Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|miércoles, enero 29, 2020
  • Siguenos!

Evangelios

Evangelios
La semilla divina

29 de Enero
Por Jesús Bayarri

Y otra vez se puso a enseñar a orillas del mar. Y se reunió tanta gente junto a él que hubo de subir a una barca y, ya en el mar, se sentó; toda la gente estaba en tierra a la orilla del mar. Les enseñaba muchas cosas por medio de parábolas. Les decía en su instrucción: «Escuchad. Una vez salió un sembrador a sembrar. Y sucedió que, al sembrar, una parte cayó a lo largo del camino; vinieron las aves y se la comieron. Otra parte cayó en terreno pedregoso, donde no tenía mucha tierra, y brotó en seguida por no tener hondura de tierra;  pero cuando salió el sol se agostó y, por no tener raíz, se secó. Otra parte cayó entre abrojos; crecieron los abrojos y la ahogaron, y no dio fruto. Otras partes cayeron en tierra buena y, creciendo y desarrollándose, dieron fruto; unas produjeron treinta, otras sesenta, otras ciento.» Y decía: «Quien tenga oídos para oír, que oiga.» Cuando quedó a solas, los que le seguían a una con los Doce le preguntaban sobre las parábolas. Él les dijo: «A vosotros se os ha dado el misterio del Reino de Dios, pero a los que están fuera todo se les presenta en parábolas, para que por mucho que miren no vean, por mucho que oigan no entiendan, no sea … Full article

“Amar a Dios sobre todas las cosas”

28 de Enero
Por Javier Leceta Martinez

En aquel tiempo, llegaron la madre de Jesús y sus hermanos y, desde fuera, lo mandaron llamar. La gente que tenia sentada alrededor le dice: «Mira, tu madre y tus hermanos y tus hermanas están fuera y te buscan». Él les pregunta: «¿Quiénes son mi madre y mis hermanos?». Y mirando a los que estaban sentados alrededor, dice: «Estos son mi madre y mis hermanos. El que haga la voluntad de Dios, ése es mi hermano y mi hermana y mi madre» (San Marcos, 3, 31-35). COMENTARIO Hay dos cosas que me llaman la atención en este evangelio. La primera es lo que parece una falta de consideración hacia su madre, que no es tal. Porque Él mismo había dicho: el que ama a su padre o a su madre más que a mí, no es digno de mí. Porque lo primero es amar a Dios por encima de todo y muchas veces por amar a nuestro seres queridos por encima de a Dios nos hace mirar más por ellos que por Dios. De esta forma dejamos de ser generosos, hacer limosna, dedicarnos a los necesitados, etc…, porque nuestros seres queridos son lo primero. Jesucristo con doce años se quedó en el templo sin pensar en sus padres porque tenía que ocuparse de las cosas de su Padre. La segunda es que ser del pueblo de Dios, …

Vender el alma al diablo

27 de Enero
Por Francisco Jiménez Ambel

“Los escribas que habían bajado de Jerusalén decían: “Tiene dentro a Belzabú y expulsa a los demonios con el poder del jefe de los demonios”. El los invitó a acercarse y les hablaba en parábolas: “¿Cómo va a echar Satanás a Satanás? Un reino dividido internamente no puede subsistir. Si Satanás se rebela contra sí mismo, para hacerse la guerra, no puede subsistir, está perdido. Nadie puede meterse en casa de un hombre forzudo para arramblar con su ajuar, si primero no lo ata; entonces podrá arramblar con la casa. En verdad os digo, todo se les podrá perdonar a los hombres; los pecados y cualquier blasfemia que digan; pero el que blasfeme contra el Espíritu Santo no tendrá perdón jamás, cargará con su pecado para siempre”. Se refería a los que decían que tenía dentro un espíritu inmundo” (San Marcos 3, 22-30). COMENTARIO Los escriban se movilizan, se abajan desde la encumbrada Jerusalén por causa de un asunto que le concierne mucho. ¿Que es eso de que uno, un hombre, anda expulsando demonios? Esa novedad hay que estudiarla, verificarla; porque los demonios son imbatibles. A menos que…: un momento, pensemos, veamos. A menos que los demonios, jerarquizados, obedezcan a su jefe, y este les haya dado el poder y el encargo de salir cuando los conmine aquel en el que el se aposente, …

MANOS A LA OBRA

26 de Enero
Por Horacio Vazquez

“Al enterarse Jesús de que habían arrestado a Juan, se retiró a Galilea. Dejando Nazaret se estableció en Cafarnaún, junto al mar, en el territorio de Zabulón y Neftalí, para que se cumpliera lo dicho por el profeta Isaías. Tierra de Zabulón y tierra de Neftalí, camino del mar, al otro lado del Jordán, galilea de los gentiles. El pueblo que habitaba en tinieblas vio na luz grande; a los que habitan en tierra y sombras de muerte, una luz brilló. Desde entonces comenzó Jesús a predicar diciendo: “Convertíos porque está cerca el reino de los cielos”. Paseando junto al mar de Galilea vio a dos hermanos, a Simón, llamado Pedro, y a Andrés, que estaban echando la red en el mar, pues eran pescadores. Les dijo: “Venid en pos de mí y os haré pescadores de hombres”. Inmediatamente dejaron las redes y lo siguieron, Y pasando adelante vio a otros dos hermanos, a Santiago, hijo de Zebedeo, y a Juan, su hermano, que estaban en la barca repasando las redes con Zebedeo, su padre, y los llamó. Inmediatamente dejaron la barca y a su padre y los siguieron. Jesús recorría toda la Galilea enseñando en las sinagogas, proclamando el evangelio del reino y curando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo” (San Mateo 4, 12-23). COMENTARIO Estamos en los comienzos de la …

