Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|Jueves, abril 24, 2014
Estas aquí Home » Revista » Artículos Revista
  • Siguenos!

Artículos Revista

Aquí podrás encontrar y comentar todos los artículos que hemos editado en todos los números de BuenaNueva

 
Última Revista
«Toda mi vida te bendeciré» El Monasterio de Dominicas de Santo Domingo el Real de Toledo es un verdadero foco de luz y de dicha. Entre sus históricos muros de piedra trece mujeres abrazan el estilo de vida dominico: “alabar, bendecir y predicar a Dios”, con la entrega total de su vida. El recuerdo es bendición para el cristiano y desde la sabiduría acumulada de ocho siglos alzan sus plegarias al cielo a través de la riqueza de la liturgia y el valor del silencio. Hoy también, como viene sucediendo desde antiguo, el paseante puede escuchar el suave canto de las monjas. Aunque no es fundación de Reyes, adquiere el apelativo de “Real” por el trato de favor obtenido por la monarquía castellana durante siglos. El convento data de 1364 y fue mandado construir por doña Inés García de Meneses, quien hizo donación de todas sus propiedades para costearlo y vivió en él nada menos que 61 años. Posteriormente se han ido añadiendo anexos, como por ejemplo la iglesia conventual del siglo XVI, repleta de obras de arte, entre ellas algunos cuadros de Santo Domingo Soriano, discípulo del Greco. me saciarás de gozo en tu presencia Son muchas las religiosas que han desplegado en este convento un halo de santidad reconocido incluso fuera de sus muros, como por ejemplo Beatriz de Silva, santa portuguesa del siglo XV. Llegó a Castilla en 1447 como doncella de Isabel de Portugal, que venía a contraer matrimonio con Juan II (futuros padres de Isabel la Católica). La corte era un hervidero de intrigas políticas, envidias y celos que también salpicaron a la bella Beatriz. Alguien difundió el bulo de que el rey y ella mantenían una relación. Cuando llegó a oídos de la reina, su simpatía se volvió odio y la encerró durante tres días en un cofre. Allí tuvo la visión de la Virgen, quien la consoló y le anunció el dogma de la Inmaculada Concepción. Cuando ... Full article
Renovar el bautismo lleva consigo el redescubrir que la vocación cristiana es por su misma naturaleza vocación al apostolado Mi intervención desea unir la iniciación cristiana, el catecumenado y la nueva evangelización. Me hago la siguiente pregunta: El método del catecumenado, que practicó la Iglesia antigua, ¿puede ser con las debidas modificaciones y variedades método para la nueva evangelización, para la transmisión de la fe cristiana en nuestras latitudes y en nuestro tiempo? Mirando a la misión actual de la Iglesia, el Concilio Vaticano II mandó que fuera restaurado el catecumenado; y, en efecto, en 1972 apareció el Ritual de la Iniciación Cristiana de Adultos. Me limito a una experiencia de iniciación cristiana: al Camino Neocatecumenal, nacido en el ámbito y por impulso del Concilio, ampliamente difundido y aprobado por el Papa como método adecuado de formación católica. Yo he conocido el Camino Neocatecumenal desde hace mucho tiempo, prácticamente desde sus comienzos, y he participado en él. Subrayo algunos aspecto que he visto y que me han parecido más relevantes en orden a la nueva evangelización. En primer lugar, los catecúmenos van uniendo, poco a poco, de manera honda y clara la dimensión personal y eclesial de la fe cristiana. Descubren el sentido de la Iglesia en la participación asidua de la comunidad. Se crea una profunda fraternidad que tiene también repercusión en las relaciones humanas y sociales. La persona se siente apoyada por los otros hermanos para vivir cristianamente en medio de una sociedad muchas veces indiferente e incluso hostil a la fe cristiana y a la Iglesia. Segundo. A través del catecumenado los participantes descubren poco a poco las realidades fundamentales de la fe cristiana: el Credo, los Mandamientos de Dios con el espíritu del sermón del monte, la oración del Padre Nuestro y de los Salmos, los sacramentos particularmente la Eucaristía y la Penitencia, la dimensión apostólica de la vida cristiana. No se inicia en aspectos particulares, complementarios o devocionales, sino ...
