Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|viernes, diciembre 14, 2018
  • Siguenos!

Evangelios

Evangelios
¿CON QUIÉN SE TE PODRÁ COMPARAR?

14 de Diciembre
Por Ángel Pérez Martín

En aquel tiempo, dijo Jesús al gentío: «¿A quién compararé esta generación? Se asemeja a unos niños sentados en la plaza, que gritan diciendo: “Hemos tocado la flauta, y no habéis bailado; hemos entonado lamentaciones, y no habéis llorado”. Porque vino Juan, que ni comía ni bebía, y dicen: “Tiene un demonio”. Vino el Hijo del hombre, que come y bebe, y dicen: “Ahí tenéis a un comilón y borracho, amigo de publicanos y pecadores”. Pero la sabiduría se ha acreditado por sus obras» (San Mateo 11, 16-19). COMENTARIO Parece un evangelio solamente para los fariseos que acechaban a Jesús, pero a mí me ha tocado de lleno. La pregunta de Jesús no es ¿con quién compararé a mi generación? sino que dice «a esta generación». Nos hacer ver en esta escena sencilla de juego de niños como es la pasividad la respuesta a dos realidades: la fiesta, donde hay alegría y baile y la muerte dónde hay tristeza y penitencia. Aquel pueblo de Israel que salió de Egipto, que fue testigo de la destrucción del Faraón, se quedó en el desierto. ¿Por qué?: No supo ver al Señor en la historia y la murmuración diaria secó su corazón. Esta es una palabra que busca nuestra actitud ante la predicación de este Adviento de 2018, ya que si el contagio del mundo es elevado podemos … Full article

Un combate contigo mismo

13 de Diciembre
Por Antonio Pavía

En aquel tiempo, dijo Jesús al gentío: «En verdad os digo que no ha nacido de mujer uno más grande que Juan el Bautista; aunque el más pequeño en el reino de los cielos es más grande que él. Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora el reino de los cielos sufre violencia y los violentos lo arrebatan. Los Profetas y la Ley han profetizado hasta que vino Juan; él es Elías, el que tenía que venir, con tal que queráis admitirlo. El que tenga oídos, que oiga» (San Mateo 11, 11-15). COMENTARIO Dice Jesús que, desde el anuncio predicación de Juan Bautista, el Reino de los cielos sufre violencia y que los violentos se hacen con él. Parecen palabras difíciles, pero lo que nos está dando a entender es que no se puede acoger la gracia del Evangelio sin un combate contra ti mismo para vencer lo que San Pablo llama hombre viejo. También el que se enfrasca en una devoción tras otra, sin ser malas corre el peligro de servirse de ellas con el fin de ponerse de perfil ante el Evangelio. Hay palabras de Jesús que son como son, sin necesidad de llamar a un experto para que te las interprete. Por ejemplo “el que pierda su vida por mí y por el Evangelio la salvará” (Mc 8,35). Es verdad, …

ESPERAR LA VENIDA DEL SEÑOR

12 de Diciembre
Por Valentín De Prado

En aquel tiempo, Jesús tomó la palabra y dijo: «Venid a mi todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré. Tomad mi yugo sobre vosotros y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y encontraréis descanso para vuestras almas. Porque mi yugo es llevadero y mi carga ligera» (San Mateo 11, 28-30). COMENTARIO El evangelio de hoy nos conduce al descanso en Dios. Él es, ciertamente, un Padre exigente, porque nos ama y nos invita a darle todo, pero no es un verdugo. Cuando nos exige algo es para hacernos crecer en su amor. La docilidad a Dios libera y ensancha el corazón. Por eso, Jesús, que nos invita a renunciar a nosotros mismos para tomar nuestra cruz y seguirle, Él nos dice: «Mi yugo es suave y mi carga ligera». Aunque en ocasiones nos cuesta obedecer la voluntad de Dios, cumplirla con amor acaba por llenarnos de gozo: El mayor y mejor descanso para el hombre es hacer la voluntad de Dios. El ser humano busca siempre la felicidad, y todos lo experimentamos cada día porque verdaderamente deseamos ser felices. Pero en esta búsqueda nos cansamos fácilmente, sobre todo cuando no vemos ningún resultado satisfactorio y convincente. En este mundo difícilmente encontraremos algo que llene plena y definitivamente nuestras ansias de felicidad, porque el corazón Dios nos lo …

La alegría por el reencuentro

11 de Diciembre
Por Manuel Requena

Dijo Jesús a sus discípulos: “¿Qué os parece? Suponed que un hombre tiene cien ovejas: si una se le pierde, ¿no deja las noventa y nueve en los montes y va en busca de la perdida? Y si la encuentra, en verdad os digo que se alegra más por ella que por las noventa y nueve que no se habían extraviado. Igualmente, no es voluntad de vuestro Padre que está en el cielo que se pierda ni uno de estos pequeños” (San Mateo 18, 12-14). COMENTARIO Es un mensaje de Jesús sobre la vuelta del pecador al rebaño, y la alegría celeste por el reencuentro, pero ¿qué ocurriría si los números fuesen al revés, y se perdieran noventa y nueve quedando solo una en el redil? Porque los tiempos hoy están así. Van a hacer falta muchos hombros para cargar a las perdidas, paridas, heridas, confundidas y hambrientas ovejas sin pastor visible que las llame y busque. El gran mensaje hoy es la alegría del cielo por la vuelta del perdido, el mismo que en el hijo pródigo de Lucas, porque supone el éxito del amor de Dios sobre al amor del mundo. Los cristianos sabemos bien, quién es el Buen Pastor . Y lo que parecería una imprudencia —dejar las noventa y nueve en los montes, para ir a buscar a una que no …

