Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|viernes, octubre 18, 2019
  • Siguenos!

Evangelios

Evangelios
El Evangelio se propone, no se impone

18 de Octubre
Por Ramón Dominguez

En aquel tiempo, designó el Señor otros setenta y dos y los mandó por delante, de dos en dos, a todos los pueblos y lugares adonde pensaba ir él. Y les decía: «La mies es abundante y los obreros pocos; rogad, pues, al dueño de la mies que mande obreros a su mies. ¡Poneos en camino! Mirad que os mando como corderos en medio de lobos. No llevéis talega, ni alforja, ni sandalias; y no os detengáis a saludar a nadie por el camino. Cuando entréis en una casa, decid primero: “Paz a esta casa.” Y si allí hay gente de paz, descansará sobre ellos vuestra paz; si no, volverá a vosotros. Quedaos en la misma casa, comed y bebed de lo que tengan, porque el obrero merece su salario. No andéis cambiando de casa. Si entráis en un pueblo y os reciben bien, comed lo que os pongan, curad a los enfermos que haya, y decid: “Está cerca de vosotros el reino de Dios”» (San Lucas 10, 1-9). COMENTARIO Hay una tarea urgente que realizar. La gente se muere por falta de vida, pues no conocen a Cristo: Verdad y Vida. Por ello la mayor obra de caridad que se pueda realizar, es evangelizar y llevar la luz y la salvación para que aquellos que viven en las tinieblas y sombras de muerte, … Full article

Siempre nos perdona

17 de Octubre
Por Miguel Iborra Viciana

En aquel tiempo, dijo el Señor: ¡Ay de vosotros, porque edificáis los sepulcros de los profetas que vuestros padres mataron! Por tanto, sois testigos y estáis de acuerdo con las obras de vuestros padres; porque ellos los mataron y vosotros edificáis. Por eso dijo la Sabiduría de Dios: Les enviaré profetas y apóstoles, y a algunos los matarán y perseguirán, para que se pidan cuentas a esta generación de la sangre de todos los profetas derramada desde la creación del mundo, desde la sangre de Abel hasta la sangre de Zacarías, el que pereció entre el altar y el Santuario. Sí, os aseguro que se pedirán cuentas a esta generación. ¡Ay de vosotros, los juristas, que os habéis llevado la llave de la ciencia! No entrasteis vosotros, y a los que están entrando se lo habéis impedido. Y cuando salió de allí, comenzaron los escribas y fariseos a acosarle implacablemente y hacerle hablar de muchas cosas, buscando, con insidias, cazar alguna palabra de su boca (San Lucas 11, 47-54). COMENTARIO El evangelio de hoy nuevamente habla del conflicto entre Jesús y las autoridades religiosas de la época. Hay acciones que son consecuencia de lo que se vive en el interior del corazón. Y si allí no hay bondad, no habrá obras buenas. A aquellos legistas obsesivos en las formas externas, Jesús les dirige estas …

Justicia y amor

16 de Octubre
Por Jesús Bayarri

¡Ay de vosotros, los fariseos, que pagáis el diezmo de la menta, de la ruda y de toda hortaliza, y dejáis a un lado la justicia y el amor a Dios! Esto es lo que había que practicar, aunque sin omitir aquello. ¡Ay de vosotros, los fariseos, que amáis el primer asiento en las sinagogas y que se os salude en las plazas! ¡Ay de vosotros, pues sois como los sepulcros que no se ven, sobre los que andan los hombres sin saberlo!» Uno de los legistas le respondió: «¡Maestro, diciendo estas cosas también nos injurias a nosotros!» Pero él dijo: «¡Ay también de vosotros, los legistas, que imponéis a los hombres cargas intolerables, y vosotros no las tocáis ni con uno de vuestros dedos! (San Lucas 11, 42-46). COMENTARIO Dios es amor, y misericordia que busca siempre el bien del pecador atrayéndolo a sí; amar es la sintonía de nuestro espíritu con la voluntad amorosa de Dios. Este conocimiento de Dios, que se traduce en amor que obedece a sus palabras, se hace don de sí, y es vida para nosotros, pero a consecuencia del pecado, la concupiscencia inclina nuestro corazón al mal, por lo que la vida cristiana, con las armas del Espíritu, no deja nunca de ser el combate, del que san Pablo nos habla con frecuencia. La ley tiene un …

Un fariseo lo invitó a comer a su casa

15 de Octubre
Por Buenanueva

En aquel tiempo, cuando Jesús terminó de hablar, un fariseo lo invitó a comer a su casa. Él entró y se puso a la mesa. Como el fariseo se sorprendió al ver que no se lavaba las manos antes de comer, el Señor le dijo: «Vosotros, los fariseos, limpiáis por fuera la copa y el plato, mientras por dentro rebosáis de robos y maldades. ¡Necios! El que hizo lo de fuera, ¿no hizo también lo de dentro? Dad limosna de lo de dentro, y lo tendréis limpio todo» (San Lucas 11, 37-41).