Ester Bermejo 25 años, estudiante de ciclo superior de Educación Infantil Parroquia Madre del Amor Hermoso de Villaverde Bajo (Madrid) ¿De dónde has recibido la fe? De mis padres. ¿Estás contenta de pertenecer a la Iglesia? ¿Cómo te ayuda en tu vida? Sí. Cuando tenía dieciséis o diecisiete años me sentía sola, no comprendida por nadie, vacía… Me iba con mis amigos de botellón los fines de semana, pero no servía para nada. Pensaba que ni mi familia ni mis propios amigos me querían. Entonces le di una oportunidad a Dios y acudí a la Iglesia, que es lo que me habían inculcado siempre en casa. Ahí me di cuenta que, aunque yo misma no me acepte por mis pecados, Dios me quiere tal y como soy, que no tengo que dar la talla como hago con mis amigos. ¿Quién es Dios para ti? Un Padre que me protege, me cuida y me corrige, llevándome por el buen camino. ¿Estás dispuesta a hacer su voluntad? Sí, estoy dispuesta. ¡Ojalá me conceda el Señor dar la vida por Él! Como joven de esta sociedad laica, mundana y permisiva, ¿es fácil seguir a Jesucristo? Creo que no, aunque con la ayuda de Dios todo es más fácil. Los valores cristianos no tienen ningún valor para el mundo. Con los amigos de toda la vida no tengo problema, porque son de Iglesia; pero con los del Instituto, al enterarse de que soy cristiana, se han hecho una piña para meterse con la Iglesia. Es difícil, pero estoy llamada a defenderla a pesar de la dificultad. David Martín 20 años. Opositor para Policía Nacional. Parroquia Madre del Amor Hermoso de Villaverde Bajo (Madrid) ¿De dónde has recibido la fe? De mis padres. ¿Te has sentido acosado o perseguido por ser cristiano? No me han rechazado, pero sí que he oído algunas risas por este hecho. ¿Te has encontrado alguna vez con el amor de Dios? Sí, muchas. Todos ...
“No hay ayuda mejor para pintar que el Espíritu Santo” Maravillas Larios mira con el alma y pinta con el corazón. Sus trazos, seguros, rápidos y confiados, ponen color y forma a los sentidos. Durante años se ha resistido al don recibido de Dios de expresar con el pincel lo que excede al entendimiento. Pero del mismo modo que es imposible retener la fuerza de un ciclón, también lo ha sido ocultar su talento. Y así, vencida a sus treinta y un años por el impulso creativo y confiando plenamente en el Espíritu Santo, su mejor inspiración, Maravillas ofrece su arte para el encuentro con Dios a través de la belleza de todo lo creado. El retrato de Juan Pablo II, su mecenas espiritual, es la obra más conocida de esta artista cuyo don no es habilidad, es virtud. ¿Cómo conociste el amor de Dios en tu vida? Desde pequeños mi madre y mis abuelos nos han llevado a los siete hermanos a la fe, vivida por ellos santamente. Al mismo tiempo, el ser sobrina biznieta de la Madre Maravillas ha hecho que la tuviéramos muy cercana. Murió antes de nacer yo, pero ha sido y es muy importante en la familia. ¿Cuáles fueron tus primeros acercamientos a la pintura? Tenía dieciséis años y estaba estudiando en Inglaterra cuando una amiga me invitó a clases de Arte. Cogí el pincel por primera vez y descubrí que podía pintar. Al ver los cuadros mi madre me dijo: “Maravillas, he visto mucho arte y tú tienes que dedicarte a esto”. Que dijera eso era impensable porque me habían grabado en la cabeza que el arte es un hobby, algo bohemio y original, y lo primero debía ser conseguir una estabilidad. Para mí el pintar era algo que había que ocultar, por eso lo hacía por impulsos; estaba horas seguidas hasta terminar un cuadro y luego pasaba años sin pintar. puerta abierta a la trascendencia ¿Cuándo haces ...
