Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|Viernes, Julio 21, 2017
  • Siguenos!

Evangelios

Evangelios
Volverse y ver

22 de Julio
Por Manuel Requena

El primer día de la semana va María Magdalena de madrugada al sepulcro cuando todavía estaba oscuro, y ve la piedra quitada del sepulcro. Estaba María junto al sepulcro fuera llorando. Y mientras lloraba se inclinó hacia el sepulcro, y ve dos ángeles de blanco, sentados donde había estado el cuerpo de Jesús, uno a la cabecera y otro a los pies. Dícenle ellos: “Mujer, ¿por qué lloras?” Ella les respondió: “Porque se han llevado a mi Señor, y no sé dónde le han puesto.” Dicho esto, se volvió y vio a Jesús, de pie, pero no sabía que era Jesús. Le dice Jesús: “Mujer, ¿por qué lloras? ¿A quién buscas?” Ella, pensando que era el encargado del huerto, le dice: “Señor, si tú lo has llevado, dime dónde lo has puesto, y yo me lo llevaré.” Jesús le dice: “María.” Ella se vuelve y le dice en hebreo: “Rabbuní” – que quiere decir: “Maestro” -Dícele Jesús: “No me toques, que todavía no he subido al Padre. Pero vete donde mis hermanos y diles: Subo a mi  Padre y vuestro Padre, a mi Dios y vuestro Dios.” Fue María Magdalena y dijo a los discípulos que había visto al Señor y que había dicho estas palabras.(Jn 20, 1. 11-18) Los encuentros con Dios en su historia de amor, su manifestación a los hombres, solo … Full article

El sacrificio del Amor

18 de Julio
Por César Allende

En aquel tiempo, atravesó Jesús en sábado un sembrado; los discípulos, que tenían hambre, empezaron a arrancar espigas y a comérselas. Los fariseos, al verlo, le dijeron: «Mira, tus discípulos están haciendo una cosa que no está permitida en sábado». Les replicó: «¿No habéis leído lo que hizo David, cuando él y sus hombres sintieron hambre? Entró en la casa de Dios y comieron de los panes de la proposición, cosa que no les estaba permitida ni a él ni a sus compañeros, sino sólo a los sacerdotes. ¿Y no habéis leído en la ley que los sacerdotes pueden violar el sábado en el templo sin incurrir en culpa? Pues os digo que aquí hay uno que es más que el templo. Si comprendierais lo que significa “quiero misericordia y no sacrificio”, no condenaríais a los inocentes. Porque el Hijo del hombre es señor del sábado». (Mt 12,1-8) Jesús, Señor del Sábado. La misericordia mejor que los sacrificios. ¿Qué otro sacrificio puede Dios aceptar de mejor grado que el del Amor, siendo como es Él el amor mismo? Un algo (o un mucho) queda aún en nosotros de cierta religiosidad natural que tiende a obtener de Dios los favores que necesitamos partiendo de un concepto de Dios creado por nosotros; pensamos que Dios actuará con nosotros como nosotros actuaríamos si fuéramos “como Dios” (Gn …

Mi carga es ligera

20 de Julio
Por Javier Sánchez

En aquel tiempo, tomó la palabra Jesús y dijo: «Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré. Tomad mi yugo sobre vosotros y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y encontraréis descanso para vuestras almas. Porque mi yugo es llevadero y mi carga ligera». (Mateo 11, 28-30) El Señor esté con vosotros hermanos. En el Evangelio de hoy el Señor nos dice : “Venid a mi todos los que estáis cansados y agobiados y Yo os aliviaré”. ¿Quien de nosotros no está hoy cansado y agobiado?. Si nos apoyamos en nuestras fuerzas, es imposible no estarlo. ¿Cómo no estar cansado y agobiado en el ambiente que vivimos?. Hay hermanos nuestros que padecen una persecución cruel y sangrienta. Pero hay otros que padecemos una persecución más sofisticada y sibilina. Al sistema imperante no le interesan los valores cristianos y hace todo lo posible por destruirlos. Al sistema imperante no le interesa la natalidad ni la familia ni la estabilidad matrimonial ni la armonía entre hombre y mujer. Todo ello va en contra de sus intereses. Es normal por tanto que estemos cansados y agobiados. En el Evangelio de hoy el Señor nos da la respuesta. “Venid a mi todos los que estáis cansados y agobiados que Yo os aliviaré”. “Aprended de mi que soy manso …

Todo me ha sido entregado

19 de Julio
Por Buenanueva

  En aquel tiempo, tomó la palabra Jesús y dijo: «Te doy gracias, Padre, Señor de cielo y tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos y se las has revelado a los pequeños. Si, Padre, así te ha parecido bien. Todo me ha sido entregado por mi Padre, y nadie conoce al Hijo más que el Padre, y nadie conoce al Padre sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar». (Mateo 11, 25-27)

