Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|martes, septiembre 17, 2019
  • Siguenos!

A ejemplo de María 

Evangelizar quiere decir hacer presente a Cristo en la vida de las personas al amparo maternal de la primera cristiana: María, Virgen y madre nuestra. La Evangelización “es el gran ministerio o servicio que la Iglesia presta al mundo y a los hombres, la Buena Nueva de que el Reino de Dios, Reino de Justicia y de Paz, llega a los hombres en Jesucristo”, recuerda el Beato Juan Pablo II. De ahí que la Iglesia, si quiere ser en verdad la portadora del Mensaje del Hijo de Dios, tiene que anunciar, vivir y testimoniar fiel y coherentemente el Evangelio. En la historia evangelizadora de la Iglesia, la Virgen María es fiel testimonio evangélico, discípula perfecta de su Hijo divino.

“Debemos recordar y agradecer el papel desempeñado en la evangelización (…) por la Virgen María. Ella nos muestra a Jesús y nos lleva a Él. Ella, la madre de Jesús ha sido verdaderamente la Estrella de la evangelización, la que precede y acompaña a sus hijos en la peregrinación de la fe y de la esperanza. No se puede anunciar a Jesucristo, Dios y hombre verdadero, sin hablar de la Virgen María, su Madre (…). La Virgen nos ofrece a su divino Hijo y nos invita a creer en él como Maestro de verdad y Pan de Vida. Por eso las palabras de Caná constituyen también hoy el núcleo de la Nueva Evangelización”. (Juan Pablo II, 29 sept. 1995)

Con razón, pues, los Santos Padres estiman a María, no como un mero instrumento pasivo, sino como una cooperadora a la salvación humana por la libre fe y obediencia. Porque ella, como dice San Ireneo, “obedeciendo fue causa de la salvación propia y de la del género humano entero”.

Madre del Sí

Pero la misión maternal de María hacia los hombres, de ninguna manera obscurece ni disminuye la mediación de Cristo, sino más bien muestra su eficacia. Porque todo el influjo salvífico de la Santísima Virgen en favor de los hombres no es exigido por ninguna ley, sino que nace del Divino beneplácito y de la superabundancia de los méritos de Cristo, fomentando la unión inmediata de los creyentes con Cristo.

Mientras que la Iglesia en la Santísima Virgen ya llegó a la perfección, por la que se presenta sin mancha ni arruga (cf. Ef 5,27), los fieles, en cambio, aún nos esforzamos en crecer en la santidad venciendo el pecado; y por eso levantamos nuestros ojos hacia María, que brilla ante toda la comunidad de los elegidos, como modelo de virtudes.

La Virgen en su vida fue ejemplo de aquel afecto materno, con el que es necesario estén animados todos los que en la misión apostólica de la Iglesia cooperan para regenerar a los hombres.

María, que por la gracia de Dios, después de su Hijo, fue ensalzada por encima de todos los ángeles y los hombres, en cuanto que es la Santísima Madre de Dios, que intervino en los misterios de Cristo, con razón es honrada con especial culto por la Iglesia. Y, en efecto, desde los tiempos más antiguos la Santísima Virgen es venerada con el título de Madre de Dios, a cuyo amparo los fieles en todos sus peligros y necesidades acudimos con nuestras súplicas.

El arte sagrado nos deja ver con los ojos los misterios de la fe, y no solo ver; esas imágenes nos trasmiten la gracia. El sacerdote pone el cuerpo de Cristo sobre el altar con la palabra, el pintor y el escultor con los colores y la imagen. Un filosofo ruso se detuvo un día mirando a la gente que iba a rezar a una imagen en un santuario. Eran mujeres, muchas madres, pero también hombres y niños “No, eso no es un pedazo de madera”, se dijo el filosofo, la Virgen ha absorbido mucho dolor, mucha oración y lo trasuda. Las imágenes sagradas nos ayudan a orar; es su primer regalo. ¡Cuántas iglesias y capillas están dedicadas a Ella! ¡Con cuántos títulos, tan queridos por la piedad popular, invocamos a María de Nazaret, madre y primera discípula de Jesús.

¡mundo renovado!

¿Quien os hará mal si buscáis con entusiasmo el bien? “En tu palabra echaré las redes” (Luc 5,5,). Si yo creo que Jesús es Hijo de Dios y María su Madre, no puedo ya tratar a ninguna persona, sea cual sea, por muchas carencias o abundancias que tenga en el terreno económico, afectivo, intelectual, físico, psíquico o moral, como si no fuera un hijo de Dios.

Que así sea, Santa María, Señora que nos guías. Virgen Madre del Mar toca el corazón de nuestros jóvenes para que descubran a Cristo y se entreguen a Él. Hazles generosos, puros, trabajadores, hombres y mujeres de fe. Danos una juventud nueva, para que sean almas valientes que te sigan de cerca, en la vida familiar, en el estudio, en el trabajo, con los amigos, en el sacerdocio, en las misiones, en la vida contemplativa… ¡Mundo renovado!

Madre del SÍ, hazles saborear la alegría de la entrega, la grandeza del amor generoso, y la necesidad que tiene el mundo y la Iglesia de jóvenes santos. Escribía San Beda el Venerable: “La gloria es el gozo de la sociedad fraterna”

Miguel Iborra Viciana
Escritor

Añadir comentario