Hemos hablado con tres jóvenes cristianos sobre un tema en concreto: su noviazgo, sobre qué piensan de las relaciones prematrimoniales, cómo lo llevan. He aquí sus vivencias. Ignacio: 20 años. 1º Medicina; José Manuel, 20 años. 3º de Farmacia, Juan Antonio, 23 años. 3º Ingeniería Informática. Hay que decir, antes de nada, que estos tres jóvenes están súper enamorados de sus novias. Durante la conversación, entre risas y bromas, han dejado claro que se sienten muy afortunados de que Sara, Mila y Noemí quieran, algún día, compartir su vida con ellos. Enhorabuena, chicas. Pero empezamos… ¿Habéis tenido que dar muchas vueltas para encontrar la chica acorde con el proyecto de vida que vosotros tenéis? Ignacio: Yo siempre había pensado que era algo muy complicado. Pensaba: tienes que buscar a tu chica y estás condicionado a enamorarla y conquistarla; pero ahora me he dado cuenta de que no es así. Te sitúas de cara a Dios, y en el momento en que menos te lo esperas (yo soy muy tímido, me cuesta salir de mí) ves que el Señor te pone una chica delante, enamorada igual que tú, perfecta, que pensáis igual, que te ayuda a crecer espiritualmente… ves que con ella es todo súper fácil, súper, súper fácil. Yo tenía el problema de ver que todos mis amigos se habían liado con chicas, y yo no había besado a ninguna chica ¡hasta los 20 años! José Manuel: (bromeando) ¿Y ha merecido la pena esperar, Ignacio? Ignacio: Y ha merecido la pena esperar, porque besas a la chica que realmente te gusta, y a lo mejor no acaba bien la historia, pero es una chica que ves que el Señor te ha puesto ahí en ese momento de tu vida, por algo, y la relación se hace súper fácil. Lo garantizo. José Manuel: Yo opino lo mismo. Yo era el tipo menos indicado para tener novia. La gente se pensaba que yo no iba a ...
Hace unos días tuve ocasión de leer unas cuartillas de un viejo cristiano; vi en ellas la prudencia que dan los años, y la paz serena, del que nada del mundo espera, porque todo lo espera únicamente de Dios. Terminaba sus reflexiones diciendo… ¡qué feliz es la vejez! Qué bien suena esa exclamación en los labios de un viejo…; cuánto debe agradar a Dios es alegría interior, que se nutre de la ilusión de dejar algún día de vivir…, de la ilusión de la muerte cercana,… de la ilusión de ver a Dios. El hombre no puede vivir sin una ilusión. Los niños sueñan con ser hombres; los hombres ponen muchas veces su ilusión en cosas, que los años van transformando en desengaños, de los cuales, a menudo Dios se vale para atraer al hombre hacia sí, y llenar su corazón de la única ilusión que de veras satisface al alma, y para la cual no hay edades… la ilusión de Dios. Feliz,.., mil veces feliz, la vejez llena de canas y de apagada mirada, que ya nada del mundo espera, y sonríe con esa alegría de la paz interior y que Dios comunica a sus amigos. Feliz el viejo que puede decir…: casi no veo, pero que importa, veo a la luz de la Fe las grandezas de Dios…; casi no oigo, pero que importa, ¿acaso los hombres dicen algo?… Oigo allá en mi interior la llamada de Dios, que me llama a la oración, al recogimiento, a la santa compunción…, eso me basta… Ya casi no me sostienen mis piernas…, para nada valgo…; pero qué importa; qué importa la pesadez de la materia, cuando se tiene dentro esa vida sobrenatural que tiene alas de querubín para volar a Dios…, qué importa la enfermedad del cuerpo cuando vemos al Gran Médico curar con tanta dulzura nuestra alma llena de lacras y de pecados pasados…, cuando vemos que es el corazón el que Jesús ...
