Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|miércoles, diciembre 1, 2021
  • Siguenos!

España es de los países de la Unión Europea que menos ayudas dedica a la familia 

España, de los países europeos que menos ayudas da a las familiasLu Tolstova

En comparación con otros países del continente, España se encuentra a la cola en ayudas a la maternidad. Analizamos el caso de Italia, Suecia y Francia

Uno de cada tres países de la Unión Europea tiene un ministerio de la familia. Sin embargo, España no es uno de ellos. Según el informe de Evolución de la Familia en España en 2021, del Instituto de Política Familiar (IPF), la media europea del PIB destinado por cada país a la familia es del 2,2 %, mientras que en España tan solo se le dedica un 1,3 %, colocándose como uno de los países del continente que menos ayudas monetarias les otorga. De cada 18 € que España dedica a gastos sociales, solo 1 euro se dedica a la familia.
España es el cuarto país del mundo con peor índice de fecundidad, según el mismo informe; y a nivel europeo, Malta y España son los países comunitarios con peor tasa de natalidad. Las ayudas ofrecidas por el Gobierno, aunque tienen como objetivo el fomento de la natalidad, tampoco ayudan mucho, si bien algunas comunidades autónomas tienen medidas propias. En comparación con otros países del continente, España se encuentra a la cola en ayudas a la maternidad.
En enero de 2021, el permiso de paternidad se igualó al de maternidad en 16 semanas de baja retribuida. Las prestaciones por nacimiento y cuidado del menor engloban estas dos ayudas, y según el Instituto Nacional de la Seguridad Social, «la prestación económica por nacimiento y cuidado de menor consistirá en un subsidio equivalente al 100 % de una base reguladora que es equivalente a la de incapacidad temporal, derivada de contingencias comunes». Sin embargo, actualmente se está asistiendo al atasco en las tramitaciones de estas prestaciones, que está generando retrasos en los pagos de hasta seis meses.
La ayuda por hijo o menor a cargo, que antes consistía en un subsidio independiente, desde mayo de 2020 se integra dentro del Ingreso Mínimo Vital. El límite de renta para pedirlo está en 23.648 € con un hijo y 37.218 € con dos, y de esto mismo depende la cantidad abonada. No obstante, el IMV se ha concedido en la actualidad a 800.000 personas, cerca de la tercera parte de los beneficiarios previstos por el Gobierno, que era 2.300.000 personas. De todas las solicitudes presentadas, solamente una de cada cuatro ha sido aprobada.
A parte de estas dos prestaciones, para 2022 el Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030, ha anunciado una ayuda complementaria de 100 € mensuales por nacimiento y cuidado de los hijos en familias vulnerables, para todas aquellas personas que perciban el ingreso mínimo o que tenga una renta baja y un hijo menor de 18 años.
En casos de nacimiento o adopciones en familias numerosas, monoparentales o con progenitores con discapacidad igual o superior al 65 %, existe una ayuda de 1000 € de un único pago anual, siempre que no se rebase el límite máximo de ingresos establecidos por la Seguridad Social. Sin embargo, cuando el parto o la adopción es múltiple se otorga un pago único anual cuya cantidad se calcula multiplicando por cuatro, por ocho o por doce –dependiendo del número de hijos– el salario mínimo interprofesional del año en curso.

Deducciones y no más ayudas

Estas son todas las ayudas monetarias que reciben las familias en España, aunque también se pueden aplicar deducciones en la Declaración de la Renta por ser familia numerosa –de entre 1.200 a 2.400 euros–, o cambiarlo por un bono mensual por anticipado a razón de entre 100 y 200 € dependiendo de los casos. Las madres trabajadoras también pueden deducirse hasta 1.200 € en el IRPF hasta que el niño cumpla los tres años.
La situación de nuestra vecina Italia, uno de esos países comunitarios con ministerio para la familia, es similar a la de España en materia de natalidad. El corresponsal en el Vaticano de El DebateAntonio Olivié, informa de que se va a aplicar una serie de nuevas medidas para relanzar los nacimientos a partir de 2022, englobadas dentro de una reforma integral llamada Family Act.
«Con estas ayudas, una familia de ingresos bajos con tres hijos puede recibir 540 euros al mes hasta que sean mayores de 21 años, aunque están contempladas ayudas más allá de esta edad, mientras el hijo está estudiando una carrera», informa Olivié. Entre estas medidas se incluyen descuentos en guarderías, en los alquileres para las parejas jóvenes o para familias con hijos mayores que todavía siguen estudiando. También están previstas las bajas parentales por cada nuevo nacimiento, que afectan a los dos progenitores. Se establece un periodo de dos meses de baja por cada hijo y un periodo de descanso obligatorio para el padre de al menos diez días.

Suecia es el mejor país para ser padre

En el lado completamente opuesto de la balanza se encuentran países como Francia y Suecia. De hecho, el Best Countries Report de 2020 clasificaba a este país nórdico como el segundo mejor para formar una familia, mientras que España se situaba en el lugar número quince. Los países nórdicos presentan las tasas de fecundidad más altas de la Unión Europea. En estos países, junto con Francia, esa cifra se acerca al mínimo requerido para el reemplazo generacional.
En Suecia, los progenitores tienen derecho a 18 meses de baja, de los que el padre debe coger 12 semanas obligatorias. Si cada uno coge la mitad de este tiempo, reciben una bonificación de 1.500 € por fomentar la igualdad entre sexos. Las prestaciones son pagadas por la seguridad social sueca (Försäkringskassan), y suele representar un 80 % del sueldo, aunque existe un máximo de 20.000 coronas mensuales –casi 2.000 €. En este país incluso tienen un verbo propio (vabbar) para definir el hecho de quedarse en casa cuidando de los niños cuando se ponen enfermos. Estos días también son retribuidos por la Försäkringskassan.

Un 4 % del PIB francés a la familia

Según el informe de Evaluación de la Familia en Europa en 2018 del IPF, Francia es el país de la unión que más PIB dedica a gastos sociales, alrededor del 4 %, seguido de Dinamarca y Finlandia. Esto implica ayudas que superan los 900 euros por hijo y que el 92 % de las plazas de las guarderías sean gratuitas. En el país galo, los padres tienen, al igual que en España, 16 semanas de baja por cada nacimiento. Sin embargo, este tiempo aumenta a 26 semanas en caso de que se trate del tercer hijo.
La Caja de Subsidios Familiares (CAF) es la encargada de las prestaciones a las familias, y existen ayudas tan diversas como el `subsidio a tanto alzado´ – se abona una cantidad de 83 € al mes a las familias que tienen a su cargo al menos tres hijos y que pierden el beneficio de una parte de las prestaciones familiares–, o el `subsidio de vuelta al cole´ – supeditado al nivel de renta, se abona por cada hijo escolarizado entre los 6 y los 18 años. Oscila entre los 372 y 406 dependiendo de la edad del niño–.
En Francia se dan también ayudas de manutención y de acogimiento durante la primera infancia, que tratan de dar soporte económico a las familias para hacer frente al nacimiento de los hijos, los gastos derivados de la educación y cuidados de los niños. Estas oscilan entre los 150 euros, en el que caso del `complemento por libre elección de cuidado de los hijos´ hasta los 953 €, en el de la `prima por nacimiento´.
Estas son algunas de las prestaciones de la larga lista de la Caja de Subsidios Familiares francesa, entre las que se incluye por ejemplo una ayuda a la mudanza, con las que España no puede competir. Mientras que el gobierno español dedica 1 de cada 18 € a la familia, en Francia dedican uno de cada tres.

Añadir comentario