Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|martes, octubre 26, 2021
  • Siguenos!

Francisco, a los jóvenes: «No se puede conocer a Jesús si no se conoce a la Iglesia» 

 | 

«Levántate y defiende la justicia social, la verdad, la honradez y los derechos humanos; a los perseguidos, a los pobres y los vulnerables, a los que no tienen voz en la sociedad y a los inmigrantes».

El Vaticano ha publicado hoy el mensaje del Papa para la XXXVI Jornada Mundial de la Juventud, que tendrá lugar el próximo 21 de noviembre, solemnidad de Cristo Rey, y se celebrará simultáneamente en todas las diócesis del mundo.

En el escrito, Francisco recuerda su anterior mensaje a la juventud, publicado poco antes de la pandemia de coronavirus, cuando en el mundo entero «se tuvo que afrontar el sufrimiento causado por la pérdida de tantas personas queridas y por el aislamiento social». «Si la prueba nos mostró nuestras fragilidades, también hizo que aparecieran nuestras virtudes, como la predisposición a la solidaridad», asegura el Pontífice.

«Cuando un joven cae, en cierto sentido cae la humanidad. Pero también es verdad que cuando un joven se levanta, es como si se levantara el mundo entero. Queridos jóvenes, ¡qué gran potencialidad hay en sus manos! ¡Qué fuerza tienen en sus corazones!», escribe Su Santidad.

«Espero de todo corazón que este mensaje nos ayude a prepararnos para tiempos nuevos, para una nueva página en la historia de la humanidad», dice Francisco. «Pero, queridos jóvenes, no es posible recomenzar sin ustedes. Para volver a levantarse, el mundo necesita la fuerza, el entusiasmo y la pasión que tienen ustedes», continúa el Santo Padre, quien basa su mensaje en un pasaje de los Hechos de los Apóstoles: “¡Levántate! Te hago testigo de las cosas que has visto” (cf. Hch 26,16).

El Papa asegura a los jóvenes que «sólo un encuentro personal —no anónimo— con Cristo cambia la vida». «No basta haber escuchado hablar de Cristo a otros, es necesario hablar con Él personalmente. Esto, básicamente, es rezar. Es hablar a Jesús directamente, aunque tengamos el corazón todavía desordenado, la mente llena de dudas o incluso de desprecio hacia Cristo y los cristianos. Me gustaría que cada joven, desde lo profundo de su corazón, llegara a hacerse esta pregunta: “¿Quién eres, Señor?”», escribe Francisco.

El Sucesor de Pedro asegura que no podemos dar por descontado que todos conocen a Jesús, «aun en la era de internet».

«Cuántas veces hemos oído decir: “Jesús sí, la Iglesia no”, como si uno pudiera ser una alternativa a la otra. No se puede conocer a Jesús si no se conoce a la Iglesia. No se puede conocer a Jesús si no por medio de los hermanos y las hermanas de su comunidad. No nos podemos llamar plenamente cristianos si no vivimos la dimensión eclesial de la fe», asegura el Santo Padre.

«El Señor eligió a alguien que incluso lo había perseguido, que había sido completamente hostil a Él y a los suyos. Pero no existe una persona que para Dios sea irrecuperable», dice Francisco hablando del Apóstol de los Gentiles. «Por medio del encuentro personal con Él siempre es posible volver a empezar. Ningún joven está fuera del alcance de la gracia y de la misericordia de Dios. De ninguno se puede decir: está demasiado lejos, es demasiado tarde. ¡Cuántos jóvenes tienen la pasión de oponerse e ir contracorriente, pero llevan escondida en el corazón la necesidad de comprometerse, de amar con todas sus fuerzas, de identificarse con una misión!», exclama.

Su Santidad advierte más adelante en el texto que quien piensa «que lo sabe todo de sí, de los otros e incluso de las verdades religiosas, le costará encontrar a Cristo».

Francisco continúa después arengando a los jóvenes: «¡Cuánta fuerza y cuánta pasión habitan también en los corazones de ustedes, queridos jóvenes!». «Pero si la oscuridad que los rodea y la que está dentro de ustedes les impide ver correctamente, corren el riesgo de perderse en batallas sin sentido, hasta volverse violentos», escribe.

«Existe también el peligro de luchar por causas que en el origen defienden valores justos pero que, llevadas al extremo, se vuelven ideologías destructivas. ¡Cuántos jóvenes hoy, tal vez empujados por las propias convicciones políticas o religiosas, terminan por convertirse en instrumentos de violencia y destrucción en la vida de muchos! Algunos, nativos digitales, encuentran en el ámbito virtual y en las redes sociales el nuevo campo de batalla, utilizando sin escrúpulos el arma de las noticias falsas para esparcir veneno y destruir a sus adversarios», alerta el Santo Padre.

«Al abrazar la vida nueva que nos fue dada en el bautismo, recibimos también una misión del Señor: “¡Serás mi testigo!”. Es una misión a la que dedicarse, que lleva a cambiar la vida», escribe el Papa a los jóvenes.

El Sucesor de Pedro, «en nombre de Cristo», les dice:

  • «Levántate y testimonia tu experiencia de ciego que ha encontrado la luz, que ha visto el bien y la belleza de Dios en sí mismo, en los otros y en la comunión de la Iglesia que vence toda soledad.
  • Levántate y testimonia el amor y el respeto que es posible instaurar en las relaciones humanas, en la vida familiar, en el diálogo entre padres e hijos, entre jóvenes y ancianos.
  • Levántate y defiende la justicia social, la verdad, la honradez y los derechos humanos; a los perseguidos, a los pobres y los vulnerables, a los que no tienen voz en la sociedad y a los inmigrantes.
  • Levántate y testimonia la nueva mirada que te hace ver la creación con ojos maravillados, que te hace reconocer la tierra como nuestra casa común y que te da el valor de defender la ecología integral.
  • Levántate y testimonia que las existencias fracasadas pueden ser reconstruidas, que las personas que ya han muerto en el espíritu pueden resurgir, que las personas esclavas pueden volverse libres, que los corazones oprimidos por la tristeza pueden volver a encontrar la esperanza.
  • ¡Levántate y testimonia con alegría que Cristo vive! Difunde su mensaje de amor y salvación entre tus coetáneos, en la escuela, en la universidad, en el trabajo, en el mundo digital, en todas partes».

Añadir comentario