Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|Domingo, Agosto 20, 2017
  • Siguenos!

Horacio Vázquez

Horacio Vázquez
Letanías sálmicas de Dios Padre

Por Horacio Vázquez
16 Diciembre, 2016(0)

Los Salmos son, ante todo, una colección de oraciones, alabanzas y súplicas a Dios Padre, aunque con tal título, referido a la Primera Persona de la Santísima Trinidad, no aparezca en las Sagradas Escrituras hasta la llegada al mundo de Jesús. Y es que el pueblo judío no esperaba un Mesías Hijo de Dios, sino a un Mesías hombre como los demás, perfecto, poderoso, y capaz de reunir a todos los pueblos en una sola fe, pero solo un hombre. Así se trasluce en los salmos de inspiración mesiánica: “Eres el más bello de los hombres, en tus labios se derrama la gracia, el Señor te bendice eternamente”, Sal. 45(44), o en el 72(71): “Dios mío confía tu juicio al rey, tu justicia al hijo de reyes, para que rija a tu pueblo con justicia…”. Y así se pone igualmente de manifiesto en el pensar de los apóstoles, que seguían a Jesús para instaurar un reino terrenal. Por eso en las invocaciones al Dios del Antiguo Testamento no se utiliza la palabra “Padre”, pues no se percibe aún la filiación divina de los hombres como verdaderos “hijos de Dios”, que se producirá por el hermanamiento con Jesús, el Hijo … Full article

28 Marzo, 2016(0)

Es esta que os entrego un resumen de la oración original de San Juan de Ávila, Doctor de la Iglesia, Santo Maestro de la Fe y Patrono del Clero Español, que el santo utilizaba para su devoción particular, y que con harto dolor he tratado de abreviar suprimiendo párrafos bellísimos de pensamientos, loas y súplicas de un corazón arrepentido que implora el perdón. Y en todo lo demás, he adaptado, someramente, y en lo más imprescindible, los arcaísmos del buen castellano del santo autor para su mejor comprensión por los lectores. El texto original y completo, con más del doble de la extensión que ahora se os propone para estos días santos de Pascua o de cualquier época del año, está contenido en el Tomo I de la OBRAS COMPLETAS DEL BEATO JUAN DE ÁVILA, de la colección “Biblioteca de Autores Cristianos” que publicó la Editorial Católica SA, en Madrid, año 1952, páginas 1080 y siguientes. ORACIÓN DE UN PECADOR QUE SE CONVIERTE A DIOS ¡Oh justísimo Juez! ¡Oh sumo aborrecedor de pecados! Y ¿cómo habéis sufrido tantos años y tiempos cosa tan vil, tan ingrata y tan desleal delante de vuestros ojos? ¿Cómo a mí que soy polvo …

20 Noviembre, 2015(0)

Llegó a mis manos por casualidad hace unos 20 años. Bendito libro. Me lo mostró alguien que me quiere. Tenía el aspecto de un libro gastado en muchas horas de oración. Lo abrí y me conmovió. Se lo pedí de inmediato, no sin antes preguntarle si lo estaba usando para su provecho espiritual, y lo conservo desde entonces. El libro tiene unas dimensiones de 14 centímetros de largo, 10 de ancho, y 4 de grosor. Está primorosamente encuadernado en fino cuero repujado sobre cartón, con sendas cruces impresas en sus tapas, y el lomo dividido en cinco cuarterones, donde dice con letras de oro impresas ya difíciles de leer: GUÍA DEL CRISTIANO. Contiene 649 páginas y un cuidado índice, todas ellas con el borde en pan de oro, e incluye cuatro cuidadas litografías referidas a la Sagrada Familia, la Misa, la Misa de Casamiento, y la Confesión. Se trata de una séptima edición impresa en Madrid en el año 1870 en la imprenta de M. Minuesa, sita en la calle Juanelo nº 19, lo publicó la asociación denominada “Sociedad Religiosa” fundada en Madrid en 1845, y se puso a la venta en Madrid y París en las librerías del …

