Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|martes, julio 7, 2020
  • Siguenos!

Evangelios

Evangelios
LA LLAMADA Y LA BELLEZA

08 de Julio
Por Francisco Lerdo de Tejada

En aquel tiempo, Jesús llamó a sus doce discípulos y les dio autoridad para expulsar espíritus inmundos y curar toda enfermedad y toda dolencia. Estos son los nombres de los doce apóstoles: el primero, Simón, llamado Pedro, y Andrés, su hermano; Santiago, el de Zebedeo, y Juan, su hermano; Felipe y Bartolomé, Tomás y Mateo el publicano; Santiago el de Alfeo, y Tadeo; Simón el de Caná, y Judas Iscariote, el que lo entregó. A estos doce los envió Jesús con estas instrucciones: «No vayáis a tierra de paganos ni entréis en las ciudades de Samaría, sino id a las ovejas descarriadas de Israel. Id y proclamad que ha llegado el reino de los cielos» (San Mateo 10, 1-7). COMENTARIO Es curioso que en griego se usa palabra que pone en relación la llamada con la belleza. Llamar en griego es Kaleo. Y bello es Kalós. La belleza de una vida no consiste en algo plástico sino en algo espiritual. Consiste en saber responder a una invitación divina. Es el reclamo de Dios para con su criatura el que espera una respuesta. Y ahí está la belleza en la llamada amorosa que obtiene una respuesta de amor. Se produce el encuentro de voluntades, la unión de corazones. El llamar de Dios no es un llamar a modo de silbato. Es una voz que lleva carga … Full article

Jesús paso haciendo el bien

07 de Julio
Por Buenanueva

En aquel tiempo, le llevaron a Jesús un endemoniado mudo. Y después de echar al demonio, el mudo habló. La gente decía admirada: «Nunca se ha visto en Israel cosa igual». En cambio, los fariseos decían: «Este echa los demonios con el poder del jefe de los demonios». Jesús recorría todas las ciudades y aldeas, enseñando en sus sinagogas, proclamando el evangelio del reino y curando toda enfermedad y toda dolencia. Al ver a las muchedumbres, se compadecía de ellas, porque estaban extenuadas y abandonadas, «como ovejas que no tienen pastor». Entonces dice a sus discípulos: «La mies es abundante, pero los trabajadores son pocos; rogad, pues, al Señor de la mies que mande trabajadores a su mies» (San Mateo 9, 32-38). COMENTARIO La buena noticia que trae hoy la Palabra de Dios es que Jesús paso por este mundo haciendo el bien.

La cercanía del Hijo de Dios

06 de Julio
Por Ernesto Juliá Díaz

En aquel tiempo, mientras Jesús hablaba, se acercó un personaje que se arrodilló ante él y le dijo: «Mi hija acaba de morir. Pero ven tú, ponle la mano en la cabeza, y vivirá.» Jesús lo siguió con sus discípulos. Entretanto, una mujer que sufría flujos de sangre desde hacía doce años se le acercó por detrás y le tocó el borde del manto, pensando que con sólo tocarle el manto se curaría. Jesús se volvió y, al verla, le dijo: «¡Ánimo, hija! Tu fe te ha curado.» Y en aquel momento quedó curada la mujer. Jesús llegó a casa del personaje y, al ver a los flautistas y el alboroto de la gente, dijo: «¡Fuera! La niña no está muerta, está dormida.» Se reían de él. Cuando echaron a la gente, entró él, cogió a la niña de la mano, y ella se puso en pie. La noticia se divulgó por toda aquella comarca (San Mateo 9, 18, 26). COMENTARIO El Evangelio de hoy nos presenta dos milagros de Jesucristo. Milagros entrañables que manifiestan la cercanía del Hijo de Dios hecho hombre a nuestras necesidades y sufrimientos.  Dios compasivo y misericordioso que con su  amor  nos quiere ayudar a llevar adelante nuestras tribulaciones. “Mi hija acaba de morir. Pero ven Tú, impón tu mano sobre ella y vivirá” Aquel jefe de los judíos …

“VACACIONES CON MASCARILLA”

05 de Julio
Por Buenanueva

En aquel tiempo, exclamó Jesús: «Te doy gracias, Padre, Señor de cielo y tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos y se las has revelado a la gente sencilla. Sí, Padre, así te ha parecido mejor. Todo me lo ha entregado mi Padre, y nadie conoce al Hijo más que el Padre, y nadie conoce al Padre sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar. Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré. Cargad con mi yugo y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y encontraréis vuestro descanso. Porque mi yugo es llevadero y mi carga ligera» (San Mateo 11, 25-30). COMENTARIO Con la llegada del mes de Julio hemos entrado de lleno en el tiempo vacacional. Tiempo anhelado por unos y por otros; tiempo planificado con antelación para buscar lugares y espacios para hacer lo que durante el resto del año no hemos podido realizar. Sin embargo, este año, posiblemente para muchos, el periodo veraniego va a estar  marcado por la incertidumbre provocada por la pandemia del coronavirus que ha propiciado el cambio de planes en relación con el destino elegido para pasar nuestras vacaciones y la necesidad de extremar todas las medidas preventivas para evitar posibles contagios. ¡Serán sin duda alguna, las primeras …

