Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|Miércoles, julio 27, 2016
  • Siguenos!

Evangelios

Evangelios
Que vea con tus ojos
26 de Julio
Por Gloria Mº Tomás
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: « ¡Dichosos vuestros ojos, porque ven, y vuestros oídos, porque oyen! Os aseguro que muchos profetas y justos desearon ver lo que veis vosotros y no lo vieron, y oír lo que oís y no lo oyeron.» (Mateo 13,16-17) El contexto de este breve párrafo del Evangelio son las denominadas “Parábolas de del Reino”. Jesús narra siete parábolas acerca del Reino de los Cielos (la de la cizaña y el grano de mostaza, la del tesoro escondido, la de la perla preciosa, la de la red…). Se recogen también en los otros dos Evangelios Sinópticos -en Marcos 4, 1-34 y en Lucas 8, 4-18-. Tras la primera parábola, que es la del sembrador, los discípulos, que siempre manifiestan su confianza con el Maestro, le preguntan por su significado y entonces, Jesús, les va explicando el misterio del Reino de los Cielos. Las parábolas son un medio habitual de la predicación de Jesucristo; cosa bastante habitual en esa época histórica, en la que los rabinos también las empleaban para explicar frases de la Sagrada Escritura. Pero la riqueza de la enseñanza del Señor es mucho más profunda y radical. Se ha dicho que las parábolas, tal como la emplea Jesucristo, son como un espejo para el hombre, que a veces aclaran al discípulo por la comparación que se ... Full article
La petición de una madre
25 de Julio
Por Francisco Jiménez Ambel
  Se acercó a Jesús la madre de los Zebedeos con sus hijos y se postró para hacerle una petición. El le preguntó: “¿Qué deseas?”. Ella contestó: “Ordena que estos dos hijos míos se sienten en tu reino, uno a tu derecha y el otro a tu izquierda”. Pero Jesús replicó: “No sabeis lo que pedís. ¿Sois capaces de beber el cáliz que yo he de beber?”. Contestaron: “Lo somos”. Él les dijo: “Mi cáliz lo beberésis, pero el puesto a mi derecha o a mi izquierda no me toca a mí concederlo, es para aquellos para quienes lo tiene reservado mi Padre”. Los otros diez, que lo habían oido, se indignaron contra los dos hermanos. Pero Jesús, reuniéndolos, le dijo: “Sabéis que los jefes de los pueblos los tiranizan y que los grandes los oprimen. No será así entre vosotros: el que quiera ser grande entre vosotros, que sea vuestro servidor, y el que quiera ser primero entre vosotros, que sea vuestro esclavo. Igual que el hijo del hombre no ha venido para que le sirvan, sino para servir y dar su vida en rescate por muchos”. (Mt. 20 20-28) La Iglesia, en esta festividad de Santigo, patrono de España, propone este pasaje en el que Jesús anuncia a los hijos de Zebedeo, Santiago y Juan, que, efectivamente, habrían de beber del mismo ...
Oración del Padrenuestro
24 de Julio
Por Horacio Vázquez
“Una vez que estaba Jesús orando en cierto lugar, cuando terminó, uno de sus discípulos le dijo: “Señor, enséñanos a orar, como Juan enseñó a sus discípulos”. Él les dijo: “Cuando oréis decid: Padre, santificado sea tu nombre, venga tu reino, danos cada día nuestro pan del mañana, perdónanos nuestros pecados, porque también nosotros perdonamos a todo el que nos debe algo, y no nos dejes caer en la tentación”. Y les dijo: “Si alguno de vosotros tiene un amigo y viene durante la media noche para decirle: “Amigo, préstame tres panes, pues uno de mis amigos ha venido de viaje y no tengo nada que ofrecerle”. Y, desde dentro el otro le responde: “No me molestes; la puerta está cerrada; mis niños y yo estamos acostados; no puedo levantarme para dártelos”. Si el otro insiste llamando, yo os digo que, si no se levanta y se los da por ser amigo suyo, al menos por la importunidad se levantará y le dará cuanto necesite”. Pues así os digo a vosotros: “Pedid y se os dará, buscad y hallaréis, llamad y se os abrirá; porque quien pide recibe, quien busca halla y al que llama se le abre. ¿Qué padre entre vosotros, cuando el hijo le pide pan, le dará una piedra? ¿O si le pide un pez, le dará una serpiente? ¿O si ...
Dejadlos crecer juntos
23 de Julio
Por Fernando Zufía
En aquel tiempo, Jesús propuso otra parábola a la gente: El reino de los cielos se parece a un hombre que sembró buena semilla en su campo; pero, mientras la gente dormía, su enemigo fue y sembró cizaña en medio del trigo y se marchó. Cuando empezaba a verdear y se formaba la espiga apareció también la cizaña. Entonces fueron los criados a decirle al amo: “Señor, ¿no sembraste buena semilla en tu campo? ¿De dónde sale la cizaña?” Él les dijo: “Un enemigo lo ha hecho.” Los criados le preguntaron: “¿Quieres que vayamos a arrancarla?” Pero él les respondió: “No, que, al arrancar la cizaña, podríais arrancar también el trigo. Dejadlos crecer juntos hasta la siega y, cuando llegue la siega, diré a los segadores: ‘Arrancad primero la cizaña y atadla en gavillas para quemarla, y el trigo almacenadlo en mi granero.'” (Mateo 13, 24-30) Hoy Jesús viene con una parábola  sobre el reino. Tantas veces pensamos en la segunda venida en gloria y majestad, algunas en la venida en humildad en el pesebre, y que pocas veces como dicen los padres de la Iglesia, en la venida intermedia a nuestro corazón, si acaso lo meditamos algo en advierto, pero muy poco en el tiempo ordinario, cuando Jesús nos insiste en que el reino de Dios está dentro de nosotros, y nos dice ...
