Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|Domingo, Junio 25, 2017
  • Siguenos!

Evangelios

Evangelios
No tengáis miedo

25 de Junio
Por Francisco J. Ambel

Dijo Jesús a sus apóstoles: “No tengáis miedo a los hombres, porque nada hay encubierto que no llegue a descubrirse; ni nada hay escondido que no llegue a saberse. Lo que os digo en la oscuridad, decídlo a la luz, y lo que os digo al oído pregonadlo desde la azotea. No tengáis miedo a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma. No; temed al que puede llevar a la perdición alma y cuerpo en la gehenna. ¿No se venden un par de gorriones por un céntimo? Y, sin embargo, ni uno solo cae al suelo sin que lo disponga vuestro Padre. Pues vosotros hasta los cabellos de vuestra cabeza tenéis contados. Por eso, no tengáis miedo: valéis más vosotros que muchos gorriones. A quien se declare por mí ante los hombres, yo también me declararé por él ante mi Padre que está en los cielos. Y si uno me niega ante los hombres, yo también lo negaré ante mi Padre que está en los cielos”. Mt 10, 26-33 Insiste hasta tres veces Jesucristo en este evangelio. Fue también el saludo elegido por Juan Pablo II para abrir su memorable pontificado; muchos, dentro y fuera de la Iglesia, lo asocian a este sorprendente soplo de esperanza. Porque lo lógico es tener miedo. Como Jeremías percibía el cuchicheo de las gentes, es … Full article

Empezó a hablar bendiciendo a Dios

24 de Junio
Por Buenanueva

  A Isabel se le cumplió el tiempo del parto y dio a luz un hijo. Se enteraron sus vecinos y parientes de que el Señor le había hecho una gran misericordia, y se alegraban con ella. A los ocho días vinieron a circuncidar al niño, y querían llamarlo Zacarías, como su padre; pero la madre intervino diciendo: «¡ No! Se va a llamar Juan». Y le dijeron: «Ninguno de tus parientes se llama así». Entonces preguntaban por señas al padre cómo quería que se llamase. Él pidió una tablilla y escribió: «Juan es su nombre.» Y todos se quedaron maravillados. Inmediatamente se le soltó la boca y la lengua, y empezó a hablar bendiciendo a Dios. Los vecinos quedaron sobrecogidos, y se comentaban todos estos hechos por toda la montaña de Judea. Y todos los que los oían reflexionaban diciendo: «Pues ¿qué será este niño?». Porque la mano del Señor estaba con él. El niño crecía y se fortalecía en el espíritu, y vivía en lugares desiertos hasta los días de su manifestación a Israel. (Lucas 1, 57-66. 80)

Aprended de mí y encontraréis descanso

23 de Junio
Por Buenanueva

  En aquel tiempo, tomó la palabra Jesús y dijo: «Te doy gracias, Padre, Señor de cielo y de la tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos y se las has revelado a los pequeños. Sí, Padre, así te ha parecido bien. Todo me ha sido entregado por mi Padre, y nadie conoce al Hijo más que el Padre, y nadie conoce al Padre sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar. Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré. Tomad mi yugo sobre vosotros y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y encontraréis descanso. para vuestras almas. Porque mi yugo es llevadero y mi carga ligera». Mateo 11, 25-30

Al orar

22 de Junio
Por Manuel Requena

Y al orar, no charléis mucho, como los gentiles, que se figuran que por su palabrería van a ser escuchados. No seáis como ellos, porque vuestro Padre sabe lo que necesitáis antes de pedírselo.”Vosotros, pues, orad así: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu Nombre; venga tu Reino; hágase tu Voluntad así en la tierra como en el cielo. Nuestro pan cotidiano dánosle hoy; y perdónanos nuestras deudas, así como nosotros hemos perdonado a nuestros deudores; y no nos dejes caer en tentación, mas líbranos del mal. “Que si vosotros perdonáis a los hombres sus ofensas, os perdonará también a vosotros vuestro Padre celestial; pero si no perdonáis a los hombres, tampoco vuestro Padre perdonará vuestras ofensas. (Mt 6, 7-15) —— “No charleis mucho”. Buen consejo del evangelio de hoy, incluso para el comentarista. Oremos simplemente. Oremos. En otro sitio se nos manda orar sin cesar. Él lo hacía. Y no oremos solo para pedir cosas, porque el Padre sabe lo que necesitamos antes de pedirlo. Entonces ¿para qué oramos? ¿Para qué nos manda Jesús orar sin cesar, y además nos da una fórmula que el Padre y Él se la saben hasta la saciedad, porque se la inventaron ellos, y la repiten sin cesar hombres de todas las lenguas, naciones y tiempos? Quizás porque la oración no es solo pedir …

