Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|Domingo, Junio 25, 2017
  • Siguenos!

Tomas Cremades

Entradas de Tomas Cremades
22 Febrero, 2017(0)

  Dado que es un texto largo, y, por consiguiente, ocupa un lugar excesivo para una catequesis escrita y enviada a la red, omito el texto remitiendo su lectura a Lucas 15,11-32. De esta forma se aprovecha el espacio para dedicarlo a reflexionar sobre la Parábola del mismo. (Nota del autor) Se le acercan a Jesús muchos publicanos y pecadores a escuchar la Palabra de Dios; los fariseos y escribas, estaban alerta, no para escuchar su Palabra, sino para encontrar en ella señales por donde atacar a Jesús. Son dos posturas ante la Palabra de Dios: la de los pecadores, que se saben pecadores, pero se acercan a Él, y la de los “sabios de este mundo”, los doctores de la Ley, que solo buscaban murmurar. Estos “sabios” son los que luego dirá Jesús que son aquellos a quienes el Padre les ha ocultado su Mensaje. Y Jesús, que no hace acepción de personas, admite a todos: los que se acercan a Él quizá con curiosidad, de buena voluntad, para hallar Luz en su vida, y los que se acercan con otra intención. El Evangelio, en boca del Maestro, es para todos. Y comienza con una parábola; no tiene … Full article

19 Diciembre, 2016(0)

Bienaventurados los que encuentran en ti su fuerza (Sal 83) Bienaventurados los que encuentran en ti su fuerza al preparar su peregrinación, nos dice el Salmo. Quizá no nos demos cuenta que estamos realizando un camino, como el pueblo de Israel, que representa una auténtica peregrinación hacia Dios, nuestro fin último. Cuando el pueblo de Israel vio que Moisés tardaba en volver de la montaña – nos lo recuerda el libro del Éxodo en su capítulo 32 -, se reunió en torno a Aarón y le dijo: “… ¡Anda, haznos un dios que vaya delante de nosotros pues no sabemos qué ha sido de ese Moisés que nos sacó del país de Egipto!…” El tiempo que emplearía Moisés en la presencia de Yahveh Dios no lo sabemos; lo que sí conocemos es la desconfianza del pueblo de Israel ante la “huida” de Moisés. Evidentemente que esta huída para estar en la presencia de Dios creó recelo en los israelitas; Moisés tardaba y no sabían nada de él; podría ser un impostor – creerían- a pesar de los milagros realizados ante su vista, primero con las siete plagas para convencer al faraón, luego con el paso del Mar Rojo, librándolos …

13 Diciembre, 2016(0)

BENEDICTUS (Lc 1, 68-79) El profeta Zacarías ha quedado mudo por su increencia: él es mayor, su mujer Isabel es estéril, y el Ángel Gabriel le había anunciado que era cierta su descendencia; que el Señor había escuchado sus súplicas y le concedería ese hijo tan deseado. Y dadas las circunstancias de ancianidad de la pareja, él duda de las palabras del Ángel. Por ello quedará mudo hasta el fin de los acontecimientos del anuncio. Cumplidos los nueve meses de embarazo, Isabel da a luz a Juan, según el anuncio de Gabriel. Y es cuando entona ese bellísimo canto- profecía que llamamos Benedictus: Bendito sea el Señor, Dios de Israel Porque ha visitado y redimido a su pueblo Suscitándonos una fuerza de salvación En la casa de David su siervo Según lo había predicho desde antiguo Por la boca de sus santos profetas Zacarías ha visto las maravillas de Dios en él; digamos que ha solucionado de una vez todos sus anhelos. Pero al ver en sus propias carnes la fuerza de Yahvé, su Dios, no piensa ni por un momento en arreglar su vida terrena. Es tan fuerte la experiencia y recuerda con tanta claridad la promesa de …

Al borde del camino

Por Tomás Cremades
6 Diciembre, 2016(0)