El amor siempre encuentra
22 de Julio
Por Manuel Requena
El primer día de la semana, María la Magdalena fue al sepulcro al amanecer, cuando aún estaba oscuro, y vio la losa quitada del sepulcro…. Estaba María fuera, junto al sepulcro, llorando. Mientras lloraba, se asomó al sepulcro y vio dos ángeles vestidos de blanco, sentados, uno a la cabecera y otro a los pies, donde había estado el cuerpo de Jesús. Ellos le preguntan: «Mujer, ¿por qué  lloras?». Ella les contesta: «Porque se han llevado a mi Señor y no sé dónde lo han puesto». Dicho esto, se vuelve y ve a Jesús, de pie, pero no sabía que era Jesús. Jesús le dice: «Mujer, ¿por qué lloras?, ¿a quién buscas?». Ella, tomándolo por el hortelano, le contesta: «Señor, si tú te lo has llevado, dime dónde lo has puesto y yo lo recogeré». Jesús le dice: «¡María!». Ella se vuelve y le dice: «¡Rabboni!», que significa: «¡Maestro!». Jesús le dice: «No me retengas, que todavía no he subido al Padre. Pero, anda, ve a mis hermanos y diles: “Subo al Padre mío y Padre vuestro, al Dios mío y Dios vuestro”». María la Magdalena fue y anunció a los discípulo.” (Juan 20 1. 11-18)  Aquella mañana de Abril amaneció de amor. ¡Qué semana de Génesis pura! María, en la entrada de un sepulcro encontró la Puerta del cielo en su amado Jesús resucitado. Aún «estaba oscuro», pero ella vio la mayor luz que puede ver el hombre, la que alumbra ...
Las llaves del Reino
21 de Julio
Por César Allende
En aquel tiempo, se acercaron los discípulos a Jesús y le preguntaron: -«¿Por qué les hablas en parábolas?» Él les contestó: -«A vosotros se os han dado a conocer los secretos del reino de los cielos y a ellos no. Porque al que tiene se le dará y tendrá de sobra, y al que no tiene, se le quitará hasta lo que tiene. Por eso les hablo en parábolas, porque miran sin ver y escuchan sin oír ni entender. Así se cumple en ellos la profecía de Isaías: “Oiréis con los oídos sin entender; miraréis con los ojos sin ver; porque está embotado el corazón de este pueblo, son duros de oído, han cerrado los ojos; para no ver con los ojos, ni oír con los oídos, ni entender con el corazón, ni convertirse para que yo los cure”. Pero bienaventurados vuestros ojos porque ven, y vuestros oídos, porque oyen. En verdad os digo que muchos profetas y justos desearon ver lo que veis y no lo vieron, y oír lo que oís y no lo oyeron». (Mateo 13, 10-17) El Reino de los Cielos encierra bajo llave un tesoro allí donde no puede ser robado ni corroído por el hollín o la polilla. Sin llave, claro está, no se puede acceder al tesoro; pero no es menos cierto que accionar adecuadamente aquélla es ...
  Aquel día, salió Jesús de casa y se sentó junto al mar. Y acudió a él tanta gente que tuvo que subirse a una barca; se sentó y toda la gente se quedó de pie en la orilla. Les habló mucho rato en parábolas: -«Salió el sembrador a sembrar. Al sembrar, una parte cayó al borde del camino; vinieron los pájaros y se lo comieron. Otra parte cayó en terreno pedregoso, donde apenas tenía tierra, y, como la tierra no era profunda brotó en seguida; pero, en cuanto salió el sol, se abrasó y por falta de raíz se secó. Otra cayó entre abrojos, que crecieron y lo ahogaron. Otra cayó en tierra buena y dio fruto: una ciento; otra sesenta; otra, treinta. El que tenga oídos que oiga». (Mateo 13, 1-9) ¿Cómo es la tierra, tu tierra (tú mismo, tu persona) donde el Señor quiere sembrar hoy? Muchas veces somos duros de corazón, incapaces de abajarnos, de pedir perdón. Damos vueltas y más vueltas, razonamos, nos justificamos, todo, menos reconocer que nos hemos equivocado. Nos cuesta tanto pedir perdón de corazón. Sin embargo, dice Jesús: “Mira que estoy a la puerta y llamo. Si alguien escucha mi voz, entraremos y cenaremos con él, y haremos morada en él” (Apocalipsis, 3, 20). ¿Qué quiere decir esto, “haremos morada en él”? Que el Padre, el ...
