Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|lunes, agosto 20, 2018
  • Siguenos!

El Secretario de la CEE felicita al Gobierno español por acoger a los inmigrantes rescatados por el Aquarius 

LA MAYORÍA SON SUBSAHARIANOS SALVADOS DE PATERAS

El secretario general de la Conferencia Episcopal, José María Gil Tamayo, tuiteó ayer que el permido dado por el Gobierno para atracar en Valencia y acoger a los inmigrantes a bordo del Aquarius «es un buen gesto de solidaridad de España que nos alegra».

(InfoCatólica) El secretario general de la Conferencia Episcopal, José María Gil Tamayo, alabó ayer tarde, en un mensaje en twitter la acogida y el gesto de solidaridad mostrado por el Gobierno español con los inmigrantes que viajan a bordo del Aquarius.

La acogida en el puerto de Valencia de los inmigrantes a bordo del Aquarius es un buen gesto de solidaridad de España que nos alegra. El Papa nos pide en su Mensaje de la Paz de 2018 acoger, proteger, promover e integrar a los inmigrantes

El barco Aquarius, con más de 600 inmigrantes y refugiados rescatados por Médicos sin Fronteras y Sos Mediterranée en aguas de Malta, al que el ministro del interior italiano no le ha permitido atracar en puertos de su país, será acogido «por razones humanitarias» en Valencia, según un anuncio hecho por el Gobierno español ayer tarde.

Aún no está cerrado que Valencia sea el destino, toda vez que Médicos sin Fronteras ha advertido de los peligros de un viaje de tres días en un barco con exceso de pasaje.

Inmigrantes o refugiados, cuál será su futuro

Comida, ropa seca y asistencia sanitaria de Cruz Roja es lo primero que recibirán las 629 personas del Aquarius si el barco de las ONG Médicos sin Fronteras y SOS Mediterranée atraca finalmente en uno de los muelles del Puerto de Valencia o en el de Palma de Mallorca, algo que está en duda por las dificultades para hacer la travesía. Tras un reconocimiento médico de urgencia, los enfermos serán trasladados a los hospitales de la ciudad a la que lleguen. En el grupo hay 123 menores, once de ellos niños pequeños, y siete mujeres embarazadas que seguro que necesitarán cuidados médicos. Fatiga, deshidratación y quemaduras son los cuadros que ya han diagnósticado los integrantes de la tripulación que acompaña a los inmigrates rescatados en alta mar.

La mayor parte las personas que desembarcarán son ciudadanos de países subsaharianos rescatados de pateras a la deriva en plena noche. Una vez garantizada su salud y los servicios de auxilio básicos, desde su entrada en España es importante saber en qué condiciones legales lo harán. El trato que reciban variará en función del estatus que les otorgue el Gobierno. No es lo mismo pisar territorio español como inmigrante indocumentado e irregular que hacerlo como refugiado.

Por el tipo de respuesta que el Gobierno de Pedro Sánchez ha dado en primera instancia al ofrecimiento de España como receptor del Aquarius y la calificación de «crisis humanitaria» es muy probable que los inmigrantes obtengan la consideración de refugiados, al menos de forma provisional, lo que cambia bastante la calidad del recibimiento. La intervención de Acnur o de la Comisión Española de Ayuda el Refugiado (CEAR) también invita a pensar que será esta la figura legal elegida para recibirlos.

El Gobierno valenciano ha convocado para este martes a la comisión mixta de atención a refugiados, en la que participan desde estamentos de la administración hasta las ONG, para coordinar la respuesta y comenzar a planificar la gestión de la llegada.

Como refugiados tienen derecho al alojamiento sin supervisión policial y reciben una pequeña asignación económica para cubrir sus gastos básicos. Lo lógico es que en un primer momento sean alojados en algún espacio habilitado por el Puerto de Valencia o el ayuntamiento en coordinación con la Generalitat. La gestión de cómo se distribuirán en España una vez superados los primeros auxilios y cuidados dependerá del Gobierno de España. La vicepresidencia de Carmen Calvo ha asumido la gestión de la crisis, aunque en realidad las políticas de inmigración y refugiados corresponden al Ministerio de Trabajo.

De este departamento, recientemente ocupado por Magdalena Valerio, dependen la mayor parte de los llamados Centro de Acogida de Refugiados (CAR). Son pisos o centros preparados para el alojamiento reservados para albergar a las personas asiladas, en los que gozan de total libertad de entrada y salida. Valencia tiene uno de estos centros en Mislata, pero difícilmente tendrá capacidad para acoger a los más de 600 pasajeros del Aquarius por lo que será necesario buscar ubicaciones alternativas. Ciudades como Madrid o Barcelona y autonomías como el País Vasco, Extremadura, Baleares o Navarra ya se han ofrecido para albergar una parte de los inmigrantes.

En estos centros, los refugiados suelen participar en programas de integración donde reciben una primera ayuda los seis primeros meses. Después pasan a pisos donde tienen cubierto el alquiler para, finalmente, buscarse la vida como residentes normales. En el caso de los menores no acompañados, más de un centenar en el Aquarius, estos podrían ser entregados a familias de acogida, a la espera de buscar una solución a largo plazo

Añadir comentario