Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|sábado, octubre 21, 2017
  • Siguenos!

Francisco pide a Maduro que respete los derechos humanos 

  • Llama al Gobierno venezolano a evitar más violencia y a buscar soluciones negociadas a la grave crisis que está golpeando al país.

Que Venezuela preocupa al Papa Francisco y al conjunto de la Iglesia es un hecho. Por ello, a su regreso de la visita apostólica en Egipto habló sin tapujos de la situación que atraviesa el país y ayer mismo, tras el rezo del Regina Coeli ante 70.000 personas en la Plaza de San Pedro, aludió de nuevo a este asunto.

«No dejan de llegar noticias dramáticas de la situación en Venezuela y del agravamiento de los enfrentamientos con numerosos muertos, heridos y detenidos. Me uno al dolor de las familias de las víctimas, por las cuales aseguro mi oración de sufragio», dijo con seriedad.

Además de su cercanía a las víctimas, realizó un llamamiento al gobierno de Nicolás Maduro «y a todos los componentes de la sociedad venezolana» para que se «eviten posteriores formas de violencia, que se respeten los derechos humanos y que se busquen soluciones negociadas a la grave crisis humanitaria, social, política y económica que están golpeando a la población». El Obispo de Roma cerró el tema confiando «a la santísima Virgen María la intención de la paz, la reconciliación y la democracia en aquel querido país».

No obstante, donde expresó sobre todo su inquietud fue durante la rueda de prensa en el viaje de retorno de Egipto a Roma, en la que mostró su pesar por la falta de resultados a pesar de la intervención del Vaticano para favorecer una solución. «La cosa no resultó y quedó ahí. No resultó porque las propuestas no eran aceptadas, o se diluía. Era un sí-sí, pero no-no», explicó.

El Papa recordó que «hubo una intervención de la Santa Sede» tras un pedido de cuatro ex presidentes iberoamericanos: Martín Torrijos, de Panamá; Leonel Fernández, de República Dominicana, Ernesto Samper, de Colombia y José Luís Rodríguez Zapatero. «Sé que ahora están insistiendo, no sé bien de dónde, creo que de los cuatro presidentes, para relanzar esta facilitación y están buscando el lugar», añadió también Francisco.

En el caso de que se retomase, el Pontífice dejó claro que esta negociación debe desarrollarse con «condiciones muy claras», y lamentó a su vez que parte de la oposición «no quiere esto». «Es curioso, la misma oposición está dividida, y por otro lado parece que los conflictos se agudizan cada vez más», afirmó. Y aunque no parece que llamamiento del Papa vaya a calar en el gobierno de Maduro, Francisco se mostró convencido de que «todo lo que se puede hacer por Venezuela hay que hacerlo, con las garantías necesarias» porque si no «jugamos al “tintin pirulero”, y así no va la cosa».

En Roma el sábado se celebró también una misa con la participación de algunos obispos para rezar por la situación del país. La parroquia de San buenaventura acogió la misa celebrada por Carlos Alfredo Cabezas Mendoza, obispo de la diócesis de Punto Fijo, y por Juan de Dios Peña, obispos de El Vigia-San Carlos. Al término de la misma, en una plaza aledaña se celebró una manifestación bajo el título «No más protesta mundial para Venezuela» y se celebró de manera contemporánea a otras 80 ciudades de todo el mundo.

 

Añadir comentario