La familia de Jesús
19 de Julio
Por Ángel Moreno
  En aquel tiempo, estaba Jesús hablando a la gente, cuando su madre y sus hermanos se presentaron fuera, tratando de hablar con él. Uno se lo avisó: -«Tu madre y tus hermanos están fuera y quieren hablar contigo». Pero él contestó al que le avisaba: -«¿Quién es mi madre y quiénes son mis hermanos?» Y, extendiendo su mano hacia sus discípulos, dijo: -«Estos son mi madre y mis hermanos. El que haga la voluntad de mi Padre que está en los cielos, ése es mi hermano, y mi hermana, y mi madre». Mateo 12, 46-50 El evangelista san Mateo nos describe una escena que desconcierta. Es como si Jesús no se alegrara de que su Madre estuviera entre la multitud cuando responde: “«¿Quién es mi madre y quiénes son mis hermanos?» Y, extendiendo la mano hacia sus discípulos, dijo: «Estos son mi madre y mis hermanos”.  Para comprender un texto es bueno leerlo en un contexto mayor, y desde ese contexto mayor, el pasaje evangélico nos ofrece una revelación fascinante, porque en ella Jesús supera los lazos de la carne y de la sangre, para decirnos hasta qué extremo se hace nuestro hermano. Sabemos, por otros evangelios, que María fue la fiel cumplidora de la Palabra y de la voluntad divina; ella no solo es la madre biológica de Jesús, sino la Madre de ...
El signo de Dios para hoy
18 de Julio
Por Alfredo Esteban
Entonces le interpelaron algunos escribas y fariseos: “Maestro, queremos ver un signo hecho por ti.” Más él les respondió: “¡Generación malvada y adúltera! Un signo pide, y no se le dará otro signo que el signo del profeta Jonás. Porque de la misma manera que Jonás estuvo en el vientre del cetáceo tres días y tres noches, así también el Hijo del hombre estará en el seno de la tierra tres días y tres noches. Los ninivitas se levantarán en el Juicio con esta generación y la condenarán; porque ellos se convirtieron por la predicación de Jonás, y aquí hay algo más que Jonás. La reina del Mediodía se levantará en el Juicio con esta generación y la condenará; porque ella vino de los confines de la tierra a oír la sabiduría de Salomón, y aquí hay algo más que Salomón.  (Mateo 12, 38-42) Aquí, dice la lectura de hoy, hay un acontecimiento más grande que Jonás y más que la sabiduría de Salomón. Me pregunto ¿por qué esta Palabra de hoy es más grande que Jonás y más que la sabiduría de Salomón? ¿tenemos las mujeres y hombres de hoy necesidad de trascendencia? Si nos miramos hacia adentro podremos contestar a estas preguntas y a otras tantas que podríamos plantear, por ejemplo: ¿es posible tener en cuenta a los otros? ¿los que se parecen ...
María escogió la mejor parte
17 de Julio
Por Mº Nieves Díez Taboada
En aquel tiempo, entró Jesús en una aldea, y una mujer llamada Marta lo recibió en su casa. Ésta tenía una hermana llamada Maria, que, sentada a los pies del Señor, escuchaba su palabra. Y Marta se multiplicaba para dar abasto con el servicio; hasta que se paró y dijo: «Señor, ¿no te importa que mi hermana me haya dejado sola con el servicio? Dile que me eche una mano.» Pero el Señor le contestó: «Marta, Marta, andas inquieta y nerviosa con tantas cosas; sólo una es necesaria. María ha escogido la parte mejor, y no se la quitarán.» Los repetidos pasajes de Betania, nos muestran a un Jesús humano, cercano, amigo de sus amigos, que va a la casa de Lázaro a conversar, a comer y a descansar. “Jesús amaba a Marta, a su hermana y a Lázaro.”(Lucas 10, 38-42) Tengo muchas veces que preparar comidas, cenas y meriendas en fiestas y cumpleaños; sometida a la tensión del tiempo y pendiente de que todo quede perfecto, me pongo nerviosa y excitable. La lectura de este evangelio me provoca siempre un momentáneo enfurruñamiento con Jesús: Tú has dicho que el que quiera ser el primero sea servidor de todos, y allí estaba Marta, sudorosa yendo y viniendo deseando agasajarte, porque eras su amigo y te quería mucho, mientras su hermana a tus pies te ...
El Espíritu de Dios
16 de Julio
Por Hermenegildo Sevilla
  En aquel tiempo, al salir de la sinagoga, los fariseos planearon el modo de acabar con Jesús. Pero Jesús se enteró, se marchó de allí, y muchos le siguieron. Él los curó a todos, mandándoles que no lo descubrieran.Así se cumplió lo dicho por medio del profeta Isaías: «Mirad a mi siervo, mi elegido, mi amado, en quien me complazco. Sobre él pondré mi espíritu para que anuncie el derecho a las naciones. No porfiará, no gritará, nadie escuchará su voz por las calles. La caña cascada no la quebrará, la mecha vacilante no lo apagará, hasta llevar el derecho a la victoria; en su nombre esperarán las naciones». Mateo 12, 14-21 Hoy Jesucristo nos enseña a poner la prudencia y el discernimiento al servicio del anuncio del Evangelio. Fueron utilizadas, estas virtudes, frente a los que desde el poder religioso de la época, querían callar o eliminar a Jesús. También el católico de hoy, que quiera en verdad ser fiel a Jesús, puede ser objeto de persecución por parte de quienes han devaluado y “acomodado” la Palabra de Dios. Por eso, todo cristiano, debe rezar en todo momento para pedir al Espíritu Santo su poder para enfrentarse a todo intento de adulterar el mensaje de Jesús. El Señor “escocía” a los fariseos, que creían ser los mejores fieles, porque no se acomodaba a sus manejos ...