Lo que importa la recompensa

21 de Junio
Por César Allende

  En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Cuidad de no practicar vuestra justicia delante de los hombres para ser vistos por ellos; de lo contrario no tendréis recompensa de vuestro Padre celestial. Por tanto, cuando hagas limosna, no mandes tocar la trompeta ante ti, como hacen los hipócritas en las sinagogas y por las calles para ser honrados por la gente; en verdad os digo que ya han recibido su recompensa. Tú, en cambio, cuando hagas limosna, que no sepa tu mano izquierda lo que hace tu derecha; así tu limosna quedará en secreto y tu Padre, que ve en lo secreto, te reconpensará Cuando oréis, no seáis como los hipócritas, a quienes les gusta orar de pie en las sinagogas y en las esquinas de las plazas, para que los vean los hombres. En verdad os digo que ya han recibido su recompensa. Tú, en cambio, cuando ores, entra en tu cuarto, cierra la puerta y ora a tu Padre, que está en lo secreto, y tu Padre, que ve en lo secreto, te lo recompensará. Cuando ayunéis, no pongáis cara triste, como los hipócritas que desfiguran sus rostros para hacer ver a los hombres que ayunan. En verdad os digo que ya han recibido su paga. Tú, en cambio, cuando ayunes, perfúmate la cabeza y lávate la cara, para que …

No hagáis frente al que os agravia

19 de Junio
Por Ángel Moreno

Habéis oído que se dijo: “Ojo por ojo, diente por diente”. Pero yo os digo: no hagáis frente al que os agravia. Al contrario, si uno te abofetea en la mejilla derecha, preséntale la otra;  al que quiera ponerte pleito para quitarte la túnica, dale también el manto; a quien te requiera para caminar una milla, acompáñale dos;  a quien te pide, dale, y al que te pide prestado, no lo rehúyas. (Mt 5, 38-42) El texto bíblico responde a la ley del talión, que siendo muy dura y violenta, cuando ordena como medida de venganza el “ojo por ojo”, sin embargo era ya un avance, pues impedía cobrarse despiadadamente la ofensa posible y resarcirse con una medida centuplicada. Jesús corrige enteramente el legalismo veterotestamentario y proclama la ley del perdón, del amor, de la no violencia. Además no solo aparece la corrección como indicativo, sino como exigencia desde una posición de autoridad: “Yo os digo”. Nos resulta contracultural la enseñanza evangélica, cuando asistimos a una hora de tanta violencia, guerras, terrorismo, venganzas. Hasta nos puede parecer una doctrina pacifista imposible. Sin embargo, si en la enseñanza que nos hace el Maestro, descubrimos que es Él mismo quien reacciona, según sus palabras, aún es mayor su autoridad. Él no echa fardos pesados sobre los hombros de los demás. Por el contrario a él le …

Yo soy el pan vivo

18 de Junio
Por Alfredo Esteban Corral

Yo soy el pan vivo, bajado del cielo. Si uno come de este pan, vivirá para siempre; y el pan que yo le voy a dar, es mi carne por la vida del mundo. Discutían entre sí los judíos y decían: “¿Cómo puede éste darnos a comer su carne?” Jesús les dijo: “En verdad, en verdad os digo: si no coméis la carne del Hijo del hombre, y no bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros. El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna, y yo lo resucitaré el último día. Porque mi carne es verdadera comida y mi sangre verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre, permanece en mí, y yo en él. Lo mismo que el Padre, que vive, me ha enviado y yo vivo en el Padre, también el que me coma vivirá por mí. Este es el pan bajado del cielo; no como el que comieron vuestros padres, y murieron; el que coma este pan vivirá para siempre”. (Juan 6, 51-58)   El discurso de Jesús sobre el “Pan de vida” (Jn 6, 27-71) forma parte de la esencia del cristianismo y es el tema central del Evangelio de San Juan. “Yo soy el pan vivo, bajado del cielo” comienza diciendo Jesús en este texto que nos toca comentar y esta …

Basta decir sí o no

17 de Junio
Por Mª Nieves Díez

  En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Habéis oído que se dijo a los antiguos: “No jurarás en falso” y “Cumplirás tus juramentos al Señor”. Pues yo os digo que no juréis en absoluto: ni por el cielo, que es el trono de Dios; ni por la tierra, que es estrado de sus pies; ni por Jerusalén, que es la ciudad del Gran Rey. Ni jures por tu cabeza, pues no puedes volver blanco o negro un solo cabello. Que vuestro hablar sea sí, sí, no, no. Lo que pasa de ahí viene del Maligno». (Mateo 5, 33-37) En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Habéis oído que se dijo a los antiguos: “No jurarás en falso” y “Cumplirás tus votos al Señor.” Pues yo os digo que no juréis en absoluto: ni por el cielo, que es el trono de Dios; ni por la tierra, que es estrado de sus pies; ni por Jerusalén, que es la ciudad del Gran Rey. Ni jures por tu cabeza, pues no puedes volver blanco o negro un solo pelo. A vosotros os basta decir “sí” o “no”. Lo que pasa de ahí viene del Maligno.» Jesús, segunda persona de la Trinidad, es el Verbo, y, como tal,  se centra  aquí en el  el valor de la palabra enunciando el mandamiento antiguo: “ No …

