Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|miércoles, abril 24, 2019
  • Siguenos!

A 25 años del genocidio en Ruanda, los sobrevivientes perdonan a los asesinos 

EL PERDÓN ES EL ÚNICO CAMINO A LA RECONCILIACIÓN

Un cuarto de siglo después del genocidio en Ruanda, hay 6 «aldeas de reconciliación», donde los sobrevivientes y perpetradores del genocidio viven juntos. Los asesinos piden disculpas públicamente por sus crímenes y los sobrevivientes profesan el perdón.

(CRUXHace 25 años, Tasian Nkundiye asesinó a su vecino con un machete.

Un hutu de 43 años y algunos otros hombres de su aldea ruandesa cortaron en pedazos al hombre tutsi, un asesinato horrible durante un genocidio de 100 días que mató a aproximadamente 800.000 tutsis étnicos y a los hutus que intentaron protegerlos. Nkundiye fue condenado por el asesinato y otros delitos y pasó 8 años en prisión.

Hoy vive cerca de la viuda del hombre que mató. Y de alguna manera ellos son amigos: sus hijos y nietos juegan y comparten el almuerzo juntos, y sus vacas pastan en el mismo campo.

«Estoy muy agradecida con ella», dijo Nkundiye, ahora de 68 años, sobre la viuda, Laurencia Mukalemera, de 58 años. «Desde que me disculpé con ella después de la vida en prisión, confesando mis crímenes y pidiéndole perdón, ella me ha perdonado. Incluso dejo a mis hijos con ella cuando estoy fuera».

Un cuarto de siglo después del genocidio de 1994 que mató al 75% de los tutsis étnicos del país, Ruanda tiene 6 «aldeas de reconciliación», como Mbyo, donde los sobrevivientes y perpetradores del genocidio viven juntos. Los asesinos convictos se reintegran a la sociedad pidiendo perdón públicamente por sus crímenes. Los sobrevivientes profesan el perdón. Las aldeas son piezas de muestra de la política de reconciliación étnica del presidente Paul Kagame, aunque algunos críticos dicen que las comunidades son forzadas y la reconciliación es artificial.

Cerca de 3.000 víctimas y perpetradores viven en las aldeas establecidas por Prison Fellowship Rwanda, una organización cristiana, y financiados por el gobierno de los Estados Unidos, las Naciones Unidas y otros donantes para promover la sanación en Ruanda de las heridas abiertas dejadas por el genocidio. Los que están en las aldeas también reciben ayuda con la vivienda y las cuotas escolares.

El genocidio de Ruanda comenzó el 6 de abril de 1994 cuando un avión que transportaba al presidente Juvénal Habyarimana fue derribado y se estrelló en la capital, Kigali, matando al líder ruandés, un hutu. La minoría tutsi de Ruanda fue culpada por el accidente, provocando una ola de asesinatos de ataques de venganza contra los tutsis en todo el país de 12 millones de personas.

Jannette Mukabyagaju recuerda las palabras de su padre cuando la familia escuchó la noticia de que el avión del presidente había sido derribado.

«Ahora estamos acabados», dijo.

«Esa es la última vez que vi a mi padre. Murió con el resto de los miembros de la familia los días siguientes», dijo Mukabyagaju, un sobreviviente tutsi, que ahora tiene 42 años, a la The Associated Press. En la familia de 8 hijos, solo Mukabyagaju, una hermana y un hermano sobrevivieron.

Las transmisiones estridentes en los medios del gobierno incitaron los asesinatos, presentando a los tutsis como peligrosos, empeñados en dominar a los hutus. Durante el genocidio, los líderes políticos y militares también alentaron la población para destruir aún más al grupo étnico tutsi, que en la actualidad representa solo el 14% de la población.

La familia de Mukabyagaju vivía en Muhanga, un pueblo cerca de un cuartel militar adjunto a la oficina del presidente en la capital, Kigali.

«Los guardias presidenciales de la zona militar descendieron sobre la aldea, acusando a todos los tutsis, incluidos los niños, de estar detrás de la muerte de su presidente», recuerda.