Misericordia quiero, no sacrificio
15 de Julio
Por José Cañizares
  “En aquel tiempo, atravesó Jesús en sábado un sembrado; los discípulos, que tenían hambre, empezaron a arrancar espigas y a comérselas. Los fariseos, al verlo, le dijeron: – «Mira, tus discípulos están haciendo una cosa que no está permitida en sábado». Les replicó: – «¿No habéis leído lo que hizo David, cuando él y sus hombres sintieron hambre? Entró en la casa de Dios y comieron de los panes de la proposición, cosa que no les estaba permitida ni a él ni a sus compañeros, sino sólo a los sacerdotes. ¿Y no habéis leído en la Ley que los sacerdotes pueden violar el sábado en el templo sin incurrir en culpa? Pues os digo que aquí hay uno que es más que el templo. Si comprendierais lo que significa “quiero misericordia y no sacrificio”, no condenaríais a los inocentes. Porque el Hijo del hombre es señor del sábado». (Mateo 12, 1-8) El Señor les dice a sus discípulos, y por tanto nos lo está diciendo hoy a nosotros: “quiero misericordia y no sacrificio”, y con esta Palabra le sacamos todo el sentido al evangelio de hoy. El Señor, para ser misericordiosos, lo plantea muy claramente en su primer mandamiento: “Amar a Dios sobre todas las cosas, y al prójimo como a ti mismo”. Para amar a Dios nos basta conocerlo, intimar con él ...
Hallaréis descanso
14 de Julio
Por Rafael Alcázar
«Venid a mí todos los que estáis fatigados y sobrecargados, y yo os daré descanso. Tomad sobre vosotros mi yugo, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas. Porque mi yugo es suave y mi carga ligera.» Mateo 11, 28-30    ¿A que descanso te refieres, Señor? Yo siempre ando preocupado por mi vida, por la de mi familia, la de mis amigos, por mis tareas, mis ocupaciones… Mi cabeza siempre esta atareada. Muchas veces mas que mi propio ser y siento siempre cercanas tus mismas palabras “No andéis, pues, preocupados diciendo: ¿Qué vamos a comer?, ¿qué vamos a beber?, ¿con qué vamos a vestirnos? “Mt 6, 31. Son tantas mis preocupaciones… mis quehaceres de cada día…, Mis afanes…, mis locos pensamientos, por hacer mi trabajo bien, por ayudar a mis hijos, a mis nietos… Todo se convierte en preocupaciones y cargas que tienen siempre el trasfondo de la salud, del dinero y del amor, pero… buscándome siempre a mi…. Y escuchándote a ti siempre encuentro la Palabra de consuelo. Realmente tu siempre iluminas mi camino para no desviarme de la meta y ajustar mis pasos a esas huellas luminosas que tu vas marcando cada dia en los acontecimientos de mi vida. “¡Aprended de mi que soy manso y humilde de corazón!”. Cuanta torpeza Señor ...
Las cosas santas de Dios
13 de Julio
Por Antonio Pavía
En aquel tiempo, tomó la palabras Jesús y dijo: -«Te doy gracias, Padre, Señor de cielo y tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos y se las has revelado a los pequeños. Sí, Padre, así te ha parecido bien. Todo me ha sido entregado por mi Padre, y nadie conoce al Hijo más que el Padre, y nadie conoce al Padre sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar». (Mateo 11, 25-27) Sólo los pobres de espíritu están en disposición de conocer a Dios, lo que implica confiar en Él, porque ¿cómo vas a conocer a una persona si no confías en ella? Los pobres de espíritu entienden estas cosas, las de Dios; no a la primera ni a la segunda, sino cuando las palabras guardadas dan su fruto en el campo de su corazón. Son pobres de espíritu, sabios según Dios, por haberlas guardado en su interior como su Madre (Lc 2,19-20). Esto ya había sido profetizado… “Los que guarden santamente las cosas santas, serán reconocidos santos” (Sb 6,10). Jesús se alegró indeciblemente al ver la riqueza inabarcable de sus discípulos, los de todos los tiempos. (Mt 11,25-27)  
Los milagros de cada día
12 de Julio
Por Jerónimo Barrio
En aquel tiempo, se puso Jesús a recriminar a las ciudades donde había hecho la mayor parte de sus milagros, porque no se habían convertido: -«¡ Ay de ti, Corozaín, ay de ti, Betsaida! Si en Tiro y en Sidón se hubieran hecho los milagros que en vosotras, hace tiempo que se habrían convertido, cubiertas de sayal y ceniza. Pues os digo que el día del juicio les será más llevadero a Tiro y a Sidón que a vosotras. Y tú, Cafarnaún, ¿piensas escalar el cielo? Bajarás al abismo. Porque si en Sodoma se hubieran hecho los milagros que en ti, habría durado hasta hoy. Pues os digo que el día del juicio le será más llevadero a Sodoma que a ti». (Mateo 11, 20-24) Cristo recrimina a las ciudades en las que manifestó su poder divino realizando muchos milagros, por no haberse convertido: “¡Ay de ti Corozaín, ay de ti, Betsaida!” “Y tú Cafarnaún, ¿piensas escalar al cielo? Bajarás al infierno….” En Corozaín, en Betsaida y en Cafarnaún, hubo personas que contemplaron con sus propios ojos los milagros de Jesús y no cambiaron su corazón, no le siguieron. Jesús se lo recrimina con fuerza. No esconde su tristeza y que su juicio será más estricto. Jesús compara a estas afortunadas ciudades bañadas en sucesos milagrosos con aquellas en las que no se produjeron ...