Un día, estaba Jesús enseñando, y estaban sentados unos fariseos y maestros de la ley, venidos de todas las aldeas de Galilea, Judea y Jerusalén. Y el poder del Señor estaba con él para realizar curaciones. En esto, llegaron unos hombres que traían en una camilla a un hombre paralítico y trataban de introducirlo y colocarlo delante de él. No encontrando por donde introducirlo a causa del gentío, subieron a la azotea, lo descolgaron con la camilla a través de las tejas, y lo pusieron en medio, delante de Jesús. Él, viendo la fe de ellos, dijo: «Hombre, tus pecados están perdonados». Entonces se pusieron a pensar los escribas y los fariseos: «¿Quién es éste que dice blasfemias? ¿Quién puede perdonar pecados sino sólo Dios?». Pero Jesús, conociendo sus pensamientos, respondió y les dijo: «¿Qué estáis pensando en vuestros corazones? ¿Qué es más fácil, decir: “Tus pecados te son perdonados”, o decir: “Levántate y echa a andar”? Pues, para que veáis que el Hijo del hombre tiene poder en la tierra para perdonar pecados —dijo al paralítico—: “A ti te lo digo, ponte en pie, toma tu camilla y vete a tu casa”». Y, al punto, levantándose a la vista de ellos, tomó la camilla donde había estado tendido y se marchó a su casa dando gloria a Dios. El asombro se apoderó de todos y …

Lo escabroso será camino llano

9 de Diciembre
Por Buenanueva

En el año decimoquinto del imperio del emperador Tiberio, siendo Poncio Pilato gobernador de Judea, y Herodes tetrarca de Galilea, y su hermano Felipe tretarca de Iturea y Traconítide, y Lisanio tetrarca de Abilene, bajo el sumo sacerdocio de Anás y Caifás, vino la palabra de Dios sobre Juan, hijo de Zacarías, en el desierto. Y recorrió toda la comarca del Jordán, predicando un bautismo de conversión para perdón de los pecados, como está escrito en el libro de los oráculos del profeta Isaías: «Voz del que grita en el desierto:  Preparad el camino del Señor,  allanad sus senderos;  los valles serán rellenados,  los montes y colinas serán rebajador;  lo torcido será enderezado,  lo escabroso será camino llano.  Y toda carne verá la salvación de Dios» (San Lucas 3, 1-6).

Aceptación de la voluntad divina

8 de Diciembre
Por Juanjo Guerrero

El ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la estirpe de David: el nombre de la virgen era María. El ángel, entrando en su presencia,  dijo: “Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo”. Ella se turbó grandemente ante estas palabras y se preguntaba qué saludo era aquel. El ángel le dijo: “No temas, María, porque has encontrado gracia ante Dios. Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Será grande, se llamará Hijo del Altísimo, el Señor Dios le dará el trono de David,  su padre; reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin”.  Y María dijo al ángel: “¿Cómo será eso, pues no conozco varón?”. El ángel le contestó: “El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la fuera del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el Santo que va a nacer será llamado Hijo de Dios. También tu pariente Isabel ha concebido un hijo en su vejez, y ya está de seis meses la que llamaban estéril, “porque para Dios nada hay imposible””. María contestó: “He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra”. Y el ángel se retiró (San Lucas 1, 26-38). COMENTARIO A imitación de …

¡Que se haga según vuestra fe!

7 de Diciembre
Por Tomás Cremades

Dos ciegos  seguían a Jesús gritando: “¡Ten compasión de nosotros, hijo de David!” Al llegar a la casa se le acercaron los ciegos, y Jesús les dijo: “¿Creéis que puedo hacerlo?” contestaron: “Sí, Señor”. Entonces les tocó los ojos diciendo: “Que os suceda conforme a vuestra fe”. Y se les abrieron los ojos. Jesús les ordenó severamente: “¡Cuidado con que lo sepa alguien!” Pero ellos, al salir, hablaron de Él por toda la comarca (San Mateo 9, 27-31). COMENTARIO Imaginemos la escena: Jesús va andando por el camino; no nos dicen si va solo o acompañado por sus discípulos. Lo curioso es que éstos no intervengan, no se personen en este “cuadro”. Es presumible que sea así, que vaya acompañado, pues siempre que vemos a Jesús está rodeado de gentío. Y si fuera solo, ¿quién constataría el acontecimiento? Sea como fuere, parece que Jesús no hace caso de los gritos cada vez más desesperados de los ciegos. Y le siguen a distancia. Es claro que le han reconocido como Hijo de David, nombre mesiánico que sólo se le da a Cristo. Pero, ¿qué buscan los ciegos? Naturalmente que les cure, que les devuelva la vista. Jesús sabe lo que quieren, pero prueba su fe. ¿Será como muchas veces le ha ocurrido? Es decir, él les cura, y ¡ya está! ¡Conseguí lo que quería! Esto …

