Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|sábado, diciembre 7, 2019
  • Siguenos!

Evangelios

Evangelios
Testigos del de la misericordia divina

07 de Diciembre
Por Ángel Moreno

“Jesús recorría todas las ciudades y aldeas, enseñando en sus sinagogas, proclamando el evangelio del reino y curando toda enfermedad y toda dolencia. Al ver a las muchedumbres, se compadecía de ellas, porque estaban extenuadas y abandonadas, «como ovejas que no tienen pastor». Entonces dice a sus discípulos: «La mies es abundante, pero los trabajadores son pocos; rogad, pues, al Señor de la mies que mande trabajadores a su mies». Llamó a sus doce discípulos y les dio autoridad para expulsar espíritus inmundos y curar toda enfermedad y toda dolencia. A estos doce los envió Jesús con estas instrucciones: id a las ovejas descarriadas de Israel. Id y proclamad que ha llegado el reino de los cielos” (Mt 9, 35-10,1.5ª.6-8). COMENTARIO Este tiempo de Adviento es propicio para anunciar la venida del Reino de Dios. Pero ¿cuál debe ser el mensaje? ¿Tendremos que hacer  una restricción mental, y pensar que la celebración de la venida del Señor es una conmemoración piadosa? Orígenes comenta: “El reino de Dios está dentro de nosotros, pues cerca está la palabra, en nuestra boca y en nuestro corazón. Sin duda, cuando pedimos que venga el reino de Dios, lo que pedimos es que este reino de Dios, que está dentro de nosotros, salga afuera, produzca fruto y se vaya perfeccionando. Efectivamente, Dios reina ya en cada uno de los … Full article

Vemos o ¿somos ciegos?

06 de Diciembre
Por Buenanueva

En aquel tiempo, dos ciegos seguían a Jesús, gritando: «Ten compasión de nosotros, hijo de David». Al llegar a la casa se le acercaron los ciegos, y Jesús les dijo: «¿Creéis que puedo hacerlo?». Contestaron: «Sí, Señor». Entonces les tocó los ojos, diciendo: «Que os suceda conforme a vuestra fe». Y se les abrieron los ojos. Jesús les ordenó severamente: «¡Cuidado con que lo sepa alguien!». Pero ellos, al salir, hablaron de él por toda la comarca (San Mateo 9, 27-31). COMENTARIO Esta buena noticia que nos trae el pasaje del Evangelio de San Mateo nos invita a reflexionar sobre nuestra visión de las cosas y del mundo que nos rodea y, por extensión, a saber más acerca de nuestras habilidades, conocimientos, seguridades, actitudes y relaciones que mantenemos unos con otros. En términos generales partimos de la idea de que nuestra visión, conocimiento y saberes de las cosas de este mundo son buenos, muy buenos y acaso los mejores y nos pasa que cuando nos encontramos con los otros empezamos a no entendernos y las relaciones se estropean porque los demás también tienen su visión de las cosas y unos conocimientos tan buenos como los nuestros. Aparece el conflicto. Esta Palabra de hoy cumple una parte de la profecía de Isaías “los ciegos ven y los oídos de los sordos se abrirán” (Is 35, 5), y nos presenta la …

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «No todo el que me dice “Señor, Señor” entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. El que escucha estas palabras mías y las pone en práctica se parece a aquel hombre prudente que edificó su casa sobre roca. Cayó la lluvia, se desbordaron los ríos, soplaron los vientos y descargaron contra la casa; pero no se hundió, porque estaba cimentada sobre roca. El que escucha estas palabras mías y no las pone en práctica se parece a aquel hombre necio que edificó su casa sobre arena. Cayó la lluvia, se desbordaron los ríos, soplaron los vientos y rompieron contra la casa, y se derrumbó. Y su ruina fue grande» (San Mateo 7, 21.24-27). COMENTARIO El capítulo siete del evangelio de san Mateo es un compendio de las más esenciales enseñanzas de las predicaciones de Jesús, hasta el punto de que las frases que las definen han quedado, no solo en las enseñanzas religiosas, sino que, la mayoría de ellas, han pasado al acervo popular. Comienza con el “No juzguéis y no seréis juzgados” y después: “No deis a los perros las cosas santas”. “Pedid y se os dará, buscad y hallaréis, llamad y se os abrirá”. “Lo que queráis que hagan con …

¿Cuántos panes tenéis?

04 de Diciembre
Por Buenanueva

En aquel tiempo, Jesús, se dirigió al mar de Galilea, subió al monte y se sentó en él. Acudió a él mucha gente llevando tullidos, ciegos, lisiados, sordomudos y muchos otros; los ponían a sus pies, y él los curaba. La gente se admiraba al ver hablar a los mudos, sanos a los lisiados, andar a los tullidos y con vista a los ciegos, y daban gloria al Dios de Israel. Jesús llamó a sus discípulos y les dijo: «Siento compasión de la gente, porque llevan ya tres días conmigo y no tienen qué comer. Y no quiero despedirlos en ayunas, no sea que desfallezcan en el camino». Los discípulos le dijeron: «¿De dónde vamos a sacar en un despoblado panes suficientes para saciar a tanta gente?». Jesús les dijo: «¿Cuántos panes tenéis?». Ellos contestaron: «Siete y algunos peces». Él mandó a la gente que se sentara en el suelo. Tomó los siete panes y los peces, pronunció la acción de gracias, los partió y los fue dando a los discípulos, y los discípulos a la gente. Comieron todos hasta saciarse y recogieron las sobras: siete canastos llenos (San Mateo 15, 29-37).