         Posturas del hombre ante Dios “Cuando se acercaba a Jericó estaba un ciego sentado junto al camino pidiendo limosna; al oír que pasaba gente preguntó qué era aquello. Le informaron que pasaba Jesús el Nazareno, y empezó a gritar diciendo: ¡Jesús, Hijo de David, ten compasión de mi!”(Lc18, 35-39) Es interesante el paso de Jesús: Él salió del Padre y vuelve al Padre; nunca vemos a Jesús parado, a no ser que, en su Majestad, revele a las gentes el Reino de los Cielos, la Misericordia de Dios o se pare para responder a las preguntas o interpelaciones de la gente de su tiempo. Ya nos dice el discurso de Pedro a Cornelio que relatan los Hechos de los Apóstoles (Hch. 10,28): “…pasó haciendo el bien y curando a todos los oprimidos por el diablo…” El ciego en cuestión se dedicaba a pedir limosna, sentado junto al camino, esperando la piedad o misericordia de la gente que pasaba. No sabemos cuál era la situación que le había llevado a este lamentable estado, pero lo que es cierto es que se había acomodado a esa situación y ya sólo esperaba que le resolvieran su problema. Su posición ante …

12 Noviembre, 2016(0)

  Este envío de Jesús, ya resucitado, se recoge en el Evangelio según san Juan (Jn 20,21). Es la primera aparición de Jesús, cuando los Apóstoles están encerrados en el Cenáculo, con las puertas cerradas por miedo a los judíos. Es interesante esta apreciación de “las puertas cerradas”. Los apóstoles han visto todo lo que le sucedió a Jesús, el martirio de su crucifixión, y temen que a ellos les pueda pasar lo mismo. Pueden recordar las palabras del Maestro: “…Si a Mí me han perseguido a vosotros también os perseguirán…” (Jn 15,20), y, sin la Fuerza del Espíritu Santo, que aún no han recibido, temen por su vida. De nada han servido las palabras de Jesucristo que les anuncia su resurrección; sólo creen lo que han visto sus ojos. Y sus ojos han visto un sufrimiento atroz, injusto, en el que ni ellos mismos han sido capaces de defender. A la traición, unen el pánico. De hecho hay dos que ya han abandonado el grupo. Son los que conocemos como “los dos de Emaús”. Éstos, como los demás, esperaban un Mesías poderoso que acabase con la dominación romana. Esperaban escalar un puesto importante con Jesús, “en su Reino”. …

8 Octubre, 2016(0)

Meditando en el rezo de Laudes del primer domingo de Adviento, la antífona 2 dice: “Los montes y las colinas aclamarán en presencia del Señor, y los árboles del bosque aplaudirán, porque viene el Señor y reinará eternamente” Y se me ocurre pensar: ¿Cómo es posible que los accidentes inanimados, como en este caso los montes, las colinas, los árboles…, tomen presencia humana y sean capaces de tomar iniciativas de pensamiento, de movimiento y de adoración al encuentro con su Creador? La metáfora imaginativa es bellísima, y pretendo “bucear” un poco en estos pensamientos. En las culturas orientales-en este caso la judaica-, las imágenes hablan mucho más que en nuestra cultura, podríamos llamar, romana o helénica; no en vano decimos que una imagen vale más que mil palabras. Los montes, en la cultura hebrea, en la Sagrada Escritura, es el lugar donde habitan los dioses; esos pequeños dioses que todos tenemos, que comienzan en nuestro propio “yo”, en nuestro “ego”, y continúan en el “amor propio” como tapadera del orgullo, la soberbia, y demás pecados capitales, así llamados porque son cabeza u origen de todos los demás,  que “embellecen” nuestra alma, en una danza infernal con el Príncipe de …

28 Junio, 2016(0)

Nada hay más grande que la condición de “mujer”. Curiosa afirmación en un mundo globalizado en el que se quiere disimular la condición del género: Dios creó un hombre y una mujer con unas determinadas características que diferencian su sexo y su papel en el mundo. Son iguales en dignidad y respeto, en derechos y obligaciones, iguales ante Dios y ante los hombres. Ninguno es superior al otro y ambos cumplen “el Plan de Dios” en la tierra. Por desgracia, el Maligno introdujo el pecado en el mundo, y es consciente que deshaciendo la familia, tiene ganada la partida en el camino de la salvación. Así aparece la ideología de género, y en un diabólico “progresismo”, aparece el divorcio, y los llamados “progenitores A y B…y C…y qué se yo cuántas letras más. Aparecen familias con hijos de las dos partes, fruto de relaciones de cada cual, y hasta se considera bien, por ese mal llamado progresismo. La mujer quiere ser tratada igual al hombre, y es de todo derecho. Pero los papeles en la sociedad, fuera del ámbito profesional, son distintos: no hay uno superior al otro. Ahora los padres colaboran en la educación de los niños y …