Jesús nos anima a proclamar la buena nueva

25 de Enero
Por Gloria María Tomás

En aquel tiempo, se apareció Jesús a los Once y les dijo: «ld al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la creación. El que crea y se bautice se salvará; el que se resista a creer será condenado. A los que crean, les acompañarán estos signos: echarán demonios en mi nombre, hablarán lenguas nuevas, cogerán serpientes en sus manos y, si beben un veneno mortal, no les hará daño. Impondrán las manos a los enfermos, y quedarán sanos» (San Marcos 16, 15-18). COMENTARIO Todos tenemos la experiencia de que la felicidad en esta tierra siempre tiene “peros”. Quizás por ello vale la pena plantearse que cada uno somos responsables de nuestra propia felicidad y, leyendo este Evangelio, se deduce con gran certeza que lo que se necesita para ser feliz es conocer, tratar  e imitar a Jesús -Dios verdadero, Hombre verdadero- cuyo atractivo no es solo su vida y su palabra, sino que ambas, que todo Él es amor. Lo que la felicidad implica no es una vida aislada, cómoda, sin dificultades ni contratiempos, sino un corazón enamorado. Así descubrieron los Once las ansias apostólicas y redentoras del Señor  que les anima a proclamad la buena nueva al mundo entero y le abre horizontes de una grandeza insospechada. Cuentan que ante una buena pintura se encontraban contemplándola un artista y un amigo; …

TESTIGOS

24 de Enero
Por Antonio Segoviano

En aquel tiempo, Jesús, mientras subía a la montaña, fue llamando a los que él quiso, y se fueron con él. A doce los hizo sus compañeros, para enviarlos a predicar, con poder para expulsar demonios. Así constituyó el grupo de los Doce: Simón, a quien dio el sobrenombre de Pedro, Santiago el de Zebedeo y su hermano Juan, a quienes dio el sobrenombre de Boanerges –Los Truenos–, Andrés, Felipe, Bartolomé, Mateo, Tomás, Santiago el de Alfeo, Tadeo, Simón el Celotes y Judas Iscariote, que lo entregó (San Marcos 3, 13-19). COMENTARIO Asistimos hoy a un momento trascendente en la vida pública de Jesús. Va a elegir a los que serán, en adelante, sus compañeros, sus íntimos. La base fundamental del nuevo Pueblo de Dios. Doce hombres, como los doce patriarcas de las tribus de Israel. Jesús elige a los que quiere, con total libertad, sin condicionamiento alguno, con autoridad plena. No son ellos, ciertamente, quienes han elegido a Jesús. Ninguno hubiera podido hacerlo sin ser llamado antes. En la propia llamada, reciben del Espíritu Santo, la fuerza necesaria para responder, y hacerlo con alegría. El Maestro sabe bien a quienes llama: hombres como todos los demás, llenos de imperfecciones, fallos y miserias. El evangelio de Marcos subrayará muchos de sus defectos: escasa fe en El, torpeza para entender su enseñanza, ambiciones, cobardías, envidias …

A un lado, el bien; al otro, el mal

23 de Enero
Por César Allende

En aquel tiempo, Jesús se retiró con sus discípulos a la orilla del lago, y lo siguió una muchedumbre de Galilea. Al enterarse de las cosas que hacía, acudía mucha gente de Judea, de Jerusalén y de Idumea, de la Transjordania, de las cercanías de Tiro y Sidón. Encargó a sus discípulos que le tuviesen preparada una lancha, no lo fuera a estrujar el gentío. Como había curado a muchos, todos los que sufrían de algo se le echaban encima para tocarlo. Cuando lo veían, hasta los espíritus inmundos se postraban ante él, gritando: «Tú eres el Hijo de Dios.» Pero él les prohibía severamente que lo diesen a conocer (San Marcos 3, 7-12). COMENTARIO En el más estricto sentido de la palabra, el Evangelio de “hoy” es  para el día de hoy, para el tiempo que nos está tocando vivir. No es necesario un análisis pormenorizado de nuestra realidad social, política y cultural para caer en la cuenta de la referencia del texto de Marcos a nuestra “circunstancia”. Basta con un apunte, espero, que resulta de lo más iluminador, como ocurre siempre con la Palabra de Dios. Es imposible alear la luz y las tinieblas, la mentira y la verdad, la justicia con la maldad, la bellaquería con la nobleza de alma. No es posible que el espíritu inmundo reconozca a Jesús como …

Jesús pasa haciendo el bien

22 de Enero
Por Tomás González a.a.

