Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|sábado, septiembre 23, 2017
  • Siguenos!

Evangelios

Evangelios
Dio fruto al ciento por uno

23 de septiembre
Por Buenanueva

  En aquel tiempo, habiéndose reunido una gran muchedumbre y gente que salía de toda la ciudad, dijo Jesús en parábola: «Salió el sembrador a sembrar su semilla. Al sembrarla, algo cayó al borde del camino, lo pisaron, y los pájaros se lo comieron. Otra parte cayó en terreno pedregoso y, después de brotar, se secó por falta de humedad. Otro parte cayó entre abrojos, y los abrojos, creciendo al mismo tiempo, la ahogaron. Y otra parte cayó en tierra buena y, después de brotar, dio fruto al ciento por uno». Dicho esto, exclamó: «El que tenga oídos para oír, que oiga». Entonces le preguntaron los discípulos qué significaba esa parábola. Él dijo: «A vosotros se os ha otorgado conocer los misterios del reino de Dios; pero a los demás, en parábolas,” para que viendo no vean y oyendo no entiendan”. El sentido de la parábola es este: la semilla es la palabra de Dios. Los del borde del camino son los que escuchan, pero luego viene el diablo y se lleva la palabra de sus corazones, para que no crean y se salven. Los del terreno pedregoso son los que, al oír, reciben la palabra con alegría, pero no tienen raíz; son los que por algún tiempo creen, pero en el momento de la prueba fallan. Lo que cayó entre abrojos son los … Full article

Diaconisas, el eterno femenino

22 de septiembre
Por Manuel Requena

Después de esto iba él caminando de ciudad en ciudad y de pueblo en pueblo, proclamando y anunciando la Buena Noticia del reino de Dios, acompañado por los Doce, y por algunas mujeres, que habían sido curadas de espíritus malos y de enfermedades: María la Magdalena, de la que habían salido siete demonios; Juana, mujer de Cusa, un administrador de Herodes; Susana y otras muchas que les servían con sus bienes. (Lc 8,1-3) ¿Por qué quiere subrayar la Liturgia hoy la feminidad efectiva del servicio en cuerpo, alma y economía en aquel primer núcleo de Iglesia en el mundo? Jesús estaba fuera ya de la Sagrada Familia, de José y María. Se había rodeado por voluntad propia de doce hombres elegidos por Él, dispares en formación y trabajos, pero unánimes en la confianza y amor a su propia persona que, primero intuyeron, y enseguida creyeron firmemente ser el Cristo esperado. Algunos habían sido ricos, como Mateo, otros vivieron de su trabajo, pero de ninguno se dice que aportaran sus bienes a la economía del grupo, sino que dejándolo todo siguieron a Jesús.  A las mujeres en cambio, no se nos dice que el Señor las llamara directamente al seguimiento por el camino, o a la generosidad de la intendencia del grupo, pero Lucas, que cuenta lo que sabe porque lo investigó, dice que allí estaban …

El banquete del reino

21 de Septiembre
Por César Allende

En aquel tiempo, al pasar vio Jesús a un hombre llamado Mateo sentado al mostrador de los impuestos, y le dijo: «Sígueme». Él se levantó y lo siguió. Y estando en la casa, sentado en la mesa, muchos publicanos y pecadores, que habían acudido, se sentaban con Jesús y sus discípulos. Los fariseos, al verlo, preguntaron a los discípulos: «¿Cómo es que vuestro maestro come con publicanos y pecadores?». Jesús lo oyó y dijo: «No tienen necesidad de médico los sanos, sino los enfermos. Andad, aprended lo que significa “Misericordia quiero y no sacrificio”: que no he venido a llamar a justos, sino a los pecadores». (Mt 9,9-13) Para hacer más comprensible qué es el Reino de Dios o de los Cielos la Escritura lo asemeja con frecuencia con un banquete (a menudo de bodas). Seguro que por las características de toda “buena comida”, que hacen fácil la analogía entre ambas realidades. Una de estas peculiaridades es el clima de alegría que se crea entre los comensales, a la que contribuye en gran medida el vino…, el bueno. Es necesario caer en la cuenta de que la alegría del buen vino no depende propiamente de la bondad de los invitados; es más bien al revés: si el vino es de calidad, difícil que quede algún comensal por alegrarse Pues es lo que Mateo nos …

La cerrazón espiritual

20 de Septiembre
Por Javier Sánchez

  En aquel tiempo, dijo el Señor: «¿A quién, pues, compararé los hombres de esta generación? ¿A quién son semejantes ? Se asemejan a unos niños, sentados en la plaza, que gritan a otros aquello de : “Hemos tocado la flauta y no habéis bailado, hemos entonado lamentaciones y no habéis llorado” Porque vino Juan el Bautista, que ni come pan ni bebe vino, y decís: “Tiene un demonio; viene el Hijo del hombre, que come y bebe, y decís: “Mirad qué hombre más comilón y borracho, amigo de publicanos y pecadores.” Sin embargo, todos los hijos de la sabiduría le han dado la razón». (Lucas 7, 31-35) Queridos hermanos de Buenanueva, espero que hayáis tenido una buenas y santas vacaciones. En el Evangelio de hoy vemos las consecuencias de la cerrazón de aquellas personas que no quieren abrirse a la fe y al amor de Dios. Ven a San Juan el Bautista que vive en el desierto y ayuna y no ven nada positivo. La conclusión obvia para estas personas cerradas al Señor es que tiene un demonio. Ven al Señor Jesucristo que sí come y bebe y la conclusión para estas personas es que es un comilón y un borracho. Para ellos, el Señor Jesucristo no hace nada positivo. El mandamiento del amor, las bienaventuranzas, el hecho de dedicarse a los que …

