Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|viernes, septiembre 20, 2019
  • Siguenos!

Salmos

De la muerte obtienes vida – Salmo 40

“Dichoso el que cuida del pobre y desvalido; en el día aciago lo pondrá a salvo el Señor. El Señor lo guarda y lo conserva en vida, para que ...Artículo completo

Salmo 17

Yo te amo, Señor; tú eres mi fortaleza; Señor, mi roca, mi alcázar, mi libertador. Dios mío, peña mía, refugio mío, escudo mío, mi fuerza salvadora, mi baluarte. Invoco ...Artículo completo

Tú, que eres justo, escúchame

Señor, escucha mi oración; tú, que eres fiel, atiende a mi súplica; tú, que eres justo, escúchame. No llames a juicio a tu siervo, pues ningún hombre vivo es ...Artículo completo

“Gustad y ved qué bueno es el Señor” – Salmo 34

“Bendigo al Señor en todo momento, su alabanza está siempre en mi boca; mi alma se gloría en el Señor: que los humildes lo escuchen y se alegren. Proclamad ...Artículo completo

“Me libró porque me amaba” – Salmo 17

Me acosaban el día funesto, pero el Señor fue mi apoyo: me sacó a un lugar espacioso, me libró porque me amaba. El Señor retribuyó mi justicia, retribuyó la ...Artículo completo

Que yo haga, Señor, tu voluntad – Salmo 118

¡Cuánto amo tu voluntad! Todo el día la estoy meditando. Tu mandamiento me hace más sabio que mis enemigos, siempre me acompaña. Soy más docto que todos mis maestros, ...Artículo completo

Salmo 17

Perfecto es el camino de Dios, acendrada es la promesa del Señor; él es escudo para los que a él se acogen. ¿Quién es Dios fuera del Señor? ¿Qué ...Artículo completo

Respóndeme Señor, que me falta el aliento – Salmo 143

Escucha, Yahvéh, mi oración, y presta oído a mi súplica; respóndeme leal, por tu justicia; no entres en pleito con tu siervo, pues no hay ser vivo justo ante ...Artículo completo

Salmo 118

Te invoco de todo corazón: respóndeme, Señor, y guardaré tus leyes; a ti grito: sálvame, y cumpliré tus decretos; me adelanto a la aurora pidiendo auxilio, esperando tus palabras. ...Artículo completo

Como un niño en brazos de su madre – Salmo 131

¡Oh! Señor, mi corazón ya no es ambicioso, ni mis ojos se han vuelto altaneros. No he pretendido grandes cosas ni he tenido aspiraciones desmedidas. No, yo aplaco y ...Artículo completo
Page 3 of 512345