A los tres días resucitó

14 de Octubre
Por Javier Leceta Martínez

En aquel tiempo, la gente se apiñaba alrededor de Jesús, y él se puso a decirles: «Esta generación es una generación perversa. Pide un signo, pero no se le dará más signo que el signo de Jonás. Como Jonás fue un signo para los habitantes de Nínive, lo mismo será el Hijo del hombre para esta generación. Cuando sean juzgados los hombres de esta generación, la reina del Sur se levantará y hará que los condenen; porque ella vino desde los confines de la tierra para escuchar la sabiduría de Salomón, y aquí hay uno que es más que Salomón. Cuando sea juzgada esta generación, los hombres de Nínive se alzarán y harán que los condenen; porque ellos se convirtieron con la predicación de Jonás, y aquí hay uno que es más que Jonás.» (San Lucas 11, 29-32). COMENTARIO ¿Se puede seguir a Jesucristo de una forma perversa? Cuando le seguimos para que él haga nuestra voluntad, pidiéndole que haga milagros para nosotros, le seguimos de forma perversa. El milagro que quiere hacer Jesucristo para nosotros es darnos un corazón nuevo, que ame a Dios sobre todas las cosas y a nuestro prójimo. Este milagro consiste en hacer de nosotros un hombre nuevo. Dios puede hacer este milagro, y el signo de su poder es la señal de Jonás. Jonás fue enviado a un …

Tu fe te ha salvado

13 de Octubre
Por Francisco Jiménez Ambel

Yendo Jesús camino de Jerusalén, pasaba entre Samaría y Galilea. Cuando iba a entrar en una ciudad, vinieron a su encuentro diez leprosos, que se pararon a lo lejos y a gritos le decían: “Jesús, maestro, ten compasión de nosotros”. Al verlos, les dijo: “Id a presentaros a los sacerdotes”. Y sucedió que mientras iban de camino, quedaron limpios. Uno de ellos, viendo que estaba curado, se volvió alabando a Dios a grandes gritos y se postró a los pies de Jesús, rostro en tierra, dándole gracias. Este era un samaritano. Jesús tomó la palabra y dijo: “¿No han quedado limpios los diez?; los otros nueve, ¿dónde están? ¿No ha habido quien volviera a dar gloria a Dios más que este extranjero?” Y le dijo: “Levántate, vete: tu fe te ha salvado” (San Lucas 17, 11-19). COMENTARIO Siendo como es un final frecuente en el relato evangélico de los milagros hechos por Jesús, pudiera parecer que es una frase hecha, una despedida puesta en boca de Jesús. Sin embargo, a mi modesto entender, es una sentencia muy desconcertante. Concedo de antemano que es mi “poca fe” la que me alerta sobre el peso de estas constantes: levántate, anda…y “tu fe te ha salvado”. Si es mi fe la que me tiene que salvar, entonces estoy perdido. Quiero decir que percibo una especie de reenvío …

VIVA LA MADRE QUE TE PARIÓ

12 de Octubre
Por Horacio Vázquez

“Mientras Jesús hablaba a la gente, una mujer desde el gentío, levantando la voz, le dijo: “Bienaventurado el vientre que te llevó y los pechos que te criaron”. Pero él dijo: “Mejor, bienaventurados los que escuchan la palabra de Dios y la cumplen” (San Lucas 11, 27-28). COMENTARIO Por la contestación tan precisa y sucinta de Jesús, a esta desenfadada alabanza que se prodiga a su madre, quizá no se haya prestado demasiada atención a este “incidente” de Jesús en su predicación. Y al margen del profundo sentido teológico de la respuesta de Jesús, que no dejaremos de analizar, quizá merezca la pena romper una lanza en favor de esa mujer anónima que en el colmo de su entusiasmo por la predicación y los milagros de Jesús, le grita desde el gentío ese “piropo” que quiere enaltecer a la Madre y agradar a su Hijo, en el mismo sentido que nuestro dicho tan castizo y español de “viva la madre que te parió”. En primer término, porque es una mujer la que se lo grita, y eso nos da una idea de cómo calaba el mensaje de Jesús entre las mujeres de su auditorio, pues no debemos de olvidar su baja condición social en aquel pueblo “solo de hombres”, privadas de la enseñanza y de las relaciones sociales más elementales, y relegadas al cuidado de …

Vivir en la familia de Dios

11 de Octubre
Por Gloria Mª Tomás

En aquel tiempo, dijo Jesús a los discípulos: «Si alguno de vosotros tiene un amigo, y viene durante la medianoche para decirle: “Amigo, préstame tres panes, pues uno de mis amigos ha venido de viaje y no tengo nada que ofrecerle.” Y, desde dentro, el otro le responde: “No me molestes; la puerta está cerrada; mis niños y yo estamos acostados; no puedo levantarme para dártelos.” Si el otro insiste llamando, yo os digo que, si no se levanta y se los da por ser amigo suyo, al menos por la importunidad se levantará y le dará cuanto necesite. Pues así os digo a vosotros: Pedid y se os dará, buscad y hallaréis, llamad y se os abrirá; porque quien pide recibe, quien busca halla, y al que llama se le abre. ¿Qué padre entre vosotros, cuando el hijo le pide pan, le dará una piedra? ¿O si le pide un pez, le dará una serpiente? ¿O si le pide un huevo, le dará un escorpión? Si vosotros, pues, que sois malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo piden?» (San Lucas 11, 5-13). COMENTARIO Los versículos anteriores a los que hoy nos toca comentar relatan la oración del Padrenuestro. Y una de sus consecuencias es este acogernos a la …

