Hasta cuándo estaré con vosotros, hasta cuándo tendré que soportaros? Traédmelo». Jesús increpó al demonio, y salió; en aquel momento se curó el niño. Los discípulos se acercaron a Jesús y le preguntaron aparte: «¿Y por qué no pudimos echarlo nosotros?» Les contestó: «Por vuestra poca fe. En verdad os digo que, si tuvierais fe como un grano de mostaza, le diríais a aquel monte: “Trasládate desde ahí hasta aquí”, y se trasladaría. Nada os sería imposible». (Mateo 17, 14-20) Somos incapaces de entender el orden y la intimidad de Dios y por eso el Evangelio nos muestra hoy ese monumental e hiriente enfado de Jesús: “¡Generación incrédula y perversa! ¿Hasta cuándo estaré con vosotros, hasta cuando tendré que soportaros? ”. Parece que Jesús ha perdido su santa paciencia y se deja llevar del sentimiento dejando escapar esos comentarios tan duros. A nosotros nos choca mucho esta reacción, la verdad. No nos parece que sea para tanto… Un hombre busca a Jesús para …

Es una cuestión de amor

11 de Agosto
Por Hijas del Amor misericordioso

  En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Si alguno quiere venir en pos de mí, que se niegue a si mismo, tome su cruz y me siga. Porque quien quiera salvar su vida, la perderá; pero el que la pierda por mí, la encontrará. ¿Pues de qué le servirá a un hombre ganar el mundo entero, si pierde su alma? ¿O qué podrá dar para recobrarla? Porque el Hijo del hombre vendrá, con la gloria de su Padre, entre sus ángeles, y entonces pagará a cada uno según su conducta. En verdad os digo que algunos de los aquí presentes no gustarán la muerte morirán hasta que vean al Hijo del hombre en su reino». (Mateo 16, 24-28) Cuentan que cuando Santo Tomás Moro  estaba a punto de morir le instaron a que renegase de su fe y firmase lo que Enrique VIII le exigía para librarlo de la muerte. Entonces Tomás  se negó de nuevo a hacerlo y respondió: “es una cuestión de amor”. ¡ Qué profundidad sobrenatural la que subyace detrás de esta respuesta! El martirio, la muerte, el dejar esta vida por no ser infiel a Jesucristo es sencillamente una cuestión de amor. Y es que es eso, sin más, lo que es la cruz, pues la cruz es el amor más grande.     Si lográsemos mirar la cruz …

El grano que muere da mucho fruto

10 de Agosto
Por Ángel Pérez

 En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «En verdad, en verdad os digo: si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda infecundo; pero si muere, da mucho fruto. El que ama a sí mismo, se pierde, y el que se aborrece a sí mismo en este mundo, se guardará para la vida eterna. El que quiere servirme, que me siga, y donde esté yo, allí también estará mi servidor; a quien me sierva, el Padre lo honrará». (Juan 12, 24-26)   Buenísima palabra para las vacaciones porque me pone en guardia ante mi peor enemigo que soy yo mismo. Es importante mirar el fruto y la calidad del mismo. El problema profundo del hombre es su identidad, no saber para y por qué existe; no entender lo que ocurre a su alrededor. Esta situación de angustia nos lleva a buscarnos en todo tipo de placeres temporales y mortíferos que nos llevan a una soledad y tristeza profundos y nos incapacitan para relacionarnos con los demás.     San Pablo ha experimentado esta realidad, como hombre, y por eso desde su experiencia nos invita a “llevar siempre en nuestro cuerpo el morir de Jesús, para que la vida de Jesús se manifieste en nuestro cuerpo” (2Cor 4, 10). El cristiano no tiene vacaciones, ni jubilación, ni tiempos muertos porque el amor …