21 Junio, 2016(0)

  Estando Juan en la cárcel, envía a sus discípulos a preguntar a Jesús: ¿Eres tú el que ha de venir o tenemos que esperar a otro? Jesús les respondió: “Id y contad a Juan lo que oís y veis: los ciegos ven, los cojos andan, los leprosos quedan limpios y los sordos oyen, los muertos resucitan y se anuncia a los pobres la Buena Nueva; ¡y dichoso aquel que no halle escándalo en mí!” (Mt 11,2-7) Y nos hace meditar esta situación: Juan es tentado de duda; poco tiempo antes ha bautizado a Jesús, le ha reconocido con Mesías cuando dice: “Soy yo el que necesita ser bautizado por ti, ¿y tú vienes a mí? (Mt 3,14) Jesús responde: “Déjalo ahora, conviene que así cumplamos toda justicia” Y leemos en (Jn 1,29): “…al día siguiente ve a Jesús venir hacia él y dice: “He ahí el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo. Este es por quien yo dije: Detrás de mi viene un hombre que se ha puesto delante de mí, porque existía antes que yo…” ¿Cómo, pues, este desvarío? Juan en la cárcel, es testigo de sus penalidades; ha abandonado todo para ir al desierto …

23 Abril, 2016(0)

  Desde lo hondo grito al Señor: ¡Señor, escucha mi voz! ¡Estén tus oídos atentos a la voz de mi súplica! Si llevas cuenta de los delitos, Señor, ¿Quién podrá resistir? Pero de Ti procede el perdón Y así infundes respeto Mi alma espera en el Señor, Espera en su Palabra, Mi alma aguarda al Señor Como el centinela la aurora. Aguarde Israel al Señor Como el centinela la aurora Y Él redimirá a Israel de todos sus delitos  (Sal 129) El hombre que ha tocado fondo en su vida, y ve sus miserias, tiene tres opciones: desesperarse creyendo que sus pecados y su salvación ya no tienen perdón de Dios; pasar olímpicamente del tema diciendo como el impío: no hay Dios; o confiar en la Misericordia de Dios. Que comprende sus miserias, y perdona de todo corazón al pecador arrepentido. El primer supuesto, es el de Judas. Judas, como buen judío de su tiempo, conocedor de las Escrituras, se aplica el lema de ojo por ojo y diente por diente. Dice el libro del Levítico: “El que mate a un animal, indemnizará por él, mas el que mate a un hombre morirá” (Lev 24, 19-21) Leemos en el libro del Éxodo: “Si se produce una …

19 Abril, 2016(0)

Cuando uno se inicia en la fe, cuando te miras para dentro y ves tus miserias, y abres ese armario inconfesable que todos llevamos dentro, te atemoriza el fuego eterno del infierno. Pero Dios no nos ha creado para el infierno, sino para alabarle, y para hacernos hijos suyos; nos moldea para que podamos llegar a ser hijos de Dios, anunciadores de su Evangelio, que es Vida para todos los que le seguimos, a pesar de nuestros errores. Nos lo dice en el Prólogo del Evangelio según san Juan, cuando anuncia su Palabra-Jesucristo-, como la Luz que ilumina a todo hombre que viene a este mundo:”…Vino a los suyos y los suyos no la recibieron, pero a todos los que la recibieron les dio poder de hacerse hijos de Dios, a los que creen en su Nombre…” ((Jn 1, 11-13) La palabra fuego, en la Escritura, tiene muchas vertientes, las cuales siempre me han sobresaltado, cuando no me han asustado. Creo que es el momento de que empiece a ver con otros ojos la realidad que nos dice la Biblia de esta tan, aparentemente, “estremecedora” palabra.En el Evangelio de Jesucristo según San Lucas (Lc 9,54) se relata un episodio sorprendente. Sucedió que Jesucristo quería subir a Jerusalén, para lo …