ORAR SIEMPRE ES OPORTUNO

10 de Octubre
Por Manuel Requena

Y les dijo: «Suponed que alguno de vosotros tiene un amigo, y viene durante la medianoche y le dice: “Amigo, préstame tres panes, pues uno de mis amigos ha venido de viaje y no tengo nada que ofrecerle”; y, desde dentro, aquel le responde: “No me molestes; la puerta ya está cerrada; mis niños y yo estamos acostados; no puedo levantarme para dártelos”; os digo que, si no se levanta y se los da por ser amigo suyo, al menos por su importunidad se levantará y le dará cuanto necesite. Pues yo os digo a vosotros: Pedid y se os dará, buscad y hallaréis, llamad y se os abrirá; porque todo el que pide recibe, y el que busca halla, y al que llama se le abre. ¿Qué padre entre vosotros, si su hijo le pide un pez, le dará una serpiente en lugar del pez? ¿O si le pide un huevo, le dará un escorpión? Si vosotros, pues, que sois malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¿cuánto más el Padre del cielo dará el Espíritu Santo a los que se lo piden?» (San Lucas 11, 5-13). COMENTARIO El capítulo once de S. Lucas comienza con la oración del Padrenuestro que se subraya con esta parábola de los  amigos que por su cariño y confianza, se  molestan el uno al otro para …

El deseo hecho corazón

09 de Octubre
Por César Allende

Una vez que estaba Jesús orando en cierto lugar, cuando terminó, uno de sus discípulos le dijo: «Señor, enséñanos a orar, como Juan enseñó a sus discípulos.» Él les dijo: «Cuando oréis decid: “Padre, santificado sea tu nombre, venga tu reino, danos cada día nuestro pan del mañana, perdónanos nuestros pecados, porque también nosotros perdonamos a todo el que nos debe algo, y no nos dejes caer en la tentación”» (San Lucas 11, 1-4). COMENTARIO En otras religiones o formas de expresar el hombre su sentido de lo transcendente que no sean el cristianismo es posible que sea dicho sentido de otra manera, pero en la fe cristiana la revelación que Cristo Jesús nos ha dejado como fundamento de la oración es la paternidad del Dios al que nos dirigimos. Aún más, lo específicamente cristiano de la paternidad de Dios consiste en algunos elementos que la hacen totalmente diferente a las concepciones de las demás religiones y filosofías acerca de Dios. Ya es singular que Dios sea revelado como Padre, pero sobre todo que lo haya sido como quien posee un “nombre”, como alguien personal e inconfundible (justamente, en este caso, absolutamente diverso de todo nominalismo). Por otra parte, Dios es personalmente relacionable con nosotros; esta relación funda nuestra más radical personalidad. Persona humana quiere significar “alguien que es tal porque puede llamar Padre …

Estar con Jesús se vive, no se describe

08 de Octubre
Por Tomás González a.a.

Entró Jesús en una aldea, y una mujer llamada Marta lo recibió en su casa. Ésta tenía una hermana llamada María, que sentada junto  los pies del Señor escuchaba su palabra. Marta, en cambio, andaba muy afanada con los muchos servicios, hasta que acercándose le dijo: “Señor, ¿no te importa que mi hermana me haya dejado sola para servir? Dile que me eche una mano. Respondiendo le dijo el Señor: “Marta, Marta, andas inquieta y preocupada en muchas cosas; sólo una es necesaria. María ha escogido la parte mejor y no le será quitada” (San Lucas 10, 38-42). COMENTARIO Este pasaje del Evangelio de san Lucas ha dado lugar a infinidad de comentarios. Imposible decir algo que no haya sido dicho mil veces antes. Que Marta corresponde a la vida activa, que María corresponde a la contemplativa, que ésta es superior a la vida activa, que ambas se contraponen, que se complementan, que obras son amores, que al final se nos juzgará por los hechos y nada más… Sin perdernos en tales disquisiciones atengámonos a las palabras de Jesús: “María ha escogido la mejor parte y no se le quitará”. Esa “mejor parte” es colgarse de los labios de Jesús. Escuchar directamente a Jesús. Escuchar su palabra. Nada se nos dice del contenido de esa palabra. Nosotros tenemos de la palabra una idea superficial: …

Amar al Señor y al prójimo

07 de Octubre
Por Ángel Moreno

En esto se levantó un maestro de la ley y le preguntó para ponerlo a prueba: «Maestro, ¿qué tengo que hacer para heredar la vida eterna?». Él le dijo: «¿Qué está escrito en la ley? ¿Qué lees en ella?». Él respondió: «Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón y con toda tu alma y con toda tu fuerza y con toda tu mente. Y a tu prójimo como a ti mismo». Él le dijo: «Has respondido correctamente. Haz esto y tendrás la vida». Pero el maestro de la ley, queriendo justificarse, dijo a Jesús: «¿Y quién es mi prójimo?». Respondió Jesús diciendo: «Un hombre bajaba de Jerusalén a Jericó, cayó en manos de unos bandidos, que lo desnudaron, lo molieron a palos y se marcharon, dejándolo medio muerto. Por casualidad, un sacerdote bajaba por aquel camino y, al verlo, dio un rodeo y pasó de largo. Y lo mismo hizo un levita que llegó a aquel sitio: al verlo dio un rodeo y pasó de largo. Pero un samaritano que iba de viaje llegó adonde estaba él y, al verlo, se compadeció, y acercándose, le vendó las heridas, echándoles aceite y vino, y, montándolo en su propia cabalgadura, lo llevó a una posada y lo cuidó. Al día siguiente, sacando dos denarios, se los dio al posadero y le dijo: “Cuida de …

