Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|sábado, agosto 15, 2020
  • Siguenos!

¿El componente martirial y escatológico es propio de la gracia bautismal? 

Es posible decir también que el bautismo de sangre es inherente a ella:

“El Reino de los Cielos está preparado para vosotros. Venid, (los que) aceptamos estos preceptos del Eterno rey Cristo, para que el día de su Epifanía te reciba con tus compañeros ante Él, en presencia de todos los numerosos Patriarcas y Apóstoles gloriosos, os asociará (a) vosotros en el número de los Santos del Señor Cristo con alegría perpetua. Al oírse el tercer Alleluia, desapareció la visión a sus ojos.” IBC & 58.

IBC, es un volúmen catequético-litúrgico y puede que sea también un referente formativo para los monjes y las religiosas benedictinas, – contiene muy precisas referencias a la Regla de San Benito -, o para los presbíteros formados en la Diócesis hispalense (S. Isidoro) o la Toledana (S. Ildefonso), en épocas de re evangelización, sea para re educar en la fe ortodoxa a poblaciones de lapsis en época romana, o aquellas más tarde ganadas al arrianismo y que vuelven a la fe católica, o de quienes vivieron bajo el yugo musulmán, con la probable experiencia de apostasías anteriores.

La signatio crucis precede cada acción testimonio de los mártires, es el primer kerigma hecho carne en ellos, recibido y creído desde la cercana transmisión de la fe apostólica. Hecho carne en ellos, porque el contraste entre los suplicios con que se aflige a San Julián y a sus compañeros, y la percepción por gracia de la gloria con que les corona Dios – visión del niño Celso: IBC & 29ss -, son llamada a abandonar el paganismo, el arrianismo o una forzada islamización, para adherir a la fe en Jesucristo que de tal modo se hace presente y victorioso en sus mártires.[3]

      Adán y Eva, en el Beato de El Escorial, s. X. wikipedia.

Recordemos que en Vita & 11-12 se presentan las características de la práctica ad litteram del Evangelio:

“Hacían beneficiarios de sus riquezas a los pobres de Jesucristo (…) Fundaron muchos monasterios, Julián con sus palabras y sus ejemplos exhortaba a los cristianos a convertirse, de la impiedad y de la tibieza, al Señor para observar fielmente el Evangelio.

Por todas partes había quienes, abandonando una vida de voluptuosidad, distribuían sus riquezas entre los pobres, para entrar por la vía estrecha que lleva al cielo.”

Adsum, Adsum… responden los llamados, y elegidos para recibir el Bautismo, que son confirmados para la confesión del Nombre (redditio) y el testimonio (martyrium) de la fe. IBC & 35.

Según la Tradición, se abre entonces un nuevo ciclo catecumenal pre-bautismal. En caso de ser la Epifanía (terminus ad quem) el momento de la llamada a dar el

nombre y del anuncio de la fecha de la Pascua, – praxis atanasiana -, la preparación al Bautismo se hace durante la Cuaresma y se concluye con el Triduo Pascual (terminus ad quo), en cuya santa noche se administran los sacramentos de la Iniciación cristiana.

¿Cómo defender la hipótesis de que IBC contiene un iter catecumenal cuaresmal, cuando la conmemoración de nuestros mártires acaece en el mes de enero?

Según el cánon 12 del Concilio de Elvira (300 ó 301), los catecúmenos estaban preparándose al bautismo de dos a cinco años, o hasta el final de la vida en el caso de mujer adúltera que hubiera cometido infanticidio. [Ibidem, Buldú, 61]. El tiempo para bautizar era en Pascua o en Pentecostés, durante toda la Cuaresma, hasta el Jueves Santo, quedaban cerradas las fuentes bautismales. [Buldú, 119].

En la Epifanía , se hizo la llamada a quienes desean recibir el bautismo, para irles preparando gradualmente hasta la Cuaresma, y en ésta más intensamente hacia el Triduo Pascual.

La celebración del Bautismo, se practicaba en el Jordán el día del Bautismo del Señor (Gregorio de Tours), estaba precedida del catecumenado que duraba dos años (Cánon 42 del Concilio de Elvira), con su conclusión intensiva antes del Triduo Pascual. El II de Braga (572 ), prescribe que los catecúmenos se presenten veinte días antes de recibir el bautismo para aprender el Símbolo de la fe, y recibir los exorcismos. Existen, pues, tiempos precisos en la pastoral de la Iniciación cristiana pre-bautismal.

Publicado por Google DriveNotificar uso inadecuado

Añadir comentario