Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|miércoles, octubre 16, 2019
  • Siguenos!

Camino, Verdad y Vida 

«En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: “Que no tiemble vuestro corazón; creed en Dios y creed también en mí. En la casa de mi Padre hay muchas estancias; si no fuera así, ¿os habría dicho que voy a prepararos sitio? Cuando vaya y os prepare sitio, volveré y os llevaré conmigo, para que donde estoy yo, estéis también vosotros. Y adonde yo voy, ya sabéis el camino”. Tomás le dice: “Señor, no sabemos adónde vas, ¿cómo podemos saber el camino?”. Jesús le responde: “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida. Nadie va al Padre, sino por mí”». (Jn 14, 1-6)

 


Atravesando actualmente un momento de crisis profunda, Jesús sigue diciendo hoya sus discípulos y me dice a mí que crea en Él en medio de las dificultades de la vida, de los momentos en que no entiendo nada, cuando la desesperación a causa del engaño del pecado me hace no ver más allá del sufrimiento y de las dudas: “Que no tiemble vuestro corazón, creed en Dios y creed en mí”.  Y no solo eso, además dice que me tiene un sitio reservado a su lado, que ni la mejor estancia en la tierra lo puede igualar.

¡Y para ese fantástico lugar hay un sitio para mí, miserable incrédulo y pecador! Él se ha fijado en mi; ¿cómo es posible?… por pura misericordia e infinito Amor. Y sin embargo, a pesar de su elección sobre mí, en la libertad que también me da, puedo rechazar su elección.

Me invita a perseverar, palabra difícil de practicar, pero que me lleva por el camino de la verdad y de la vida a seguirle en sus enseñanzas e intentar poner en práctica sus mandatos.  Mandatos imposibles para el hombre por si solo, pero posibles únicamente por la mediación y fuerza que Dios nos da.

Juan Antonio Tuñón

Añadir comentario