Estar cerca de Cristo

04 de Julio
Por Ramón Domínguez

En aquel tiempo, se acercaron los discípulos de Juan a Jesús, preguntándole: «¿Por qué nosotros y los fariseos ayunamos a menudo y, en cambio, tus discípulos no ayunan?» Jesús les dijo: «¿Es que pueden guardar luto los invitados a la boda, mientras el novio está con ellos? Llegará un día en que se lleven al novio, y entonces ayunarán. Nadie echa un remiendo de paño sin remojar a un manto pasado; porque la pieza tira del manto y deja un roto peor. Tampoco se echa vino nuevo en odres viejos, porque revientan los odres; se derrama el vino, y los odres se estropean; el vino nuevo se echa en odres nuevos, y así las dos cosas se conservan» (San Mateo 9, 14-17). COMENTARIO En la pedagogía divina se alternan tiempos de consolación y tiempos de prueba y purificación. Éstos nos hacen madurar y nos fortalecen para poder seguir al Señor en su camino hacia Jerusalén: el de la cruz y la resurrección. Aquellos nos consuelan y nos permiten disfrutar de las primicias de la comunión con el Señor. Así, al primer anuncio de la Pasión le sucede la gloria de la Transfiguración. En el evangelio que hoy contemplamos sucede algo semejante: los discípulos están con el Señor: es el tiempo de la comunión, de la enseñanza y de la experiencia del amor de Cristo; …

DICHOSOS LOS QUE CREEN AUNQUE NO VEN

03 de Julio
Por Francisco Javier Alba

“Tomás, uno de los Doce, llamado el Mellizo, no estaba con ellos cuando vino Jesús. Y los otros discípulos le decían: “Hemos visto al Señor” Pero él les contestó: “Si no veo en sus manos la señal de los clavos, si no meto el dedo en el agujero de los clavos y no meto la mano en su costado, no lo creo”. A los ocho días, estaban otra vez dentro los discípulos y Tomás con ellos. Llegó Jesús, estando cerradas las puertas, se puso en medio y dijo. “Paz a vosotros”. Luego dijo a Tomás: “Trae tu dedo, aquí tienes mis manos; y trae tu mano y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente”. Contestó Tomás: “Señor mío y Dios mío”. Jesús le dio: “¿Por qué me has visto has creído? Bienaventurados los que crean sin haber visto”(San Juan 20, 24-29).  COMENTARIO Muchos se escandalizan por la carne de Cristo Resucitado. Gnósticos de los primeros siglos, masones, nueva era, etc., y todos los movimientos espiritualistas se han escandalizado siempre de la carne de Cristo Resucitado. No así los apóstoles. No así Tomás que dijo: “Si no veo en sus manos la señal de los clavos, si no meto el dedo en el agujero de los clavos y no meto la mano en su costado, no lo creo”. No así nosotros los …

Ponte en pie, coge tu camilla

02 de Julio
Por Olga Alonso Pelegrin

En aquel tiempo, subió Jesús a una barca, cruzó a la otra orilla y fue a su ciudad. Le presentaron un paralítico, acostado en una camilla. Viendo la fe que tenían, dijo al paralítico: «¡Ánimo, hijo!, tus pecados están perdonados.» Algunos de los escribas se dijeron: «Éste blasfema.» Jesús, sabiendo lo que pensaban, les dijo: «¿Por qué pensáis mal? ¿Qué es más fácil decir: “Tus pecados están perdonados”, o decir: “Levántate y anda”? Pues, para que veáis que el Hijo del hombre tiene potestad en la tierra para perdonar pecados.» Dijo, dirigiéndose al paralítico: «Ponte en pie, coge tu camilla y vete a tu casa.”» Se puso en pie, y se fue a su casa. Al ver esto, la gente quedó sobrecogida y alababa a Dios, que da a los hombres tal potestad (San Mateo 9, 1-8). COMENTARIO “Ponte en pie”, le dice Jesús al paralítico, dirigiéndose a él. Parece que quisiera decirle, levántate de donde estás postrado, camina, sígueme. En todo el Evangelio aparecen estas referencias sobre caminar detrás del Señor, siguiéndole, frente a la inmovilidad de quien está atado, quien no tiene capacidad para hacerlo, como es el caso de este hombre. La vida de los discípulos del Señor es un caminar constante “corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la …