No tengáis miedo

9 de Agosto
Por Juan José Calles

  “Dijo Jesús a sus apóstoles: «Y no temáis a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma; temed más bien a Aquel que puede llevar a la perdición alma y cuerpo en la gehenna. ¿No se venden dos pajarillos por un as? Pues bien, ni uno de ellos caerá en tierra sin el consentimiento de vuestro Padre. En cuanto a vosotros, hasta los cabellos de vuestra cabeza están todos contados. No temáis, pues; vosotros valéis más que muchos pajarillos. «Por todo aquel que se declare por mí ante los hombres, yo también me declararé por él ante mi Padre que está en los cielos; pero a quien me niegue ante los hombres, le negaré yo también ante mi Padre que está en los cielos.” (Mt 10, 28-33)     Celebra la Iglesia hoy la Fiesta de Santa Teresa Benedicta de la Cruz (Edith Stein), intrépida judía convertida al cristianismo, que como monja carmelita murió mártir en el campo de concentración de Auschwitz (Polonia), y a la que San Juan Pablo II declaró “patrona de Europa” el año 1999. A la luz de su martirio, la Palabra de Dios de este día adquiere una adecuada comprensión y luminosidad.     La identidad cristiana nos lleva permanentemente a confrontarnos con las “falsas ideologías” del mundo y a ser testigos “contracorriente” del “pensamiento único” imperante que …

¿Por qué has dudado?

8 de Agosto
Por Valentín De Prado

  En aquel tiempo, después de que se hubo saciado la muchedumbre, Jesús obligó a los discípulos a subir a la barca y a ir por delante de Él a la otra orilla, mientras Él despedía a la gente. Después de despedir a la gente, subió al monte a solas para orar; al atardecer estaba solo allí. La barca se hallaba ya distante de la tierra muchos estadios, zarandeada por las olas, pues el viento era contrario. Y a la cuarta vigilia de la noche vino Él hacia ellos, caminando sobre el mar. Los discípulos, viéndole caminar sobre el mar, se turbaron y decían: «Es un fantasma», y de miedo se pusieron a gritar. Jesús les dijo enseguida: ¡Animo, soy yo, no tengáis miedo! Pedro le contestó: Señor, si eres tú mándame ir hacia ti andando sobre el agua. Él le dijo: Ven. Pedro bajó de la barca y se echó a andar sobre el agua acercándose a Jesús; pero, al sentir la fuerza del viento, le entró miedo, empezó a hundirse y gritó: Señor, sálvame. Enseguida Jesús extendió la mano, lo agarró y le dijo: ¡Qué poca fe! ¿Por qué has dudado? En cuento subieron a la barca, amainó el viento. Los de la barca se postraron ante él diciendo: Realmente eres Hijo de Dios. Terminada la travesía, llegaron a tierra de Genesaret. …

Yo quiero ser la gente

7 de Agosto
Por Manuel Requena

Al enterarse Jesús se marchó de allí en barca, a solas, a un lugar desierto. Cuando la gente lo supo, lo siguió por tierra desde los poblados. Al desembarcar vio Jesús una multitud, se compadeció de ella y curó a los enfermos. Como se hizo tarde, se acercaron los discípulos a decirle: «Estamos en despoblado y es muy tarde, despide a la multitud para que vayan a las aldeas y se compren comida». Jesús les replicó: «No hace falta que vayan, dadles vosotros de comer». Ellos le replicaron: «Si aquí no tenemos más que cinco panes y dos peces». Les dijo: «Traédmelos». Mandó a la gente que se recostara en la hierba y tomando los cinco panes y los dos peces, alzando la mirada al cielo, pronunció la bendición, partió los panes y se los dio a los discípulos; los discípulos se los dieron a la gente. Comieron todos y se saciaron y recogieron doce cestos llenos de sobras. Comieron unos cinco mil hombres, sin contar mujeres y niños.” (MT, 14, 13-21) Los discípulos acababan de llegar de su correría preparando el camino a Jesús, y Él los llevó a un lugar desierto de gente, para descansar con ellos. “Venid vosotros a solas a un lugar desierto a descansar un poco». Porque eran tantos los que iban y venían, que no encontraban tiempo ni para comer.”(Mc …

¡Qué bien se está en tu voluntad, Señor!

