Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|Miércoles, Agosto 23, 2017
  • Siguenos!

TOC (Trastorno Obsesivo Compulsivo). Pensamientos repetidos y angustiantes 

El trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) es un tipo de trastorno de ansiedad provocado por pensamientos, imágenes, recuerdos, frases o impulsos involuntarios, frecuentes, repetitivos y desagradables, que generan muchos síntomas de angustia y malestar difícilmente controlables. Las compulsiones son conductas muy repetitivas que provienen de las obsesiones y que pueden ser observables como lavarse las manos, no tocar a nadie, no pisar las rayas del suelo, no poder dormir si no está todo bien colocado, etc., o invisibles como pensamientos sumamente repetitivos que interrumpen continuamente la actividad de pensamiento de la persona. Este trastorno no se produce por los efectos de drogas o fármacos o por otra enfermedad médica, y es algo más frecuente en hombres que en mujeres. Su incidencia alcanza el 2-3 % en la población mundial.

El TOC es un trastorno grave porque es muy incapacitante. Cuando se agrava, se convierte en la principal actividad mental diaria de la persona que lo padece; la cual experimenta que las obsesiones y compulsiones son ilógicas e irracionales, provocándole un malestar clínico importante que le afecta en su actividad cotidiana (área familiar, afectiva, laboral, académica, social, de ocio, etc.). Mediante estos mecanismos repetitivos de conducta, la persona con un TOC intenta reducir su ansiedad o evitar situaciones temidas, con lo cual lo único que consigue es aumentar y desarrollar más su trastorno. Incluso en algunos casos, el TOC puede llegar a bloquear la afectividad.

Todas las investigaciones de la Psicología Cognitiva han demostrado la estrecha relación entre la historia de aprendizaje, los pensamientos, las conductas y los trastornos psicológicos. Las investigaciones sobre el TOC, han aumentado mucho en las últimas dos décadas, desde que se descubrió que es el cuarto trastorno más frecuente, solo superado por las fobias, los trastornos adictivos y la depresión. El TOC llega a bloquear o paralizar a la persona, porque fallan sus sistemas de feedback de control de sus pensamientos que producen sus conductas.

Las obsesiones más frecuentes se refieren a la limpieza (personalidad anancástica): ducharse durante dos horas o varias veces al día, lavarse las manos repetidamente, llevar todo el día guantes de látex, miedo al contagio, orden y simetría, objetos (cuchillos, etc.), culpabilidad, hechos del pasado o miedo al futuro, conductas de comprobación (luz, gas, puerta, grifos, etc.), de contenido moral o religioso, temor a enfermedades (cáncer, infarto, etc.). Las compulsiones que más se dan son las relacionadas con lavarse las manos, no tocar ni dar la mano a otra persona, no poder entrar en una cafetería o ir a una boda por no poder comer con un objeto ya utilizado por otra persona, no coger el transporte público para no tocar nada, comprobar el gas, la cerradura de casa o del coche, la luz, los grifos, necesidad de hablar siempre del mismo tema y seguir con rituales muy largos y diversos.

Causas

La mayoría de las personas con TOC tuvieron unos padres excesivamente controladores, inseguros y miedosos, que siempre le hablaban de los peligros y nunca reforzaron su autoestima. De esta forma, desde la infancia va aumentando la inseguridad, la ansiedad, la falta de autoestima, los sentimientos de preocupación, culpa, incapacidad, la hipersensibilidad, el miedo al futuro, a las tareas cotidianas. En el niño van apareciendo y creciendo los pensamientos negativos, los miedos, fobias y preocupaciones. Todo esto aumenta los pensamientos negativos sobre sí mismo y sobre los demás, y en la adolescencia ya aparecen las obsesiones y en la edad adulta las compulsiones.

Los adolescentes con personalidad obsesiva compulsiva se intimidan y coaccionan a sí mismos, con múltiples pensamientos para adaptarse en exceso a la opinión de los demás. Son esclavos de su imagen. No se sienten libres para decir lo que piensan ni comportarse como son en realidad. La presión del grupo de amigos les vence. Les preocupa mucho lo que piensan de ellos. Su conducta, excesivamente introvertida, prudente, muy perfeccionista y demasiado controlada para dar una imagen social positiva, procede de un complejo mecanismo psicológico derivado de la lucha psicológica continua de dos procesos: la hostilidad que siente hacia los demás pero que no expresa y el miedo a lo que piensen de él o a la desaprobación social. Ante esta ambivalencia psicológica, casi siempre terminan reprimiendo la agresividad hacia los demás condicionando en su mente un conformismo excesivo, siendo muy exigente consigo mismo. Ante esta imagen de conducta muy formal y controlada, se ocultan sus verdaderos sentimientos de ira, agresividad, rebeldía, que les obliga a ejercer un esfuerzo mental tan grande, que en algunos casos, pierden el control y se dispara la agresividad con toda su fuerza, por haber estado tanto tiempo reprimida. Nunca es feliz ni disfruta con nada.