A vueltas con esta generación

18 de Julio
Por Alfredo Esteban

  Entonces se puso Jesús a recriminar a las ciudades donde había hecho la mayor parte de sus milagros, porque no se habían convertido: “¡Ay de ti, Corazaín, ay de ti, Betsaida! Si en Tiro y en Sidón se hubieran hecho los milagros que en vosotras, hace tiempo que se habrían convertido, cubiertas de sayal y ceniza. Pues os digo que el día del juicio les será más llevadero a Tiro y a Sidón que a vosotras. Y tú, Cafarnaún, ¿piensas escalar el cielo? Bajarás al abismo. Porque si en Sodoma se hubieran hecho los milagros que en ti, habría durado hasta hoy. Pues os digo que el día del juicio le será más llevadero a Sodoma que a ti”.( Mateo 11,20-24) Hablar sobre los Evangelios es hablar de buenas noticias y hoy este relato que nos toca comentar nos ayuda a reflexionar sobre la buena noticia que nos trae y sobre la vida que llevamos rodeada de incomprensiones, de injusticias y de violencias con las que convivimos a diario. Vivimos en un mundo y en un país convulso que ha pasado por todo tipo de trances y avatares a lo largo y ancho de la historia, pero es donde hemos nacido y donde se nos ha dado todo lo necesario para nuestro desarrollo humano: familia, formación, bienestar, trabajo, recreo y hasta malas noticias …

No he venido a sembrar paz, sino espada

17 de Julio
Por Nieves Díez Taboada

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus apóstoles: «No penséis que he venido a la tierra a sembrar paz; no he venido a sembrar paz, sino espada. He venido a enemistar al hombre con su padre, a la hija con su madre, a la nuera con su suegra; los enemigos de cada uno serán los de su propia casa. El que quiere a su padre o a su madre más que a mí no es digno de mí; el que quiere a su hijo o a su hija más que a mí no es digno de mí; y el que no coge su cruz y me sigue no es digno de mí. El que encuentre su vida la perderá, y el que pierda su vida por mí la encontrará. El que os recibe a vosotros me recibe a mí, y el que me recibe recibe al que me ha enviado; el que recibe a un profeta porque es profeta tendrá paga de profeta; y el que recibe a un justo porque es justo tendrá paga de justo. El que dé a beber, aunque no sea más que un vaso de agua fresca, a uno de estos pobrecillos, sólo porque es mi discípulo, no perderá su paga, os lo aseguro.»  Cuando Jesús acabó de dar instrucciones a sus doce discípulos, partió de allí para enseñar …

Parábola del sembrador

16 de Julio
Por Hermenegildo Sevilla

  Aquel día, salió Jesús de casa y se sentó junto al lago. Y acudió a él tanta gente que tuvo que subirse a una barca; se sentó, y toda la gente se quedó de pie en la orilla. Les habló muchas cosas en parábolas: «Salió el sembrador a sembrar. Al sembrar, un poco cayó al borde del camino; vinieron los pájaros y se lo comieron. Otro poco cayó en terreno pedregoso, donde apenas tenía tierra, y, como la tierra no era profunda brotó enseguida; pero, en cuanto salió el sol, se abrasó y por falta de raíz se secó. Otra cayó entre abrojos, que crecieron y la ahogaron. Otra cayó en tierra buena y dio fruto: una, ciento; otra, sesenta; otra, treinta. El que tenga oídos, que oiga». (Mateo 13, 1-9) Es verdad revelada y comprobada, que la Palabra de Dios es viva y eficaz, capaz de cambiar la vida de las personas, regenerarlas, convertirlas y presentarlas una visión de la existencia plena y liberadora. Es un misterio insondable el que unos al escucharla la acojan en su seno, resucitando como hombres nuevos, mientras en otros no produzca fruto alguno, como si de un simple y breve fogonazo se tratara. Una vez más, la conjunción de gracia y libertad se presenta como una fórmula difícil de descifrar. La gracia es indispensable, pero esta …

No tengáis miedo a los que matan el cuerpo

15 de Julio
Por José Cañizares

“En aquel tiempo, dijo Jesús a sus apóstoles: «Un discípulo no es más que su maestro, ni un esclavo más que su amo; ya le basta al discípulo con ser como su maestro, y al esclavo como su amo. Si al dueño de la casa lo han llamado Belzebú, ¡cuánto más a los criados! No les tengáis miedo, porque nada hay cubierto que no llegue a descubrirse; nada hay escondido que no llegue a saberse. Lo que os digo de noche decidlo en pleno día, y lo que escuchéis al oído, pregonadlo desde la azotea. No tengáis miedo a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma. No, temed al que puede llevar a la perdición alma y cuerpo en la “gehenna”. ¿No se venden un par de gorriones por unos céntimos? Y, sin embargo, ni uno solo cae al suelo sin que lo disponga vuestro Padre. Pues vosotros hasta los cabellos de la cabeza tenéis contados. Por eso, no tengáis miedo; valéis más vosotros que muchos gorriones. A quien se declare por mí ante los hombres, yo también me declararé por él ante mi Padre que está en los cielos. Y si uno me niega ante los hombres, yo también lo negaré ante mi Padre que está en los cielos” (Mateo 10, 24-33) El evangelio de hoy nos presenta diversas …