6 de Agosto
Por Francisco Javier Alba

  En aquel tiempo, Jesús tomó consigo a Pedro, a Santiago y a su hermano Juan, y subió con ellos aparte a un monte alto. Se transfiguró delante de ellos, y su rostro resplandecía como el sol, y sus vestidos se volvieron blancos como la luz. De repente se les aparecieron Moisés y Elías conversando con él. Pedro, entonces, tomó la palabra y dijo a Jesús: «Señor, ¡qué bueno es que estemos aquí! Si quieres, haré tres tiendas: una para ti, otra para Moisés y otra para Elías». Todavía estaba hablando cuando una nube luminosa los cubrió con su sombra, y una voz desde la nube decía: «Este es mi Hijo, el amado, en quien me complazco. Escuchadlo». Al oírlo, los discípulos cayeron de bruces, llenos de espanto. Jesús se acercó y, tocándolos, les dijo: «Levantaos, no temáis». Al alzar los ojos, no vieron a nadie más que a Jesús, solo. Cuando bajaban del monte, Jesús les mandó: «No contéis a nadie la visión hasta que el Hijo del hombre resucite de entre los muertos». (Mateo 17, 1-9) Jesús lleva a Pedro, a Juan y a Santiago. Jesús los sube a lo alto, para orar, y se manifiesta a ellos,  en la transfiguración; para los que tenía una historia personal distinta: para Pedro –tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia-; para …

Libre, entre rejas

5 de Agosto
Por Pablo Morata

  En aquel tiempo, oyó el tetrarca Herodes lo que se contaba de Jesús y dijo a sus cortesanos: «Ese es Juan Bautista, que ha resucitado de entre los muertos, y por eso las fuerzas milagrosas actúan en él». Es que Herodes había mandado prender a Juan y lo había metido en la cárcel encadenado, por motivo de Herodías, mujer de su hermano Filipo; porque Juan le decía que no le era licito vivir con ella. Quería mandarlo matar, pero tuvo miedo de la gente, que lo tenía por profeta. El día del cumpleaños de Herodes, la hija de Herodías danzó delante de todos y le gustó tanto a Herodes que juró darle lo que pidiera. Ella, instigada por su madre, le dijo: «Dame ahora mismo en una bandeja la cabeza de Juan Bautista». El rey lo sintió; pero, por el juramento y los invitados, ordenó que se la dieran; y mandó decapitar a Juan en la cárcel. Trajeron la cabeza en una bandeja, se la entregaron a la joven, y ella se la llevó a su madre. Sus discípulos recogieron el cadáver, lo enterraron, y fueron a contárselo a Jesús. (Mateo 14, 1-12) He querido encabezar este comentario bajo el mismo título del libro que estoy releyendo y disfrutando en estos días estivales. Lo había leído deprisa con motivo de la presentación por …

¿No es el hijo del carpintero?

4 de Agosto
Por Juan José Guerrero

    Fue Jesús a su ciudad y se puso a enseñar en la sinagoga. La gente decía admirada: “¿De dónde saca este esa sabiduría y esos milagros? ¿No es el hijo del carpintero? ¿No es su Madre María y sus hermanos Santiago, José, Simón y Judas? ¿No viven aquí todas sus hermanas? Entonces, ¿De dónde saca todo eso?”. Y se escandalizaban a causa de él. Jesús les dijo: “Sólo en su tierra y en su casa desprecian a un profeta”. Y no hizo allí muchos milagros por su falta de fe. (Mt. 13, 54-58) Es condición humana juzgar por las apariencias, sin profundizar, dando por seguro lo que se ve a primera vista para, a continuación, emitir una sentencia inapelable. Por ejemplo: muchas personas se sienten superiores a otras, a las que consideran de una clase social inferior. Por ese simple hecho, tan poco relevante, automáticamente, se las niega la posibilidad de tener con ellas amistad y, en el trato, se establece un distanciamiento insalvable. Algo parecido le pasa a Jesucristo: En su pueblo, donde todo el mundo lo conoce desde siempre, a él y a su parentela, es donde se le descalifica sin apelación posible. Los hechos, sus milagros y su doctrina, no sirven para reconocer que se estaba equivocado en el juicio que se tenía sobre él. Antes bien, es preferible …

