Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|lunes, agosto 20, 2018
  • Siguenos!

El Evangelio de la gracia 
13 de Junio
Por Antonio Pavia

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «No creáis que he venido a abolir la Ley o los profetas: no he venido a abolir, sino a dar plenitud. Os aseguro que antes pasarán el cielo y la tierra que deje de cumplirse hasta la última letra o tilde de la Ley. El que se salte uno solo de los preceptos menos importantes, y se lo enseñe así a los hombres será el menos importante en el reino de los cielos. Pero quien los cumpla y enseñe será grande en el Reino de los cielos» (San Mateo 5,17-19).

COMENTARIO

El verbo cumplir, en el contexto de la espiritualidad de la Palabra, no significa lo mismo para un israelita que para los occidentales. Para nosotros cumplir tiene relación con un mandato al que nos atenemos, una orden. En la espiritualidad bíblica cumplir apunta a culminar desde la gracia de Dios la misión por Él confiada. Cuando oímos a Jesús gritar en su muerte “¡Todo está cumplido!” (Jn 19,30), está proclamando la plenitud con la que ha culminado su misión. Plenitud que es un himno victorioso sobre el mal y la muerte. No he venido a abolir la ley –dice- sino a darle cumplimiento, a llenarla de mi Fuerza y mi Gracia para que todo hombre tenga acceso al Padre.

Añadir comentario