El que persevere hasta el final se salvará

14 de Julio
Por Rafael Alcázar

  En aquel tiempo, dijo Jesús a sus apóstoles: «Mirad que yo os envío como ovejas entre lobos; por eso, sed sagaces como serpientes y sencillos como palomas. Pero ¡cuidado con la gente!, porque os entregarán a los tribunales, os azotarán en las sinagogas y os harán comparecer ante gobernadores y reyes por mi causa, para dar testimonio ante ellos y ante los gentiles. Cuando os entreguen, no os preocupéis de lo que vais a decir o de cómo lo diréis: en aquel momento se os sugerirá lo que tenéis que decir, porque no seréis vosotros los que habléis, sino que el Espíritu de vuestro Padre hablará por vosotros. El hermano entregará al hermano a la muerte, el padre al hijo; se rebelarán los hijos contra sus padres y los matarán. Y seréis odiados por todos a causa de mi nombre; pero el que persevere hasta el final, se salvará. Cuando os persigan en una ciudad, huid a otra. En verdad os digo que no terminaréis con las ciudades de Israel antes de que vuelva el Hijo del hombre». (Mateo 10, 16-23) Ser discípulo tuyo Señor  supone para mi que tu Espíritu este dentro de mi para que sepa obrar y hablar como conviene.  Es imprescindible esa prudencia y esa sencillez que solo de ti me pueden venir. Por eso en este dia me …

Dios habla en lo concreto

12 de Julio
Por Jerónimo Barrio

En aquel tiempo, Jesús, llamó a sus doce discípulos y les dio autoridad para expulsar espíritus inmundos y curar toda enfermedad y toda dolencia. Estos son los nombres de los doce apóstoles: el primero, Simón, llamado Pedro, y Andrés, su hermano; Santiago, el de Zebedeo, y Juan, su hermano; Felipe y Bartolomé, Tomás y Mateo el publicano; Santiago el de Alfeo, y Tadeo; Simón el de Caná, y Judas Iscariote, el que lo entregó. A estos doce los envió Jesús con estas instrucciones: «No vayáis a tierra de paganos ni entréis en las ciudades de Samaria, sino id a las ovejas descarriadas de Israel. Id y proclamad que ha llegado el reino de los cielos». (Mateo 10, 1-7) Jesús llama a sus discípulos y les da autoridad. Por ese orden. Primero llama y eso implica una vocación y luego da autoridad para ejercer una tarea. Llama a personas concretas, con nombres concretos: “Santiago, Juan, Pedro…” y da instrucciones concretas: “expulsar espíritus inmundos y curar toda enfermedad…” “No vayáis a tierra de paganos ni entréis en las ciudades de Samaria….” Este pasaje del Evangelio es una reflexión sobre lo personal, lo cercano y lo concreto, que son las características más específicas de lo humano. Muchas veces se nos va un poco la pinza con las cosas de Dios y nos quedamos mucho tiempo, sentados o …

Y heredará la vida eterna

11 de Julio
Por Buenanueva

  En aquel tiempo, dijo Pedro a Jesús: «En verdad os digo: cuando llegue la renovación y el Hijo del hombre se siente en el trono de su gloria, también vosotros, los que me habéis seguido, os sentaréis en doce tronos para juzgar a loas doce tribus de Israel. Todo el que por mí deja casa, hermanos o hermanas, padre o madre, hijos o tierras, recibirá cien veces más y heredará la vida eterna».  (Mateo 19, 27-29)

