Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|jueves, septiembre 19, 2019
  • Siguenos!

Estar contigo 

Álvaro y Zuzana
29 y 27 años. Funcionario y Ama de casa
1 año de casados. 1 hijo

¿Cómo os conocisteis?
En una “Javierada”, es decir, en una peregrinación a Javier (Navarra).

¿Quién es Dios para vosotros?
Es nuestro Padre, Creador y Salvador. Es nuestra esperanza y la roca en la que nos apoyamos, porque son muchas las cosas de las que nos ha salvado el Señor: del egoísmo, de los miedos, de la esclavitud de ser el mejor a cualquier precio, siendo pecadores.

¿Cómo ha sido vuestra experiencia en el noviazgo desde el punto de vista cristiano?
Estar en la Iglesia nos ayudó mucho a vivir ese tiempo como preparación al matrimonio. Es un combate constante pero merece la pena.

¿Cómo vivís vuestro matrimonio en medio de esta sociedad?
Nuestra vida como personas y matrimonio únicamente cobra sentido como cristianos. Por eso estamos alegres y tratamos de vivir como tales, a pesar de que muchas veces no podemos como quisiéramos. Es difícil vivir plenamente como cristianos en esta sociedad. En el trabajo he vivido duros momentos y recurro a la ayuda del Espíritu Santo, porque por mí mismo no puedo responder.

¿Qué os aporta vivir vuestra fe en la Iglesia?
Nos ayuda a ver que se puede concebir la vida de otra manera, y es un gran apoyo como Madre y Maestra.


¿Cuál creéis que es la voluntad de Dios hoy en vuestra vida?
Susana, tú que eres de Eslovaquia, ¿cómo has vivido el cristianismo? ¿Has sufrido persecución?
Persecución propiamente no, aunque en un país en el que hay solamente un cuatro por ciento de católicos sobre el total de la población es casi imposible vivir la fe si no es en comunidad. De no ser así, te puedes sentir raro y apartado de los demás; la gente te lo hace ver así.

La Iglesia nos ayuda a discernir la voluntad de Dios para nosotros y tenemos alegría en intentar cumplirla. Dios protege a su pueblo y estamos tranquilos. Intentamos vivir la fe en casa, el trabajo, la familia, los amigos… Y eso incluye dar la vida en el matrimonio y en las relaciones con los demás. No obstante, el Señor tiene que estar todo el día detrás, porque si no es imposible para nosotros.

Arnaldo y María
31 años ambos.
5 años de casados. 2 hijos y 1 en camino

¿Cómo os conocisteis?
En la parroquia de Nuestra Señora del Castañar, en Madrid. Fue un noviazgo corto, porque los dos vimos claramente que estábamos encaminados al matrimonio.

¿Quién es Dios para vosotros?
Dios es nuestro Padre, que nos ha regalado una familia y unos hijos, que nos ha provisto de todo lo que necesitamos material y espiritualmente.

¿Cómo ha sido vuestra experiencia en el noviazgo desde el punto de vista cristiano?
La Iglesia nos ha ayudado a discernir nuestra vocación al matrimonio. Dios nos cuidó mucho, ya que pudimos respetarnos en el noviazgo y llegar vírgenes al matrimonio. De casados también nos sigue cuidando.

¿De qué manera os ayuda la fe en vuestra vida diaria?
Si Dios no está el matrimonio es muy difícil; es imposible amar al otro con sus errores y defectos. Por eso queremos que la base de nuestra familia sea Él. La Iglesia nos enseña a amar al otro tal y como es. También nos ayuda a educar a nuestros hijos y transmitirles la fe. Yo he estado mucho tiempo escandalizado de mi padre porque no lo tuve cerca; lo necesitaba y no podía recurrir a él. Con la ayuda de la Iglesia, el Señor ha iluminado mi vida y me la ha hecho ver perfecta, a pesar de la falta de un padre en la tierra. Yo no soy nadie para juzgarlo y estoy llamado a amarlo como es.

Hoy día tener hijos es una osadía, y vosotros ya vais por el tercero, ¿cómo lleváis ir a contracorriente?
Sé que podemos llegar a escandalizar. A veces, cuando regaño a mis hijos en la calle, la gente se me queda mirando como diciendo: “Mira esa, no puede con dos y trae otro”. Y es verdad que nosotros somos muy limitados, pero Dios ayuda. Es un orgullo tener hijos y una bendición haber encontrado una persona que comparte las misma ideas.

Mercedes Durán
Madre de familia

Añadir comentario