Las armas de la luz

16 de Junio
Por Hermenegildo Sevilla

  En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Habéis oído el mandamiento “no cometerás adulterio”. Pero yo os digo: Todo el que mira a una mujer deseándola, ya ha cometido adulterio con ella en su corazón. Si tu ojo derecho te induce a pecar, sácatelo y tíralo. Más te vale perder un miembro que ser echado entero en la “gehenna”. Si tu mano derecha te induce a pecar, córtatela y tírala, porque más te vale perder un miembro que ir a parar entero “gehenna”. Se dijo: “El que repudie a su mujer, que le dé acta de repudio” Pero yo os digo que si uno repudia a su mujer – no hablo de unión ilegítima – la induce a cometer adulterio, y el que se casa con la repudiada comete adulterio». (Mateo 5, 27-32) Es una experiencia del hombre que el pecado lo separa de Dios, formándo una barrera que sólo el sacramento de la reconciliación es capaz de derribar. Existen, además, determinadas consecuencias del pecado que sólo pueden ser borradas a través de indulgencias. Sobre esta cuestión planea el hecho de que la misericordia y la justicia divinas están intrínsecamente unidas. Pero, por encima de todo el hombre sólo puede confiar y esperar en el amor de Dios, al que nada ni nadie le puede sustituir.  Está comprobado que el pecado nos …

Si te dejas llevar por la cólera

15 de Junio
Por José Cañizares

    En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Si nuestra justicia no es mayor que la de los escribas y fariseos, no entraréis en el reino de los cielos. Habéis oído que se dijo a los antiguos: “No matarás”, y el que mate será reo de juicio. Pero yo os digo: todo el que se deja llevar de la cólera contra su hermano será procesado. Y si uno llama a su hermano “imbécil”, tendrá que comparecer ante el Sanedrín, y si lo llama “renegado”, merece la condena de la “gehenna” del fuego. Por tanto, si cuando vas a presentar tu ofrenda sobre el altar, te acuerdas allí mismo de que tu hermano tiene quejas contra ti, deja allí tu ofrenda ante el altar y vete primero a reconciliarte con tu hermano, y entonces vuelve a presentar tu ofrenda. Con el que te pone pleito, procura arreglarte enseguida, mientras vais todavía de camino, no sea que te entregue al juez, y el juez al alguacil, y te metan en la cárcel. En verdad te digo que no saldrás de allí hasta que hayas pagado el último céntimo». (Mateo 5, 20-26) En este Evangelio el Señor empieza por aclararnos como debemos entender la ley y la justicia, y como debemos respetarla y potenciarla en nuestras actuaciones, ya que para un cristiano el objetivo máximo …

Ayúdame tú, Señor

14 de Junio
Por Rafael Alcázar

No penséis que he venido a abolir la Ley y los Profetas. No he venido a abolir, sino a dar cumplimiento. Sí, os lo aseguro: el cielo y la tierra pasarán antes que pase una i o una tilde de la Ley sin que todo suceda. Por tanto, el que traspase uno de estos mandamientos más pequeños y así lo enseñe a los hombres, será el más pequeño en el Reino de los Cielos; en cambio, el que los observe y los enseñe, ése será grande en el Reino de los  Cielos. (Mateo 5, 17,19) He escuchado, leído y meditado muchas veces el maravilloso “Sermón del Monte”  donde marcas las huellas luminosas que has dejado para iluminar mi camino. Tu sabes que para mi y en mis fuerzas es imposible ser sal para deshacerme por los que me rodean, luz para los que están a oscuras o fermento para los que me piden su ayuda. Tu bien sabes Señor que soy uno mas de los que si tu no te hubieras manifestado en mi vida seguiría  por otros senderos distintos de los tuyos. Pero he visto que tu vas conmigo, he sentido en lo profundo de mi corazón tu llamada y quiero andar siempre contigo mi camino. Porque yo solo no puedo pero si puedo si vas conmigo. Si me ayudas, si me animas, …

En mí luz sois la luz del mundo

13 de Junio
Por Antonio Pavía

  En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Vosotros sois la sal de la tierra. Pero si la sal se vuelve sosa, ¿con qué la salarán? No sirve más que para tirarla fuera y que la pise la gente. Vosotros sois la luz del mundo. No se puede ocultar una ciudad puesta en lo alto de un monte. Tampoco se enciende una lámpara para meterla debajo del celemín, sino para ponerla en el candelero y que alumbre a todos los de casa. Brille así vuestra luz ante los hombres, para que vean vuestras buenas obras y den gloria a vuestro Padre que está en los cielos». (Mateo 5, 13-18) “Vosotros sois la luz del mundo”, dice Jesús a sus discípulos. Aunque el mundo quiera ocultar esta luz debajo de un celemín, jamás podrán apagarla; y es que si hay una situación en que el mundo manifiesta su impotencia es justamente cuando intenta apagar la luz que Dios encendió en sus discípulos. Jesús, Luz del mundo (Jn 8,12), fue arrojado a lo profundo del sepulcro en un vano intento de las tinieblas con su Príncipe al frente, por ahogar la Luz. No solamente no lo consiguieron, sino que asistieron atónitos a la Resurrección de quien creían vencido; y por si fuera poco llenó su reino, el de las tinieblas, de su Gloria. Juan en …