Siervos y humildes

06 de Octubre
Por Alfredo Esteban

Los apóstoles le dijeron al Señor. “Auméntanos la fe”. El Señor dijo: Si tuvierais fe, como un granito de mostaza, diríais a esa morera: “Arráncate de raíz y plántate en el mar”, y os obedecería. ¿Quién de vosotros, si tiene un criado labrando y pastoreando, le dice cuando vuelve del campo: “Enseguida ven y ponte a la mesa”? ¿No le diréis más bien: Prepárame de cenar, cíñete y sírveme mientras como y bebo, y después comerás y beberás tú”? Lo mismo vosotros: Cuando hayáis hecho todo lo que se os ha mandado, decid: “Somos siervos inútiles”, hemos hecho lo que teníamos que hacer. (San Lucas 17, 5-10). COMENTARIO Esta Palabra que hoy nos toca comentar como buena noticia, no está bien vista en los días por donde transcurre nuestro día a día, pero no por ello deja de ser una buena noticia y es tan buena que si pudiéramos escucharla y aceptarla nos encontraríamos con el tesoro por el que merece la pena vender todo lo que se tiene. La relación del amo/esclavo es dura, por el abuso que se ha hecho de textos como estos para legitimar la esclavitud y deshumanizar a la creación de Dios. Sin embargo, esta parábola tiene que entenderse en el contexto de un Dios que como amo y dueño de la casa no puede explotar, marginar o tratar …

El padre del cielo dará cosas buenas a los que le piden

05 de Octubre
Por Mª Nieves Diéz Taboada

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Pedid y se os dará, buscad y encontraréis, llamad y se os abrirá; porque quien pide recibe, quien busca encuentra y al que llama se le abre. Si a alguno de vosotros le pide su hijo pan, ¿le va a dar una piedra?; y si le pide pescado, ¿le dará una serpiente? Pues si vosotros, que sois malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¡cuánto más vuestro Padre del cielo dará cosas buenas a los que le piden!” (San Mateo 7, 7-11). COMENTARIO Breve y enjundioso, este evangelio de hoy forma parte  del Discurso evangélico, que comienza en el capítulo 5 del evangelio de san Mateo. Comienza con el llamado  sermón de la montaña,  donde la proclamación de las bienaventuranzas ya nos deja el perfil del perfecto seguidor de Jesús. Continúa después con una larga  serie de recomendaciones, consejos, advertencias para dejar clara la esencia de su proyecto de ese hombre nuevo: el cristiano, que tiene como misión extender por el mundo el mensaje de cambio, e invita a ello con sus conocidas frases, que forman un programa esencial para el comportamiento. “Vosotros sois la luz del mundo”; asegura “no he venido a abolir la ley” pero, tras una repetida introducción: “habéis oído que se dijo”, señala mandatos nuevos como: “si al poner tu ofrenda …

PERSEVERANCIA

04 de Octubre
Por Hermenegildo Sevilla

En aquel tiempo, dijo Jesús: «¡Ay de ti, Corozaín; ay de ti, Betsaida! Si en Tiro y en Sidón se hubieran hecho los milagros que en vosotras, hace tiempo que se habrían convertido, vestidas de sayal y sentadas en la ceniza. Por eso el juicio les será más llevadero a Tiro y a Sidón que a vosotras. Y tú, Cafárnaún, ¿piensas escalar el cielo? Bajarás al infierno. Quien a vosotros os escucha a mí me escucha; quien a vosotros os rechaza a mí me rechaza; y quien me rechaza a mí rechaza al que me ha enviado» (San Lucas 10, 13-16). COMENTARIO Hoy el señor nos llama de nuevo a la conversión, tanto a nivel individual como de pueblo elegido por Él. Nos pregunta acerca de cuál es nuestra identidad. ¿Ejercemos de cristianos o hemos decidido optar por la autosuficiencia? Es trascendental para nuestra vida, en su dimensión eterna, la advertencia, el aviso que el Señor nos lanza hoy. La misericordia divina, debemos recordar, sólo está limitada en nuestra libertad. Tan cierto como que Dios nos ha elegido es que también podemos rechazarlo. Cuando un padre advierte a uno de sus hijos de un grave peligro no se anda con rodeos, ni con medias tintas. El amor se manifiesta en la verdad. “El guardian de Israel” ha derrochado gracia y milagros en favor de …