¡Ánimo! Tu fe te ha curado

10 de Julio
Por´Ángel Pérez

  En aquel tiempo, mientras Jesús hablaba, se acercó un jefe de los judíos que se arrodilló ante él y le dijo: «Mi hija acaba de morir. Pero ven tú, impón tu mano sobre ella y vivirá». Jesús se levantó y lo siguió con sus discípulos. Entre tanto, una mujer que sufría flujos de sangre desde hacía doce años, se le acercó por detrás y le tocó la orla del manto, pensando que con solo tocarle el manto se curaría. Jesús se volvió y, al verla le dijo: «¡Animo, hija! Tu fe te ha curado». Y en aquel momento quedó curada la mujer. Jesús llegó a casa de aquel jefe y, al ver a los flautistas y el alboroto de la gente, dijo: «¡Retiraos! La niña no está muerta, está dormida». Se reían de él. Cuando echaron a la gente, entró él, cogió a la niña de la mano, y ella se levantó. La noticia se divulgó por toda aquella comarca. (Mateo 9, 18-26) Hoy me doy cuenta, ante esta palabra, el riesgo que tengo de convertir esa sabiduría que me está dando la Iglesia en mi caminar en un instrumento para buscar la solución a los problemas o enfermedades que me vayan surgiendo en mi vida. Para ser sinceros no sé porqué en este evangelio el “catequista” utiliza el número doce en la …

El arte de saber descansar

3 de Julio
Por Tomás Cremades

    <<Tomó la palabra Jesús y dijo: “Te doy gracias, Padre, Señor de cielo y de la tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos y se las has revelado a los pequeños. Sí, Padre, así te ha parecido bien. Todo me ha sido entregado por mi Padre, y nadie conoce al Hijo más que el Padre, y nadie conoce al Padre sino el Hijo y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar. Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados y yo os aliviaré. Cargad con mi yugo y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y encontraréis vuestro descanso. Porque mi yugo es llevadero y mi carga ligera”>>. Mt 11, 25-30 Con la llegada del mes de Julio hemos entrado de lleno en el tiempo vacacional. Tiempo anhelado por unos y por otros; tiempo planificado con antelación para buscar lugares y espacios para hacer lo que durante el resto del año no hemos podido realizar. Las vacaciones (que etimológicamente significa “descanso temporal de una actividad habitual, principalmente del trabajo remunerado o de los estudios”), se presentan ante nosotros como un tiempo “en blanco” para llevar a cabo proyectos por vivir en gratuidad y libertad, no marcados por la rutina monótona del trabajo o por la disciplina siempre exigente del estudio y …

El novio está con nosotros

8 de Julio
Por Valentín de Prado

  Entonces se le acercan los discípulos de Juan y le dicen: « ¿Por qué nosotros y los fariseos ayunamos, y tus discípulos no ayunan?» Jesús les dijo: « ¿Pueden acaso los invitados a la boda ponerse tristes mientras el novio está con ellos? Días vendrán en que les será arrebatado el novio; entonces ayunarán. Nadie echa un remiendo de paño sin tundir en un vestido viejo, porque lo añadido tira del vestido, y se produce un desgarrón peor. Ni tampoco se echa vino nuevo en pellejos viejos; pues de otro modo, los pellejos revientan, el vino se derrama, y los pellejos se echan a perder; sino que el vino nuevo se echa en pellejos nuevos, y así ambos se conservan.» (Mateo 9,14-17) .            Jesús responde a la pregunta de los discípulos de juan con una comparación en forma de pregunta: “¿Pueden acaso los amigos del novio ponerse tristes, estar de luto, cuando el novio está con ellos?” . Cuando el novio está con los amigos del novio, esto es, durante la fiesta de la boda, los amigos no necesitan ayunar… Cuando está el novio presente en la boda, lo propio es la alegría desbordante, la euforia, la risa, el afecto, la dicha, los bailes etc .             Jesús asocia el ayuno con la tristeza y soledad, pero él se considera el novio, entonces   durante el …

7 de Julio
Por Juan Ignacio Echegaray

  En aquel tiempo, al pasar vio Jesús a un hombre llamado Mateo sentado al mostrador de los impuestos, y le dijo: «Sígueme». Él se levantó y lo siguió. Y estando en la casa, sentado a la mesa, muchos publicanos y pecadores, que habían acudido, se sentaban con Jesús y sus discípulos. Los fariseos, al verlo, preguntaron a los discípulos: «¿Cómo es que vuestro maestro come con publicanos y pecadores?» Jesús lo oyó y dijo: «No tienen necesidad de médico los sanos, sino los enfermos. Andad, aprended lo que significa “Misericordia quiero y no sacrificio”: que no he venido a llamar a justos, sino a pecadores». (Mateo 9, 9-13) El evangelio donde se narra la llamada de Leví, es un rasgo autobiográfico de Mateo ((9, 9-13). Caravaggio ha pintado esta llamada, centrando el juego de luces y subrayando los rasgos sicológicos de los protagonistas: En la mesa, vestidos ricamente, cuentan monedas los agentes del fisco y los contribuyentes. Un apóstol descalzo, con la espada al cinto y un sencillo manto, imita la acción de Jesús, en comunión con Él, y como invitando al nuevo  miembro de la comunidad apostólica. Jesús joven, con una aureola casi escondida, llama decididamente a Leví con la mano y con la palabra. Sabemos lo que dice por el Evangelio: ¡Sígueme! Él se levantó y le siguió. El haz de …