¿Me amas?
11 de Julio
Por Hijas del Amor Misericordioso
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus apóstoles: – «No penséis que he venido a la tierra a sembrar paz; no he venido a sembrar paz, sino espada. He venido a enemistar al hombre con su padre, a la hija con su madre, a la nuera con su suegra; los enemigos de cada uno serán los de su propia casa. El que quiere a su padre o a su madre más que a mí no es digno de mi; el que quiere a su hijo o a su hija más que a mi no es digno de mi; y el que no carga con su cruz y me sigue, no es digno de mi. El que encuentre su vida la perderá, y el que pierda su vida por mi, la encontrará. El que os recibe a vosotros, me recibe a mí, y el que me recibe, recibe al que me ha enviado; el que recibe a un profeta porque es profeta, tendrá recompensa de profeta; y el que recibe a un justo porque es justo, tendrá recompensa de justo. El que dé a beber, aunque no sea más que un vaso de agua fresca, a uno de estos pequeños, solo porque es mi discípulo, en verdad os digo que no perderá su recompensa». Cuando Jesús acabó de dar instrucciones a sus doce discípulos, partió ...
Misericordia
10 de Julio
Por Ángel Pérez
En aquel tiempo, se levantó un maestro de la Ley y preguntó a Jesús para ponerlo a prueba: – «Maestro, ¿qué tengo que hacer para heredar la vida eterna?». Él le dijo: – «¿Qué está escrito en la Ley? ¿Qué lees en ella?». Él respondió: – «”Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón y con toda tu alma y con toda tu fuerza” y con todo tu mente. Y “a tu prójimo como a ti mismo”».  Jesús le dijo: –Bien contestado. Haz eso y tendrás la vida.   Pero el maestro de la ley, queriendo justificar su pregunta, dijo a Jesús: –¿Y quién es mi prójimo?  Jesús le respondió:  –Un hombre que bajaba por el camino de Jerusalén a Jericó fue asaltado por unos bandidos. Le quitaron hasta la ropa que llevaba puesta, le golpearon y se fueron dejándolo medio muerto. Casualmente pasó un sacerdote por aquel mismo camino, pero al ver al herido dio un rodeo y siguió adelante. Luego pasó por allí un levita, que al verlo dio también un rodeo y siguió adelante.  Finalmente, un hombre de Samaria que viajaba por el mismo camino, le vio y sintió compasión de él.  Se le acercó, le curó las heridas con aceite y vino, y se las vendó. Luego lo montó en su propia cabalgadura, lo llevó a una posada y cuidó de él. Al día siguiente, el samaritano sacó dos denarios, se ...
No tengáis miedo
9 de julio
Por Juan josé Calles
«No está el discípulo por encima del maestro, ni el siervo por encima de su amo. Ya le basta al discípulo ser como su maestro, y al siervo como su amo. Si al dueño de la casa le han llamado Beelzebul, ¡cuánto más a sus domésticos! «No les tengáis miedo. Pues no hay nada encubierto que no haya de ser descubierto, ni oculto que no haya de saberse. Lo que yo os digo en la oscuridad, decidlo vosotros a la luz; y lo que oís al oído, proclamadlo desde los terrados. «Y no temáis a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma; temed más bien a Aquel que puede llevar a la perdición alma y cuerpo en la gehenna. ¿No se venden dos pajarillos por un as? Pues bien, ni uno de ellos caerá en tierra sin el consentimiento de vuestro Padre. En cuanto a vosotros, hasta los cabellos de vuestra cabeza están todos contados. No temáis, pues; vosotros valéis más que muchos pajarillos. «Por todo aquel que se declare por mí ante los hombres, yo también me declararé por él ante mi Padre que está en los cielos; pero a quien me niegue ante los hombres, le negaré yo también ante mi Padre que está en los cielos”. (Mt 10, 24-33) En tres ocasiones, en el Evangelio de hoy, Jesús ...
En Él somos fuertes
8 de Julio
Por Valentín De Prado
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus apóstoles: «Mirad que os mando como ovejas entre lobos; por eso, sed sagaces como serpientes y sencillos como palomas. Pero no os fiéis de la gente, porque os entregarán a los tribunales, os azotarán en las sinagogas y os harán comparecer ante gobernadores y reyes, por mi causa; así daréis testimonio ante ellos y ante los gentiles. Cuando os arresten, no os preocupéis de lo que vais a decir o de cómo lo diréis: en su momento se os sugerirá lo que tenéis que decir; no seréis vosotros los que habléis, el Espíritu de vuestro Padre hablará por vosotros. Los hermanos entregarán a sus hermanos para que los maten, los padres a los hijos; se rebelarán los hijos contra sus padres, y los matarán. Todos os odiarán por mi nombre; el que persevere hasta el final se salvará. Cuando os persigan en una ciudad, huid a otra. Porque os aseguro que no terminaréis con las ciudades de Israel antes de que vuelva el Hijo- Mateo (10,16-23): Jesus nos envía para ser sus testigos frente al mundo. Invita a salir del mezquino horizonte para ser evangelizadores ante el mundo entero. Desde luego hay que reconocer que el panorama que nos pinta el Señor es todo menos halagüeño….. Pero no vamos solos por este camino. Jesús lo recorrió primero y nos ...
