Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|domingo, agosto 9, 2020
  • Siguenos!

118.359 muertes: la tasa de abortos creció un 8,3% en 2011 

En 2011, fueron abortados en España 118.359 niños, 5.328 más que el año anterior. La tasa de mujeres en edad fértil que abortaron aumentó un 8,3%. El mismo Gobierno que aún no ha dado pasos concretos para frenar esta matanza hizo públicos estos datos el día 21 por la tarde, intentando esconderlos entre los atascos de la operación salida del puente de Navidad, o dentro del bombo de la Lotería

En 2011, se perpetraron en España 118.359 abortos, según los datos parciales hechos públicos por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad el día 21 de diciembre. Esta cantidad de muertes equivale, según la plataforma Derecho a vivir, a la población de ciudades como Jaén, Orense, Lugo, Gerona o Cáceres.

La mayoría de los medios se hace eco del aumento de 5.328 abortos respecto a 2010, lo que supone un 4,7% más de abortos en números absolutos. Pero el incremento es todavía más significativo si se tiene en cuenta que el número de mujeres en edad fértil está disminuyendo en nuestro país. Si se toma como referencia la tasa de abortos por cada mil mujeres en edad fértil, se observa que ésta creció un 8,3% respecto a 2010. Es decir, de cada mil mujeres en edad fértil, 12,44 abortaron. Uno de cada cinco embarazos (el 20%) acabaron en aborto.

89,59% de aborto libre

2011 fue el primer año entero bajo la ley actual del aborto, la ley orgánica 2/2010, que entró en vigor el 5 de julio de 2010. Esta ley hizo que el aborto pasara de delito despenalizado a ser un derecho de la mujer, que podía abortar sin alegar ningún motivo hasta la semana 14 de gestación. En 2011, la mayoría de las mujeres, un 89,59%, eligieron esta opción. El resto, se acogieron a uno de los supuestos que, a partir de la semana 14, mantiene la ley: riesgo para la salud física o psíquica de la madre (7,3%), graves anomalías en el feto (2,73%) o anomalías y enfermedades fetales incompatibles con la vida o extremadamente graves e incurables (0,30%).

Varias entidades provida han reaccionado con pesimismo ante estos datos. Para Fabián Fernández de Alcarcón, Vicepresidente de Profesionales por la Ética, «resulta evidente que el marco jurídico ha normalizado aún más esta tragedia sin que el Gobierno del PP haya presentado ni siquiera un borrador de la ley de apoyo a maternidad que había prometido. Nadie entiende qué es lo que está ocurriendo con un Gobierno que tampoco ha dado pasos concretos para proteger la maternidad, ni tan siquiera ha aprovechado los recortes en Sanidad para reducir la financiación pública del aborto».

También con el PP

Es más, el actual gobierno conserva la mala costumbre de los socialistas de ocultar durante el mayor tiempo posible los datos del aborto, y darlos a conocer en el momento en que puedan pasar más desapercibidos. En este caso, esperaron a la tarde del día 21, en plena operación salida y pocas antes del sorteo extraordinario de Navidad de la Lotería.

La doctora Gádor Joya, portavoz de Derecho a vivir, atribuye esto a que los datos sobre el aborto son las cifras «de la vergüenza y el escándalo», en los que también el Gobierno actual comparte culpa por «no haber cambiado nada». Aunque los datos publicados el viernes hacen referencia al año 2011, último del gobierno del PSOE, en el 2012 que está a punto de concluir no se ha hecho nada para frenar esta tendencia. Por tanto, el actual gobierno del PP es «el Gobierno bajo el que muy probablemente hayamos superado la cifra de 120.000 abortos en un año».

La mano del PP tampoco se deja notar para bien en las autonomías en las que gobierna. Las tasas más altas de abortos por mujeres en edad fértil se dieron en Madrid (15,14), Baleares (15), Cataluña (14,49), Murcia (14,39), Asturias (13,79), Canarias (13,16) y Andalucía (13,09). En el extremo opuesto de la tabla, el honor de ser las comunidades donde menos mujeres optan por el aborto corresponde a Ceuta y Melilla (4,59), Navarra (6,90) y Extremadura (7,57).

En centros privados, con dinero público

Otro dato que destaca es que el 97,28% de los abortos se practicaron en centros privados. En este sentido, se mantiene la tónica de años anteriores, a pesar de que uno de los argumentos que se esgrimieron a favor de la ley actual es que haría que los abortos se practicasen más en centros públicos, lo que haría posible un mayor control. Vemos que esta previsión, no se ha cumplido, puesto que sólo un 2,68% de abortos se practicaron en estos centros. Eso sí, muchos de los abortos practicados en centros privados se realizaron con cargo a las arcas públicas, puesto que el aborto es, en España, una prestación sanitaria más.

Tampoco se ha cumplido la promesa del anterior Gobierno de que la estrategia de salud sexual y reproductiva que acompañó a la nueva ley, y la venta sin receta de la abortiva píldora del día después, ayudarían a reducir el número de abortos. No ha sido así; sino que, muy al contrario, la venta libre de la PDD sólo ha producido un número desconocido de abortos muy tempranos (antes de que el embrión se implante), que no entran en las estadísticas.

Añadir comentario