Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|jueves, octubre 29, 2020
  • Siguenos!

Amoris Laetitia 

Traigo a este blog unos “subrayados” que me parecen interesantes, tras leer los párrafos 1 al 73 de Amoris Laetitia del Papa Francisco. Estas son las ideas principales, para que todos tengamos la oportunidad de meditar sobre ello:

La eutanasia y el suicidio asistido son graves amenazas para las familias de todo el mundo. Su práctica es legal en muchos países. La Iglesia, mientras se opone firmemente a estas prácticas, siente el deber de ayudar a las familias que cuidan de sus miembros ancianos y enfermos». AL § 49.

Otro desafío surge de diversas formas de una ideología, genéricamente llamada gender, que «niega la diferencia y la reciprocidad natural de hombre y de mujer. Esta presenta una sociedad sin diferencias de sexo, y vacía el fundamento antropológico de la familia. Esta ideología lleva a proyectos educativos y directrices legislativas que promueven una identidad personal y una intimidad afectiva radicalmente desvinculadas de la diversidad biológica entre hombre y mujer. La identidad humana viene determinada por una opción individualista, que también cambia con el tiempo».

Es inquietante que algunas ideologías de este tipo, que pretenden responder a ciertas aspiraciones a veces comprensibles, procuren imponerse como un pensamiento único que determine incluso la educación de los niños. No hay que ignorar que «el sexo biológico (sex) y el papel sociocultural del sexo (gender), se pueden distinguir pero no separar»[46]. Por otra parte, «la revolución biotecnológica en el campo de la procreación humana ha introducido la posibilidad de manipular el acto generativo, convirtiéndolo en independiente de la relación sexual entre hombre y mujer. De este modo, la vida humana, así como la paternidad y la maternidad, se han convertido en realidades componibles y descomponibles, sujetas principalmente a los deseos de los individuos o de las parejas»[47]. Una cosa es comprender la fragilidad humana o la complejidad de la vida, y otra cosa es aceptar ideologías que pretenden partir en dos los aspectos inseparables de la realidad. No caigamos en el pecado de pretender sustituir al Creador. Somos creaturas, no somos omnipotentes. Lo creado nos precede y debe ser recibido como don. Al mismo tiempo, somos llamados a custodiar nuestra humanidad, y eso significa ante todo aceptarla y respetarla como ha sido creada.

El matrimonio es una vocación, en cuanto que es una respuesta al llamado específico a vivir el amor conyugal como signo imperfecto del amor entre Cristo y la Iglesia. Por lo tanto, la decisión de casarse y de crear una familia debe ser fruto de un discernimiento vocacional. AL & 56-72

Aunque «la analogía entre la pareja marido-mujer y Cristo-Iglesia» es una «analogía imperfecta»[68], invita a invocar al Señor para que derrame su propio amor en los límites de las relaciones conyugales. AL &73,

Una madre sensata ha dicho en Facebook: Para eso debemos empezar por decir la verdad respecto de los mandamientos del Señor, si desde la casa se da el ejemplo, si podemos tener dos papàs, dos mamàs, el novio de la mamà se queda a dormir, igual mi papà sale con varias, en fin…adulterio y fornicación desde el hogar, o alcaueteamos como padres que los hijos estén en intimidad dentro de nuestra propia casa, les permitimos la pornografía, los chistes de doble sentido, les incitamos a que conquisten muchas mujeres, a que tengan varios novios, en fin la lista es larga…desde allí ya les engañamos pues el ejemplo es decisivo para las decisiones que tomaran luego. Veo personas que se separan se dedican a la buena vida y luego dicen porque sus hijos hacen lo que hacen…otros claro engañados por la sociedad, por la televisión, los medios de comunicación invitan continuamente al sexo y como padres debemos tener la autoridad moral para orientar, y aunque no demos mal ejemplo si debemos ser coherentes en lo que pensamos por lo menos, si no queremos esto pues no se debe promover bajo ninguna forma, como aquellas madres que le dan los preservativos a sus hijos, se centran en que se cuiden en vez de centrarse en el amor, el respeto y jamás ni siquiera en colegios católicos les hablan de la opción del No a tener sexo fuera del matrimonio, la opción de la virginidad tan perdida hoy en dia.

Un link que ofrece interesantes artículos para compartir con los hijos adolescentes, o preadolescentes, para irlos guiando en este camino, incluso si ya han caído en la tentación:

http://laopcionv.com/

Muchos adolescentes que ya se han involucrado sexualmente cometen el error de pensar “es demasiado tarde para mí como para cambiar, aunque lo quisiera”. Pero la verdad es que todos nosotros, sin importar la edad, tenemos la libertad en cualquier punto de la vida de adoptar opciones diferentes.

                                         Juan Ignacio Echegaray.

Añadir comentario