Escúchame cuando te invoco, Dios, defensor mío; Tú que en el aprieto me diste anchura, Ten piedad de mí y escucha mi oración. Y vosotros, ¿hasta cuándo ultrajaréis mi honor, amaréis la falsedad y buscaréis el engaño? Sabedlo: el Señor hizo milagros en mi favor, y el Señor me escuchará cuando lo invoque. Temblad y no pequéis, reflexionad en el silencio de vuestro lecho; ofreced sacrificios legítimos y confiad en el Señor. Hay muchos que dicen: “¿Quién nos hará ver la dicha, si la luz de tu rostro ha huido de nosotros?” Pero tú, Señor, has puesto en mi corazón más alegría que si abundara en trigo y en vino. En paz me acuesto y en seguida me duermo, porque Tú sólo, Señor, me haces vivir tranquilo. Bendito seas Señor que nos diste en los salmos la expresión precisa para hablar contigo y de Ti, y en especial por este sencillo y bellísimo salmo 4 que en muy pocas palabras hace presente el centro de la existencia, una síntesis para elegir buenas referencias que clarifican quién soy y qué es lo que me rodea, para tener un asidero firme que me ayude a vivir bien. Frente al salmista, frente a mí cuando me reconozco en el salmo, dos presencias con las que dialogar (vivimos en un diálogo permanente entre nuestro yo y lo que nos rodea): la de Dios y la del mundo. En esto consiste, en esencia, la vida todos los días, en elegir entre vivir de cara al uno o al otro, aunque nos creamos inmersos en una compleja red de opciones que nos solicitan, la realidad es que nos confrontamos con dos rostros que nos tienden la mano para realizar la andadura diaria. El primero se ve desde la fe, el segundo desde los sentidos. Paradójicamente y contra lo que pudiera parecer a primera vista, la vida de la fe es más auténtica que la que nos brinda los sentidos; yo ...
“La oración es la respiración del alma y de la vida” “Escuela de Oración”, de Benedicto XVI El Papa Benedicto XVI, movido por el deseo de lograr entre todos una Iglesia viva, y siendo consciente de la importancia vital que tiene la oración en el cristiano, inició en mayo del 2011 una “Escuela de Oración”. Desde ella, cada miércoles imparte una lección magistral para todos los católicos, invitándonos a elevar los ojos al cielo, abriendo nuestro corazón a Dios, siempre Padre, Amigo y Maestro. Las catequesis están suponiendo todo un fascinante recorrido sobre la oración por toda la Sagrada Escritura; tanto en el Antiguo Testamento, deteniéndose especialmente en los Salmos, como en los Evangelios, Hechos de los Apóstoles y Epístolas. Presentamos una selección de textos escogidos de la “Escuela de Oración”. Benedicto XVI Necesidad de la oración 1. “El hombre ha sido creado por Dios y para Dios. Tiene su imagen impresa en su ser y por eso anhela la luz que le permite responder al sentido profundo de su existencia, una respuesta que no está en las ciencias empíricas” (11 de mayo, 2011). 2. “A nosotros, con frecuencia preocupados por la eficacia operativa y por los resultados (…) que conseguimos, la oración de Jesús nos indica que nos hace falta detenernos, vivir momentos de intimidad con Dios, ‘separándonos’ del fragor de cada día para escuchar, para ir a la ‘raíz’ que sostiene y alimenta la vida. Uno de los momentos más hermosos de su plegaria es cuando, a la hora de hacer frente a las enfermedades, a las dificultades y límites de sus interlocutores, reza a su Padre enseñando a quienes lo rodean dónde hay que buscar la fuente de la que brotan la esperanza y la salvación” (7 de marzo, 2012) 3. “También nosotros debemos llevar los acontecimientos de nuestra vida cotidiana a nuestra oración, para buscar su significado más profundo. Y como la primera comunidad cristiana, dejándonos iluminar por la Palabra ...