1 Diciembre, 2015(0)

Dice el Señor por boca del profeta Ezequiel (Ez 36,24-28): “…Os recogeré entre las naciones, os reuniré de todos los países, y os llevaré a vuestra tierra…” Yahvé se ha escogido un pueblo, el pueblo de Israel, del que nosotros somos sus herederos; y, en esa herencia, siempre presente en Él por sus atributos de Eternidad y Presente continuo y permanente, nos elige también a nosotros; no ciertamente por nuestros méritos o por nuestra valía; simplemente por su infinito Amor. Nos reúne de entre todos los pueblos, sin distinción de raza, color de piel, sexo, edad, formación…estas características nos definen a los humanos, incluso, a veces, nos separan, “nos clasifican”, pero no son válidas para Dios. Nos lo recordará muchos siglos después Pablo: “…Ya no hay judío ni griego, ni esclavo ni libre, ni hombre ni mujer, ya que todos vosotros sois uno en Cristo Jesús…” (Gal 3,28) Y nos llevará a nuestra tierra. ¿Cuál es nuestra tierra? Es la tierra prometida, el Cielo, la visión Beatífica de Dios. Esa es nuestra tierra. Es nuestra particular Tienda del Encuentro La Tienda del Encuentro es el lugar donde Moisés se encontraba con Dios-Yahvé, donde Moisés hablaba cara a cara con Él, como un amigo habla con su amigo. (Ex 33,11) Y …

6 Noviembre, 2015(0)

Esta mañana escuchando Radio María, aconteció una bellísima anécdota, que paso a relatar: Una señora anciana, de los tiempos en que aún estaban las pesetas por España, le van a desahuciar porque debe 5.000 pesetas. La señora no dispone de esa cantidad, no tiene familia, pero no se angustia. En su inocencia envía una carta a Dios a través de la Dirección de Correos, pidiéndole que le consiga este dinero. Y pone en el sobre: “Para el Señor Dios”. Nada más. Cuando llega a la oficina de correos, el asunto deja asombrados a los funcionarios; tanto es así, que se plantean la duda de si será una broma, o se tratará de un “chalado” más … Pero les pica la curiosidad, y deciden abrir el sobre. Se encuentran con la petición, y, ante tanta ternura, y sobre todo, FE, deciden aportar cada uno lo que pueda en forma de pequeña colecta. Pero no consiguen la cantidad de 5.000 pesetas, sino sólo 4.500. Y se lo envían para no retrasar más el pago, ya que presumen la urgencia de la inocente mujer. Al cabo de unos días, reciben de nuevo una carta con el mismo destinatario: Dios. Abren y se encuentran con esta …

25 Septiembre, 2015(0)

Los Salmos-la oración que rezaba Jesucristo- se cumplen en Él, y en todos los que buscamos y queremos ser sus discípulos. A Dios se le reza con los Salmos, usando su propio lenguaje y meditando, buscando y “buceando” en su Palabra, escrutando la Escritura. Hoy me detengo en el Salmo 62: Imagino mi alma caminando por el desierto de la vida, donde ninguna de las experiencias vividas han apagado mi sed, sed de placer, de honores, de consideraciones humanas. “Mi alma está sedienta de ti…”, comienza el salmista, y recuerdo las palabras de San Agustín: “…nos hiciste para Ti y mi alma no descansará hasta que te encuentre a Ti”. Realmente mi tierra está reseca, agostada, agrietada, por donde sólo entran, el desierto, los alacranes, los escorpiones, las hormigas, los insectos…En estas grietas, que solo son las heridas que dejaron en mi alma, anidan todas mis insatisfacciones, mis anhelos, mis frustraciones. Tanto mi alma como mi carne están sedientas del Dios vivo, el único que puede dar sentido a mi vida; el único que colma y calma mi sed, y recuerdo el texto de la Samaritana: “Yo soy el agua viva, y el que beba de este Agua no tendrá más …

