Seeking to be a part of festive promos, go to play online roulette gamblers. online roulette is the famous gambling destination in all over the world. Players are finding that casino games is extremely profitable. Win the largess by playing lots of fantastic games in co.aiesec.org/calinews/?p=online-casino-no-deposit-bonus, to get benefited.
Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|Miércoles, noviembre 26, 2014
  • Siguenos!

Festividad de San Valentín: una ocasión de gracia. Vigilia y Carta de Mons. Reig 

Vigilia de San Valentín: aprender a amar y orar por la vida con la Virgen de Częstochowa

 Vigilia de oración por los novios, los prometidos y los matrimonios. También se orará, en particular, por los matrimonios con dificultades, separados o divorciados. La celebración contará con la presencia de la imagen peregrina de la Virgen de Częstochowa a la que se consagrarán las familias y a la que se le pedirá por toda vida humana desde la concepción y hasta la muerte natural.

El viernes 15 de febrero de 2013, a las 21:00 horas, en la Catedral-Magistral de Alcalá de Henares, celebraremos, Dios mediante, una Vigilia de oración y bendición, presidida por Mons. Juan Antonio Reig Pla. A esta Vigilia están invitados todos los que deseen la bendición de Dios para aprender a amar o crecer en el amor: los novios, los prometidos y los matrimonios católicos.

También están invitados los matrimonios con dificultades, separados o divorciados, que quieran pedir a Dios la sanación de sus matrimonios y familias.

En la Catedral tendrán un lugar reservado los prometidos que vayan a casarse en 2013-2014, los esposos que cumplen su primer año de casados y los matrimonios que celebran sus bodas de plata (25 años) u oro (50 años); para ello deberán comunicar a sus párrocos, o al correo electrónico que se cita más abajo, su asistencia.

El correo donde se puede confirmar la asistencia es: 
sanvalentin@obispadoalcala.org

La celebración contará, además, con la presencia de la imagen peregrina de la Virgen de Częstochowa (Polonia) a la que se consagrarán las familias y a la que se le pedirá por toda vida humana desde la concepción y hasta la muerte natural.

La celebración, coordinada por la Vicaría Episcopal de Evangelización, contará con la colaboración de la delegación diocesana de juventud, las delegaciones diocesanas de enseñanza y pastoral universitaria, la delegación diocesana de familia y el Centro Diocesano de Orientación Familiar “Regina Familiae”.

Al finalizar la Vigilia compartiremos un chocolate caliente en el claustro de la Catedral-Magistral.

¡Os esperamos!

 

Carta del Obispo de Alcalá de Henares sobre San Valentín

La festividad de San Valentín: una ocasión de gracia

San Valentín, obispo y mártir, patrón de la ciudad de Terni (Italia) y protector de los enamorados de todo el mundo nació en Terni en el 175 d.C. Valentín dedicó toda su vida a la comunidad cristiana que se había formado en la ciudad a cien kilómetros de Roma, donde arreciaba la persecución contra los seguidores de Jesús.

El eco de los clamorosos milagros realizados por el santo, llegó hasta Roma y se difundió pronto por todo el imperio. El Papa San Feliciano lo consagró  primer Obispo de la ciudad de Terni, y todavía hoy conserva los restos mortales. Su nombre está siempre unido al amor por un episodio que en aquel tiempo fue  muy clamoroso: cuenta la tradición que San Valentín fue el primer religioso que celebró la unión entre un legionario pagano y una joven cristiana. Seguidamente fueron muchos los que desearon su bendición. Todavía hoy  este hecho se recuerda durante la fiesta de la promesa en la Basílica que lleva su nombre en Terni  (www.diocesi.terni.it).

Consciente de que el hombre [varón y mujer] es el primer camino que la Iglesia debe recorrer en el cumplimiento de su misión (Beato Juan Pablo II, Redemptor hominis, 14), he querido recoger la experiencia pastoral que viene realizándose en la diócesis de Terni (Italia), donde se veneran las reliquias de San Valentín, para promover en Alcalá de Henares unaVigilia de oración por los novios, los prometidos y los matrimonios. También oraremos, en particular, por los matrimonios con dificultades, separados o divorciados.

Todos buscamos amar y ser amados; pero para ello necesitamos un maestro. Necesitamos volver a Jesucristo, el divino Maestro, para aprender a amar y para tener la fuerza para amar, cada cual según su propio estado y condición. El Espíritu Santo, que es Amor, es quien abre nuestros corazones para recibir el don del amor auténtico.

En este sentido es necesario recordar a todos, y de manera especial a los jóvenes, al menos tres verdades sin las cuales la vida conyugal está llamada al fracaso. Primero: la unidad sustancial cuerpo-espíritu. No somos sólo cuerpo o sólo espíritu. Somos un espíritu encarnado; el cuerpo no es una prótesis de la persona, es sacramento de la persona, su visibilización. Segundo: la diferencia sexual, no es un accidente, es constitutiva de la persona. Somos persona-varón o persona-mujer por voluntad de Dios, y desde esa diferencia somos llamados al amor. Nuestro cuerpo, cada aspecto de nuestra anatomía, tiene una dimensión nupcial, está creado para el don, para amar, y en el ámbito del matrimonio se hace lenguaje del amor en el abrazo conyugal abierto a la posibilidad del don de una nueva vida. Tercero: como consecuencia del pecado original, todos somos víctimas de la concupiscencia, es decir, de una inclinación al mal que permanece en los seres humanos aún después del bautismo; por ello, es necesaria la redención del corazón, la gracia de Jesucristo que nos capacita para amar y perdonar.

Desde estos presupuestos es necesario explicar, como lo hace Papa Benedicto XVI, que “el enamoramiento es bello, pero quizás no siempre perpetuo”, por ello “el enamoramiento debe hacerse verdadero amor, implicando la voluntad y la razón en un camino de purificación, de mayor hondura” (02-06-2012). La Iglesia quiere ayudar, paso a paso, sin quemar etapas, a quienes legítimamente desean aprender a amar de un modo conyugal, ofreciendo las gracias que brotan del costado abierto de Cristo, desposado con la humanidad en el lecho de la cruz. Es necesario iluminar a esta generación y combatir con amor y ardor evangélico el materialismo y el emotivismo, pero también el espiritualismo y el voluntarismo, e incluso las supersticiones entorno al enamoramiento y el amor. Sin la conversión, sin la inteligencia y la voluntad sanadas por la gracia de Dios no es posible un amor verdadero y duradero que implique a toda la persona: cuerpo, psique y espíritu. Con ánimo de buen samaritano, con el aceite de la misericordia y el vino del amor, deseamos acoger a todos en la posada de la Iglesia, aprovechando la festividad de San Valentín como una ocasión de gracia que alcance a cercanos y lejanos. El hombre no puede vivir sin amor (RH, 10). Que la Sagrada Familia de Nazaret vele sobre todos nosotros y sea nuestro modelo y guía para aprender a amar.

Con mi bendición y afecto,

+ Juan Antonio Reig Pla
Obispo Complutense

Añadir comentario