Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|sábado, junio 23, 2018
  • Siguenos!

Entregarse a la obediencia 

“Mi alimento es hacer la voluntad del que me ha enviado y llevar a cabo su obra”  (Jn 4,34)

 

Ojalá siempre tengamos nuestra voluntad dormida para que así te dejemos realizar tu voluntad. Ojalá Tú nos enseñes a saber obedecer con la plena confianza en tu santa Providencia. Y entendamos ya, por fin, que cuando te obedecemos en tanto hacemos tu obra llenamos al mundo ciego de tu Eterna claridad. De forma que, cada vez que hacemos tu voluntad asistimos al milagro de tu poder creador. En nosotros, por hacer de instrumentos para Ti y en los otros, porque Tú les alcanzas con tu gracia. ¡Qué hermoso resulta ahora entregarse a la obediencia! ¡Qué libertad más inmensa el dejarse invadir por la fuerza de tu reino, por la gracia de tu Ser! Y entregarse al “no saber” y vaciarse al “no querer”,  y solo desear que todo sea ocupado por Ti. Y así experimentar hasta qué punto nos amas y creaste nuestro alma unida a la Eternidad. Y como a un viento suave abandonarse a Ti y sentir a cada paso el nuevo ser que ahora habita en nuestros antiguos cuerpos.

“En la mañana, hazme escuchar tu gracia ya que confío en ti. Indícame el camino que he de seguir, pues levanto mi alma hacia ti” (Sal 142, 8)

Olga Alonso

Añadir comentario