¡Bienaventurados vosotros!

03 de Diciembre
Por Francisco Javier Sánchez

En aquella hora Jesús se lleno de la alegría en el Espíritu Santo y dijo: «Te doy gracias, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos, y las has revelado a los pequeños. Sí, Padre, porque así te ha parecido bien. Todo me ha sido entregado por mi Padre, y nadie conoce quién es el Hijo sino el Padre; ni quién es el Padre sino el Hijo y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar». Y, volviéndose a sus discípulos, les dijo aparte: «¡Bienaventurados los ojos que ven lo que vosotros veis! Porque os digo que muchos profetas y reyes quisieron ver lo que vosotros veis, y no lo vieron; y oír lo que vosotros oís, y no lo oyeron» (San Lucas 10, 21-24). COMENTARIO Buenos días hermanos en Cristo. La clave del Evangelio de hoy está en la humildad. Los secretos del Reino de Dios no se revelan a los sabios y entendidos sino a los humildes. Esta situación se ha repetido a lo largo de la historia de la iglesia. Hemos tenido noticia de Santos que, sin tener apenas cultura, asombraban a los sabios y entendidos por su comprensión de la Palabra de Dios. Es la fe de los sencillos. No se trata de argumentos de alta teología. La clave …

¡SE ACERCÓ ROGÁNDOLE!

02 de Diciembre
Por Rafael Luis Alcázar

En aquel tiempo, al entrar Jesús en Cafarnaúm, un centurión se le acercó rogándole: «Señor, tengo en casa un criado que está en cama paralítico y sufre mucho». Le contestó: «Voy yo a curarlo». Pero el centurión le replicó: «Señor, no soy digno de que entres bajo mi techo. Basta que lo digas de palabra, y mi criado quedará sano. Porque yo también vivo bajo disciplina y tengo soldados a mis órdenes; y le digo a uno: “Ve”, y va; al otro: “Ven”, y viene; a mi criado: “Haz esto”, y lo hace». Al oírlo, Jesús quedó admirado y dijo a los que le seguían: «En verdad os digo que en Israel no he encontrado en nadie tanta fe. Os digo que vendrán muchos de oriente y occidente y se sentarán con Abrahán, Isaac y Jacob en el reino de los cielos» (San Mateo 8, 5-11). COMENTARIO Para poder pedirte Señor es necesario acercarme a ti. Es imprescindible que entre en lo profundo de mi corazón a hablar contigo. ¿Y cómo me puedo acercar a ti si no es desde el silencio de mi corazón? Pues aunque mis sentidos no te vean mi espíritu desde mi interior te siente cerca. Cuando desciendo ahí es cuando puedo hablar contigo y no sólo hablarte si no lo que es más importante ¡Escucharte! Y en esta mañana …

CAMINAD, DISCERNID, VELAD

01 de Diciembre
Por Juanjo Calles

“«Como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del hombre. Porque como en los días que precedieron al diluvio, comían, bebían, tomaban mujer o marido, hasta el día en que entró Noé en el arca, y no se dieron cuenta hasta que vino el diluvio y los arrastró a todos, así será también la venida del Hijo del hombre. Entonces, estarán dos en el campo: uno es tomado, el otro dejado; dos mujeres moliendo en el molino: una es tomada, la otra dejada. «Velad, pues, porque no sabéis qué día vendrá vuestro Señor. Entendedlo bien: si el dueño de casa supiese a qué hora de la noche iba a venir el ladrón, estaría en vela y no permitiría que le horadasen su casa. Por eso, también vosotros estad preparados, porque en el momento que no penséis, vendrá el Hijo del hombre” (San Mateo 24, 37-44). COMENTARIO Caminad: Iniciamos el nuevo Año Litúrgico con el Tiempo del Adviento de la mano del Evangelio de San Mateo (Ciclo “A”) con esta invitación: Ven, caminemos a la luz del Señor. Sí, el Adviento es un tiempo breve e intenso en el que la Liturgia nos invita a ponernos en camino para prepararnos a recibir al Señor que “viene ahora a nuestro encuentro en cada hombre y en cada acontecimiento, para que lo recibamos …

ANDRÉS EL PESCADOR

30 de Noviembre
Por Antonio Segoviano

En aquel tiempo, pasando Jesús junto al lago de Galilea, vio a dos hermanos, a Simón, al que llaman Pedro, y a Andrés, su hermano, que estaban echando el copo en el lago, pues eran pescadores. Les dijo: «Venid y seguidme, y os haré pescadores de hombres.» Inmediatamente dejaron las redes y lo siguieron. Y, pasando adelante, vio a otros dos hermanos, a Santiago, hijo de Zebedeo, y a Juan, que estaban en la barca repasando las redes con Zebedeo, su padre. Jesús los llamó también. Inmediatamente dejaron la barca y a su padre y lo siguieron (San Mateo 4, 18-22). COMENTARIO En este día celebra la Iglesia, la fiesta de S. Andrés, apóstol. El evangelio del día nos habla de su vocación, junto con la de Pedro, Santiago y Juan, los primeros discípulos llamados por Jesús a seguirle. ¿Quién era Andrés? Un humilde pescador del Mar de Galilea. Y ¿cómo se entiende que, a la primera llamada del Señor, las dos parejas de hermanos abandonaran todo lo que era su vida: casa, familia, trabajo, para ir tras alguien a quien apenas conocían? Si buscamos comprender sus razones, hemos de ir al Evangelio de Juan. En el texto de Jn. 1,35 y siguientes se nos narra un episodio cronológicamente anterior pero muy vinculado al de hoy, veámoslo: Andrés y otro discípulo están hablando con …

