Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|viernes, septiembre 21, 2018
  • Siguenos!

Toda la historia humana está ordenada para el nacimiento de Cristo 

RECORDEMOS EN ESTA NAVIDAD QUE…

Toda la historia humana está ordenada para el nacimiento de Cristo

El uno es el reino de Dios en la tierra, es decir, la verdadera Iglesia de Jesucristo, que sirve a Dios y a su Hijo unigénito con toda su mente y con toda su voluntad.

(LifeSiteNews/InfoCatólica) Hay un muy cliché conocido que dice que la historia está escrita por los vencedores. El significado es que después de un conflicto, los ganadores pueden retratarse como héroes y caracterizar a sus oponentes como villanos cuyas ideas deben ser arrojadas al abismo para que nunca más vuelvan a ser escuchadas.

Se ha argumentado por no pocos individuos que la derrota de Alemania durante la Segunda Guerra Mundial y la caída del Muro de Berlín en 1989 significaba que cualquier filosofía gobernante no llamada democracia liberal estaba destinada a lo que Ronald Reagan una vez llamó «el cenagal de la historia».

Los últimos veinte o más años han demostrado que la teoría es falsa. El surgimiento del islamismo, la devolución de la democracia al despotismo a través de un Estado Profundo que abarca varios continentes y la creciente hostilidad del liberalismo hacia la religión sugieren que las convulsiones experimentadas por la humanidad en la década de 1900 aún no han llegado a su fin.

Además, el resurgimiento de las actitudes antiglobalistas, algunos podrían decir antiliberales, que actualmente arrasan Europa indican que los cristianos ya no están dispuestos a quedarse de brazos cruzados mientras su herencia se desgarra bajo el disfraz de la tolerancia.

El Reinado Social de Cristo

Esencial para una comprensión adecuada de los eventos humanos es el reconocimiento de las ramificaciones sociales del nacimiento de Jesucristo. Como dijo una vez el Papa Pío XII, «es imposible para cualquiera exponer completa e imparcialmente la historia de eventos e instituciones sin la luz de Cristo y su Iglesiabrillando claramente en un brillo sobrehumano».

En el siglo XXI, los partidarios del liberalismo, en un intento de lograr lo que sus antepasados ​​comunistas no pudieron -es decir, erradicar la existencia de la fe católica– a menudo afirmarán que apoyan el «matrimonio» entre personas del mismo sexo, promoviendo los «derechos» transgénero, expandiendo el aborto, se colocan en «el lado correcto de la historia».

Sin duda, muchas personas en nuestra era agnóstica caen presas del tipo de superioridad moral que conlleva la afirmación altisonante de creer estar en «el lado correcto de la historia». Pero la verdad incómoda para aquellos que han sucumbido a este cuento de hadas es que ponerse en el «lado correcto de la historia» lo que realmente significa es ponerse del lado de Jesucristo.

P. Denis Fahey, un sacerdote irlandés cuyos libros sobre economía y política son una lectura obligada para cualquier católico interesado en los temas, escribió lo mismo en la década de 1940:

«Después de su miserable separación de Dios, su Creador y el Dador de los dones celestiales … el hombre se separó en dos partes diversas y opuestas, de las cuales una lucha contundentemente por la verdad y la virtud, y la otra por todo aquello que es contrario a la virtud y a la verdad .

El uno es el reino de Dios en la tierra, es decir, la verdadera Iglesia de Jesucristo, que sirve a Dios y a su Hijo unigénito con toda su mente y con toda su voluntad.

El otro es el reino de Satanás, en cuya posesión y control están todos los que siguen el ejemplo fatal de su líder y de nuestros primeros padres, así como aquellos que se niegan a obedecer la ley divina y eterna»

Cristo, Rey de la historia

En efecto, Fr. Fahey está diciendo que Cristo es el Rey de la historia. Él es el verdadero vencedor, el vencedor de la tumba. Es en Su nacimiento que todas las cosas están ordenadas, y es Su historia la que finalmente prevalecerá sobre los diversos esquemas caídos que el hombre lleno de orgullo inventa para mantener el poder y justificar su comportamiento errante.

La Realeza de Cristo se impone a las naciones del mundo, no diferente de la ley de la gravedad que se impone finalmente. San Cirilo de Alejandría decía: «Cristo tiene dominio sobre todas las criaturas, un dominio no aprovechado por la violencia ni usurpado, sino suyo por esencia y por naturaleza».

El Papa Pío XI, en su encíclica de 1925, Quas Primas , se hace eco de esos comentarios. «Su reinado se basa en la inefable unión hipostática. De esto se desprende no solo que los ángeles y los hombres deben adorar a Cristo, sino que a Él, los ángeles y los hombres están sujetos, y deben reconocer su imperio».

Navidad, por lo tanto, no es solo otra época del año. No es solo una temporada sentimental cuando nos entusiasmamos con las canciones de Bing Crosby y tomamos ponche de huevo mientras miramos las vacaciones navideñas de National Lampoon por centésima vez. Es una celebración solemne pero gozosa en la que recordamos que Dios se hizo hombre, lo redimió y llamó a cada persona y nación a compartir su gloria viviendo de acuerdo con su voluntad y sus mandamientos.

Deje que 2018 sea un año donde esto se convierta en realidad. Que sea el año en que los cristianos sigan celosamente su deber celestial de ir y enseñar a todas las naciones las verdades del Evangelio.

Añadir comentario