22 Octubre, 2014(0)

Estoy ante esta imagen impresionante de Santa María del Perpetuo Socorro. La misma que me entregaron bendecida en la iglesia romana de San Alfonso María de Ligorio, de los Padres Redentoristas. Imagen de una Virgen con el Niño, maternidad, amor, pasión y misterio. La Virgen y el Niño coronados de oro y rubíes, y con la impronta de la aureola de santidad envolviendo sus cabezas. Ella, con la toca negra de Madre Dolorosa y viuda joven, por cuyos bordes asoma el blusón rojo del martirio que le anunció proféticamente Simeón a las puertas del Templo. El gesto de la Virgen es serio y preocupado, apenas ofrece margen para la ternura. La cabeza, ligeramente ladeada hacia el Hijo, los ojos tristes y muy abiertos mirando hacia el infinito de Dios, la boca, pequeña y pronunciada, que necesita apoyarse en la curva del mentón, y los labios, rosas y fruncidos, que dibujan un mohín de desconsuelo. Las manos de la Virgen, grandes y cálidas, hechas para acariciar, sujetan al Niño que, entre asustado y sorprendido, mira al ángel san Gabriel que está a su izquierda y que porta la cruz griega de la redención con los atributos sangrientos de los clavos. …

30 Junio, 2014(0)

LOS HECHOS Los dos eran hijos del mismo padre. El menor, pidió la parte de la herencia, y el padre la dividió entre los dos y se la entregó. No consta en el relato que el mayor recogiera su parte, más bien parece que se quedó a cargo de lo que quedaba, que seguía siendo del padre, y cuidó de su familia, de la casa, de los campos y de los ganados. El menor sí, pues dice la parábola que “reuniéndolo todo, partió a una tierra lejana”, es decir, abandonó todas sus responsabilidades con la familia, la casa, los criados y las cosechas. Vivió disolutamente y disipó la hacienda, pasó hambre y recordó la abundancia que disfrutaban los jornaleros de su padre, y comprometiéndose a la enmienda de su vida, regresó a casa con el propósito de obtener un trabajo digno. EL RECIBIMIENTO DEL PADRE El padre, que lo añoraba, lo ve venir de lejos, corre a su encuentro, se arroja a su cuello y lo llena de besos. Abrumado por su gesto, el hijo confiesa su pecado y se declara indigno de ser llamado hijo suyo. Pero el padre, que rebosa de alegría por su regreso, dispone que …

25 Julio, 2013(0)

Tengo en mis manos la revista que edita el Consejo General de la Abogacía correspondiente al mes de julio del 2013, en la que se da reseña de la jornada celebrada en Madrid bajo el impresionante título de “Españoles ante la pena de muerte”, que quiere concernirnos a todos en los postulados que defiende. Y ciertamente, así debe ser, de modo particular porque, referencias éticas y morales aparte, la pena de muerte ha sido abolida en España por nuestra Constitución de 1978, que además, en su artículo quince, proclama enfáticamente que “todos tienen derecho a la vida”. Nos adherimos de modo entusiasta a los postulados y propósitos de la jornada celebrada en la sede del Colegio de Abogados, que fue patrocinada por la Fundación Abogacía Española, la Federación de Asociaciones de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos y la institución francesa denominada “Asamblea contra la pena de Muerte”, todo ello, dentro de las actividades del 5º Congreso Mundial contra la Pena de Muerte. Claro está, que este rechazo frontal contra la pena de muerte del Consejo General de la Abogacía Española, tal como así lo manifestó su presidente, Carlos Carnicer, en el acto inaugural de la jornada, se …

18 Junio, 2013(0)

LAS TEOFANÍAS BÍBLICAS PRIMERA PARTE El vocablo teofanía viene del griego “phaino”, que significa manifestación de Dios y de su divinidad, y se hace extensiva a las apariciones de la Virgen, los ángeles y los santos. De muchas maneras se manifestó Dios a los hombres, bien sea con “la palabra que baja del cielo” para señalar al Enviado, como en el Bautismo de Jesús, y la transfiguración de Tabor, o en “la llaneza de una conversación”, como en los diálogos de Dios con Adán, Caín, Noé, Abraham, Moisés y Job, o mediante “ángeles anunciadores”, como el que detiene el puñal de Abraham sobre su hijo Isaac, el que acompaña por el río Tigris al hijo de Tobías, o el que anuncia a María la Encarnación del Verbo. Otras veces, se manifiesta con “visiones proféticas”, como las de Daniel, Isaías o Zacarías, o con “mensajes oníricos”,  como el sueño de Jacob entre Berseba y Harán, en el que vio una escalera que subía hasta el cielo, o el de Salomón en Gabaón, cuando el Señor se ofrece a darle todo lo que pida, o el del patriarca José, que mientras dormía, es asistido por un ángel en su dilema sobre …

