Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|martes, septiembre 26, 2017
  • Siguenos!

Vaticano y Al-Azhar: compromiso común para proseguir el diálogo interreligioso 

El Consejo pontificio de diálogo interreligioso y la delegación de la universidad musulmana tienen un encuentro en la Nunciatura en Egipto- Un encuentro entre el Consejo Pontificio para el Diálogo Interreligioso (PCDI) y el Centro Al-Azhar para el Diálogo (CAD), tuvo lugar el 3 de julio en la Nunciatura Apostólica en Egipto.

Lo informó hoy la Oficina de prensa de la Santa Sede, precisando que “siguiendo el precedente acuerdo de 28 de mayo de 1998 y, a la luz de los discursos del Papa  Francisco y del Gran Imán de Al-Azhar, Ahmed Muhammad al-Tayyib, durante la histórica Conferencia de Paz de El Cairo el pasado 28 de abril,  se ha expresado  el compromiso común  de proseguir las reflexiones compartidas encaminadas a promover un diálogo interreligioso provechoso  y eficaz centrado,  en particular, en la promoción de la paz y la construcción de un mundo más justo”.

La Delegación  del CAD estaba compuesta por el  jeque prof. Mohey al-Din Afifi Ahmed, Secretario General de la Academia de Investigación Islámica de Al-Azhar y coordinador del diálogo en el CAD, y el Dr. Kamal Boraiqa Abdelsalam,  miembro del mismo centro.

La delegación del PCDI  estaba formada por S. E. Mons. Miguel Ángel Ayuso Guixot, M.C.C.J., Secretario del PCDI, Mons. Khaled Akasheh, Jefe de la Oficina para el Islam, y el P. Jean Druel, O.P., Director del Institut Dominicain des Etudes Orientales  de El Cairo.

En la Universidad de Al-Azhar, el papa Francisco precisó que diálogo puede ser favorecido si se conjugan bien tres indicaciones fundamentales: el deber de la identidad, la valentía de la alteridad y la sinceridad de las intenciones.

Allí recordó también que la religión no es parte del problema sino parte de la solución del mismo y que “como líderes religiosos” estamos “obligados a denunciar las violaciones que atentan contra la dignidad humana y contra los derechos humanos, a poner al descubierto los intentos de justificar todas las formas de odio en nombre de las religiones y a condenarlos como una falsificación idolátrica de Dios: su nombre es santo, él es el Dios de la paz, Dios salam”.  Y que “por tanto, sólo la paz es santa y ninguna violencia puede ser perpetrada en nombre de Dios porque profanaría su nombre”.

Añadir comentario