Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|Miércoles, Agosto 23, 2017
  • Siguenos!

Manuel del Pino

Entradas de Manuel del Pino
26 Enero, 2017(0)

Abrazar a Jesús de manera incondicional y definitiva es la respuesta a todas las preguntas. La equivocación tiene muchos caminos, el acierto y el bien sólo uno: vivir en una relación personal permanente con Cristo. El mensaje auténtico y profundo de la Navidad (Natividad del Señor), era la venida de Jesús a tu corazón, renovada cada año; y no una cadena de fiestas, comilonas, alcohol, compras y ruido vacíos que a nada conducen. Igual ocurre en la vida general, a diario. Nos dejamos llevar por el fragor, el estrés, las cotidianas tentaciones que nos rodean. Pues el Mal acecha, en lo pequeño y en lo grande, disfrazado con mil trajes, a veces justicieros o luminosos. Y sólo hay una respuesta adecuada, clara, un esfuerzo compensado luego con creces, al contrario de lo que ocurre con los errores: elegir el bien, perseverar en la ley de Dios y acatar su voluntad, vivir cada instante muy cerca de Jesús.       Manuel del Pino Full article

1 Junio, 2016(0)

El problema del mal parece la gran objeción contra las creencias religiosas. Aquello que pregunta quien sufre tribulaciones: “¿Por qué Dios lo permitió?”. Los sabios lo llamaban el problema de la teodicea: ¿Cómo conciliar a Dios Todopoderoso con el mal del mundo? Los grandes teólogos, como Santo Tomás de Aquino, respondían que el mal en realidad es “falta de ser”, un vacío, algo que falló en el proceso, una nada en la naturaleza, que en principio tiende al bien. Aunque esa respuesta intelectual dejaba fríos a los sufrientes, pues el mal seguía estando ahí, con la insistencia de un Stalin o de un Hitler. Porque en el fondo ese problema profundo no estaba bien enfocado. Se trata más bien de una cuestión de actitud. Decía Escrivá de Balaguer que “es mala disposición oír la palabra de Dios con espíritu crítico”. Aunque duela mucho una desdicha, preguntar a Dios es el primer paso para responsabilizarle y alejarnos de Él… Lo que a la larga multiplicará el daño. Los Salmos dicen: “Señor, tu saber me sobrepasa”. Esa antigua actitud sí es acertada y prudente, pues somos como hormigas ante la grandeza de Dios, apenas podemos entender su grandeza y poder infinitos. …

9 Abril, 2016(0)

La Pascua de Resurrección significa hoy para nosotros la necesidad de que Jesús reviva en nuestra alma a pesar de las pruebas de la vida. Creemos y esperamos que Jesús volverá al final de los tiempos, para juzgar a justos y a injustos. Mientras tanto, tenemos que abrir nuestra alma a Él, porque es la dimensión más importante y auténtica que podemos alcanzar. Y no una vez al año, sino cada instante de cada día. Debemos sentir el continuo abrazo de Cristo para seguir adelante y no perder el norte en la principal misión, ayudar a los demás según las capacidades que Dios nos dio y allí donde nos sitúe. La Resurrección en nosotros significa verlo todo desde el prisma cristiano, para permanecer unidos a la Fuente y los dones que eso implica: Pasar con elegancia por esta vida terrenal y disfrutar de los bienes espirituales tras los obstáculos materiales. Hay dos lógicas, la natural y la sobrenatural. Si nos quedáramos sólo con la primera, sólo seríamos hedonistas y materialistas planos. La lógica sobrenatural que nos permite trascender esta vida sólo puede venir de Jesús, y de nuestro amor por Él, haciendo que renazca una y otra vez en …

19 Enero, 2016(0)

Lo más importante es estar a bien con Dios, mantener la sintonía con Cristo, saber vivir abierto y cerca de Dios siempre y en cualquier circunstancia. Sobre todo cuando vienen mal dadas, porque entonces ves que sólo tienes a Dios. Lo demás no es infinito y perfecto, sino precario, falible, tardío y remiso. La presencia continua de Dios, la confianza total en Cristo, es la solución a todos los problemas, porque el espíritu luminoso prevalece sobre la pobre materia. A veces, enfrascados en fútiles quehaceres, olvidamos a Dios durante minutos, días o semanas. Hay quien lo olvida casi toda su vida. Entonces empiezan los problemas, porque esa pérdida de lazos con la Fuente y de valores te deja indefenso frente a cualquier tempestad. Se engaña quien cree que alejándose de Cristo adquiere libertad. Al contrario, se hace esclavo de lo inestable material y preso de su íntima nada, abocado al fracaso. En el fondo, sólo Dios tiene entidad, sólo Cristo puede aliviarnos en este proceloso mundo. La vida es una actitud. Ser cristiano es una actitud. La de mantenerse en continua presencia de Dios, que otorga el mayor privilegio en la vida, pues entregado al Padre ya no hay …