Bienaventurados… los “pringaos”

12 de Junio
Por Jerónimo Barrio

“En aquel tiempo, al ver Jesús el gentío, subió al monte, se sentó y se acercaron sus discípulos…” Jesús se percata de la multitud que ha concentrado y como buen pedagogo, se pone en el lugar mas apropiado para ser bien visto y oído. Se sienta para dar serenidad y calma a su discurso, como el juez que va a dictar sentencia. Se preocupa de que los suyos, sus elegidos, estén en primera fila para enterarse mejor que nadie de lo que va a decir. Todos estos detalles, preliminares al discurso de las Bienaventuranzas, dicen mucho. Jesús sabe bien la trascendencia de  lo que va a decir. Sabe también que  es el momento idóneo para lanzar el discurso estrella de toda su enseñanza, el compendio de lo que debe ser un seguidor de Cristo, la esencia del ser cristiano. Es como un mitin de fin de campaña electoral, lleno eslóganes, promesas de todo tipo y frases contundentes, que llenan de esperanza a sus votantes y que resume lo dicho en el resto de la campaña. De Jesús, también podríamos esperar un discurso de este estilo para llevar al bienestar a sus votantes, al triunfo en sociedad y a la grandeza al estilo humano. Sin embargo lo que Jesús proclama es una sucesión de sentencias en forma de bienaventuranzas que son un “tratado del fracaso” …

Tanto amó Dios al mundo

11 de Junio
Por Hijas del Amor Misericordioso

  Tanto amó Dios al mundo, que entregó a su Unigénito para que todo el que cree en él no perezca, sino que tengan vida eterna. Porque Dios no envió a su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por él. El que cree en él no será juzgado; el que no cree ya está juzgado, porque no ha creído en el nombre del Unigénito de Dios. (Juan 3, 16-18) “Tanto amó Dios al mundo que entregó a Su Hijo Unigénito, para que todo el crea en El no perezca sino que tenga Vida eterna.” Este texto de Juan 3, 16-18 se halla en el contexto del diálogo con Nicodemo. Todo el capítulo 3º de san Juan está centrado en exponer la veracidad de la misión de Jesucristo. San Juan ha aprovechado el coloquio con Nicodemo, un judío que a escondidas viene a testimoniar, aunque con recelos, pues viene a ocultas, el origen divino de los signos que hace Jesús. Nicodemo le ha preguntado a Jesucristo cómo puede un hombre nacer siendo ya viejo y el Señor aprovecha para exponerle el plan de salvación de Dios y la necesidad de nacer del agua y del Espíritu para entrar en el Reino de Dios. Le está hablando de la necesidad de un Bautismo que no es solo de …

Ésta lo ha dado todo

10 de Junio
Por Ángel Pérez

  En aquel tiempo, entre lo que enseñaba Jesús a la gente, dijo: «¡Cuidado con los escribas! Les encanta pasearse con amplio ropaje y que les hagan reverencias en las plazas, buscan los asientos de honor en las sinagogas y los primeros puestos en los banquetes; y devoran los bienes de las viudas, y aparentan hacer largas oraciones. Éstos recibirán una condenación más rigurosa». Estando Jesús sentado enfrente del tesoro del templo, observaba a la gente que iba echando dinero: muchos ricos echaban mucho; se acercó una viuda pobre y echó dos monedillas, es decir, un cuadrante. Llamando a sus discípulos, les dijo: «En verdad os digo que esta viuda pobre ha echado en el arca de las ofrendas más que nadie. Porque los demás han echado de lo que les sobra, pero esta, que pasa necesidad, ha echado todo lo que tenía para vivir». (Marcos 12, 38-44) El Señor me ha dado un gran periodo de gracia: 40 días de cuaresma, el triduo pascual, 50 días de Pascua y un fabuloso día para celebrar Pentecostés que me empuja a vivir este tiempo ordinario que comenzamos de forma “extraordinaria”. Con esta catequesis de hoy el Señor me pone enfrente de dos formas de vivir el cristianismo, es decir, la relación con Dios, la expresión de lo que Dios realiza en mi vida: una,  simplemente …

Reconciliación y Eucaristía

9 de Junio
Por Juan José Calles

  << Porque os digo que, si vuestra justicia no es mayor que la de los escribas y fariseos, no entraréis en el Reino de los Cielos.  Habéis oído que se dijo a los antepasados: No matarás, y el que mata, será condenado por el tribunal. Pero yo os digo que todo aquel que se irrita contra su hermano, será condenado por el tribunal. Y todo aquel que lo insulta, será castigado por el Sanedrín. Y el que lo maldice, será condenado a la Gehena de fuego. Por lo tanto, si al presentar tu ofrenda en el altar, te acuerdas de que tu hermano tiene alguna queja contra ti, deja tu ofrenda ante el altar, ve a reconciliarte con tu hermano, y sólo entonces vuelve a presentar tu ofrenda. Trata de llegar en seguida a un acuerdo con tu adversario, mientras vas caminando con él, no sea que el adversario te entregue al juez, y el juez al guardia, y te pongan preso. Te aseguro que no saldrás de allí hasta que hayas pagado el último centavo>>. (Mt 5, 20-26)     El evangelista Mateo nos presenta en el Sermón del Monte a Jesús como un nuevo Moisés que interpreta de un modo pleno y definitivo la Ley dada por Dios en el Monte Sinaí como camino de santificación y de  vida. En relación con el quinto …

