Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|lunes, noviembre 30, 2020
  • Siguenos!

Lámpara es tu palabra para mis pasos, luz en mi sendero 
10 de Octubre
Por Ángel Pérez Martín

En aquel tiempo, mientras Jesús hablaba a la gente, una mujer de entre el gentío, levantando la voz, le dijo: «Bienaventurado el vientre que te llevó y los pechos que te criaron».
Pero él dijo: «Mejor, bienaventurados los que escuchan la palabra de Dios y la cumplen» (San Lucas 11, 27-28).

COMENTARIO

Si soy sincero, al estar escribiendo temo que lo que pueda decir no aporte nada a la sabiduría profunda que Lucas quiere transmitir en estos tres versículos de hoy. Pero a mí, personalmente me ha hecho reflexionar, como es habitual, planteándome mi actitud de cristiano. ¿qué es ser cristiano? ¿algo estético, moral, legal, emotivo? Dice la palabra que mientras Jesús hablaba una mujer levantó la voz para alagarle. Tantas veces esa es mi actitud, me quedo en el alago, en lo exterior, en la emoción, pero y después ¿qué? Cristo es la palabra de Dios hecha carne que manifiesta la existencia de Dios. Si Dios no se refleja en mi forma de vivir es porque soy como esta señora que acompaña a Jesús pero ni escucha ni acoge su palabra sino que le suelta una frase bonita, su frase bonita. El tiempo nos apremia; el Señor este año nos ha hecho presente nuestra contingencia, ha probado si en nuestra vida existe dicha o no existe, si hay una palabra que coloque cada cosa en su sitio. Porque la dicha está en la palabra de Dios acogida en cada una de nuestras vidas: esta es la que genera esperanza, misericordia, alegría, gozo, paciencia…. María es la dichosa entre todos los hombres, no por haber sido la madre biológica de Jesús sino porque en todo momento acogió esa palabra creadora que dio sentido a su existencia, a su misión: «Lámpara es tu palabra para mis pasos, luz en mi sendero» (Sal 118,105).

Responder a Lámpara es tu palabra para mis pasos, luz en mi sendero

  1. Antonio Ponce Frías

    Esta mujer pudo reconocer en Cristo al hijo de Dios. Que ya es una gracia.

    Ya me gustaría reconocerle tantas veces en mi vida.

    Gracias por tu comentario.

     

Reply to Antonio Ponce Frías