Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|miércoles, julio 17, 2019
  • Siguenos!

«¿Convertirme al islam? Soy cristiano y moriré como tal» 

«El Estado Islámico (EI) no tiene piedad de los cristianos. No dudan en decapitarnos uno a uno. Venden a nuestras mujeres o las convierten en esclavas sexuales. No son humanos», se lamenta Soiki Said, policía de la ciudad de Mosul, ciudad de la que se vio obligado a huir. «El Ejército iraquí huyó en desbandada, dejando todos los arsenales abandonados. Los policías tratamos de resistir, pero nuestras armas eran insuficientes contra los tanques y la artillería del Estado Islámico, así que no tuvimos más remedio que rendir la ciudad y huir», se lamenta este cristiano que reconoce que muchos de sus amigos –cerca de cuarenta, precisa– se convirtieron al islam para salvar su vida. «¿Convertirme yo al islam? Soy cristiano y moriré como tal. Prefiero que me corten el cuello antes que profesar la misma religión que esos asesinos», sentencia el ex policía, padre de un hijo discapacitado y al que no puede mantener, ya que tuvo que huir con lo puesto de Mosul. «He vendido hasta las alianzas de boda para poder comprar medicamentos a mi hijo», se queja este desplazado, que se ha visto obligado a refugiarse en la iglesia de San José, en la ciudad de Erbil (al norte de Irak).

En esta Iglesia, situada en el barrio cristiano de Ainkawa, se refugian desde el pasado mes de junio cerca de 250 familias cristianas que huyeron de ciudades como Basora, Tikrit o Mosul. Los cristianos constituyen sólo el 5% de la población de Irak, cerca de 1.500.000. Desde que la comunidad internacional impusiera sanciones económicas contra el Gobierno del dictador Sadam Husein, los cristianos fueron emigrando a los países vecinos; aun así, la entrada en escena de los yihadistas les ha colocado en el disparadero y muchos, aún, viven atenazados por el miedo a que sigan su avance hasta la ciudad de Erbil, el único lugar seguro para estos cristianos.

«Llevo huyendo desde hace meses. Primero de Basora [sur del país] a Mosul, y cuando los yihadistas tomaron la ciudad me trasladé hasta esta iglesia de Erbil. Nos dijeron que volveríamos a nuestras casas en tres días… llevamos más de dos meses. Lo dejé todo allí y me vine con lo puesto», se queja Sabria Faradia, de 54 años de edad. Esta mujer está completamente sola en la vida y sólo se puede aferrar a su fe para continuar. «Sólo me queda Dios en el mundo…», afirma mientras sus finos labios dibujan una mueca de amargura. Sabria se acerca hasta unas sencillas bolsas de basura llenas de ropa, que varios vecinos de Ainkawa han traído hasta la iglesia, y comienza a removerlas buscando algo que sea de su talla.

Como ella, muchas familias se vieron obligadas a huir prácticamente con lo puesto. «No teníamos ningunas ganas de comprobar si las milicias del Estado Islámico iban a tener clemencia con nosotros. Al primer bombazo huimos sin mirar atrás», comenta Cristine Matter. Esta mujer, embarazada de seis meses, aún tiene pesadillas con lo que ha visto en otras regiones de Irak. «Me pregunto si merece la pena traer una criatura a este mundo. ¿Qué futuro le espera aquí a mi hijo? Los cristianos ya no tenemos futuro en Irak», se lamenta profundamente.

Pocos lazos de unión les quedan a estas familias, algunas de ellas, incluso, han sido traicionadas por antiguos amigos que, por salvar sus vidas, las vendieron a los islamistas. «Mi mejor amigo, compañero de trabajo, me llamó por teléfono. Me dijo que ahora estaba al lado del Estado Islámico y que me iba a matar con sus propias manos por ser cristiano», recuerda Sabaj Munir. Esa misma noche, este hombre de 28 años guardó unas pocas pertenencias en varias bolsas de deporte, y huyó con su familia lejos de Mosul. «Esto no es más que una guerra sectaria que tiene como fin acabar con las minorías religiosas de Irak», afirma este joven.

Mientras los yihadistas del Estado Islámico sigan teniendo presencia en Irak, los casi dos millones de cristianos que viven en este país de Oriente Medio sentirán sobre sus cabezas la espada de Damocles. Precisamente, la persecución de los cristianos y de la minoría yazidí precipitaron los ataques de la aviación estadounidense contra las bases del EI en Irak. Una ofensiva que está en vías de ampliarse. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, presentará su plan mañana ante el Congreso. Neupic

Leer más:  «¿Convertirme al islam? Soy cristiano y moriré como tal» – La Razón digital  http://www.larazon.es/detalle_normal/noticias/7317938/internacional/convertirme-al-islam-soy-cristiano-y-morire-como-tal#Ttt1fIpp2EVZqZs1
Mejora tu Posicionamiento Web con http://www.intentshare.com

Añadir comentario