Antes era cojo y paralítico, ahora puedo caminar

6 de Julio
Por Francisco Javier Alba

“Subió Jesús a una barca, cruzó a la otra orilla y fue a su ciudad. En esto le presentaron un paralítico, acostado en una camilla. Viendo la fe que tenían, dijo al paralítico: “¡Ánimo, hijo!, tus pecados te son perdonados”. Algunos de los escribas se dijeron: “Este blasfema”. Jesús, sabiendo lo que pensaban, les dijo: “¿Por qué pensáis mal en vuestros corazones? ¿Qué es más fácil, decir: “Tus pecados te son perdonados”, o decir: “Levántate y anda”? Pues, para que veáis que el Hijo del hombre tiene potestad en la tierra para perdonar pecados -entonces dice al paralítico-: “Ponte en pie, toma tu camilla y vete a tu casa”. Se puso en pie, y se fue a su casa. Al ver esto, la gente quedó sobrecogida y alababa a Dios, que da a los hombres tal potestad”. (Mateo 9, 1-8) Nosotros los cristianos sólo podemos decir como aquel ciego de Jericó: yo sólo sé que antes era ciego y ahora veo; o como este paralítico: yo sólo sé que antes era paralítico y ahora puedo caminar. ¿Por qué? Porque hemos recibido una Palabra del Señor: “ponte en pie, toma tu camilla y vete a tu casa”. Esa es mi historia, esa es la historia de todo cristiano. Somos testigos de que los cojos andan, los ciegos ven, los mudos hablan. Todo por la gracia …

Los demonios son malos, pero no tontos

5 de Julio
Por Pablo Morata

  En aquel tiempo, llegó Jesús a la otra orilla, a la región de los gadarenos. Desde el sepulcro dos endemoniados salieron a su encuentro; eran tan furiosos que nadie se atrevía a transitar por aquel camino. Y le dijeron a gritos: «¿Qué tenemos que ver nosotros contigo, Hijo de Dios? ¿Has venido a atormentarnos antes de tiempo?». A cierta distancia, una gran piara de cerdos estaba paciendo. Los demonios le rogaron: «Si nos echas, mándanos a la piara». Jesús les dijo: «Id». Salieron y se metieron en los cerdos. Y la piara entera se abalanzó acantilado abajo al mar y se murieron en las aguas. Los porquerizos huyeron al pueblo y lo contaron todo, incluyendo lo de los endemoniados. Entonces el pueblo entero salió a donde estaba Jesús y, al verlo, le rogaron que se marchara de su país. (Mt. 8, 28-34) Los “demonios” son malos, pero no son tontos. Y esto es así desde el principio: Embusteros, tramposos, trileros, falsarios… capaces de disfrazar el lugar de la muerte como el habitual para vivir, a los que atrae y posee los lleva al lugar de los muertos y los convence de tal forma que te hacen creer que no hay más espacio que un cementerio para vivir, hacen del hombre un muerto en vida. Pero, al mismo tiempo, disfrazan lo que de verdad …

El valor de la fe

4 de Julio
Por Juan José Guerrero

En aquel tiempo, mientras Jesús hablaba, se acercó un personaje que se arrodilló ante él y le dijo: “Mi hija acaba de morir. Pero ven tú, ponle la mano en la cabeza y vivirá”. Jesús lo siguió con sus discípulos. Entretanto, una mujer que sufría flujos de sangre desde hacía 12 años se le acercó por detrás y le tocó el borde del manto, pensando que con sólo tocarle el manto se curaría. Jesús se volvió y, al verla, le dijo: “¡Ánimo hija! Tu fe te ha curado”. Y en aquel momento quedó curada la mujer. Jesús llegó a casa del personaje y, al ver a los flautistas y el alboroto de la gente, dijo: “¡Fuera! La niña no está muerta, está dormida”. Se reían de él. Cuando echaron a la gente, entró él, cogió a la niña de la mano y ella se puso en pie. La noticia se divulgó por toda aquella comarca. (Mt. 9,18-26) Lo primero que llama la atención en este pasaje del Evangelio es la firmeza y la sencillez de la fe de los dos personajes que se acercan a Jesucristo. El primero, que al llegar se arrodilla ante el Maestro, con su humilde actitud hace patente el poder del Señor, la confianza que deposita en él, la seguridad de que puede atender su inverosímil petición: la de resucitar …