Entró de nuevo en la Sinagoga y había allí un hombre que tenía la mano paralizada. Estaban al acecho a ver si lo curaba en sábado para poder acusarlo. Dice al hombre que tenía la mano paralizada: “Levántate y ponte ahí en medio”. Y les pregunta: “¿Es lícito en sábado hacer el bien en vez del mal; salvar una vida en vez de destruirla?” Pero ellos callaban. Entonces, mirándolos con ira, apenado por la dureza de su cabeza, dice al hombre: “Extiende la mano”.  Él la extendió y quedó restablecida su mano.  En cuanto salieron los fariseos, se confabularon con los herodianos contra él para ver cómo eliminarle (San Marcos 3, 1-6). COMENTARIO Y luego dirán que el hombre se guía por la razón y que la fe es sólo una superstición. Como siempre vemos a Jesús en una onda que sólo él domina. Sabe lo que esconden las mentes de los que le rodean, que le están espiando para poder acusarlo. Jesús habita en un universo mental completamente distinto. Y da un paso al frente. Jesús quiere salvar al hombre de la mano paralizada, porque el Espíritu le impulsaba a curar. No le importa el mal que los fariseos meditan hacerle. También desea salvarlos a ellos. Por eso les ofrece otra oportunidad.  Les plantea una pregunta, evidente en sí misma. No hay disyuntiva …

Hoy, Santa Inés

21 de Enero
Por Ángel Moreno

Sucedió que un sábado atravesaba él un sembrado, y sus discípulos, mientras caminaban, iban arrancando espigas. Los fariseos le preguntan: «Mira, ¿por qué hacen en sábado lo que no está permitido?». Él les responde: «¿No habéis leído nunca lo que hizo David, cuando él y sus hombres se vieron faltos y con hambre, cómo entró en la casa de Dios, en tiempo del sumo sacerdote Abiatar, comió de los panes de la proposición, que solo está permitido comer a los sacerdotes, y se los dio también a quienes estaban con él?». Y les decía: «El sábado se hizo para el hombre y no el hombre para el sábado; así que el Hijo del hombre es señor también del sábado» (San Marcos 2, 23-28). COMENTARIO El Evangelio trae a la memoria el suceso, en tiempos del rey David, que le sirve a Jesús para justificar a sus discípulos, cuando estos arrancaron espigas en sábado porque tenían hambre: “Dame cinco panes o lo que haya». El sacerdote le dijo: «No tengo a mano pan común, sino pan consagrado; bastaría con que los criados se hayan guardado al menos de mujer». David le respondió: «Ciertamente. Siempre que salgo a luchar, nos abstenemos de mujeres y los criados se mantienen puros. Aunque es un viaje profano, hoy están puros sus cuerpos». El sacerdote le entregó el pan consagrado, …

A vino nuevo, odres nuevos

20 de Enero
Por Alfredo Esteban

Como los discípulos de Juan y los fariseos estaban ayunando, vinieron unos y le preguntaron a Jesús: “Los discípulos de Juan y los fariseos ayunan ¿Por qué los tuyos no?” Jesús les contesta: “¿Es que pueden ayunar los amigos del esposo, mientras el esposo está con ellos? Mientras el esposo está con ellos, no pueden ayunar. Llegarán días en que les arrebatarán al esposo, y entonces ayunarán en aquel día. Nadie echa un remiendo de paño sin remojar a un manto pasado; porque la pieza tira del manto –lo nuevo de lo viejo- y deja un roto peor. Tampoco se echa vino nuevo en odres viejos; porque el vino revienta los odres, y se pierden el vino y los odres; a vino nuevo, odres nuevos” (San Marcos 2, 18-22). COMENTARIO Es buena la noticia que nos trae hoy el Evangelio, Jesús ha acampado entre nosotros y la Creación se ha renovado, lo viejo ha pasado y estamos viviendo lo nuevo. Esta Palabra nos ayuda a estar contentos. Jesús el hijo de Dios, el novio que dice la Escritura, ha venido a este mundo y ha sido prendido, azotado, muerto y ha resucitado, pero se ha quedado con nosotros en la Eucaristía y también en las personas que nos rodean, en las que tenemos cerca y en los que están lejos. Se ha quedado en …

“Este es el que bautiza con el Espíritu Santo”

19 de Enero
Por Mª Nieves Díez Taboada

En aquel tiempo, al ver Juan a Jesús que venía hacia él, exclamó: «Este es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. Este es aquel de quien yo dije: “Tras de mí viene un hombre que está por delante de mí, porque existía antes que yo”. Yo no lo conocía, pero he salido a bautizar con agua, para que sea manifestado a Israel». Y Juan dio testimonio diciendo: «He contemplado al Espíritu que bajaba del cielo como una paloma, y se posó sobre él. Yo no lo conocía, pero el que me envió a bautizar con agua me dijo: “Aquel sobre quien veas bajar el Espíritu y posarse sobre él, ese es el que bautiza con Espíritu Santo”. Y yo lo he visto y he dado testimonio de que este es el Hijo de Dios» (San Juan 1, 29-34). COMENTARIO  El pasado domingo se narraba el momento en que Jesús se coloca en la fila de los que esperan ser bautizados por Juan, este intenta disuadirle: “Tengo yo necesidad de ser bautizado por ti ¿y vienes tú a mí? Jesús le hace ver que es necesaria esta justificación, Juan acepta. Cuando Jesús sale del agua se abrieron los cielos y Juan vio el espíritu de Dios en forma de paloma bajar sobre él y oyó una voz que decía: “Este es …

“Tú, sígueme”

18 de Enero
Por Buenanueva

En aquel tiempo, Jesús salió de nuevo a la orilla del mar; toda la gente acudía a él y les enseñaba. Al pasar vio a Leví, el de Alfeo, sentado al mostrador de los impuestos, y le dice: «Sígueme». Se levantó y lo siguió. Sucedió que, mientras estaba él sentado a la mesa en casa de Leví, muchos publicanos y pecadores se sentaban con Jesús y sus discípulos, pues eran muchos los que lo seguían. Los escribas de los fariseos, al ver que comía con pecadores y publicanos, decían a sus discípulos: «¿Por qué come con publicanos y pecadores?» Jesús lo oyó y les dijo: «No necesitan médico los sanos, sino los enfermos. No he venido a llamar a justos, sino a pecadores» (San Marcos 2, 13-17).

