Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|Domingo, Julio 23, 2017
  • Siguenos!

Generosidad 

La generosidad es una bella característica en la gente; nos encanta y admiramos la generosidad. ¿Qué piensas de Dios? ¿Lo consideras alguien mezquino o tacaño, o piensas en Él como alguien extraordinariamente generoso?

La generosidad de Dios se evidencia en el mundo natural. Por ejemplo, hay 25.000 variedades de orquídeas. La orquídea es solo una de las 270.000 especies de flores. Dios no hace las cosas a medias. En nuestra galaxia hay más de 300.000 millones de estrellas como nuestro sol. Nuestra galaxia es una de las 100.000 millones de galaxias. Se piensa que por cada grano de arena hay 1 millón de estrellas. En una frase del libro del Génesis, el escritor nos dice: “[Dios] también hizo las estrellas” (Génesis 1:16).

Dios es extraordinaria y extravagantemente generoso. Él “da a todos generosamente” (Santiago 1:5). Si Dios es tan generoso con nosotros, también deberíamos ser generosos siempre.

“Señor, tu misericordia llega al cielo, tu fidelidad hasta las nubes; tu justicia es como las altas cordilleras, tus juicios son como el océano inmenso. Tú socorres a hombres y animales; ¡qué inapreciable es tu misericordia, oh Dios!, los humanos se acogen a la sombra de tus alas; se nutren de lo sabroso de tu casa, les das a beber del torrente de tus delicias, porque en Ti está la fuente viva, y tu luz nos hace ver la luz.” (Salmos 36:6-10)

David presenta a Dios como un anfitrión rico y generoso que da a todos de forma indiscriminada. Él conocía a Dios y bebía del torrente de sus delicias. Estas delicias incluyen conocer y experimentar el alcance del amor de Dios:

El amor de Dios es meteórico: “Señor, tu misericordia llega al cielo” (v.6a)

La fidelidad de Dios es astronómica: “Tu fidelidad hasta las nubes” (v.6b)

El propósito de Dios es titánico: “Tu justicia es como las altas cordilleras” (v.7a)

La justicia de Dios es oceánica: “Tus juicios son como el océano inmenso” (v.7b)

Puedes encontrar refugio a la sombra de sus alas (v.8b) y puedes saciarte de lo sabroso de su casa (v.9a). Todo esto es sinónimo de generosidad y son algunas de las delicias que Dios te da generosamente en tu relación con Él.

Fuente: Testigos de Jesús

Onofre e Icíar.

Añadir comentario