3 Mayo, 2013(0)

Todos conocemos la respuesta de María al ángel que le anuncia que será la Madre de Dios: “¿Cómo podrá ser esto, pues no conozco varón?” En esta escena se pone de manifiesto solo un aspecto de la virginidad de María. Luego, ¿en qué consiste, realmente este carisma? Dice san Ambrosio, que “la virginidad descendió desde el Padre a nosotros por el Verbo”, y a esto se debe añadir, que María fue el molde humano, el seno acogedor, en que el Verbo se encarnó. La virginidad de María es, por tanto, un reflejo sublime de la virginidad de Dios. Dios es virgen de un modo absoluto, porque descansa en sí mismo desde la eternidad, y es el principio y el fin de todas las cosas. Así se lo dijo a Moisés desde la zarza ardiente, cuando le preguntó su nombre: “Yo soy el que soy”. Dios “es el que es”, porque se dio el ser a si mismo, y no depende de nadie. En eso consiste la virginidad absoluta. La virginidad de María que estudiamos de pequeños, solo ponía el énfasis en la faceta física de esta virtud, y como tal, se transmitió por los concilios, “antes del parto, en …

24 Marzo, 2013(0)

El término “shibbolet”, que su acepción original puede significar “espiga” o “torrente”, se aplica en la actualidad al procedimiento para identificar el origen social o regional de una persona, por su habla o modo de expresarse, y de forma más amplia, se refiere a la seña de identidad que distingue a un grupo o colectivo, a modo de contraseña, para evitar la intrusión de terceros extraños. El término y su utilización se ha tomado de la Biblia, Jueces 12,6, referido al periodo de Jefté. Jefté era hijo de Galaad, un valiente guerrero de la región, y de su segunda esposa, que era prostituta, y por este motivo, sus hermanos lo expulsaron de la casa para que no tuviera parte en la herencia de su padre. Cuando lo amonitas, descendientes de Lot, declararon la guerra a Israel con el pretexto de que había ocupado su territorio al sur del río Arnón, afluente del Jordán, los ancianos de Galaad buscaron a Jefté para que fuera el caudillo del ejército contra los invasores, a lo que este accedió si se le nombraba jefe de Israel después de la victoria. Jefté hizo voto al Señor de entregarle en holocausto al primero de su …

La corona de espinas

Horacio Vázquez
20 Marzo, 2013(0)

En la historia del arte, y en muchas de las pinturas y esculturas piadosas que ilustran la pasión de Nuestro Señor Jesucristo, la representación de la corona de espinas sobre la cabeza de Jesús, abatida ya por el sufrimiento, más se asemeja, en ocasiones, a un laurel de victoria, que a la burda corona de irrisión y de burla que tejió el desprecio de los sayones, y las espinas, apenas insinuadas sobre la frente dolorida del reo, parece que se posan suavemente sobre sus sienes, como si quisieran sujetar los cabellos del crucificado, enmarañados por el sudor y la sangre reseca de sus heridas, contribuyendo así al ornato idealizado de un dolor, que aunque quiere ser infinito, necesita sujetarse a los cánones estéticos. Y no me parece mal, no quiero que puedan entenderse mis palabras como una crítica, porque el amor má s acendrado campea generoso en estas obras, y tal parece, que se escurre matizado en cada pincelada que soñó el artista sobre el lienzo desnudo antes de dibujar la espina clavada en la carne, o que acaso, profundiza un  surco oscuro de dolor en el barro que modeló la mano virtuosa del imaginero en el paso de …