En aquel tiempo, expuso Jesús una parábola a sus discípulos: «Fijaos en la higuera o en cualquier árbol: cuando echan brotes, os basta verlos para saber que el verano está cerca. Pues, cuando veáis que suceden estas cosas, sabed que está cerca el reino de Dios. Os aseguro que antes que pase esta generación todo eso se cumplirá. El cielo y la tierra pasarán, mis palabras no pasarán» (San Lucas 21, 29-33). COMENTARIO Todo lo que es de Dios está por encima del tiempo, de las modas, de los lugares, de las costumbres, de las opiniones… Lo de Dios es verdad ahora y siempre, supera al propio hombre y su capacidad para hacer la historia. Todo pasará, las corrientes ideológicas, los sistemas políticos, las opresiones de unos sobre otros, la gloria de los hombres que ellos mismos se regalan…. Todo pasará, pero la Palabra de Dios seguirá viva porque es eterna, supera al propio mundo en el que se siembra aunque no crezca, es una semilla de verdad que siempre está para el que la quiera hacer crecer. Es impresionante saber que el mismo Evangelio que leemos hoy lo leyeron en el siglo IV otros cristianos. Que las palabras de Jesús escritas en ese Evangelio, las mismas que yo leo ahora, convirtieron a San Agustín y a San Ignacio de Loyola y que pueden …

Se acerca vuestra liberación

28 de Noviembre
Por Valentin De Prado

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Cuando veáis a Jerusalén sitiada por ejércitos, sabed que está cerca su destrucción. Entonces, los que estén en Judea, que huyan a la sierra; los que estén en la ciudad, que se alejen; los que estén en el campo, que no entren en la ciudad; porque serán días de venganza en que se cumplirá todo lo que está escrito. ¡Ay de las que estén encintas o criando en aquellos días! Porque habrá angustia tremenda en esta tierra y un castigo para este pueblo. Caerán a filo de espada, los llevarán cautivos a todas las naciones, Jerusalén será pisoteada por los gentiles, hasta que a los gentiles les llegue su hora. Habrá signos en el sol y la luna y las estrellas, y en la tierra angustia de las gentes, enloquecidas por el estruendo del mar y el oleaje. Los hombres quedarán sin aliento por el miedo y la ansiedad ante lo que se le viene encima al mundo, pues los astros se tambalearán. Entonces verán al Hijo del hombre venir en una nube, con gran poder y majestad. Cuando empiece a suceder esto, levantaos, alzad la cabeza: se acerca vuestra liberación» (San Lucas 21, 20-28). COMENTARIO Al leer este Evangelio, ¿cómo no ver reflejado el momento presente, cada vez más lleno de amenazas y más teñido …

La confianza y la perseverancia

27 de Noviembre
Por José Manuel Mora-Fandos

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Os echarán mano, os perseguirán, entregándoos a las sinagogas y a la cárcel, y os harán comparecer ante reyes y gobernadores, por causa mía. Así tendréis ocasión de dar testimonio. Haced propósito de no preparar vuestra defensa, porque yo os daré palabras y sabiduría a las que no podrá hacer frente ni contradecir ningún adversario vuestro. Y hasta vuestros padres, y parientes, y hermanos, y amigos os traicionarán, y matarán a algunos de vosotros, y todos os odiarán por causa mía. Pero ni un cabello de vuestra cabeza perecerá; con vuestra perseverancia salvaréis vuestras almas» (San Lucas 21, 12-19). COMENTARIO En este pasaje aparecen resaltadas dos actitudes que son dos virtudes, la confianza y la perseverancia. Jesús prevenía a sus discípulos sobre situaciones que se cumplirían en sus vidas, pero también, de un modo u otro, a todos sus discípulos a lo largo de la historia. En nuestro presente, en que se nos incita a calcular, prever, controlar el tiempo disponible cada vez con mayor precisión, minimizando los riesgos y buscando garantías, es fácil que se deslice esta mentalidad al trato con Dios y los demás. El bienestar, necesario en su debida medida, se presenta muchas veces como una exigencia absoluta, que hay que asegurar con todas las fuerzas. Pero la ansiedad por el bienestar es …

¡Cuidado con que nadie os engañe!

