Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|viernes, abril 23, 2021
  • Siguenos!

Resurrección a una vida nueva 
18 de Febrero
Por Javier Leceta Martínez

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «El Hijo del hombre tiene que padecer mucho, ser desechado por los ancianos, sumos sacerdotes y escribas, ser ejecutado y resucitar al tercer día».
Entonces decía a todos: «Si alguno quiere venir en pos de mí, que se niegue a sí mismo, tome su cruz cada día y me siga. Pues el que quiera salvar su vida la perderá; pero el que pierda su vida por mi causa la salvará. ¿De qué le sirve a uno ganar el mundo entero si se pierde o se arruina a sí mismo?» (San Lucas 9, 22-25).

COMENTARIO

Ayer empezamos la Cuaresma, el camino que nos dirige hacia la Pascua. En la Pascua nos unimos en la resurrección de Jesucristo a una vida nueva, a la vida eterna. Para esto vino Jesucristo. En este camino hacia la vida nueva es necesario dejar todo lo que nos aparta de ella, vaciarnos de nosotros mismos para seguir a Jesucristo. A esto nos invita el Evangelio de hoy, a buscar hacer lo que a Dios le agrada, dejando nuestra propia conveniencia, nuestros pecados, todo lo que nos aparta de él. La Iglesia nos invita en este tiempo hacer ayuno, oración y limosna para vaciarnos de nosotros mismos y entrar en esta dinámica que espera la resurrección a una vida nueva. Porque nuestra mayor felicidad no son los proyectos de vida que tenemos, sino en unirnos a Jesucristo. El resto es pérdida.

Añadir comentario