Escuchar mis palabras y ponerlas en práctica. Dice el Señor

6 de Diciembre
Por Ernesto Julía Díaz

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «No todo el que me dice “Señor, Señor” entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. El que escucha estas palabras mías y las pone en práctica se parece a aquel hombre prudente que edificó su casa sobre roca. Cayó la lluvia, se desbordaron los ríos, soplaron los vientos y descargaron contra la casa; pero no se hundió, porque estaba cimentada sobre roca. El que escucha estas palabras mías y no las pone en práctica se parece a aquel hombre necio que edificó su casa sobre arena. Cayó la lluvia, se desbordaron los ríos, soplaron los vientos y rompieron contra la casa, y se derrumbó. Y su ruina fue grande» (San Mateo 7,21.24-27). COMENTARIO Dijo Jesús a sus discípulos: “No todo el que me dice: “Señor, Señor” entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mis Padre, que está en los cielos”. Palabras y obras. Se nos recuerda con frecuencia en estos días que Cristo nos ha salvado “gratuitamente”. Y así es. No se nos dice, sin embargo, que Cristo no nos impone la salvación: nos la ofrece y nosotros podemos acogerla y agradecerla; o rechazarla y despreciarla. El Señor se queja con una cierta pena de aquellos …

Comieron todos hasta saciarse

5 de Diciembre
Por Ramon Dominguez

En aquel tiempo, Jesús, se dirigió al mar de Galilea, subió al monte y se sentó en él. Acudió a él mucha gente llevando tullidos, ciegos, lisiados, sordomudos y muchos otros; los ponían a sus pies, y él los curaba. La gente se admiraba al ver hablar a los mudos, sanos a los lisiados, andar a los tullidos y con vista a los ciegos, y daban gloria al Dios de Israel. Jesús llamó a sus discípulos y les dijo: «Siento compasión de la gente, porque llevan ya tres días conmigo y no tienen qué comer. Y no quiero despedirlos en ayunas, no sea que desfallezcan en el camino». Los discípulos le dijeron: «¿De dónde vamos a sacar en un despoblado panes suficientes para saciar a tanta gente?». Jesús les dijo: «¿Cuántos panes tenéis?». Ellos contestaron: «Siete y algunos peces». Él mandó a la gente que se sentara en el suelo. Tomó los siete panes y los peces, pronunció la acción de gracias, los partió y los fue dando a los discípulos, y los discípulos a la gente. Comieron todos hasta saciarse y recogieron las sobras: siete canastos llenos (San Mateo 15, 29-37). COMENTARIO Jesús se encuentra al otro lado del Mar de Galilea, en la región pagana. Viendo la muchedumbre que se le congrega para escuchar su palabra y para llevarle sus enfermos, Jesús siente compasión …

EL REINO REVELADO A LOS POBRES

4 de Diciembre
Por Antonio Segoviano

En aquella hora Jesús se lleno de la alegría en el Espíritu Santo y dijo: «Te doy gracias, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos, y las has revelado a los pequeños. Sí, Padre, porque así te ha parecido bien. Todo me ha sido entregado por mi Padre, y nadie conoce quién es el Hijo sino el Padre; ni quién es el Padre sino el Hijo y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar». Y, volviéndose a sus discípulos, les dijo aparte: «¡Bienaventurados los ojos que ven lo que vosotros veis! Porque os digo que muchos profetas y reyes quisieron ver lo que vosotros veis, y no lo vieron; y oír lo que vosotros oís, y no lo oyeron» (San Lucas 10, 21-24). COMENTARIO Este bellísimo texto subraya la perfecta sintonía entre el hombre Jesús de Nazaret y Dios Padre, por mediación del Espíritu Santo. Es pues, un texto trinitario. Cristo en su oración nos descubre además cómo es el corazón del Padre, lo que jamás hubiésemos imaginado. Pues ¿quién se complace en los que no valen, en los últimos, en los desechados, para darles sus mejores dones? Ciertamente, ninguno de nosotros. Esta preferencia de Dios nos trasciende absolutamente. Jesús nos descubre a un Dios que es todo generosidad, todo entrega, todo …

No he encontrado en nadie tanta fe

3 de Diciembre
Por Francisco Lerdo de Tejada

En aquel tiempo, al entrar Jesús en Cafarnaún, un centurión se le acercó rogándole: «Señor, tengo en casa un criado que está en cama paralítico y sufre mucho». Le contestó: «Voy yo a curarlo». Pero el centurión le replicó: «Señor, no soy digno de que entres bajo mi techo. Basta que lo digas de palabra, y mi criado quedará sano. Porque yo también vivo bajo disciplina y tengo soldados a mis órdenes; y le digo a uno: “Ve”, y va; al otro: “Ven”, y viene; a mi criado: “Haz esto”, y lo hace». Al oírlo, Jesús quedó admirado y dijo a los que le seguían: «En verdad os digo que en Israel no he encontrado en nadie tanta fe. Os digo que vendrán muchos de oriente y occidente y se sentarán con Abrahán, Isaac y Jacob en el reino de los cielos» (San Mateo 8, 5-11). COMENTARIO Es normal que los hombres admiremos la grandeza, la sabiduría y el poder infinito de Dios. Es de este asombro del que nos habla San Ignacio en su contemplación para alcanzar amor: al alma enamorada de Dios todo le habla de Él y la impele a remontarse a las alturas buscando al hacedor de tantas maravillas. También en las criaturas -hechas a imagen y semejanza de Dios- resplandece la belleza de su obrar moral, lo que podríamos llamar “la calidad de …