Importancia atribuida al dinero

01 de Julio
Por Juanjo Guerrero

Llegó Jesús a la otra orilla, a la región de los gadarenos. Desde los sepulcros, dos endemoniados salieron a su encuentro; eran tan furiosos que nadie se atrevía a transitar por aquel camino. Y le dijeron a gritos: “¿Qué tenemos que ver nosotros contigo, Hijo de Dios?” “¿Has venido aquí a atormentarnos antes de tiempo?” A cierta distancia, una gran piara de cerdos estaba paciendo. Los demonios le rogaron: “Si nos echas, mándanos a la piara”. Jesús les dijo: “Id”. Salieron y se metieron en los cerdos. Y la piara entera se abalanzó acantilado abajo y murieron en las aguas. Los porquerizos huyeron al pueblo y lo contaron todo, incluyendo lo de los endemoniados. Entonces el pueblo entero salió a donde estaba Jesús y, al verlo, le rogaron que se marchara de su país (San Mateo 8, 28-34). COMENTARIO Lo primero que se aprecia en este Evangelio es la autoridad y valentía de Jesús que se aventura a buscar a los endemoniados por un camino que “nadie se atrevía a transitar”. Esto es señal de que Jesús siempre estará dispuesto a acudir en nuestro auxilio,  por muchas que sean las dificultades que haya que vencer para ello. Si somos conscientes de que es así, no deberemos de desesperar nunca y habremos de fortalecer nuestra fe con la confianza de que Cristo nos atenderá en …

HOMBRES DE POCA FE, MARAVILLADOS

30 de Junio
Por Manuel Requena

Subió a la barca y sus discípulos le siguieron. De pronto se levantó en el mar una tempestad tan grande que la barca quedaba tapada por las olas; pero él estaba dormido. Acercándose ellos le despertaron diciendo: «¡Señor, sálvanos, que perecemos!» Díceles: «¿Por qué tenéis miedo, hombres de poca fe?» Entonces se levantó, increpó a los vientos y al mar, y sobrevino una gran bonanza. Y aquellos hombres, maravillados, decían: «¿Quién es éste, que hasta los vientos y el mar le obedecen?» (San Mateo 8, 23-27). COMENTARIO El que conozca el mar sabe lo difícil que es dormir en una barca de menos de diez metros, cuando el oleaje, dice Mateo, “tapaba la barca”. Con esa mar gruesa el movimiento sería de los que hacen rodar por el suelo todo lo que esté suelto. Jesús, o estaba realmente fundido del trabajo y la entrega, o les estaba probando en la fe, no en la pericia de marinos. En navegar y pescar Pedro se creería el mejor, y seguramente  lo era. Pero hay veces que hasta en nuestras mayores seguridades nos sentimos desprotegidos, llegados al final, próximos a la muerte. Y entonces Pedro llamó a Jesús que, era carpintero no marino, Señor. No lo llamó patrón o capitán, porque lo que espera de Él es algo extraordinario. Todo lo que humanamente se podía hacer para no zozobrar, ya …

El Hijo de Dios vivo

29 de Junio
Por Jesús Bayarri

Llegado Jesús a la región de Cesarea de Filipo, hizo esta pregunta a sus discípulos: «¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del hombre?» Ellos dijeron: «Unos, que Juan el Bautista; otros, que Elías; otros, que Jeremías o uno de los profetas.» Díceles él: «Y vosotros ¿quién decís que soy yo?» Simón Pedro contestó: «Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo.» Replicando Jesús le dijo: «Bienaventurado eres Simón, hijo de Jonás, porque no te ha revelado esto la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en los cielos. Y yo a mi vez te digo que tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella. A ti te daré las llaves del Reino de los Cielos; y lo que ates en la tierra quedará atado en los cielos, y lo que desates en la tierra quedará desatado en los cielos» (San Mateo 16, 13-19). COMENTARIO Estos dos grandes apóstoles que la tradición ha unido por su martirio en Roma, son instrumentos de elección para fundar y extender la Iglesia hasta los confines del orbe. San León Magno dice que Dios los puso como los dos ojos del cuerpo cuya cabeza es Cristo. La institución y el carisma, se complementan y se necesitan mutuamente, como el sacerdocio y la profecía …

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus apóstoles: «El que quiere a su padre o a su madre más que a mí, no es digno de mí; el que quiere a su hijo o a su hija más que a mí, no es digno de mí; y el que no carga con su cruz y me sigue, no es digno de mí. El que encuentre su vida la perderá, y el que pierda su vida por mí, la encontrará. El que os recibe a vosotros, me recibe a mí, y el que me recibe, recibe al que me ha enviado; el que recibe a un profeta porque es profeta, tendrá recompensa de profeta; y el que recibe a un justo porque es justo, tendrá recompensa de justo. El que dé a beber, aunque no sea más que un vaso de agua fresca, a uno de estos pequeños, solo porque es mi discípulo, en verdad os digo que no perderá su recompensa» (San Mateo 10, 37-42).