Jesús nos recoge con su red

3 de Agosto
Por Tomás Cremades

  El Reino de los Cielos se parece también a la red que echan en el mar y recoge toda clase de peces: cuando está llena, la arrastran a la orilla, se sientan, y reúnen los buenos en cestos y los malos los tiran. Lo mismo sucederá al final de los tiempos: saldrán los ángeles, separarán a los malos de los buenos y los echarán al horno de fuego. Allí será el llanto y el rechinar de dientes. “¿Habéis entendido esto?” Ellos le respondieron: “Sí”. Él les dijo: “Ya veis, un escriba que se ha hecho discípulo del Reino de los Cielos es como un padre de familia que va sacando del arca lo nuevo y lo antiguo”. Cuando Jesús acabó estas parábolas, partió de allí. (Mt 13, 47-53) Este relato evangélico se engloba dentro de lo que en Mateo se conoce como “Discurso parabólico”, que es un conjunto de Evangelios donde el Señor Jesús, en la forma literaria de “parábolas”, desgrana con paciencia ante sus discípulos y seguidores una referencia al Reino de los Cielos. Y así lo compara con “una perla preciosa o un tesoro de un campo”, otras veces será “la parábola del sembrador de cizaña”, “la levadura y el grano de mostaza”, y, en este caso, la parábola de “la red”, cuya meditación ocupa este relato. Hay una cierta similitud …

¿Quién es el tesoro?

2 de Agosto
Por Ernesto Juliá

  En aquel tiempo, dijo Jesús al gentío: «El reino de los cielos se parece a un tesoro escondido en el campo: el que lo encuentra lo vuelve a esconder y, lleno de alegría, va a vender todo lo que tiene y compra el campo. El reino de los cielos se parece también a un comerciante en perlas finas que, al encontrar una de gran valor, se va a vender todo lo que tiene y la compra». (Mt. 13, 44-46) El Evangelio del día de hoy es muy breve y, a la vez, muy rico de contenido. El texto recoge apenas dos frases, con las que el Señor quiere abrir la mente y el corazón de los que le están escuchando, para que puedan llegar a descubrir la inmensa riqueza de amor del “reino de los cielos”, que les está prometiendo a quienes reciben sus palabras sentados en la orilla del mar de Tiberiades. “El reino de los cielos se parece a un tesoro escondido en el campo: el que lo encuentra lo vuelve a esconder y, lleno de alegría , vende todo lo que tiene y compra el campo”. Un hombre encuentra un “tesoro”.  El tesoro es Cristo; y Cristo es el reino de los cielos que quiere estar dentro de nosotros y vivir con nosotros. ¿Cómo encuentra el hombre a Cristo? ¿Lo …

Acláranos la parábola

1 de Agosto
Por Ramón Domínguez

En aquel tiempo, Jesús dejó a la gente y se fue a casa. Los discípulos se le acercaron a decirle: «Acláranos la parábola de la cizaña en el campo». Él les contestó: «El que siembra la buena semilla es el Hijo del hombre; el campo es el mundo; la buena semilla son los ciudadanos del reino; la cizaña son los partidarios del Maligno; el enemigo que la siembra es el diablo; la cosecha es el fin del tiempo, y los segadores los ángeles. Lo mismo que se arranca la cizaña y se echa al fuego, así será al final de los tiempos: el Hijo del hombre enviará a sus ángeles y arrancarán de su reino todos los escándalos y a todos los que obran iniquidad, y los arrojarán al horno de fuego; allí será el llanto y el rechinar de dientes. Entonces los justos brillarán como el sol en el reino de su Padre. El que tenga oídos, que oiga». (Mt 13,36-43)       Jesús explica a sus discípulos la parábola de la cizaña en el campo. Se trata de una magnífica descripción de la situación del mundo y del transcurso de la historia.     En el mundo creado por Dios no hay razón alguna de mal. Como dice el relato de la creación, a cada palabra creadora de Dios sigue el consabido estribillo: …