7 Septiembre, 2015(0)

Sólo Cristo puede salvarnos en una época de crisis como la que atravesamos, donde es fácil que la deriva económica interminable coincida ya también con crisis personales, laborales o familiares. Porque la raíz de la crisis económica, en el fondo, no es tanto política, como moral y de valores éticos. Para hallar la solución no basta con reformar el sistema o las costumbres, algo que tampoco se está haciendo. Las personas se encuentran abandonadas en un mar de incertidumbre presente y para el futuro. El único asidero firme es abrazar el modelo de Jesús, seguir los valores cristianos como verdadero refugio de protección y garantía para mejorar. Saber convertirse en un hombre nuevo espiritual a pesar de la crisis, como reactivo contra ella. El mundo nunca va a hacer todo lo que necesitamos. Lo fundamental no debes esperarlo en vano fuera, sino procurarlo dentro de ti: la entrega total, incondicional y definitiva a Cristo. Lo demás te lo dará Él por añadidura.                                                                             …

6 Marzo, 2015(0)

Ser cristiano es el mayor privilegio que puede tener una persona en este mundo. Los supuestos modelos laicos del siglo XXI acaban en la esclavitud tecnológica, la desorientación social y el vacío vital, cuyos efectos inevitables son la tristeza y el hastío, cuando no la injusticia y la violencia disfrazadas de insulsos entretenimientos. Algunos jóvenes o intelectuales se creen muy avanzados por haber olvidado a Dios. No se dan cuenta de que, lejos de liberarse, han cortado su hilo con la Fuente, han arrojado su brújula y su pértiga para avanzar a oscuras en la cuerda floja de la vida. Porque todo tiene consecuencias. Llega un momento en que una persona tiene que decidir entre Dios y la nada. Y al final verá con dolor que, tras los ídolos engañosos de esta época, habita la nada desesperante y el maligno vacío. Entonces sólo queda abrazar a Dios, volver a la auténtica Fuente. Como el niño que ha perdido a su familia y, tras una agotadora travesía en el desierto, descubre que al final el Oasis siempre estaba allí: Dios Padre todopoderoso, el Hijo salvador, el Espíritu Santo perfecto y Virgen María milagrosa, esperándonos con los brazos abiertos para una …

18 Mayo, 2014(0)

Las próximas elecciones europeas se plantean a los ciudadanos como el dilema de qué políticas realizar para salir antes de la crisis, si persistir en la austeridad o promover el gasto público. Pero el inmediato interés económico nos oculta la verdadera y profunda cuestión: ¿Hacia dónde va Europa? La España de los años ochenta, que vivió la entrada en Europa como un gran triunfo, recela ahora de ese mastodonte que la asfixia en la austeridad de una crisis interminable. La propia Unión Europea fue un gran invento supranacional para terminar de una vez con las guerras mundiales que promovían los nacionalismos atávicos, sobre todo de Alemania, el Imperio Británico, Francia e Italia. Dicen los expertos que la crisis actual es financiera, es decir, de ciclo largo o una década, lo que significa que, si empezó en 2008, no comenzará otro periodo de prosperidad hasta el 2018. Bien, supongamos que se despejan los nubarrones económicos sobre Europa en la última crisis periódica del capitalismo: ¿Y luego qué? Porque Europa se ha convertido en un imperio económico germánico, enorme y oscuro, frío e impersonal, que rescata países y traga países para crecer de continuo. Igual compite con Rusia por Ucrania, que …

29 Abril, 2014(0)

Piden algunos que la Santa Iglesia Catedral de Córdoba, o Catedral de la Asunción de Nuestra Señora, antigua Mezquita de Córdoba, se vuelva de titularidad pública, esto es, que su administración pase de la Iglesia a manos del Estado. No es la primera vez que surge este debate ni será la última, pues en el fondo forma parte del amago general de descristianización en Europa, que ya tiene décadas, si no siglos. Entienden que sería más justo que un monumento histórico tan emblemático se convierta en laico y abandone su vocación confesional, porque eso sería más acorde con los tiempos. Pues el azar de la historia quiso que la Mezquita-Catedral, fuera obviamente una mezquita durante el Emirato y el Califato de Córdoba, y ya en el siglo VI la basílica visigótica de San Vicente Mártir, así que ahora su administración debería pasar, como todo, al poder de un Estado laico. Como si el dominio estatal fuera una garantía de mejor administración en unos tiempos donde no se rinden cuentas responsables a nadie, y menos a Dios. Porque ese es el problema de fondo: se ha perdido a Dios, se ha perdido el norte, ahora todo vale, solo quedan los …