Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|lunes, noviembre 30, 2020
  • Siguenos!

El Papa pide que Francia «reaccione unida frente al mal con el bien» 

Ante el ataque que ha acabado con la vida de tres personas en torno a la basílica de Notre Dame, en Niza, el obispo de la ciudad desea «que el espíritu de perdón de Cristo prevalezca frente a estos actos de barbarie»

El Papa Francisco «está cercano a la comunidad católica» de Niza, donde en la mañana de este jueves tres personas han sido asesinadas en el entorno de la basílica de Notre Dame en un ataque terrorista. «Es un momento de dolor, en un tiempo de confusión. El terrorismo y la violencia no pueden ser aceptados nunca», ha manifestado el director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, Matteo Bruni, en nombre del Santo Padre.

Ante un ataque que «ha sembrado muerte en un lugar de amor y consolación como es la casa del Señor», prosigue Bruni, el Pontífice «reza por las víctimas y sus seres queridos, para que la violencia cese, para que se vuelva a mirar al otro como hermanos y hermanas y no como enemigos y para que el pueblo francés pueda reaccionar unido frente al mal con el bien».

En el mismo sentido se expresaba, horas antes, monseñor André Marceau, obispo de Niza. A pesar de su «tristeza infinita» como «ser humano» por «lo que otros seres, llamados seres humanos, pueden hacer», el obispo concluía su comunicado pidiendo «que el espíritu de perdón de Cristo prevalezca frente a estos actos de barbarie».

Dolorosos antecedentes

Su dolor es aún mayor, reconoce, por tratarse del segundo atentado islamista en la ciudad. El 14 de julio de 2016, en plena fiesta nacional, un terrorista embistió con su camión a los cientos de personas que se agolpaban en el Paseo de los Ingleses. Más de 80 personas perdieron la vida entonces.

Este nuevo ataque se produce, además, menos de dos semanas después del asesinato del profesor Samuel Paty, decapitado a las afueras de París después de mostrar unas caricaturas de Mahoma en una clase sobre libertad de expresión.

Por último, Niza todavía se está recuperando del paso de la tormenta Alex, que a comienzos de octubre causó la desaparición de ocho personas a sus alrededores. «Mi emoción solo puede ser fuerte después de esta nueva tragedia que llora nuestra diócesis», confiesa monseñor Marceau. «Todas mis oraciones están con las víctimas, sus seres queridos, las fuerzas del orden, los sacerdotes, y los fieles heridos en su fe y esperanza». De momento, se han cerrado y puesto bajo protección policial todas las iglesias de la ciudad.

«Bienaventurados los perseguidos»

El obispo de Niza, junto con sus feligreses, está recibiendo en estos momentos la solidaridad y oraciones de varios de sus hermanos en el episcopado. La Conferencia Episcopal Francesa ha pedido que este jueves a las 15:00 horas todas las campanas de las iglesias del país toquen a muerto, y que los fieles se unan en oración pidiendo por las víctimas, para que los católicos se sientan «confortados y renovados en su testimonio evangélico» y para que Dios escuche el «grito de desesperación» de la humanidad y que la esperanza de la resurrección «nos arraigue en una esperanza genuina».

Los mensajes también se multiplican en las redes sociales. Monseñor Éric de Moulins-Beaufort, presidente de la Conferencia Episcopal Francesa, recuerda a través de su cuenta en Twitter cómo el domingo, en la solemnidad de Todos los Santos, «escucharemos del Señor: “Bienaventurados los que trabajan por la paz, ellos serán llamados hijos de Dios. Feliz si eres perseguido por mi causa, porque tu recompensa será grande en el cielo”».

Desde España

Desde España, el presidente de la Conferencia Episcopal Española, el cardenal Juan José Omella, ha pedido orar «juntos por el fin de la violencia», unidos al dolor de todos los nicenses. Y recuerda, citando la encíclica Fratelli tutti, que «el mandamiento de la paz está inscrito en lo profundo de las tradiciones religiosas que representamos».

También el cardenal Carlos Osoro, arzobispo de Madrid y vicepresidente de la Conferencia Episcopal Española, se ha mostrado «consternado por el atentado en una Iglesia en Niza. Dios es Vida y Amor al prójimo, no odio y muerte». Asegura, al tiempo, su oración por la diócesis y las víctimas.

El «horror» de Musulmanes de Francia

Desde el ámbito musulmán han llegado reacciones de «horror», «miedo y asombro» ante el atentado. Es el término que utiliza la organización Musulmanes de Francia para este «bárbaro» y «abyecto» ataque terrorista (). La organización «reafirma su total y firme condena del terrorismo. Nunca aceptaremos ninguna violencia cometida en nombre del islam». Francia cuenta, aseguran, con «ciudadanos de fe musulmana para denunciar, rechazar y extraer en él todas las semillas de este terrible mal».

El comunicado desea una pronta recuperación a los heridos y que el atacante, que se encuentra detenido y también ha sufrido heridas, «pueda responder en la corte y sea condenado severamente». «Más que nunca, estemos unidos, unidos y decididos juntos para erradicar el terrorismo».

Críticas musulmanas contra Francia

Según informa Europa Press, el ataque ha tenido lugar en torno a las 9:00 horas en la basílica de Notre Dame de Niza. De las tres víctimas mortales, el alcalde, Christian Estrosi, ha confirmado que dos han perdido la vida dentro del templo. El sospechoso fue tiroteado por los primeros agentes que llegaron al lugar, según el diario Le Monde.

Al igual que el ministro del Interior, Gérald Darmanin, el alcalde ha instado a la ciudadanía a evitar la zona. «Todo hace suponer», ha manifestado en Twitter, que se trata de un atentado terrorista atribuible al «islamofascismo». El detenido no dejaba de repetir «Allahu akbar» (Alá es el más grande) mientras lo atendían los médicos. La Fiscalía antiterrorista ha asumido las investigaciones. La Policía Nacional ha confirmado en Twitter que ha realizado varias explosiones controladas, en un intento por llamar a la calma de la población: «La situación está bajo control».

Francia ha sido objeto de críticas en estos últimos días por parte del mundo musulmán a raíz de la cruzada lanzada por el presidente, Emmanuel Macron, contra el «separatismo islámico». Líderes internacionales como el mandatario turco, Recep Tayyip Erdogan, han acusado a Macron de xenofobia y de ser «hostil» al islam. Los atentados contra Paty y el de este jueves en Niza coinciden también con el juicio por el ataque contra la revista Charlie Hebdo de enero de 2015.

Añadir comentario