9 Septiembre, 2015(0)

Los que hemos tenido la posibilidad de conocer el Estado de Israel, y, por gracia de Dios, hemos tenido la oportunidad de conocer la Domus Galilea, del Camino Neocatecumenal, en el lago de Tiberíades, podemos admirar entre otras muchas cosas, una “ puerta estrecha” construida en piedra, por donde, si quieres, puedes pasar con mucha dificultad en cuclillas, o de rodillas. La verdad es que toda la construcción de la Domus nos recuerda multitud de símiles bíblicos que nos llevan directamente a la Escritura; son auténticas catequesis en piedra y hormigón, con las que Dios iluminó al proyectista y al inspirador de la citada construcción. Todo un descanso para el cuerpo, y sobre todo, para el alma, poder meditar las enseñanzas evangélicas con sólo levantar la mirada. En el Evangelio de Jesucristo según san Lucas, (Lc 1322-30) nos habla de “la puerta estrecha”. El texto relata el encuentro de un hombre que interpela a Jesús con estas palabras: “Maestro, ¿serán muchos los que se salven?”Jesús le responde: “Esforzaos en pasar por la puerta estrecha, porque ancho es el camino que lleva a la perdición” Jesús no da un número concreto; la salvación es imposible para el hombre pero no …

3 Septiembre, 2015(0)

La historia del pueblo de Israel es la misma historia del cristiano, nuevo pueblo de Israel. Y es bueno mirarse en el camino que hizo por el desierto para verse retratado en él, y tratar de no caer en sus vicios y pecados. Durante mucho tiempo la palabra del enunciado: Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí (Is 29, 13)… no me inquietó, ni siquiera fui consciente de ella. Fui un cristiano de los que iban a misa los domingos, que confesaba y comulgaba con frecuencia y Ya. Eso sí, tenía miedo a Dios, no quería que se enfadase conmigo; era un Dios al que tenía que contentar; tenía miedo al diablo y al infierno, y casi todo, casi todo era pecado. No puedo juzgar a los que así me educaron en la fe, ni debo tampoco. Yo era un niño aunque fuera adulto, niño en la fe. Y así pasaban mis días y mis semanas, y mis años… El Señor me esperaba, ahora lo sé. Con su Paciencia infinita. Yo me lo imagino sentado a mi lado, esperando que despertase algún día. Un día pregunté a una monja que me daba …

27 Julio, 2015(0)

  Hay multitud de situaciones en la Escritura que nos revelan ese, diríamos “buen olor” de Dios, lo que Pablo llama el buen olor de Cristo: “… ¡Gracias sean dadas a Dios, que nos asocia siempre a su triunfo en Cristo, y por nuestro medio, difunde en todas partes el olor de su conocimiento! Pues nosotros somos para Dios el buen olor de Cristo entre los que se salvan y entre los que se pierden, para unos olor de muerte que mata, para los otros  olor de vida que vivifica…” (2 Cor 2, 4-17) Es como una intuición, una sensación de que ahí esta Dios, aunque no se pueda decir con palabras. He recogido tres momentos en la Escritura que nos ayudarán a entender lo que yo llamaría la intuición de la Presencia del Espíritu de Dios. Nos lo revela el primer libro de Samuel en el capítulo 16; sucede que el profeta Samuel llora la muerte del rey de Israel, Saúl. Yahvé le indica: ¿Hasta cuándo vas a estar llorando por Saúl, después que yo le he rechazado para que no reine sobre Israel? Voy a enviarte a Jesé de Belén, porque he visto entre sus hijos un rey para …

1 Julio, 2015(0)

El pasado pasó; el futuro es creación y sólo le corresponde a Dios. Hay que vivir HOY “¡Ojalá escuchéis HOY su Voz! No endurezcáis el corazón como en Meribá, como el día de Masá en el desierto cuando vuestros padres me pusieron a prueba y me tentaron, aunque habían visto mis obras” (Sal 94,8-10). ¡Qué inspiración del salmista reflejando el pensamiento de Yahvé! Él ha sacado con Mano poderosa al pueblo de Israel, han visto la Fuerza poderosa de Dios abriendo el Mar Rojo, han sido testigos de la Nube que les protegía por el día en el desierto, y, mientras Moisés recibe las Tablas de la Ley, como tarda en bajar, el pueblo “necesita” de un ídolo que le dirija; y se construyen un “becerro de oro”, frente a la Fuente de Meribá. No culpemos solamente al pueblo de Israel. Nosotros, nuevo pueblo de Dios, somos iguales, actuamos igual y también nos construimos nuestro becerro de oro. Necesitamos un ídolo para vivir: unas veces será la imagen de un futbolista, record de no sé cuántas hazañas deportivas; otras veces iremos tras del cantante de moda y lloramos de histeria como los fans de la TV. Pero nuestro becerro de …