Señor mío y Dios mío

3 de Julio
Por Tomás Cremades

Tomás, uno de los Doce, llamado el Mellizo, no estaba con ellos cuando vino Jesús. Y los otros discípulos le decían:” Hemos visto al Señor”. Pero él les contestó:” Si no veo en sus manos la señal de los clavos, si no meto la mono  en su costado, no lo creo”. A los ocho días, estaban otra vez dentro los discípulos, y Tomás con ellos. Llegó Jesús, estando las puertas cerradas, se puso en medio, y dijo:” Paz a vosotros”. Luego dijo a Tomás:” Trae tu dedo, aquí tienes mis manos; trae tu mano, y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente”. Contestó Tomás:” ¡Señor mío y Dios mío!” Jesús le dijo:” Porque me has visto ¿has creído? Bienaventurados los que crean sin haber visto” (Jn 20, 24-29) Hay una tendencia a “demonizar” a Tomás por su increencia. ¡Somos así! Y no se trata de justificar esta postura de Tomás el Apóstol de Jesús. Él, al igual que los demás discípulos, ha sido testigo de toda la vida de Jesús. Ha conocido sus milagros, ha comido y bebido con Él; ha sido catequizado en múltiples ocasiones, al igual que los demás. Y, sin embargo, cuando llega el momento del “aparente” fracaso, cuando ha sido testigo del prendimiento del Maestro, por la traición de Judas, cuando ve con sus ojos el martirio …

El que pierda su vida por mí, la encontrará

2 de Julio
Por Ernesto Juliá Díaz

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus apóstoles: «El que quiere a su padre o a su madre más que a mí, no es digno de mí; el que quiere a su hijo o a su hija más que a mí no es digno de mí; y el que no carga con su cruz y me sigue no es digno de mí. El que encuentre su vida la perderá, y el que pierda su vida por mí la encontrará. El que os recibe a vosotros me recibe a mí, y el que me recibe, recibe al que me ha enviado; el que recibe a un profeta porque es profeta, tendrá recompensa de profeta; y el que recibe a un justo porque es justo, tendrá recompensa de justo. El que dé a beber, aunque no sea más que un vaso de agua fresca, a uno de estos pequeños, solo porque es mi discípulo, en verdad os digo que no perderá su recompensa». (Mt 10, 37-42) Para vivir este momento de oración meditando el Evangelio, podemos dividir el texto que nos ofrece hoy la Iglesia en dos partes. La primera, desde el comienzo hasta el versículo: “El que encuentra su vida la perderá y el que pierda su vida por mí, la encontrará”. En estas primeras frases el Señor nos invita a abrir nuestro corazón, nuestro …

Vete, que te suceda según has creído

1 de Julio
Por Ramón Domínguez

En aquel tiempo, al entrar Jesús en Cafarnaún, un centurión se le acercó rogándole: «Señor, tengo en casa un criado que está en cama paralítico y sufre mucho». Le contestó: «Voy yo a curarlo». Pero el centurión le replicó: «Señor, no soy digno de que entres bajo mi techo. Basta que lo digas de palabra, y mi criado quedará sano. Porque yo también vivo bajo disciplina y tengo soldados a mis órdenes; y le digo a uno: “Ve” y va; al otro: “Ven”, y viene; a mi criado: “Haz esto”, y lo hace». Al oírlo, Jesús quedó admirado y dijo a los que le seguían: «En verdad os digo que en Israel no he encontrado en nadie tanta fe. Os digo que vendrán muchos de oriente y occidente y se sentarán con Abrahán, Isaac y Jacob en el reino de los cielos; en cambio, a los hijos del reino los echarán fuera, a las tinieblas. Allí será el llanto y el rechinar de dientes». Y dijo al centurión: -«Vete; que te suceda según has creído». Y en aquel momento se puso bueno el criado. Al llegar Jesús a casa de Pedro, vio a su suegra en cama con fiebre; le tocó su mano y se le pasó la fiebre; se levantó y se puso a servirle. Al anochecer, le llevaron muchos endemoniados; él, con …

La curación del paralítico

30 de junio
Por Francisco Lerdo de Tejada

En aquel tiempo, subió Jesús a una barca, cruzó a la otra orilla y fue a su ciudad. En eso le presentaron un paralítico, acostado en una camilla. Viendo la fe que tenían, dijo al paralítico: -«¡Animo, hijo!, tus pecados están perdonados». Algunos de los escribas se dijeron: -«Éste blasfema». Jesús, sabiendo lo que pensaban, les dijo: -«¿Por qué pensáis mal en vuestros corazones? ¿Qué es más fácil decir: “Tus pecados te son perdonados”, o decir: “Levántate- y echa a andar”? Pues, para que veáis que el Hijo del hombre tiene potestad en la tierra para perdonar pecados – entonces dice al paralítico -: “Ponte en pie, coge tu camilla y vete a tu casa”». Se puso en pie, y se fue a su casa. Al ver esto, la gente quedó sobrecogida y alababa a Dios, que da a los hombres tal potestad. (Mateo 9, 1-8) El evangelista San Mateo aborda directamente en el capítulo 9 de su Evangelio el milagro conocido como “la curación del paralítico”. Sin embargo, es interesante el contexto en que los otros Sinópticos introducen este milagro. “Y vinieron trayendo un paralítico llevado entre cuatro y como no podían presentárselo por el gentío, abrieron la techumbre encima de donde El estaba y descolgaron la camilla”. Este hecho es el trampolín que va a permitir que se realice el doble milagro …

Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?

