Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|miércoles, junio 3, 2020
  • Siguenos!

El gobierno británico permitirá el aborto libre en Irlanda del Norte hasta las 12 semanas de embarazo 

A PARTIR DEL 31 DE MARZO

Además, se permitirá abortar sin límite de tiempo en casos de riesgo para la vida o del hijo o para la salud de la madre y en los de discapacidad grave del hijo. Además, los médicos, las enfermeras y las parteras registradas podrán realizar abortos.

(CATHOLIC HERALD) El gobierno británico ha publicado en su marco legal para los servicios de aborto en Irlanda del Norte, que entrará en vigencia el 31 de marzo la permisiva de abortos electivos de hasta 12 semanas de embarazo.

«Nuestros principios legales para este marco son mantener la protección de las mujeres y las niñas, la promoción de su salud y seguridad, y la provisión de claridad y certeza para la profesión de la salud, al tiempo que respondemos y comprendemos al Ejecutivo y la Asamblea de Irlanda del Norte», se lee en un resumen del marco legal escrito por Robin Walker, Ministro de Estado de Irlanda del Norte.

El Reglamento 2020 sobre aborto en Irlanda del Norte también permite abortos de hasta 24 semanas «en casos en los que la continuación del embarazo implicaría un riesgo de daño a la salud física o mental de la mujer o niña embarazada, mayor que el riesgo de interrumpir el embarazo».

Se permitirá el acceso al aborto sin límite de tiempo en casos de insuficiencia fetal grave y anomalías fetales fatales, es decir, cuando «existe un riesgo sustancial de que la condición del feto sea tal que la muerte del feto sea probable antes, durante o poco después de su nacimiento; o si el niño al nacer, sufriera un impedimento físico o mental como para tener una discapacidad grave», y cuando «exista un riesgo para la vida de la mujer o la niña, mayor que si el embarazo se interrumpiera, o cuando fuera necesario para prevenir lesiones permanentes graves a la salud física o mental de la mujer o niña embarazada, incluso en casos de necesidad inmediata».

Los médicos, las enfermeras y las parteras registradas podrán realizar abortos. Podrán hacerlo en las instalaciones de medicina general, en clínicas y hospitales de salud y asistencia social. El Ministro de Salud de Irlanda del Norte podrá aprobar ubicaciones adicionales para los abortos.

En los abortos por voluntad de la madre o en casos de necesidad inmediata donde existe un riesgo para la vida de la madre, solo se necesita 1 médico para la certificación de que existen motivos legales para el aborto. Para el aborto por otros motivos, se necesitan 2 médicos para la certificación.

Evitar el problema de los médicos objetores de conciencia

En Inglaterra, Gales y Escocia, 2 médicos deben realizar la certificación en todos los casos que existían motivos legales para el aborto. Mientras se consultaba el marco legal, el gobierno señaló que solo 1 médico para la certificación podría ser apropiado en Irlanda del Norte, «ya ​​que es probable que haya un número más significativo de personas que presenten objeciones de conciencia que en otras partes del Reino Unido. Esto podría crear dificultades en las prácticas, en particular retrasos en el acceso de las mujeres a los servicios de emergencia, por lo que se requiere que 2 médicos certifiquen los motivos de aborto».

Las disposiciones de objeción de conciencia de Irlanda del Norte se reflejan en la Ley de Aborto de 1967, cuando se legalizó el aborto en Inglaterra, Gales y Escocia. Según las disposiciones, «ninguna persona tendrá la obligación, ya sea por contrato o por cualquier requisito legal, de participar en cualquier tratamiento si la persona tiene una objeción de conciencia. La única excepción será cuando la participación en el tratamiento sea necesaria para salvar la vida o prevenir lesiones permanentes graves a la salud física o mental de una mujer o niña embarazada».

La objeción de conciencia no se extenderá a «tareas auxiliares y administrativas que puedan estar asociadas» con los abortos.

El gobierno escribió que el hecho de «ampliar el alcance» más allá de la participación en el tratamiento «tendría consecuencias a nivel práctico y, por lo tanto, socavaría la prestación efectiva de servicios de aborto en Irlanda del Norte». Por ejemplo, un número menor de personas que brindan servicios auxiliares relacionados con el aborto podrían resultar con menos citas médicas y tiempos de espera más largos, creando barreras para el acceso y, casi con certeza, impactando negativamente en la calidad de la atención y el estándar de los servicios. El Gobierno está convencido de que el alcance actual de la disposición de objeción de conciencia en la Ley de Aborto de 1967 funciona satisfactoriamente en la práctica, cumple con los derechos humanos y, por lo tanto, es apropiado aplicarlo en Irlanda del Norte en la prestación de servicios de aborto.

Realizar un aborto ilegal será un delito punible con una multa de hasta 5.000 GBP (6.070 dólares), y el incumplimiento de la certificación y notificación será punible con una multa de hasta 2.500 GBP (3.035 dólares). Esto no se aplicará a la madre, ni a ninguna persona que actúe de buena fe para salvar la vida de la madre o para evitar daños permanentes graves a su salud.