«Fue inútil decirles a los milicianos que los niños no tenían idea de la muerte del presidente», dijo Mukabyagaju, quien tenía 17 años en ese momento. «Pero como saben, durante el genocidio, todo el sentido común había desaparecido».

Mukabyagaju se disfrazó y logró escapar a una iglesia en la aldea cercana de Kabgayi que dio refugio a miles de personas que buscaban protección. «Los tutsis que trabajan en la iglesia nos ayudaron con la comida, pero pronto también fueron asesinados por la milicia», dijo.

Durante 2 meses se escondió dentro y alrededor de la iglesia hasta que el Frente Patriótico de Ruanda, un grupo rebelde encabezado por Kagame, tomó el poder, expulsando a los extremistas hutu y poniendo fin al genocidio.

Mukabyagaju dijo que se pregunta por qué sobrevivió. «Creo que fue la misericordia de Dios que no morí», dijo. «Decidí dejar ir la ira y perdonar a todas las personas, incluidas las que mataron a mi familia».

Hoy, Mukabyagaju vive en Mbyo, donde 54 familias de sobrevivientes y perpetradores de genocidio viven juntas entre los campos verdes de la aldea. El oscuro pasado de Ruanda se contradice con las carcajadas de los niños descendientes de ambos lados de la matanza, jugando e ir a la escuela juntos.

«Estamos agradecidos por el hecho de que los ruandeses están unidos hoy», dijo Frederick Kazigwemu, otro convicto liberado luego de haber cumplido 9 años en prisión por crímenes de genocidio, incluido el asesinato de una familia vecina.

«Buscar el perdón de una familia donde mataste a familiares es un acto de coraje. Pero después de volver tu corazón a Dios, esto fue posible», dijo Kazigwemu, quien hoy es el líder de la aldea de Mbyo.

No todos los ruandeses creen que la reconciliación haya tenido éxito. Sam Nshimirimana, un experto en genocidio y sobreviviente de Ruanda, dijo que el perdón sería más significativo si fuera iniciado por los sobrevivientes y perpetradores y no promovido por el gobierno u organizaciones caritativas.

«El gobierno les dice a los perpetradores que una vez que se disculpan con las víctimas, serán liberados» de la prisión, dijo a la AP. «Obviamente, se disculpan para ser liberados. Esta es una disculpa artificial».

Al mismo tiempo, «muchos sobrevivientes perdonan porque son pobres y necesitan refugios o cuotas escolares», dijo Nshimirimana.

La reconciliación étnica es una piedra angular de la regla de Kagame, el líder de facto de Ruanda desde que terminó el genocidio en 1994 y el presidente del país desde 2000, a quien se le atribuye la estabilidad, el crecimiento económico, la mejora de la salud y la educación. Kagame también ha presionado para que haya más mujeres en cargos políticos y el 64% de los representantes en el parlamento de Ruanda son mujeres, el porcentaje más alto de cualquier país del mundo.

A principios de la década de 2000, el gobierno de Kagame promulgó las leyes que permitían a los condenados por crímenes de genocidio salir de la cárcel si se disculpaban con los sobrevivientes y buscaban su perdón. Tanto Nkundiye como Kizigwemu fueron liberados de la prisión bajo este acuerdo.

Sin embargo, los críticos de Kagame afirman que es intolerante con las críticas y que su gobierno es represivo y encarcela a los líderes de la oposición. Algunos opositores dicen que la reconciliación de Ruanda es forzada.

En Mbyo, sin embargo, es difícil argumentar que la comunidad es artificial.

«Lo que hicimos fue horrible», dijo Nkundiye, quien permanece atormentada por los recuerdos de los gritos de mujeres y niños indefensos y la vista de hombres tutsi que se lanzaban a los ríos para ahogarse en lugar de morir machacados por los machetes.

En cuanto a Mukalemera, la viuda del hombre que mató, «no sabía que fue Nkundiye quien mató a mi esposo. Vino y me dijo que lo había hecho y me mostró dónde estaba enterrado el cuerpo de mi esposo. Cuando confesó y se disculpó, lo perdoné».

Abrazó a Ndundiye a modo de saludo cuando se reunieron para hablar sobre la próxima temporada de siembra. «Descubrí que no podría vivir con la ira para siempre», dijo.

 

Añadir comentario