Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|jueves, octubre 18, 2018
  • Siguenos!

Elecciones 2015: hacia la democracia del relativismo partidocrático ultraizquierdista 

España se ha consolidado en la desestabilización político-social, con la inclinación suicida hacia la democracia del relativismo partidocrático ultraizquierdista, tras el caótico y pronosticado resultado de las Elecciones Generales de 2015:

1º: Prosigue la degradación del bipartidismo, a pesar de la victoria-fracaso sin mayoría absoluta de la partidocracia de centro derecha neoliberal socialdemócrata pseudolaicista, el Partido Popular (PP) con 123 diputados (el 28,72%), y con la pérdida más de tres millones de votos. Si gobierna, será en una minoría solitaria e ingobernable contra el bien común de España.

Esto es lo que se ha venido buscando la partidocracia del PP, por renunciar a los fundamentos ideológicos y a los principios morales y éticos de los partidos democráticos de derechas, ya que se ha rendido a las políticas contra la ley natural y el cristianismo católico al asumir la ingeniería social de la ideología de género; se ha cebado en las clases medias con impuestos y recortes bestiales de carácter confiscatorio; no ha reducido la lacra social del paro a unas cifras dignas y razonables para los trabajadores; las políticas de Estado en relación con el nacionalismo secesionista catalanista, ha sido de cobardía y entreguismo multimillonario que ha acrecentado todavía más la prepotencia demagógica de los mismos contra España; no ha cambiado el sistema educativo, por el contrario, ha maquillado el fracasado y desprestigiado sistema educativo de la izquierda socialista y los nacionalismos independentistas y terroristas, y para más ofensa, ha acentuado más el laicismo radical contra la enseñanza de la religión, a la que ha arrinconado y desprestigiado más de lo que estaba, a pesar de que la mayoría de los padres y alumnos optan voluntariamente por la misma, una mayoría que son de cristianos católicos, a los que ha ninguneado durante toda la legislatura en todas las cuestiones relacionadas con los principios bioéticos que protegen a la dignidad integral de las personas; tampoco ha querido cambiar el caciquil sistema electoral porque ha favorecido a la bipartidocracia PP-PSOE y a los nacionalismos secesionistas y terroristas.

2º: El mantenimiento a flote de la partidocracia neosocialista socialdemócrata laicista del Partido Socialista Obrero Español(PSOE), aunque con el peor resultado electoral de su historia con 90 diputados(el 22,01%), pero que podrá pactar con los nacionalismos secesionistas, y tal y como ha venido haciendo en los ayuntamientos y autonomías, con las izquierdas radicales de Podemos para gobernar, porque éstas han logrado el asalto definitivo a las Cortes Generales con su totalitaria ideología comunista- socialista de los siglos XIX y XX. Podemos se ha atrincherado con las maquilladas marcas blancas de los varios grupos nacionalistas secesionistas del neocomunismo jacobino masónico anticristiano católico de la ultraizquierda estalinista-bolivariana, que ha fabricado Podemos. Con 69 diputados (el 20,47%), más la izquierda secesionista catalanista de ERC-CATSI, con 9 diputados (el 2,39%), podrán pactar y gobernar a su antojos con el PSOE. Podemos ha sido la primera fuerza partidocrática en los volcanes aún activos de los nacionalismos secesionistas y terroristas: en el maléficamente denominado País Vasco y en Cataluña.

3º: El semi-fracaso de otra maquillada ideología de los siglos XIX y XX, la partidocracia neoliberal de centro izquierda neoliberal laicista, Ciudanos(C´s) con 40 diputados (el 13,93% ), por sus interesados pactos políticos poselectorales en ayuntamientos y autonomías tanto con la izquierda socialista del Partido Socialista(PSOE), como con la derecha neoliberal del Partido Popular(PP).

Estamos en la atomización de la democracia del relativismo partidocrático ultraizquierdista, donde sobrevendría una aún más desastrosa situación política, social, económica y contra- cultural de España, al quedar en manos de la izquierda neosocialista del PSOE, y de las izquierdas radicales neocomunistas de Podemos y sus marcas blancas de los nacionalismos secesionistas y terroristas vasco-etarras y catalanistas. La partidocracia del PSOE, como en los sangrientos tiempos de la nefasta y gerracivilista de la II República (1931-36), antiespañola y prosoviética, goza de otra oportunidad histórica para volver a repetir las consecuencias terribles para España y Europa, para ser el líder de la formación de otro frente populista junto a la ultraizquierda y los nacionalismos separatistas y terroristas.

Es el paso hacia los pactos de los consensos relativistas de la ultraizquierda para la liquidación definitiva de la Constitución Española de 1978, y la desintegración de la identidad y la unidad histórico territorial de España, la cual se fracturará en un estado plurinacional, como se pretendía en la jacobino- masónica y anticatólica II República(1931-36).Y tras la fractura, vendrá el hundimiento definitivo de España como Patria, Nación y Estado: la izquierda neosocialista y la ultraizquierda neocomunista, jacobino masónico y estalinista, más los nacionalismos secesionistas y terroristas, habrán logrado, en el siglo XXI, su objetivo que comenzaron a maquinar en el siglo XX, y que nos condujo a la Guerra Civil de 1936.

                                                Diego Quiñones Estévez.

Añadir comentario