Paz a esta casa

03 de Octubre
Por Francisco Javier Sánchez

En aquel tiempo, designó el Señor otros setenta y dos y los mandó por delante, de dos en dos, a todos los pueblos y lugares adonde pensaba ir él. Y les decía: «La mies es abundante y los obreros pocos; rogad, pues, al dueño de la mies que mande obreros a su mies. ¡Poneos en camino! Mirad que os mando como corderos en medio de lobos. No llevéis talega, ni alforja, ni sandalias; y no os detengáis a saludar a nadie por el camino. Cuando entréis en una casa, decid primero: “Paz a esta casa”. Y si allí hay gente de paz, descansará sobre ellos vuestra paz; si no, volverá a vosotros. Quedaos en la misma casa, comed y bebed de lo que tengan, porque el obrero merece su salario. No andéis cambiando de casa. Si entráis en un pueblo y os reciben bien, comed lo que os pongan, curad a los enfermos que haya, y decid: “Está cerca de vosotros el reino de Dios.” Cuando entréis en un pueblo y no os reciban, salid a la plaza y decid: “Hasta el polvo de vuestro pueblo, que se nos ha pegado a los pies, nos lo sacudimos sobre vosotros. De todos modos, sabed que está cerca el reino de Dios.” Os digo que aquel día será más llevadero para Sodoma que para ese pueblo» …

“Te seguiré donde vayas…”

02 de Octubre
Por Rafael Luis Alcázar

En aquel tiempo, mientras iban de camino Jesús y sus discípulos le dijo uno: «Te seguiré adonde vayas.» Jesús le respondió: «Las zorras tienen madriguera, y los pájaros nido, pero el Hijo del hombre no tiene donde reclinar la cabeza.» A otro le dijo: «Sígueme» Él respondió: «Déjame primero ir a enterrar a mi padre.» Le contestó: «Deja que los muertos entierren a sus muertos; tú vete a anunciar el reino de Dios.» Otro le dijo: «Te seguiré, Señor. Pero déjame primero despedirme de mi familia.» Jesús le contestó: «El que echa mano al arado y sigue mirando atrás no vale para el reino de Dios» (San Lucas 9, 57-62). COMENTARIO No me atrevo Señor a decirte hoy que te seguiré a donde quiera que vayas, no me atrevo. Tú sabes Señor que este pobre pecador que quiere ser discípulo tuyo te la puede jugar en cualquier momento, bien me conoces. Tú has puesto el deseo de seguirte dentro de mi. He escuchado como me llamabas por mi nombre. He comprobado tantas veces tu bondad y tu generosidad conmigo. He sentido tu perdón tantas veces ante mis caídas. Bien sé que Tú lo sabes todo. Lo que únicamente te pido en este día sin hablarte porque sé que Tú me oyes siempre, es que me ayudes a fijar mi mirada en ti a través …

JERUSALÉN: CAMINO Y META DEL MISTERIO PASCUAL

01 de Octubre
Por Juanjo Calles

Cuando se iba cumpliendo el tiempo de ser llevado al cielo, Jesús tomó la decisión de ir a Jerusalén. Y envió mensajeros por delante. De camino, entraron en una aldea de Samaria para prepararle alojamiento. Pero no lo recibieron, porque se dirigía a Jerusalén. Al ver esto, Santiago y Juan, discípulos suyos, le preguntaron: «Señor, ¿quieres que mandemos bajar fuego del cielo que acabe con ellos?» Él se volvió y les regañó y dijo: «No sabéis de que espíritu sois. Porque el Hijo del Hombre no ha venido a perder a los hombres, sino a salvarlos.» Y se marcharon a otra aldea (San Lucas 9, 51-56). COMENTARIO El Evangelio de hoy muestra un paso muy importante en la vida de Cristo: el momento en el que —como escribe San Lucas— «Jesús tomó la firme decisión de caminar a Jerusalén» (9, 51). Jerusalén es la meta final, donde Jesús, en su última Pascua, debe morir y resucitar, y así llevar a cumplimiento su misión de salvación. Desde ese momento, después de esa «firme decisión», Jesús se dirige a la meta, y también a las personas que encuentra y que le piden seguirle les dice claramente cuáles son las condiciones: no tener una morada estable; saberse desprender de los afectos humanos; no ceder a la nostalgia del pasado. En el Evangelio de San Lucas, “ir a …

LOS PREDILECTOS DE JESÚS

30 de Septiembre
Por Antonio Segoviano

En aquel tiempo, los discípulos se pusieron a discutir quién era el más importante. Jesús, adivinando lo que pensaban, cogió de la mano a un niño, lo puso a su lado y les dijo: «El que acoge a este niño en mi nombre me acoge a mí; y el que me acoge a mí acoge al que me ha enviado. El más pequeño de vosotros es el más importante.» Juan tomó la palabra y dijo: «Maestro, hemos visto a uno que echaba demonios en tu nombre y, como no es de los nuestros, se lo hemos querido impedir.» Jesús le respondió: «No se lo impidáis; el que no está contra vosotros está a favor vuestro» (San Lucas 9, 46-50). COMENTARIO Vemos en este texto cómo Jesús ha elegido identificarse con los pequeños, con los últimos de la sociedad. Ya que Él ha venido a asumir toda miseria humana, para redimirla y rehabilitarla. En consecuencia, si queremos encontrarle, habremos de buscar su presencia entre los descartados de nuestro entorno, entre los que no cuentan; también entre los niños, que hoy día sufren la violencia, el abandono y abuso de todo tipo, por parte de los mayores. Entre éstos, debemos buscar a Jesús. Los apóstoles por el contrario se disputan los primeros puestos del Reino y parece que no han entendido nada del mensaje de Jesús. …

