Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|martes, junio 25, 2019
  • Siguenos!

El drama de los refugiados 

Ciriaco Benavente, obispo de Albacete y responsable de las Migraciones de la Conferencia Episcopal, hizo unas declaraciones muy significativas durante la campaña “Emigrantes y refugiados nos interpelan”. En esta campaña presentaron imágenes harto elocuentes sobre las penurias de los refugiados e inmigrantes, imágenes sobrecogedoras que recogen las calamidades de todo tipo que están soportando estas personas: hambre, frío, desarraigo, violaciones, expolio por parte de las mafias…

Junto al obispo se encontraba Jose Luis Pinilla, responsable de la Comisión de Migraciones, que en su aportación recordó que tanto él como el presidente de Cáritas se entrevistaron con Soraya Sáenz de Santamaría para ofrecer toda la colaboración necesaria por parte de la Iglesia en este sentido, aunque es el gobierno quien gestiona la acogida a todos los niveles. Tanto el Obispo D. Ciriaco como Jose Luis Pinilla insistieron en que la respuesta de España no ha sido la más solidaria en comparación con otros países de menor renta per cápita como son Líbano o Jordania que soportan una atención con respecto a los refugiados sensiblemente mayor que nuestro país. Cuatro millones de refugiados están siendo sostenidos por países más pobres que el nuestro. Los responsables eclesiásticos que asistieron a esta campaña destacaron que la actuación de España podría haber sido más generosa.

El obispo de Albacete, Monseñor Benavente, hizo una llamada de atención a seguir las instrucciones del Papa Francisco en este sentido. Nos insta el Santo Padre a construir una gran fraternidad y recibir a los inmigrantes con misericordia respetando su identidad religiosa y cultural pues cuando se acalla la identidad de la persona, ésta se siente herida en sus dimensiones más profundas,

Está bien rezar ante la imagen del Niño de Belén, puntualizó Pinilla pero hay miles de imágenes de hijos de Dios, refugiados e inmigrantes, que sufren y hay que acercarse a ellos para ofrecerles el apoyo de una mano amiga, nuestra caridad cristiana.

“Quien tenga oídos para oír que oiga”…

                            Isabel Rodríguez De Vera

Añadir comentario