Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|jueves, octubre 22, 2020
  • Siguenos!

El soberanismo sobrevuela la asamblea de los obispos 

No aparecen en el orden del día, pero la actualidad de la problema catalán o las inminentes elecciones generales del 20 de diciembre suscitarán comentarios entre los obispos españoles, ya sea en círculos o dentro del discurrir de la Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Española (CEE), que se celebra desde hoy y hasta el viernes en Madrid, aunque la segunda de las posibilidades se decidirá sobre la marcha y si algún prelado lo propone, comentan a LA RAZÓN fuentes episcopales. Es probable, del mismo modo, que en el discurso que hoy pronuncie el presidente de la CEE, Ricardo Blázquez, en la apertura de la reunión realice una mención especial a los atentados que golpearon la ciudad de París la noche del pasado viernes.

Según fuentes consultadas por este periódico, la situación en Cataluña así como el reciente nombramiento de Juan José Omella como nuevo arzobispo de Barcelona –esta vez acude en calidad de administrador apostólico de La Calzada-Logroño– hacen de la cuestión catalana uno de los temas más recurrentes en las conversaciones de los obispos españoles.

En Cataluña, salvo la excepción del obispo de Solsona, Xavier Novell, los prelados se han mantenido al margen del desafío soberanista y de sus implicaciones políticas. De hecho, ante la celebración de las últimas elecciones autonómicas, este organismo emitió un comunicado en el que afirman que «no corresponde a la Iglesia ofrecer soluciones concretas», pero sí defienden «la legitimidad de todas las opciones políticas que respeten la dignidad de las personas y los pueblos». Es en esta clave, la de la neutralidad, en la que se entiende la elección del nuevo arzobispo de Barcelona. De hecho, el propio Omella tras darse a conocer su designación dijo: «Yo soy sólo un pastor que va a pastorear la Iglesia, no soy un político que va a hacer política».

Xavier Novell, por contra, es el verso suelto en esta distancia con la política que toman los obispos catalanes. De hecho, antes de los comicios catalanes, escribió una carta pidiendo el voto para las opciones independentistas. En concreto, para Junts pel Sí. Contrario a la postura de Novell se ha manifestado el cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, quien convocó una vigilia de oración por la unidad de España. Cabe recordar en este sentido que la Conferencia Episcopal ya se pronunció sobre el tema en el documento «Orientaciones Morales para la situación actual de España», de 2006, donde se reconoce la legitimidad de las opciones nacionalistas, pero se advierte de que «ninguna de las regiones actualmente existentes, más o menos diferentes, hubiera sido posible tal como es ahora, sin esta antigua unidad espiritual y cultural de los pueblos de España».

La otra cuestión política que estará de fondo durante los trabajo episcopales son la próximas elecciones generales. En los últimos comicios, la Conferencia Episcopal, a través de su Comisión Permanente, emitió notas en las que proponía a los católicos una serie de orientaciones morales que les pudiesen ayudar a la hora de decidir su voto. En esta ocasión, no está tan claro que vaya a haber un pronunciamiento ad hoc de los obispos, pues el organismo que se encarga de ello se reunió antes de la convocatoria de elecciones y no se va a volver a reunir hasta el próximo año. En este sentido, algunos obispos consideran que la Plenaria debería aprobar una nueva declaración, mientras que otro sector cree que no hace falta manifestarse al respecto, teniendo en cuenta que las orientaciones de otras elecciones tienen validez para el momento actual.

Por ejemplo, en 2011, los obispos advirtieron del peligro de las propuestas que van contra el derecho a la vida y no la defienden desde su concepción hasta la muerte natural, o de aquellas que no respetan el derecho de los padres a educar a sus hijos en sus propias convicciones o a la clase de Religión. También se referían, en el momento más crítico de la crisis económica, a la promoción de políticas sociales y promotoras de la dignidad de las personas». Si al final se produce alguna declaración, iría en esta línea.

Al margen de estas cuestiones, el trabajo de los obispos estará marcado por el estudio de varios documentos, así como por el nuevo Plan Pastoral 2016-2020. Además, se estudiarán los balances y la liquidación del año 2014, los criterios de constitución y distribución del Fondo Común Interdiocesano para el 2016 y los presupuestos de la CEE y de los organismos que de ella dependen. Precisamente, la Plenaria renovará en su cargo, salvo sorpresa, al vicesecretario para Asuntos Económicos, Fernando Giménez Barriocanal.

 

Añadir comentario