El grano de mostaza y la levadura

31 de Julio
Por Antonio Segoviano

En aquel tiempo, Jesús propuso otra parábola al gentío: «El reino de los cielos se parece a un grano de mostaza que uno toma y siembra en su campo; aunque es la más pequeña de las semillas, cuando crece es más alta que las hortalizas; se hace un árbol hasta el punto de que vienen los pájaros a anidar en sus ramas». Les dijo otra parábola: «El reino de los cielos se parece a la levadura; una mujer la amasa con tres medidas de harina, hasta para que todo fermenta». Jesús dijo todo esto a la gente en parábolas y sin parábolas no les hablaba nada, para que se cumpliera lo dicho por medio del profeta: «Abriré mi boca diciendo parábolas, anunciaré lo secreto desde la fundación del mundo». (Mateo 13, 31-35) Continuamos todavía hoy con el discurso de las parábolas del Reino, que Jesús enseña a sus seguidores.Hay que notar que Jesús, para explicar lo que es el Reino de Dios, que El llama Reino de los cielos, adaptándose al lenguaje común de su pueblo, no recurre a definiciones teológicas abstractas, imposibles de entender para la gente sencilla. El utiliza imágenes, ejemplos, parábolas, tomadas de la vida cotidiana de sus oyentes. En cada una, subraya un aspecto esencial de ese Reino misterioso que El ha venido a anunciar, y que comienza a realizarse con …

El tesoro y la perla

30 de Julio
Por Francisco L. de Tejada

El Evangelio de hoy es el llamado del tesoro escondido y de la perla preciosa. Con esta sencilla metáfora del Reino nos enseña el Señor que para encontrar un tesoro hay que cavar y para tomar una perla es necesario abrir la ostra.     He aquí dos secretos de la vida espiritual que nos da Jesús a través de esta comparación: profundizar y abrirnos, es decir, ahondar en la relación con Dios a través de los caminos de la oración y abrirnos cada vez más y más al amor a todos.     Es tan bueno Dios que permite el que hallemos nuestra felicidad más verdadera en medio de un casi alegre y divertido juego de niños: ¡ buscar un tesoro y hallar una perla en los fondos marinos!     Y es que el Reino de Dios está diseñado para los niños y para aquellos que, sin conservar ya la estatura ni la frescura del rostro de los pequeños, encierran en su pecho un corazón humilde y sencillo como el de los niños.     Nos enseña Cristo que el Reino de Dios y su búsqueda puede ser algo divertido, jovial, fresco.     Los Santos siempre toman una cierta alegría desenfadada y tierna liberados de la pesadez de la vida terrena. Dicen incluso algunos autores espirituales- versados en el tema de la unión perfecta del alma …

Mientras su gente dormía, vino su enemigo

29 de Julio
Por Miguel Iborra

En aquel tiempo, Jesús les propuso otra parábola diciendo: El Reino de los Cielos es semejante a un hombre que sembró buena semilla en su campo. Pero, mientras su gente dormía, vino su enemigo, sembró encima cizaña entre el trigo, y se fue. Cuando brotó la hierba y produjo fruto, apareció entonces también la cizaña. Los siervos del amo se acercaron a decirle: “Señor, ¿no sembraste semilla buena en tu campo? ¿Cómo es que tiene cizaña?” Él les contestó: “Algún enemigo ha hecho esto.” Le dijeron los siervos: “¿Quieres, pues, que vayamos a recogerla?” Jesús le dijo: “No, no sea que, al recoger la cizaña, arranquéis a la vez el trigo. Dejad que ambos crezcan juntos hasta la siega. Y al tiempo de la siega, diré a los segadores: Recoged primero la cizaña y atadla en gavillas para quemarla, y el trigo recogedlo en mi granero. (Mateo 13, 18-23) Una escena de la vida cotidiana Jesús se mezcla con los pecadores y la parábola de la cizaña es la respuesta de la paciencia de Dios que aguarda a que madure la cosecha para hacer la separación de trigo y cizaña es decir, justos y pecadores. Su  enseñanza es la convivencia del bien y del mal. A través de los siglos sabemos que los creyentes para mantenernos firmes, tenemos que pasar por muchas complicaciones  en …

