Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|martes, enero 16, 2018
  • Siguenos!

San Juan Pablo II al Cardenal Wyszynski: No sería Papa si no fuera por tu ejemplo de fe 

Tu fe y confianza en María pese a las persecuciones me ayudaron a ser Sucesor de Pedro, aseguró en 1978 San Juan Pablo II al Cardenal Stefan Wyszynski, en una carta dirigida a los católicos polacos que toma actualidad después de que este martes fueran reconocidas las virtudes heroicas del purpurado polaco.

La carta es del 23 de octubre de 1978 y en ella San Juan Pablo II se dirigió al entonces Cardenal Primado de Polonia, que sufrió cárcel y persecución por parte del régimen comunista.

“Permíteme que te diga sencillamente lo que siento. No estaría sobre la Cátedra de Pedro este Papa polaco que hoy, lleno de temor de Dios pero también de confianza, inicia un nuevo pontificado, si no hubiese sido por tu fe, que no se ha arredrado ante la cárcel y los sufrimientos”, escribió Karol Wojtyla.

San Juan Pablo II le aseguró a su compatriota que no habría llegado a ser Papa “si no hubiese sido por tu heroica esperanza, tu ilimitada confianza en la Madre de la Iglesia. Si no hubiese existido (el santuario mariano de) Jasna Gora y todo el período que en la historia de la Iglesia en nuestra patria abarca tu ministerio de obispo y primado”.

“No os olvidéis de rezar por mí en Jasna Gora y en todo el país, a fin de que este Papa, que es sangre de vuestra sangre y corazón de vuestros corazones, sirva bien a la Iglesia y al mundo en los difíciles tiempos que preceden al fin de este segundo milenio”, concluyó en su misiva.

En junio de 1979 San Juan Pablo II visitó Polonia y en su discurso a los obispos dijo que “el Cardenal primado se ha convertido en la piedra clave particular. Piedra clave es la que sostiene el arco, la que refleja la fuerza de los fundamentos del edificio. El Cardenal primado manifiesta la fuerza del fundamento de la Iglesia que es Jesucristo. En esto consiste su fuerza”.

“El Cardenal primado enseña, desde hace más de treinta años, que esta fuerza la debe a María, Madre de Cristo. Todos sabemos bien que gracias a María se puede hacer resplandecer la fuerza de aquel fundamento que es Cristo, y que se puede convertir eficazmente en piedra clave de la Iglesia”.

Esto, continuó, “es lo que enseña la vida y el ministerio del primado de Polonia. Es él la piedra clave de la Iglesia de Varsovia y de toda la Iglesia de Polonia. En esto consiste la misión providencial que él desarrolla desde hace más de treinta años”.

En mayo de 1981 San Juan Pablo II escribió otra carta, esta vez con dolor y esperanza por el reciente fallecimiento del Cardenal Wyszynski.

En esta misiva, el Pontífice volvió a resaltar la figura de su compatriota, que también fue su profesor en la universidad.

El Cardenal Wyszynski nació en Zuzela el 3 de agosto de 1901. Su primer encargo como obispo fue en la Diócesis de Lubín desde 1946 hasta 1948. Después fue trasladado a Varsovia y Gniezno desde ese año hasta su fallecimiento el 28 de mayo de 1981.

Fue creado Cardenal el 12 de enero de 1953 por Pío XII. Fue Presidente de la Conferencia Episcopal Polaca de 1956 a 1981 y durante todos esos años se enfrentó a las autoridades comunistas.

El 25 de septiembre de 1953 fue encarcelado en Rywad, y más tarde puesto bajo arresto domiciliario en Stoczek y en el monasterio de Komacza en las montañas Bieszczady. Fue liberado en octubre de 1956.

Añadir comentario