No se establecen zonas libres de manifestantes provida (llamadas zonas burbuja) alrededor de los lugares donde se realizan los abortos, al menos que se presenten protestas en las inmediaciones de los lugares. El gobierno ha decidido esperar y ver cuál será la situación, manteniendo el asunto bajo revisión para que pueda «responder a los desafíos según sea necesario en el momento».

Ley de Irlanda del Norte de 2019

El nuevo marco legal se adoptó para implementar la Ley de Irlanda del Norte de 2019, que despenalizó el aborto en Irlanda del Norte, impuso puso una moratoria a los procesos penales relacionados con el aborto y obligó al gobierno del Reino Unido a dar acceso legal al aborto en la región antes del 31 de marzo.

Se aprobó mientras se suspendía la Asamblea de Irlanda del Norte, aunque la legislatura reanudó la reunión en enero.

Antes de la Ley NI EF, el aborto estaba legalmente permitido en la región solo si la vida de la madre estaba en riesgo o si existía el riesgo de daños graves a largo plazo o permanentes en su salud mental o física.

Walker escribió en su prólogo que, a pesar de la restauración de la Asamblea de Irlanda del Norte, «el Gobierno sigue con su deber legal en virtud de la sección 9 de la Ley NI EF, y entiende la fuerza de los sentimientos sobre este tema y siempre hemos sido claros que la mejor manera de llevar adelante la reforma en esta área hubiera sido que el Ejecutivo y la Asamblea lo llevaran adelante, en el mejor interés de Irlanda del Norte».

Resultados de la consulta en 2019

El nuevo marco legal se adoptó luego de una consulta en noviembre y diciembre de 2019 que formuló 15 preguntas con respecto a las particularidades de cómo se debe hacer la provisión legal de aborto en Irlanda del Norte. La consulta se basó en un caso propuesto.

Se recibieron más de 21.200 respuestas a la consulta. De las respuestas, el 79% «expresó una opinión al registrar su oposición general a cualquier disposición de aborto en Irlanda del Norte más allá de lo que actualmente está permitido».

Carla Lockhart, una diputada recientemente elegida para un distrito electoral de Irlanda del Norte que es miembro del Partido Unionista Democrático, dijo que el marco legal adoptado «ignora el acuerdo de devolución y el punto de vista abrumador del pueblo de Irlanda del Norte».

Irlanda del Norte rechazó la Ley de Aborto de 1967, y los proyectos de ley para legalizar el aborto en casos de anomalías fetales fatales, violación o incesto fracasaron en la Asamblea de Irlanda del Norte en 2016.

Explicaciones del gobierno

«El Gobierno aprecia la amplia gama de respuestas de consulta recibidas y estamos extremadamente agradecidos con todas las personas y organizaciones que se tomaron el tiempo para responder», escribió Walker. «También reconocemos que hay una amplia gama de puntos de vista sobre estos delicados temas de política, que hemos considerado cuidadosamente y procurado garantizar que se reflejen adecuadamente en la respuesta del Gobierno a la consulta».

Dijo que «al considerar las respuestas a la consulta, hemos tratado de equilibrar el rango de puntos de vista con respecto a nuestras obligaciones legales, y hemos tomado decisiones pragmáticas por evidencia, con el fin de presentar un nuevo marco legislativo que sea operacionalmente sólido, que funcione mejor para Irlanda del Norte y así cumplimos con el deber del Gobierno».

El gobierno dijo que «se basó particularmente» en las consultas proporcionadas por «los encuestados con experiencia o conocimientos en términos de viabilidad operativa y acceso adecuado a los servicios en el terreno en Irlanda del Norte».

El límite de 12 semanas para los abortos por libre elección de la madre se adoptó «para permitir el acceso a las víctimas de delitos sexuales (es decir, violación e incesto)» y porque, según el gobierno, «la introducción de un marco legal que cree barreras de acceso es poco probable que reduzca la tasa de abortos, pues se preferiría que las mujeres compren ilegalmente píldoras online para el aborto, con riesgos para la salud, en lugar de acceder a servicios seguros».

Muchas de las disposiciones fueron adoptadas para estar en línea con la legislación vigente en Inglaterra, Gales y Escocia.

La enmienda a la Ley NI EF que obliga al gobierno a prever el aborto legal en Irlanda del Norte fue presentada por Stella Creasy, diputada laborista que representa a una circunscripción de Londres.

En octubre de 2019, el Tribunal Superior de Belfast dictaminó que la prohibición en la región de aborto de niños no nacidos con anomalías fatales violaba los compromisos de derechos humanos del Reino Unido.

Las mujeres de Irlanda del Norte han podido obtener abortos gratuitos del Servicio Nacional de Salud en Inglaterra, Escocia y Gales desde noviembre de 2017.

Añadir comentario