Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|miércoles, agosto 12, 2020
  • Siguenos!

¡cristianos!¡cristianos! 

¿Por qué ese odio? ¿Por qué esa persecución durante dos milenios? ¿Por qué lo vaticinaba Dios? No entiendo qué hizo Jesús para crear ese sentimiento en ciertos seres humanos. Nos persiguen, nos matan, nos encarcelan, nos torturan, se mofan… ¿Puede alguien decirme por qué sólo ocurre con los cristianos? ¿es la envidia de la fe lo que les provoca? Tengo que reflexionar…

¿Por creer en un Hombre fantástico llamado Jesús?, no puede ser… ¿Por pensar en el prójimo?, no puede ser… ¿Por ayudar a los pobres?, no puede ser… ¿Por rezar por un enfermo?, no puede ser… ¿Por escuchar que vino a salvarnos?, menos aún… ¿Por orar por la paz del mundo? ¡Imposible!

Jesús está crucificado por los hombres, ¿por qué a un crucificado se le quiere crucificar una y otra vez en nosotros? 

Después de décadas sigo sin comprender. Jesús curó enfermos y aún lo hace; Jesús nos dio las pautas para llevar una vida en paz y darnos la eterna, y aún lo hace, ¿qué pasa?, ¿tanto os molesta?, ¡pues dejadme en paz con mi Dios!, no me reprochéis mis creencias ¿Pues en qué os afecta? Yo os respeto; ¿sabéis?, me dijo Jesús que lo hiciera…

Ser creyente es el sosiego de mi alma. Si tú no lo necesitas, no lo deseas ni lo quieres ¿quién te obliga? Nadie, y no pasa nada. ¿Por qué entonces me persigues tú?. Y me quitas de en medio y me asesinas… Mátame si es tu deseo, pero no te olvides, lo harás porque te amo, porque yo creo en Él y Él está en ti…

Yo no envidio ninguna otra religión y nunca si no eres de la mía, te quitaría la vida, siquiera por desear matarme… Sabes que moriría llamando a mi Dios, pidiendo misericordia por gente como tú y sobre todo que me perdone si no supe entenderle mejor a lo largo de mi vida.

Sólo creáis mártires para Dios. Y, como es el Dios-Jesús de los CRISTIANOS, el mío, os perdonará si se lo pedís ¿Recordáis que murió en la cruz? Lo hizo por ti…

                                                                                                                Emma Díez Lobo.

Añadir comentario