Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|lunes, julio 22, 2019
  • Siguenos!

El portavoz de los obispos recuerda los criterios que deberían guiar a la hora de votar 

“ES IMPRESCINDIBLE UN APOYO CLARO Y DECIDIDO A LA FAMILIA FUNDADA EN EL MATRIMONIO ENTRE HOMBRE Y MUJER ABIERTO A LA VIDA”

El secretario general de la Conferencia Episcopal, Luis Argüello, ha escrito una carta en la revista Ecclesia en la que enumera los criterios que deberían guiar a un cristiano a la hora de votar en el contexto actual.

En un artículo para la revista Ecclesia, el obispo auxiliar de Valladolid, reconoce que “un elector cristiano, en su juicio, ha de tener en cuenta la luz de la fe, la enseñanza de la Iglesia y los imperativos éticos que de ellas dimanan”. Se requiere, pues, “un discernimiento de las opciones electorales aun sabiendo que ningún programa político agota las exigencias del Evangelio; tampoco puede esperarse de la política la salvación” continúa el portavoz de la Conferencia Episcopal.

Muchas veces, dice Arguello, “no habrá otra salida que la del bien posible, la del mal menor o la opción menos oscura”, y esto es, según el prelado, una “actitud siempre preferible a la de la indiferencia”.

El portavoz de la CEE dice que “en las elecciones próximas” conviene tener en cuenta una serie de factores. El primero de ellos, según la lista que nos ofrece es la “dignidad sagrada de la vida humana desde su inicio a su fin natural.”

Es imprescindible, alerta Arguello, “un apoyo claro y decidido a la familia fundada en el matrimonio entre hombre y mujer abierto a la vida”. “Las zonas de la «España vacía» precisan un apoyo especial”, asegura.

“Es muy importante una comprensión antropológica respetuosa del signifcado esponsal de la diferencia sexual y su vínculo con la transmisión de la vida que impregne la educación y la acción social” dice Arguello, advirtiendo también de lo preocupante de “la reducción de la persona a individuo de una especie animal más”, en referencia al animalismo creciente.

El prelado asegura que ha de garantizarse “el derecho de los padres a escoger el modelo de educación integral que desean para sus hijos”.

“También parece necesario abordar la reforma del «Estado del bienestar»” continúa Arguello, añadiendo que son convenientes políticas que favorezcan la libre iniciativa social, la incorporación de los jóvenes a la vida laboral, el trabajo que asegure la renta familiar, la justa distribución de la riqueza y la moralidad en la vida económica, así como el cuidado del medio ambiente. Reclaman una especial atención los más desfavorecidos de la sociedad: pobres, inmigrantes, enfermos y ancianos que viven solos, etc.”

Respecto a la inmigración dice que es “una llamada al reconocimiento de la dignidad humana y de la fraternidad universal que nos piden cuidar la acogida y la integración de los que llegan” y que la política “ha de abordar las causas del problema migratorio y buscar ahí las posibles soluciones”.

Al referirse a la crisis catalana Argüello subraya que “el llamado ‘derecho a decidir’ no es moralmente legítimo en sí mismo pues supondría la absolutización de la voluntad de poder desvinculada de la moralidad del contenido de la decisión y del marco social e institucional donde se toman las decisiones”, a lo que añadió que “Se entronizan los sentimientos y se reclaman como derechos”.

En materia internacional defiende el proyecto europeo “como ámbito de paz y promoción” en el que “los cristianos han de estar presentes”. Añade que quizá la «construcción europea» peque de exceso de burocracia y de “resabios de ingeniería social en tantas de sus directivas; también de cierta cerrazón en la defensa de su situación privilegiada”. No obstante, dice Arguello, sigue siendo en el mundo un signo positivo de respeto a la dignidad y de organización de la convivencia entre las personas y los pueblos. “La acogida de la vida y la solidaridad con otros ayudarían a reverdecer sus mejores raíces” continuó.

Termina el comunicado pidiendo al Señor que “nos ilumine y a la Inmaculada Concepción y a Santiago apóstol que intercedan por nosotros para que nuestro voto sea responsable y libre y las elecciones que se anuncian contribuyan a la paz y al bien común de nuestro pueblo”.

Añadir comentario