Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|martes, junio 25, 2019
  • Siguenos!

«Hay que pagar un precio por ser cristiano en Tierra Santa» 

 

«Para tener fe aquí es necesario pagar un precio, cuesta», ha dicho a la prensa el Patriarca Latino de Jerusalén, Fouad Twal, tras al presentar el programa de la peregrinación del Papa a Tierra Santa. Ha recogido sus declaraciones Radio Vaticano

 

 

El patriarca latino Fouad Twal ha presentado a los periodistas en Jerusalén la peregrinación del Papa Francisco, que incluirá también una breve visita a Jordania. «Es el primer viaje a Jordania y estamos felices, aunque la visita será breve. Tendremos sólo un acto público en Jordania: una misa en el estadio de Amán. Vendrán todos nuestros cristianos, con los niños, y seremos aproximadamente entre 30 y 50 mil personas para festejar la llegada del Papa», ha dicho. «Después tendrá lugar, como él desea, un encuentro con los pequeños refugiados sirios, símbolo de esta humanidad herida: será un encuentro con más de 500 niños».

 

«Al día siguiente, el domingo, tomaremos los helicópteros desde Jordania hasta Belén, donde tendrá lugar la visita al presidente palestino y luego la Misa. Este será un momento muy significativo para nosotros y para los fieles. Un momento importante para el Santo Padre será el del encuentro con el Patriarca Ortodoxo en el Santo Sepulcro y con los otros patriarcas -el armenio, los orientales católicos-, que vendrán para asistir y participar. Será una bella fiesta. Tantos desearían ver al Santo Padre en Galilea, pero parece que esta vez no irá. Rezamos y esperamos para que pueda existir otra ocasión en la cual el Santo Padre venga a visitarnos».

 

El Patriarca respondió además a algunas preguntas de los medios:

 

Con el viaje se conmemora el histórico abrazo de 50 años atrás entre Pablo VI y el Patriarca Atenágoras. Como ha sido anticipado, en la Basílica del Santo Sepulcro se celebrará el encuentro ecuménico con todos los representantes de las Iglesias cristianas de Jerusalén, junto al patriarca Bartolomé I de Constantinopla. ¿Qué representará este nuevo encuentro en el camino ecuménico?

 

Un nuevo impulso, un nuevo llamado, una invitación a esta comunión, a esta unidad de los cristianos. Recuerdo que en el ’64 hubo gran entusiasmo entre todos los cristianos por este movimiento ecuménico. Hemos progresado, pero quedamos separados.

 

Hay una comunión, una colaboración a nivel institucional en Tierra Santa, en Jordania y Jerusalén, con nuestras escuelas, los hospitales, Caritas. Pero la comunión, la unidad completa, según el deseo del Señor Jesús, no ha sido todavía realizada.

 

Pero viviremos con entusiasmo, alegría, aliento, esperanza. Seguimos rezando, seguimos trabajando, seguimos viviendo esta unidad en nuestras instituciones católicas latinas, del patriarcado latino, en tantas escuelas, en tantos hospitales y en tantas obras de caridad, por todos, sin distinciones. En cierto sentido, yo digo que todos los cristianos son míos: ya sean ortodoxos o armenios, no cambia nada de frente a Dios y a la historia.

 

Los cristianos de Tierra Santa sufren condiciones de vida particularmente difíciles, que a menudo los inducen a emigrar. ¿Qué esperan estos fieles de la visita del Papa?

 

Hoy como hoy todo el Oriente Medio sufre. Esperamos, estamos seguros de que el Santo Padre nos dará una palabra de aliento, para confirmarnos en esta fe. ¿Cuánto cuesta la fe aquí? Para tener fe aquí es necesario pagar un precio, cuesta. ¡No olvidemos que antes de nosotros también el Señor ha llorado! Continuamos rezando, llorando, acogiendo a los peregrinos: que sean todos bienvenidos, que se sientan en casa. Aunque la situación es lo que es. Pero no perdemos nunca la esperanza: el Señor nos ama y nos alienta.

 

¿Y la espera en las otras comunidades: la judía, la musulmana?

Afortunadamente todos piensan que el Santo Padre es un amigo. Y es natural que cualquier discurso, cualquier palabra para una mayor justicia, para una mayor dignidad, para una mayor colaboración tenga indirectamente una dimensión política

Añadir comentario