29 de Junio
Por Miguel Iborra

En aquel tiempo al llegar a la región de Cesarea de Filipo, Jesús preguntó a sus discípulos: ¿Quién dice la gente que es el Hijo del Hombre?. Ellos le respondieron: Unos dicen que es Juan el Bautista; otros, Elías; y otros, Jeremías o alguno de los profetas;. Él les preguntó, y vosotros, ¿quién decís que soy?. Tomando la palabra, Simón Pedro respondió: Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo. Y Jesús le dijo: bienaventurado tú, Simón, hijo de Jonás, porque esto no te lo ha revelado ni la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en los cielos. Ahora yo te digo: Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y el poder del infierno no la derrotará. Te daré las llaves del Reino de los Cielos. Todo lo que ates en la tierra, quedará atado en los cielos, y todo lo que desates en la tierra, quedará desatado en los cielos. Mateo, 16, 13 – 19 ¿Quién dice la gente que es el Hijo del Hombre? ¿Quién decís vosotros que soy yo?. La doble pregunta de Jesús hace que aparezca con claridad la diferencia de la opinión de la gente y la de sus discípulos. A esta confesión de pedro, Jesús responde con una felicitación y un encargo muy especial, le entrega las llaves del reino y …

Por sus frutos los conoceréis

28 de Junio
Por Buenanueva

  En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Cuidado con los profetas falsos; se acercan con piel de oveja, pero por dentro son lobos rapaces. Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se cosechan uvas de las zarzas o higos de los cardos? Así, todo árbol sano da frutos buenos; pero el árbol dañado da frutos malos. Un árbol sano no puede dar frutos malos, ni un árbol dañado dar frutos buenos. El árbol que no da fruto bueno se tala y se echa al fuego. Es decir, que por sus frutos los conoceréis». (Mateo 7, 15-20)

Los dos caminos del hombre

27 de Junio
Por Juan Sánchez

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «No deis lo santo a los perros, ni les echéis vuestras perlas a los cerdos; no sea que las pisoteen con sus patas y después se revuelvan para destrozaros. Así, pues, todo lo que deseáis que los demás hagan con vosotros, hacedlo vosotros con ellos; pues esta es la Ley y los Profetas. Entrad por la puerta estrecha. Porque ancha es la puerta y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos entran por ellos. ¡Qué estrecha es la puerta y qué angosto el camino que lleva a la vida! Y pocos dan con ellos». (Mateo 7, 6. 12-14) Los dos caminos del hombre, el de la vida y el de la muerte, están en la tradición bíblica. El Deuteronomio, Jeremías…nos hablan del camino de la felicidad y del camino de la perdición. Y este mensaje es una palabra de Dios para nuestro tiempo, un mandato en realidad: “Entrad por la puerta estrecha”, que es la del evangelio, la del amor, la de sentirnos y actuar como hijos de Dios. Y a continuación nos aclara el propio Cristo el significado de los dos posibles caminos que tenemos en nuestra vida: “Porque ancha es la puerta y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos entran por ellos. ¡Qué estrecha es la puerta …

No juzguéis y no os juzgarán

26 de Junio
Por Gloria Mª Tomás Garrido

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «No juzguéis y no os juzgarán; porque os van a juzgar como juzguéis vosotros, y la medida que uséis, la usarán con vosotros. ¿Por qué te fijas en la mota que tiene tu hermano en el ojo y no reparas en la viga que llevas en el tuyo? ¿Cómo puedes decirle a tu hermano: “Déjame que te saque la mota del ojo”, teniendo una viga en el tuyo? Hipócrita; sácate primero la viga del ojo; entonces verás claro y podrás sacar la mota del ojo de tu hermano.» Mateo 7,1-5 Sigo el blog de un profesor emérito del IESE (Barcelona), el Dr. Antonio Argandoña. Hace unos días comentaba algunas ideas, que me parece oportunas considerar para el comentario del evangelio de hoy; por ello, las transcribo. Dice así: “Los problemas no nos los crean los otros, los otros nos hacen conscientes de los problemas que tenemos”. Un titular como este invita a la lectura de una entrevista a Julián Carrón, presidente de la fraternidad Comunión y Liberación. La recomiendo a mis lectores, porque está llena de ideas muy buenas. Julián Carrón habla, entre otras muchas cosas, del diálogo con los que no piensan como nosotros (y nosotros somos todos: o sea, con los que no piensan como yo), a propósito del terrorismo, de los inmigrantes, de los que no se …