Bienaventurados, porque vemos y escuchamos

27 de Julio
Por Juan Sánchez

«En aquel tiempo, se acercaron a Jesús los discípulos y le preguntaron: “¿Por qué les hablas en parábolas?”. Él les contestó: “A vosotros se os ha dado a conocer los secretos del reino de los cielos y a ellos no. Porque al que tiene se le dará y tendrá de sobra, y al que no tiene se le quitará hasta lo que tiene. Por eso les hablo en parábolas, porque miran sin ver y escuchan sin oír ni entender. Así se cumplirá en ellos la profecía de Isaías: ‘Oiréis con los oídos sin entender; miraréis con los ojos sin ver; porque está embotado el corazón de este pueblo, son duros de oído, han cerrado los ojos; para no ver con los ojos, ni oír con los oídos, ni entender con el corazón, ni convertirse para que yo los cure’. Pero bienaventurados vuestros ojos  porque ven, y vuestros oídos porque oyen. En verdad os digo que muchos profetas y justos desearon ver lo que veis y no lo vieron, y oír lo que oís y no lo oyeron”».  (Mt 13,10-17) Este evangelio de san Mateo se enmarca en el capítulo 13, que se conoce a menudo como “Sermón de las siete parábolas”: el sembrador, el trigo y la cizaña, el grano de mostaza, la levadura, el tesoro, la perla y la red. Y se inicia …

Parábola del Reino

26 de Julio
Por Gloria Mª Tomás

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: « ¡Dichosos vuestros ojos, porque ven, y vuestros oídos, porque oyen! Os aseguro que muchos profetas y justos desearon ver lo que veis vosotros y no lo vieron, y oír lo que oís y no lo oyeron.» (Mateo 13,16-17) El contexto de este breve párrafo del Evangelio son las denominadas “Parábolas de del Reino”. Jesús narra siete parábolas acerca del Reino de los Cielos (la de la cizaña y el grano de mostaza, la del tesoro escondido, la de la perla preciosa, la de la red…). Se recogen también en los otros dos Evangelios Sinópticos -en Marcos 4, 1-34 y en Lucas 8, 4-18-. Tras la primera parábola, que es la del sembrador, los discípulos, que siempre manifiestan su confianza con el Maestro, le preguntan por su significado y entonces, Jesús, les va explicando el misterio del Reino de los Cielos. Las parábolas son un medio habitual de la predicación de Jesucristo; cosa bastante habitual en esa época histórica, en la que los rabinos también las empleaban para explicar frases de la Sagrada Escritura. Pero la riqueza de la enseñanza del Señor es mucho más profunda y radical. Se ha dicho que las parábolas, tal como la emplea Jesucristo, son como un espejo para el hombre, que a veces aclaran al discípulo por la comparación que …

El botafumeiro

25 de Julio
Por Francisco Jiménez

Se acercó a Jesús la madre de los hijos de Zebedeo con sus hijos y se postró para hacerle una petición. Él le preguntó: “¿Qué deseas?”. Ella contestó : “Ordena que estos dos hijos míos se sienten en tu reino, uno a tu derecha y otro a tu izquierda”. Pero Jesús replicó: “No sabéis lo que pedís. ¿Sois capaces de beber el cáliz que yo he de beber?”. Contestaron: “Podemos”. Él les dijo: “Mi cáliz lo beberéis, pero sentarse  a mi derecha o a mi izquierda no me toca a mí concederlo, es para aquellos a los que lo tiene reservado mi Padre”. Los otros diez, al oír aquello, se indignaron contra los dos hermanos. Y llamándolos, Jesús les dijo: “Sabéis que los jefes de los pueblos los tiranizan y los grandes los oprimen. No será a sí entre vosotros: el que quiera ser primero entre vosotros, que sea vuestro esclavo. Igual que el Hijo del hombre no ha venido a ser servido sino a servir y a dar su vida en rescate por muchos”.  (Mt 20, 20-28)   Hoy es la solemnidad de Santiago El Mayor, apóstol que asintió en beber el mismo cáliz de Jesús. Y el Maestro le aseguró que lo bebería, pero la posición de imaginada preeminencia quedaba reservada al designio del Padre. En el Gólgota no estuvo con Jesús. …

