Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|lunes, junio 17, 2019
  • Siguenos!

Fuera de Tu voluntad nada me interesa 
29 de enero
Por Victoria Luque

«En aquel tiempo, llegaron la madre y los hermanos de Jesús y desde fuera lo mandaron llamar. La gente que tenía sentada alrededor le dijo: “Mira, tu madre y tus hermanos están fuera y te buscan”. Les contestó: ”¿Quienes son mi madre y mis hermanos?”. Y, paseando la mirada por el corro, dijo: ”Estos son mi madre y mis hermanos. El que cumple la voluntad de Dios, ese es mi hermano y mi hermana y mi madre “». (Mc 3, 31-35)


Al leer este evangelio ha venido a mi mente otro pasaje en el cual al Maestro le dicen sus discípulos, “Rabbi, come”, y Él, en el contexto de que todo hombre necesita comer, responde: “Yo tengo un alimento que vosotros no conocéis, que es hacer la voluntad de mi Padre, que me ha enviado”. Ese es el verdadero alimento. El alimento de todo cristiano. Estar en la voluntad de Dios. Querer la voluntad del Padre. Amarla como a la propia vida.

¿Y qué es eso? ¿Cuál es la voluntad de Dios? ¿Qué es lo que Dios espera de mí? A esto también responde Jesucristo, en un momento determinado, cenando con sus discípulos, cuando sabía que la muerte estaba cerca. Les dice: “Para eso he venido al mundo, para que te conozcan a ti, Padre, y conociéndote tengan vida eterna”. Vida dentro de nosotros. Vida verdadera. Es decir, que la voluntad de Dios es que le conozcamos, que sepamos verdaderamente cómo es Él, y que conociéndole, amándole, tengamos Vida con mayúsculas.

Porque hay una cosa fundamental en todo esto, y lo dice su entrañable amigo Juan…  cuando sus discípulos le dicen, ¿cómo era el Maestro? ¿Cómo definirías todas sus enseñanzas? Juan contesta sin vacilar, con algo muy sencillo: “Dios es amor”.

“Dios es amor”. Aquí está resumida toda la enseñanza de Cristo. Dios nos ha amado tanto que se ha encarnado en un hombre, Cristo Jesús, y ha vivido y pateado esta tierra nuestra, y ha amado, y ha sufrido, y se ha enternecido y llorado con nosotros.

Y nos ha enseñado el camino del Amor en la medida de la cruz. Amando sin medida. Amando hasta al enemigo. Ese es el verdadero amor y a esto estamos llamados. Esta es su Voluntad, para ti y para mí hoy.

Victoria Luque

Añadir comentario