Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|sábado, febrero 27, 2021
  • Siguenos!

India: cristianos obligados a adorar a una diosa y acusados de conversiones forzadas 

Sacerdotes y misioneros están en el punto de mira de los supremacistas hindúes. Quienes ofrecen trabajo o educación se arriesgan a ser encarcelados. Y las escuelas católicas deben demostrar que han celebrado el Vasant Panchami.

(Tempi/ Caterina Giojelli) Todos los estudiantes de la India deben celebrar el Vasant Panchami y rendir culto a la diosa Saraswati, recitando oraciones hindúes y realizando los rituales asociados a este festival que marca la llegada de la primavera. Además, cada escuela tendrá que aportar pruebas de que ha realizado esas celebraciones enviando fotografías a las autoridades. Esta es la directiva promulgada el pasado 11 de febrero por la administración de los territorios de la Unión India de Dadra y Nagar Haveli y de Daman y Diu con efectos inmediatos y obligatorios sobre todas las escuelas de todos los niveles, públicas y privadas, incluidas las cristianas.

Estudiantes obligados a adorar a la diosa hindú 

De poco han servido las apelaciones al gobierno del United Christian Forum, una organización de derechos humanos con sede en Nueva Delhi: imponer a los niños y jóvenes la veneración a la diosa Saraswati “viola gravemente el derecho a la libertad de religión y la libertad de establecer y administrar instituciones educativas propias, tal y como garantiza y protege la Constitución de la India para todas las minorías”. El UCF recuerda cómo en 2019 las mismas dos administraciones ya intentaron eliminar el Viernes Santo (junto con la Navidad la única fiesta cristiana reconocida como pública) de la lista de días festivos oficiales, y sólo la intervención del Tribunal de Arta en Bombay, al que la Iglesia india había recurrido, consiguió restaurar la fiesta. Lo establecido por los dos territorios habría representado un peligroso precedente judicial para la libertad religiosa en un país fundado en la laicidad del Estado.

Laicidad imposible 

En su histórica sentencia SR Bommai v. Union of India (1994), el Tribunal Supremo recordó el mandato constitucional de separar la religión y el poder del Estado declarando que “la tolerancia religiosa y la igualdad de trato entre todos los grupos, la protección de sus vidas, propiedades y lugares de culto, constituyen una parte esencial del laicismo consagrado en la Constitución”. A pesar de representar sólo el 2% de la población, unos 20 millones de personas, la Iglesia católica de la India está presente en hospitales, obras de caridad y dirige 54.000 escuelas que acogen a unos 60 millones de alumnos. Sin embargo, las infames leyes «anticonversión», que desde 1968 exigen que se pida permiso a la policía para cambiar de religión, están provocando el encarcelamiento indiscriminado de sacerdotes, pastores y fieles.

Leyes anticonversión 

Estamos ante una forma moderna de persecución anticristiana en los estados dirigidos por el partido nacionalista BJP, de Narendra Modi. “Si una escuela perteneciente a una minoría religiosa ofrece educación o trabajo gratuito a una persona necesitada, sus responsables pueden ser acusados de intento de conversión”, explica el padre Maria Stephan, portavoz de la Iglesia católica en el estado indio de Madhya Pradesh, donde el 9 de enero se aprobó la ley anticonversión más estricta de la India, que prevé penas de hasta diez años de cárcel para quien sea sospechoso de haber convertido a una o más personas por la fuerza o mediante incentivos.

23 casos en 23 días 

Veintitrés casos en veintitrés días: desde el 9 de enero han sido muchos los episodios registrados por las autoridades y sancionados por la nueva ley. Uno de los acusados, encarcelado inmediatamente, fue un profesor cristiano, Chhatar Singh Katre, culpable de celebrar la admisión de su hija en la universidad organizando una reunión de oración. Según el padre Stephan, la nueva ley otorga un poder ilimitado a los radicales hindúes “que a menudo atacan a los cristianos con la acusación de que realizan conversiones”. Esta situación sigue una larga lista de continuos abusos en las aplicaciones de leyes similares en vigor en los estados de Odisha, Arunachal Pradesh, Chhattisgarh, Gujarat, Jharkhand, Himachal Pradesh, Uttarakhand, y ahora de Uttar Pradesh, cuya ley «anticonversión» está siendo examinada por el Tribunal Supremo.

Añadir comentario