Jesús es el Mesías

24 de Julio
Por Horacio Vázquez

  “Entonces algunos escribas y fariseos le dijeron: “Maestro, queremos ver un milagro tuyo”. Él les contestó: “Esta generación perversa y adúltera exige un signo; pues no se les dará más signo que el del profeta Jonás. Tres días y tres noches estuvo Jonás en el vientre del cetáceo; pues tres días y tres noches estará el Hijo del hombre en el seno de la tierra. Los hombres de Nínive se alzarán en el Juicio contra esta generación y harán que la condenen, porque ellos se convirtieron con la predicación de Jonás, y aquí hay uno que es más que Jonás. Cuando juzguen a esta generación, la Reina del sur se levantará y hará que la condenen, porque ella vino desde los confines de la tierra, para escuchar la sabiduría de Salomón, y aquí hay uno que es más que Salomón”.(Mateo 12, 38-42) El discurso de Mateo en estos parágrafos 11 y 12 de su Evangelio está lleno del fuego en que arde el celo de Jesús por la predicación del Reino de los cielos, que los galileos que escuchaban su palabra eran incapaces de comprender. Acababa de responder a los mensajeros enviados por Juan que le preguntaron si era él “el que había de venir” o debían esperar a otro, y él los había despachado exponiéndoles la manifestación de su poder divino: Los …

“Un enemigo lo ha hecho”

23 de Julio
Por Victoria Luque

  En aquel tiempo, Jesús propuso otra parábola a la gente diciendo: «El reino de los cielos se parece a un hombre que sembró buena semilla en su campo; pero, mientras los hombres dormían, un enemigo fue y sembró cizaña en medio del trigo y se marchó. Cuando empezaba a verdear y se formaba la espiga apareció también la cizaña. Entonces fueron los criados a decirle al amo: “Señor, ¿no sembraste buena semilla en tu campo? ¿De dónde sale la cizaña?” Él les dijo: “Un enemigo lo ha hecho”. Los criados le preguntaron: “¿Quieres que vayamos a arrancarla?” Pero él les respondió: “No, que, al recoger la cizaña podéis arrancar también el trigo. Dejadlos crecer juntos hasta la siega y, cuando llegue la siega, diré a los segadores: arrancad primero la cizaña y atadla en gavillas para quemarla, y el trigo almacenadlo en mi granero”». (Mateo 13, 24-30) Verdaderamente el Señor tienes Palabras de Vida. Cuántos padres hay entre nosotros (yo misma sin ir más lejos) a los que esta Palabra consuela y anima. Dejad crecer juntos el trigo y la cizaña, que a su tiempo, se verá qué es lo que hay de verdad en el corazón de cada hijo… es de una sabiduría total. Hay que tener paciencia y confiar en que lo sembrado, dará su fruto. El maligno está ahí, sí, …

Volverse y ver

22 de Julio
Por Manuel Requena

El primer día de la semana va María Magdalena de madrugada al sepulcro cuando todavía estaba oscuro, y ve la piedra quitada del sepulcro. Estaba María junto al sepulcro fuera llorando. Y mientras lloraba se inclinó hacia el sepulcro, y ve dos ángeles de blanco, sentados donde había estado el cuerpo de Jesús, uno a la cabecera y otro a los pies. Dícenle ellos: “Mujer, ¿por qué lloras?” Ella les respondió: “Porque se han llevado a mi Señor, y no sé dónde le han puesto.” Dicho esto, se volvió y vio a Jesús, de pie, pero no sabía que era Jesús. Le dice Jesús: “Mujer, ¿por qué lloras? ¿A quién buscas?” Ella, pensando que era el encargado del huerto, le dice: “Señor, si tú lo has llevado, dime dónde lo has puesto, y yo me lo llevaré.” Jesús le dice: “María.” Ella se vuelve y le dice en hebreo: “Rabbuní” – que quiere decir: “Maestro” -Dícele Jesús: “No me toques, que todavía no he subido al Padre. Pero vete donde mis hermanos y diles: Subo a mi  Padre y vuestro Padre, a mi Dios y vuestro Dios.” Fue María Magdalena y dijo a los discípulos que había visto al Señor y que había dicho estas palabras.(Jn 20, 1. 11-18) Los encuentros con Dios en su historia de amor, su manifestación a los hombres, solo …