Pensamientos frecuentes

Los pensamientos más frecuentes de las personas que tienen un TOC son:

  1.  que los demás me conocieran.
  2.  Nunca perdonaré lo que me han hecho.
  3.  Nunca he podido hacer lo que yo quiero.
  4.  No gasto nada, no soporto a los que se compran cosas.
  5.  No quiero que nadie me note inseguro.
  6.  Necesito planear todo bien y organizarlo.
  7.  Todos son unos inútiles y unos vagos. Ya no soporto a nadie.
  8.  Debo aparentar ser muy serio y formal, nadie me conocerá nunca.
  9.  Si conocieran mis pensamientos me rechazarían.
  10.  Prefiero trabajar, no soporto las vacaciones.
  11.  No puedo salirme de mis horarios y mi rutina diaria. Me pondría muy nervioso.
  12.  No puedo cometer ningún error, no soporto que alguien me mire o me critique.
  13.  No me gusta ninguna actividad de ocio. La gente es tan absurda que solo piensa en pasarlo bien. No les comprendo.
  14.  Nunca me meto en ningún problema. Todos se complican la vida.
  15.  Doy muchas vueltas a todo antes de hablar o hacer algo.
  16.  Todos piensan que soy muy formal y moralista.
  17.  Si los demás supieran lo que les odio.

Personalidad obsesiva

La mayoría de las personas con TOC, tienen personalidad obsesiva, cuyas principales características son:

  •  Rumiación obsesiva (le da tantas vueltas a todo que le cuesta mucho tomar decisiones).
  • Analiza todos los pequeños detalles, que a otros se pasan desapercibidos.
  • Hipersensibilidad (todo le afecta mucho).
  • Es ordenado y meticuloso en extremo.
  • Preocupación obsesiva por todo.
  • Rigidez mental y obstinación muy marcada.
  • Conducta general de timidez e inhibición.
  • Excesivamente cumplidor en el trabajo.
  • Miedo a ser observado.
  • Temores, miedos y fobias en exceso.
  • Preocupación excesiva por lo que piensan los demás sobre su conducta social, laboral, académica, etc.
  • Perfeccionismo obsesivo.
  • Escasa tolerancia a la frustración.
  • Dificultad de relación social. Déficit de asertividad y habilidad social.
  • Necesidad excesiva de comprobarlo todo muchas veces.
  • Lenguaje extremista, tiende a generalizarlo todo.
  • Dificultad de autocontrol emocional.
  • Bloqueo de la afectividad.
  • Introversión.
  • Analiza todo en exceso, le da tantas vueltas a su pensamiento, que su conducta diaria se deteriora y es poco práctico.

Síntomas más frecuentes

  1. Múltiples obsesiones y compulsiones.
  2. Preocupación excesiva por detalles, normas, listas, organización, horario, actividad, etc.
  3. Hipersensibilidad, todo le afecta en exceso.
  4. Estado permanente de duda patológica.
  5.  Dificultad de concentración y memorización.
  6. Incapacidad para tomar decisiones.
  7. Obsesión por la limpieza y temor a la suciedad.
  8. Persona excesivamente escrupulosa.
  9. Temor a tocar objetos o personas y contagiarse.
  10.  Temor excesivo a los objetos peligrosos.
  11.  Irritabilidad frecuente.
  12.  Obsesión por la puntualidad excesiva.
  13.  Conductas frecuentes de evitación.
  14.  Preocupación excesiva por el orden y la simetría.
  15.  Pensamientos agresivos repentinos.
  16.  Contar objetos, personas, matrículas, etc., obsesivamente, todo el día.
  17.  Incapacidad para tirar objetos gastados o inútiles, sin ningún valor sentimental.
  18.  Ansiedad e incomodidad en diversos lugares o situaciones.
  19.  Incapacidad para delegar tareas en otras personas.
  20.  Perfeccionismo excesivo que le afecta en sus tareas.
  21.  Necesidad de controlarlo todo porque todo le produce ansiedad.
  22.  Poca tolerancia a la frustración o la crítica. Esto le produce mucha ansiedad.
  23.  Excesiva rigidez mental, obstinación y falta de espontaneidad.
  24.  Falta de autoestima.
  25.  Dedicación obsesiva al trabajo u otra actividad.
  26.  Pérdida de actividades de ocio y de amistades.
  27.  Sentimientos de culpabilidad.
  28.  Exagera los detalles negativos y su incapacidad ante los problemas.
  29.  Excesivo sentido de responsabilidad.
  30.  Temores excesivos a las infecciones, al infarto, etc., a las enfermedades (nosofobia).
  31.  Recuerdos obsesivos del pasado que no puede evitar.
  32.  Muchos pensamientos negativos hacia el futuro.
  33.  Necesidad patológica de acumular dinero para futuras catástrofes.
  34.  Síntomas de ansiedad y depresión producidos por las obsesiones.
  35.  Aislamiento social: a medida que el TOC aumenta, la persona se relaciona menos y no tiene habilidad social. Disminuye su asertividad.
  36.  Conductas de comprobación: mirar el gas, la cerradura, la luz, los grifos, etc., varias veces seguidas.
  37.  Compulsiones y rituales frecuentes.
  38.  Miedo intenso a perder el control.
  39.  Miedo excesivo a volverse loco.