Enjugará todas las lágrimas

27 de Junio
Por Francisco Jiménez Ambel

En aquel tiempo, al entrar Jesús en Cafarnaún, un centurión se le acercó rogándole: «Señor, tengo en casa un criado que está en cama paralítico y sufre mucho». Le contestó: «Voy yo a curarlo». Pero el centurión le replicó: «Señor, no soy digno de que entres bajo mi techo. Basta que lo digas de palabra, y mi criado quedará sano. Porque yo también vivo bajo disciplina y tengo soldados a mis órdenes; y le digo a uno: “Ve”, y va; al otro: “Ven”, y viene; a mi criado: “Haz esto”, y lo hace». Al oírlo, Jesús quedó admirado y dijo a los que lo seguían: «En verdad os digo que en Israel no he encontrado en nadie tanta fe. Os digo que vendrán muchos de oriente y occidente y se sentarán con Abrahán, Isaac y Jacob en el reino de los cielos; en cambio, a los hijos del reino los echarán fuera, a las tinieblas. Allí será el llanto y el rechinar de dientes». Y dijo Jesús al centurión: «Vete; que te suceda según has creído». Y en aquel momento se puso bueno el criado. Al llegar Jesús a la casa de Pedro, vio a su suegra en cama con fiebre; le tocó su mano y se le pasó la fiebre; se levantó y se puso a servirle. Al anochecer, le llevaron muchos endemoniados; él, con su palabra, expulsó …

Quiero, queda limpio

26 de Junio
Por Buenanueva

En aquel tiempo, al bajar Jesús del monte, lo siguió mucha gente. En esto, se le acercó un leproso, se arrodilló y le dijo: «Señor, si quieres, puedes limpiarme.» Extendió la mano y lo tocó, diciendo: «Quiero, queda limpio.» Y en seguida quedó limpio de la lepra. Jesús le dijo: «No se lo digas a nadie, pero, para que conste, ve a presentarte al sacerdote y entrega la ofrenda que mandó Moisés» (San Mateo 8, 1-4).

“Enseguida quedó limpio”

25 de Junio
Por Gloria María Tomás

En aquel tiempo, al bajar Jesús del monte, lo siguió mucha gente. En esto, se le acercó un leproso, se arrodilló y le dijo: «Señor, si quieres, puedes limpiarme.» Extendió la mano y lo tocó, diciendo: «Quiero, queda limpio.» Y en seguida quedó limpio de la lepra. Jesús le dijo: «No se lo digas a nadie, pero, para que conste, ve a presentarte al sacerdote y entrega la ofrenda que mandó Moisés» (San Mateo 8, 1-4). COMENTARIO Confío que la mayoría de los lectores tengáis la bendita costumbre de leer diariamente algún pasaje de los Evangelios o, al menos, escuchar el de la Eucaristía. Viene al caso este comentario porque siguiendo el Evangelio de San Mateo encontramos tres veces en las que se subraya el seguimiento de las gentes a Jesús. Aparte de la que hoy comentamos, se encuentra en 4,25 (“Lo seguían grandes multitudes que llegaban a Galilea, de la Decápolis, de Jerusalén, de Judea y de la Transjordania”) y en 5,1 (“Al ver la multitud, Jesús subió a la montaña, se sentó, y sus discípulos se acercaron a Él). Nos alegra recordar esta popularidad del Señor. En este pasaje se narra la curación de un leproso por la fe que el enfermo tiene en Jesucristo y se manifiesta plenamente el poder de Dios, “enseguida quedó limpio”. Si conocéis la película El Resucitado (Kevin Reynolds, 2016) recordaréis …

EL PRECURSOR

24 de Junio
Por Antonio Segoviano

A Isabel se le cumplió el tiempo del parto y dio a luz un hijo. Se enteraron sus vecinos y parientes de que el Señor le había hecho una gran misericordia, y la felicitaban. A los ocho días fueron a circuncidar al niño, y lo llamaban Zacarías, como a su padre. La madre intervino diciendo: «¡No! Se va a llamar Juan.» Le replicaron: «Ninguno de tus parientes se llama así.» Entonces preguntaban por señas al padre cómo quería que se llamase. Él pidió una tablilla y escribió: «Juan es su nombre.» Todos se quedaron extrañados. Inmediatamente se le soltó la boca y la lengua, y empezó a hablar bendiciendo a Dios. Los vecinos quedaron sobrecogidos, y corrió la noticia por toda la montaña de Judea. Y todos los que lo oían reflexionaban diciendo: «¿Qué va a ser este niño?» Porque la mano del Señor estaba con él. El niño iba creciendo, y su carácter se afianzaba; vivió en el desierto hasta que se presentó a Israel (San Lucas 1, 57-66. 80). COMENTARIO Celebramos hoy la fiesta del nacimiento de S. Juan Bautista, el último de los profetas y el precursor de Cristo. El único santo de quien la Iglesia celebra su nacimiento. ¿Por qué esta singularidad? La Iglesia ve, en este acontecimiento, el giro definitivo de la Historia de la Salvación, el final del tiempo …

¡Señor mío y Dios mío!