23 Mayo, 2015(0)

La vida de todo hombre desde que nace hasta que muere es un combate. Es un combate contra sí mismo, y contra todo lo que le rodea. No vamos a hablar de las guerras horribles que degradan a toda la humanidad hoy en día y durante toda la historia pasada. Es algo mucho más sutil, es la competitividad actual desde que nacemos. Desde que el niño tiene conocimiento, orientamos a nuestros hijos a elegir una profesión en la que se gane mucho dinero y tenga prestigio social. Y no es que eso en esencia esté mal; lo que está mal es que sea el dinero y el afán del mismo lo que marque y oriente nuestra vida, de tal forma, que, como todo es relativo, todo es válido mientras no te pillen. Y así nos encontramos en la situación actual que vivimos en el mundo donde las virtudes cristianas brillan por su ausencia. Hemos apartado a Dios de nuestra vida, hemos quitado los crucifijos de los colegios y ya no se enseña la asignatura de Religión; nuestros jóvenes, y no tan jóvenes, desconocen la historia de Abrahán o de Moisés, y si la conocen es descafeinada por las películas …

2 Mayo, 2015(0)

¡Al despertar, me saciaré de tu semblante Señor! Nos dice el salmista (Sal 17,15). Saciarse de Dios, ver el Rostro de Dios, ha sido, desde siempre el deseo de todo fiel que busca al Señor. Ya Moisés, en el libro del Éxodo imploraba a Yahvé “ver su Rostro”: Entonces Moisés dijo a Yahvé: ¡Déjame ver tu Rostro! Él le contestó: Yo haré pasar ante tu vista toda mi bondad, y pronunciaré delante de ti el Nombre de Yahvé; pues concedo mi favor a quien quiero y tengo misericordia con quien quiero. Pero mi Rostro no podrás verlo porque nadie puede verme y seguir con vida (Ex 33,18-20). Desde que Dios se hizo Hombre en Jesucristo, hemos visto al Señor y hemos contemplado su Gloria (Jn 1,14). Así nos lo cuenta Juan: “Y la Palabra se hizo carne, y puso su Morada entre nosotros, y hemos contemplado su gloria, gloria que recibe del Padre como Unigénito, lleno de gracia y de verdad”. Hay un bellísimo diálogo entre Jesucristo y el apóstol Felipe, que nos relata Juan en su Evangelio: Dice Felipe: Señor, muéstranos al Padre, y nos basta. Le dice Jesús: ¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros, y no me conoces, …

29 Abril, 2015(0)

Muchas veces en los Salmos aparece esta expresión, de “las alas de Dios”. Estamos acostumbrados a las imágenes pictóricas donde se representan las alas de los ángeles, como si realmente fueran seres incorpóreos, pero con alas. La realidad es que los ángeles, son seres que no tiene cuerpo pero, a la vez, portan de una misión única: son anunciadores de la Palabra de Dios; y para comunicar con imágenes la “celeridad”, la “rapidez” con que se comunican con el hombre en Nombre de Dios, el cumplimiento de su Palabra, el artista los dibuja con alas. Cuando en la baja Edad Media se perdió todo vestigio de cristianismo, tan sólo los monjes conservaron los escritos que aún perduran en los monasterios, y los artistas y arquitectos de la época construyeron las catedrales con representaciones bíblicas que nos recuerdan multitud de episodios narrados en la Escritura, pero que el pueblo llano, muchas veces ignorante, o incluso sin saber leer, era incapaz de entender la Palabra de Dios. Pero las “alas de Dios” no se han representado nunca. El Salmo 35, contrapone la maldad del pecador a la bondad de Dios, y dice: El pecado es un oráculo para el impío Que le habla en el fondo de su corazón No tiene temor …