Esto es mi cuerpo que se entrega por vosotros

8 de Junio
Por Valentín de Prado

  – He deseado enormemente comer esta comida pascual con vosotros antes de padecer, porque os digo que ya no la volveré a comer hasta que se cumpla en el Reino de Dios. Y tomando una copa, dio gracias y dijo: – Tomad esto, repartidlo entre vosotros; porque os digo que no beberé desde ahora del fruto de la vid hasta que venga el Reino de Dios. Y tomando pan, dio gracias, lo partió y se lo dio diciendo: – Esto es mi cuerpo, que se entrega por vosotros; haced esto en memoria mía. Después de cenar, hizo lo mismo con la copa diciendo: – Esta copa es la nueva alianza, sellada con mi sangre, que se derrama por vosotros. (Lc 22 ,14-20)   El jueves posterior a la Solemnidad de Pentecostés se celebra la fiesta de Jesucristo Sumo y Eterno Sacerdote. Pero en El, también todo el pueblo santo de Dios ha sido constituido pueblo sacerdotal. Somos y participamos con Jesucristo en su misión de sacerdotes, reyes y profetas: Los cristianos somos ” una raza elegida, un sacerdocio real, una nación santa “(1 Pedro 2,9) Esta festividad ha de ser pues para todos los cristianos un día para amar el sacerdocio de Jesucristo prolongado en sus ministros: Él no sólo ha conferido el honor del sacerdocio real a todo su pueblo santo, sino …

  En aquel tiempo, se acercaron a Jesús unos saduceos, los cuales dicen que no hay resurrección, y le preguntaron: «Maestro, Moisés nos dejó escrito: “Si a uno se le muere su hermano, dejando mujer, pero no hijos, que se case con la viuda y dé descendencia a su hermano”. Pues bien, había siete hermanos: el primero se casó y murió sin hijos; el segundo se casó con la viuda y murió también sin hijos; lo mismo el tercero; y ninguno de los siete dejó hijos. Por último murió la mujer. Cuando llegue la resurrección y resuciten ¿de cuál de ellos será mujer? Porque los siete han estado casados con ella». Jesús les respondió: «¿No estáis equivocados, por no entender la Escritura ni el poder de Dios? Pues cuando resuciten, ni los hombres se casarán ni las mujeres serán dadas en matrimonio, serán como ángeles del cielo. Y a propósito de que los muertos resucitan, ¿no habéis leído en el libro de Moisés, en el episodio de la zarza, lo que le dijo Dios: “Yo soy el Dios de Abrahán, el Dios de Isaac, el Dios de Jacob”? No es Dios de muertos, sino de vivos. Estáis muy equivocados». Marcos 12, 18-27 Con la disección del embrión para manipular su código genético, o para  extraer células madres – “un latido, un hijo”, dice el …

¿De quien somos imagen?

6 de Junio
Por Francisco J. Alba

“Enviaron a Jesús algunos de los fariseos y de los herodianos, para cazarlo con una pregunta. Se acercaron y le dijeron: “Maestro, sabemos que eres veraz y no te preocupan lo que diga; porque no te fijas en apariencias, sino que enseñas el camino de Dios conforme a la verdad. ¿Es lícito pagar el impuesto al César o no? ¿Pagamos o no pagamos?” Jesús adivinando su hipocresía, les replicó: “¿por qué me tentáis? Traedme un denario, que lo vea”. Se lo trajeron. Y él les preguntó: “¿De quién es esta imagen y esta inscripción?” Le contestaron: “Del César”. Les replicó: “Dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”. Y se quedaron admirados.” Marcos 12 13-17 Algunos se acercaron a Jesús para “cazarlo con una pregunta”. Se acercaron a Jesús y le dijeron: “eres veraz”. Sabían que Jesús es veraz, y no trata de agradar a los poderosos, ni al qué dirán, como los falsos pastores que no anuncian la verdad a las ovejas, sino que buscan el halago de los hombres, y se quedan mudos por miedo a la crítica de la opinión pública.  Estos fariseos y herodianos se acercaron a Jesús, no por amor, sino desde la seguridad del que sale a cazar una presa. También hoy interrogan muchos periodistas a nuestros pastores en la …

¿Qué hará el dueño de la viña?

