Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|jueves, agosto 13, 2020
  • Siguenos!

El Gobierno reactiva la concesión de la nacionalidad española a los sefardíes 

Tres millones de descendientes de los judíos expulsados podrían beneficiarse. Felipe González aplicó la medida en 1988, pero Zapatero la frenó hace tres años

El Gobierno ha decidido reactivar la concesión de la nacionalidad española por carta de naturaleza a los extranjeros sefardíes que así lo soliciten. Hoy, los ministros de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, y de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón,participarán en un acto en el Centro Sefarad-Israel, en el que será presentado el procedimiento para llevar a cabo la medida, de la que pueden beneficiarse unos tres millones de personas descendientes de los judíos que fueron expulsados de España en el 1492.

La concesión de la nacionalidad a los sefardíes fue acordada por el Gobierno de Felipe González, tras unas modificaciones realizadas en el Código Civil, en 1988. Durante años se fue aplicando, aunque no de manera masiva, sino de forma individual, hasta que en 2009, el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero frenó las concesiones. La llegada al poder de Mariano Rajoy, volvió a poner la medida en marcha y, a lo largo de este año, se han concedido ya unas 120 nacionalidades, mientras varios centenares más se encuentran a la espera de que se resuelva su solicitud por el Ministerio de Justicia.

Instrucciones

Ahora, el departamento de Asuntos Exteriores, de acuerdo con el de Justicia, cursará instrucciones a las embajadas y consulados de los países en los que se estima hay judíos sefardíes para darles a conocer el nuevo procedimiento, con el que se pretende facilitar el acceso a la nacionalidad española a quienes lo soliciten.

Aunque la diáspora llevó a los judíos por todo el mundo, hoy se considera que los países en los que hay una mayor población de descendientes de los expulsados de España en tiempos de los Reyes Católicos son, además de Israel, Turquía, Francia, Argentina, Brasil, Venezuela, Bélgica y Grecia. En algunos de ellos, como Turquía o Venezuela, se han registrado en los últimos tiempos bastantes solicitudes de personas que se consideran inseguras en esos países y ven en la obtención de la nacionalidad española una vía de salida a sus problemas.

Para determinar qué personas tienen derecho a la nacionalidad española -algo que no resulta siempre fácil- el nuevo procedimiento valorará elementos como los documentos que tengan en su poder, libros o artículos en que se haga referencia a su familia, sus apellidos o los informes de algunos rabinatos y comunidades de judíos que disponen de más datos, como la de España.

Muchas comunidades sefardíes han mantenido viva la cultura española, así como la lengua judeoespañola, el ladino, e incluso canciones de sus antepasados.

Precisamente en el Centro Sefarad-Israel se exhibe estos días una exposición bajo el título «De buena tinta», que recoge medio centenar de cabeceras de periódicos publicados en ladino.

Al acto de mañana asistirán también el director del Centro Sefarad,Florentino Portero, y el presidente de la Comunidades Judías de España, Isaac Querub.

Añadir comentario