Darme cuenta del que sufre

29 de Septiembre
Por Jerónimo Barrio

En aquel tiempo, dijo Jesús a los fariseos: «Había un hombre rico que se vestía de púrpura y de lino y banqueteaba cada día. Y un mendigo llamado Lázaro estaba echado en su portal, cubierto de llagas, y con ganas de saciarse de lo que caía de la mesa del rico. Y hasta los perros venían y le lamían las llagas. Sucedió que murió el mendigo, y fue llevado por los ángeles al seno de Abrahán. Murió también el rico y fue enterrado. Y, estando en el infierno, en medio de los tormentos, levantó los ojos y vio de lejos a Abrahán, y a Lázaro en su seno, y gritando, dijo: “Padre Abrahán, ten piedad de mí y manda a Lázaro que moje en agua la punta del dedo y me refresque la lengua, porque me torturan estas llamas”. Pero Abrahán le dijo: «Hijo, recuerda que recibiste tus bienes en tu vida, y Lázaro, a su vez, males: por eso ahora él es aquí consolado, mientras que tú eres atormentado. Y, además, entre nosotros y vosotros se abre un abismo inmenso, para que los que quieran cruzar desde aquí hacia vosotros no puedan hacerlo, ni tampoco pasar de ahí hasta nosotros”. Él dijo: “Te ruego, entonces, padre, que le mandes a casa de mi padre, pues tengo cinco hermanos: que les dé testimonio de estas cosas, no …

Al Hijo del hombre lo van a crucificar

28 de Septiembre
Por Valentin De Prado

En aquel tiempo, entre la admiración general por lo que hacía, Jesús dijo a sus discípulos: «Meteos bien esto en la cabeza: al Hijo del hombre lo van a entregar en manos de los hombres.» Pero ellos no entendían este lenguaje; les resultaba tan oscuro que no cogían el sentido. Y les daba miedo preguntarle sobre el asunto (San Lucas 9, 43b-45). COMENTARIO “El hijo del hombre va a ser entregado a manos de los hombres”, estas palabras de Jesús congelan a los discípulos que pensaban en un camino triunfal. Palabras que se mantenían misteriosas para ellos porque no entendían el sentido y tenían miedo de interrogarlo sobre este asunto. Pero los discípulos ni podían ni querían entender eso porque lo que ellos esperaban era el triunfo humano, el poder, el señorío sobre otros hombres, pero no el señorío de Jesús y menos ser entregado a ellos, es decir el fracaso, la humillación y la muerte.  Tenían miedo de la Cruz. El mismo Pedro, después de esa confesión solemne en la región de Cesárea, cuando Jesús dice esto otra vez, reprende al Señor: ‘¡No, nunca, Señor! ¡Esto no!’ Tenía miedo de la Cruz, pero no solo los discípulos, no solo Pedro, ¡el mismo Jesús tenía miedo de la Cruz! Y Él no podía engañarse, Él sabía lo que le esperaba. Tanto era el miedo de …

Saber lo importante

27 de Septiembre
Por José Manuel Mora-Fandos

Una vez que Jesús estaba orando solo, en presencia de sus discípulos, les preguntó: «¿Quién dice la gente que soy yo?» Ellos contestaron: «Unos que Juan el Bautista, otros que Elías, otros dicen que ha vuelto a la vida uno de los antiguos profetas.» Él les preguntó: «Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?» Pedro tomó la palabra y dijo: «El Mesías de Dios.» Él les prohibió terminantemente decírselo a nadie. Y añadió: «El Hijo del hombre tiene que padecer mucho, ser desechado por los ancianos, sumos sacerdotes y escribas, ser ejecutado y resucitar al tercer día» (San Lucas 9, 18-22). COMENTARIO Desde hace tiempo se habla de que vivimos en la sociedad del conocimiento y la información, y lo comprobamos a diario: medios de comunicación, canales por los que nos llegan tantos datos, necesidad de reciclaje en los conocimientos de la propia profesión… a veces podemos tener la impresión de que sabemos muchas cosas, pero que quizás con frecuencia son perecederas, inútiles o superficiales. Quizás pensemos que lo más importante para vivir bien, lo esencial que da sentido a todos nuestros conocimientos, paradójicamente no lo estamos conociendo, o más bien poco y sin profundidad. Para un cristiano el conocimiento esencial es el propio Cristo, saber quién es, cómo es. Un conocimiento que necesita la doctrina que la Iglesia da a sus hijos y …

¿QUIÉN ES ÉSTE DE QUIEN OIGO SEMEJANTES COSAS?