Y ellos se ponen a escribir una homilía
7 de Julio
Por Juan Ignacio Echegaray
  En aquel tiempo, dijo Jesús a sus apóstoles: – «ld y proclamad que ha llegado el reino de los cielos. Curad enfermos, resucitad muertos, limpiad leprosos, arrojad demonios. Gratis habéis recibido, dad gratis. No os procuréis en la faja oro, plata ni cobre; ni tampoco alforja para el camino, ni dos túnicas, ni sandalias, ni bastón; bien merece el obrero su sustento. Cuando entréis en una ciudad o aldea, averiguad quién hay allí de confianza y quedaos en su casa hasta que os vayáis. Al entrar en una casa, saludadla con la paz; si la casa se lo merece, vuestra paz vendrá a ella. Si no se lo merece, la paz volverá a vosotros. Si alguno no os recibe o no os escucha vuestras palabras, al salir de su casa o de la ciudad, sacudid el polvo de los pies. En verdad os digo que el día del juicio les será más llevadero a Sodoma y Gomorra que a aquella ciudad». Mateo 10, 7-15 Imaginaos, los discípulos reciben la misión de ir a anunciar el evangelio, – los 72 que escuchamos el pasado domingo, y los 12 que escuchamos estos días en Mt 10, – y ellos van y se ponen a escribir una homilía. Algo así me pasa a mí, cuando me recuerda Victoria que me toca el Evangelio de este 7/7. El texto es ese, la proclamación la ...
Enviados a curar a los que sufren
6 de Julio
Por Francisco Javier Alba
“Jesús llamando a sus doce discípulos, les dio autoridad para expulsar espíritus inmundos y curar toda enfermedad y dolencia .Estos son los nombres de los doce apóstoles: el primero, Simón, llamado Pedro, y su hermano Andrés; Santiago el Zebedeo, y su hermano Juan; Felipe y Bartolomé; Tomás y Mateo, el publicano; Santiago el de Alfeo, y Tadeo; Simón el Zelote, y Judas Iscariote, el que lo entregó. A estos doce los envió Jesús con estas instrucciones: “No vayáis a tierra de gentiles, ni entréis en las ciudades de Samaría, sino id a las ovejas descarriadas de Israel. Id y proclamad que el reino de los cielos está cerca”. Mateo 7, 1-7 Jesús nos ha llamado a cada uno por nuestro propio nombre. Nos ha llamado para una misión. Jesús es el médico bueno que el Padre ha mandado a la tierra para curar a los que sufren, a los pecadores, a los enfermos, al desecho de la humanidad. Ha venido para todos, pero sólo los que se saben enfermos acuden al médico. Dios Padre Todopoderoso viendo el sufrimiento del hombre nos envió a su Hijo Único Jesucristo para nuestra curación. Y Jesucristo ha enviado a sus apóstoles y “les dio autoridad para expulsar espíritus inmundos y curar toda enfermedad y dolencia”. Y nosotros, si somos sus discípulos, somos enviados por Jesucristo al mundo con ...
“Nunca se ha visto cosa igual”
4 de Julio
Por Pablo Morata
  En aquel tiempo, le llevaron a Jesús un endemoniado mudo. Y después de echar al demonio, el mudo habló. La gente decía admirada: – «Nunca se ha visto en Israel cosa igual». En cambio, los fariseos decían: – «Este echa los demonios con el poder del jefe de los demonios».  Jesús recorría todas las ciudades y aldeas, enseñando en sus sinagogas, proclamando el evangelio del reino y curando toda enfermedad y toda dolencia.  Al ver a las muchedumbres, se compadecía de ellas, porque estaban extenuadas y abandonadas, como ovejas que no tienen pastor». Entonces dijo a sus discípulos: – «Las mies es abundante, pero los trabajadores son pocos; rogad, pues, al Señor de la mies que mande trabajadores a su mies». (Mt. 9, 32 – 38) A primera vista, el texto del evangelio de hoy trata varios temas de forma sumaria. En realidad, a mi me parece una síntesis expresada de manera escueta y al mismo tiempo profunda de toda la actividad de Jesús: Anunciar con palabras y hechos la presencia del Reino de Dios. También la respuesta por parte de su pueblo. Ante un mismo hecho caben interpretaciones. La gente sencilla se admira. A los fariseos les huele a azufre. ¡Qué astucias utiliza siempre el demonio para hacerse pasar por el paladín de la verdad, sobre todo en los que debían estar al servicio de la Palabra de ...
El valor de la fe
4 de Julio
Por Juan josé Guerrero
En aquel tiempo, mientras Jesús hablaba, se acercó un personaje que se arrodilló ante él y le dijo: “Mi hija acaba de morir. Pero ven tú, ponle la mano en la cabeza y vivirá”. Jesús lo siguió con sus discípulos. Entretanto, una mujer que sufría flujos de sangre desde hacía 12 años se le acercó por detrás y le tocó el borde del manto, pensando que con sólo tocarle el manto se curaría. Jesús se volvió y, al verla, le dijo: “¡Ánimo hija! Tu fe te ha curado”. Y en aquel momento quedó curada la mujer. Jesús llegó a casa del personaje y, al ver a los flautistas y el alboroto de la gente, dijo: “¡Fuera! La niña no está muerta, está dormida”. Se reían de él. Cuando echaron a la gente, entró él, cogió a la niña de la mano y ella se puso en pie. La noticia se divulgó por toda aquella comarca. (Mt. 9,18-26) Lo primero que llama la atención en este pasaje del Evangelio es la firmeza y la sencillez de la fe de los dos personajes que se acercan a Jesucristo. El primero, que al llegar se arrodilla ante el Maestro, con su humilde actitud hace patente el poder del Señor, la confianza que deposita en él, la seguridad de que puede atender su inverosímil petición: la de resucitar a ...