18 Abril, 2015(0)

Muchas veces hemos comentado que el lenguaje de los Salmos es el que Jesucristo mantenía con su Padre, puesto en oración, tantas y tantas noches que nos relatan los Evangelios. Es por eso una fuente de oración y de inspiración de todo el que quiere acercarse a la oración con palabras que trascienden la sabiduría humana -para acercarse a la Sabiduría de Dios-. Meditando en el Salmo 92 en la oración de Laudes, aparece con fuerza el versículo de “aguas caudalosas”, esto es una corriente de agua que transporta un enorme caudal. Dice el Salmo: Levantan los ríos, Señor Levantan los ríos su fragor Pero más que la voz de aguas caudalosas Más potente que el oleaje del mar Más potente en el cielo es el Señor Es decir, hay voces que no son las de Dios, que nos anegan el alma. Que nos alejan del Señor. Que visten de belleza, con la belleza de Luzbel-Satanás, opuesta a la Belleza del Creador. Jeremías nos recuerda estas ingentes aguas sobre las que está instalada Babilonia. Los judíos han sido deportados a esta ciudad, y el profeta anuncia el castigo de Yahvé contra ella por sus infidelidades. Dice: Sobre las murallas …

28 Marzo, 2015(0)

Meditando el libro del profeta Daniel, aparece un cántico en el capítulo 3 que es conocido como “El Cántico de los tres jóvenes”; es un cántico de gloria a Dios que les ha salvado del martirio del horno a donde les había enviado la cólera de Nabucodonosor. Los tres jóvenes- Ananías, Azarías y Misael- se habían negado a adorar una estatua que el mismo rey se había hecho erigir para su gloria, de tal forma, que, si no le adoraban sus súbditos, eran reos de muerte. Y en ese contexto, y dado que estos jóvenes se negaron, fueron introducidos en un horno ardiendo hasta que murieran. Pero el ángel de Yahvé se metió con ellos y les salvó de la muerte. Tal es así, que aún dentro del horno, el rey Nabucodonosor llamó a sus consejeros y les preguntó: “¿No hemos arrojado al fuego a tres hombres atados?” Ellos respondieron: “Así es majestad”. El rey repuso: “Pues yo estoy viendo cuatro hombres desatados que caminan entre el fuego sin sufrir daño, y el cuarto parece un Ser Divino” (Dn 3, 25-26). Este Ser Divino, el ángel de Yahvé, no es sino imagen del mismo Jesucristo que libró de la muerte a sus discípulos. Entonces …

14 Marzo, 2015(0)

Cuando repasamos nuestra vida pasada y recordamos la fe recibida, no podemos por menos de meditar el camino que hicimos como el pueblo de Israel por el desierto que nos tocó andar. Seguro que no había arena, ni sol sofocante; no había serpientes que nos mordieran y que necesitasen del árbol que le encargó Yahvé para la curación ante las mordeduras. Cuando alguien era mordido por una serpiente, miraban al árbol en que se encontraba “la serpiente” de bronce, y quedaba curado. Esta serpiente clavada en una cruz, ordenada por Yahvé, es una clara imagen de Jesucristo crucificado, de tal manera que, al mirarle a Él, nuestros pecados, nuestras miserias-la mordedura del diablo=serpiente-, quedaban sanados. Es bellísima esta imagen. La fe que recibimos era más moralista que ahora, se tenía más conciencia de pecado, y se consideraban determinados pecados- sobre todo los relativos al sexo- de un grado superior frente a otros, como pueden ser los pecados de corrupción, murmuración, mentira o difamación, calumnia… Sin quitar la gravedad que corresponde a estos pecados,-naturalmente-, aun ahora se mantiene la idea de que la difamación, la murmuración, etc son menos graves, siendo así que no es cierto. No podemos quitar la …

8 Marzo, 2015(0)

En la celebración de la Santa Misa, en el momento del rezo del Padrenuestro, muchos cristianos alzamos las manos de diferentes formas y posturas. Unos lo hacemos con las palmas vueltas hacia el altar, otros con las manos en actitud de presentación de nuestras ofrendas, otros en actitud de escucha con los brazos doblados y los cantos de las manos al frente, etc. Otros, al fin, sin ninguna actitud especial, con respeto, como se debe a la celebración del momento que se está viviendo. La realidad es que no hay ninguna recomendación en la liturgia que nos indique qué postura tomar, y se deja en el sentimiento de los fieles, como una forma de dirigirnos al Padre celestial. En mi caso particular, yo presento mis palmas a Jesucristo crucificado, siempre presente en la celebración y con la imagen en el altar del celebrante. Él me enseña las suyas, sangrando por mis pecados y los pecados del mundo. Él, el “sin pecado”, el Cordero manso que “quita el pecado del mundo”, el que en una traducción más exacta es el “que borra” el pecado del mundo, me enseña sus Santas y Venerables Manos en la Cruz. Él, que se entregó …