23 de Junio
Por César Allende

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «No deis lo santo a los perros, ni les echéis vuestras perlas a los cerdos; las pisotearán y luego se volverán para destrozaros. Tratad a los demás como queréis que ellos os traten; en esto consiste la Ley y los profetas. Entrad por la puerta estrecha. Ancha es la puerta y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos entran por ellos. ¡Qué estrecha es la puerta y qué angosto el camino que lleva a la vida! Y pocos dan con ellos» (San Mateo 7, 6. 12-14). COMENTARIO El corazón ha sido considerado al menos en la tradición occidental, de profunda raigambre judeo-cristiana, como la serie de los sentimientos, de la sabiduría profunda, de la prudencia y la sensatez necesarias para que la vida sea verdadera y auténticamente humana. Jesús además en el Evangelio de la Fiesta del viernes 19 pasado nos presentaba el suyo como el lugar de la mansedumbre y la humildad, así como del descanso del alma. Hoy el Señor nos propone llegar al descanso de la Vida pasando por la estrechez de una puerta que es mucho más que la estricta dimensión ética necesaria que el ser humano ha de observar para convivir “civilizadamente” con sus semejantes. Esta “puerta estrecha”, enfrentada al “camino ancho”, que lleva a la perdición existencial …

No juzguéis y no seréis juzgados

22 de Junio
Por Tomás González a.a.

Dijo Jesús a sus discípulos: “No juzguéis, para que no seáis juzgados. Porque seréis juzgados como juzguéis vosotros, y la medida que uséis, la usarán con vosotros. ¿Por qué te fijas en la mota que tiene tu hermano en el ojo y no reparas en la viga que llevas en el tuyo? ¿Cómo puedes decirle a tu hermano: “Déjame que te saque la mota del ojo” teniendo una viga en el tuyo? Hipócrita: sácate primero la viga del ojo; entonces verás claro y podrás sacar la mota del ojo de tu hermano” (San Mateo 7, 1-5). COMENTARIO ¿Se dedica Jesús a dar buenos consejos a sus discípulos para que vivan en buena armonía? Es cierto que de entrada así suena. Pero seguramente quiere ir más lejos. No juzguéis para que no seáis juzgados. A nadie le gusta ser juzgado. Pero no es sólo que no nos agrade, es que va más lejos. El juicio pertenece a Dios, que ve lo invisible, que es capaz de sondear el corazón y las entrañas, es decir, leer la intención, que ni siquiera nosotros mismos sabemos leer tantas veces en nosotros mismos. Se trata, pues, de los derechos de Dios. Pero unos derechos que brotan de la realidad tal como ha sido determinada por él. Porque cuando dice: la medida que uséis la usarán con vosotros, no es …

No tengáis miedo

21 de Junio
Por Ángel Moreno

“No les tengáis miedo, porque nada hay encubierto, que no llegue a descubrirse; ni nada hay escondido, que no llegue a saberse. Lo que os digo en la oscuridad, decidlo a la luz, y lo que os digo al oído, pregonadlo desde la azotea. No tengáis miedo a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma. No; temed al que puede llevar a la perdición alma y cuerpo en la gehenna. ¿No se venden un par de gorriones por un céntimo? Y, sin embargo, ni uno solo cae al suelo sin que lo disponga vuestro Padre. Pues vosotros hasta los cabellos de la cabeza tenéis contados. Por eso, no tengáis miedo: valéis más vosotros que muchos gorriones” (San Mateo 10, 26-31). COMENTARIO Hoy es el día que termina la situación de alarma, si sigue controlada la pandemia, cuando se nos permite viajar entre los distintos territorios interprovinciales, aunque con las prevenciones recomendadas y exigidas, de ir con mascarilla y mantener la distancia social interpersonal. Sin embargo, en muchos se ha instalado el miedo al contagio, la sospecha sobre el otro, que puede ser portador del virus, lo que se llama el síndrome de la cabaña. En estas circunstancias, la Providencia de la liturgia de la Palabra, que se ofrece hoy como lectura evangélica, reitera por tres veces la expresión más contundente, …