No tengáis miedo

25 de Junio
Por Francisco J. Ambel

Dijo Jesús a sus apóstoles: “No tengáis miedo a los hombres, porque nada hay encubierto que no llegue a descubrirse; ni nada hay escondido que no llegue a saberse. Lo que os digo en la oscuridad, decídlo a la luz, y lo que os digo al oído pregonadlo desde la azotea. No tengáis miedo a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma. No; temed al que puede llevar a la perdición alma y cuerpo en la gehenna. ¿No se venden un par de gorriones por un céntimo? Y, sin embargo, ni uno solo cae al suelo sin que lo disponga vuestro Padre. Pues vosotros hasta los cabellos de vuestra cabeza tenéis contados. Por eso, no tengáis miedo: valéis más vosotros que muchos gorriones. A quien se declare por mí ante los hombres, yo también me declararé por él ante mi Padre que está en los cielos. Y si uno me niega ante los hombres, yo también lo negaré ante mi Padre que está en los cielos”. Mt 10, 26-33 Insiste hasta tres veces Jesucristo en este evangelio. Fue también el saludo elegido por Juan Pablo II para abrir su memorable pontificado; muchos, dentro y fuera de la Iglesia, lo asocian a este sorprendente soplo de esperanza. Porque lo lógico es tener miedo. Como Jeremías percibía el cuchicheo de las gentes, es …

Empezó a hablar bendiciendo a Dios

24 de Junio
Por Buenanueva

  A Isabel se le cumplió el tiempo del parto y dio a luz un hijo. Se enteraron sus vecinos y parientes de que el Señor le había hecho una gran misericordia, y se alegraban con ella. A los ocho días vinieron a circuncidar al niño, y querían llamarlo Zacarías, como su padre; pero la madre intervino diciendo: «¡ No! Se va a llamar Juan». Y le dijeron: «Ninguno de tus parientes se llama así». Entonces preguntaban por señas al padre cómo quería que se llamase. Él pidió una tablilla y escribió: «Juan es su nombre.» Y todos se quedaron maravillados. Inmediatamente se le soltó la boca y la lengua, y empezó a hablar bendiciendo a Dios. Los vecinos quedaron sobrecogidos, y se comentaban todos estos hechos por toda la montaña de Judea. Y todos los que los oían reflexionaban diciendo: «Pues ¿qué será este niño?». Porque la mano del Señor estaba con él. El niño crecía y se fortalecía en el espíritu, y vivía en lugares desiertos hasta los días de su manifestación a Israel. (Lucas 1, 57-66. 80)

Aprended de mí y encontraréis descanso

23 de Junio
Por Buenanueva

  En aquel tiempo, tomó la palabra Jesús y dijo: «Te doy gracias, Padre, Señor de cielo y de la tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos y se las has revelado a los pequeños. Sí, Padre, así te ha parecido bien. Todo me ha sido entregado por mi Padre, y nadie conoce al Hijo más que el Padre, y nadie conoce al Padre sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar. Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré. Tomad mi yugo sobre vosotros y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y encontraréis descanso. para vuestras almas. Porque mi yugo es llevadero y mi carga ligera». Mateo 11, 25-30

Al orar

22 de Junio
Por Manuel Requena

Y al orar, no charléis mucho, como los gentiles, que se figuran que por su palabrería van a ser escuchados. No seáis como ellos, porque vuestro Padre sabe lo que necesitáis antes de pedírselo.”Vosotros, pues, orad así: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu Nombre; venga tu Reino; hágase tu Voluntad así en la tierra como en el cielo. Nuestro pan cotidiano dánosle hoy; y perdónanos nuestras deudas, así como nosotros hemos perdonado a nuestros deudores; y no nos dejes caer en tentación, mas líbranos del mal. “Que si vosotros perdonáis a los hombres sus ofensas, os perdonará también a vosotros vuestro Padre celestial; pero si no perdonáis a los hombres, tampoco vuestro Padre perdonará vuestras ofensas. (Mt 6, 7-15) —— “No charleis mucho”. Buen consejo del evangelio de hoy, incluso para el comentarista. Oremos simplemente. Oremos. En otro sitio se nos manda orar sin cesar. Él lo hacía. Y no oremos solo para pedir cosas, porque el Padre sabe lo que necesitamos antes de pedirlo. Entonces ¿para qué oramos? ¿Para qué nos manda Jesús orar sin cesar, y además nos da una fórmula que el Padre y Él se la saben hasta la saciedad, porque se la inventaron ellos, y la repiten sin cesar hombres de todas las lenguas, naciones y tiempos? Quizás porque la oración no es solo pedir …