26 de Septiembre
Por Ángel Pérez Martín

En aquel tiempo, el virrey Herodes se enteró de lo que pasaba y no sabía a qué atenerse, porque unos decían que Juan había resucitado, otros que había aparecido Elías, y otros que había vuelto a la vida uno de los antiguos profetas. Herodes se decía: «A Juan lo mandé decapitar yo. ¿Quién es éste de quien oigo semejantes cosas?» Y tenía ganas de ver a Jesús (San Lucas 9, 7-9). COMENTARIO Esta lectura puede confundirnos —dada su excesiva sencillez— y hacernos pensar que hoy la iglesia no nos quiere transmitir un mensaje concreto con el evangelio escogido. Lucas, a diferencia de Marcos y Mateo, no narra los acontecimientos que rodearon la muerte de Juan, posiblemente —dado su carácter investigador— encontró divergencias históricas con lo relatado por los otros evangelistas. Sin embargo incluye en sus escritos estas seis líneas que parecen de escaso valor, pero tienen una gran profundidad. En primer lugar tenemos a Herodes Antipas, gobernante de una parte de Israel; violento, injusto, dictador, inmoral, prevaricador…; representa el mundo de hoy que piensa que ha acabado con la Iglesia y su mensaje —de la cual es figura Juan— y sin embargo queda extrañado al ver que su voz sigue viva a través de un tal Jesús. Al actualizar esta palabra tenemos que Herodes es la sociedad pagana de hoy, que ese Juan muerto …

Fueron de aldea en aldea

25 de Septiembre
Por Buenanueva

En aquel tiempo, Jesús reunió a los Doce y les dio poder y autoridad sobre toda clase de demonios y para curar enfermedades. Luego los envió a proclamar el reino de Dios y a curar a los enfermos, diciéndoles: «No llevéis nada para el camino: ni bastón ni alforja, ni pan ni dinero; tampoco llevéis túnica de repuesto. Quedaos en la casa donde entréis, hasta que os vayáis de aquel sitio. Y si alguien no os recibe, al salir de aquel pueblo sacudíos el polvo de los pies, para probar su culpa.» Ellos se pusieron en camino y fueron de aldea en aldea, anunciando el Evangelio y curando en todas partes (San Lucas 9, 1-6).

DEJAR HACER Y DEJARSE HACER

24 de Septiembre
Por Francisco Lerdo de Tejada

En aquel tiempo, vinieron a ver a Jesús su madre y sus hermanos, pero con el gentío no lograban llegar hasta él. Entonces lo avisaron: «Tu madre y tus hermanos están fuera y quieren verte.» Él les contestó: «Mi madre y mis hermanos son éstos: los que escuchan la palabra de Dios y la ponen por obra» (San Lucas 8, 19-21). COMENTARIO Vinieron al Señor su madre y parientes, pero no podían llegar hasta él. Es decir, acuden, pero no pueden. Esto sucede numerosas veces en el camino espiritual de las personas. Ciertamente se mueven, trabajan, etc., pero por motivos varios no alcanzan al Señor, se les escapa esa cercanía que en tal o tal momento desearían. Han de recurrir a mediaciones para alcanzar su objetivo. En este caso es su Madre, la más cercana de las criaturas a Dios, la que no puede acceder directamente a su Hijo. Ella se somete gustosa a los planes de la Providencia y acepta con amor esa mediación. Su humildad nunca le falló. Está llena de gracia, de amor y sencillez. No hace un problema histérico de una dificultad. No puede acudir a su Hijo en este momento y acata con reverencia los planes de lo Alto. No pasa nada. Todo está bien. Así convendrá. Así le convendrá a Él. Ella sabe y conoce el estilo de …

NO PODEMOS ESCONDERNOS

23 de Septiembre
Por Buenanueva

En aquel tiempo, dijo Jesús a la gente: «Nadie enciende un candil y lo tapa con una vasija o lo mete debajo de la cama; lo pone en el candelero para que los que entran tengan luz. Nada hay oculto que no llegue a descubrirse, nada secreto que no llegue a saberse o a hacerse público. A ver si me escucháis bien: al que tiene se le dará, al que no tiene se le quitará hasta lo que cree tener» (San Lucas 8, 16-18). COMENTARIO El Señor no deja a la humanidad a oscuras. No deja a ningún hombre a oscuras. Siempre encenderá una luz a su lado para que vea y camine hacía la casa del Padre, como el hijo pródigo que pudo levantarse y tomar el camino hacia donde le esperaban los brazos abiertos de su Padre, como a nosotros nos esperan los brazos abiertos del Padre en los brazos extendidos en la cruz de Cristo. El Señor también nos ha llamado para ser luz de los hombres:   “vosotros sois la luz del mundo”, y ninguna luz se enciende para esconderla por miedo o por respeto a las tinieblas. Toda luz ha de ser puesta en el candelero para que “los que entren vean la luz”. Y ¿cómo nos hace luz a nosotros? Por el oído: “mirad bien como oís”. Por el …