Buscar a Jesús

20 de Junio
Por Alfredo Esteban

Cuando Jesús cumplió doce años, subieron a la fiesta según la costumbre y, cuando terminó, se volvieron; pero el niño Jesús se quedó en Jerusalén sin que lo supieran sus padres. Éstos, creyendo que estaba en la caravana, hicieron una jornada y se pusieron a buscarlo entre los parientes y conocidos; al no encontrarlo, se volvieron a Jerusalén en su busca. A los tres días, lo encontraron en el templo, sentado en medio de los maestros, escuchándolos y haciéndoles preguntas; todos los que le oían quedaban asombrados de su talento y de las respuestas que daba. Al verlo, se quedaron atónitos, y le dijo su madre: «Hijo, ¿por qué nos has tratado así? Mira que tu padre y yo te buscábamos angustiados.» Él les contestó: «¿Por qué me buscabais? ¿No sabíais que yo debía estar en la casa de mi Padre?» Pero ellos no comprendieron lo que quería decir. Él bajó con ellos a Nazaret y siguió bajo su autoridad. Su madre conservaba todo esto en su corazón (San Lucas 2, 41-51). COMENTARIO En la buena noticia que nos trae el Evangelio de hoy se vislumbran dos realidades: la búsqueda y el encuentro. También la vida es un proceso continuado de búsqueda, porque para crecer necesitamos conocer, saber y encontrar respuestas a las preguntas que diariamente nos hacemos. Tal vez buscar es uno de …

En aquel tiempo, tomó la palabra Jesús y dijo: «Te doy gracias, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos, y se las has revelado a los pequeños. Sí, Padre, así te ha parecido bien. Todo me ha sido entregado por mi Padre, y nadie conoce al Hijo más que el Padre, y nadie conoce al Padre sino el Hijo y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar. Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré. Tomad mi yugo sobre vosotros y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y encontraréis descanso para vuestras almas. Porque mi yugo es llevadero y mi carga ligera» (San Mateo 11, 25-30). COMENTARIO La biblia de Jerusalen en sus comentarios aclara que Jesús, al decir “estas cosas,” no se refiere a lo que precede en el evangelio de Mateo. Los versículos anteriores narran la condena del Señor a las ciudades impenitentes. El pasaje está aquí insertado y no se explicita qué cosas son estas. Pero los exégetas ven referencia al final del discurso apostólico cuando los apóstoles son enviados a predicar y les anuncia “quien me recibe, recibe al que me envió” y “quien dé a beber tan solo un vaso de agua fresca a uno de …

Venga tu reino

18 de Junio
Por Buenanueva

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Cuando recéis, no uséis muchas palabras, como los gentiles, que se imaginan que por hablar mucho les harán caso. No seáis como ellos, pues vuestro Padre sabe lo que os hace falta antes que lo pidáis. Vosotros rezad así: “Padre nuestro del cielo, santificado sea tu nombre, venga tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo, danos hoy el pan nuestro de cada día, perdónanos nuestras ofensas, pues nosotros hemos perdonado a los que nos han ofendido, no nos dejes caer en la tentación, sino líbranos del Maligno.” Porque si perdonáis a los demás sus culpas, también vuestro Padre del cielo os perdonará a vosotros. Pero si no perdonáis a los demás, tampoco vuestro Padre perdonará vuestras culpas» (San Mateo 6, 7-15). COMENTARIO Esta breve oración condensa el mensaje del Evangelio y desde el inicio es la oración que ha alimentado la vida de los cristianos.

No sepa tu mano izquierda lo que hace tu derecha

17 de Junio
Por Francisco Javier Sánchez

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Cuidad de no practicar vuestra justicia delante de los hombres para ser vistos por ellos; de lo contrario, no tendréis recompensa de vuestro Padre celestial. Por tanto, cuando hagas limosna, no vayas tocando la trompeta por delante, como hacen los hipócritas en las sinagogas y por las calles, con el fin de ser honrados por los hombres; os aseguro que ya han recibido su paga. Tú, en cambio, cuando hagas limosna, que no sepa tu mano izquierda lo que hace tu derecha; así tu limosna quedará en secreto, y tu Padre, que ve en lo secreto, te lo pagará. Cuando recéis, no seáis como los hipócritas, a quienes les gusta rezar de pie en las sinagogas y en las esquinas de las plazas, para que los vea la gente. Os aseguro que ya han recibido su paga. Tú, cuando vayas a rezar, entra en tu aposento, cierra la puerta y reza a tu Padre, que está en lo escondido, y tu Padre, que ve en lo escondido, te lo pagará. Cuando ayunéis, no andéis cabizbajos, como los hipócritas que desfiguran su cara para hacer ver a la gente que ayunan. Os aseguro que ya han recibido su paga. Tú, en cambio, cuando ayunes, perfúmate la cabeza y lávate la cara, para que tu ayuno lo note, …

Amad a vuestros enemigos

16 de Junio
Por Buenanueva

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «¿Habéis oído que se dijo: “‘Amarás a tu prójimo’ y aborrecerás a tu enemigo”. Pero yo os digo: amad a vuestros enemigos y rezad por los que os persiguen, para que seáis hijos de vuestro Padre celestial, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y manda la lluvia a justos e injustos. Porque, si amáis a los que os aman, ¿qué premio tendréis? ¿No hacen lo mismo también los publicanos? Y, si saludáis solo a vuestros hermanos, ¿qué hacéis de extraordinario? ¿No hacen lo mismo también los gentiles? Por tanto, sed perfectos, como vuestro Padre celestial es perfecto» (San Mateo 5, 43-48). COMENTARIO “Sed perfectos como vuestro Padre celestial” (Mt 5,48).