¿Por qué habla éste así?

17 de Enero
Por Javier Sánchez

Cuando a los pocos días entró Jesús en Cafarnaún, se supo que estaba en casa. Acudieron tantos que no quedaba sitio ni a la puerta. Y les proponía la palabra. Y vinieron trayéndole un paralítico llevado entre cuatro y, como no podían presentárselo por el gentío, levantaron la techumbre encima de donde él estaba, abrieron un boquete y descolgaron la camilla donde yacía el paralítico. Viendo Jesús la fe que tenían, le dice al paralítico: «Hijo, tus pecados te son perdonados». Unos escribas, que estaban allí sentados, pensaban para sus adentros: «¿Por qué habla éste así? Blasfema. ¿Quién puede perdonar pecados, sino sólo uno, Dios?». Jesús se dio cuenta enseguida de lo que pensaban y les dijo: «¿Por qué pensáis eso? ¿Qué es más fácil, decir al paralítico: “Tus pecados te son perdonados” o decir: “Levántate, coge la camilla y echa a andar”? Pues, para que veáis que el Hijo del hombre tiene autoridad en la tierra para perdonar pecados -dice al paralítico-: “Te digo: levántate, coge tu camilla y vete a tu casa”». Se levantó, cogió inmediatamente la camilla y salió a la vista de todos. Se quedaron atónitos y daban gloria a Dios, diciendo: «Nunca hemos visto una cosa igual» (San Marcos 2, 1-12). COMENTARIO Buenos días hermanos en Cristo. En este pasaje del Evangelio de San Marcos podemos ver, entre otras cosas, lo siguiente: En primer …

“… suplicándole de rodillas…”

16 de Enero
Por Rafael Luis Alcázar

En aquel tiempo, se acercó a Jesús un leproso, suplicándole de rodillas: «Si quieres puedes limpiarme.» Sintiendo lástima, extendió la mano y lo tocó, diciendo: «Quiero: queda limpio.» La lepra se le quitó inmediatamente, y quedó limpio. Él lo despidió, encargándole severamente: «No se lo digas a nadie; pero, para que conste, ve a presentarte al sacerdote y ofrece por tu purificación lo que mandó Moisés.» Pero, cuando se fue, empezó a divulgar el hecho con grandes ponderaciones, de modo que Jesús ya no podía entrar abiertamente en ningún pueblo; se quedaba fuera, en descampado; y aun así acudían a él de todas partes (San Marcos 1, 40-45). COMENTARIO ¿Cuantas veces me acerco a hablar contigo Señor?  ¿Cuándo me angustio? ¿Cuándo me siento agobiado por los problemas y vicisitudes de la vida? Estando tu siempre tan cerca de mí, yo tantas veces a lo largo del día estoy lejos, en mis ruidos, en mis pensamientos, metido en mis asuntos sin reparar que tu estas cerca muy cerca de mí a través de ese ángel de la guarda que has puesto sobre mí como receptor y altavoz de nuestras conversaciones. El problema siempre parte de mi libertad para volver mi rostro y los oídos de mi corazón a los planes que tienes para mi cada día. Si me dejo seducir por el “gran-seductor” me llenare …

ORACIÓN, SALUD Y DEMONIOS

15 de Enero
Por Manuel Requena

Cuando salió de la sinagoga se fue con Santiago y Juan a casa de Simón y Andrés. La suegra de Simón estaba en cama con fiebre; y le hablan de ella. Se acercó y, tomándola de la mano, la levantó. La fiebre la dejó y ella se puso a servirles. Al atardecer, a la puesta del sol, le trajeron todos los enfermos y endemoniados; la ciudad entera estaba agolpada a la puerta. Jesús curó a muchos que se encontraban mal de diversas enfermedades y expulsó muchos demonios. Y no dejaba hablar a los demonios, pues le conocían. De madrugada, cuando todavía estaba muy oscuro, se levantó, salió y fue a un lugar solitario y allí se puso a hacer oración. Simón y sus compañeros fueron en su busca; al encontrarle, le dicen: «Todos te buscan.» El les dice: «Vayamos a otra parte, a los pueblos vecinos, para que también allí predique; pues para eso he salido.» Y recorrió toda Galilea, predicando en sus sinagogas y expulsando los demonios (San Marcos 1, 29-39). COMENTARIO En el primer capítulo de Marcos está concentrada toda la actividad y gracia de Jesús, con el estilo místico del evangelista que, casi en titulares, nos obliga a pensar y a poner imaginación cariñosa en su lectura, porque nos cuenta situaciones personales únicas, y nos abre las puertas al Misterio por …