No llores

19 de Septiembre
Por Buenanueva

  En aquel tiempo, iba Jesús camino de una ciudad llamada Naín, y caminaban con él sus discípulos y mucho gentío. Cuando se acercaba a la puerta de la ciudad, resultó que sacaban a enterrar a un muerto, hijo único de su madre, que era viuda; y un gentío considerable de la ciudad la acompañaba. Al verla el Señor, le dio lástima y le dijo: «No llores». Y acercándose al ataúd, lo tocó (los que lo llevaban se pararon) y dijo: «¡ Muchacho, a ti te lo digo, levántate!». El muerto se incorporo y empezó a hablar, y Jesús se lo entregó a su madre. Todos, sobrecogidos de temor, daban gloria a Dios, diciendo: «Un gran Profeta ha surgido entre nosotros», y «Dios ha visitado a su pueblo». Este hecho se divulgó por toda Judea y por toda la comarca circundante. (Lucas 7, 11-17)

La importancia de la fe

18 de Septiembre
Por Alfredo Esteban Corral

Cuando terminó de exponer todas sus enseñanzas al pueblo, entró en Cafarnaúm. Un centurión tenía enfermo, a punto de morir, a un criado a quien estimaba mucho. Al oír hablar de Jesús, el centurión le envió unos ancianos de los judíos, rogándole que viniese a curar a su criado. Ellos, presentándose a Jesús, le rogaban encarecidamente: “Merece que se lo concedas, porque tiene afecto a nuestra gente y nos ha construido la sinagoga”. Jesús se puso en camino con ellos. No estaba lejos de la casa, cuando el centurión le envió unos amigos a decirle: “Señor, no te molestes, porque no soy digno de que entres bajo mi techo; por eso tampoco me creí digno de venir a ti personalmente. Dilo de palabra y mi criado quedará sano. Porque también yo soy un hombre sometido a una autoridad y con soldados a mis órdenes; y le digo a uno: “Ve”, y va, al otro: “Ven”, y viene; y a mi criado: “Haz esto”, y lo hace”. Al oír esto, Jesús se admiró de él y, volviéndose a la gente que lo seguía, dijo: “Os digo que ni en Israel he encontrado tanta fe”. Y al volver a casa, los enviados encontraron al siervo sano. ( Lucas 7,1-10) Buena noticia esta que nos trae el Evangelio de hoy. Un centurión con fe pide a Jesús …

Hasta setenta veces siete

17 de Septiembre
Por Nieves Díez Taboada

  En aquel tiempo, acercándose Pedro a Jesús le preguntó: «Señor, si mi hermano me ofende, ¿cuántas veces tengo que perdonarlo? ¿Hasta siete veces?» Jesús le contesta: «No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete. Por esto, se parece el reino de los cielos a un rey que quiso ajustar las cuentas con sus criados. Al empezar a ajustarlas, le presentaron uno que debía diez mil talentos. Como no tenía con qué pagar, el señor mandó que lo vendieran a él con su mujer y sus hijos y todas sus posesiones, y que pagara así. El criado, arrojándose a sus pies, le suplicaba diciendo: “Ten paciencia conmigo, y te lo pagaré todo.” Se compadeció el señor de aquel criado y lo dejó marchar, perdonándole la deuda. Pero, al salir, el criado aquel encontró a uno de sus compañeros que le debía cien denarios y, agarrándolo, lo estrangulaba, diciendo: “Págame lo que me debes”. El compañero, arrojándose a sus pies, le rogaba, diciendo: “Ten paciencia conmigo, y te lo pagaré.” Pero él se negó y fue y lo metió en la cárcel hasta que pagara lo que debía. Sus compañeros, al ver lo ocurrido, quedaron consternados y fueron a contarle a su señor todo lo sucedido. Entonces el señor lo llamó y le dijo: “¡Siervo malvado! Toda aquella deuda te la perdoné …

La roca única

16 de Septiembre
Por Hermenegildo Sevilla

  En aquel tiempo, decía Jesús a sus discípulos: «No hay árbol bueno que dé fruto malo, ni árbol malo que dé fruto bueno; por ello, cada árbol se conoce por su fruto; porque no se recogen higos de las zarzas, ni se vendimian racimos de los espinos. El que es bueno, de la bondad que atesora en su corazón saca el bien, y el que es malo, de la maldad saca el mal; porque de lo que rebosa del corazón, lo habla la boca. ¿Por qué me llamáis “Señor, Señor”, y no hacéis lo que digo? Todo el que se viene a mí, escucha mis palabras y las pone en práctica, os voy a decir a quién se parece: se parece a uno que edificó una casa: cavó, ahondó y puso los cimientos sobre roca; vino una crecida, arremetió el río contra aquella casa, y no pudo derribarla, porque estaba sólidamente construida. El que escucha y no pone por obra se parece a uno que edificó una casa sobre tierra, sin cimiento; arremetió contra ella el río, y en seguida se derrumbó desplomándose, y fue grande la ruina de aquella casa». (Lucas 6, 43-49) Estamos asistiendo, en los últimos tiempos, a un intento frenético, casi desesperado, por parte de la humanidad, de asegurar la vida. Las compañías de seguros abarcan campos inimaginables hace …

