Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|martes, junio 19, 2018
  • Siguenos!

Testimonios de los misioneros españoles en México 

“Lo más duro vendrá cuando la gente se enfrente a la realidad que les ha abierto la desgracia”

ACTUALMENTE HAY 435 MISIONEROS ESPAÑOLES EN MÉXICO. PROCEDENTES DE DISTINTAS POBLACIONES ESPAÑOLAS, ENVIADOS POR CIENTOS DE INSTITUCIONES RELIGIOSAS O DIRECTAMENTE POR SUS DIÓCESIS, EXPRESAN EL ACOMPAÑAMIENTO PERMANENTE DE LA IGLESIA MISIONERA A LOS PUEBLOS MÁS CASTIGADOS Y EMPOBRECIDOS. ALGUNOS HAN VIVIDO LA DESTRUCCIÓN DE CERCA, PERO TODOS, TAMBIÉN LOS SITUADOS MÁS LEJOS DEL EPICENTRO DEL TERREMOTO, SE ESTÁN MOVILIZANDO PARA AYUDAR ESPIRITUAL Y MATERIALMENTE A LAS VÍCTIMAS. NO HAY CONSTANCIA DE BAJAS ENTRE LOS MISIONEROS.

22/09/2017

El padre Higinio Izquierdo L.C., es un misionero salmantino en el Estado a de Quintana Roo, una zona muy alejada del epicentro del terremoto que asoló México el pasado martes 19 de septiembre. Tal vez esa distancia física le permite ver con más claridad que “lo más duro vendrá después, cuando la gente tenga que enfrentarse a la nueva realidad que les ha abierto la desgracia”; por eso ‒añade‒ “estamos tratando de organizarnos y ver cómo les podemos ayudar”.

Otros misioneros sí han sufrido en sus propias carnes la tragedia. “Estábamos treinta sacerdotes agustinos recoletos juntos en una
reunión con los superiores. Lo pasamos muy mal y el susto fue tremendo; gracias a Dios solo pequeñas contusiones, pero los edificios bastante dañados”, explica Lope Ruiz, un agustino recoleto riojano, misionero en Ciudad de Méjico.

En algunos casos, los daños no han sido personales, sino de los edificios en los que los misioneros viven o trabajan. “Algunas capillas de nuestra parroquia de Amozoc (Puebla) han sufrido daños”, explica José Alfonso Martínez, un sacerdote guaneliano nacido en Valladolid.
Desde su parroquia en Ciudad de México, “se han creado dos centros para recoger víveres no perecederos y llevar alimentos a la gente que está en los albergues o en gran necesidad”.

Desde Morelia (Michoacán), la cordobesa Amalia Aragón, pide que continuemos rezando y pone su confianza “en nuestra madrecita la Virgen de Guadalupe”. Las seis hermanas blancas de las dos comunidades que tienen en México están bien. La misionera destaca la solidaridad de los mexicanos y cuenta cómo “muchas personas que se han unido a los equipos de emergencia, se esfuerzan por rescatar a las personas atrapadas en los edificios derrumbados”.

Algunos misioneros, como el sacerdote madrileño Guillermo Serra, L.C., se han acercado a la zona para ofrecer ayuda espiritual. “Hay mucha ayuda, gracias a Dios, y muy buen espíritu. Lo importante es seguir rezando”. Él mismo lo relata en este video: https://www.facebook.com/OMPEspana/videos/1661341420544311/ [1]

Obras Misionales Pontificias | www.omp.es [2] | 91.590.29.43 |
prensa@omp.es
Para más información: Paula Rivas

Añadir comentario