SE ACERCA VUESTRA LIBERACIÓN

2 de Diciembre
Por Miguel Iborra

En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos: «Habrá señales en el sol, en la luna y en las estrellas; y en la tierra la angustia se apoderará de los pueblos, asustados por el estruendo del mar y de sus olas. Los hombres se morirán de miedo, al ver esa conmoción del universo; pues las fuerzas del cielo se estremecerán violentamente. Entonces verán al Hijo del hombre venir en una nube con gran poder y gloria. Cuando empiecen a suceder estas cosas, cobren ánimo y levanten la cabeza, porque se acerca su liberación. Procuren que sus corazones no se entorpezcan por el exceso de comida, por las borracheras y las preocupaciones de la vida, porque entonces ese día caerá de improviso sobre ustedes. Ese día será como una trampa en la que caerán atrapados todos los habitantes de la tierra. Estén atentos, pues, y oren en todo tiempo, para que se libren de todo lo que vendrá y puedan presentarse sin temor ante el Hijo del hombre» (San Lucas 21, 25-28.34-36). COMENTARIO Empezamos un largo camino para la salvación y precisamente empieza hoy con el Adviento. Ha llegado el momento de abrir nuestros corazones y nuestras mentes al mundo para participar en una esperanza redentora, a pesar del lenguaje apocalíptico y catastrófico, la venida del Hijo del hombre, es un gran acontecimiento de liberación. …

SOBRIEDAD, VIGILANCIA Y AMOR

1 de Diciembre
Por Jesús Bayarri

«Cuidad que no se emboten vuestros corazones por el libertinaje, por la embriaguez y por las preocupaciones de la vida y venga aquel Día de improviso sobre vosotros, como un lazo; porque vendrá sobre todos los que habitan toda la faz de la tierra. Estad en vela, pues, orando en todo tiempo para que tengáis fuerza, logréis escapar y podáis manteneros en pie delante del Hijo del hombre» (Lc 21, 34-36). COMENTARIO CComo estamos viendo estos días, es necesario estar preparados al encuentro del Señor, como fue necesario a aquellos sobre los que vino la destrucción de Jerusalén. También a nosotros se nos removerán todas las cosas: la rutina diaria, nuestros proyectos, nuestros planes, y hasta de la vida misma seremos privados un Día. Nuestra preparación debe ser la vigilancia del corazón amante, por el deseo del encuentro con el Señor, que si es verdad que debe ser constante, se acrecienta al pensar en el encuentro definitivo. Pero como no somos ángeles y estamos sometidos a la concupiscencia, es necesario ejercitar también nuestro cuerpo a la vigilancia para que el espíritu vele en la oración, porque, cuando viene a menos este deseo del Señor, nuestro corazón se enreda en los afectos terrenos de las cosas y de las personas y se va instalando en lo que es de por sí caduco, y como consecuencia …

Venid y seguidme

30 de Noviembre
Por Gloria María Tomás

En aquel tiempo, pasando Jesús junto al lago de Galilea, vio a dos hermanos, a Simón, al que llaman Pedro, y a Andrés, su hermano, que estaban echando el copo en el lago, pues eran pescadores. Les dijo: «Venid y seguidme, y os haré pescadores de hombres.» Inmediatamente dejaron las redes y lo siguieron. Y, pasando adelante, vio a otros dos hermanos, a Santiago, hijo de Zebedeo, y a Juan, que estaban en la barca repasando las redes con Zebedeo, su padre. Jesús los llamó también. Inmediatamente dejaron la barca y a su padre y lo siguieron (San Mateo 4, 18-22). COMENTARIO No se puede leer este pasaje del Evangelio sin llenarse de esperanza, de ilusión, de grandeza interior. Jesucristo, perfecto Dios y perfecto Hombre, no necesita, estrictamente hablando, ninguna colaboración nuestra. Sin embargo, la pide y la pide siempre. En el siglo primero y en el siglo XXI. Y casi siempre en situaciones cotidianas, aquí vemos a unos que hacen su trabajo cotidiano, repasar redes para la pesca. Viene muy al caso para reconocer con agradecimiento nuestra respuesta personal a la llamada que Dios  nos hace, un punto de Surco, uno de los libros de San Josemaría dice así: “Es tiempo de esperanza, y vivo de este tesoro. No es una frase, Padre –me dices–, es una realidad. Entonces…, el mundo entero, todos …