5 de Junio
Por Pablo Morata

  En aquel tiempo, Jesús se puso a hablar en parábolas a los sumos sacerdotes, a los escribas y a los ancianos: «Un hombre plantó una viña, la rodeó con una cerca, cavó un lagar, construyó una torre, la arrendó a unos labradores y se marchó lejos. A su tiempo, envió un criado a los labradores, para percibir su tanto del fruto de la viña. Ellos lo agarraron, lo azotaron y lo despidieron con las manos vacías. Les envió de nuevo otro criado; a este lo descalabraron e insultaron. Envió a otro y lo mataron; y a otros muchos, a los que azotaron o los mataron. Le quedaba uno, su hijo amado. Y lo envió el último, pensando: “Respetarán a mi hijo”. Pero los labradores se dijeron: “Este es el heredero. Venga, lo matamos, y será nuestra la herencia”. Y, agarrándolo, lo mataron y lo arrojaron fuera de la viña. ¿Qué hará el dueño de la viña? Vendrá, hará perecer a los labradores y arrendará la viña a otros. ¿No habéis leído aquel texto de la Escritura: “La piedra que desecharon los arquitectos es ahora la piedra angular. Es el Señor quien lo ha hecho, ha sido un milagro patente”?». Intentaron echarle mano, porque comprendieron que había dicho la parábola por ellos; pero temieron a la gente, y, dejándolo allí, se marcharon. (Mc. 12, …

Recibid el Espíritu Santo

4 de Junio
Por Juan José Guerrero

Al anochecer de aquel día, el primero de la semana, estaban los discípulos en una casa, con las puertas cerradas por miedo a los judíos. Y en esto entró Jesús, se puso en medio y les dijo: “Paz a vosotros”. Y diciendo esto, les enseñó las manos y el costado. Y los discípulos se llenaron de alegría al ver al Señor. Jesús repitió: “Paz a vosotros. Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo”. Y, dicho esto, sopló sobre ellos y les dijo: “Recibid el Espíritu Santo; a quienes perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos”. (Jn. 20, 19-23) Dice San Pablo (1 Cor. 15,51) que en la otra vida “todos seremos transformados”. Esto quiere decir que disfrutaremos de unas cualidades que aquí no tenemos; además de la maravilla que supone el que no exista ninguna imperfección y que todos estemos invadidos por un infinito amor que jamás se agotará. Algo de esto se trasluce en este Evangelio cuando, con las puertas cerradas, “Jesús se puso en medio de ellos”. Un aspecto a destacar, verdaderamente importante, es el de la alegría que Jesús resucitado produce en los discípulos que, por supuesto, lo acogerían con toda el alma. Esta cuestión es importante para nosotros, pues sigue siendo así, también hoy. No hay más que ver …

El seguimiento de Jesús

3 de Junio
Por Tomás Cremades

Pedro, volviéndose, vio que los seguía el discípulo a quien Jesús amaba, el mismo que en la cena se había apoyado en su pecho y le había preguntado: “Señor, ¿quién es el que te va a entregar?”. Al verlo, Pedro dice a Jesús: “Señor, y este, ¿qué?”. Jesús le contesta: “Si quiero que se quede hasta que yo venga, ¿a ti qué? Tú sígueme”. Entonces empezó a correr entre los hermanos el rumor de que ese discípulo no moriría. Pero no le dijo Jesús que no moriría, sino:”Si quiero que se quede hasta que yo venga, ¿a ti qué?”. Este es el discípulo que da testimonio de todo esto y lo ha escrito; y nosotros sabemos que su testimonio es verdadero. Muchas otras cosas hizo Jesús. Si se escribieran una por una, pienso que ni el mundo entero podría contener los libros que habría que escribir”. (Jn 21, 20-25) Estamos en el final del Evangelio de Jesucristo según san Juan. Acaban, al fin, de enterarse de la Resurrección, y aunque aún no se ha producido la Ascensión del Señor, éste ya da una misión concreta a Pedro: “apacienta mis ovejas”. Y le invita, más bien, le incita, a seguirle: “…Sígueme…” Con la misma fuerza y la misma frase con que eligió a Mateo al principio de la vida pública de Jesús: “Sígueme”. Con la …

La conversión radical de Pedro

2 de Junio
Por Ernesto Juliá

Habiéndose aparecido Jesús a sus discípulos, después de comer con ellos, le dice a Simón Pedro: – «Simón, hijo de Juan, ¿me amas más que éstos?». Él le contestó: – «Sí, Señor, tú, sabes que te quiero». Jesús le dice: – «Apacienta mis corderos». Por segunda vez le pregunta: – «Simón, hijo de Juan, ¿me amas?». Él le contesta: – «Sí, Señor, tú sabes que te quiero». Él le dice: – «Pastorea mis ovejas». Por tercera vez le pregunta: – «Simón, hijo de Juan, ¿me quieres?». Se entristeció Pedro de que le preguntara por tercera vez: «¿Me quieres?» y le contestó: – «Señor, tú conoces todo, tú sabes que te quiero». Jesús le dice: – «Apacienta mis ovejas. En verdad, en verdad te digo: cuando eras joven, tú mismo te ceñías e ibas adonde querías; pero, cuando seas viejo, extenderás las manos, otro te ceñirá y te llevará adonde no quieras». Esto dijo aludiendo a la muerte con que iba a dar gloria a Dios. Dicho esto, añadió: – «Sígueme». Juan, 21, 15-19. El Evangelio nos narra una de las últimos encuentros de Jesús con los apóstoles. Después de asar unos peces que acababan de pescar, y de comer con ellos, Jesús se retira con Pedro, y comienzan a conversar. Hasta ese momento, el Señor no ha mencionado a Pedro nada de su negación …