ENTREGA TOTAL

15 de Junio
Por Manuel Requena

Habéis oído que se dijo: Ojo por ojo y diente por diente. Pues yo os digo: no resistáis al mal; antes bien, al que te abofetee en la mejilla derecha ofrécele también la otra: al que quiera pleitear contigo para quitarte la túnica déjale también el manto; y al que te obligue a andar una milla vete con él dos. A quien te pida da, y al que desee que le prestes algo no le vuelvas la espalda (San Mateo 5:38-42). COMENTARIO En pleno Sermón de la Montaña, alguno pudo preguntar ¿qué es ser manso, y poseer la tierra? Jesús sabe que la mansedumbre supone superar un ambiente de crispación y violencia, bofetón en la mejilla, y hasta quedarte sin manto y sin túnica. Pero esa es la mansedumbre, el DNI de la tierra del Reino. Unos versos antes (Mt, 5, 29-130), Jesús dijo con el mismo tono imperativo, “Si tu ojo te escandaliza, sácatelo,… si tu mano derecha te lleva al pecado, córtatela.” Misterio y hasta contradicción parecen. Es la obra del Espíritu en el cristiano, fortaleza y generosidad. Es fácil identificarnos al oír este Evangelio con el abofeteado, con el tuerto, con el que quieren quitarle la túnica, o le obligan a caminar por caminos y tiempo no queridos, o le piden prestado. Pero habrá que valorar nuestro espíritu, no sea que …

La eucaristía es el mejor alimento

14 de Junio
Por Miguel Iborra Viciana

Yo soy el pan vivo, bajado del cielo. Si uno come de este pan, vivirá para siempre; y el pan que yo le voy a dar, es mi carne por la vida del mundo.» Discutían entre sí los judíos y decían: «¿Cómo puede éste darnos a comer su carne?» Jesús les dijo: «En verdad, en verdad os digo: si no coméis la carne del Hijo del hombre, y no bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros. El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna, y yo le resucitaré el último día. Porque mi carne es verdadera comida y mi sangre verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre, permanece en mí, y yo en él. Lo mismo que el Padre, que vive, me ha enviado y yo vivo por el Padre, también el que me coma vivirá por mí. Este es el pan bajado del cielo; no como el que comieron vuestros padres, y murieron; el que coma este pan vivirá para siempre (San Juan 6, 51-58). COMENTARIO Jesús como el pan dado por su Padre bajado del cielo, del que hay que comer mediante la fe, es la expresión mediante la fórmula de la permanencia mutua, El que come mi carne y bebe mi sangre, permanece en mí, y yo en él. Esta permanencia designa …

No jures

13 de Junio
Por Jerónimo Barrio

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Habéis oído que se dijo a los antiguos: “No jurarás en falso” y “Cumplirás tus votos al Señor.” Pues yo os digo que no juréis en absoluto: ni por el cielo, que es el trono de Dios; ni por la tierra, que es estrado de sus pies; ni por Jerusalén, que es la ciudad del Gran Rey. Ni jures por tu cabeza, pues no puedes volver blanco o negro un solo pelo. A vosotros os basta decir “sí” o “no”. Lo que pasa de ahí viene del Maligno» (San Mateo 5, 33-37). COMENTARIO Hoy lo de jurar no se lleva. Cuando vemos a los actuales ministros en la toma de posesión de sus nuevos cargos, difícilmente vemos un crucifijo y una Biblia para la fórmula del juramento. Se prefiere prometer a jurar porque el hombre de hoy cree mucho en sí mismo y muy poco en Dios. Dios  no vale como testigo de un asunto de interés porque todo el mundo sabe que Dios ya no existe… Existió en la época de nuestros padres y abuelos, que en alguna ocasión juraban, al menos ante la bandera, cuando hacían la mili, pero ahora está pasado de moda y todo lo que no está de moda, sencillamente no existe. Es la lógica del pensamiento moderno, por llamarlo de …