La recibió como algo propio

15 de Septiembre
Por José Cañizares

Junto a la cruz de Jesús estaban su madre, la hermana de su madre, María, la de Cleofás, y María, la Magdalena. Jesús, al ver a su madre y junto a ella al discípulo al que amaba, dijo a su madre: «Mujer, ahí tienes a tu hijo». Luego, dijo al discípulo: «Ahí tienes a tu madre». Y desde aquella hora, el discípulo la recibió como algo propio. (Juan 19,25-27) Hoy es la fiesta de Nuestra Señora de los Dolores.- El evangelio nos relata el paso en que María, la madre de Jesús, y el discípulo amado se encuentran en el calvario ante la Cruz. La Madre de Jesús está junto a El en su vida pública, tanto al comienzo, en las bodas de Caná, como al final, a los pies de la Cruz. Dos episodios que tienen un valor simbólico muy profundo. La presencia de su Madre, y madre nuestra, al pie de la cruz le daría a Jesús mucho ánimo, pero también mucha tristeza. La Virgen había compartido con El todos sus sufrimientos.María es la presencia silenciosa de la madre que apoya al hijo en su entrega hasta la muerte, y  una muerte de cruz. Podemos darnos cuenta de que la Madre de Jesús representa simbólicamente el Antiguo Testamento que aguarda la llegada del Nuevo Testamento y, en los dos casos, el de …

¿Cuánto ama Dios?

14 de Septiembre
Por Rafael Alcázar

  Nadie ha subido al cielo sino el que bajó del cielo, el Hijo del hombre. Y como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así tiene que ser levantado el Hijo del hombre, para que todo el que crea tenga por él vida eterna. Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo único, para que todo el que crea en él no perezca, sino que tenga vida eterna. Porque Dios no ha enviado a su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por él. (Juan 3, 13-17) ¿Cuánto me amas Señor?. Si ya tengo la experiencia de que eres y existes… ¿qué relación tienes conmigo?… Ciertamente si todo lo has creado todo lo que me rodea esta a mi disposición, para verlo, para admirarlo, para sentirlo y disfrutarlo. Pero…¿Cómo puedo saber que tu me amas? Si tantas veces te siento lejos, distante, ajeno a mis problemas y proyectos. Estas palabras del evangelio de hoy me ayudan a encontrarte. A redescubrirte en este nuevo hoy que me vuelves a regalar. En esta nueva oportunidad de buscarte y encontrarme contigo. Sin saberlo, sin pretenderlo en todo lo que hago te estoy buscando. No me doy cuenta de que tu siempre estás a mi lado. Es mas con estas palabras tuyas de hoy me siento mas …

¡Ay de vosotros!

13 de Septiembre
Por Antonio Pavía

  En aquel tiempo, Jesús, levantando los ojos hacia sus discípulos, les decía: «Bienaventurados los pobres, porque vuestro es el reino de Dios. Bienaventurados los que ahora tenéis hambre, porque quedaréis saciados. Bienaventurados los que ahora lloráis, porque reiréis. Bienaventurados vosotros cuando os odien los hombres, y os excluyan, y os insulten, y proscriban vuestro nombre como infame, por causa del Hijo del hombre. Alegraos ese día y saltad de gozo, porque vuestra recompensa será grande en el cielo. Eso es lo que hacían vuestros padres con los profetas. Pero, ¡ay de vosotros, los ricos, porque ya habéis recibido vuestro consuelo!. ¡Ay de vosotros, los que estáis saciados!, porque tendréis hambre!. ¡Ay de los que ahora reís, porque haréis duelo y lloraréis!. ¡Ay si todo el mundo habla bien de vosotros! Eso es lo que vuestros padres hacían con los falsos profetas». (Lucas 6, 20-26) Fuertes, muy fuertes estas palabras del Hijo de Dios. Muy fuertes y que van dirigidas de una forma especial a aquellos a quienes llama a lo largo de la historia a ser sus pastores. Fijémonos, por ejemplo, cuando dice: “¡Ay cuando todos los hombres hablen bien de vosotros!” Esta denuncia es punto de atención obligada y permanente para todos los que hemos recibido la misión de pastorear al pueblo de Dios, de predicar el Evangelio de la Gracia. Lo …