26 de Noviembre
Por Ángel Pérez Martín

En aquel tiempo, algunos ponderaban la belleza del templo, por la calidad de la piedra y los exvotos. Jesús les dijo: «Esto que contempláis, llegará un día en que no quedará piedra sobre piedra: todo será destruido.» Ellos le preguntaron: «Maestro, ¿cuándo va a ser eso?, ¿y cuál será la señal de que todo eso está para suceder?» Él contestó: «Cuidado con que nadie os engañe. Porque muchos vendrán usurpando mi nombre, diciendo: “Yo soy”, o bien “El momento está cerca”; no vayáis tras ellos. Cuando oigáis noticias de guerras y de revoluciones, no tengáis pánico. Porque eso tiene que ocurrir primero, pero el final no vendrá en seguida.» Luego les dijo: «Se alzará pueblo contra pueblo y reino contra reino, habrá grandes terremotos, y en diversos países epidemias y hambre. Habrá también espantos y grandes signos en el cielo» (San Lucas 21, 5-11). COMENTARIO La Iglesia nos vuelve a recordar —un poco más resumido— el evangelio del pasado domingo 17. La palabra que precede al tiempo de Adviento viene a lo profundo de nuestro corazón, a comprobar el estado de los cimientos de nuestra fe. No sé si sentiremos intranquilidad o surgirá en nosotros la misma duda que tuvieron los interlocutores del Maestro: ¿cuándo va a ser eso? Es una llamada de atención que Jesús hace al a todo aquel que se encuentra …

“LA OFRENDA DE LOS POBRES”

25 de Noviembre
Por Pablo Morata

En aquel tiempo, alzando Jesús los ojos, vio unos ricos que echaban donativos en el arca de las ofrendas; vio también una viuda pobre que echaba dos reales, y dijo: «Sabed que esa pobre viuda ha echado más que nadie, porque todos los demás han echado de lo que les sobra, pero ella, que pasa necesidad, ha echado todo lo que tenía para vivir» (San Lucas 21, 1-4). COMENTARIO Y no solo “en aquel tiempo”. Si Jesucristo estuviese hoy en cualquiera de nuestros templos observando la ofrenda de cada uno, a bien seguro que también habría dicho: “En verdad os digo que esa viuda pobre ha echado más que todos…” y no meramente por el valor relativo de dar de lo que sobra o compartir lo necesario, sino cuantitativamente: contante y sonante. Hoy las dos monedillas serían la limosna resultante de aquellos que hacen el esfuerzo de, literalmente hablando, rascarse el bolsillo. “Cepillo” le llamamos. Y el cepillo lo más que se lleva es el polvillo, la pelusa, la caspa… Así suele ser nuestra generosidad, casposa. A veces, hasta me creo el chiste malo de aquel que era tan tacaño que cuando veía la misa por televisión, a la hora de la colecta hacía “zapping”. Los pobres suelen ser mucho más espléndidos. Y no me refiero a la dialéctica maniquea ricos contra pobres. Los …

HOY ESTARÁS CONMIGO EN EL PARAÍSO

24 de Noviembre
Por Francisco Lerdo de Tejada

En aquel tiempo, los magistrados hacían muecas a Jesús diciendo: «A otros ha salvado; que se salve a sí mismo, si él es el Mesías de Dios, el Elegido». Se burlaban de él también los soldados, que se acercaban y le ofrecían vinagre, diciendo: «Si eres tú el rey de los judíos, sálvate a ti mismo». Había también por encima de él un letrero: «Este es el rey de los judíos». Uno de los malhechores crucificados lo insultaba diciendo: «¿No eres tú el Mesías? Sálvate a ti mismo y a nosotros». Pero el otro, respondiéndole e increpándolo, le decía: «¿Ni siquiera temes tú a Dios, estando en la misma condena? Nosotros, en verdad, lo estamos justamente, porque recibimos el justo pago de lo que hicimos; en cambio, éste no ha hecho nada malo». Y decía: «Jesús, acuérdate de mí cuando llegues a tu reino». Jesús le dijo: «En verdad te digo: hoy estarás conmigo en el paraíso» (San Lucas 23, 35-43). COMENTARIO Son las cosas del Señor. Se trata de una misericordia gigantesca, que no tiene parangón. No me gusta entrar en análisis complicados sobre la frase. Lo que me gusta es gustar su contenido y revivirlo como un niño. Así no me pierdo nada de su sabor. Este ajusticiado había hecho cosas malas porque él mismo lo confiesa abiertamente. Defiende a Cristo frente al otro ajusticiado que ni reconoce ni …

“Se acercaron algunos saduceos, los que dicen que no hay resurrección, y le preguntaron: “Maestro, Moisés nos dejó escrito: Si a uno se le muere su hermano, dejando mujer, pero sin hijos, que tome la mujer como esposa y dé descendencia a su hermano. Pues bien,  había siete hermanos; el primero se casó y murió sin hijos. El segundo y el tercero se casaron con ella, y así los siete, y murieron todos sin dejar hijos. Por último, también murió la mujer. Cuando llegue la resurrección, ¿de cuál de ellos será la mujer? Porque los siete la tuvieron como mujer”. Jesús les dijo: “En este mundo, los hombres se casan y las mujeres toman esposo, pero los que sean juzgados dignos de tomar parte en el mundo futuro y en la resurrección de entre los muertos no se casarán ni ellas serán dadas en matrimonio. Pues ya no pueden morir, ya que son como ángeles; y son hijos de Dios, porque son hijos de la resurrección. Y que los muertos resucitan, lo indicó el mismo Moisés en el episodio de la zarza, cuando llama al Señor “Dios de Abrahán, Dios de Isaac, Dios de Jacob”. No es Dios de muertos, sino de vivos; porque para él todos están vivos” Intervinieron unos escribas: “Bien dicho, Maestro”. Y ya no se atrevían a hacerle más preguntas” …