Vuestros nombres están escritos en el cielo
3 de Julio
Por Tomás Cremades
Designó el Señor otros setenta y dos, y los mandó por delante de dos en dos a todos los pueblos y lugares a donde pensaba ir Él. Y les decía: “La mies es abundante y los obreros pocos; rogad, pues, al dueño de la mies que mande obreros a su mies. ¡Poneos en camino! Mirad que os mando como corderos en medio de lobos. No llevéis talega, ni alforja, ni sandalias, y no os detengáis a saludar a nadie por el camino. Cuando entréis en una casa decid primero: “Paz en esta casa”. Y si allí hay gente de paz, descansará sobre ellos vuestra paz; si no, volverá a vosotros. Quedaos en la misma casa, comed y bebed de lo que tengan: porque el obrero merece su salario. No andéis cambiando de casa. Si entráis en un pueblo y os reciben bien, comed lo que os pongan, curad a los enfermos que haya, y decid:” Está cerca de vosotros el Reino de Dios”. Cuando entréis en un pueblo y no os reciban, salid a la plaza y decid:” Hasta el polvo de vuestro pueblo, que se nos ha pegado a los pies, nos lo sacudimos sobre vosotros”. “De todos modos sabed que está cerca el Reino de Dios”. Os digo que aquel día será más llevadero para Sodoma que para este pueblo. Los setenta ...
El verdadero ayuno
2 de Julio
Por Ernesto Juliá
En aquel tiempo, los discípulos de Juan se acercan a Jesús, preguntándole: -« ¿Por qué nosotros y los fariseos ayunamos a menudo y, en cambio, tus discípulos no ayunan?» Jesús les dijo: -« ¿Es que pueden guardar luto los amigos del esposo, mientras el esposo está con ellos? Llegará días en que les arrebatarán al esposo, y entonces ayunarán. Nadie echa un remiendo de paño sin remojar a un manto pasado; porque la pieza tira del manto y deja un roto peor. Tampoco se echa vino nuevo en odres viejos; porque revientan los odres; se derrama el vino y los odres se estropean; el vino nuevo se echa en odres nuevos, y así las dos cosas se conservan». Mt 9, 14-17. “Se acercaron los discípulos de Juan a Jesús, y le preguntaron” Juan anuncia la venida de Cristo. Conoce su misión, y la cumple hasta el martirio. Se olvida de él y anima a sus discípulos a acercarse al Señor. Una lección que todos hemos de aprender, y que hemos de poner en práctica a todo lo largo de nuestra vida: acercarnos al Señor, y animar a amigos y conocidos a descubrir la presencia del Señor, y a seguirle. “¿Por qué nosotros y los fariseos ayunamos a menudo y, en cambio, tus discípulos no ayunan?”. El pueblo judío vivía el ayuno como expresión de pena, ...
Sígueme
1 de Julio
Por Ramón Domínguez
En aquel tiempo, al pasar vio Jesús a un hombre llamado Mateo sentado al mostrador de los impuestos, y le dijo: -«Sígueme.» Él se levantó y lo siguió. Y estando en la casa, sentado en la mesa, muchos publicanos y pecadores, que habían acudido, se sentaban con Jesús y sus discípulos. Los fariseos, al verlo, preguntaron a los discípulos: -« ¿Cómo es que vuestro maestro come con publicanos y pecadores?». Jesús lo oyó y dijo: -«No tienen necesidad de médico los sanos, sino los enfermos. Andad, aprended lo que significa “misericordia quiero y no sacrificio”: que no he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores».(Mt 9,9-13) Poco tienen que ver los pensamientos del Señor con los nuestros. Jesús pasa junto a un publicano, recaudador de impuestos al servicio de los ocupantes romanos, un personaje odiado y despreciado por sus conciudadanos, que estaba en ese momento, ejerciendo su oficio, delante del mostrador de la oficina recaudadora de impuestos; pero no le apostrofa ni recrimina su actitud sino que ante la sorpresa de todos y, sobre todo, del mismo recaudador le invita y le llama: “Sígueme”. “Él se levantó y lo siguió”. La respuesta del publicano fue rápida y generosa. Seguramente no era la primera vez que veía y oía a Jesús, sorprendido de este rabí que no apostrofaba a los pecadores ni ...