Manifestaciones de TOC encubierto

Cuando el TOC se agrava, puede estar bastante enmascarado, pero se detecta porque aparecen también estos síntomas:

  1.  Reprime todos los sentimientos de ira o agresividad hacia los demás.
  2.  Intenta siempre dar una imagen social de persona muy educada. Siempre se comporta como una persona muy formal y correcta.
  3.  No expresa realmente lo que piensa, sino lo que le gusta a los demás oír.
  4.  Sólo expresa pensamientos positivos pero no los que tiene realmente.
  5.  Aumenta mucho su ansiedad, por la represión de sus pensamientos.
  6.  Evita todo lo prohibido y respeta todas las normas sociales.
  7.  Su vida diaria se rige por reglas y normas. Todo tiene que estar programado.
  8.  La incertidumbre, lo nuevo o desconocido le genera mucha inseguridad.
  9.  Tiene costumbres y horarios muy rígidos. No se sale de sus normas.
  10.  Aumenta su rigidez mental, su obstinación e indecisión.
  11.  Genera muchos hábitos de conducta y todo lo que se sale de la rutina diaria le altera mucho.
  12.  Aparenta mucho respeto a los demás y se esfuerza mucho en tener una imagen de persona con mucha conciencia y ética. Es muy moralista en todo.
  13.  Algunos llegan a organizar tanto su vida, que tienen que hacer todos los días lo mismo y a la misma hora. Necesitan llevar una vida muy monótona.
  14.  Aumenta más su perfeccionismo y su incapacidad para tomar decisiones.
  15.  Nunca quiere hacer nada nuevo que se salga de sus hábitos.
  16.  Estado de ánimo demasiado serio, nunca se ríe. Siempre es pesimista y está tenso y triste.
  17.  Reprime todos sus sentimientos y emociones, nunca los expresa.
  18.  Su mente está tan controlada y reprimida que aumentan mucho las compulsiones.
  19.  Reprime más sus impulsos y pensamientos y empeora su capacidad de concentración y memorización.
  20.  Reprime e inhibe su afectividad.
  21.  Solo expresa lo que socialmente está bien visto. Pero cada vez le resulta más difícil controlarse.
  22.  No expresa nunca los conflictos de pensamiento que tiene contra los demás.
  23.  Se incrementa su escrupulosidad hacia todo.
  24.  Todo el día está preocupado por su autoimagen.
  25.  En algunos casos, reprime el trastorno obsesionándose con el trabajo. Aparenta ser muy meticuloso y trabajador y no tiene ninguna actividad de ocio.
  26.  Engaña a los demás aparentando ser muy disciplinado y perfeccionista.
  27.  Aumenta tanto su obsesión por el orden que todos le observan.
  28.  Se agrava la rigidez mental. Ya nunca tiene una conducta flexible o espontánea.
  29.  Aumenta mucho su obsesión por los pequeños detalles, las listas, el horario rígido lo lleva a la máxima expresión.
  30.  No termina las tareas cotidianas porque todo el día su mente está ocupada con obsesiones y compulsiones.
  31.  Es demasiado estricto en todo y no tiene amistades.
  32.  Ya no es capaz de controlarse y todos le ven demasiado obsesivo, obstinado, terco e inflexible.
  33.  Ya no es capaz de tirar ningún objeto, llegando a llenar la casa de objetos inútiles que normalmente se tiran a la basura.
  34.  Se incrementa también su obsesión por guardar dinero y no gasta ni lo necesario.
  35.  Está convencido de que se aproximan hechos catastróficos para los que tiene de acumular dinero y toda clase de objetos.

Tratamiento

La mayoría de los pacientes no responden a la terapia farmacológica. Sin embargo, se ha demostrado muy eficaz en muchos estudios la terapia cognitiva, con técnicas de detención del pensamiento, aserción encubierta, reestructuración cognitiva, autocontrol emocional, exposición y prevención de respuesta (EPR), etc.

José Antonio Gris
Especialista en Psicología Clínica

3 Respuestas a TOC (Trastorno Obsesivo Compulsivo). Pensamientos repetidos y angustiantes

  1. Pingback: Conciencia – Trastorno obsesivo-compulsivo (TOC)

  2. buscemi

    Muy bueno

     
  3. charlie

    Excelente

     

Añadir comentario