Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|miércoles, octubre 17, 2018
  • Siguenos!

¿Y Ahora clamas a María? 

¡Qué bien! Cuando te “sale del pié”, clamas a María… Y ¿cuándo no La necesitas?

Noooooo “paqué” si no tienes nada que pedir… ¡Menudo rostro amigo/a! Así no funciona María, ni te harán caso los Santines ni las almas del purgatorio que esperan tu oración.

¿Es que con llevar tropecientas medallas al cuello, o mil y una estampitas con sus consabidos besos, ya te vale? No “juegues” con María, está muy harta de ser  “adorno-florero” en tu pecho; además no sabe ni “paqué” la llevas.

Sé elocuente, serio y reza el Rosario todos los días. Es lo que pidió la Virgen, (Rosario en mano) a Santo Domingo de Guzmán en 1208 para luchar contra todo mal; en el año 1460 se lo volvió a pedir al Beato Alano de La Rupe (muchísimos se convirtieron), y en sus apariciones de Lurdes, Fátima y  Medjugorje, no ha dejado de pedirlo.   

50 Ave Marías prodigiosos y todo cuánto desees, por tu bien o por los demás, será concedido. Y después (no antes) “te vas al Rocío a ver a la virgencita, echas unas lagrimillas y a pasarlo bomba a lomos de un  caballo andaluz, o bien te vas a la procesión de La Macarena en Semana Santa…”  

¿Quieres estar con María? Pues reza su Salterio. Ella se hizo Rosario para que Lo llevaras como arma infalible ante el mal. Estará a tu lado el día que te “vayas”.

Conocer las Gracias del Rosario (búscalas) es crucial, te sentirás envuelto en seguridad, bien y consuelo –pase lo que pase en tu vida-. Es otra manera de vivir.

Aunque te duermas rezándolo, como yo…

Añadir comentario