La curación del paralítico
30 de junio
Por Francisco Lerdo de Tejada
En aquel tiempo, subió Jesús a una barca, cruzó a la otra orilla y fue a su ciudad. En eso le presentaron un paralítico, acostado en una camilla. Viendo la fe que tenían, dijo al paralítico: -«¡Animo, hijo!, tus pecados están perdonados». Algunos de los escribas se dijeron: -«Éste blasfema». Jesús, sabiendo lo que pensaban, les dijo: -«¿Por qué pensáis mal en vuestros corazones? ¿Qué es más fácil decir: “Tus pecados te son perdonados”, o decir: “Levántate- y echa a andar”? Pues, para que veáis que el Hijo del hombre tiene potestad en la tierra para perdonar pecados – entonces dice al paralítico -: “Ponte en pie, coge tu camilla y vete a tu casa”». Se puso en pie, y se fue a su casa. Al ver esto, la gente quedó sobrecogida y alababa a Dios, que da a los hombres tal potestad. (Mateo 9, 1-8) El evangelista San Mateo aborda directamente en el capítulo 9 de su Evangelio el milagro conocido como “la curación del paralítico”. Sin embargo, es interesante el contexto en que los otros Sinópticos introducen este milagro. “Y vinieron trayendo un paralítico llevado entre cuatro y como no podían presentárselo por el gentío, abrieron la techumbre encima de donde El estaba y descolgaron la camilla”. Este hecho es el trampolín que va a permitir que se realice el doble milagro ...
Y para nosotros ¿quién es Jesús?
29 de junio
Por Miguel Iborra
En aquel tiempo, al llegar a la región de Cesarea de Filipo, Jesús preguntó a sus discípulos: “¿Qué dice la gente sobre el Hijo del hombre? ¿Quién dicen que es?. Ellos le respondieron: “Unos dicen que es Juan el Bautista; otros, Elías; y otros, Jeremías o alguno de los profetas”. “Y ustedes, les preguntó, ¿quién dicen que soy?. Tomando la palabra, Simón Pedro respondió: “Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo”. Y Jesús le dijo: “Feliz de ti, Simón, hijo de Jonás, porque esto no te lo ha revelado ni la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en el cielo. Y yo te digo: Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y el poder de la Muerte no prevalecerá contra ella. Yo te daré las llaves del Reino de los Cielos. Todo lo que ates en la tierra, quedará atado en el cielo, y todo lo que desates en la tierra, quedará desatado en el cielo”. Mateo 16 13-19 No basta con afirmar que Jesús es el Mesías esperado y el hijo de Dios, es nuestra actitud de fe y nuestra solidaria generosidad la que fundamenta la esperanza de nuestros hermanos, y por ello somos enviados sus discípulos, como lo fueron Pedro y Pablo, que por caminos diversos, los dos congregaron la única Iglesia de Cristo. Ahí ...
Señorío y fe
28 de junio
Por Pedro Barrado
Subió Jesús a la barca, y sus discípulos lo siguieron. En esto se produjo una tempestad tan fuerte que la barca desaparecía entre las olas; él dormía. Se acercaron y lo despertaron, gritándole: –¡Señor, sálvanos, que perecemos! Él les dice: –¿Por qué tenéis miedo, hombres de poca fe? Se puso en pie, increpó a los vientos y al mar y vino una gran calma. Los hombres se decían asombrados: –¿Quién es este, que hasta el viento y el mar lo obedecen?(Mt 8,23-27) El pasaje del evangelio de hoy está incrustado entre curaciones (antes: la de un leproso, la del criado del centurión y la de la suegra de Pedro, y después: la del endemoniado de Gerasa y la de un paralítico), además de un episodio sobre el seguimiento (de hecho, nuestro texto enlaza con este inmediatamente anterior precisamente por medio del verbo «seguir», akoulotheô: «Lo siguieron»). Pero quizá no convendría hablar de incrustación, porque el «milagro» de la tempestad calmada no desentona en esa sucesión de «signos» –la mayoría de ellos curaciones– que lleva a cabo Jesús. La razón es que, en todos ellos, Jesús muestra su señorío sobre los poderes que someten y esclavizan al ser humano. Para los antiguos, las enfermedades se entendían como fruto de agentes «malignos» que actuaban en los seres humanos como resultado de pecados y malas acciones cometidos ...
Seguir a Cristo
27 de junio
Por Juan Sánchez
En aquel tiempo, viendo Jesús que lo rodeaba mucha gente, dio orden de cruzar a la otra orilla. Se le acercó un escriba y le dijo: «Maestro, te seguiré adonde vayas» Jesús le respondió: «Las zorras tienen madrigueras y los pájaros nidos, pero el Hijo del hombre no tiene donde reclinar la cabeza». Otro, que era de los discípulos, le dijo: «Señor, déjame ir primero a enterrar a mi padre». Jesús le replicó: «Tú, sígueme. Deja que los muertos entierren a sus muertos». Mateo 8, 18-22 Los cristianos seguimos a Cristo. Llevamos la camiseta de Cristo. Pero esto no es algo teórico, no estamos ante un bonito concepto. Y quienes sentimos con fuerza la pertenencia a la Iglesia no podemos caminar de forma simplista, como un adolescente que sigue a sus estrellas musicales. Por el bautismo somos hijos de Dios y de la Iglesia y seguimos a Cristo. Pero esa inclusión en algún momento se ha visibilizado de forma radical: en el sacramento de la Confirmación, aún en época juvenil, quienes lo reciben dan un paso cualitativo muy importante en el proceso de iniciación cristiana. Quienes, como es mi caso, iniciamos un camino de renovación del bautismo, a través de una comunidad neocatecumenal, tenemos experiencias fuertes de lo que significa seguir a Cristo mediante los diversos escrutinios que la Iglesia tiene previsto en el RICA ...