Que ellos sean uno

1 de Junio
Por Ramón Domínguez

En aquel tiempo, levantando los ojos al cielo, oró, Jesús diciendo: – «No solo por ellos ruego, sino también por los que crean en mí por la palabra de ellos, para que todos sean uno, como tú, Padre, en mí, y yo en ti, que ellos también lo sean uno en nosotros, para que el mundo crea que tú me has enviado. Yo les he dado la gloria que tú me diste, para que sean uno, como nosotros somos uno; yo en ellos, y tú en mí, para que sean completamente uno, de modo que el mundo sepa que tú me has enviado y que los has amado a ellos como me has amado a mí. Padre, este es mi deseo: que los que me has dado estén conmigo donde yo estoy y contemplen mi gloria, la que me diste, porque me amabas, antes de la fundación del mundo. Padre justo, si el mundo no te ha conocido, yo te he conocido, y estos han conocido que tú me enviaste. Les he dado a conocer y les daré a conocer tu nombre, para que el amor que me tenías esté en ellos, y yo en ellos». (Jn 17,20-26) Estamos en plena Oración Sacerdotal, en la que Jesús ruega al Padre por todos sus discípulos, los de entonces y los que le seguirán a lo …

María se puso en camino

31 de Mayo
Por Antonio Segoviano

María se puso en camino y fue aprisa a la montaña, a un pueblo de Judá; entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel. En cuanto Isabel oyó el saludo de María, saltó la criatura en su vientre. Se llenó Isabel del Espíritu Santo y dijo a voz en grito: “¡Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre! ¿Quién soy yo para que me visite la madre de mi Señor? En cuanto tu saludo llegó a mis oídos, la criatura saltó de alegría en mi vientre. Dichosa tú, que has creído, porque lo que te ha dicho el Señor se cumplirá.”  María dijo:” Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador, porque ha mirado la humillación de su esclava.  Desde ahora me felicitarán todas las generaciones, porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí: su nombre es santo, y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación.  El hace proezas con su brazo; dispersa a los soberbios de corazón, derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes, a los hambrientos los colma de bienes y a los ricos los despide vacíos.  Auxilia a Israel, su siervo, acordándose de la misericordia – como lo había prometido a nuestros padres- en favor de Abraham y su descendencia por …

Amar es glorificar

30 de Mayo
Por Francisco L. De Tejada

Es cuestión de amor. Ahí está todo en un cristiano, en el amor. En este pasaje del Evangelio se emplea mucho el término gloria, en su dimensión sustantiva y verbal, tanto activa como pasiva. Glorificar es amar. La glorificación es el ámbito festivo del amor. Ensalzar al otro, trabajar por su celebridad, estar al servicio de su éxito, ensalzar y procurar su prestigio… son las actividades propias del amor. Tenía que ser san Juan, el discípulo amado, el que de todos los evangelistas más utilice el término gloria. Y es que la gloria y el amor están asociados de modo indisoluble. Es el odio el que difama, el que produce herida mortal. Es el desamor el que produce el desafecto y mata la fama ajena y destruye su gloria. Cristo nos quiere con él en el Cielo, compartiendo gloria, unidos en una misma alabanza celeste. Gloria que lo envuelve todo entre los ángeles. Gloria, ese único oficio de los pescadores divinos: Glorificar y glorificar a Dios, haciendo las cosas que son de su agrado, apacentando rebaños, organizando rediles. “Yo te he glorificado en la tierra, consumando la obra que me entregaste hacer”. San Agustín, San Juan Crisóstomo… comentan que el mejor modo de amar a Cristo aquí en nuestra historia es cuidar de sus ovejas. Es el Divino pastor que solo quiere glorificar a …

Tened valor, yo he vencido al mundo

29 de Mayo
Por Miguel Iborra

  Le dicen sus discípulos: «Ahora sí que hablas claro, y no dices ninguna parábola. Sabemos ahora que lo sabes todo y no necesitas que nadie te pregunte. Por esto creemos que has salido de Dios.» Jesús les respondió: «¿Ahora creéis? Mirad que llega la hora (y ha llegado ya) en que os dispersaréis cada uno por vuestro lado y me dejaréis solo. Pero no estoy solo, porque el Padre está conmigo. Os he dicho estas cosas para que tengáis paz en mí. En el mundo tendréis tribulación. Pero ¡ánimo!: yo he vencido al mundo.» (Juan 16,29-33) La despedida: Tened valor. Yo he vencido al mundo, una llamada a la esperanza, ¡que alentadoras son estas palabras!, hoy el Señor nos anima a sacar fuerzas desde Él y con Él, cuando te sientas caído. Recurro a las palabras del Papa emérito, Benedicto XVI, en su carta encíclica Spe salvi , en el n.34: “El cristiano vive con esperanza, sabe que su vida tiene un futuro, sabe que su vida no acaba en el vacío, sino en Dios. Porque fuimos creados para una gran realidad, para Dios mismo, para ser colmados por Él. Esta virtud de la esperanza, si es verdadera, transforma de un modo nuevo la vida, entonces ya no se vive sólo para sí mismo, se vive para Dios y para dar esperanza”. Siempre …