Trabajamos para que nuestro mundo sea generoso

14 de Enero
Por Miguel Iborra Viciana

En aquel tiempo, se hallaba Jesús en Cafarnaúm y el sábado fue a la sinagoga y se puso a enseñar. Los oyentes quedaron asombrados de sus palabras, pues enseñaba como quien tiene autoridad y no como los escribas. Había en la sinagoga un hombre poseído por un espíritu inmundo, que se puso a gritar: “¿Qué quieres tú con nosotros, Jesús de Nazaret? ¿Has venido a acabar con nosotros? Ya sé quién eres: el Santo de Dios”. Jesús le ordenó: “¡Cállate y sal de él!” El espíritu inmundo, sacudiendo al hombre con violencia y dando un alarido, salió de él. Todos quedaron estupefactos y se preguntaban: “¿Qué es esto? ¿Qué nueva doctrina es ésta? Este hombre tiene autoridad para mandar hasta a los espíritus inmundos y lo obedecen”. Y muy pronto se extendió su fama por toda Galilea (San Marcos 1, 21-28). COMENTARIO Rodeado ya de unos discípulos, Jesús emprende una intensa actividad, entrando en relación con la muchedumbre. En la sinagoga la enseñanza de Jesús se ve ratificada por su acción. Ambos aspectos de su ministerio, indisolublemente unidos, llevan una marca inconfundible, autoridad. Jesús posee la autoridad y el poder de quien, anunciando la llegada del reino de Dios, la hace realidad. Su predicación es diferente, no repite lo que otros han dicho, por ello aquel espíritu al que Jesús ordena que se vaya, …

Convertíos y creed en el Evangelio…

13 de Enero
Por Jerónimo Barrio

Después de que Juan fue entregado, Jesús se marchó a Galilea a proclamar el Evangelio de Dios; decía: «Se ha cumplido el tiempo y está cerca el reino de Dios. Convertíos y creed en el Evangelio». Pasando junto al mar de Galilea, vio a Simón y a Andrés, el hermano de Simón, echando las redes en el mar, pues eran pescadores. Jesús les dijo: «Venid en pos de mí y os haré pescadores de hombres». Inmediatamente dejaron las redes y lo siguieron. Un poco más adelante vio a Santiago, el de Zebedeo, y a su hermano Juan, que estaban en la barca repasando las redes. A continuación los llamó, dejaron a su padre Zebedeo en la barca con los jornaleros y se marcharon en pos de él (San Marcos 1, 14-20). COMENTARIO La palabra conversión nos suena siempre a cambio espectacular y repentino en el corazón de una persona hasta entonces alejada de Dios. Nos recuerda a las vidas de los Santos: San Francisco, San Ignacio y tantos otros que súbitamente fueron tocados por Dios en el fondo de su corazón y transformaron sus vidas completamente. Pero hay una conversión más pequeñita, menos espectacular y no por eso menos válida ante los ojos de Dios. Es la conversión de cada día, la de lo cotidiano y de lo ordinario, la de la vida silenciosa y …

Éste es mi Hijo amado

12 de Enero
Por Valentín De Prado

En aquel tiempo, Jesús vino de Galilea al Jordán donde estaba Juan, para ser bautizado por él. Pero Juan trataba de impedírselo diciendo: «Soy yo el que necesita ser bautizado por ti, ¿y tú vienes a mí?». Jesús le respondió: «Déjame ahora, pues conviene que así cumplamos toda justicia». Entonces le dejó. Bautizado Jesús, salió luego del agua; y en esto se abrieron los cielos y vio al Espíritu de Dios que bajaba en forma de paloma y venía sobre Él. Y una voz que salía de los cielos decía: «Éste es mi Hijo amado, en quien me complazco» (San Mateo 3, 13-17). COMENTARIO Hoy contemplamos al Mesías en el Jordán «para ser bautizado» por Juan. Y vemos a Jesucristo como señalado por la presencia en forma visible del Espíritu Santo y, en forma audible, del Padre, el cual declara de Jesús: «Éste es mi Hijo amado, en quien me complazco». He aquí un motivo maravilloso y, a la vez, motivador para vivir una vida: ser sujeto y objeto de la complacencia del Padre celestial. Para ser dignos de la benevolencia y complacencia divina, Cristo ha otorgado a las aguas fuerza regeneradora y purificadora, de tal manera que cuando somos bautizados empezamos a ser verdaderamente hijos de Dios. El bautismo lavará con las aguas los pecados hasta la raíz, y dará la nueva vida …

Orar y descansar

11 de Enero
Por José Manuel Mora Fandos

Sucedió que, estando Jesús en una de las ciudades, se presentó un hombre lleno de lepra; al ver a Jesús, cayendo sobre su rostro, le suplicó diciendo: «Señor, si quieres, puedes limpiarme». Y extendiendo la mano, lo tocó diciendo: «Quiero, queda limpio». Y enseguida la lepra se le quitó. Y él le ordenó no comunicarlo a nadie; y le dijo: «Ve, preséntate al sacerdote y ofrece por tu purificación según mandó Moisés, para que les sirva de testimonio». Se hablaba de él cada vez más, y acudía mucha gente a oírlo y a que los curara de su enfermedades. Él, por su parte, solía retirarse a despoblado y se entregaba a la oración (San Lucas 5, 12-16). COMENTARIO Un rasgo del modo de ser de Jesús que los evangelistas no han dejado de indicar es que frecuentemente se retiraba a la intimidad de la oración. Y tampoco se les ha pasado por alto la relación entre esos tiempos de especial conexión con el Padre, y los milagros y signos que hacía; más aún, la relación con todo lo que hoy podríamos llamar aquel “estilo de vida” de Jesús. Sus discípulos no debieron tardar en captar con claridad que el “secreto” estaba en la oración, y por eso llegaron a pedirle que les enseñara a orar. No le pidieron el poder, la capacidad, los efectos …

¡Llamados a proclamar un año de gracia del Señor!