Levantaos

29 de Noviembre
Por Francisco Jiménez Ambel

Dijo Jesús a sus discípulos: “Cuando veáis a Jerusalén sitiada por ejércitos, sabed que entonces está cerca su destrucción. Entonces los que estén en Judea, que huyan a los montes; los que estén en medio de Jerusalén, que se alejen; los que estén en los campos, que no entren en ella; porque estos son “días de venganza” para que se cumpla lo que está escrito. ¡Ay de las que estén encintas o criando en aquellos días¡ Porque habrá una gran calamidad en esta tierra y un castigo para este pueblo. “Caerán a filo de espada”, los llevarán cautivos “a todas las naciones”, y “Jerusalén será pisoteada por los gentiles”, hasta que alcancen su plenitud los tiempos de los gentiles. Habrá signos en el sol y la luna y las estrellas, y en la tierra angustia de las gentes, enloquecidas por el estruendo del mar y el oleaje, desfalleciendo los hombres por el miedo y la ansiedad ante lo que se le viene encima al mundo, pues las potencias del cielo serán sacudidas. Entonces verán al Hijo del hombre venir en una nube, con gran poder y gloria. Cuando empiece a suceder esto, levantaos, alzad la cabeza: se acerca vuestra liberación” (San Lucas 21, 20-28). COMENTARIO “¡Levantaos! ¡vamos! Ya está aquí el que me entrega”, dijo en Getsemaní (Mc 14 42). Es este el mismo …

EL FIN DEL MUNDO

28 de Noviembre
Por Horacio Vázquez

“Dijo Jesús a sus discípulos: “Os echarán mano, os perseguirán, entregándoos a las sinagogas y a la cárcel, y os harán comparecer ante reyes y gobernadores, por causa de mi nombre. Esto os servirá de ocasión para dar testimonio. Por ello, meteos bien en la cabeza que no tenéis que preparar vuestra defensa, porque yo os daré palabras y sabiduría a la que no podrá hacer frente ni contradecir ningún adversario vuestro. Y hasta vuestros padres, y parientes, y hermanos, y amigos os entregarán, y matarán a algunos de vosotros, y todos os odiarán a causa de mi nombre. Pero ni un cabello de vuestra cabeza perecerá; con vuestra perseverancia salvaréis vuestras almas” (San Lucas 21, 12-19). COMENTARIO Estamos en pleno discurso escatológico, es el anuncio de la Parusía, la segunda venida de Jesús a la tierra de los hombres, pero antes de eso tendrán que ocurrir muchas cosas, y entre estos hechos previos, Jesús relata a sus discípulos las persecuciones que sufrirán por causa de su nombre. Jesús nos habla del final del mundo con un gran alarde de hechos, decisivos, profundos y misteriosos que exceden de las posibilidades de nuestra imaginación, y es verdad, que todo lo que es materia tiene fecha de caducidad, pero en cualquier caso, antes o después, así acontecerá primeramente con nuestra propia existencia, con nuestro propio cuerpo, …

En aquel tiempo, como algunos hablaban del templo, de lo bellamente adornado que estaba con piedra de calidad y exvotos, Jesús les dijo: «Esto que contempláis, llegarán días en que no quedará piedra sobre piedra que no sea destruida». Ellos le preguntaron: «Maestro, ¿cuándo va a ser eso?, ¿y cuál será la señal de que todo eso está para suceder?». Él dijo: «Mirad que nadie os engañe. Porque muchos vendrán en mi nombre diciendo: “Yo soy”, o bien: “Está llegando el tiempo”; no vayáis tras ellos. Cuando oigáis noticias de guerras y de revoluciones, no tengáis pánico. Porque es necesario que eso ocurra primero, pero el fin no será enseguida». Entonces les decía: «Se alzará pueblo contra pueblo y reino contra reino, habrá grandes terremotos, y en diversos países, hambres y pestes. Habrá también fenómenos espantosos y grandes signos en el cielo» (San Lucas 21, 5-11). COMENTARIO En estos últimos días del año litúrgico, antes del Adviento, el lenguaje de las lecturas y del Evangelio se vuelve apocalíptico. Apocalipsis quiere decir revelación. En el Evangelio Jesucristo nos revela lo que va a suceder: guerras, catástrofes, hambres, epidemias. Lleva pasando mucho tiempo. Frente a esto a los cristianos nos queda la Iglesia. Pero no el templo. Porque Jesucristo nos dice que hasta de esto no quedará piedra sobre piedra. Los verdaderos adoradores de Dios lo honran en espíritu y …

DARLO TODO PARA VIVIR

26 de Noviembre
Por Manuel Requena

Alzando los ojos, vio a unos ricos que echaban donativos en el tesoro del templo; vio también una viuda pobre que echaba dos monedillas, y dijo: «En verdad os digo que esa pobre viuda ha echado más que todos, porque todos esos han contribuido a los donativos con lo que les sobra, pero ella, que pasa necesidad, ha echado todo lo que tenía para vivir» (San Lucas 21, 1-4). COMENTARIO “Alzando los ojos”. Es un gesto de Jesús que llama la atención a todos los Evangelistas que lo introducen siempre en circunstancias importantes. Hoy levanta los ojos y mira a ricos y pobres. Estaba en el Templo, la casa de su Padre y suya (Lc 2,49) y por ser Dios, lo veía todo, pero como hombre necesitaba de sus ojos humanos taladrantes, profundos, abiertos a la verdad. Su mirada, tenía el sentido exacto de Dios y debía ser impresionante. No solo cuando, “in illo témpore”, miraba al cielo como signo de comunicación con el Padre, sino como ahora, y en otras muchas ocasiones de los Evangelios, cuando alza los ojos hacia los hombres. La mirada de Jesús es un gran tema que no cabe en este comentario, pero cada uno la lleva en su corazón desde que es cristiano. La viuda pobre es un ejemplo de la fe y generosidad de los pobres, magistral …

