Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|miércoles, noviembre 13, 2019
  • Siguenos!

El deporte, un camino para llegar al cielo 

Ana ha convertido su afición en su profesión y en su vocación. A través del deporte, Ana quiere llegar al cielo y llevarse al cielo a sus amigos. «El deporte ha significado algo muy grande en mi vida, porque me ha dado muchas ganas de seguir luchando en todo», explica

Fútbol, baloncesto, tenis, pádel, atletismo, natación, triatlón… la vida está llena de deporte y son muchos los que se dedican profesionalmente a realizar alguna actividad física. Ana ha convertido al deporte en su profesión y en su vocación.

De pequeña, cuando todavía estaba en el colegio, su madre le preguntó qué actividad extraescolar quería hacer, ella optó por el deporte. Ya por aquel entonces Ana sentía una verdadera pasión por la actividad deportiva. Tanto le gustaba que decidió dedicarse profesionalmente a ello. Estudió Magisterio de Educación Física y ahora es profesora en un colegio público de Jérez.

«El deporte ha significado algo muy grande en mi vida, porque me ha dado muchas ganas de seguir luchando en todo, de mejorar en los estudios y como persona, de fomentar el respeto a los demás», explica Ana en la nueva página del Opus Dei.

Uno de los deportes que practica es el surf y esto le a cambiado la vida. Ana descubrió que, para ella, el deporte era un camino para llegar a Dios y así descubrió su vocación como supernumeraria del Opus Dei. Todo su esfuerzo, sus carreras, el cabalgar sobre las olas ya no estaba vacío, era su camino para hacerse santa y hacer santos a los que le rodean en esa actividad deportiva.

«El deporte necesita continuidad, entrenamiento, esfuerzo. Si quieres competir, todavía más. En la vida espiritual, lo mismo. Tú quieres llegar a un sitio, el Cielo, y necesitas recorrer una serie de pasos para mejorar en virtudes. Luego, cuando tienes una lesión en el plan deportivo es como cuando caes en la vida sobrenatural. Si pecamos hay que levantarse, confesarse, y Dios es misericordioso. Incluso luchas con más fuerza cuando tienes una lesión», concluye Ana.

Añadir comentario