El Matrimonio es signo del amor de Dios

12 de Junio
Por Valentín De Prado

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Habéis oído el mandamiento “no cometerás adulterio”. Pues yo os digo: El que mira a una mujer casada deseándola, ya ha sido adúltero con ella en su interior. Si tu ojo derecho te hace caer, sácatelo y tíralo. Más te vale perder un miembro que ser echado entero en el infierno. Si tu mano derecha te hace caer, córtatela y tírala, porque más te vale perder un miembro que ir a parar entero al infierno. Está mandado: “El que se divorcie de su mujer, que le dé acta de repudio.” Pues yo os digo: El que se divorcie de su mujer, excepto en caso de impureza, la induce al adulterio, y el que se case con la divorciada comete adulterio» (San Mateo 5, 27-32). COMENTARIO Hoy, Jesucristo apunta alto al manifestar su autoridad no solo sobre el sexto y el noveno mandamiento si no sobre toda la ley, porque en ella está expresada la voluntad de amor de Dios para el hombre. La sexualidad es un “lenguaje” humano para significar el amor y la alianza de los hombres y Dios. Y este “lenguaje” profundamente humano es también profundamente sagrado y divino porque en su manifestación corporal, emocional y afectiva. El Matrimonio es signo del amor con que Dios se ama así mismo y con que El …

La delicadeza del amor

11 de Junio
Por José Mora Fandos

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus apóstoles: «ld y proclamad que el reino de los cielos está cerca. Curad enfermos, resucitad muertos, limpiad leprosos, echad demonios. Lo que habéis recibido gratis, dadlo gratis. No llevéis en la faja oro, plata ni calderilla; ni tampoco alforja para el camino, ni túnica de repuesto, ni sandalias, ni bastón; bien merece el obrero su sustento. Cuando entréis en un pueblo o aldea, averiguad quién hay allí de confianza y quedaos en su casa hasta que os vayáis. Al entrar en una casa, saludad; si la casa se lo merece, la paz que le deseáis vendrá a ella. Si no se lo merece, la paz volverá a vosotros» (San Mateo, 10, 7-13). COMENTARIO En este, como en otros pasajes de los Evangelios, se percibe que el Señor va modelando —con claridad y paciencia— a sus discípulos en una nueva forma de mirar y de actuar. Todos conocen el precepto “No matarás”, y seguramente en las regularidades de la vida cotidiana, en el ambiente familiar o en las faenas del trabajo, no conocen situaciones que les tienten a contravenirlo. En este sentido, parece fácil de cumplir… pero Jesús quiere hacerles ver algo más profundo: si ese precepto indica un límite radical y tajante, que podríamos ver como una sólida empalizada de roca que protege un terreno, es para …

JESÚS, PLENITUD DE LA LEY Y LOS PROFETAS

10 de Junio
Por Ángel Pérez Martín

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «No creáis que he venido a abolir la Ley y los Profetas: no he venido a abolir, sino a dar plenitud. En verdad os digo que antes pasarán el cielo y la tierra que deje de cumplirse hasta la última letra o tilde de la ley. El que se salte uno solo de los preceptos menos importantes y se lo enseñe así a los hombres será el menos importante en el reino de los cielos. Pero quien los cumpla y enseñe será grande en el reino de los cielos» (San Mateo 5, 17-19). COMENTARIO Como seguramente todos sabemos, Mateo escribe para una comunidad judía convertida al cristianismo. Nos encontramos en el sermón de la montaña que nos muestra un discurso diferente al que podemos encontrar en el evangelio de Lucas. Mateo nos presenta a un Jesús que sube al monte, como Moisés, pero no para entregarles una nueva Torá —como algunos interpretaban—, sino para despojar a esta de las envolturas con las que había sido ocultada. La Torá —la Ley— no era un adorno: su cumplimiento no se limitaba a normas, ritos y actos externos mostrados públicamente buscando el aplauso y el premio. Jesús les anuncia que no va a cambiar absolutamente nada de la Ley, sino que va a mostrar cómo toda la historia que su pueblo …

“¡Por fin!”

09 de Junio
Por Pablo Morata

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Vosotros sois la sal de la tierra. Pero si la sal se vuelve sosa, ¿con qué la salarán? No sirve más que para tirarla fuera y que la pise la gente. Vosotros sois la luz del mundo. No se puede ocultar una ciudad puesta en lo alto de un monte. Tampoco se enciende una lámpara para meterla debajo del celemín, sino para ponerla en el candelero y que alumbre a todos los de casa. Brille así vuestra luz ante los hombres, para que vean vuestras buenas obras y den gloria a vuestro Padre que está en los cielos» (San Mateo 5, 13-16). COMENTARIO ¡Por fin! Después de estos días lúgubres en los que en medio de tanta oscuridad, la pantalla de plasma se erguía, casi, como el único candelero de la casa cuyos “leds” han sido los ojos que nos han comunicado con una realidad que, si bien “digital” etimológicamente viene de “dedos”, podíamos ver pero no tocar. Contacto sin tacto. Distancia de seguridad y distanciamiento personal. Pero ¡por fin!, el túnel anuncia su final y “la luz se hizo”. ¡Por fin! ¡Por fin! Después de estos días aciagos en los que la tediosa rutina impedía distinguir entre un martes y un domingo y, salvo sobresaltos de los noticieros, hacían de las horas sabor a monotonía. ¡Por …