Por un Reino en que se dice la Verdad

25 de Noviembre
Por César Allende

En aquel tiempo, dijo Pilato a Jesús: «¿Eres tú el rey de los judíos?» Jesús le contestó: «¿Dices eso por tu cuenta o te lo han dicho otros de mí?» Pilato replicó: «¿Acaso soy yo judío? Tu gente y los sumos sacerdotes te han entregado a mí; ¿qué has hecho?» Jesús le contestó: «Mi reino no es de este mundo. Si mi reino fuera de este mundo, mi guardia habría luchado para que no cayera en manos de los judíos. Pero mi reino no es de aquí.» Pilato le dijo: «Conque, ¿tú eres rey?» Jesús le contestó: «Tú lo dices: soy rey. Yo para esto he nacido y para esto he venido al mundo; para ser testigo de la verdad. Todo el que es de la verdad escucha mi voz» (San Juan 18, 33b-37). COMENTARIO Está tan extendida la mentira que la propuesta de un Reino en el que la Verdad inspire lo que se promete – se habla – y se hace nos parece poco menos que ilusoria; aunque a la par reconozcamos que es lo deseable en nuestras ciudades y naciones. El Reino de Jesús “no es de este mundo”, al que sabemos tantas veces batido y sometido a la mentira por el “Padre de la mentira y él mismo mentiroso de siempre”. Las proclamas políticas, las promesas con doble intención, etc… …

No es Dios de muertos, sino de vivos

24 de Noviembre
Por Francisco Javier Sánchez

En aquel tiempo, se acercaron algunos saduceos, los que dicen que no hay resurrección, y preguntaron a Jesús: «Maestro, Moisés nos dejó escrito: “Si a uno se le muere su hermano, dejando mujer pero sin hijos, que tome la mujer como esposa y dé descendencia a su hermano». Pues bien, había siete hermanos; el primero se casó y murió sin hijos. El segundo y el tercero se casaron con ella, y así los siete, y murieron todos sin dejar hijos. Por último, también murió la mujer. Cuando llegue la resurrección, ¿de cuál de ellos será la mujer? Porque los siete la tuvieron como mujer». Jesús les dijo: «En este mundo los hombres se casan y las mujeres toman esposo, pero los que sean juzgados dignos de tomar parte en el mundo futuro y en la resurrección de entre los muertos no se casarán ni ellas serán dadas en matrimonio. Pues ya no pueden morir, ya que son como ángeles; y son hijos de Dios, porque son hijos de la resurrección. Y que los muertos resucitan, lo indicó el mismo Moisés en el episodio de la zarza, cuando llama al Señor: “Dios de Abrahán, Dios de Isaac, Dios de Jacob”. No es Dios de muertos, sino de vivos: porque para él todos están vivos». Intervinieron unos escribas: «Bien dicho, Maestro». Y ya no se atrevían a …

Casa de oración

23 de Noviembre
Por Ángel Moreno

“Después entró en el templo y se puso a echar a los vendedores, diciéndoles: «Escrito está: “Mi casa será casa de oración”; pero vosotros la habéis hecho una “cueva de bandidos”». Todos los días enseñaba en el templo. Por su parte, los sumos sacerdotes, los escribas y los principales del pueblo buscaban acabar con él, pero no sabían qué hacer, porque todo el pueblo estaba pendiente de él, escuchándolo. (San Lucas 19, 45-48). COMENTARIO Pocas veces aparece Jesús con tanto carácter, como sucede en el texto evangélico que se proclama en la liturgia de la Palabra de la Eucaristía. En general imaginamos al Nazareno como hombre pacífico, comprensivo, sereno, dueño de sí, reconciliador, amable, comprensivo, misericordioso. Y sin embargo, san Lucas lo describe con carácter, recio, valiente, capaz de enfrentarse con circunstancias especuladoras. No es la única vez que los evangelios muestran a Jesús expresando sentimientos fuertes. “Bien profetizó Isaías de vosotros, hipócritas, diciendo: “Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí. El culto que me dan está vacío, porque la doctrina que enseñan son preceptos humanos”» (Mt 15, 7-9). Pero es san Marcos quien nos relata un sentimiento dolorido de Jesús, cuando se altera al ver la dureza de los escribas y fariseos: «¿Qué está permitido en sábado, hacer lo bueno o lo malo, salvarle la vida …

El misterio de la paz

22 de Noviembre
Por Alfredo Esteban

Al acercarse y ver la ciudad, lloró por ella, diciendo: “¡Si reconocieras tú también en este día lo que conduce a la paz! Pero ahora está escondido a tus ojos. Pues vendrán días sobre ti en que tus enemigos te rodearán de trincheras, te sitiarán, apretarán por todas partes, y te estrellarán contra el suelo a ti y a tus hijos que estén dentro de ti, y no dejarán en ti piedra sobre piedra. Porque no reconociste el tiempo de tu visita”. (San Lucas 19, 41-44). COMENTARIO Hoy la buena noticia gira en torno a la ciudad de Jerusalén y a la paz de sus habitantes, también podemos decirlo de cualquier ciudad y de cualquier habitante. Con signos de admiración se nos pregunta: ¿Y si reconociéramos hoy lo que conduce a la paz? Parece urgente contestar a esta pregunta porque, al parecer, nos avisan que de otra manera se nos pasa la vida peleando, buscando sentido, queriendo vivir a tope y cuando menos lo esperamos somos viejos y nos vamos de este mundo gruñendo y sin haber disfrutado de la paz. Nuestra experiencia está repleta de violencias, malos tratos, mentiras, coacciones, crueldades, brusquedades, arrebatos, durezas y atropellos y esto tantas veces nos lleva a pensar que la vida no tiene solución y que entre nuestros contemporáneos y nosotros no hay otro tipo de relación …