Orar más y mejor

12 de Septiembre
Por Jerónimo Barrio

  En aquellos días, Jesús salió al monte a orar y pasó la noche orando a Dios. Cuando se hizo de día, llamó a sus discípulos, escogió de entre ellos a doce, a los que también nombró apóstoles: Simón, al que puso de nombre Pedro, y Andrés, su hermano, Santiago, Juan, Felipe, Bartolomé, Mateo, Tomás, Santiago el de Alfeo, Simón, llamado el Zelote; Judas el de Santiago y Judas Iscariote, que fue el traidor. Después de bajar con ellos, se paró en un llanura con un grupo grande de discípulos y una gran muchedumbre del pueblo, procedente de toda Judea, de Jerusalén y de la costa de Tiro y de Sidón. Venían a oírlo y a que los curara de sus enfermedades; los atormentados por espíritus inmundos quedaban curados, y toda la gente trataba de tocarlo, porque salía de él una fuerza que los curaba a todos. (Lucas 6, 12-19) Resulta muy enriquecedor el comienzo de este Evangelio de hoy: “Jesús salió al monte a orar y pasó la noche orando a Dios. Cuando se hizo de día, llamó a sus discípulos, escogió de entre ellos a doce….” Deberían hacernos pensar mucho todos los elementos de este sorprendente gesto de Jesús, relatado como una acción más del Señor, pero que tiene una significativa enseñanza en lo referente a nuestro modo de orar. Si el …

Jesús es Señor

11 de Septiembre
Por Hermanas del Amor Misericordioso

Un sábado, entró Jesús en la sinagoga y se puso a enseñar. Había allí un hombre que tenía la mano derecha paralizada. Los escribas y los fariseos estaban al acecho para ver si curaba en sábado, y encontrar de qué acusarlo. Pero él conocía sus pensamientos y dijo al hombre de la mano atrofiada: «Levántate y ponte ahí en medio». Y, levantándose, se quedó en pie. Jesús les dijo: «Os voy a hacer una pregunta: ¿Qué está permitido en sábado?, ¿hacer el bien o el mal, salvar una vida o destruirla?». Y, echando en torno una mirada a todos, le dijo: «Extiende tu mano». Él lo hizo y su mano quedó restablecida. Pero ellos, ciegos por la cólera, discutían qué había que hacer con Jesús. (Lucas 6,6-11) La lectura del Evangelio de hoy sigue la tónica de Lucas de recalcar, no solo la misericordia de Dios, sino la soberanía de Jesús como Señor del sábado. En efecto, en los versículos con los que comienzan el capítulo 6 de san Lucas, frente al acecho de los fariseos que buscan una ocasión para acusar a Jesús y a sus discípulos de incumplimiento de la Ley, Jesús se autoproclama Señor del Sábado: “El Hijo del Hombre es Señor del Sábado” (v.5). Eso quiere decir que se está proclamando Dios, pues solo puede ser Señor del Sábado Aquel …

Este amor reconstruye

10 de Septiembre
Por Ángel Pérez

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Si tu hermano peca, repréndelo a solas entre los dos. Si te hace caso, has salvado a tu hermano. Si no te hace caso, llama a otro o a otros dos, para que todo el asunto quede confirmado por boca de dos o tres testigos. Si no les hace caso, díselo a la comunidad, y si no hace caso ni siquiera a la comunidad, considéralo como un gentil o un publicano. Os aseguro que todo lo que atéis en la tierra quedará atado en el cielo, y todo lo que desatéis en la tierra quedará desatado en el cielo. Os aseguro, además, que si dos de vosotros se ponen de acuerdo en la tierra para pedir algo, se lo dará mi Padre del cielo. Porque donde dos o tres están reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.» (Mateo 18,15-20)     Cuánto me ayuda el Papa cuando me llama a ser cristiano desde el corazón y no desde la ley. Esto es esencial para ser un verdadero “Cristo” hoy. Así se lo manifiesta Jesús a Nicodemo –gran conocedor de la ley– cuando le dice que tiene que nacer de nuevo y esta vez de “agua” y de “espíritu”. Solo podré estar dentro de esta palabra, ponerla en práctica, si mi cristianismo nace de …

El hombre es el camino de la Iglesia

9 de Septiembre
Por Juanjo Calles

  <<Sucedió que, cruzando un sábado por unos sembrados, sus discípulos arrancaban espigas, las desgranaban con las manos y se las comían. Algunos de los fariseos dijeron: «¿Por qué hacéis lo que no es lícito en sábado?» Y Jesús les respondió: «¿Ni siquiera habéis leído lo que hizo David, cuando sintió hambre él y los que le acompañaban, cómo entró en la Casa de Dios y tomando los panes de la presencia, que no es lícito comer sino sólo a los sacerdotes, comió él y dio a los que le acompañaban?» Y les dijo: «El Hijo del hombre es señor del sábado>>. Lucas 6,1-5      El evangelio de hoy nos habla del conflicto alrededor de la observancia del sábado. La observancia del sábado era una ley central, uno de los Diez Mandamientos. Ley muy antigua que fue revalorizada en la época del cautiverio. En el cautiverio, la gente tenía que trabajar siete días por semana de sol a sol, sin condiciones de reunirse para escuchar y meditar la Palabra de Dios, para rezar juntos y para compartir su fe, sus problemas y su esperanza. De allí surgió la necesidad urgente de parar por lo menos un día por semana para reunirse y animarse mutuamente en aquella condición tan dura del cautiverio. De lo contrario, perderían la fe. Fue así que renació y fue reestablecida …