Adoración en silencio

22 de Noviembre
Por Olga Alonso Pelegrín

En aquel tiempo, entró Jesús en el templo y se puso a echar a los vendedores, diciéndoles: «Escrito está: “Mi casa es casa de oración”; pero vosotros la habéis convertido en una “cueva de bandidos.”» Todos los días enseñaba en el templo. Los sumos sacerdotes, los escribas y los notables del pueblo intentaban quitarlo de en medio; pero se dieron cuenta de que no podían hacer nada, porque el pueblo entero estaba pendiente de sus labios (San Lucas 19, 45-48). COMENTARIO En el Evangelio de hoy descubrimos a Jesús desplegando toda su ira ante lo que encuentra a las puertas del Templo y nos resulta extraño porque no es la ira un sentimiento que esperemos de Él. Por esta razón, es importante pedirle a Dios que nos dé una luz especial para comprender cuál es el sentido de su gran enfado, de su respuesta airada ante lo que ve. El Templo es el lugar de adoración de los hombres, es el espacio de encuentro entre los hombres y Dios. En este caso, se trata de un templo de piedra pero como Jesús dijo a la samaritana (Juan 4), templo es cualquier lugar donde podamos adorar a Dios “en espíritu y en verdad”, más allá de las limitaciones geográficas. Pero este lugar de encuentro, no importa donde se halle es lugar de adoración, lugar sagrado, …

Voluntad divina y libertad humana

21 de Noviembre
Por Juanjo Guerrero

Al acercarse Jesús a Jerusalén y ver la ciudad, lloró sobre ella, mientras decía: “¡Si reconocieras tú también en este día lo que conduce a la paz! Pero ahora está escondido a tus ojos. Pues vendrán días sobre ti en que tus enemigos te rodearán de trincheras, te sitiarán, apretarán el cerco de todos lados, te arrasarán con tus hijos dentro, y no dejarán piedra sobre piedra. Porque no reconociste el tiempo de tu visita (San Lucas 19, 41-44). COMENTARIO Jesús se entristece, hasta el punto de llorar, al ver las consecuencias que va a tener para Jerusalén el hecho de que no se abra a su visita, de que siga en sus proyectos e idolatrías y no reconozca que es Él, el que llega para ofrecer la salvación. Esta alienación, este hacer prevalecer los criterios de la propia razón a la voluntad de Dios, a lo que Él quiere para cada individuo y para el conjunto social, está presente en personas de todas las generaciones y, por supuesto, también entre nosotros. El demonio se aprovecha de nuestra debilidad y de que Dios respeta la libertad de cada ser humano para llevarnos a la perdición, mientras que, por el contrario, la voluntad divina persigue el bien y, en la culminación del camino que nos propone, darnos la vida eterna. La paz auténtica fruto del …

La fe viene por la predicación

20 de Noviembre
Por Tomás Cremades

Jesús dijo una parábola: “Un hombre noble se marchó a un país lejano para conseguirse el título de rey, y volver después. Llamó a diez siervos suyos y les repartió diez minas de oro, diciéndoles: “Negociad mientras vuelvo”. Pero sus conciudadanos lo aborrecían y enviaron tras él una embajada diciendo:” No queremos que éste llegue a reinar sobre nosotros”. Cuando regresó de conseguir el título real, mandó llamar a su presencia a los siervos a quienes había dado el dinero, para enterarse de lo que había ganado cada uno. El primero se presentó y dijo:” Señor, tu mina ha producido diez”. Él le dijo;” Muy bien, siervo bueno; ya que has sido fiel en lo pequeño, recibe el gobierno de diez ciudades”. El segundo llegó y dijo: “Tu mina, Señor, ha rendido cinco”. A ese le dijo también: “Pues toma tú el mando de cinco ciudades”. El otro llegó y dijo:” Señor, aquí está tu mina; la he tenido guardada en un pañuelo, porque tenía miedo, pues eres un hombre exigente, que retiras lo que no has depositado y siegas lo que no has sembrado”. Él le dijo:” Por tu boca te juzgo, siervo malo ¿Conque sabías que soy exigente, que retiro lo que no he depositado y siego lo que no he sembrado? Pues, ¿por qué no pusiste mi dinero en el banco? …

Es necesario que hoy me quede en tu casa

19 de Noviembre
Por Ernesto Julía Díaz

En aquel tiempo, entró Jesús en Jericó y atravesaba la ciudad. Un hombre llamado Zaqueo, jefe de publicanos y rico, trataba de distinguir quién era Jesús, pero la gente se lo impedía, porque era bajo de estatura. Corrió más adelante y se subió a una higuera, para verlo, porque tenía que pasar por allí. Jesús, al llegar a aquel sitio, levantó los ojos y dijo: «Zaqueo, baja en seguida, porque hoy tengo que alojarme en tu casa.» Él bajó en seguida y lo recibió muy contento. Al ver esto, todos murmuraban, diciendo: «Ha entrado a hospedarse en casa de un pecador.» Pero Zaqueo se puso en pie, y dijo al Señor: «Mira, la mitad de mis bienes, Señor, se la doy a los pobres; y si de alguno me he aprovechado, le restituiré cuatro veces más.» Jesús le contestó: «Hoy ha sido la salvación de esta casa; también éste es hijo de Abrahán. Porque el Hijo del hombre ha venido a buscar y a salvar lo que estaba perdido» (San Lucas 19, 1-10). COMENTARIO “Jesús entró en Jericó e iba atravesando la ciudad. Un hombre llamado Zaqueo, jefe de publicanos y rico, trataba de ver quien era Jesús, pero no lo lograba a causa del gentío, porque era pequeño de estatura”. Jesús no deja de caminar para encontrarse con los hombres y mujeres de su …