Negociad mientras vuelvo

21 de Noviembre
Por Mª Nieves Díez Taboada

En aquel tiempo, Jesús dijo una parábola, porque estaba él cerca de Jerusalén y pensaban que el reino de Dios iba a manifestarse enseguida. Dijo, pues: «Un hombre noble se marchó a un país lejano para conseguirse el título de rey, y volver después. Llamó a diez siervos suyos y les repartió diez minas de oro, diciéndoles: “Negociad mientras vuelvo”. Pero sus conciudadanos lo aborrecían y enviaron tras de él una embajada diciendo: “No queremos que este llegue a reinar sobre nosotros”. Cuando regresó de conseguir el título real, mandó llamar a su presencia a los siervos a quienes había dado el dinero, para enterarse de lo que había ganado cada uno. El primero se presentó y dijo: “Señor, tu mina ha producido diez”. Él le dijo: “Muy bien, siervo bueno; ya que has sido fiel en lo pequeño, recibe el gobierno de diez ciudades”. El segundo llegó y dijo: “Tu mina, señor, ha rendido cinco”. A ese le dijo también: “Pues toma tú el mando de cinco ciudades”. El otro llegó y dijo: “Señor, aquí está tu mina; la he tenido guardada en un pañuelo, porque tenía miedo, pues eres un hombre exigente que retiras lo que no has depositado y siegas lo que no has sembrado”. Él le dijo: “Por tu boca te juzgo, siervo malo. ¿Conque sabías que soy exigente, que retiro lo que no he depositado y siego lo …

Lo recibió muy contento

20 de Noviembre
Por Buenanueva

En aquel tiempo, Jesús entró en Jericó e iba atravesando la ciudad. En esto, un hombre llamado Zaqueo, jefe de publicanos y rico, trataba de ver quién era Jesús, pero no lo lograba a causa del gentío, porque era pequeño de estatura. Corriendo más adelante, se subió a un sicomoro para verlo, porque tenía que pasar por allí. Jesús, al llegar a aquel sitio, levantó los ojos y le dijo: «Zaqueo, date prisa y baja, porque es necesario que hoy me quede en tu casa». Él se dio prisa en bajar y lo recibió muy contento. Al ver esto, todos murmuraban diciendo: «Ha entrado a hospedarse en casa de un pecador». Pero Zaqueo, de pie, dijo al Señor: «Mira, Señor, la mitad de mis bienes se la doy a los pobres; y si he defraudado a alguno, le restituyo cuatro veces más». Jesús le dijo: «Hoy ha sido la salvación de esta casa, pues también este es hijo de Abrahán. Porque el Hijo del hombre ha venido a buscar y a salvar lo que estaba perdido» (San Lucas 19, 1-10).

¿Qué quieres que haga por ti?

19 de Noviembre
Por Tomás González aa

Cuando se acercaba Jesús a Jericó, había un ciego sentado al borde del camino pidiendo limosna. Al oír que pasaba gente, preguntaba qué era aquello; y le informaron: «Pasa Jesús el Nazareno». Entonces empezó a gritar: «¡Jesús, hijo de David, ten compasión de mí!». Los que iban delante lo regañaban para que se callara, pero él gritaba más fuerte: «Hijo de David, ten compasión de mí!». Jesús se paró y mandó que se lo trajeran. Cuando estuvo cerca, le preguntó: «¿Qué quieres que haga por ti?». Él dijo: «Señor, que recobre la vista». Jesús le dijo: «Recobra la vista, tu fe te ha salvado». Y enseguida recobró la vista y lo seguía, glorificando a Dios. Y todo el pueblo, al ver esto, alabó a Dios (San Lucas 18, 35-43). COMENTARIO En este relato de san Lucas, se nos presenta un ciego cualquiera, un ciego anónimo. En San Marcos se nos dice el nombre. Debía ser muy conocido en Jericó, el Hijo de Timeo. En nuestros ambientes rurales a personas así también se les conoce bien, el de la Luisa, el de la Pepa. Se suele nombrar más bien a la madre, más que al padre. Estaba al borde del camino pidiendo limosna. Difícilmente podía hacer otra cosa. Ser  ciego no le impedía estar al tanto de los dichos, e incluso chismes de la gente. Seguramente había oído hablar de Jesús, …

“Mis palabras no pasarán…”