Dios cumple su promesa

8 de Septiembre
Por Valentín De Prado

Libro de la generación de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abraham: Abraham engendró a Isaac, Isaac engendró a Jacob, Jacob engendró a Judá y a sus hermanos, Judá engendró, de Tamar, a Fares y a Zara, Fares engendró a Esrom, Esrom engendró a Aram, Aram engendró a Aminadab, Aminadab engendró a Naassón, Naassón engendró a Salmón, Salmón engendró, de Rahab, a Booz, Booz engendró, de Rut, a Obed, Obed engendró a Jesé, Jesé engendró al rey David.             David engendró, de la que fue mujer de Urías, a Salomón, Salomón engendró a Roboam, Roboam engendró a Abiá, Abiá engendró a Asaf, Asaf engendró a Josafat, Josafat engendró a Joram, Joram engendró a Ozías, Ozías engendró a Joatam, Joatam engendró a Acaz, Acaz engendró a Ezequías, Ezequías engendró a Manasés, Manasés engendró a Amón, Amón engendró a Josías, Josías engendró a Jeconías y a sus hermanos, cuando la deportación a Babilonia.         Después de la deportación a Babilonia, Jeconías engendró a Salatiel, Salatiel engendró a Zorobabel, Zorobabel engendró a Abiud, Abiud engendró a Eliakim, Eliakim engendró a Azor, Azor engendró a Sadoq, Sadoq engendró a Aquim, Aquim engendró a Eliud, Eliud engendró a Eleazar, Eleazar engendró a Mattán, Mattán engendró a Jacob, y Jacob engendró a José, el esposo de María, de la que nació Jesús, llamado Cristo. Así que el total de las …

Vivir en la Palabra

7 de Septiembre
Por Manuel Requena

Una vez que la gente se agolpaba en torno a él para oír la palabra de Dios, estando él de pie junto al lago de Genesaret, vio dos barcas que estaban en la orilla; los pescadores, que habían desembarcado, estaban lavando las redes. Subiendo a una de las barcas, que era la de Simón, le pidió que la apartara un poco de tierra. Desde la barca, sentado, enseñaba a la gente. Cuando acabó de hablar, dijo a Simón: «Rema mar adentro, y echad vuestras redes para la pesca». Respondió Simón y dijo: «Maestro, hemos estado bregando toda la noche y no hemos recogido nada; pero, por tu palabra, echaré las redes». Y, puestos a la obra, hicieron una redada tan grande de peces que las redes comenzaban a reventarse. Entonces hicieron señas a los compañeros, que estaban en la otra barca, para que vinieran a echarles una mano. Vinieron y llenaron las dos barcas, hasta el punto de que casi se hundían.“Al ver esto, Simón Pedro se echó a los pies de Jesús diciendo: «Señor, apártate de mí, que soy un hombre pecador». Y es que el estupor se había apoderado de él y de los que estaban con él, por la redada de peces que habían recogido; y lo mismo les pasaba a Santiago y Juan, hijos de Zebedeo, que eran compañeros de Simón. Y Jesús dijo …

Jesús nos cura y nos ponemos a servir

6 de Septiembre
Por Francisco J. Alba

“En aquel  tiempo, al salir Jesús de la sinagoga entró en casa de Simón. La suegra de Simón estaba con fiebre muy alta y le rogaron por ella. Él, inclinándose sobre ella, increpó a la fiebre, y se le pasó; ella, levantándose enseguida, se puso a servirles. Al ponerse el sol, todos cuantos tenían enfermos con diversas dolencias se los llevaban, y él, imponiendo las manos sobre cada uno, los iba curando. De muchos de ellos, salían también demonios que gritaban y decían: “Tu eres el Hijo de Dios”. Los increpaba y no les dejaba hablar, porque sabían que él era el Mesías. Al hacerse de día, salió y se fue a un lugar desierto. La gente lo andaba buscando y, llegando donde estaba, intentaban retenerlo para que no se separara de ellos. Pero él les dijo: “Es necesario que proclame el Reino de Dios también a las otras ciudades, pues para eso he sido enviado”. Y predicaba en las sinagogas de Judea. (Lucas 4, 18-44) Jesús entra en casa de Simón y los demás discípulos le piden por la suegra de Simón que estaba enferma. Dice el Papa Francisco que la oración de intercesión que hacemos por los demás siempre es escuchada. Y así fue. Jesús escucha la oración de intercesión de los discípulos en favor de la suegra de Simón, y sin …

Sé quien eres

5 de Septiembre
Por Pablo Morata

  En aquel tiempo, Jesús bajó a Cafarnaún, ciudad de Galilea, y los sábados les enseñaba. Se quedaban asombrados de su enseñanza, porque su palabra estaba llena de autoridad. Había en la sinagoga un hombre poseído por un espíritu de demonio inmundo y se puso a gritar con fuerte voz: «¡Basta! ¿Qué tenemos que ver nosotros contigo, Jesús Nazareno? ¿Has venido a acabar con nosotros? Sé quién eres: el Santo de Dios». Pero Jesús le increpó diciendo: «¡Cállate y sal de él!» Entonces el demonio, tirando al hombre por tierra en medio de la gente, salió sin hacerle daño. Quedaron todos asombrados y comentaban entre sí: «¿Qué clase de palabra es esta? Pues da órdenes con autoridad y poder a los espíritus inmundos, y salen». Y su fama se difundía por todos los lugares de la comarca. (Lc. 4, 31-37) Hace dos domingos se proclamaba en la celebración eucarística el evangelio en el que Jesús pregunta a sus discípulos: “Quién dice la gente que soy yo?”, para pasar posteriormente a interpelarles: ¿Y vosotros, quién decís que soy yo? También en el evangelio de ayer se nos presenta a Jesús en su pueblo natal al que no se termina de conocer, incluso escandaliza. Sí, se admiraban de las palabras de gracia que salían de su boca, efectivamente enseña con autoridad y precisamente esto lo que …