10 de Enero
Por Ángel Pérez Martín

En aquel tiempo, Jesús volvió a Galilea con la fuerza del Espíritu; y su fama se extendió por toda la comarca. Enseñaba en las sinagogas, y todos lo alababan. Fue a Nazaret, donde se había criado, entró en la sinagoga, como era su costumbre los sábados, y se puso en pie para hacer la lectura. Le entregaron el rollo del profeta Isaías y, desenrollándolo, encontró el pasaje donde estaba escrito: «El Espíritu del Señor está sobre mí, porque él me ha ungido. Me ha enviado a evangelizar a los pobres, a proclamar a los cautivos la libertad, y a los ciegos, la vista; a poner en libertad a los oprimidos; a proclamar el año de gracia del Señor». Y, enrollando el rollo y devolviéndolo al que lo ayudaba, se sentó. Toda la sinagoga tenía los ojos clavados en él. Y él comenzó a decirles: «Hoy se ha cumplido esta Escritura que acabáis de oír». Y todos le expresaban su aprobación y se admiraban de las palabras de gracia que salían de su boca (San Lucas 4, 14-22a). COMENTARIO Comenzamos un año que se presenta —a pesar del entorno mediático oscuro y pesimista— cargado de luz, de esperanza y con buenas noticias. Lucas a diferencia de los otros dos sinópticos, hace un resumen de la labor que Jesús va a realizar y lo presenta —en …

“¡NO TENGÁIS MIEDO!”

09 de Enero
Por Pablo Morata

Después de haberse saciado los cinco mil hombres, Jesús enseguida apremió a los discípulos a que subieran a la barca y se le adelantaran hacia la orilla de Betsaida, mientras él despedía a la gente. Y después de despedirse de ellos, se retiró al monte a orar. Llegada la noche, la barca estaba en mitad del lago, y Jesús, solo, en tierra. Viéndolos fatigados de remar, porque tenían viento contrario, a eso de la cuarta vigilia de la madrugada, fue hacia ellos andando sobre el mar, e hizo ademán de pasar de largo. Ellos, viéndolo andar sobre el mar, pensaron que era un fantasma y dieron un grito, porque todos lo vieron y se asustaron. Pero él habló enseguida con ellos y les dice: «Ánimo, soy yo, no tengáis miedo». Entró en la barca con ellos, y amainó el viento. Ellos estaban en el colmo del estupor, pues no habían comprendido lo de los panes, porque tenían la mente embotada (San Marcos 6, 45-52). COMENTARIO Estas palabras, las mismas que dice Jesús a sus discípulos, fueron las primeras que pronunció el Papa San Juan Pablo II al salir al balcón de la Plaza de San Pedro tras su proclamación como sucesor de Pedro en octubre de 1.978. Estas palabras fueron repetidas una y otra vez como un melódico estribillo de lo que fue la …

El es el buen pastor

08 de Enero
Por Francisco Lerdo de Tejada

En aquel tiempo, Jesús vio una multitud y se compadeció de ella, porque andaban como ovejas que no tienen pastor; y se puso a enseñarles muchas cosas. Cuando se hizo tarde se acercaron sus discípulos a decirle: «Estamos en despoblado y ya es muy tarde. Despídelos, que vayan a los cortijos y aldeas de alrededor y se compren de comer». Elles replicó: «Dadles vosotros de comer». Ellos le preguntaron: «¿Vamos a ir a comprar doscientos denarios de pan para darles de comer?». Él les dijo: «¿Cuántos panes tenéis? Id a ver». Cuando lo averiguaron le dijeron: «Cinco, y dos peces». Él les mandó que la gente se recostara sobre la hierba verde en grupos. Ellos se acomodaron por grupos de cien y de cincuenta. Y tomando los cinco panes y los dos peces, alzando la mirada al cielo, pronunció la bendición, partió los panes y se los iba dando a los discípulos para que se los sirvieran. Y repartió entre todos los dos peces. Comieron todos y se saciaron, y recogieron las sobras: doce cestos de pan y de peces. Los que comieron eran cinco mil hombres (San Marcos 6, 34-44). COMENTARIO Es normal que Cristo se compadezca al ver las muchedumbres desperdigadas sin pastor. El es el buen pastor que da la vida por sus ovejas. Lo que no es normal es que los cristianos, siendo seguidores de …

