Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|viernes, julio 19, 2019
  • Siguenos!

El rabino Skorka peregrinará con el Papa a Tierra Santa 

El Papa quiere que el rabino de Buenos Aires le acompañe el próximo año en octubre en su peregrinación a Tierra Santa. La idea de aquel viaje partió del Patriarca de Constantinopla, con el fin de conmemorar el 50 aniversario del abrazo del Pablo VI y el Patriarca Atenágoras en Jerusalén

El rabino Abraham Skorka, amigo de Jorge Bergoglio, con quien llegó a publicar un libro, tras una serie de debates en Argentina, ha visitado Roma, invitado por la Comunidad de San Egidio, que ha organizado un encuentro internacional por la paz.

Según cuenta el diario La Nación, el rabino de Buenos Aires se ha alojado en la Casa de Santa Marta, la residencia vaticana donde vive el Papa. Ambos han podido charlar, y las conversaciones no se han limitado a recordar los buenos tiempos en Argentina. «Amén de la amistad, ahora tenemos un desafío espiritual: en qué medida podemos dar un mensaje de paz, en qué medida lo nuestro puede hacer esa marca en la historia que queremos hacer», ha dicho dice Skorka a La Nación.

Según este diario, el Papa y su amigo rabino planean ir juntos a Tierra Santa el año próximo. Francisco ha sido invitado tanto por Israel como por la Autoridad Nacional Palestina. Además, el Patriarca ecuménico de Constantinopla, Bartolomé I, le ha propuesto una peregrinación conjunta para celebrar los 50 años del encuentro entre Atenágoras y Pablo VI en Jerusalén.

Skorka podría unirse a esa peregrinación. «Sueño con un abrazo con él delante del Kotel, el Muro de los Lamentos, y con ir juntos a Belén, donde nació Jesús», dice. De este modo, la vieja amistad entre Jorge Bergoglio y el rabino serviría para dar un fuerte impulso al diálogo entre cristianos y judíos. «Tenemos tradiciones distintas –dice Skorka–, pero estamos creando un diálogo que no existió por siglos entre católicos y judíos. Los dos creemos que Dios de alguna forma tiene que ver con nuestra amistad y con lo que hacemos. Hay demasiadas coincidencias para creer que todo fue casual».

Añadir comentario