Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|martes, octubre 26, 2021
  • Siguenos!

Fueron anunciando el Evangelio 
22 de Septiembre
Por Francisco Javier Sánchez Hita

En aquel tiempo, Jesús reunió a los Doce y les dio poder y autoridad sobre toda clase de demonios y para curar enfermedades.
Luego los envió a proclamar el reino de Dios y a curar a los enfermos, diciéndoles: «No llevéis nada para el camino: ni bastón ni alforja, ni pan ni dinero; tampoco llevéis túnica de repuesto. Quedaos en la casa donde entréis, hasta que os vayáis de aquel sitio. Y si alguien no os recibe, al salir de aquel pueblo sacudíos el polvo de los pies, para probar su culpa.»
Ellos se pusieron en camino y fueron de aldea en aldea, anunciando el Evangelio y curando en todas partes
(San Lucas 9, 1-6).

COMENTARIO

Buenos días, hermanos en Cristo.

En el Evangelio de hoy se nos dice entre otras cosas, lo siguiente: El Señor Jesucristo da poder a los Doce sobre toda clase de demonios y para curar enfermedades ¿Sigue existiendo ese poder en el día de hoy?

En cuanto a los demonios, los exorcistas tienen, con el poder de Cristo, autoridad sobre ellos. En cuanto a la curación de enfermedades, algunos miembros de algunas realidades eclesiales pueden hacerlo, en algunos casos, con el poder de Cristo.

Después de otorgarles estos poderes, el Señor Jesucristo los envía a la misión, proclamar el Reino de Dios y curar enfermedades. El envío a la misión, ¿continúa en el día de hoy? ¿Nos hemos preguntado alguna vez si estamos llamados a ello?

Es muy llamativo la forma en que los discípulos deben cumplir la misión, abandonando toda seguridad humana, “No llevéis nada para el camino: ni bastón ni alforja, ni pan ni dinero; tampoco llevéis túnica de repuesto” ¿Tenemos nosotros esa Fe? ¿Somos capaces de partir a la misión (primer “obstáculo”) sin ninguna seguridad humana (segundo obstáculo)?

Hay órdenes religiosas que viven de la providencia, pero cada vez es más frecuente rogar que se hagan donativos mediante suscripción periódica. Así, nos dicen, se puede planificar mucho mejor. Desde un punto de vista humano está clarísimo que es así pero, ¿demostramos mucha fe al actuar de esta manera?

Los discípulos emprenden la misión cumpliendo estas instrucciones. Anunciaron la Buena Noticia y curaron en todas partes. La clave del “éxito” parece estar en el cumplimiento fiel de las instrucciones del Señor.

Una vez más, os animo a meditar este Evangelio.

Unidos en la oración.

Añadir comentario