Una Luz les brilló…

07 de Enero
Por Tomás Cremades

Al enterarse Jesús que habían arrestado a Juan, se retiró a Galilea. Dejando Nazaret se estableció en Cafarnaúm, junto al mar, en territorio de Zabulón y tierra de Neftalí, para que se cumpliera lo dicho por medio del profeta Isaías: “Tierra de Zabulón, y tierra de Neftalí, camino del mar, al otro lado del Jordán, Galilea de los gentiles. El pueblo que andaba en tinieblas vio una luz grande; a los que habitaban en tierra y sombras de muerte, una luz les brilló”. Desde entonces comenzó Jesús a predicar diciendo:” Convertíos, porque está cerca el Reino de los Cielos”. Jesús recorría toda Galilea, enseñando en las sinagogas, proclamando el Evangelio del Reino y curando toda enfermedad y toda dolencia del pueblo. Su fama se extendió por toda Siria y le traían a todos los enfermos aquejados de toda clase de enfermedades y dolores, endemoniados, lunáticos y paralíticos. Y Él los curó. Y lo seguían multitudes venidas de Galilea, Decápolis, Jerusalén, Judea y Transjordania (San Mateo 4, 12-17. 23-25). COMENTARIO Estamos en los inicios de la predicación de Jesús. Acaba de iniciar su “vida pública”: ha sido bautizado por Juan, primo segundo de Él, el Espíritu Santo ha dado testimonio público como Hijo de Dios, (Mt 3,17): “Este es mi Hijo amado, en quien me complazco”, ha sido llevado por el Espíritu al desierto, ha …

Epifanía del Señor

06 de Enero
Por Ernesto Juliá Díaz

Habiendo nacido Jesús en Belén de Judea en tiempos del rey Herodes, unos magos de Oriente se presentaron en Jerusalén preguntando: «¿Dónde está el Rey de los judíos que ha nacido? Porque hemos visto salir su estrella y venimos a adorarlo». Al enterarse el rey Herodes, se sobresaltó y toda Jerusalén con él; convocó a los sumos sacerdotes y a los escribas del país, y les preguntó dónde tenia que nacer el Mesías. Ellos le contestaron: «En Belén de Judea, porque así lo ha escrito el profeta: “Y tú, Belén, tierra de Judá, no eres ni mucho menos la última de las poblaciones de Judá, pues de ti saldrá un jefe que pastoreará a mi pueblo Israel”». Entonces Herodes llamó en secreto a los magos para que le precisaran el tiempo en que había aparecido la estrella, y los mandó a Belén, diciéndoles: «ld y averiguad cuidadosamente qué hay del niño y, cuando lo encontréis, avisadme, para ir yo también a adorarlo». Ellos, después de oír al rey, se pusieron en camino y, de pronto, la estrella que habían visto salir comenzó a guiarlos hasta que vino a pararse encima de donde estaba el niño. Al ver la estrella, se llenaron de inmensa alegría. Entraron en la casa, vieron al niño con Maria, su madre, y cayendo de rodillas lo adoraron; después, abriendo sus cofres, le …

Y LA PALABRA… SE HIZO EUCARISTÍA

05 de Enero
Por Juanjo Calles

En el principio existía el Verbo, y el Verbo estaba junto a Dios, y el Verbo era Dios. Él estaba en el principio junto a Dios. Por medio de él se hizo todo, y sin él no se hizo nada de cuanto se ha hecho. En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres. Y la luz brilla en la tiniebla, y la tiniebla no lo recibió. Surgió un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan: éste venía como testigo, para dar testimonio de la luz, para que todos creyeran por medio de él. No era él la luz, sino el que daba testimonio de la luz. El Verbo era la luz verdadera, que alumbra a todo hombre, viniendo al mundo. En el mundo estaba; el mundo se hizo por medio de él, y el mundo no lo conoció. Vino a su casa, y los suyos no lo recibieron. Pero a cuantos lo recibieron, les dio poder de ser hijos de Dios, a los que creen en su nombre. Estos no han nacido de sangre, ni de deseo de carne, ni de deseo de varón, sino que han nacido de Dios. Y el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros, y hemos contemplado su gloria: gloria como del Unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad. …

Se sentían necesitados

04 de Enero
Por Ramón Domínguez

En aquel tiempo, estaba Juan con dos de sus discípulos y, fijándose en Jesús que pasaba, dice: «Éste es el Cordero de Dios.» Los dos discípulos oyeron sus palabras y siguieron a Jesús. Jesús se volvió y, al ver que lo seguían, les pregunta: «¿Qué buscáis?» Ellos le contestaron: «Rabí (que significa Maestro), ¿dónde vives?» Él les dijo: «Venid y lo veréis.» Entonces fueron, vieron dónde vivía y se quedaron con él aquel día; serían las cuatro de la tarde. Andrés, hermano de Simón Pedro, era uno de los dos que oyeron a Juan y siguieron a Jesús; encuentra primero a su hermano Simón y le dice: «Hemos encontrado al Mesías (que significa Cristo).» Y lo llevó a Jesús. Jesús se le quedó mirando y le dijo: «Tú eres Simón, el hijo de Juan; tú te llamarás Cefas (que se traduce Pedro)» (San Juan 1, 35-42). COMENTARIO Jesús pasa y Juan da testimonio de él: “Este es el Cordero de Dios “- Dos discípulos de Juan oyen las palabras de su maestro y, sin más dilación, marchan tras de Jesús. ¿Por qué tan deprisa? Ellos dos, Andrés y el otro discípulo, estaban a la expectativa. Buscaban, porque se sentían necesitados y aguardaban al Mesías que iba a venir, el que traería la paz y la salvación al mundo entero. Van tras Jesús, éste nota …