Él me ha ungido

4 de Septiembre
Por Juan José Guerrero

    Fue Jesús a Nazaret, donde se había criado, entró en la sinagoga, como era su costumbre los sábados, y se puso en pie para hacer la lectura. Le entregaron el libro del profeta Isaías y, desenrollándolo, encontró el pasaje donde estaba escrito: “El Espíritu del Señor está sobre mí, porque él me ha ungido. Me ha enviado a evangelizar a los pobres, a proclamar a los cautivos la libertad, y a los ciegos la vista; a poner en libertad a los oprimidos, a proclamar el año de gracia del Señor”. Él se puso a decirles: “Hoy se ha cumplido esta Escritura que acabáis de oír”.  Y todos le expresaban su aprobación y se admiraban de las palabras de gracia que salían de su boca. Y decían: “¿No es este el hijo de José?”. Pero Jesús les dijo: “En verdad os digo que ningún profeta es aceptado en su tierra. Puedo aseguraron que en Israel había muchas viudas en los días de Elías, cuando estuvo cerrado el cielo tres años y seis meses y hubo una gran  hambre en todo el país; sin embargo, a ninguna de ellas fue enviado Elías, sino a una viuda de Sarepta, en el territorio de Sidón. Y muchos leprosos había en Israel en tiempos del profeta Eliseo; sin embargo, ninguno de ellos fue curado sino Naamán, el …

Él nos recoge en su red

3 de Septiembre
Por Tomás Cremades

El Reino de los Cielos se parece también a la red que echan en el mar y recoge toda clase de peces: cuando está llena, la arrastran a la orilla, se sientan, y reúnen los buenos en cestos y los malos los tiran. Lo mismo sucederá al final de los tiempos: saldrán los ángeles, separarán a los malos de los buenos y los echarán al horno de fuego. Allí será el llanto y el rechinar de dientes. “¿Habéis entendido esto?” Ellos le respondieron: “Sí”. Él les dijo: “Ya veis, un escriba que se ha hecho discípulo del Reino de los Cielos es como un padre de familia que va sacando del arca lo nuevo y lo antiguo”. Cuando Jesús acabó estas parábolas, partió de allí. (Mt 13, 47-53) Este relato evangélico se engloba dentro de lo que en Mateo se conoce como “Discurso parabólico”, que es un conjunto de Evangelios donde el Señor Jesús, en la forma literaria de “parábolas”, desgrana con paciencia ante sus discípulos y seguidores una referencia al Reino de los Cielos. Y así lo compara con “una perla preciosa o un tesoro de un campo”, otras veces será “la parábola del sembrador de cizaña”, “la levadura y el grano de mostaza”, y, en este caso, la parábola de “la red”, cuya meditación ocupa este relato. Hay una cierta similitud en …

Eres un siervo negligente

2 de Septiembre
Por Ernesto Juliá

    Dijo Jesús a sus discípulos esta parábola: “Un hombre, al irse de viaje, llamó a sus siervos y los dejó encargados de sus bienes: a uno le dejó cinco talentos, a otros dos, a otro uno, a cada cual según su capacidad; luego se marchó. El que recibió cinco talentos fue enseguida a negociar con ellos y ganó otros cinco. El que recibió dos hizo lo mismo y ganó otros dos. En cambio, el que recibió uno fue a hacer un hoyo en la tierra y escondió el dinero de su señor. Al cabo de mucho tiempo viene el señor de aquellos siervos y se pone a ajustar las cuentas con ellos. Se acercó el que había recibido cinco talentos y le presentó otros cinco, diciendo: “Señor, cinco talentos me dejaste; mira, he ganado otros cinco”. Su señor le dijo: “¡Bien, siervo bueno y fiel!; como has sido fiel en lo poco, te daré un cargo importante; entra en el gozo de tu señor”. Se acercó luego el que había recibido dos talentos y dijo: ” Señor, dos talentos me dejaste; mira, he ganado otros dos”. Su señor le dijo: “¡Bien, entra en el gozo de tu señor!”. Se acercó también el que había recibido un talento y dijo: “Señor, sabía que eres exigente, que siegas donde no siembras y recoges donde …

