Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|Viernes, agosto 22, 2014
Estas aquí Home » Noticias » España » Misa de acción de gracias por Benedicto XVI presidida por el cardenal Rouco
  • Siguenos!

Misa de acción de gracias por Benedicto XVI presidida por el cardenal Rouco 

20130303-222324.jpg

El Cardenal Rouco, arzobispo de Madrid, ha presidido esta tarde, en la Catedral de Santa María la Real de la Almudena, una Misa de Acción de Gracias por el Pontificado de Benedicto XVI. En su homilía, ha recordado que, desde el pasado 28 de febrero, a las 20,00 horas, “la sede y oficio de Sucesor de Pedro ha quedado vacante. Es una hora para la Iglesia extendida por todo el orbe verdaderamente excepcional. Lo sucedido resulta difícil, por no decir imposible, de comprender, en todo lo que significa para el presente y el futuro de la Iglesia e, incluso, de toda la familia humana para el que lo considere con puntos de vista meramente humanos o los criterios propios del mundo”. Y es que “la Iglesia no es el resultado o producto de iniciativas humanas, ni se sostiene ni apoya en el poder del hombre, tampoco en su capacidad organizativa y ni siquiera en los sistemas jurídicos que pudiera diseñar según su propio arbitrio”, sino que “el mundo interior en el que vive y del que vive” e incluso “su estructura externa” proceden “del Señor Jesucristo, su Cabeza y Pastor invisible: ¡su divino Fundador!”.

El Señor, ha señalado, se encuentra en la Iglesia “vigilando y asegurando que su travesía nos conduzca al buen puerto de un nuevo y fecundo capitulo de su historia divino-humana más que milenaria. Un capítulo, en el que brillará con creciente intensidad el esplendor de la verdad de Jesucristo, el Salvador del hombre: ¡el capítulo de la nueva Evangelización!”. La luz del Evangelio “nos infundirá, al mirar al futuro de nuestros hijos, la clarividencia de la fe, la fuerza de la esperanza y el ardor del amor auténtico que tanto necesitamos para afrontar victoriosamente el reto de la crisis histórica ante la que nos encontramos. Una crisis de verdadera y fraterna humanidad: ¡crisis del hombre que dio la espalda a Dios!”.

“La sucesión de Pedro, ha dicho, permanece viva e inalterable en el Obispo de Roma, que preside el Colegio de los Obispos, Sucesores de los Apóstoles, unidos y obedientes a El en la unidad de la doctrina de la fe y en el servicio pastoral a la comunión”. Ese ministerio de los Sucesores de los Apóstoles, en expresión de San Agustín ‘officium amoris’, “encuentra en el Sumo Pontífice su máxima expresión y la garantía indefectible de su autenticidad”. Y Benedicto XVI lo ha ejercido “hasta el límite de sus fuerzas. No ha renunciado a él por debilidad o buscando su propio bien, sino el bien común de la Iglesia”. Junto al Señor Crucificado, “vivió sus ocho años de entrega a todos dentro y fuera de la comunidad eclesial: ¡una entrega incansable, sencilla, desprendida, luminosa, la propia de su Vicario en la Tierra!”.

Gracias, Santo Padre

“¡Gracias de corazón, querido Santo Padre Benedicto XVI, por haber sido Pastor y Maestro de la Salvación en Cristo con una limpia y clara transparencia de pensamiento y de vida, con una jugosa fidelidad a la tradición viva de la Iglesia en continuidad creativa con sus predecesores más recientes -Pablo VI y Juan Pablo II-, y con una cercanía a nosotros, los hijos de la Iglesia y de la humanidad, en esta hora tan crítica material y espiritualmente como es la actual, en las primeras décadas de un siglo y una época, calificada de postmoderna”. “Estad seguro, nuestra oración de hijos e hijas, de hermanos y hermanas, os acompañará siempre”, apuntó.

“¡Gracias de corazón, Santidad, por habernos ayudado a enraizar y edificar mas hondamente en Cristo la vida de nuestros jóvenes, nuestra propia vida! ¡Gracias por habernos fortalecido en la firmeza de la fe católica que ha iluminado y confortado a nuestros mayores en la rica y caudalosa trayectoria de nuestra historia bimilenaria!” en la que “nunca se ha perdido la esperanza”.

Oraciones por el nuevo sucesor de Pedro

“Hemos vivido y aún estamos viviendo días intensos de acción de gracias al Señor por la Iglesia, por el don de ministerio del Sucesor de Pedro, Vicario de Cristo y Pastor de la Iglesia Universal, por el que fue hasta anteayer nuestro Santo Padre Benedicto XVI. Han comenzado ya los días de la plegaria fervorosa y perseverante de toda la Iglesia por el nuevo Sucesor de Pedro: ¡el nuevo Pastor, que el Señor quiera regalarnos! Un Papa dispuesto a ejercer el “officium amoris” con la entrega del Crucificado y con la alegría del Resucitado”.

Ha concluido pidiendo a la Virgen por “los electores del nuevo Obispo de Roma y Pastor de la Iglesia Universal”, para que “sigamos fielmente” la inspiración del Espíritu Santo. “¡Que toda la Iglesia se deje iluminar y encender por el Espíritu Santo en el amor a Jesucristo y a nuestros hermanos los hombres”.

Añadir comentario