15 Febrero, 2015(0)

Es una gracia del Señor poder escrutar la Escritura desentrañando los misterios que en ella guardan la Revelación. Me refiero al paralelismo que existe entre este Salmo 91 y el Salmo 137. Y así, se va formando el maravilloso puzle con el que Dios se comunica con su pueblo. Dice el Salmo 91:”…Tus acciones son mi alegría y mi júbilo las obras de tus Manos…”, y el Salmo 137 en su versículo 8 termina diciendo: “…no abandones, Señor, las obras de tus Manos…” Siguiendo con el Salmo 91, el salmista nos recuerda la magnificencia y profundidad de sus enseñanzas, y nos pone en guardia cuando dice que el ignorante no entiende ni el necio se da cuenta. Quería pararme a meditar un poco sobre este versículo que me ha llamado la atención. Cuando en la Escritura hay algo que “llama la atención”, algo que se sale del contexto, que “no pega” diríamos con lenguaje actual, hemos de detenernos un poco a pensar qué nos ha querido decir el Señor. Él nos habla con la Escritura, pues Palabra viva es. El ignorante es el que no conoce algo; lo ignora, lo desconoce. Pero existe lo que llamamos ignorancia culpable; cuántas …

28 Enero, 2015(0)

Y dice el Señor a Jeremías: «”Antes de haberte formado Yo en el vientre te conocía, y antes que nacieses te tenía consagrado: Yo, Profeta de las naciones, te tenía consagrado”. Yo dije: “¡Ah, Señor Yahvé, mira que no sé expresarme, que soy un muchacho!”. Y me dijo Yahvé: “No digas soy un muchacho, pues adonde quiera que Yo te envíe irás, y todo lo que te mande dirás, no tengas miedo que contigo estoy para salvarte. Entonces alargó Yahvé su Mano y tocó mi boca. Y me dijo: “Mira que he puesto mis palabras en tu boca”» (Jer 1,4-8). En parecidos términos contesta Moisés a Yahvé, cuando este le anuncia la misión de hablar con el faraón para sacar a los israelitas de Egipto. Moisés dijo a Dios: “¿Quién soy yo para ir al faraón y sacar de Egipto a los israelitas?”. Y Dios le contesta: “Yo estaré contigo, y esta será la señal de que Yo te envío: Cuando hayas sacado al pueblo de Egipto, daréis culto a Dios en este monte” (Éx 3,11). Más adelante, Moisés replica al Señor: «“¡Por favor, Señor! Yo nunca he sido hombre de palabra fácil, ni aún después de haber hablado …

2 Enero, 2015(0)

El deseo de todo discípulo que busca al Señor es ver su Rostro. Ya nos lo recuerda el Salmo 26 cuando dice: “…Una cosa pido a Yahvé, es lo que ando buscando; admirar la belleza de Yahvé contemplando su Templo” (Sal 26,4). Y más adelante clama a Yahvé diciendo para sus adentros: “…Busca su Rostro. Sí, Yahvé, tu Rostro busco, no me ocultes tu Rostro…” (Sal 26, 8). Ya Moisés le pide a Yahvé: “Déjame ver tu Gloria”. Él le contestó: Yo haré pasar ante tu vista toda mi bondad y pronunciaré delante de ti el nombre de Yahvé, pues concedo mi favor a quien quiero y tengo misericordia con quien quiero. Y añadió: Pero mi rostro no podrás verlo, porque nadie puede verme y seguir con vida. Yahvé añadió: Aquí hay un sitio junto a mí; ponte sobre la roca. Al pasar mi Gloria, te meteré en la hendidura de la Roca y te cubriré con mi Mano hasta que yo haya pasado. Luego apartaré mi Mano, para que veas mis espaldas; pero mi Rostro no lo verás.” (Ex 33, 18-23) Maravillosa profecía de Dios que anuncia la Roca: Jesucristo. Dice textualmente que hay un sitio junto a …