No os conozco

1 de Septiembre
Por Buenanueva

Dijo Jesús a sus discípulos esta parábola: «Se parecerá el reino de los cielos a diez vírgenes que tomaron sus lámparas y salieron al encuentro del esposo. Cinco de ellas eran necias y cinco eran prudentes.  Las necias, al tomar las lámparas, no se proveyeron de aceite; en cambio, las prudentes se llevaron alcuzas de aceite con las lámparas. El esposo tardaba, les entró sueño a todas y se durmieron. A medianoche se oyó una voz: “¡Que llega el esposo, salid a su encuentro!”. Entonces se despertaron todas aquellas vírgenes y se pusieron a preparar sus lámparas. Y las necias dijeron a las prudentes: “Dadnos de vuestro aceite, que se nos apagan las lámparas”. Pero las prudentes contestaron: “Por si acaso no hay bastante para vosotras y nosotras, mejor es que vayáis a la tienda y os lo compréis”. Mientras iban a comprarlo, llegó el esposo, y las que estaban preparadas entraron con él al banquete de bodas, y se cerró la puerta. Más tarde llegaron también las otras vírgenes, diciendo: “Señor, Señor, ábrenos”. Pero él respondió: “En verdad os digo que no os conozco”. Por tanto, velad porque no sabéis el día ni la hora». (Mateo 25, 1-13)

Estar en vela

31 de Agosto
Por Antonio Segoviano

  En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Estad en vela, porque no sabéis qué día vendrá vuestro Señor. Comprended que si supiera el dueño de casa a qué hora de la noche viene el ladrón, estaría en vela y no dejaría que abrieran un boquete en su casa. Por eso, estad también vosotros preparados, porque a la hora que menos penséis viene el Hijo del hombre. ¿Quién es el criado fiel y prudente, a quien el señor encarga de dar a la servidumbre la comida a sus horas? Bienaventurado ese criado, si el señor, al llegar, lo encuentra portándose así. En verdad os digo que le confiará la administración de todos sus bienes. Pero si dijese aquel mal siervo para sus adentros: “Mi señor tarda en llegar”, y empieza a pegar a sus compañeros, y a comer y a beber con los borrachos, el día y la hora que menos se lo espera, llegará el amo y lo castigará con rigor y le hará compartir la suerte de los hipócritas. Allí será el llanto y el rechinar de dientes». (Mateo 24, 42-51) “Estar en vela” ¿qué significa esta expresión, en labios de Jesús? Significa estar alerta, como el centinela en la noche, atentos a lo que Dios nos hable cada día por medio de la historia. Porque Él acontece en nuestra vida …

El mal de fariseo

30 de Agosto
Por Francisco L. de Tejada

  En aquel tiempo, Jesús dijo: « ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas, que os parecéis a los sepulcros blanqueados! Por fuera tienen buena apariencia, pero por dentro están llenos de huesos y podredumbre; lo mismo vosotros: por fuera parecéis justos, pero por dentro estáis repletos de hipocresía y crueldad. ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas, que edificáis sepulcros a los profetas y ornamentáis los mausoleos de los justos, diciendo: “Si hubiéramos vivido en tiempo de nuestros padres, no habríamos sido cómplices suyos en el asesinato de los profetas”! Con esto atestiguáis en vuestra contra, que sois hijos de los que asesinaron a los profetas. ¡ Colmad también vosotros la medida de vuestros padres!». (Mateo 23, 27-32) Las palabras más duras de Jesús en los Evangelios se las han llevado los fariseos.     Fariseo etimológicamente significa “separado”. En un principio los fariseos querían evitar el contaminarse de las idolatrías de los pueblos extranjeros que rodeaban a los judíos. Pero con el paso del tiempo, esta separación degeneró en un separatismo de su propio pueblo Israel. El fariseísmo es una mezcla selecta de orgullo y falta de caridad. Y esto Cristo no puede tolerarlo pues va directamente contra el corazón de Dios.     A la vista divina de Jesús no se le escapa esta soberbia recubierta de un baño de perfección espiritual. Esta …

Estar dispuesto a dar la vida

29 de Agosto
Por Miguel Iborra

  En aquel tiempo, Herodes había mandado prender a Juan y lo había metido en la cárcel encadenado. El motivo era que Herodes se había casado con Herodías, mujer de su hermano Felipe, y Juan le decía que no le era lícito tener la mujer de su hermano. Herodías aborrecía a Juan y quería quitarlo de en medio; no acababa de conseguirlo, porque Herodes respetaba a Juan, sabiendo que era un hombre honrado y santo, y lo defendía. En muchos asuntos seguía su parecer y lo escuchaba con gusto. La ocasión llegó cuando Herodes, por su cumpleaños, dio un banquete a sus magnates, a sus oficiales y a la gente principal de Galilea. La hija de Herodías entró y danzó, gustando mucho a Herodes y a los convidados. El rey le dijo a la joven: Pídeme lo que quieras, que te lo doy. Y le juró: Te daré lo que me pidas, aunque sea la mitad de mi reino. Ella salió a preguntarle a su madre: ¿qué le pido? La madre le contestó: La cabeza de Juan el Bautista. Entró ella enseguida, a toda prisa, se acercó al rey y le pidió: Quiero que ahora mismo me des en una bandeja la cabeza de Juan el Bautista. El rey se puso muy triste; pero por el juramento y los convidados no quiso desairarla. Enseguida …

