Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|lunes, junio 17, 2019
  • Siguenos!

Benedicto XVI: «Las especulaciones sobre la renuncia son absurdas» 

 

El Papa emérito niega presiones o conspiraciones en su decisión y asegura que no hay la mínima duda sobre la validez de su renuncia

En vista de que algunas personas quieren utilizarle como arma contra elPapa Francisco, o como «cebo» para conseguir visitas en páginas Web mediocres, Benedicto XVI ha desmentido cualquier atisbo de invalidez de su renuncia o de desacuerdos con su sucesor.

En una carta al vaticanista Andrea Tornielli, Benedicto XVI afirma: «No hay la mínima duda sobre la validez de mi renuncia al ministerio de Pedro. La única condición para la validez es la plena libertad de la decisión. Las especulaciones sobre la invalidez de la renuncia son sencillamente absurdas». El Papa emérito no quiere instrumentalizaciones, y todavía menos de gente que fingen ser sus amigos o sus partidarios.

Benedicto XVI había dejado ya muy clara su plena libertad el 11 de febrero del 2013, cuando sorprendió al mundo anunciando su retirada. Para que no quedasen dudas, lo volvió a confirmar en la plaza de San Pedro en su última audiencia general como Papa, el 27 de febrero, su penúltimo día al frente de la Iglesia: «He dado este paso plenamente consciente de su gravedad y también de su novedad, pero con plena serenidad de ánimo. Amar a la Iglesia significa tener el coraje de tomar decisiones difíciles y dolorosas, teniendo siempre a la vista el bien de la Iglesia y no el de uno mismo”».

La buena sintonía con el Papa Francisco ha sido confirmada muchas veces por las dos partes. Benedicto XVI se lo ha dicho a mucha gente, e incluso se lo escribió en una carta a su antiguo compañero como profesor en la Universidad de Tubinga, Hans Küng: «Me resulta muy grato estar ligado por una gran identidad de puntos de vista y por una amistad de corazón al Papa Francisco. En estos momentos considero que mi única tarea y la última es sostener su Pontificado con la oración».

Andrea Tornielli, considerado el mejor vaticanista por buena parte de sus colegas, escribió al Benedicto XVI para plantearle varias preguntas sobre las fantasías que pululan en la web sobre la invalidez de su renuncia y la distancia con el Papa Francisco. En su respuesta, el Papa emérito le confirma que «el profesor Küng ha citado textualmente y correctamente las palabras de la carta que le escribí».

Para no dejar ningún resquicio, Benedicto XVI explica incluso que sigue utilizando con normalidad la ropa que tenía pero «llevo la sotana blanca de modo claramente distinto del Papa. Incluso en ese punto se trata de especulaciones sin ningún fundamento».

Por si alguno conservase dudas, el pasado 22 de febrero, cuando asistió a la entrega de birretas a los nuevos cardenales en la basílica de San Pedro, Benedicto XVI rechazó sentarse en un puesto de honor que le había asignado el cardenal decano e insistió en estar al lado de los demás purpurados. Y las dos veces que el Papa Francisco, al comienzo y al final de la ceremonia, se acercó a saludarle, se quitó el solideo como señal visible de estar ante el Papa.

Añadir comentario