SI TÚ LO HAS VISTO, DA TESTIMONIO DE ÉL

03 de Enero
Por Francisco Javier Alba

Al día siguiente, al ver Juan a Jesús que venía hacia él, exclamó: «Este es el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo. Este es aquel de quien yo dije: “Trás de mí viene un hombre que está por delante de mí, porque existía antes que yo.” Yo no lo conocía, pero he salido a bautizar con agua para que sea manifestado a Israel.» Y Juan dio testimonio diciendo: «He contemplado el Espíritu que bajaba del cielo como una paloma, y se posó sobre él. Yo no lo conocía, pero el que me envió a bautizar con agua me dijo: “Aquél sobre quien veas bajar el Espíritu y posarse sobre él, ése es el que ha de bautizar con Espíritu Santo.” Y yo lo he visto, y he dado testimonio de que éste es el Hijo de Dios» (San Juan 1, 29-34). COMENTARIO Juan el Bautista murió mártir por anunciar la verdad, y la Verdad es Cristo. La Verdad no es la opinión personal de Juan, ni la de sus contemporáneos, ni la del rey, ni la de los sacerdotes y escribas. La Verdad es Cristo. Y cuando Juan vio a Jesús caminando hacia él, cuando se encontró con Jesús, exclamó inspirado por el Espíritu Santo: «Este es el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo”. Porque sólo se puede …

Voz que grita en el desierto

02 de Enero
Por Buenanueva

Éste fue el testimonio de Juan, cuando los judíos enviaron desde Jerusalén sacerdotes y levitas a Juan a que le preguntaran: «¿Tú quién eres?» Él confesó sin reservas: «Yo no soy el Mesías.» Le preguntaron: «¿Entonces, qué? ¿Eres tú Elías?» Él dijo: «No lo soy.» «¿Eres tú el Profeta?» Respondió: «No.» Y le dijeron: «¿Quién eres? Para que podamos dar una respuesta a los que nos han enviado, ¿qué dices de ti mismo?» Él contestó: «Yo soy la voz que grita en el desierto: “Allanad el camino del Señor”, como dijo el profeta Isaías.» Entre los enviados había fariseos y le preguntaron: «Entonces, ¿por qué bautizas si tú no eres el Mesías, ni Elías, ni el Profeta?» Juan les respondió: «Yo bautizo con agua; en medio de vosotros hay uno que no conocéis, el que viene detrás de mí, y al que no soy digno de desatar la correa de la sandalia.» Esto pasaba en Betania, en la otra orilla del Jordán, donde estaba Juan bautizando (San Juan 1, 19-28).

Por la humildad, a la felicidad

01 de Enero
Por Juanjo Guerrero

En aquel tiempo, los pastores fueron corriendo hacia Belén y encontraron a María y a José, y al niño acostado en el pesebre. Al verlo, contaron lo que se les había dicho de aquel niño. Todos los que lo oían se admiraban de lo que les habían dicho los pastores. María, por su parte, conservaba todas estas cosas, meditándolas en su corazón. Y se volvieron los pastores dando gloria y alabanza a Dios por todo lo que habían oído y visto, conforme a lo que se les había dicho. Cuando se cumplieron los ocho días para circuncidar al niño, le pusieron por nombre Jesús, como lo había llamado el ángel antes de su concepción (San Lucas 2, 16-21). COMENTARIO La asunción de la naturaleza humana por parte de Dios constituye el acontecimiento más importante de la historia. Este hecho tiene una trascendencia tal que deja insignificantes a cualesquiera otras hazañas realizadas o  por realizar. Esto es así porque la encarnación de Dios es el comienzo de la salvación definitiva para todas las personas. Tras el pecado original, quedó corrompida la naturaleza humana e incapaz de reconciliarse con el Señor. Era necesario que un ser con la naturaleza humana y, al mismo tiempo, con  la naturaleza divina, cargara sobre sí con todas las culpas de la humanidad, pagara por ellas y abriera las puertas del …

EL VERBO Y EL HOMBRE JOSÉ

31 de Diciembre
Por Manuel Requena

En el principio existía el Verbo, y el Verbo estaba junto a Dios, y el Verbo era Dios. Él estaba en el principio junto a Dios. Por medio de él se hizo todo, y sin él no se hizo nada de cuanto se ha hecho. En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres. Y la luz brilla en las tinieblas, y la tiniebla no lo recibió. Surgió un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan: este venía como testigo, para dar testimonio de la luz, para que todos creyeran por medio de él. No era él la luz, sino el que daba testimonio de la luz. El Verbo era la luz verdadera, que alumbra a todo hombre, viniendo al mundo. En el mundo estaba; el mundo se hizo por medio de él, y el mundo no lo conoció. Vino a su casa, y los suyos no lo recibieron. Pero a cuantos lo recibieron, les dio poder de ser hijos de Dios, a los que creen en su nombre. Estos no han nacido de sangre, ni de “deseo de carne, ni de deseo de varón, sino que han nacido de Dios. Y el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros, y hemos contemplado su gloria: gloria como del Unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad*. …