18 de Noviembre
Por Rafael Luis Alcázar

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «En aquellos días, después de esa gran angustia, el sol se hará tinieblas, la luna no dará su resplandor, las estrellas caerán del cielo, los astros se tambalearán. Entonces verán venir al Hijo del hombre sobre las nubes con gran poder y majestad; enviará a los ángeles para reunir a sus elegidos de los cuatro vientos, desde el extremo de la tierra hasta el extremo del cielo. Aprended de esta parábola de la higuera: Cuando las ramas se ponen tiernas y brotan las yemas, deducís que el verano está cerca; pues cuando veáis vosotros suceder esto, sabed que él está cerca, a la puerta. Os aseguro que no pasará esta generación antes que todo se cumpla. El cielo y la tierra pasarán, mis palabras no pasarán. En cuanto al día y la hora nadie lo conoce ni los ángeles del cielo ni el Hijo, sólo el Padre» (San Marcos 13, 24-32). COMENTARIO Has hecho tan perfecto y tan libre al hombre, Señor, que podremos destruir la maravilla de tu creación en cualquier momento. El tiempo esta en tus manos. Tú eres principio y fin de todo, por eso me alegra escuchar esta mañana una vez más tu palabra. Esta Palabra tuya que es tu hijo Jesucristo que nos ha abierto un camino a todos para la …

SE VIVE COMO SE ORA

17 de Noviembre
Por Juanjo Calles

Les propuso una parábola para inculcarles que era preciso orar siempre sin desfallecer: «Había en una ciudad un juez que ni temía a Dios ni respetaba a los hombres. Había en aquella misma ciudad una viuda que, acudiendo a él, le dijo: ‘¡Hazme justicia contra mi adversario!’ Durante mucho tiempo no quiso, pero después se dijo a sí mismo: ‘Aunque no temo a Dios ni respeto a los hombres, como esta viuda me causa molestias, le voy a hacer justicia para que deje de una vez de importunarme’.» Dijo, pues, el Señor: «Oíd lo que dice el juez injusto; pues, ¿no hará Dios justicia a sus elegidos, que están clamando a él día y noche? ¿Les hará esperar? Os digo que les hará justicia pronto. Pero, cuando el Hijo del hombre venga, ¿encontrará la fe sobre la tierra?» Fijaos en lo que dice el juez injusto; pues Dios, ¿no hará justicia a sus elegidos que le gritan día y noche? ¿o les dará largas? Os digo que les hará justicia sin tardar. Pero cuando venga el Hijo del hombre, ¿encontrará esta fe en la tierra?>> (San Lucas 18, 1-8). COMENTARIO Dime cómo oras y te diré cómo vives. ¿Cuánto tiempo le dedicas a la oración en tu vida personal y familiar? De la radical importancia de la oración para la vida cristiana habla hoy …

Al final de tú vida, ¿qué te queda?

16 de Noviembre
Por Jerónimo Barrio

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Como sucedió en los días de Noé, así será también en los días del Hijo del hombre: comían, bebían y se casaban, hasta el día que Noé entró en el arca; entonces llegó el diluvio y acabó con todos. Lo mismo sucedió en tiempos de Lot: comían, bebían, compraban, vendían, sembraban, construían; pero el día que Lot salió de Sodoma, llovió fuego y azufre del cielo y acabó con todos. Así sucederá el día que se manifieste el Hijo del hombre. Aquel día, si uno está en la azotea y tiene sus cosas en casa, que no baje por ellas; si uno está en el campo, que no vuelva. Acordaos de la mujer de Lot. El que pretenda guardarse su vida la perderá; y el que la pierda la recobrará. Os digo esto: aquella noche estarán dos en una cama: a uno se lo llevarán y al otro lo dejarán; estarán dos moliendo juntas: a una se la llevarán y a la otra la dejarán.» Ellos le preguntaron: «¿Dónde, Señor?» Él contestó: «Donde se reúnen los buitres, allí está el cuerpo» (San Lucas 17, 26-37). COMENTARIO Este es el tipo de Evangelio que no agrada mucho leer ni tampoco comentar. Es más bonito leer y comentar las bienaventuranzas, la parábola del buen Samaritano, la de la …

¡VENGA A NOSOTROS TU REINO!

15 de Noviembre
Por Pablo Morata

En aquel tiempo, a unos fariseos que le preguntaban cuándo iba a llegar el reino de Dios Jesús les contestó: «El reino de Dios no vendrá espectacularmente, ni anunciarán que está aquí o está allí; porque mirad, el reino de Dios está dentro de vosotros.» Dijo a sus discípulos: «Llegará un tiempo en que desearéis vivir un día con el Hijo del hombre, y no podréis. Si os dicen que está aquí o está allí no os vayáis detrás. Como el fulgor del relámpago brilla de un horizonte a otro, así será el Hijo del hombre en su día. Pero antes tiene que padecer mucho y ser reprobado por esta generación» (San Lucas 17, 20-25). COMENTARIO Me viene a la memoria una vecina de mi pueblo que probablemente apenas sabría leer y escribir pero que albergaba en sí la sabiduría de la experiencia. Abrió la puerta a unos “testigos de Jehová” que le anunciaron la inminencia del “fin del mundo” y esta les recriminó: “¡A ver si son ustedes más serios, porque ya llevan anunciadas un montón de fechas y aquí no pasa nada!”… y cuando no son éstos son los milenaristas o los del “calendario maya” o los adventistas de no sé qué día. Incluso aquellos que consideran las religiones como algo del pasado tienen sus “neo-profetas” agoreros del holocausto nuclear o del …