Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|lunes, septiembre 16, 2019
  • Siguenos!

Guerra santa 

Desgraciadamente la guerra santa está de moda. Han hecho que se hable de ella últimamente –y mucho– musulmanes fanáticos que hacen una lectura fundamentalista del Corán y de la tradición islámica. Yihad la llaman. Aunque yihad es inicialmente el «esfuerzo» o el «combate» interior que el fiel musulmán debe entablar consigo mismo para ser un buen creyente.

En el Antiguo Testamento también encontramos el concepto de guerra santa, aunque nunca definida o nombrado de esta manera. Se refiere a determinadas campañas militares que los israelitas debían emprender en defensa de su fe y, quizá lo más importante, sin posibilidad de conseguir botín. Mejor dicho, entregando todo el botín al Señor -eso se visibiliza destruyéndolo todo-. En el libro del Deuteronomio se habla de esta guerra santa: «Consagrarás al exterminio a hititas, amorreos, cananeos, perizitas, heveos y jebuseos, como te mandó el Señor, tu Dios, para que no os enseñen a cometer todas las abominaciones que ellos cometen con sus dioses, y no pequéis contra el Señor, vuestro Dios» (Dt 20,17-18).

Sin embargo, aunque parezca una barbaridad, esta legislación sobre el hérem –el «exterminio»–, es posible que evitara algunas guerras, si es que alguna vez estuvo en vigor en Israel -cosa que los historiadores dudan seriamente-. La razón es clara: por suerte o por desgracia, lo que en la mayor parte de los casos mueve el mundo no son los ideales, sino los intereses. Así, en la antigüedad, gran parte de las guerras se hacían para conseguir botín, ya fuera oro, plata, ganados o esclavos. Pero si no se puede obtener provecho alguno de ella, ya que la guerra es exclusivamente en honor de Yahvé y la ley manda destruir todo -quemar los bienes y matar a las personas-, entonces no compensaría llevar a cabo esa campaña militar.

                                                                                                                                     Pedro Barrado.

Añadir comentario