El pueblo, alababa a Dios

18 de Noviembre
Por Ramón Dominguez

En aquel tiempo, cuando se acercaba Jesús a Jericó, había un ciego sentado al borde del camino, pidiendo limosna. Al oír que pasaba gente, preguntaba qué era aquello; y le explicaron: «Pasa Jesús Nazareno.» Entonces gritó: «¡Jesús, hijo de David, ten compasión de mí!» Los que iban delante le regañaban para que se callara, pero él gritaba más fuerte: «¡Hijo de David, ten compasión de mí!» Jesús se paró y mandó que se lo trajeran. Cuando estuvo cerca, le preguntó: «¿Qué quieres que haga por ti?» Él dijo: «Señor, que vea otra vez.» Jesús le contestó: «Recobra la vista, tu fe te ha curado.» En seguida recobró la vista y lo siguió glorificando a Dios. Y todo el pueblo, al ver esto, alababa a Dios (San Lucas 18, 35-43). COMENTARIO Jesús, descendiendo desde Galilea, llega a Jericó, antes de iniciar la subida a Jerusalén en donde va a entregar su vida. Por el camino ha ido adoctrinando a sus discípulos indicándoles los pasos necesarios para llegar con él a la cruz y a la resurrección. Justo a la entrada de la población, se encuentra con un ciego que pide limosna. A diferencia de Marcos o de Mateo, que presentan al ciego o a los ciegos, a la salida de la ciudad, por la que Jesús pasa casi sin detenerse, el ciego de Lucas está al …

No tenéis que preparar vuestra defensa

17 de Noviembre
Por Miguel Iborra Viciana

En aquel tiempo, como algunos hablaban del templo, de lo bellamente adornado que estaba con piedra de calidad y exvotos, Jesús les dijo: «Esto que contempláis, llegarán días en que no quedará piedra sobre piedra que no sea destruida». Ellos le preguntaron: “Maestro, ¿cuándo va a ser eso?, ¿y cuál será la señal de que todo eso está para suceder?». Él dijo: «Mirad que nadie os engañe. Porque muchos vendrán en mi nombre diciendo: “Yo soy”, o bien: “Está llegando el tiempo”; no vayáis tras ellos. Cuando oigáis noticias de guerras y de revoluciones, no tengáis pánico. Porque es necesario que eso ocurra primero, pero el fin no será enseguida». Entonces les decía: «Se alzará pueblo contra pueblo y reino contra reino, habrá grandes terremotos, y en diversos países, hambres y pestes. Habrá también fenómenos espantosos y grandes signos en el cielo. Pero antes de todo eso os echarán mano, os perseguirán, entregándoos a las sinagogas y a las cárceles, y haciéndoos comparecer ante reyes y gobernadores, por causa de mi nombre. Esto os servirá de ocasión para dar testimonio. Por ello, meteos bien en la cabeza que no tenéis que preparar vuestra defensa, porque yo os daré palabras y sabiduría a las que no podrá hacer frente ni contradecir ningún adversario vuestro. Y hasta vuestros padres, y parientes, y hermanos, y amigos os entregarán, …

Constancia en la oración

16 de Noviembre
Por Jesús Bayarri

Les propuso una parábola para inculcarles que era preciso orar siempre sin desfallecer: «Había en una ciudad un juez que ni temía a Dios ni respetaba a los hombres. Había en aquella misma ciudad una viuda que, acudiendo a él, le dijo: ¡Hazme justicia contra mi adversario! Durante mucho tiempo no quiso, pero después se dijo a sí mismo: Aunque no temo a Dios ni respeto a los hombres, como esta viuda me causa molestias, le voy a hacer justicia para que deje de una vez de importunarme.» Dijo, pues, el Señor: «Oíd lo que dice el juez injusto; pues, ¿no hará Dios justicia a sus elegidos, que están clamando a él día y noche? ¿Les hará esperar? Os digo que les hará justicia pronto. Pero, cuando el Hijo del hombre venga, ¿encontrará la fe sobre la tierra?» (San Lucas 18, 1-8). COMENTARIO Inculcar que la oración debe ser constante y sin desfallecer, quiere decir que no hay otra posibilidad alternativa de vida cristiana que, permanecer unidos a Cristo, a Dios, con el corazón y también con la boca cuando sea posible. No porque Dios requiera de nuestra insistencia extrema, sino porque, como nos dice la parábola, en la vida cristiana se realiza un combate, que debe durar hasta el fin de los tiempos, ya que existe un adversario que sólo será encadenado en …

Comían y bebían

15 de Noviembre
Por Buenanueva

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Como sucedió en los días de Noé, así será también en los días del Hijo del hombre: comían, bebían y se casaban, hasta el día que Noé entró en el arca; entonces llegó el diluvio y acabó con todos. Lo mismo sucedió en tiempos de Lot: comían, bebían, compraban, vendían, sembraban, construían; pero el día que Lot salió de Sodoma, llovió fuego y azufre del cielo y acabó con todos. Así sucederá el día que se manifieste el Hijo del hombre. Aquel día, si uno está en la azotea y tiene sus cosas en casa, que no baje por ellas; si uno está en el campo, que no vuelva. Acordaos de la mujer de Lot. El que pretenda guardarse su vida la perderá; y el que la pierda la recobrará. Os digo esto: aquella noche estarán dos en una cama: a uno se lo llevarán y al otro lo dejarán; estarán dos moliendo juntas: a una se la llevarán y a la otra la dejarán.» Ellos le preguntaron: «¿Dónde, Señor?» Él contestó: «Donde se reúnen los buitres, allí está el cuerpo» (San Lucas 17, 26-37).