Llevar el Evangelio a todos los hombres es el servicio más precioso y valioso que la Iglesia está llamada a realizar hoy en medio de nuestra sociedad. Así lo manifiesta la reciente Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos, que ha tenido lugar en Roma del 7 al 28 de octubre y cuyo lema ha sido “La nueva evangelización para la transmisión de la fe”. Sin embargo, es posible que tengamos demasiados textos y nos haga falta algo de música y canto para poder adentrarnos con entusiasmo, esperanza y alegría en los caminos de la Nueva Evangelización. Aunque el contenido de los textos es muy similar y coincidente en orden a los diagnósticos, en cambio, a la hora de señalar el modo de llevarla a cabo las respuestas son muy dispares, a veces, dispersas y, en no pocas ocasiones, ambiguas por genéricas y con poca impronta evangelizadora. Como hemos señalado, puede que falte música y canto. En este sentido, no viene mal recordar que no hay evento importante a nivel internacional (olimpiadas, mundial, etc.) que no tenga su propia música y canto identificador. De cara a contribuir, desde una perspectiva bíblica a ofrecer un lenguaje musical y algunos cantos para la Nueva Evangelización presentamos, como pórtico, este canto que tiene como protagonista a María en la Visitación a su prima Isabel. evangelizada y evangelizadora María, en el misterio de la Anunciación (Lc 1, 26-38), ha sido evangelizada por el anuncio del Arcángel Gabriel, en expresión de San Ireneo, e, inmediatamente lleva el Evangelio encarnado en su seno virginal al encuentro de su pariente Isabel que estaba embarazada, también, y necesitaba de su ayuda. María aparece en este canto, compuesto por Kiko Argüello e inspirado en Lc 1, 39-45, como el paradigma de la Iglesia evangelizada y evangelizadora, y, también, de todo evangelizador que, embarazado del Amor de Dios, sale con premura al encuentro de tantas isabeles embarazadas en mil historias, que están esperando ...
«¿Cuánto estáis dispuestos a darme si os lo entrego? Y ellos se ajustaron con él en treinta monedas?» (Mt 26,15) En la primera parte de este artículo (Revista Buenanueva nº 36) dejé perfiladas las líneas maestras de lo que considero la dimensión más profunda de la crisis que padece buena parte de nuestro mundo, y cuyo epicentro es la economía: por una parte el dinero, convertido en ídolo supremo y, por otra, la esperanza cristiana como el “logos” o razón capaz de articular una salida auténtica a esta situación. Dinero y esperanza mantienen una dialéctica que empieza en el corazón de cada ser humano y se extiende a los grupos, instituciones, pueblos y naciones. La lucha ya no es de unas clases con otras, sino de unos “horizontes universales de sentido” con otros. Estos podrían reducirse a dos formas de existencia: bajo el imperio del dinero o en la libertad del Amor de Dios*. Conviene avanzar más en esta explicación de la crisis. Lo voy a hacer ahora desde el convencimiento de que hoy hemos de enfrentarnos más que a una crisis de la razón en cuanto tal, al aprisionamiento de la misma dentro de sus propios límites o fronteras, que es lo mismo que decir que hemos de vérnoslas con la razón de la crisis. Hemos insistido tanto en la capacidad de la razón para explicarlo todo por sí misma, sin otra ayuda alguna, que hemos logrado una razón perfectamente acotada y “reducida”. Y no es porque la consideremos incapaz de trascenderse, sino porque le hemos negado el campo de trascendencia; es como si tuviéramos en las manos una luz a la que reconocemos una casi infinita potencia, pero a la que negamos algo que iluminar que no sea lo cotidiano, lo de tejas abajo. ¿De dónde nace en nuestro Occidente, racional y (en sus raíces) cristiano, esta oclusión reduccionista de la razón? Creo que no me equivoco si digo que de una ...
Es muy ilusionante hablar de dos sacerdotes españoles, uno de ellos trabajando en ...
1 febrero, 2014(0)
“¿Qué hay mejor que dar la vida por el otro?” David es cordobés, ...
1 marzo, 2014(0)
El rechazo derivado de su anuncio de que era el hijo de Dios ...
18 abril, 2014(0)