Incredulidad, falsedad, necedad

28 de Agosto
Por Jesús Bayarri

En aquel tiempo, dijo Jesús: «¡Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas, que cerráis a los hombres el Reino de los cielos! Ni entráis vosotros, ni dejáis entrar a los que quieren. ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas, que viajáis por tierra y mar para ganar un prosélito, y cuando lo conseguís, lo hacéis digno de la “gehenna” el doble que vosotros! ¡Ay de vosotros, guías ciegos, que decís: “Jurar por el templo no obliga, jurar por el oro del templo sí obliga”! ¡Necios y ciegos! ¿Qué es más, el oro o el templo que consagra el oro? O también: “Jurar por el altar no obliga, jurar por la ofrenda que está en el altar sí obliga” ¡Ciegos! ¿Qué es más, la ofrenda o el altar que consagra la ofrenda? Quien jura por el altar, jura por él y por quien habita en él; y quien jura por el cielo, jura por el trono de Dios y también por el que está sentado en él» (Mt 23, 13-22).     Poniendo como ejemplo a los escribas y fariseos de su tiempo, que de hecho eran el espejo en el que se miraba la gente del pueblo, por su pretendida religiosidad y aparente santidad, el Señor, como buen pastor, da las claves de discernimiento a sus discípulos y a cuantos le escuchan, para que sepan …

El tesoro del encuentro con Cristo

27 de Agosto
Por Juan Sanchez

En aquel tiempo, al llegar a la región de Cesarea de Filipo, Jesús preguntó a sus discípulos: «¿Quién dice la gente que es el Hijo del hombre?». Ellos contestaron: «Unos que Juan Bautista, otros que Elías, otros que Jeremías o uno de los profetas». Él les preguntó: «Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?». Simón Pedro tomó la palabra y dijo: «Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo». Jesús le respondió: «¡ Bienaventurado tú, Simón, hijo de Jonás!, porque eso no te lo ha revelado nadie ni la carne ni la sangre, sino mi Padre que está los cielos. Ahora yo te digo: tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y el poder del infierno no la derrotará. Te daré las llaves del reino de los cielos; lo que ates en la tierra, quedará atado en los cielos, y lo que desates en la tierra quedará desatado en los cielos». Y les mandó a los discípulos que no dijesen a nadie que él era el Mesías. (Mt. 16, 13-20) Dos mil años después, resuena esta pregunta en la sociedad actual. Como entonces, Jesús pregunta “¿Quién dice la gente que es el Hijo del Hombre?” ¿Qué dice el mundo de Cristo hoy? Está claro que el signo esencial que representa a Cristo, la Cruz, se desea abolir, prohibir, como si …

Lógica divina

26 de Agosto
Por Gloria Mª Tomás

En aquel tiempo, Jesús habló a la gente y a sus discípulos, diciendo: «En la cátedra de Moisés se han sentado los escribas y los fariseos: haced y cumplid lo que os digan; pero no hagáis lo que ellos hacen, porque ellos no hacen lo que dicen. Ellos lían fardos pesados e insoportables y se los cargan a la gente en los hombros, pero ellos no están dispuestos a mover un dedo para empujar. Todo lo que hacen es para que los vea la gente: alargan las filacterias y ensanchan las franjas del manto; les gustan los primeros puestos en los banquetes y los asientos de honor en las sinagogas; que les hagan reverencias por la calle y que la gente los llame maestros. Vosotros, en cambio, no os dejéis llamar maestro, porque uno solo es vuestro maestro, y todos vosotros sois hermanos. Y no llaméis padre vuestro a nadie en la tierra, porque uno solo es vuestro Padre, el del cielo. No os dejéis llamar consejeros, porque uno solo es vuestro consejero, Cristo. El primero entre vosotros será vuestro servidor. El que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido.» (Mateo 23,1-12) El Capítulo  23 de San Mateo  desde el versículo 1 al 36 nos relata  un discurso del Señor  que podemos dividir en dos partes, la primera, que es …

A semejanza de Dios

25 de Agosto
Por Francisco Jiménez Ambel

  Los fariseos, al oir que Jesús había hecho callar a los saduceos, se reunieron en un lugar y uno de ellos, un doctor de la ley, le preguntó para ponerlo a prueba: ” Maestro, ¿cuál es  el mandamiento principal de la Ley?”. Él le dijo: <“Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente>. Este es el principal y primero. El segundo es semejante a él: “Amarás a tu prójimo como a tí mismo”. En estos dos mandamientos se sostiene toda la Ley y los Profetas”. (Mt. 22, 34-40)   Es muy difícil hacer callar.  A nadie le gusta que le quiten la voz (o el micrófono). La gente habla y habla. Y, por encima de todo, no calla. Privar a alguien de la palabra es como un atentado de lesa majestad. Al menos- protestan- que pueda replicar, que pueda defenderme. Lo mínimo es, dicen, que me dejen explicarme, expresarme, exponer mi punto de vista, mi versión, mi opinión… hablar…hablar…hablar. Aunque no me hagan caso, aunque no me escuchen, aunque diga tonterías…¡Que me dejen hablar!. Es una reclamación demasiado frecuente. Nuestra fortaleza está en la palabra, piensan los necios.  “La lengua es nuestra fuerza, nuestros labios nos defienden ¿quién será nuestro amo?” (Sal 12. 5) Gran cosa, notable, fue hacer callar a los saduceos (los …