El reino de Dios está dentro de vosotros

14 de Noviembre
Por Javier Leceta Martínez

En aquel tiempo, a unos fariseos que le preguntaban cuándo iba a llegar el reino de Dios, Jesús les contestó: «El reino de Dios no vendrá espectacularmente, ni anunciarán que está aquí o está allí; porque mirad, el reino de Dios está dentro de vosotros.» Dijo a sus discípulos: «Llegará un tiempo en que desearéis vivir un día con el Hijo del hombre, y no podréis. Si os dicen que está aquí o está allí no os vayáis detrás. Como el fulgor del relámpago brilla de un horizonte a otro, así será el Hijo del hombre en su día. Pero antes tiene que padecer mucho y ser reprobado por esta generación» (San Lucas 17, 20-25). COMENTARIO Yo me pregunto: ¿Para qué querían saber los fariseos cuando iba a llegar el reino de Dios? ¿Qué esperaban cuando llegase el reino de Dios? Los fariseos, personas que cumplían la ley y estaban orgullosos de ello. Es posible que esperasen ese día para aparecer como los justos, los cumplidores; para que públicamente Dios les alabase por sus buenas obras.  Pero todo su obrar era en el exterior. Jesucristo conocía su corazón: egoista, avaro, mentiroso. Donde Dios reina no es el exterior, sino en el corazón de cada persona. Nuestra religión no es una serie de normas para pasar por buenos y ejemplares ante los demás. Se nota …

Fe y extranjería

13 de Noviembre
Por Francisco Jiménez Ambel

Una vez, yendo Jesús camino de Jerusalén, pasaba entre Samaría y Galilea. Cuando iba a entrar en una ciudad, vinieron a su encuentro diez hombres leprosos, que se pararon a lo lejos y a gritos le decían: “Jesús, maestro, ten compasión de nosotros”. Al verlos, les dijo: “Id a presentaros a los sacerdotes”. Y sucedió que, mientras iban de camino, quedaron limpios. Uno de ellos, viendo que estaba curado, se volvió alabando a Dios a grandes gritos y se postró a los pies de Jesús, rostro en tierra, dándole gracias. Éste era un samaritano. Jesús tomó la palabra y dijo: “¿No han quedado limpios los diez?; los otros nueve, ¿dónde están? ¿No ha habido quien volviera a dar gloria a Dios más que este extranjero?”. Y le dijo: “Levántate, vete; tu fe te ha salvado” (San Lucas 17, 11-19). COMENTARIO Impresiona que, justo hace un mes, la Iglesia nos propusiera esta misma palabra. Importante ha de ser cuando la repite, antes de acabar el año litúrgico. Es un asunto de “frontera”. Acaece entre Samaría y Galilea. Por muy difuminada que fuera la separación, lo cierto es que no sucedió en Judea. Iban de camino a Jerusalén, pero aún estaban muy lejos; y seguían todavía en el campo, fuera de una ciudad. El lugar establecido para que malvivieran los leprosos; en este caso diez, y …

LA GLORIA DE SERVIR

12 de Noviembre
Por Horacio Vázquez

¿Quién de vosotros si tiene a un criado labrando o pastoreando, le dice cuando vuelve del campo: “Enseguida, ven y ponte a la mesa”? ¿No le diréis más bien: “Prepárame de cenar, cíñete y sírveme mientras como y bebo, después comerás y beberás tú”? ¿Acaso tenéis que estar agradecidos al criado porque hace lo mandado? Lo mismo vosotros: cuando hayáis hecho todo lo mandado, decid: “Somos siervos inútiles, hemos hecho lo que teníamos que hacer” (San Lucas 17, 7-10). COMENTARIO Jesús exhorta a sus discípulos, habla con ellos, y en esta ocasión les pide que en su trabajo apostólico “actúen con conciencia de siervos”. La advertencia no es baladí, pues no es así como se entiende en ocasiones la actividad del servicio a los demás, y Jesús aún la sitúa en el contexto de la prestación debida de los criados que trabajan en situación de dependencia, planteándose como una situación límite la cuestión de si “el amo debe estar agradecido al criado por haber cumplido sus órdenes”. Es lo cierto que para todos nosotros, la gratitud que expresamos a las personas que por cualquier vínculo nos están subordinadas por los servicios que nos prestan, ya sea por de trabajo, parentesco, afinidad, o en cualquier tipo de relación, constituye un hábito bueno y saludable, y su práctica nos parece un acto de corresponsabilidad y de …