Se me ha dado pleno poder

28 de Mayo
Por Victoria Luque

    En aquel tiempo, los once discípulos se fueron a Galilea, al monte que Jesús les había indicado. Al verlo, ellos se postraron, pero algunos dudaron. Acercándose a ellos, Jesús les dijo: «Se me ha dado pleno poder en el cielo y en la tierra. Id, pues, y haced discípulos a todos los pueblos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo; enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado. Y sabed que yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin de los tiempos». (Mateo 28, 16-20)   “Se me ha dado pleno poder en el cielo y en la tierra”… Jesucristo tiene todo poder, Dios Padre le ha exaltado sobre todo nombre, así, “al nombre de Jesús toda rodilla se doble en el cielo, en la tierra, y  en el abismo y  toda lengua proclame: Jesucristo es Señor, para gloria de Dios Padre” (Filip. 2, 10-11). Si esto es así, ¿de qué tenemos miedo? Él ha vencido a  la muerte, y la muerte ya no tiene ningún poder sobre él, ni sobre nosotros si acogemos su Palabra y la ponemos en práctica. Hermanos, Cristo Jesús nos ha obtenido la salvación, esta unión con el Padre a un precio altísimo, al precio de su sangre… recuerdo ahora a un sacerdote viejecito con el que me …

¡Esta es la gran noticia del día!

27 de Mayo
Por Juan Sánchez

  En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: – «En verdad, en verdad os digo: si pedís algo al Padre en mi nombre, os lo dará. Hasta ahora no habéis pedido nada en mi nombre; pedid, y recibiréis, para que vuestra alegría sea completa. Os he hablado de esto en comparaciones; viene la hora en que ya no hablaré en comparaciones, sino que os hablaré del Padre claramente. Aquel día pediréis en mi nombre, y no os digo que yo rogaré al Padre por vosotros, pues el Padre mismo os quiere, porque vosotros me queréis y creéis que yo salí de Dios. Salí del Padre y he venido al mundo, otra vez dejo el mundo y me voy al Padre».  (Juan 16, 23b-28) No busquen más. Los telediarios, los periódicos, las emisoras de radio…todos los medios de comunicación están hoy dando noticias, la mayoría malas noticias: crónicas de atentados terroristas, guerras, sucesos de distintos tipos, corrupciones y robos, informes sobre los métodos de blanqueo de dinero y fórmulas de enriquecimiento ilícito, datos de  desempleo, luchas fraticidas entre distintas facciones de un partido político o faltas de respeto entre gobernantes de distintos signos, el problema de las drogas o de la soledad…     Pero esta noticia que yo les traigo sólo la escucharán los privilegiados que hoy busquen alimento en la Iglesia. En concreto, …

El Señor da a conocer su victoria

25 de Mayo
Por Francisco Jiménez Ambel

  Dijo Jesús a sus discípulos: “Dentro de poco ya no me veréis, pero poco más tarde me volveréis a ver”. Comentaron entonces algunos discípulos: “¿Qué significa eso de <dentro de poco ya no me veréis, pero poco más tarde me volveréis a ver>, y eso de <me voy con el Padre>?”. Y se preguntaban: “Qué significa ese <poco>? No entendemos lo que dice”. Comprendió Jesús que querían preguntarle y les dijo: “¿Estáis discutiendo de eso que os he dicho: <Dentro de poco ya no me veréis pero poco más tarde me volveréis a ver>? En verdad, en verdad os digo: vosotros lloraréis y os lamentaréis, mientras el mundo estará alegre; vosotros estaréis tristes, pero vuestra tristeza se convertirá en alegría”. (Jn 16, 16-20) Impresiona que en este breve pasaje se repita tres veces la misma frase. Afirmación, pregunta y reafirmación. Lo que separa el hoy del futuro es “poco”. Esta es la palabra que produce la perplejidad de los discípulos (y la nuestra): “¿Que significa ese <poco>?”. En la antigüedad, lo que se repite tres veces es contractual, auténtico, no es fruto de una accidentalidad del lenguaje: es la confirmación de una voluntad explícita. Y no era una pregunta retórica. Era motivo de polémica: “¿Estáis discutiendo…?” tercia Jesús. El pasaje de los Hechos de los Apóstoles que acompaña este Evangelio, relata como Pablo, …