Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|sábado, noviembre 25, 2017
  • Siguenos!

El Vaticano respalda la creatividad de las nuevas formas de vida consagrada 

Son comunidades de vanguardia, idóneas para la nueva evangelización

En una Iglesia viva, las nuevas formas de vida consagrada suponen un enriquecimiento continuo y una respuesta a las necesidades de cada época, por lo que el Vaticano las invita a desarrollar su originalidad y su creatividad. Son familias espirituales a veces muy novedosas, que incorporan a personas consagradas y laicas para un trabajo muy dinámico en equipo.

El arzobispo Octavio Ruiz Arenas, número dos del Pontificio Consejo para la Nueva Evangelización transmitió este mensaje al encuentro de 39 instituciones de 22 países, organizado en Roma por el Instituto Id de Cristo Redentor y la Fraternidad Misionera Verbum Dei.

El padre Jesús Fernández, presidente de las misioneras y misioneros Identes subrayó que cada carisma específico enriquece a todos y que era una gracia contar con la presencia de fundadoras y fundadores en el encuentro.

A su vez, la presidenta de la Fraternidad Misionera Verbum Dei, Lucia Herrerías, celebró el clima de ayuda mutua y de fidelidad al carisma de cada institución, algunas de las cuales son muy jóvenes.

Los participantes en el encuentro abordaron durante tres días el tema de «Abriendo caminos: la formación en las nuevas formas de vida consagrada».

Optimismo y sintonía

Verónica Ibarra, misionera de Verbum Dei y profesora en la Pontificia Universidad Gregoriana, exploró la figura de la formadora o formador, y los tres campos de educar, formar y acompañar.

Lourdes Grosso, misionera idente y directora del Secretariado de la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada de España presentó un programa formativo orientado a la misión, con cinco elementos principales: conversión, comunión, servicio, predicación y carisma.

El encuentro romano se caracterizó por el optimismo y la sintonía con el espíritu misionero del Papa Francisco, quien invita continuamente a abrirse a las novedades y las sorpresas del Espíritu Santo.

 

Añadir comentario