Para Dios no hay nada imposible

11 de Noviembre
Por Gloria Mª Tomás y Garrido

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «Es inevitable que sucedan escándalos; pero ¡ay del que los provoca! Al que escandaliza a uno de estos pequeños, más le valdría que le encajaran en el cuello una piedra de molino y lo arrojasen al mar. Tened cuidado. Si tu hermano te ofende, repréndelo; si se arrepiente, perdónalo; si te ofende siete veces en un día, y siete veces vuelve a decirte: “Lo siento”, lo perdonarás.» Los apóstoles le pidieron al Señor: «Auméntanos la fe.» El Señor contestó: «Si tuvierais fe como un granito de mostaza, diríais a esa morera: “Arráncate de raíz y plántate en el mar.” Y os obedecería» (San Lucas 17, 1-6) COMENTARIO Qué claro es Jesucristo en las enseñanzas de este pasaje del Evangelio que, además, son abundantes, concretas y muy importantes para nuestra labor de evangelización en esta sociedad en la que nos ha tocado vivir, y en la que nunca hemos de tirar la toalla, siguiendo en este sentido a Santa Teresa de Jesús cuando pronunciaba “Aunque me canse, aunque no pueda, aunque reviente, aunque me muera”. Jesús reúne varias enseñanzas que tienen un fondo común: la conducta de los cristianos y, particularmente, de los que ocupan algún cargo público. Así, advierte del pecado de escándalo (leemos en el núm. 2284 del Catecismo de la Iglesia Católica que “el …

HIJOS DE DIOS RESUCITADOS

10 de Noviembre
Por Manuel Requena

Se acercaron algunos saduceos, los que dicen que no hay resurrección, y le preguntaron: «Maestro, Moisés nos dejó escrito: “Si a uno se le muere su hermano, dejando mujer pero sin hijos, que tome la mujer como esposa y dé descendencia a su hermano”. Pues bien, había siete hermanos; el primero se casó y murió sin hijos. El segundo y el tercero se casaron con ella, y así los siete, y murieron todos sin dejar hijos. Por último, también murió la mujer. Cuando llegue la resurrección, ¿de cuál de ellos será la mujer? Porque los siete la tuvieron como mujer». Jesús les dijo: «En este mundo los hombres se casan y las mujeres toman esposo, pero los que sean juzgados dignos de tomar parte en el mundo futuro y en la resurrección de entre los muertos no se casarán ni ellas serán dadas en matrimonio. Pues ya no pueden morir, ya que son como ángeles; y son hijos de Dios, porque son hijos de la resurrección. Y que los muertos resucitan, lo indicó el mismo Moisés en el episodio de la zarza, cuando llama al Señor: “Dios de Abrahán, Dios de Isaac, Dios de Jacob”. No es Dios de muertos, sino de vivos: porque para él todos están vivos». Intervinieron unos escribas: «Bien dicho, Maestro». 40 Y ya no se atrevían a hacerle más …

Palabra de “Escritura”, Palabra de Jesús

09 de Noviembre
Por César Allende

Se acercaba la Pascua de los judíos, y Jesús subió a Jerusalén. Y encontró en el templo a los vendedores de bueyes, ovejas y palomas, y a los cambistas sentados; y, haciendo un azote de cordeles, los echó a todos del templo, ovejas y bueyes; y a los cambistas les esparció las monedas y les volcó las mesas; y a los que vendían palomas les dijo: «Quitad esto de aquí; no convirtáis en un mercado la casa de mi Padre.» Sus discípulos se acordaron de lo que está escrito: «El celo de tu casa me devora.» Entonces intervinieron los judíos y le preguntaron: «¿Qué signos nos muestras para obrar así?» Jesús contestó: «Destruid este templo, y en tres días lo levantaré.» Los judíos replicaron: «Cuarenta y seis años ha costado construir este templo, ¿y tú lo vas a levantar en tres días?» Pero él hablaba del templo de su cuerpo. Y, cuando resucitó de entre los muertos, los discípulos se acordaron de que lo había dicho, y dieron fe a la Escritura y a la palabra que había dicho Jesús (San Juan 2, 13-22). COMENTARIO La Verdad es, probablemente, la esencia misma de la Palabra revelada por Dios en las dos formas supremas en las que nos ha hablado: desde antiguo, desde nuestros padres y por los profetas en la Escritura; y ahora en …

Perdona a los demás sus deudas

08 de Noviembre
Por Tomás González a.a.

Decía Jesús a sus discípulos: “Un hombre rico tenía un administrador, a quien acusaron ante él de derrochar sus bienes. Entonces le llamó y le dijo: “¿Qué es eso que estoy oyendo de ti? Dame cuenta de tu administración porque en adelante no podrás  seguir administrando”. El administrador se puso a decir para sí: “¿Qué voy a hacer ya que mi amo me quita la administración? Para cavar no tengo fuerzas, mendigar me da vergüenza. Ya sé lo que voy a hacer para que, cuando me echen de la administración, encuentre quien me reciba en su casa”. Fue llamando uno a uno a los deudores de su amo y dijo al primero: “¿Cuánto debes a mi amo?” Este respondió cien barriles de aceite”. Él le dijo: “Toma tu recibo, aprisa, siéntate y escribe cincuenta…” Y el amo alabó al administrador injusto, porque había actuado astutamente. Ciertamente, los hijos de este mundo son más astutos con su gente que los hijos de la luz” (San Lucas 16, 1-8). COMENTARIO Este texto desconcierta a quienes tenemos una idea de lo que es la moralidad igualmente válida para todos. La conducta del personaje es reprobable en todos los aspectos, un sinvergüenza de tomo y lomo. La moraleja que saca Jesús en este Evangelio es clara: los hijos de este mundo son más astutos. Pero para una conclusión …