Administradores de sus bienes

22 de Septiembre
Por Olga Alonso Pelegrín

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Un hombre rico tenía un administrador, a quien acusaron ante él de derrochar sus bienes. Entonces lo llamó y le dijo: “¿Qué es eso que estoy oyendo de ti? Dame cuenta de tu administración, porque en adelante no podrás seguir administrando». El administrador se puso a decir para sí: “¿Qué voy a hacer, pues mi señor me quita la administración? Para cavar no tengo fuerzas; mendigar me da vergüenza. Ya sé lo que voy a hacer para que, cuando me echen de la administración, encuentre quien me reciba en su casa”. Fue llamando uno a uno a los deudores de su amo y dijo al primero: “¿Cuánto debes a mi amo?”. Este respondió: “Cien barriles de aceite”. Él le dijo: “Toma tu recibo; aprisa, siéntate y escribe cincuenta”. Luego dijo a otro: “Y tú, ¿cuánto debes?”. Él contestó: “Cien fanegas de trigo”. Le dice: “Toma tu recibo y escribe ochenta”. Y el amo alabó al administrador injusto, porque había actuado con astucia. Ciertamente, los hijos de este mundo son más astutos con su propia gente que los hijos de la luz. Y yo os digo: ganaos amigos con el dinero de iniquidad, para que, cuando os falte, os reciban en las moradas eternas. El que es fiel en lo poco, también en lo mucho es fiel; el que es injusto en lo poco, también en …

Hipocresía denunciada

21 de Septiembre
Por Juanjo Guerrero

Al pasar vio Jesús a un hombre llamado Mateo, sentado al mostrador de los impuestos, y le dijo:” Sígueme”. Él se levantó y lo siguió. Y, estando en la casa, sentado a la mesa, muchos publicanos y pecadores, que habían acudido, se sentaron con Jesús y sus discípulos. Los fariseos, al verlo, preguntaron a los discípulos: “¿Cómo es que vuestro maestro come con publicanos y pecadores?”. Jesús lo oyó y dijo: “No tienen necesidad de médico los sanos, sino los enfermos. Andad, aprended lo que significa “misericordia quiero y no sacrificio”; que no he venido a llamar a justos, sino a pecadores” (San Mateo 9, 9-13). COMENTARIO Jesucristo no rechaza a los pecadores pues sabe que todos los hombres somos pecadores. Tampoco exige cambios, como hacen los fariseos de entonces y, también, los de hoy día. Jesucristo se da a conocer, quiere atraer a todos y muestra cuál es el camino que debemos seguir para ser felices, para alcanzar la salvación. Por eso nos predica y rubrica con sus milagros y prodigios la autoridad que tiene, de manera que no dudemos en seguir su propuesta de vida para entrar en el camino de la salvación. Los fariseos de todos los tiempos se creen justos, perfectos, mejores que los demás hombres a los que imponen pesadas cargas, que ellos mismos son incapaces de soportar. El …

LOS SIETE DEMONIOS DE LA “MAGADALENA”

20 de Septiembre
Por Tomás Cremades

Jesús iba caminando de ciudad en ciudad y de pueblo en pueblo, proclamando y anunciando la Buena Noticia del Reino de Dios, acompañado por los Doce, y por algunas mujeres que habían sido curadas de espíritus malos y de enfermedades: María llamada Magdalena, de la que habían salido siete demonios; Juana, mujer de Cusa, un administrador de Herodes; Susana, y otras muchas que les servían con sus bienes (San Lucas 8, 1-3). COMENTARIO Siempre que meditamos este Evangelio se nos presenta María llamada Magdalena como una mujer pecadora de la que el Señor Jesús había expulsado siete demonios. Y así fue, tal y como se narra. Y nos asusta, y hasta nos alarma…Estos siete demonios no son ni más ni menos, que los siete pecados que todos, de una forma o de otra, llevamos o hemos llevado dentro: soberbia, avaricia, lujuria, ira, gula, envidia y pereza: los siete pecados capitales. Pecados capitales que son llamados así por ser “cabeza” de otros muchos (de caput-capitis= cabeza). Por tanto, nada de “demonizar” a la Magdalena …mejor mirarnos adentro y ver que los personajes del Evangelio eran personas como nosotros, que el Señor fue “puliendo” en su alma, fue modelando su “barro”, como probablemente esté realizando con nosotros. Si consultamos la Biblia de Jerusalén, en este episodio de “las mujeres que acompañaban a Jesús”, hace una llamada …

El encuentro y la fe

19 de Septiembre
Por Ernesto Julía Díaz

En aquel tiempo, un fariseo rogaba a Jesús que fuera a comer con él. Jesús, entrando en casa del fariseo, se recostó a la mesa. Y una mujer de la ciudad, una pecadora, al enterarse de que estaba comiendo en casa del fariseo, vino con un frasco de perfume y, colocándose detrás junto a sus pies, llorando, se puso a regarle los pies con sus lágrimas, se los enjugaba con sus cabellos, los cubría de besos y se los ungía con el perfume. Al ver esto, el fariseo que lo había invitado se dijo: «Si éste fuera profeta, sabría quién es esta mujer que lo está tocando y lo que es: una pecadora.» Jesús tomó la palabra y le dijo: «Simón, tengo algo que decirte.» Él respondió: «Dímelo, maestro.» Jesús le dijo: «Un prestamista tenía dos deudores; uno le debla quinientos denarios y el otro cincuenta. Como no tenían con qué pagar, los perdonó a los dos. ¿Cuál de los dos lo amará más?» Simón contestó: «Supongo que aquel a quien le perdonó más.» Jesús le dijo: «Has juzgado rectamente.» Y, volviéndose a la mujer, dijo a Simón: «¿Ves a esta mujer? Cuando yo entré en tu casa, no me pusiste agua para los pies; ella, en cambio, me ha lavado los pies con sus lágrimas y me los ha enjugado con su pelo. …